En cartel hoy: “Sánchez no tenía un plan” y “La vida es un cruasán liso”

Pedro-Sanchez-pasillos-Congreso-sonrisas_EDIIMA20160303_0668_4

Una de las principales cadenas de supermercados del Reino Unido, Tesco, ha dejado de vender cruasanes, porque sus clientes encuentran dificultades en untar la mantequilla en sus formas curvas. La leyenda más creíble data el nacimiento del cruasán en el siglo XVII, pero no corren buenos tiempos ya para las estructuras complejas. No para todos, la brecha del conocimiento es una nueva burbuja. Absolutamente determinante.

Una noticia significativa en el día que se iniciaba en el Congreso español la investidura del candidato del PSOE, Pedro Sánchez. Notables cifras de audiencia acompañaron el desarrollo de una sesión con nuevos actores, tras las elecciones de diciembre. Quien siguiera toda la peripecia alternando fuentes, se encontró con un aluvión de palabras e imágenes, amplificado al infinito por las interpretaciones. Desde Luna nueva, de Howard Hawks (1940) y Primera plana, de Billy Wilder (1974) y otras versiones, hemos ido asistiendo a la evolución del periodismo que convierte en espectáculo la realidad, sobre todo los sucesos de la realidad.

primeraplana.wilder

Primera Plana (1974)

La secuencia de personas hablando a un micrófono delante de cualquier acontecimiento, como coro interminable, clónico y mecánico, se está viendo superado por días. Y ha llegado a la política. Con políticos y periodistas en escena. La sesión de investidura de Sánchez, sin ir más lejos, se precipitó sobre  nosotros con impactos audiovisuales múltiples a ritmo inasumible. Una lluvia de chorros de agua caliente, fría y templada, acompañados de luces de todos los colores y sonidos entrecortados.

En la televisión ya es difícil que se pueda esbozar una idea completa y, eso, en ardua pugna con tertulianos carcas o agitadores del espectáculo. Salvo en la televisión del PP, TVE, a cuyos (presuntos) debates solo les falta el té con pastas sobre tapetes de organdí. Es la televisión que aún entiende los “De matute” y “Bálsamos de Fierabrás” de su candidato, Rajoy. Y tampoco es eso.

Es difícil mantener la cabeza lúcida ante esta avalancha. Parece claro que Pedro Sánchez no tenía un plan, y así se veía venir. No otro que firmar un acuerdo con Albert Rivera y conminar a Podemos a suscribirlo con la presión abrumadora de los medios de más peso. A lo largo del día, le iba menguando a Sánchez la arrogancia hasta llegar a las amargas quejas tanto de él como de su portavoz que daban paso a la votación. No había más. 130 escaños y una estrategia errónea.

En ayuda del designado culpable, Pablo Iglesias, acudió todo el arco parlamentario, salvo lógicamente, Ciudadanos, evidenciando que el viejo truco de la pinza se convierte en cepo para la improvisación. ¿Todos votaron “con” el PP? En fin.

Rajoy, tras unos pases de ironía paternalista, se fue a caminar por los pasillos de su obra, repitiendo el dudoso mantra de la recuperación. Prácticamente, solo Albert Rivera se ocupó de él. A fondo, con dureza. Traía el mensaje de los poderes de la derecha que quiere al PP con todas sus mugrientas mochilas, pero ha desechado por completo a Rajoy. Ese Rivera que llama a los españoles “accionistas” de una empresa, España, con tal desigual reparto de cargas y beneficios.

El brillante discurso de Pablo Iglesias demostró que el pasado sin resolver no se puede enterrar por mucho que se empeñen y que el futuro tendrá que abrirse paso con uñas y dientes. Alberto Garzón dio oportuna clase de matemáticas e izquierda. Y los portavoces de los nacionalistas catalanes y vascos, grandes dosis de madurez. Por primera vez, hubo muchos diputados que se quedaron a escuchar a los minoritarios.

Atónitos contemplamos sin embargo cómo el espectáculo se adueñaba también del Parlamento. Ver levantarse como tertulianos aludidos a un par de ministros fue su mejor demostración. El propio tono del presidente de la Cámara, Patxi López. Esta deriva es mucho más inquietante que los excesos verbales, aunque también haya que anotarlos.Esto es lo que yo vi. Pero en el potro de tortura mediática, volvieron a contarme que “habían ganado” Sánchez y Rivera, aunque la votación no lo reflejara. Y perdido, naturalmente, Iglesias y Rajoy. Que Sánchez “tendió la mano a Iglesias”.  Que “Podemos no está preparado para gobernar”.  O, y esto fue lo más, que “ahora la papeleta es para el rey y le puede perjudicar siendo el mejor rey que hemos tenido desde Recaredo”.

Fracasada la primera investudra y a falta de improbables sorpresas en nuevas convocatorias, Sánchez no será presidente. Dicen que su plan era reforzarse como secretario general –cierto- y que lo ha logrado. Lo dudo. Una persona sensata se cuidaría de cantos de sirena que mutan al olor de la pérdida de poder. El fracaso no es carta con futuro, la imprevisión tampoco. Sánchez está en un momento definitivo de su carrera. El poder busca recambio en Albert Rivera, como largamente anticipamos, y ayuda precisamente el pacto suscrito con el PSOE.

sanchez.rivera.abrazofinal

Sánchez se acerca a saludar a Rivera tras fracasar su investidura

En la sesión se colaban este jueves invitados no previstos como Manuela Carmena, pidiendo el apoyo para Sánchez. El PSOE, por boca de su portavoz Hernando, aprovechó la ocasión para presionar con los “alcaldes del cambio”, advirtiendo que lo son con su apoyo  “sin pedir nada a cambio”. 

Ni el fondo del pacto –cuando había otras opciones-, ni su gestación son admisibles tal como están. La doctrina del mal menor ha causado demasiados estragos desde la propia Transición y hora será de dejar de tragarla.

La política está experimentado un cambio que se percibe nítidamente en el Congreso. Los viejos esquemas quedan en evidencia. El periodismo precisaría también una auténtica catarsis, como no nos cansamos de alertar.   “Estamos obligados a subrayar los peligros que acechan”, “el periodismo es una responsabilidad social”, escribía Olga Rodríguez. El mayor problema está en el modelo que se está imponiendo. Más, no es mejor. A veces, todo lo contrario.

Una gran parte de la sociedad también necesita regenerarse, pensar por sí misma y sacudirse los miedos. Aunque no le resulte fácil, ha de intentarlo: le va mucho en ello. Educada en no soportar un argumento mayor a lo que cuesta tragarse una píldora, en cadena y en collage, su cerebro se resiente. Empieza a ser notorio que muchos ya no saben qué es  información, ni qué es el Congreso, ni cuáles son sus derechos: quizás ni qué son derechos. La vida es una continua evolución, no todas las formas y modelos son para conservar. No los estereotipos.

El futuro, el presente ya, va por otros derroteros. El futuro viene con cruasanes cuadrados y lisos para que sea abordable la complicada tarea de untarles mantequilla. Todo empieza a ser un cruasán liso, salvo las angustias y los anhelos de todos y cada uno de nosotros.

*Publicado en eldiario.es

Anuncios

3 comentarios

  1. Pues mira, ya puestos, imagino a Sánchez repartiendo el cruasán, el cuerpo central entre Rivera y él, los cuernos para la izquierda, porque son dífíciles de untar.

  2. Reblogueó esto en El Día a Diario.

  3. Reblogueó esto en ERO EBA.

A %d blogueros les gusta esto: