“Debajo de la alfombra” por José Luis Sampedro para Reacciona (2011)

Basta levantar un pico de la alfombra para que inevitablemente surjan preguntas clave:

¿Por qué se atrevieron los bancos a ser tan codiciosos?

¿Por qué lo permitieron los gobernantes en vez de controlar el desenfreno, del mismo modo que controlan los productos alimentarios o las medicinas?

¿Por qué el público ha seguido votando a políticos tan descuidados en la defensa del pueblo?

Y, si seguimos levantando un poco más, tirando del otro pico ya encontramos algunas respuestas:

La primera que se me ocurre es que los actuantes en la crisis (desde el gobierno hasta el que pide el crédito y el desempleado), todos somos piezas de algo mucho más complejo que es nuestra sociedad, nuestro sistema de vida, nuestra cultura europea.

La segunda es que Europa está, pero ya no es. Ni siquiera es el “pequeño cabo de Asia”, como la definiera hace un siglo Paul Valéry. Europa está en coma, como así lo demuestra su apatía ante los grandes problemas. Incluso parece simbólico que siendo Bruselas la capital europea, Bélgica lleve más de medio año sin gobierno.

 (…)

Pero lo más grave y lo más destructivo para una civilización es, en mi opinión, la pérdida de los valores morales superiores y, con ello, de las más altas referencias para la conducta humana. Esa decadencia es la máxima barbarie y es muy perceptible en la situación actual. El alto ideal de justicia, por ejemplo, aparece viciado con frecuencia y, sobre todo, el derecho internacional ha sido violado repetidamente según ocurrió con Irak. El desdén por la difusión de la educación y la sanidad en los países más pobres, la sobreexplotación de los más débiles, como la infancia o la mujer, violan valores, supeditándolos a los intereses materiales. El concepto de libertad es tergiversado irresponsablemente para permitir abusos de los poderosos como ocurre en la desregulación financiera o en la globalización incontrolada. Más que en la economía de mercado vivimos en una sociedad de mercado donde todo tiene su precio en vez de considerarse su valor. El sistema, como expresó tajantemente Marx, lo convierte todo en mercancía. Ejemplo de ello es la corrupción generalizada que, en definitiva, significa que hasta los hombres mismos (y los más responsables por los puestos que ocupan), se ofrecen en venta, con otros dispuestos a comprarlos. Y lo que es peor, ese tráfico ya ni siquiera escandaliza, se toma como algo natural, sin repercusión electoral alguna. La Rochefoucauld afirmaba que “la hipocresía es el homenaje que el vicio rinde a la virtud”. Pues bien, actualmente la hipocresía ha sido sustituida por el cinismo y hasta altos dignatarios se pavonean de sus conductas inmorales, se consideran modelos dignos de admiración y de seguimiento por los ciudadanos. ¡¡Y son votados!! He aquí otro descubrimiento debajo de la alfombra que empieza a revelar una maraña de injusticias, irracionalidades, y hasta delitos, impunes o encubiertos, dejando la impresión desoladora de que tanta brillantez de la técnica y la ciencia es realizada por un organismo social vivo, pero cuyas contradicciones internas lo están descomponiendo. De ahí la sensación de ocaso y de barbarie, entre cuyos componentes se encuentra la crisis.

Pero el ocaso no es el fin de la historia, sino el del sistema. porque el mundo sigue adelante. La barbarie no es destrucción sino una mutación, una fase violenta del cambio. El mundo no es un compuesto de innumerables equilibrios, sino de interdependencias desequilibradas que se compensan unas con otras en el funcionamiento, aunque a veces hay distorsiones.

 (…)

La crisis financiera estalló por el abuso de los beneficios, pero el hecho de que los daños no los hayan sufrido los causantes sino sus víctimas (con pérdidas o con desempleo) es consecuencia de la estructura del sistema, cuyas reglas permitieron los atropellos y cuyas autoridades no los controlaron a tiempo. La raíz de los daños no radica en los préstamos mismos, sino en el poder dominante de los bancos, libres para poner condiciones al crédito. Más que un problema económico se trata de una desigualdad de poder, un hecho político que, si no se remedia, provocará crisis ulteriores.

Pese a ello, los gobiernos no han hecho gran cosa para regular mejor el crédito, desoyendo todas las propuestas de reformas importantes. Esa pasividad de las autoridades obliga a reflexionar sobre la jerarquía real de poderes, a darnos cuenta de que si el capital logra evitar los necesarios controles es porque su poder no solo supera al de los clientes, sino que también es más fuerte que el de los gobiernos. Dicho de otro modo, en nuestro sistema quien manda es el capital. También en los casinos las reglas de juego de la ruleta permiten a veces que se enriquezca algún cliente, pero en el conjunto de operaciones siempre gana la empresa. Los gobernantes dependen del capital que, entre otras cosas, financia sus campañas electorales. Las técnicas de ventas se han extendido a la esfera política (recuérdese: todo es mercancía). Publicidad, creación de imagen, manejo de relaciones e influencias y otros medios se adaptan a las competiciones electorales. Con ello la democracia sólo lo es nominalmente. En realidad el poder lo ejercen los grupos dominantes.

¿Democracia?

Es verdad que el pueblo vota y eso sirve para etiquetar el sistema, falsamente, como democrático, pero la mayoría acude a las urnas o se abstiene sin la previa información objetiva y la consiguiente reflexión crítica, propia de todo verdadero ciudadano movido por el interés común. Esos votos condicionados por la presión mediática y las campañas electorales, sirven al poder dominante para dar la impresión de que se somete al veredicto de la voluntad popular expresada libremente en las urnas. En ocasiones, como se ha visto, sirven incluso para avalar la corrupción. Se confunde a la gente ofreciéndole libertad de expresión al tiempo que se le escamotea la libertad de pensamiento.

Ya en la primera infancia se inculcan al niño creencias, que la mente infantil no puede sino asumir. Así continúa la formación mental de súbditos, en las sucesivas etapas de una enseñanza orientada a formar productores competitivos y consumidores, que son los que interesan a los dominantes. Fuera de las aulas los medios audiovisuales siguen inculcando las ideas del mando, sugieren preferencias políticas y desvían el interés de las personas hacia los atractivos del consumismo y los espectáculos. Es imposible enumerar la infinidad de argucias contra el pensamiento crítico, sin el cual la famosa libertad de expresión pierde su valor. Con un somero repaso a los programas y resultados electorales de nuestro entorno descubriremos fácilmente bajo la alfombra, etiquetada y vendida como ”democracia occidental”, un sistema oligárquico en manos de las minorías dominantes.

Resumiendo: queda claro que la crisis -en principio problema económico- nace de una dominación política (gobiernos sumisos al poder financiero) en la que influye el problema social de los votantes condicionados por la propaganda. En la degradación de esos tres niveles del suelo bajo la alfombra –económico, político, social- se encuentran las respuestas a nuestras tres preguntas iniciales. En la terna, sin duda, el poder del dinero es el más fuerte.

 (…)

En conclusión: debajo de la alfombra aparece un suelo corroído que no va a mejorar remendando la alfombra para taparlo mejor. Occidente puede correr la misma suerte de otros imperios extinguidos, dejando un vacío bajo la palabra Europa.

Pero la Historia no admite vacíos: imparable la Vida los llena. Todo ocaso ofrece una ocasión. Así aprovechó Carlomagno el de Roma bajo los bárbaros y erigió su imperio, semillero de Europa. Ha llegado el tiempo del cambio, de un cambio que va más allá de la restauración del estado del bienestar en retroceso y de la defensa de los derechos conseguidos por nuestros antecesores. El sistema reclama un cambio profundo que los jóvenes entienden y deberán acometer mejor que los mayores atrapados aún en el pasado.

Este ocaso es el momento de la acción entre todos porque otro mundo no solo es posible, es seguro. Si mejor o peor, dependerá de nuestra reacción. Mi mensaje a los jóvenes es que es llegado el momento de cambiar el rumbo de la nave. Aunque sus líderes sigan en el puesto de mando y al timón, aunque desde allí sigan dando órdenes anacrónicas, los jóvenes puestos al remo pueden dirigir la nave. Solo necesitan unirse y acordar que a una banda boguen hacia delante, mientras en la otra cíen hacia atrás y el barco girará en redondo, poniendo proa hacia un desarrollo humano”.

*Son solo fragmentos de la pieza maestra y tan premonitoria que José Luis Sampedro escribió para Reacciona (Aguilar 2011). Pasados dos años, estamos peor. Y así seguirá en tanto no se detenga el germen y rumbo de este deterioro en cascada. Buen momento para recordarlo hoy, cuando hace tan poco que el gran pensador nos ha dejado.

Anuncios

35 comentarios

  1. Simplemente Genial!!!
    Este mundo necesita más Sampedros y más Saramagos…

    Un abrazo, Rosa.

  2. Ahora que el ínclito Espada desbarra: Ciencia con conciencia http://histericapeninsula.blogspot.com.es/2013/04/ciencia-con-conciencia.html

  3. Reblogged this on VEOVEO.

  4. rosa maría artal

     /  17 abril 2013

    L’Homme Machine. Pues mientras “te las piras” abstente de proponer soluciones violentas. O hazlo en tu blog o dónde te parezca. No aquí.

  5. ¡Pos eso!
    Digo, pos eso, que soy contrario al sistema, que soy declaradamente antisistema, este sistema, y que sólo estoy dentro de él para intentar cambiarlo diametralmente, para que con el esfuerzo de los yayoflautas, de los que compartimos este delicioso blog y tantas otras expresiones de verdadera democracia participativa, de los perroflautas del 15M logremos “que a una banda boguen hacia delante, mientras en la otra cíen hacia atrás y el barco girará en redondo, poniendo proa hacia un desarrollo humano”.

    Esto no es una crisis, es mentira. Cuando nos hablan de crisis ya nos están engañando porque de esta forma pretenden vendernos una solución a corto o medio plazo. Esto no es una crisis, es una ruina estructural del sistema. Y esto es en realidad lo que hay que cambiar.

    Los dirigentes europeos nos llevan al matadero. Simplemente no tenemos que seguirlos, comenzando por no creer ni uno solo de sus embustes. Otro sistema es posible, necesario e imprescindible.

    Un abrazo, y a los remos que tenemos mucho que bogar.

    P/D: un apunte, querida Rosamaría: Sampedro al igual que Saramago no nos han dejado, siguen estando presentes, más que nunca, aunque ahora están descansando. ¡Que ya está bien!

  6. Diógenes

     /  17 abril 2013

    Texto de AGT que me permito dedicar a la memoria de JLS. Muy descriptivo acerca de nuestra realidad política y muy interesante para aclarar conceptos, desde mi punto de vista personal por supuesto.
    Salud a todos los JLS anónimos, y en especial a RMA por extender su mensaje y proporcionarnos en su espacio un reducto de libertad de expresión e intercambio de ideas… donde la razón prima sobre lo preconcebido. Raro hoy día…. Gracias a todos.

    LIBERTAD CONSTITUYENTE (Lo constitutivo ,lo constituyente y lo constituido)

    Lo constitutivo

    Se conmemora la Constitución, se la festeja. Pero nadie quiere mirarla, más allá de sus aspectos formales ni más acá de sus prescripciones jurídicas, por dentro.

    A lo más sutil que llega la teoría constitucional de los mejores juristas, es a distinguir de un lado entre constitución material y formal y, de otro lado, entre poderes constituyentes y poderes constituidos. No conozco ninguna que haya basado la construcción teórica del poder político del Estado en lo «constitutivo» de la Constitución, en aquello donde lo constituyente se identifica con lo constituido. Pues antes que otra cosa real, toda Constitución, incluso la democrática, es una «construcción» del Poder para uso y habitáculo del poder. Lo cual no significa que los derechos del ciudadano, como persona civil, y los derechos sociales de los miembros individuales de la comunidad nacional, no sean algo fundamental que debe garantizarse con leyes orgánicas de rango superior. Pero sí quiere decir que esos derechos no son ni pueden ser constitutivos de la Constitución, aunque estén incorporados a su texto. Pues sólo alcanza tal carácter constitutivo lo que determina, divide, separa y organiza, por grados de jerarquía o de competencias territoriales, el poder político de la Sociedad en el Estado.

    La perversión del Estado totalitario convirtió en constitutivo de poder estatal lo que por su naturaleza civil pertenece al ámbito de lo regulativo. La perversión del Estado de partidos, el residuo totalitario de las Constituciones europeas que nacieron del temor a la libertad y del fracaso de los sistemas parlamentarios, consiste en haber constituido, en lugar de regulado, a los partidos políticos, que son asociaciones voluntarias, no sólo como órganos de autoridad estatal, financiados con fondos públicos, sino ante todo como la nota principalmente constitutiva de la Constitución.

    La Constitución no es neutra porque no es substantiva. El orden gradual del poder político no descansa en un principio general de substantividad democrática, donde cada escalón de poder sea constitutivo de los escalones superiores, desde la base popular a la cúspide del Estado. Haber hecho de los partidos lo realmente constitutivo de la Constitución, supone una brutalidad tan cínica y arbitraria como sería la de hacer a los banqueros y editores de los medios informativos, por su hegemonía en la sociedad civil, titulares de la soberanía en el Estado.

    Lo constituyente

    No debe de olvidarse que fue una comisión de siete abogados partidistas, a los que burdamente se les llamó padres de la patria, quienes redactaron la vigente Constitución en secreto. No se constituyó. Unas Cortes legislativas ordinarias la aprobaron. No la constituyeron. El electorado la refrendó. No la constituyó. Tampoco hubo un periodo de libertad constituyente del Poder político. Y los factores causantes de la Transición no fueron los constituyentes de la Constitución.

    Si no hubo una fase legalizada de libertad colectiva para expresar y debatir ideas constitucionales sobre la forma de Estado y de Gobierno; si era un tabú plantear estas cuestiones a la opinión pública; si no se convocaron elecciones para elegir diputados a Cortes Constituyentes, entonces ¿qué sector de poder constituido en derecho, o temido de hecho, creó la Constitución? ¿Qué tipo de intuición política la concibió? ¿Qué inteligencia discursiva la desarrolló? ¿Qué ambición de poder la impuso como voluntad del Estado?¿Qué consenso ideológico le dio curso convencional en los medios de comunicación? A más de treinta y tantos años de aquello, aún no se ha dado satisfacción a lo que, no obstante, se debe saber, para poder entender y comprender la situación actual. Especialmente en materias de nacionalismos periféricos y corrupción política.

    Para evitar equívocos, aclaro que lo constituyente no se refiere aquí a la materia políticamente constituible en una Constitución, que hemos mencionado en el anterior apartado,sino al poder o la potencia que la constituyó como norma suprema. Salvo Locke, Sieyes, Friedrich y Carl Schmitt, la filosofía del poder y la teoría constitucional no suelen ocuparse del tema. En general, los textos constitucionales se interpretan y comentan como los exégetas a los Libros Sagrados. Se separa el producto de toda vinculación con un productor humano. Y se convierte en objeto de fe lo que reclama ser entendido y comprendido por la razón. No por motivos de curiosidad histórica o intelectual, que serían de por sí bastantes, sino porque el poder constituyente no se extingue, como parturienta mal constituida o mal asistida, al alumbrar la criatura constitucional. Es ésta la que perecería o caducaría sin el mantenimiento permanente, y la conservación constante, por parte de los poderes que, en su día, le dieron el ser.

    Decidme, pues, lo que hoy sostiene los poderes constituidos y os diré la potencia constituyente que ayer los constituyó.

    La Monarquía del Estado de Partidos no duraría un instante, pese al sostén del Ejército, la Banca, la Iglesia y la cada vez menos popularidad de que goza el titular de la Corona, si el PP, PSOE, y los dos o tres medios hegemónicos en el mundo editorial, la dejaran abandonada a su suerte. Lo constituyente en el 78, lo decisorio, tuvo que estar, por eso, en la potencia de los causahabientes de esos partidos y de esos grupos informativos. Lo demás, incluso la prestación extranjera, era políticamente superfluo, salvo la potenciación del PSOE por la socialdemocracia alemana. No planteo esta hipótesis como si fuera posible de realizar en el contexto actual de los intereses de partido, sino como ficción metódica que permite reducir la complejidad constituyente a sus mínimos factores irreductibles.

    Si lo constituyente estuvo en esos partidos, y no en la libertad política de los ciudadanos, era inevitable que lo constituido no fuera la democracia formal, sino una oligarquía de partidos que continuara en el Estado la concepción autoritaria del poder, a través del expediente inventado en las potencias vencidas, tras la última guerra mundial, por miedo a que la libertad política indiscriminada condujera al comunismo o al resurgimiento del nazifascismo.

    El modelo del Estado de Partidos, tomado de la práctica republicana de Weimar y de la teoría de sus juristas, vino como anillo al dedo anglosajón para esposar a los países europeos que había liberado, y conducirlos en la guerra fría.

    Lo constituido

    Muchas cosas sociales, referentes a las libertades y derechos, parecen estar constituidas por la Constitución. Pero la norma constitucional sólo puede constituir lo que antes de ella no estaba constituido, o lo estaba de otra manera. Lo impuesto por una Constitución, sobre lo dado en la situación que constituye, es una disposición en otro orden político de previos elementos de potencia conocida. Y llega a ser democrática si logra hacer de la libertad política el principio organizador del nuevo orden de poder en el Estado. Lo característico de nuestra Constitución es exactamente lo contrario: hizo del poder estatal el principio organizador del orden de las libertades en la sociedad y atribuyó en exclusiva ese poder a los partidos políticos. Lo resultante, el Estado de Partidos, indujo al dominio en la sociedad de una cultura estatal y partidista. Lo constituido propicia, de este modo insidioso y arbitrario, fenómenos de corrupción y terrorismo que no se desarrollarían, con tanta facilidad, en una sociedad civil (civilizada) de Constitución democrática.

    Los Estados se distinguen unos de otros, como si fueran personas físicas, por su diferente constitución. Así como hay una relación indudable entre el carácter de los individuos y su constitución genética, los pueblos acaban teniendo el carácter político que les forja la Constitución del poder estatal. Todas las teorías de los tipos constitucionales, ya sean aplicadas a las personas físicas o a las sociedades culturales, están basadas en el escaso papel que conceden a la libertad de acción en la formación del carácter. Pero, pese a esas teorías, la libertad existe en la realidad y contribuye a fundar el carácter de los pueblos, como substantivo de una ilusión. Si nuestro pensar y nuestro obrar estuvieran determinados por la genética de las poblaciones o la constitución de los Estados, no sería posible la novedad. Donde hay novedad tiene que haber libertad de creación personal o de emanación social. Y la producción de novedades es característica de nuestra especie. La libertad política colectiva, como novedad emergida de las libertades sustanciales de la persona,no puede entrar, por eso, en la categoría invariable de lo constituido. A diferencia de los derechos políticos, las libertades no son materia que pueda ser constituida (otorgada) por el Estado.

    Cuando una libertad pasa a ser algo constituido por una norma, como ha sucedido con nuestra Constitución, deja de ser fuente creadora de relaciones humanas, y se convierte en una facultad potestativa, en derecho subjetivo. Las libertades personales de carácter público se transforman, por medio de las Constituciones, en derechos políticos individuales. Y el orden público del Estado deviene entonces desorden privado de la sociedad. La suma de esos derechos políticos, como la de todas las facultades simplemente sumativas, no produce la emergencia de una cualidad nueva, en forma de libertad colectiva. Este tipo de libertad anónima, al carecer de titular determinado y potestad definible, no admite ser regulada como un derecho subjetivo más, ni ser objeto de la Constitución. La libertad política es fundamento, y no contenido reglado, de una Constitución democrática.

    Hay muchas cosas sociales que, como el amor y el arte, no pueden ser definidas por la razón, pero sí admiradas con el sentimiento y presentidas por intuición. Esas cosas cualitativas se conocen por las obras que producen y las emociones que despiertan. A la libertad política, que no es una relación constituida, sino una acción constituyente, la sentimos como ímpetu permanente de unos pocos y, ocasionalmente, de muchos, hacia la libertad de todos. Y comprobamos su existencia cuando, actuando en lo público, nos vemos impulsados nosotros mismos por la libertad de los demás.

    Antonio García-Trevijano

  7. francisco gomez

     /  17 abril 2013

    ¿Le ha dado un aire ?

    La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha asegurado este miércoles que su departamento trabaja para conseguir que los jóvenes que quieran buscar oportunidades fuera de España puedan hacerlo, porque “a eso se le llama movilidad exterior”, pero también permitiendo que “el talento huido por la crisis” pueda volver y encontrar oportunidades laborales en su país, y ha instado a los socialistas a contribuir a este objetivo.
    http://economia.elpais.com/economia/2013/04/17/actualidad/1366187892_058898.html
    Saludos Paco

  8. Trancos

     /  17 abril 2013

    Sampedro (José Luis) es un santo (por lo civil).

    Sí, francisco gomez. A la Báñez le ha dado un aire. Y la Cospedal ha desatado un huracán (o un tornado) al proclamar que “los votantes del PP dejan de comer antes de no pagar la hipoteca” (no me extraña. De quien ha votado al PP se puede esperar cualquier cosa)

  9. Diógenes

     /  17 abril 2013

    francisco gomez / 17 abril 2013
    Ahora si que chapo, con un tocho…. nada cambia… sólo la posición de cada país y el rol de los ciudadanos….

    Salud

    LA INMIGRACIÓN: EJÉRCITO DE RESERVA DEL CAPITAL (fuente el bujero)

    En 1973, poco antes de su muerte, el presidente Pompidou reconocía haber abierto las puertas a la inmigración a petición de un cierto número de grades empresarios, como Francis Bouygues, deseosos de beneficiarse de una mano de obra dócil, barata, desprovista de conciencia de clase y carente de toda tradición de lucha social, con el fin de ejercer presión a la baja sobre los salarios de los trabajadores franceses, de reducir su fuerza reivindicativa y, de paso, romper la unidad del movimiento obrero. Esos grandes empresarios, subrayaba Pompidou, ‘siempre quieren más’.
    Cuarenta años después nada ha cambiado. En un momento en el que ningún partido que aspire a gobernar se arriesgaría a pedir que se acelere aún más el ritmo de la inmigración, sólo la patronal se pronuncia en ese sentido, simplemente porque se trata siempre de su interés. La única diferencia es que ahora los sectores económicos afectados por la inmigración son más numerosos, ahora incluyen no sólo al sector industrial y a la hostelería sino que afectan a profesionales antes protegidos frente a la inmigración, como los ingenieros o los informáticos.
    Es un hecho conocido que Francia recurrió masivamente a la inmigración desde el siglo XIX. En 1876 los inmigrantes eran ya 800.000 personas y eran 1,2 millones en 1911. La industria francesa fue en un primer momento centro de atracción de la inmigración belga e italiana y atrajo más tarde a los polacos, y después a los españoles y a los portugueses. “Esta inmigración poco cualificada, no sindicada, permitirá al empleador burlar las crecientes restricciones que impone el derecho laboral”1.
    En 1924 llegó a crearse una Sociedad General de Inmigración (SGI) a iniciativa de la industria del carbón y de los dueños de las grandes explotaciones agrícolas del Nordeste. Esta sociedad abrió oficinas de empleo en Europa, que funcionaron como una bomba para aspirar mano de obra. En 1931 se llegaría a los 2,7 millones de extranjeros en Francia, el 6,6% de la población total (515 de cada 100.000 habitantes).
    “Un medio efectivo para una parte de los empresarios para hacer presión a la baja sobre los salarios (…). Desde esa época el capitalismo busca hacer competir unos con otros a los trabajadores recurriendo a un ejército de reserva para bajar los salarios”2
    Tras la segunda guerra mundial, los inmigrantes llegarán cada vez con más frecuencia de países del Magreb, primero Argelia, después Marruecos. Camiones fletados por las grandes empresas (sobre todo de los sectores del automóvil y la construcción) acuden por centenares para reclutarlos en sus lugares de origen. Desde 1962 a 1974 se instalarán en Francia por esta vía casi dos millones de inmigrantes adicionales; de ellos unos 550.000 serán reclutados por la Oficina Nacional de Inmigración (ONI), organismo gestionado por el Estado pero controlado bajo mano por la patronal. Desde entonces la oleada no ha dejado de incrementarse.
    “Cuando hay escasez de mano de obra en un sector -explica Francois-Laurent Balssa- sólo hay dos alternativas: o se aumentan los salarios o se recurre a mano de obra extranjera. Y es la segunda la que generalmente prefiere el Consejo Nacional de la Patronal Francesa (CNPF) y, después, a partir de 1998, el Movimiento de Empresas (MEDEF) que lo sucede. Una elección que manifiesta el deseo de beneficio a corto plazo y que tendría como efecto retardar el progreso de los medios de producción y la innovación industrial. El ejemplo del comportamiento de Japón en ese mismo periodo muestra cómo el rechazo de la inmigración a favor de la mano de obra autóctona permitió a ese país llevar a cabo una revolución tecnológica con la que se adelantó en el tiempo a la mayor parte de sus competidores occidentales”3.
    La inmigración fue, pues, en sus inicios un fenómeno inducido por los empresarios. Hoy, lo continúa siendo. Son las grandes empresas las que quieren siempre más inmigración. Esta inmigración se produce de acuerdo con el espíritu del capitalismo, que tiende a la eliminación de las fronteras (según el lema ‘dejad hacer, dejad pasar’).
    “Obedeciendo a la lógica del dumping social –prosigue Francois-Laurent Balssa- se ha creado de esta manera un mercado de trabajo ‘low cost’, con los sinpapeles poco cualificados haciendo las veces de trabajadores comodín. Es como si los grandes capitalistas y la extrema izquierda hubieran hecho un pacto, unos porque quieren desmantelar el Estado social, que consideran les sale demasiado caro, y los otros porque quieren eliminar el Estado-Nación, al que consideran demasiado arcaico”4.
    Por eso, el partido comunista y el sindicato Confederación General del Trabajo (CGT) combatieron hasta 1981 el principio liberal de la apertura de fronteras en nombre de la defensa de los intereses de la clase obrera y cambiaron después radicalmente su postura.
    “Dejad pasar a las personas pero también a los capitales y a las mercancías, esa es la doctrina de la Comisión Europea. Mejor: dejad pasar a las personas con el fin de rentabilizar mejor el movimiento de capitales y mercancías” escribe Eric Zemmour, que recuerda que “los importantes movimientos migratorios de los últimos veinte años han sido componentes mayores de un crecimiento económico sin inflación porque el flujo continuo de mano de obra barata pesa como una losa sobre los salarios de los trabajadores occidentales5. Michèle Tribalat observa a su vez que “la inmigración modifica el reparto de la tarta económica y este hecho innegable tiene mucho que ver con que unos sean partidarios de una inmigración intensa mientras otros intentan combatirla”6.
    El liberal Phillippe Nemo, que está inspirado aunque sólo sea en este caso, confirma esas observaciones:
    “En Europa ciertos responsables económicos sueñan con hacer venir a Europa una mano de obra barata, capaz de ocupar, en un primer momento, ciertos empleos para los que la mano de obra local es insuficiente y de presionar después significativamente a la baja los salarios de los demás trabajadores europeos. Estos grupos de presión, que tienen medios de sobra para hacerse oír en los gobiernos nacionales y en la Comisión de Bruselas, son partidarios tanto de la inmigración en general como de la extensión de la Unión Europea porque ésta facilitará considerablemente la inmigración de trabajadores. Tienen razón desde su punto de vista, es decir, según una lógica puramente económica (…). El problema es que no se puede razonar en este tema usando una lógica meramente económica, dada la cantidad de consecuencias sociológicas importantes que tiene el flujo hacia Europa de población no europea. Si los capitalistas en general prestan poca atención a este problema quizá sea porque ellos suelen disfrutar de los beneficios económicos de la inmigración sin sufrir los perjuicios sociales consiguientes. El dinero ganado por sus empresas, cuya rentabilidad han asegurado mediante la inmigración, les permite vivir en residenciales de lujo, dejando que sus compatriotas menos afortunados se las vean con la población extranjera en los barrios desheredados”7.
    Ésta es también la opinión de los expertos. Es lo que reveló en el 2009 un informe del Consejo de Análisis Económico (CAE), organismo que depende directamente del gobierno. Ese documento, titulado ‘Inmigración, Cualificación y Mercado de Trabajo’, empieza por explicar que la noción de ‘escasez de mano de obra’, que es lo que tradicionalmente se alega para justificar el recurso a la inmigración, no tiene un significado claro en épocas de desempleo. “Desde el punto de vista de la ciencia económica, esa noción de escasez no está clara” se lee en ese texto, porque “el hecho de que ciertos nativos rechacen ciertos tipos de empleo puede significar sencillamente que esos trabajadores tienen acceso a otros empleos mejores, de modo que en aquellos los salarios deberían aumentar para que los trabajadores quisieran desempeñarlos” (p. 45). Esto revela claramente que la escasez se produce sólo cuando en un sector no se ofrecen salarios suficientes -y que el recurso a la inmigración es en definitiva un medio para no aumentar los salarios, es decir, se crea artificialmente una escasez de mano de obra que se remediará después buscando fuera mano de obra que acepte salarios inferiores. El informe concluye además que “en el caso del mercado de trabajo esto significa que en lugar de la inmigración de los años 60 podría haberse producido un alza en los salarios de los trabajadores menos cualificados” (p. 46).
    Ese mismo documento revisa además una serie de estudios que han intentado calcular, en Francia y fuera de ella, el impacto de la inmigración sobre los salarios: “Atlonji y Card encuentran que un alza del 1% en la proporción de inmigrantes reduce el salario en un 1,2% (…). Boris concluye su estudio afirmando que entre 1980 y 2000 la inmigración debió aumentar en un 11% la oferta de trabajo, lo que habría reducido el salario de los nativos aproximadamente en un 3,2%” (pp. 37-38)
    Desde principios de siglo la inmigración ha aportado a la población de Francia aproximadamente 350.000 personas por año, la mayor parte de origen extra-europeo (de ellas 200.000 corresponden a entradas regulares debidas a inmigración por causas de trabajo o de reagrupamiento familiar, 50.000 corresponden a peticiones de asilo y 80.000 a nacimientos en familias de origen extranjero). El número de inmigrantes nacionalizados aumenta cada año en unos 150.000, de modo que a mediados de siglo un tercio al menos de la población francesa procederá de la inmigración.

    Según las cifras oficiales, los inmigrantes que viven en hogares normales son hoy 5 millones, es decir, un 8% de la población francesa en el 2008. Los niños de cuyos padres al menos uno es inmigrante son 6,5 millones, o sea, el 11% de la población. Se calcula que los inmigrantes ilegales son entre 300.000 y 550.000 (las expulsiones de ilegales cuestan 232 millones al año, es decir, 12.000 euros cada caso). Por su parte, Jean-Paul Gourévitch, calcula que la población de origen extranjero sumaba en Francia en el 2009 unos 7,7 millones de personas (de ellas 3,4 millones de magrebíes y 2,4 millones de subsaharianos), es decir, el 12,2% de la población actual en la Francia europea. En el 2006 el 17% de los nacidos procedían de la población inmigrante.
    Ahora bien, si es cierto que la inmigración aporta a los negocios privados más de lo que les cuesta, en contraste cuesta al sector público mucho más de lo que le aporta. Existen cálculos del coste total de la inmigración. Según un estudio de Contribuyentes Asociados, reeditado por Jean-Paul Gourévitch, el coste de la política migratoria de Francia, los gastos que el Estado destina a la inmigración suman hoy 79.400 millones de euros por año, de los que casi tres cuartos (58.600 millones) son costes sociales. Los aportes de los inmigrantes suman 48.900 millones, de los que dos tercios se deben a la fiscalidad directa (del Estado y entidades locales) y a los impuestos indirectos (IVA y TIPP), de manera que el déficit global para las finanzas públicas se eleva a 30.400 millones de euros anuales, o sea, un 1,56 del PIB. Téngase en cuenta que el coste no económico de la inmigración no está incluido en esas cifras.
    Jean-Paul Gourévitch precisa que “los estudios llevados a cabo al otro lado del Canal de la Mancha y al otro lado del Atlántico muestran que el efecto global de la inmigración sobre las finanzas públicas no es positivo porque la inmigración de población no trabajadora, que cuesta al Estado más de lo que aporta, es más numerosa que la inmigración de mano de obra, que aporta un poco más de lo que cuesta, cuando no se trata de trabajadores ilegales”8. Añade que si a los déficits fiscales que produce la inmigración se añaden los gastos de expatriación, es decir, más de 11.000 millones, y lo que el Estado deja de ingresar, entonces “el coste de la política migratoria de Francia se eleva hoy a 38.300 millones de euros por año, lo que supone casi el 2% del PIB”9.
    En Francia se está produciendo en estos tiempos una inmigración de población no trabajadora, consecuencia del reagrupamiento familiar. Pero hoy los inmigrantes constituyen más que nunca el ejército de reserva del capital. En este sentido, resulta cuanto menos chocante ver como las redes de sinpapeles que sostiene la extrema izquierda, que espera encontrar en los inmigrantes un nuevo proletariado como el que perdió, sirven a los intereses de la patronal. Redes mafiosas, traficantes de hombres y de mercancías, grandes patronos, militantes ‘humanitarios’, empleadores en la economía sumergida: todos son partidarios de la abolición de las fronteras a favor del librecambismo a escala mundial. ¡Olivier Besancenot** y Laurence Parisot*** unidos en la misma lucha!
    Revelador es, por ejemplo, que Michael Hardt y Antonio Negri, en sus libros-manifiesto Imperioy Multitud10, se pronuncien por una “ciudadanía mundial” y hagan una llamada a la eliminación de las fronteras, que tendría como efecto inmediato acelerar el establecimiento en los países desarrollados de masas de trabajadores con bajos salarios procedentes del Tercer Mundo o de los países emergentes. El hecho de que la mayor parte de los inmigrantes deban hoy su desarraigo a las dislocaciones continuas impuestas por la lógica del mercado global, de que ese desarraigo sea precisamente el que busca el capitalismo para someter más fácilmente el ser humano al mercado, el hecho en fin de que, por otro lado, al arraigo territorial sea parte de las motivación humana, todo eso no molesta de manera alguna a estos autores, que, muy al contrario, observan con satisfacción que “el capital ha exigido una movilidad creciente de la mano de obra y migraciones continuas a través de las fronteras nacionales”11. El mercado mundial constituirá, desde su punto de vista, el marco natural de la “ciudadanía mundial”, porque ese mercado “exige un espacio abierto a flujos descodificados y desterritorializados”; esos autores suponen que el mercado mundial sirve a los intereses de la “multitud” porque “la movilidad conlleva un precio que tendrá que pagar el capital, que es el deseo acrecentado de liberación”12.
    El problema de esta apología del desarraigo, considerado como pre-condición del “nomadismo” liberador, es que se basa en una visión completamente irreal de la situación concreta de los inmigrantes y de las personas desplazadas. Escriben Jacques Guigou y Jacques Wajnsztein: “Hardt y Negri se hacen ilusiones sobre la capacidad de los flujos migratorios para convertirse a la vez en una nueva posibilidad de revalorización del capital y en una base para un enriquecimiento de las perspectivas de la “multitud”. Las migraciones no son, sin embargo, nada más que un aspecto de la competencia universal y, en sí mismo, emigrar no es más liberador que quedarse en la propia tierra. El sujeto “nómada” no es más proclive a la crítica y la sublevación que el sujeto sedentario”.13 “Mientras los hombres abandonen a sus personas cercanas y vayan, incluso con riesgo de sus vidas, a buscar trabajo en otros lugares -para incorporarse a la rueda del capitalismo- no serán más portadores de emancipación que esos defensores autocomplacientes del Occidente postmoderno, de los que vendrán a ser simplemente la versión miserable”.14
    Quienes critican el capitalismo y aprueban a la vez esa inmigración cuya primera víctima es la clase obrera, harían mejor callándose. Quienes critican la inmigración pero guardan silencio sobre el capitalismo deberían hacer exactamente lo mismo.

    Alain de Benoist

    Notas y referencias
    1. François-Laurent Balssa, « Un choix salarial pour les grandes entreprises », en Le Spectacle du monde, octubre 2010, p. 42.

    2. Ibid., p. 43.

    3. Ibid., p. 44.

    4. Ibid., p. 45.

    5. Le Spectacle du monde, septiembre 2010, pp. 16-17.

    6. Michèle Tribalat, Les yeux grands fermés. L’immigration en France, Denoël, Paris 2010.

    7. Philippe Nemo, entrevista online en la página de Le Temps d’y penser, 29 septiembre 2010.

    8. Jean-Paul Gourévitch, « La réalité de l’immigration », en La Nef, mayo 2010, p. 14.

    9. Ibid., p. 15.

    10. Michel Hardt y Antonio Negri, Empire, Exils, Paris 2000 ; Multitude, La Découverte, Paris 2004.

    11. Empire, op. cit., p. 481.

    12. Ibid., pp. 403-404 y 312.

    13. Jacques Guigou y Jacques Wajnsztejn, L’évanescence de la valeur. Une présentation critique du groupe Krisis, L’Harmattan, Paris 2004, p. 126.14. Robert Kurz, « L’Empire et ses théoriciens », en Anselm Jappe y Robert Kurz, Les habits neufs de l’Empire. Remarques sur Negri, Hardt et Rufin, Lignes-Léo Scheer, Paris 2003, pp. 114-115.
    Notas del traductor

    *http://www.revue-elements.com/

    ** Político trotskista francés, portavoz del Nuevo Partido Anticapitalista.

    *** Dirigente de la patronal francesa MEDEF

  10. ana alfonso

     /  17 abril 2013

    Es tanta la basura que la alfombra es de tamaño de un klinex . y tanta la osadía de algunos, que Camps ya está en Les Corts riéndose además:

  11. EmeramarSells

     /  18 abril 2013

    Me parece muy interesante .De una gran LUCIDED !!! Nos deja un gran legado .

  12. Diógenes

     /  18 abril 2013

    ana alfonso / 17 abril 2013
    Perfecto resumen… solo me atrevo a añadir que el klinex encima lo pagamos a precio de alfombra persa kilométrica, total… todo lo hacen esclavos del tercer mundo… pues vale lo mismo, y el que lo dude o no sabe economía, o es nazi, o lo siguiente, o esta enganchado al vicio de comer el y sus hijos a diario! y no respeta a los poderes ignotos que controlan la ignorancia global mediante la sabiduría del sufrimiento original… desagradecidos… nos explotan una mísera vida y sabemos que van a sufrir una eternidad en garitos de vicio y lujuria mientras tocamos el arpa como eunucos felices… Mola 😉

    Salud!

  13. Rebelión

     /  18 abril 2013

    Hola.

    Ultimamente estoy muy ocupado y no puedo participar tanto en el blog como lo que me gustaría.Pero sí que entro y leo los post de Rosa y leo todos vuestros comentarios.

    La situación es simplemente inaguantable.Humillante.Y muchos nos preguntamos que si este régimen al que llaman “democracia” quizá sea otra cosa mucho más fea.Vemos que los “políticos” que nos dejan votar y los gobiernos que se conforman de ello son simplemente los capataces de los banqueros y especuladores.¿Es eso democrático? No.

    La ciudadanía sospecha que algo falla,lo intuye,lo sospecha.Otros ya sabemos que todo esto es una profunda estafa.Una dictadura.Cuando el pueblo ve con sus propios ojos que ya no hay solución en el tradicional bipartidismo puede que le entre miedo pero no debe ser así.Como dicen en América Latina es hora de que sea el propio pueblo el que se empodere.Los capataces de los banqueros pueden seguir haciendo leyes.Pueden seguir desahuciándonos y llamándonos terroristas.La policía puede seguir pegándonos y colaborar en una centralización del poder y en un nuevo orden mundial en el que no tendrán un lugar muy especial ni brillante.Simplemente serán matones y tendrán que pegar y disparar balas de goma a familiares y amigos que se queden por el camino.Pero será el pueblo el que vaya por delante de toda esta injusticia,empoderarse,concienciarse y hacerse mayoría.Y cuando tengamos ese trabajo ya caminado deberemos poner en práctica la desobediencia civil.Y no nos podrán reprimir pues las leyes no se pueden aplicar a un pueblo que se siente mayoritario y poderoso.

    Escribo todo esto,Rosa y compañeros,porque hoy me he enterado que el alcalde de mi ciudad natal,Antonio Román,alcalde de Guadalajara,se ha propuesto denunciar a los desahuciados que en días pasados le realizaron un pacífico escrache.Cuando me enteré es como si me hubieran dado una patada en el estómago.Con este hecho tan indigno y clarificador,el alcalde de Guadalajara se posiciona lamentablemente del lado de los banqueros y especuladores despreciando a los más humildes de la capital alcarreña.

    Se da la paradoja que Antonio Román presume de ser católico y defender a las familias.Como su amiga María Dolores de Cospedal.Pero al igual que ella,en realidad desprecia a las familias que desahucia y tira a la calle como colillas.Muy católico pero perfectamente un sinvergüenza.¿Dónde está la humanidad de todos estos “políticos”? ¿Y la empatía por el pueblo? ¿Es que su concepto de la política es el del mundo de los negocios y el dinero? ¿Y dónde queda en este terrible juego las personas? ¿Por qué los que se dicen católicos les siguen este juego y les siguen votando? ¿Acaso se creen que con la confesión ya está solucionado?

    Necesitamos con nosotros a los votantes del Psoe y del Pp.Necesitamos con nosotros a los que se dicen católicos y en realidad a todo el mundo.Nos debemos dar cuenta que la oligarquía económica está utilizando a su capataz,al bipartidismo,para centalizar su poder y así,ya empobrecidos y esclavos masivamente,poder someternos más facilmente.

    Seamos Pueblo.Somos mayoría.Cambiemos las cosas.SÍ SE PUEDE.

  14. Rebelión

     /  18 abril 2013

    Se me olvidó decir que Antonio Román además de ser alcalde de Guadalajara es diputado en Las Cortes por el Pp.Él y los demás diputados deberán definirse en la ILP.

    O Pueblo u oligarquía.El día que se vote veremos a quién representa cada uno.

    Saludos.

  15. valiam

     /  18 abril 2013

    Hola,

    Bonitos los fragmentos.

    Sobre “es consecuencia de la estructura del sistema, cuyas reglas permitieron los atropellos y cuyas autoridades no los controlaron a tiempo” creo que:
    – las reglas permiten los atropellos y se modifican siempre que hace falta
    – las autoridades forman parte del sistema y controlar, controlar, poco

    Sobre “Esa pasividad de las autoridades obliga a reflexionar sobre la jerarquía real de poderes, a darnos cuenta de que si el capital logra evitar los necesarios controles es porque su poder no solo supera al de los clientes, sino que también es más fuerte que el de los gobiernos.” creo que:
    – no es pasividad es complicidad y sumisión

    El gobierno está formado por personas que tienen un comportamiento que me parece deleznable. Autores, cómplices o simplemente adheridos decir que no se puede acatar las decisiones de la jerarquía y no debería dejarse pactar todo, porque llegarás a vender todo si la contrapartida “lo vale”. Muchos de los políticos, si existiera la justicia, podrían tener que estar en la cárcel y la gente medianamente honrada que forme parte de ellos debería abandonarlos. No te puedes arrimar a según que cosas porque te manchas y, si calienta, puede que te quemes.

    El sistema (dominado por el poder económico) está lleno de estructuras jerarquizadas y, realmente, las estructuras jerarquizadas es difícil que no sean corruptas. Las jerarquías suelen supeditar el interés común al suyo propio. Ni izquierdas ni derechas, se escuchan muy poco las ideas y se valora mucho el peso de quién las dice. Las jerarquías piensan que sus miembros deben sentirse orgullosos por pertenecer a ellas, que le deben obediencia ciega y que deben acatar todas las decisiones de tus superiores.

    Todo es muy fácil para el sistema. Pero no nos engañemos los jóvenes entran en el sistema, la mayoría por abajo y los que consiguen peso por arriba y una vez dentro del sistema, casi todos, se integran en él (y el que no se integra/pacta es un radical y hacen por desacreditarlo).

    Para partidos políticos de España está claro que la contrapartida de sus posibles vilezas no sólo es sólo dinero y poder, también son las pruebas de sus delitos. Los políticos seguramente reciben chantajes / avisos (y sino que se lo digan al PSOE de Andalucía y al PSOE en general, ahora que han querido dejarse ver con el tema desahucios).

    Está bien leer, reflexionar y analizar pero ¿qué hacer para que esto cambie en un año? ¿o en dos? ¿o en cuatro?

    No quiero poner más cifras pero ni siquiera veo que se pueda conseguir que se deje de votar a las multinacionales de izquierdas y derechas.

    Nota: para mí se debe intentar buscar votar cosas a las que los políticos llamen “radicales” y/o “anti-sistema” (o algo cercano) porque eso indica que seguramente no pactan todo (no son comprables, no son corruptos). Dentro de las ideas de cada uno intentar buscar algo así.

    Felicitaciones por el blog.
    Un saludo.

  16. Otro referente que se va… Menuda presión tenemos las nuevas generaciones. http://yestheycan.blogspot.com

  17. Hola a todos, amigos: Ayer fue un día de muchísimo trabajo, hoy también. He venido a comer y me largo ya.

    Gracias, Rosa por embellecer todavía más este blog recordando las sabias palabras de José Luis Sampedro, siempre presentes, siempre valiosas y clarificadoras de la verdad que nos abruma.
    No sé qué diría L’Homme Machine, pero tu respuesta es tajante, ”te las piras”. Creo que has puesto ”firmes” a Diógenes, con su gran saber histórico-filosófico. Que bien lo pondría yo en la tribuna del Congreso para que sin respiro y mirando fijamente a Rajoy le hablara como aquí tan bien hace de los elementos ”constitutivos”, ”constituyentes” y ”constituidos” y le exigiera después una respuesta clara respecto a lo dicho por él y sin dejarlo irse por las ramas.
    Y a Fati debería dedicarle, también desde el mismo lugar, lo aquí expuesto acerca de la ”movilidad exterior”, exigiéndole igualmente una respuesta clara a lo referido, sin dejarla escapar. Y le pediría al querido Diógenes igualmente una perorata de las suyas, muy sabias, frente a Cospe.
    Me encantan todas las entradas, pero necesito mencionar la bondad de mi querido Carlos María. Somos más humanos que estos de la casta política y los afectos van hacia las personas, no hacia el money.

    Por último, puedo prometer y prometo que nunca más hablaré aquí de las piedras que voy acumulando, no sea que me largues también, y no es esa mi intención.
    Proclamo: Si alguien quiere que le facilite mi avituallamiento, por si las moscas, que me lo haga saber a través de mi correo electrónico. Aquí no me preguntéis, que le tengo demasiado cariño a Rosa como para que me tire de este lugar.

    Un abrazo con todo cariño

  18. rosa maría artal

     /  18 abril 2013

    María Dolores, fue L’Homme Machine quien dijo “me las piro”, por eso lo entrecomillé. No es la primera vez que propone soluciones violentas, parece que solo ve eso.
    ¿Y qué le he hecho yo a Diógenes y su enorme sapiencia y dedicación? No soy consciente de haber hecho nada :).
    Besos.

  19. Pepa

     /  18 abril 2013

    Sin animo de ofender, el texto copiado por diogenes sobre los efectos de la inmigracion me parece tremendamente racista y xenofobo.
    Hace algo mas de un anho, The Guardian publicaba los resultados de un estudio de Londo School of Economics que afirmaban que, contrariamente a lo que se pensaba, la inmigracion no reducia los salarios a largo plazo. La reduccion salarial era un efecto momentaneo que se invertia con la generacion de riqueza. Por otro lado, ahora que David Cameron ha adoptado parte de las tesis anti-inmigracion del UKIP(partido xenofobo), diciendo cosas tipicas y topicas, como que los inmigrantes abusan del Estado de Bienestar (mucho gasto publico) . Entre otras cosas cargaba un coste a la seguridad social inventado, sin ninguna fuente o estudio que lo sustentara, y no tenia cosas en cuenta como que a) Los inmigrantes suelen tener buena salud (emigran los mas fuertes), b) Pagan impuestos, asi que tambien contribuyen a los ingresos.
    http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2013/mar/31/immigration-politicians-dont-stoke-fears?INTCMP=SRCH
    En otro orden de cosas, el articulo vincula unica y exclusivamente a le inmigracion con la patronal sin tener en cuenta ninguna otra cosa como, por ejemplo, el contexto socioeconomico vigente. Por otro lado parece que los trabajadores autoctonos son tontos y no tienen poder, ademas de no comunicarse con los inmigrantes. Eso puede ser creible en Espanha, pero yo creia que en francia estaban mucho mejor organizados.
    Por ultimo, suponer que la falta de inmigarcion es el unico factor a tener en cuenta par explicar el desarrollo tecnologico de Japon me parece muy valiente.

    Que la derecha vincule a los inmigrantes con el exceso de gasto publico malo, que lo haga la izquierda… mucho miedo me da to esto!!

    Yo, como estoy emigrada y no tengo ninguna perspectiva de volverme a mi pais pues…

  20. rosa maría artal

     /  18 abril 2013

    Pepa, estoy totalmente de acuerdo contigo. No había leído el segundo comentario de Diógenes. Dada la extensión de ambos lo obvié por falta de tiempo. Por cierto, es preferible poner un enlace que incluir textos tan enormes.
    Y ahora que me haces reparar en él veo que responde por completo… a lo contrario de lo que pienso. Siempre he defendido a los inmigrantes, mucho más valientes que quienes se quedan en duras circunstancias. Y desde luego yo erradicaría las fronteras.
    No sé si Diógenes ha querido provocar con este artículo, pero me disgusta que nos haya colado este gol.

  21. Siento mucho que se haya colado un texto* xenofobo en este blog, precisamente, que por encima de todo, lucha por la Universalidad Real de los Derechos Humanos (que por supuesto incluyen nuestros Derechos Constitucionales,y su permanente actualización).Esta afirmación, evidentemente, la hago como lectora y participe de comentarios. Es decir,es mi opinión personal y mi respuesta por lo que considero que es mi compromiso como lectora de El Periscopio.
    Un abrazo a tod@s.

    *Aclaro que no había leido el comentario de Diógenes porque, normalmente, no leo comentarios excesivamente largos)

  22. Diógenes

     /  18 abril 2013

    Siento que no se haya interpretado correctamente el texto, o que yo no lo haya hecho… viniendo de quien viene puede aparentarlo pero es precisamente un ejemplo de que las migraciones son provocadas por el capital transnacional que amparado en la globalización juega a dos bandas, por un lado siempre fomentará la existencia de fronteras y la xenofobía y por otro se encarga de eliminar toda posible soberanía monetaria que ponga su juego en peligro (Libia por ejemplo). El mensaje más que xenófobo es deprimente, pues ya sea unos amparados por buenas intenciones u otros por el deseo de explotar a sus congéneres sin entender que no son más que piezas, defienden lo que en principio parecen libertades y oportunidades iguales sin ver que el proceso de los flujos migratorios está dirigido precisamente hacia lo contrario y por quienes están “fuera de las fronteras” que precisamente se encargan de difuminar (aparentemente, sólo en lo referido a tráfico especulativo y de esclavos) y potenciar a la vez en él ámbito local sentimientos de confrontación basados en la necesidad.
    Lamento haber aparentado xenofobía o que quería meter un gol a nadie. No volverá a ocurrir nada parecido.
    Saludos.
    P.D. Lo releeré, y creo que quienes lo han visto de otra forma no está demás hagan lo mismo y busquen el mensaje global que encierra (o que yo he deducido erróneamente).
    Respecto a quién considera que se ha colado un mensaje xenófobo en este blog, que repito no era mi intención (ni creo que el fondo del mismo lo sea a pesar de las formas, que una lectura rápida induce a ver como su único objetivo) recordarle que incluso en ese caso no pasaría nada, pues bastaría con preguntar o debatir sobre su contenido concreto, interpretaciones y motivaciones de quién se molesta en aportarlo… vamos lo llamado diálogo y análisis de razonamientos y conclusiones. De todo se aprende… si se lee despacio… no voy explicar ni quien era Pompidou ni lo que opino sobre él y/o el resto de referencias y personajes citados , lo cual no me impide ni leerlos ni analizar lo que dicen… y lo que no… como un conjunto, en especial en el contexto geopolítico de cartón piedra actual… si me equivoco en mi interpretación basta con decirlo y aclarar el porqué, descalificar sin razones o al menos sin curiosidad no lo veo positivo, especialmente con quienes desde la distancia mantenemos una relación de diálogo, o eso creía.

    Un sincero abrazo.

  23. Rebelión

     /  18 abril 2013

    Hola.

    Conozco a Diógenes desde hace mucho tiempo,fue en otro blog.Por sus comentarios os puedo asegurar que ni es racista ni es xenófobo.Yo diría que es todo lo contrario.Es un forero muy respetuoso,educado y por momentos brillante en sus exposiciones (aunque a mí me guste David Icke y a él no je,je).No creo que nos metiese un gol.Él simplemente ha reproducido un texto de Alain de Benoist en el que se explica la trampa de la globalización capitalista.En un capitalismo globalizado la clase trabajadora tenemos que competir entre nosotros cuando nuestro enemigo real tendría que ser la oligarquía empresarial y bancaria que es la que está encima de nosotros y es la que nos está arruinando la vida.

    Al capitalismo internacional y al gobierno mundial que se parece mucho a una empresa privada se le debe vencer con otras propuestas que tienen que ver mucho con empresas comunales,locales sin renunciar por supuesto a las estatales,públicas en todo caso.

    Defender los estados-nación no significa ser “facha” ni racista ni xenófobo.Hoy por hoy el estado-nación es el único que nos puede defender de la globalización capitalista-neoliberal y proporcionar la necesaria soberanía nacional que Maastrich,la UE,el euro y el BCE nos robó.

    Nota:Debemos tener mucho cuidado con estos intereses sinarquistas y globalistas-capitalistas.Otro día hablamos si queréis del Vaticano y los jesuítas y su interés por un único gobierno mundial,la centralización cada vez más descarada de poder y sus pasos hacia el Nuevo Orden Mundial y la dictadura mundial orweliana con chip incorporado vendida a la borregada como “democracia”.

    Cuidado! Estemos atentos y no caigamos en sus maliciosas garras.Nuestras vidas y nuestra libertad están en juego.Si no queremos luchar por nosotros,luchemos por nuestros hijos y nietos.

    Un abrazo.

  24. Diógenes,no se si debo sentirme aludida, pero de todos modos respondo a tu comentario.Opino que no es interesante,a nivel de Comentarios a un post, tenerse que “mover” en posibles malos entendidos, abierto a distintas interpretaciones que,naturalmente,abren otro debate.Eso creo que es mas propio de un post,que se escribe para abrir debate sobre determinado tema. Lo que vengo a decir en mi anterior comentario es que me parece lamentable una aportación que de un lado se entiende como xenofobo.
    Un abrazo Diogenes

  25. Jajajajaja
    Una cosa tengo más que clara: como se le ocurra al personal del gobierno leer los distintos comentarios de este blog, nos mandan a fusilar inmediatamente ¡pero de puritita envidia cochina! – ya quisieran ellos y ellas contagiarse un poquito del nivel de algunos de nuestros contertulios (bueno, tuyos, Rosamaría). De verdad ¡qué nivelazo! y ¡qué triste si lo comparamos con l@s que nos gobiernan!! :(((

    Ah, otra cosa que tengo clara: (como inmigrante o ex inmigrante, ya no lo tengo tan claro) La historia de los pueblos de este planeta es la historia de las migraciones. Casi os diría que de las migraciones de las masas terrestres, de las masas vegetales; de los flujos migratorios de millones de animales de todo tipo y porte… y fundamentalmente de los movimientos de ida y vuelta de hombres y mujeres desde el principio de los tiempos. Las migraciones nos definen y nos enriquecen, pero los emigrantes e inmigrantes son especialmente vulnerables pese o quizá justamente por ser una de las fuerzas más puras y poderosas que movilizan todas las sociedades.

    No voy a entrar en disquisiciones en las que me perdería por no estar seguramente a la altura. Diógenes, en lo que yo interpreto como su forma de compromiso, muchas veces nos acerca otra mirada desde esa acracia suya que también se hace necesaria.

    Pero es verdad que me dáis la oportunidad de arrimar otra reflexión que puede que venga al caso: ¿que pasará (me pregunto muchas veces) el día en que algún/a líder social o político organice el flujo migratorio de las pateras? A toda esa gente, los espaldas mojadas, que conscientes de lo que arriesgan, su propia vida, la de sus mujeres, sus hij@s, se lanzan enfervorecidos tras un sueño migratorio… si alguien fuera capaz de aglutinar sus voluntades y organizarlos ¿qué pasaría?

    Ahí queda.

    Con tus piedras, querida María Dolores Amorós M. hago yo mi trinchera, y la deshago cuando tengo que arrojar las mismas piedras. Quiero contar con ese avituallamiento y nos reconocemos de este lado del muro.

    Un abrazo
    #TODOSSOMOSEMIGRANTES
    #PORUNMUNDOSINFRONTERAS
    #NACIONESLIBRESYHERMANAS

  26. Rosa, cariño, voy a intentar clarificar mis palabras. No quiero disculparme con el ”tenía prisa”, aunque es cierto que apenas he estado en casa, a mediodía, una hora, y en estos momentos, las 12, acabo de regresar, ya muy cansada.

    1 Respecto a lo de L’HOMME MACHINE no había leído más que tu respuesta, de ahí mi confusión, pero el ”te las piras” me ha hecho mucha gracia, y lo había visto como una manifestación clara y contundente de tu no aceptación en este tu espacio de determinadas opiniones que no compartes o que consideras inadecuadas.
    2 Esa firmeza de carácter que he visto en ti -y que comparto- la he aplicado a la seriedad con que Diógenes ha escrito hoy (sabemos que, en ocasiones, sus expresiones son menos formales, con mucho jo, jo, jo, pero no exentas de sentido crítico. Son dos vertientes de una misma persona con criterio, aunque utilice el ‘cachondeo’ como expresión más amarga ante la realidad que pretende engullirnos. Así lo entiendo yo).
    De ahí que, siempre dentro de un ambiente de jovialidad, he atribuido la seriedad de Diógenes a ”un miedo imaginario a que le riñeras”. Nada más. A mí misma me ”he castigado” a no hablar más de los objetos que voy almacenando para ”evitar que me eches” de este sitio donde me encuentro tan a gusto.
    3 No he encontrado voluntad de xenofobia en el segundo escrito de Diógenes, por ello no he comentado nada al respecto.
    4 Me disculpo sinceramente si he provocado algún malentendido, como así parece. No era mi intención. Un defecto enorme, entre los muchos que me acompañan, es que, como sé qué quiero decir, en demasiadas ocasiones creo que se me entiende y no lo clarifico como debería.
    5 Rosa, ¿sabes el valor de que una entrada tuya conlleve tantos comentarios? Es una clarísima muestra de la cantidad de gente que te admira y siente afecto por ti. Eres un gran referente. Tus opiniones son muy valiosas para quienes te seguimos. A mí este hecho me llena de satisfacción, y estoy absolutamente convencida de que a ti también te alegra esta panda de seguidores. Además, el que hayas hecho acto de presencia tres veces, creo, da vitalidad a este espacio.

    Ya no quiero molestar más. Un fuerte abrazo a todos ya seguir defendiendo lo nuestro frente a los que se nos están merendando.

  27. ana alfonso

     /  19 abril 2013

    Este discurso contra la xenofobia y otras cosas me parece tan bello que me gustaaría que Rosa hiciera la vista gorda al tamaño
    Fatema Mernissii

    ¿El Cowboy o Simbad ?
    ¿Quién vencerá en la globalización ?

    1.- ¿Por qué tenemos miedo al extranjero? Porque tememos que nos agreda y nos lastime. Todos tenemos miedo al Cowboy porque si un desdichado extranjero se acerca a sus fronteras, automáticamente saca sus revólveres. Sin embargo, no tenemos miedo a Simbad el Marino porque en los Cuentos de las mil y una noches, los Ouççaç (narradores públicos) contaban, en el Bagdad del siglo IX, que la suerte de poder viajar a islas lejanas y comunicarse con los extranjeros, le daba placeres y beneficios. En la civilización del Cowboy el extranjero siempre es el enemigo porque el poder y la gloria proceden del control de las fronteras; en la de Simbad, sin embargo, el diálogo con el extranjero enriquece.

    1.1.- Simbad es lo contrario de un emigrante. Siempre regresa a su punto de partida, que es Bagdad. En sus siete viajes, sale en barca de Bagdad, Tigris abajo, hasta el puerto de Basora, desde donde parte, cuando el monzón sopla de occidente a oriente, a bordo de navíos, repletos de mercaderes árabes o persas, que surcan el océano Ìndico hasta los puertos de las islas de Malasia, Indonesia y China. Simbad, y los mercaderes que lograban sobrevivir a los naufragios, permanecían en los puertos asiáticos seis u ocho meses, esperando la estación en la que el monzón fuera favorable y soplara del este hacia el oeste. Pero Simbad no era una mera ficción, representaba a una clase de mercaderes de Bagdad que obtenía riqueza y placer de los viajes y de la comunicación con el extranjero:

    1.1.1.- Prueba de ello es que, si consultan un diccionario francés o inglés, comprobarán que la palabra monzón es de origen árabe, viene de mawassim (estaciones).

    1.1.2.- Otra prueba es que Simbad representaba a toda una civilización de viajeros-comunicadores y que la islamización de Malasia, Indonesia y parte de China no se logró con ejércitos, sino fundamentalmente gracias a los mercaderes Sufíes que hablaban de su nueva religión: un Islam donde el extranjero es el mejor aliado, un Islam Sufi que se resume en las tres postales que les han repartido:
    Postal N°l-Versículo 34 de Surat 41: “Responde a la agresividad con bondad”.

    Postal N°2-Ibn´Arabi: “El ojo es como un espejo: el espejo es único pero, en el ojo del que mira, las imágenes son múltiples”.
    Postal N°3-Ibn´Arabi: “Mi religión es el amor” lo que significa que si el jefe me dice que el Islam es la violencia, está hablando de otra religión, no de la mía.

    2.- Pero ¡Cuidado! No identifiquen automáticamente al Cowboy con la civilización americana y a Simbad con la árabe; de lo que yo quiero hablar aquí es del modelo de extranjero: ¿quién tiene el increíble poder de controlar nuestro imaginario haciéndonos percibir al extranjero como un ser maléfico (modelo Cowboy) o bondadoso (modelo Simbad)? Quiero sugerir la hipótesis de que nuestro modelo de extranjero nos viene impuesto por los intereses de la élite que controla el estado y su máquina burocrática; si Simbad representa un héroe en el Bagdad del siglo IX y, concretamente en el reinado del Califa Harun er-Rachid, es porque en aquel momento el Estado era todavía incipiente y la élite dirigente podía acumular riquezas y poder gracias a un Islam que en esencia era una estrategia de comunicación.

    3.- Pero un siglo más tarde, en la misma dinastía Abasida que seguía reinando en Bagdad, aparece un Califa Cowboy: al-Mu´tadid, que declaró la guerra a Simbad, prohibió a los Musulmanes el acceso a los especialistas que enseñaban el arte del diálogo y censuró los libros que explicaban las técnicas de comunicación. ¿Por qué? Porque nuestro Califa Cowboy tenía a su disposición un formidable Estado con una burocracia imperial creada por los consejeros persas. Los califas árabes, que procedían de la tradición nómada y lo ignoraban todo del estado centralizado, habían encontrado en los Persas a unos campeones de la ingeniería y la burocracia imperial. Mu´tadid, nuestro califa cowboy, disponía de una formidable estructura policial, reforzada con espías, para vigilar a la población de Bagdad y de una temible fuerza militar para vencer al extranjero. Vamos a leer juntos la declaración de guerra del Califa cowboy contra Simbad para poder entender algo muy importante en un planeta condenado a la globalización: el deseo de aterrorizar a los extranjeros nunca es un deseo del pueblo sino de las mafias que fabrican las armas y se las confían a espías y policías:

    «Durante ese año 279 de la hégira (siglo X del calendario cristiano) se decretó (nudia) en las calles de Bagdad por orden del Sultán del Islam (sultan al muslimin) alMu´tadid que a partir de ese momento quedaba prohibido a los narradores públicos (quççaç), portavoces de las sectas (turuqiya) y astrólogos apostarse en las calles o hablar en las mezquitas. Y se prohibió a los libreros vender libros de retórica (kalam), filosofía (falsafa) y Jadal (técnicas del diálogo)».
    (Fuente : el historiador Ibn Katir en su libro El principio y el fin (Al bidaya wa nihaya), volumen Il, año 279. Ibn Katir en 774 de la hégira , (Siglo XIV)

    Conclusión: Es posible imaginar, tomando como modelo a Simbad, una globalización en la que el papel de los estados consista en facilitar a los ciudadanos el conocimiento de las técnicas de comunicación y el arte de la navegación y del viaje; porque Simbad, como ya he dicho, es lo contrario del emigrante. Siempre regresa a Bagdad. Pero ¿de dónde se sacaría el dinero para enseñar las técnicas de comunicación a los ciudadanos? Bastaría con transferir el dinero que los cowboys destinan a fabricar armas para espías, policías y soldados, a las instituciones que enseñan el arte del diálogo. ¿Quién va a perder con este cambio? Los ciudadanos no, desde luego.

    TEXTOS ANEXOS
    “Responde a tu agresor con bondad y verás como tu peor enemigo se transforma en un amigo muy cercano”.
    Corán, versículo 34 de la Surat 41 (Fuçilat)

    El fulgurante esplendor del Islam desde 622, primer año del calendario musulmán que coincide con la hégira, la emigración del profeta de la Meca (su ciudad natal) para buscar aliados en Medina, se explica más por el desarrollo del Jadal, el arte de dialogar con el adversario, que por las conquistas militares. Entre los siglos VII y X, Imanes y sabios escribieron centenares de tratados del Jadal para enseñarles a los musulmanes la estrategia de la comunicación. Esto explica, según el filósofo marroquí Taha Abderahman, que la lengua árabe posea 18 palabras para decir diálogo (los orígenes del diálogo “fi-uçul al hiwar”). La derrota de los árabes en España se debió, según Ibn Khaldun (1332-1406) , cuya familia fue expulsada de Andalucía tras la caída de Sevilla en 1248, a que habían dejado de enseñar el arte del diálogo a sus descendientes.

    ¿Relanzarán el Jadal las 140 televisiones árabes que emiten vía satélite? Podemos pensar que sí, a juzgar por la popularidad de Fayçal al Qacem, la estrella de Al Jazeera que ha basado en él su talk-show (magazine) “al-Itijah al-Mu'akiss” (la opinión contraria).

    El espejo de Ibn´Arabi

    “El espejo es único, pero en el ojo del observador las imágenes son múltiples”
    Ibn´Arabi, de su libro “La joyas de la sabiduría” (Fuçuç al hikam)

    Según Ibn´Arabi, la diversidad de los seres humanos refleja la propia esencia divina (el espejo), de ahí la necesidad del safar (el viaje) recomendado por los Sufíes como medio de autoconocimiento. Sólo nos conocemos cuando nos enfrentamos a la diferencia.

    Ibn´Arabi es un gran Sufí (místico musulmán) de la España Andalusí; nació en Murcia, en 1185 (año 560 del calendario musulmán) y murió en Damasco en 1240.

    ¿Resucitará la televisión por satélite el mundo que soñó Ibn´Arabí, un mundo enriquecido por sus diferencias y en el que las personas buscan el diálogo con los extranjeros para conocerse a sí mismas?

    Poema de Ibn´Arabi

    “Creo en la religión del amor, vayan adonde vayan sus caravanas. Pues el amor es mi religión y mi fe”.

    (del “Intérprete de los deseos” (torjomano al achwaki) escrito en 1202 en la Meca)

    El sueño de Ibn´Arabi, un mundo gobernado por el amor, que incremente el deseo de comunicar y reduzca el potencial de violencia, cobra más fuerza que nunca gracias a la explosión de las televisiones árabes que emiten vía satélite y que en la actualidad ascienden a 140.

  28. valiam

     /  19 abril 2013

    Hola,

    La alfombra tiene debajo un sistema montañoso inmenso y casi todos sus pasos transitables tienen uno o más peajes (visibles o encubiertos). O escalas o pagas y escalar escalan muy pocos.

    El sistema tiene poquísimas fisuras en su cúpula. Hay dos mundos el suyo y el resto (puertas para afuera la comedia, puertas para dentro lo importante). No permiten ataques a nada suyo (por si se quiere convertir una fisura en una grieta y seguir cavando) y sus felonías quieren que pasen siempre “Debajo de la alfombra”, se sepan o no se sepan. Todo es muy relativo pero para ellos no, porque marcan esa primera directriz por encima de los valores morales. Creo que eso les hace fuertes como grupo, ese menosprecio y separación entre ellos y los “restos”.

    Puede ser el ocaso, puede ser el mejor momento para la acción y puede ser posible pero es muy difícil. Es muy difícil despertar la fe en la gente y que surja algún gran líder (persona o grupo) al que no puedan destrozar. Una vez existe la voluntad real de remar ya hablaríamos de si todos sabemos donde están nuestros remos y de si sabemos remar con el que tenemos al lado.

    Las cúpulas del sistema sí saben remar cuando navegan en el mar común, pagan a los capataces, someten/engañan a los remeros y el barco (hecho con el esfuerzo de todos pero que “legalmente” es de su propiedad) se mueve.

    Creo que Jose Luis Sampedro era un hombre muy positivo. Hace 18 años ya hablaba de que no existía la democracia en España y hasta el día de su muerte todavía creía en los jóvenes, en la gente y en la vida.

    Saludos.

  29. Diógenes

     /  19 abril 2013

    Estimada Rosa,
    tomo nota de la sugerencia de no incluir textos excesivamente largos en los comentarios, es una costumbre personal que obedece a varios criterios (perfectamente discutibles y erróneos, pues son propios):
    1.- Suelo hacerlo con textos que me pareen (a mí) interesantes por su contenido y exposición y deseo compartir.
    2.- Extractarlos no me parece apropiado pues el trabajo ha sido realizado por otro autor, y el propio acto de puede de forma intencionada o no tergiversar su contenido o manipular las ideas mostradas.
    3.- La verdad es que cada día ponen más difícil la supervivencia de ie como espacio para el libre intercambio de ideas, mientras en los medios oficiales se vomitan a diario todo tipo de insultos, falsedades… (no hay más que leer al zar cualquier entrada del blog de J.Mª. Izquierdo) se impone a quienes mantienen blogs el actuar como censores ante amenazas cada vez más reales de ser responsables de cada opinión dada por un usuario, cuando precisamente el formato del blog diferencia perfectamente (lo que realmente les molesta) entre el texto/atículo principal y la opinión personal de cada usuario, por lo tanto responsabilizar al blogger es una forma directa y efectiva de limitar el derecho a expresasrse tanto suyo como de quienes participan. (Evidentemente no justifico que bajo esta premisa se pueda verter cualquier barbaridad, aunque las columnas de opinión de medios de orden que refleja el blog anteriormente mencionado son dificilmente superables, y nunca serían admitidas por un blogguer independiente con dos dedos de frente).
    4.- El problema de los enlaces:
    No está claro como quedarán redactadas las nuevas leyes de control de Inet pero desde que todas apuntan a la demonizacion del enlace, base de la red, haciendo nuevamente responsable al dueño del sitio, surge de facto una imposición absoluta de control disimulado: Si yo, o cualquiera, añade un enlace en un comentario, finalmente estaremos obligados, o el blogguer, a aceptar/enlazar sólo páginas de medios “oficiales”, por qué … porque cualquier enlace a otro contenido hará inviable para quien dirige un sitio el mantenerlo, pues absurda y deliberadamente se le hace responsable del contenido, que perfectamente puede variar con el tiempo… incluso un dominio puede ser dado de baja por su dueño, ser adquirido por otro y la información originalmente enlazada mutar de forma automática y transparente a cualquier cosa, de forma intencionada o no.

    Sólo se me ocurren dos opciones mientras se define la trampa legal en que nos están enredando el añadir enlaces mal escritos, para que quien lo desee los corte y pegue en su navegador, los corrija y acceda a ellos, o incluir tochos y que cada cual le de a la rueda del ratón y se salte lo que no quiera leer, no sé qué es mas molesto para el receptor, intentaré optar por la primera de las opciones siempre que pueda, y/o ser menos prolífico en cuanto a nº de intervenciones.

    Tristemente, son cada vez más los sitios que han ido optando ante esta situación de incertidumbre legal por desactivar los enlances en los comentarios, admiten cualquier dirección aportada pero la tratan como texto normal y que cada cual decida si la copia y pega en una nueva ventana o no. Evidentemente todo esto esto va dirigido a limitar el acceso a determinados contenidos, simplemente por lo incómodo de estar cortando y pegando sin realmente saber si merece o no la pena.

    Malos tiempos para la libertad de expresión preveo 😉

    Un sincero abrazo Rosa!

    Salud!

  30. Reblogged this on El Día a Diario.

  31. Grandes verdades y extensa experiencia acumulaba Sampedro en su cabeza. Siempre es un placer leer o escuchar sus razonamientos, en especial su denuncia sobre aceptar lo que nos dicen sin cuestionarlo, sabía bien de lo que hablaba.

    Creo que es un bonito homenaje a este gran humanista que ponía a las personas por encima del dinero, y que conociendo tanto de la vida y de tantas intrigas no tenía amargura, al contrario, confiaba en la regeneración del ser humano.

    Nos queda su herencia, sus reflexiones y sus escritos en los que siempre podremos encontrar su espíritu. Un saludo.

  1. “Debajo de la alfombra” por José Luis Sampedro para Reacciona (2011) | El Periscopio | EL TÁBANO
  2. "Debajo de la alfombra" por Jos&eacut...
A %d blogueros les gusta esto: