España no es Portugal

En nuestras retinas todavía la brutal carga policial que reprimió la protesta popular en Madrid el 25S en su intento de rodear el Congreso de los diputados pidiendo más democracia. Y, en el ánimo, el estupor por la violencia con la que se quiere castigarla. Pero también la vigilia portuguesa ante el Palacio presidencial de Belém en Portugal que, solo 4 días antes, culminó cantando, en paz absoluta, el Grándola vila morena, himno de la Revolución. La huelga general en Grecia.

“España, junto a Grecia y Portugal… a la cola de Europa”. La frase mil veces repetida nos persigue como un estigma. Y es que nuestras trayectorias se cruzan una y otra vez en la Historia. Los que menor salario cobramos de la UE15 (anterior a la ampliación al Este). Donde menos invierte el Estado en lo que llaman “gasto” social, bien patente en sus resultados. Tres países rescatados, acosados, por la crisis de la deuda especulativa. Tres sociedades recortadas hasta la extenuación que, lejos de ver el final del túnel, cada vez ahondan más su recesión.

Un destino paradójico hace que España y Portugal siempre muevan ficha al mismo tiempo. Los dos se aventuraron al mar en busca de Imperios que terminarían por perder casi simultáneamente, dejando su idioma en millones de ciudadanos. El siglo XX los unió en sendas dictaduras que se prolongaron cuatro décadas. Nuestros vecinos reventaron la suya, sin un solo tiro, con los claveles del 25 de Abril en 1974. Un año después España se abre a la democracia, tras la muerte de Franco, con una “Transición” negociada en precario bajo la bota de los vencedores. De la mano entramos en Europa, en la hoy UE, en 1986. Y, ahora, camino parejo de “reformas” neoliberales para alimentar los bolsillos de unos cuantos a costa de la población.

Grecia tuvo también su Golpe de Estado. Los Coroneles sujetaron al pueblo más tarde y menos tiempo (1967/74) pero dejaron su impronta. A los griegos nos une en particular la corrupción y la tolerancia social a la corrupción que siempre termina por ver emerger su caspa putrefacta, evidenciando cómo ésta pudre las raíces de cualquier Estado.

Los caminos entre España y Portugal son más parejos pero divergentes al mismo tiempo.  No mantienen monarquía para empezar (Grecia expulsó la suya por otro lado). Portugal rompió con el pasado en 1974, nosotros nos apañamos una democracia “ad hoc”, sin dirimir responsabilidad alguna por la dictadura. A Portugal, eso sí, la vendieron por parcelas los sucesivos gobiernos. Y hace muchos años que supieron de las “bondades” del FMI. En España todavía no se ha consumado absolutamente el expolio público, pero ya queda poco.

El premio Nobel de Literatura José Saramago aventuró en “La balsa de piedra” (1986) la posibilidad de una Iberia unida, más fuerte como interlocutor ante Europa y el mundo. En su metáfora, desgajaba del continente la península ibérica que, a manera de isla flotante y símbolo de valores, viajaba unida en dirección a América. Hace cinco años intentó revivir la idea de la unificación que nunca le abandonó. Ganaríamos mucho los españoles inyectándonos algo del carácter y educación portugueses.

Grecia es ya un despojo a manos del neoliberalismo. Empecinado en votar lo establecido, sucumbiendo al miedo, sin dejar de salir a la calle –ahogados- sus ciudadanos. Pero es de nuevo Portugal el espejo donde mirarnos. Su economía se hunde al 3,3% tras soportar, disciplinados, todos los recortes que la Troika ha tenido a bien ordenar. Y el gobierno conservador –también persistieron en el error- de Passos Coelho siguió apretando el cuello de sus ciudadanos muy obediente.

Los portugueses, sin embargo, pacientes y sosegados donde los haya, saben decir ¡basta! Y sus protestas han conseguido que el gobierno se replantee la nueva ocurrencia de rebajar los salarios un 7%. El primer ministro ha dado marcha atrás y empieza a buscar dinero donde sí lo hay pero ningún neoliberal hasta ahora quería tocar: en los impuestos que no pagan las grandes fortunas.

La diferencia fundamental entre las dos caras de Iberia es la actitud de sus “Fuerzas del orden”. La policía portuguesa avisó que no reprimiría la manifestación de Belém. Aunque al final lo hizo mínimamente. Más allá aún fue el ejército portugués, con una carta a la que se ha dado escasa difusión en España:

 “Las Fuerzas Armadas, desde aquí, reiteran su firme convicción de que los militares nunca pueden ser un instrumento de represión para sus conciudadanos, de acuerdo a la Constitución que juraron defender”, escriben. Tras expresar su solidaridad con todas las iniciativas abordadas por la ciudadanía afirman que lo que  “en realidad se está haciendo” es: “Engañar,  utilizando el miedo y haciendo promesas que no se cumplirán, sabiendo que la gente está indefensa ante ellas” o “insistir una y otra vez que debemos aceptar la imposición de sacrificios para alcanzar una supuesta solución que está a la vuelta de la esquina, un poco más allá. Volver a doblar la dosis de estos sacrificios sin llegar a esas soluciones, por lo que siempre pagan las consecuencias los mismos. Mientras que a la vez, tanto en Portugal como en otros lugares, se acumulan riquezas sin límite, evitando que otros puedan obtener los salarios justos que se merecen por su trabajo”.

En nuestra retina sí, la represión en España, la carcundia jaleando, la prensa internacional destacando la brutalidad de las fuerzas de la autoridad. Las felicitaciones cruzadas de la Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, el Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz y la propia policía. O Mariano Rajoy en su estreno en la ONU ante un hemiciclo prácticamente vacío… hablando de Gibraltar y la antaño vituperada Alianza de Civilizaciones de Zapatero, mientras se le cae España a pedazos. Conflictos mal enfocados, más recesión y todas las cifras económicas en despeñe.

En el dolor de la caspa patria, aún se puede unir la voz a la de nuestros vecinos y corear lo que ellos cantan con sentido: “ el pueblo es quien más ordena”. ¿O no reside en él constitucionalmente la soberanía?

 *Publicado en eldiario.es

Permitídme que hoy lo dedique. A Zé Moreira y a Pilar del Río.

Anuncios

17 comentarios

  1. Julio I

     /  27 septiembre 2012

    Hay tres países a los que envidio profundamente: Islandia, por la forma en que afrontaron la crisis, Bélgica, porque estuvieron bastante tiempo sin Gobierno y Portugal, por la actitud de sus fuerzas del orden y sus fuerzas armadas.

  2. Red Varon

     /  27 septiembre 2012

    Estupendo Rosa. A ver si empezamos a fijarnos más en nuestro vecino al que tanto ignoramos y que tanto tiene que enseñarnos. Aquí nos llenamos la boca de “modélica Transición” y viendo como estamos afrontando la crisis se empieza a evidenciar que eso de modélica va a ser que no, que para modelo mejor “La Revolución de los Claveles” que iniciaron los propios militares.

    Las consecuencias empiezan a ser evidentes. Portugal afronta la crisis (la misma en la que nosotros estamos metidos) como un problema social en la que la ciudadanía hace política y empieza a obtener resultados porque no teme la represión de sus cuerpos de seguridad y puede expresarse con libertad. Mientras tanto en España la crisis (la misma en la que ellos andan metidos) la estamos afrontando como un problema de orden público donde el Estado abusa del monopolio de la fuerza y de la violencia e impide que los ciudadanos se expresen con libertad y cuando lo consiguen no son escuchados.

    Si hay que subrayar una característica de nuestra Transición me quedo con la de “atado y bien atado”. Y como prueba aporto el desprecio que las instituciones de este país ha tenido y sigue manteniendo hacia la UMD:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Unión_Militar_Democrática

    Recordar a las fuerzas de seguridad del Estado que están para servir al pueblo, no para reprimirle. Y al representante del SUP, tan digno él, que presume de apoyar a los movimientos sociales, que exija, como obliga la ley, que los agentes lleven en lugar visible su placa de identificación, para que bajen un poco su nivel de chulería y prepotencia que no es otra cosa que cobardía y que hace sentir vergüenza de país. Que miren más a Portugal y menos al fascio.

    Saludos

  3. Pepa

     /  27 septiembre 2012

    Portugal no es Espanha. Ellos no quieren unirse a Espanha, con toda la razon. Es mas, a los portugueses no les gusta, en general, nuestro pais mas alla de Galicia, asi que eso de la unificacion…Aprendamos de los portugueses que tienen mucho que ensenhar, pero dejemoslos tranquilos.
    Y si, ya se que Saramago es portugues.

  4. Como bien dice el amigo Red Varón, en Portugal al dictador lo “mataron” los propios militares en una revolución que en lugar de balas tenía claveles. El nuestro murió en la cama de dónde fue directamente al infierno acompañado por su “mado derecha” Carrero Blanco. Pero nos dejó la caspa. el fascismo del ejército y de la policía bien instalada. Se empeñan cada día más en hacernos ver “el buenismo” de la academia de policía, pero nadie dice que la primera prueba que es la de la democracia se la saltan por el aire. Nunca se puede generalizar, pero no puede ser casualidad que de nueve policías que conozco, ninguno crea que están para salvaguardar al ciudadano y si al gobierno de turno. No puede ser casualidad que los nueve voten al PP, ni puede sar casualidad que cinco de los nueve no crean en las autonomías, piensen que España debe ser una y que es mejor que cualquier otro lugar del mundo y tampoco puede ser casualidad que cuatro de los cinco sean partidarios de la violencia (dependiendo del caso, dicen ellos). Tampoco puede ser casualidad que ninguno tenga estudios superiores, que seis no tengan ni bachiller y que todos, absolutamente todos padezcan de “ardor guerrero” y procedan de familias de militares o guardias civiles.
    Con estos maderos no se puede construir una casa democrática. Mientras en portugal defienden al pueblo, aquí defienden a los urmangarines de turno.
    Comparar a la policía portuguesa o al ejército con el español es como comparar a Gengis Kan con Viriato.

    Salud, lucha y calle, ¡que el miedo no nos atenace!
    http://celeming.wordpress.com

  5. Buena reflexión. Movimientos como el 25S/26S demuestran, sin embargo, que es posible resistir, contestar y propones. Veremos.

  6. none_0

     /  27 septiembre 2012

    Reblogged this on designdcl.

  7. erre2de2

     /  27 septiembre 2012

    Las fuerzas y cuerpo de seguridad en este pais son un problema sin resolver. No lo digo por sus miembros (entre los que hay energumenos como en cualquier colectivo) sino mas bien por sus mandos y por los politiquillos de tres al cuarto que dictan las directrices cuando no dan ordenes directas.
    Da, efectivamente, mucho miedo observar el ardor guerrero con el que se han repartido porrazos a diestro y siniestro. Y da tambien cierta vergüenza ver como se otorga la categoria de horda sedienta de sangre a un grupo de ciudadanos entre los que habra, seguro, unos cuantos energumenos.
    Creemos estar en un pais civilizado y lo cierto es que estamos mas cerca de lo que pensamos de ser una republica bananera. Si al menos tuvieramos mas a mano el Caribe ………

  8. Rebelión

     /  27 septiembre 2012

    En España,Portugal y en toda Europa padecemos un sistema económico que es una auténtica dictadura,un régimen económico totalitario basado en la explotación de la clase trabajadora para enriquecer a una pequeña élite de banqueros privados,grandes patronos y empresas transnacionales.Este régimen tiene un nombre y se llama capitalismo.En otros momentos hablé de la Deudocracia,pero hoy quiero ampliar la crítica al capitalismo en sí.

    No podemos seguir negando la lucha de clases por más tiempo,como tampoco nos debemos centrar en la denuncia a los bancos privados y al capital financiero.Es verdaderamente escandaloso que nuestros impuestos,los que deberían ir a nuestra sanidad pública,a nuestra educación pública y a nuestros servicios sociales públicos,se tiren en pagar los llamados “intereses de la deuda”,un pago usurero e inmoral que,por cierto,proviene de nuestro trabajo y tiempo,convirtiendose los banqueros privados en succionadores,parásitos y bandidos.Pero como digo,la crítica al régimen capitalista no debería quedarse ahí.

    Las empresas privadas,en España,en Portugal y en todos los sitios,con sus relaciones sociales de producción y explotación al trabajador no son una cuestión menor.La competitividad entre las empresas privadas,conllevan un negro panorama para los trabajadores,le proletarizan,le trituran,le quitan los pocos derechos laborales que se habían conseguido y si el obrero abre la boca para quejarse le tiran a la calle como si fuera escoria.Sé de lo que hablo.
    Las reformas laborales se han convertido en un completo ataque para la clase trabajadora.

    El capitalismo ha utilizado la propia “crisis” creada por el régimen para someternos a la clase trabajadora.Los principales golpes se han centrado precisamente en las relaciones laborales,salariales,en los despidos,en las pensiones y en la criminalización de los sindicatos.Los principales sacrificados por los recortes son los trabajadores.La llamada clase media que vaya espabilando,acaba de darse cuenta que son clase trabajadora y no burguesía como ellos creían.

    Es necesario desenmascarar y denunciar el montaje negador de la clase trabajadora y reorientar las manifestaciones hacia la lucha de clases para acabar con el capitalismo y poner en marcha un proyecto de revolución social con un horizonte de socialismo.Y cuando digo socialismo no me estoy refiriendo al Psoe precisamente,pues es un partido burgués y de derechas,y,ni son socialistas ni luchan por los obreros.Salta a la vista cuando Felipe González privatiza todo lo que privatiza y luego se va a Gas Natural de asesor,por ejemplo.

    En resumen,HAY QUE DERRIBAR EL CAPITALISMO protagonizando las luchas y defendiendo nuestra identidad de clase,como hicieron los mineros magníficamente el verano pasado.Ellos no utilizaron el interclasista “ciudadanos”.Ellos sabían lo que eran y no se avergonzaron de llamarse “trabajadores”.

    Un abrazo.

  9. Dudoso

     /  27 septiembre 2012

    Os dejo un extracto del artículo “Saboteadores de ideales” de A.G. Trevijano, publicado en El Mundo el 29 de julio de 1996… creo que define el marco político de España de forma bastante coherente y realista, por desgracia:
    “… La naturaleza de un régimen sólo se conoce cuando se ha percibido la clase de espíritu civil que anima las formas jurídicas en el Gobierno y la jerarquía de valores en la sociedad. El espíritu de la Transición, el que embarazó al reino de un partido para dar a luz la Monarquía de varios, no fue el de la libertad, sino el de la reconciliación. No el del respeto a las ideas o creencias minoritarias, sino el de la despectiva tolerancia. No el de la potestad de la sociedad, sino el de la autoridad del Estado. No el de la apertura mental, sino el del consenso. No el de la distribución del poder por la libertad, sino el del secreto reparto entre poderosos. No el de la libertad de expresión, sino el del pacto de silencio. No el de la confianza en el porvenir, sino el del miedo al pasado. No el de la producción económica, sino
    el de la especulación. No el de la distribución de la riqueza por trabajo e inversión, sino por la prevaricación de funcionarios. No el de la descentralización y desconcentración del poder estatal, sino el de la centralización y concentración de poderes autónomos. No el de la cultura sin adjetivos, sino el de la posmodernidad. ¿Cómo extrañarse de que el fruto político de este espíritu civil, cobarde y corrompido, sea un régimen de cobardía y de corrupción? A esto llaman democracia los saboteadores de ideales..”

    Saludos y un abrazo a todos!

  10. Trancos

     /  27 septiembre 2012

    Constantino lo recita muy bien, pero el texto es de Leonard Cohen. Me lo han pasado y me ha gustado. Por eso os lo pongo.

  11. CARLOS

     /  27 septiembre 2012

    Y yo oyendo el video de Belem llorando como un niño a mis sesenta y cinco años,¡lastima de un Salgueiro Maia , uno solo , entre todo el fascismo militar de este pais. Murió de cancer sin aceptar un puesto en la administración o en una embajada, que le ofrecieron repetidas veces.

  12. Paloma

     /  27 septiembre 2012

    Gracias, Rosa. No puedo estar más de acuerdo. Portugal me es muy querido y voy con bastante frecuencia. A veces, la actitud soberbia de otros visitantes españoles me llena de vergüenza (e incluso de indignación. En fin…).

    La última vez que estuve fue en los días previos las manifestaciones que tan emotivamente ilustra el vídeo de Belém. El lema “queremos de volta as nossas vidas” me parece un resumen impecable, una reivindicación basada en la pura dignidad, y en mi opinión caracteriza muy bien a la ciudadanía portuguesa. Que nos devuelvan nuestras vidas, ni más ni menos.

    Como decía la canción, “Menos mal que nos queda Portugal”.

  13. Marisa

     /  28 septiembre 2012

    En Portugal todos están unidos en la misma causa, en España siempre hay dos frentes enfrentados entre sí, y valga la redundancia. Aqui siempre nos echamos la mierda unos a otros y somos incapaces de portar la misma bandera. Ya se sabe….. divide y vencerás. Todos lo sabemos, y en la desconfianza se aloja el miedo. Cuando dejemos de meter el dedito en la herida del otro….. conseguiremos ser uno. Enhorabuena Portugal….. lo vais consiguiendo…..sois un solo corazon.

  14. Gustavo Balcells

     /  28 septiembre 2012

    Aunque lejos, me solidarizo por la implantación de un nuevo orden social con Justicia; siendo mexicano seguimos esperando acá por el despertar faltante de consciencia social, como la poseen vosotros; ni un paso atrás . . . .

  1. El año que viene… « Pixelando
  2. España no es Portugal | La Cebolla
  3. Saluditos del 05 de octubre de 2012 « saluditos
A %d blogueros les gusta esto: