Hay tantas Españas…

Hay una España que vive en los grandes centros de consumo. Una voz metálica de fondo les habla de la vuelta al cole, de la nueva temporada, de los pantalones ajustados, de los tonos rojo y gris, o rosa, o blanco y negro, de las ofertas del supermercado. En las pausas, música. Más o menos estridente o placentera según el nivel adquisitivo de los clientes. Parecen pensar que quienes acuden a centros baratos prefieren la chabacanería. Esta España se pasea entre inalcanzables relojes y trajes de marca o entre más asequibles pintalabios que satisfagan el gozo de comprar. Algunos, si no los ven, los roban. Y sus ciudadanos salen del recinto, pero siguen viviendo en el centro comercial que ahora les da cuenta de la gripe A, B o C, de que tienen que lavarse las manos, de que hay crisis, de unos cuantos accidentes y otros tantos sucesos. De los avatares de unos ídolos que podrían figurar en las estanterías de los comercios chinos de todo a un euro, que los harán sentirse superiores y en el fondo los invitarán a emularlos para ganar el dinero fácil. No suelen explicarles los porqués de todo ello, ya están políticos y expertos para dar su versión a gotas medidas. Siguen caminando entre luces frías, pocas salidas accesibles, y la voz impersonal que anuncia en reclamo adonde deberían dirigirse.

Hay otra España que desarrolla su existencia en un hormiguero. Trabaja. Sale de expedición y busca alimentos y cuanto precisa. Suele marchar en fila reglada, pero a veces se escapa y explora. Cuando encuentra un impedimento, reacciona buscando nuevas rutas. Cuida su refugio, clasifica. Cree que sus tareas son en bien de la colectividad aunque algún zángano desbarate los propósitos de la mayoría. El hormiguero es su hábitat, pero también sale a aspirar los olores de la vida y corta flores para su morada. Canta, si puede, como la cigarra. Y ama —desde la obrera a la reina, del macho fértil al soldado— instigada por sus poderosas feromonas.

Una más que zozobra abducida por la prisa. No sabe cómo, está embarcada en una lancha rápida sin timonel. Achica agua de las fugas si navega, trepa al palo de la vela supletoria, friega los suelos de la cubierta, cocina en un fogón lo que haya. Sin pausa, ni tiempo para reflexionar. Salta a trompicones cuando la barca camina en tierra. Se ahoga, respira. Y no siempre cobra.

Hay otra España que grita. Reside en un cuadrilátero de boxeo. Con toros que cruzan el ring y piezas de caza que hay que abatir. Buena parte de los contendientes fuman y beben sin control y aporrean a quienes intentan impedirlo. Desacreditan y rechazan a quienes no son como ellos. Se asoman a las cuerdas para vociferar que han de ser penalizados y apartados de la colectividad quienes usen su libertad y su criterio. Todos son hombres, hasta las mujeres. La virilidad extrema los caracteriza.

La quinta reside en España y en muchos otros lugares del mundo. Participa de buena parte de las que anteceden cuando le place porque le asisten todos los derechos. Deposita sus pertenencias en una o varias casas o urbanizaciones de lujo. Ellos las utilizan para dormir buena parte de las noches del año, no todas, y en los fines de semana si no viajan. Ellas entre tanto se entregan a cuidar de su cuerpo, de su cara, de su pelo, de su atuendo… Su mayor guía y en ocasiones tirano: la báscula, eje primordial de sus conversaciones. Las más comprometidas con la sociedad prestan apoyo a alguna asociación humanitaria, de habitual, católica. Ellos traen mucho dinero a las cuentas corrientes y más de una vez eligen la belleza verdadera como distracción. Absolutamente prescindibles, reliquias de un pasado que se resiste a morir.

La sexta España —y puede haber muchas más— solía llorar para alumbrar una vida nueva. Se albergaba en un paritorio. Llevaba siglos allí. Siempre en el crudo momento de las contracciones, las entrañas desgarradas, que, en circunstancias normales, se olvidan por completo con la venturosa llegada del hijo ansiado. Ésta apenas ha llegado a verle asomar la cabeza, pero el bebé que se sueña fuerte y sano se hace esperar. Muchos españoles lo aguardan desde el fondo de la historia. Antonio Machado, por ejemplo, aún debe hacerlo desde su exilio mortuorio francés, en el que —al menos— nunca faltan flores. En 1913, harto de la “España de charanga y pandereta, cerrado y sacristía”, creyó ver nacer ¡ya! otra: la “del cincel y de la maza”, la “España de la rabia y de la idea”. Quizá sí estaba, quizás ya es un ser real y con futuro.

(De “La energía liberada” de Rosa María Artal)

¿O no?

Anuncios
Entrada siguiente

14 comentarios

  1. Magnífico. ¡Bravo!

  2. Admirable, querida Rosa. Cada cual identificará en qué España habita, pero nadie tendrá duda de la que habitas tu.
    Un abrazo

  3. Ay,perdon!! Que no había reparado en “doña Cateyana de Alba” ¡mis disculpas! 😦

  4. Lo pero de todo Rosa, es que la España del Centro Comercial quiere parecerse a toda casta a la que vive en la urbanizaciones de lujo y por eso, pasa olímpicamente de las otras españas, ve con malos ojos a la que quiere resurgir en una vida nueva y no sabe quién fue Machado, y lo que es pero, tampoco le importa.
    Esa España, es la que se abduce con la Televisión, la que admira a Belen Esteban y la que nos está helando el corazón.
    Se comporta irreflexivamente, defrauda cuanto puede y exige que el estado le de aquello que no tiene.
    Machado decía que había dos Españas y que una nos helaría el corazón. Cuantas más Españas, menos posiblidades de que la que está esperando a renacer como semilla en el desierto esperando a que llueva, acabe germinando. A la España del hollidays le interesa fomentar la de los hipermercados. Porque entre los hiper, el fútbol y la misa, ya tienen entretenidos a los acólitos y por tanto en stand-by a los que necesitamos resurgir de las cenizas de las otras Españas.

    Salud y gracias por abrir nuestras mentes.
    http://celeming.wordpress.com

  5. Lo peor…

  6. Perdón por el comentario lleno de errores disléxicos. Las horas y el cansancio hacen estragos. Si pudiera usted corregirlo, se lo agradecería.

  7. ana alfonso

     /  26 abril 2012

    Hola a tod@s.
    A mi la España de las grandes superficies centros comerciales,etc me deprime (os de lujo no los he visto.) ,veo claramente como se explota a la gente con salarios bajos y luego por el consumo. Veo a la gente con cara de felicidad, pero su angustia estará al llegar a casa, alguien me dijo que solo era feliz el día que iba a comprar …
    Supongo que la mayoría pertenecemos al hormiguero y gracias por no utilizar otra palabra.
    En este blog tod@s deseamos la de Machado. Porcierto ¿qué será que en España Siempre hemos de volver al 98. al Regeneracionismo? . incluso escuché en la 1ª Legislatura del Psoe hablar a Alfonso Guerra de la ética de Antonio Machado ¿ Alguna vez nos hemos regenerado?
    la España del cuadrilátero…. tan viril… decían que era bueno que la mujer llegara a la política , que pondría su visión de feminidad y cambiarían las cosas. ¡otro chasco!.
    Un abrazo.

  8. ana alfonso

     /  27 abril 2012

    perdon, otra vez yo.
    ¿Seguirá Guerra hablando de Machado?.

  9. Rebelión

     /  27 abril 2012

    1.La España del centro comercial.Apenas la conozco,no me gusta y por eso no voy.Lo que sí puedo constatar es que estos centros comerciales me producen tristeza y casi hasta depresión,los encuentro vacíos por muchas cosas que tengan o por mucha gente que vaya.Es aterrador que la gente crea que la felicidad es pasarse la tarde de compras,engullendo hamburguesas o pizza y tragándose caloríficos refrescos de cola.No creo en ese modelo estadounidense.Me abruma.
    2.La España del hormiguero.Funciona mientras tienes trabajo y vas de la cama al curro y del curro a la cama.Esa fue mi experiencia en una fábrica.El dolor de espalda no me dejaba vivir.Siempre estaba distímico y no me sentia valorado.Era una pieza más de la cadena de montaje.Estaba cosificado.No existia como ser humano.Era un simple número.
    3.La España de la prisa.Esa prisa es buena para no pensar,si te paras corres el peligro de reflexionar sobre tu vida y la de los demás.Esto es muy peligroso para el sistema.Hay que evadirse y olvidar que estas atrapado en mátrix.
    4.La España brutal.¿Los toros…cultura? ¿Cuando vamos a reconocer que es maltrato animal? ¿Cuando los toreros van a ir a la carcel? Otro día hablaremos de las matanzas de animales del señor monarca.Un sólo elefante vale más y tiene más dignidad y majestuosidad que 20 borbones.
    Por cierto,ni bebo,ni fumo,ni pego gritos.Debo ser muy aburrido.

  10. Rebelión

     /  27 abril 2012

    5.La España de la élite.Recomiendo una película que se titulaba La Zona,me parece que era mexicana.Otra similar era las viudas de los jueves.Gran parte de esta élite financiera,bancaria y política vive en urbanizaciones de lujo inaccesibles para los pobres mortales.Estos ejemplos también los encontramos en el deporte mediático.Cristiano Ronaldo,por ejemplo,vive en La Finca,una super urbanización de lujo situada detrás de la Casa de Campo.David Rockefeller,la jefa del FMI y similares no se dónde residen o cuantas propiedades poseen pero no los he visto por mi pueblo.También mi pueblo es muy aburrido.
    Y 6.EL PUEBLO.La ciudadania.La mayor parte de la población española,europea y mundial.Nosotros.Bueno,no estamos todos.Algunos de nuestros convecinos siguen abducidos por mátrix,repitiendo como papagayos los discursos de Interlobotomia (sin pensarlos,sin actitud crítica,rindiéndose y claudicando) o enganchados al jurgol o al cura motero y “enrrollaó” del gran hermano.Nuestra misión en la vida es sacarles de mátrix aunque no se dejen.Les necesitamos a todos ellos.Hay que rebelarse.Hay que destruir mátrix.
    Nota:Nos vemos todos del 12 al 15 de mayo en la Puerta del Sol de Madrid.No hay que tener miedo.Somos ciudadanxs,no terroristas! EL PUEBLO UNIDO JAMÁS SERÁ VENCIDO!

  11. julio

     /  27 abril 2012

    Tal vez podría añadirse una 7ª España: la de los parásitos de la política. En este país hay unos 450.000 políticos metidos en la Administración por la jeta; 300.000 más que en Alemania (con el doble de población) y el doble que ¡en Italia! Está muy claro que una buena limpia en este puerto de Arrebatacapas haría innecesarios los recortes sociales que está habiendo.
    Ahora sé que esto no tiene arreglo, porque los políticos, esos forajidos, no van a reducir los puestos que tienen para repartirse.

  12. francisco gomez

     /  27 abril 2012

    De momento a la señora alemana que manda en España, ya le ha dicho el próximo presidente francés que tururú y yo no creo que sea lo mismo Hollande que Rajoy y sus políticas económicas y decir que son iguales es hacerle el caldo gordo a la extrema derecha. Estos pájaros son unos cara duras hoy mismo el que trabajaba en el banco toxico que ayudo a meternos en este agujero negro del capitalismo salvaje, para decirnos que nos subirá el IVA nos ha largado un rollo que no se lo cree, ni él .El de la Generalitat valenciana que hoy mismo nos ha largado el rollo de que van a racionalizar el gasto en sanidad y en las empresas publicas y que serán un ejemplo para el resto de autonomías. La ministra que tenia un marido que llegaba con cochazos y ella no preguntaba de donde había salido el dinero para comprarlo, nos mete un decretazo en la sanidad y ella calladita y sin decirnos que nos está metiendo un repago en la sanidad. ¿Que institución privada no se ha visto mermada en sus ingresos? Se tienen que ir por inútiles é ineptos, dejarán esto como un desierto, no podemos permitirles que sigan incumpliendo su programa electoral y que sigan hablando de herencia cuando ellos en sus autonomías y ayuntamientos han hecho la mayor parte del agujero negro. Debemos protestar y mostrar nuestro desacuerdo en foros y en el circulo más próximo a nosotros, no podemos permitirnos que nos coman el coco con una política de información falsa y embustera y apadrinada por rufianes que se denomina informadores y lo que son es una colección de bellacos, chupópteros y abrazafarolas

    Saludos Paco

  13. javier

     /  28 abril 2012

    Escribo este comentario mientras escucho por radio un programa dedicado a Picaso en la conmemoración del cumpleaños del Guernica, símbolo de las nefastas Españas de antes y también de ahora. “Nuestros” gobernantes nos engañan ahora como antes la propaganda fascista ocultaba la verdad sobre el bombardeo de Guernica. Este país, siempre en manos de los mismos, negando la verdad e incriminando a los que quieren que la verdad prevalezca, nunca cambiará. Lejos de aprender de sus errores, los entierra, los tergiversa y los vuelve a cometer.
    Los que ya empezamos a no tener nada que perder,los que hemos estados en la calle y en las plazas alzando nuestras voces y no hemos votado, tenemos que ver con impotencia como no sirve de mucho o de nada. Los que tenemos que pagar impuestos con intereses a hacienda sin tener trabajo, ahorros, ni ninguna ayuda social ¿ Que tenemos que hacer? Suicidarnos como el Sr, Griego o el chico de Túnez.
    No tengo vocación de mártir pero seguiré en la lucha social ahora más que nunca con el objetivo claro de quebrar el sistema que intenta quebrarme a mi.

A %d blogueros les gusta esto: