Razón (y pasión) frente a emoción

Estamos llegando a tal nivel de insensibilización que Moody´s nos rebaja la nota dos escalones, dejándonos a las puertas de la basura, del rescate y la penuria social, y ya ni abre informativos, y lo que es aún más curioso: no baja la bolsa. El nuevo hachazo de las agencias de descalificación privadas norteamericanas, llega cuando un prohombre del PP, Luis De Guindos  –llamado a altos destinos en la gestión económica- patina en 3D al decir dos días antes: «Los mercados ya descuentan que el Gobierno será del PP». Por eso nos habían dejado tranquilos, hasta que han decidido no dejarnos tranquilos. Si Rajoy va a encomendar a Dios su política, De Guindos no tiene precio como profeta. Por cierto, De Guindos fue el último Presidente de la quebrada Lehman Brothers en España, el derrumbe con el que se inició la crisis financiera en 2008.

Nada nos inmuta. La víscera en las noticias, y poco más. Los periódicos destacan cómo Rajoy toma ya las riendas de nuestro futuro con gran responsabilidad: “Rajoy advierte a Zapatero que España se juega su futuro el domingo en Bruselas (y le llama a defender a España)” y yo traduzco: «Rajoy llama a Zapatero para que defienda a España de su política (la del PPE) en Bruselas».

Grecia, huelga de basureros. No es Madrid en su vida cotidiana aunque lo parezca.

En Grecia siguen huelga tras huelga sin éxito. Así tienen las calles por la que llevan a cabo quienes recogen las basuras. Un aspecto parecido al de Madrid donde, además de no estar en huelga, pagamos un doble y caro impuesto por este servicio. Éste es el PP que nos viene por los cuatro costados del poder. Por no hablar de corrupciones y despilfarros.

En una intensa jornada que daría para mucho (no os digo más que, por destacar lo anecdótico, Gordon Brown me dijo Hello con una sonrisa a mí y solo a mí) , ayer lo concluí escuchando al ex ministro socialista Jordi Sevilla. Y fue un bálsamo al que me gustaría recurrir tantas veces como pueda.

Ha publicado un breve panfleto titulado “Para desbloquear España” en una editorial universitaria. Propugna el debate de las ideas para huir del pensamiento único. Y el consenso. Del #15M destaca precisamente los acuerdos por consenso, el pedir más democracia. Hechos únicos en las manifestaciones populares. Cree que se confunden sin embargo al decir “No nos representan” salvo que signifique… “No nos representan… porque no resuelven los problemas”. Y así es, creo. Ahora la política “no resuelve”, explica Sevilla.

¿Qué está fallando? “No es un problema de personas, sino del sistema”, dice. Y es anterior a la crisis. Desde la llegada de Aznar y seguida por Zapatero, se practica una política de mayorías que Esperanza Aguirre (como tantos otros) lleva en su ADN al decir: “En política se funciona por mayorías”. Jordi Sevilla piensa que por consenso, que hay asuntos en los que resulta imprescindible ponerse de acuerdo en favor del bien común. Primar lo que une en momentos críticos y dejar espacio a la discrepancia cuando se pueda.

Nuestro sistema electoral propicia esas mayorías y desemboca en que «el fin sea gobernar«, y que se priorice “ganar a hacer”. Con el voto fundamentalmente decidido de antemano, las intervenciones públicas de los políticos se dedican «a sujetar al votante propio y a disuadir por todos los medios al votante del contrario«. «No hay más que ver los telediarios del fin de semana«, apuntó con ironía. Por eso se apela a las emociones en las campañas electorales y –añado- en el ejercicio de la política y del periodismo mayoritario, cada día además. “La política no se hace con emoción, se hace con la razón. Y con pasión, que no es lo mismo que basándose en las emociones”. Lo comparto, la pasión es entrega voluntaria, luz, calor, la manipulación de las emociones apelar… a la rinrazón. Una visceralidad que espero no se contagie desde sectores minoritarios del #15M a todo el movimiento. 

Sutil diferencia entre la apatía y la moderación constructiva. Guardo mis gritos porque creo que muy pronto necesitaremos disooner de un gran acopio.

         

15 comentarios

  1. Miguel Ángel Cuesta (mcago)

     /  19 octubre 2011

    Me has hecho poner la carne de gallina. Yo sigo creyendo en la política,pero en otra política, con un sistema diferente, más participativo, que mire por el ciudadano y no por los mercados. Votaré el 20N, por supuesto. Los experimentos para otros momentos. Ahora no nos podemos permitir ese lujo.
    Y, aunque no soy Brown, Hello y una sonrisa sólo para ti.

  2. Miguel Ángel Cuesta (macgo)

     /  19 octubre 2011

    Perdón, pero el teclado me jugó una mala pasada: el alias es macgo

  3. Lo de las agencias independientes, dependientes de los mercados, creo que han tocado fondo. A los propios mercados, seguros como están de que el PP ganará las próximas elecciones confían en que podrán cobrar la deuda que compran. Eso dice mucho de estas agencias.

    Respecto a Jordi Sevilla y su conferencia, algunas cosas que, para mi habría que matizar. «El que no, que no nos representan» creo que significa precisamente eso. Lo cual no quiere decir que no hayan sido elegidos legítimamente. Pero cuando uno se presenta a las elecciones con un programa electoral, digamos de 20 puntos, y en 19 no sólo no cumple lo prometido, sin que hace todo lo contrario, ¿a quién está representando?. El voto cada cuatro años, no debería ser un cheque en blanco. No debería ser la escusa para hacer de cada capa un sayo. Los programas electorales, deberían ser lo que la publicidad al mercado. Tu no puedes publicitar que vendes coches a 1000 euros y luego venderlos a 6000. En política, los programas deberían ser contratos. Y si hay que hacer algo contrario a lo expuesto en el programa habrá que someterlo a votación.

    Y en cuanto a la representaividad y las mayorías, el sistema electoral español se hizo a imagen y semejanza del americano, para fomentar el bipartidismo. Hoy por hoy, es muy difícil que nadie pueda «entrar» en el sistema por la puerta grande. El caso de IU es el más representativo, pero no el único. No es democrático que 1 millón de votantes tengan sólo cinco representantes. Como tampoco lo es que si se abstuvieran el 70% de los votantes, las elecciones serían igual de legales y el partido ganador podría tener mayoría absoluta con un 18% de confianza de los ciudadanos.

    Se trata no sólo de cambiar la ley electoral sino de que los diputados sean representantes de los ciudadanos y no de los partidos. Se trata de que ninguna elección sea válida si tiene un 40% de abstención (o un 50). Se trata en definitiva de que a los representantes se les pueda pedir cuentas de sus actuaciones y de que voten a favor de sus electores y no de sus partidos.

    Salud, y perdón por la extensión del comentario.
    http://celeming.wordpress.com

  4. pedro

     /  19 octubre 2011

    http://www.marilungo.com/gall02cartoon_marco_marilungo/marilungo/0012f.html

    Pienso (no doy nada por definitivo ni absoluto) que es cierto que hay «gente que duerme» todavía y que le molesta ese «ruido» que significa opinar algo distinto, hacer algo distinto (no confundir con esperado o no esperado) …. Sigo estando de acuerdo con Gramsci …

    Sigo pensando que no se construye la sociedad (se cambian los hábitos, somos animales de costumbres) en dos años de movilizaciones masivas (nunca dejaron de existir … pero no se veían).

    Recuerdo frases de mi «organización», sobre otro tema pero también social, en las que se incitaba a hacer visible lo invisible. Y para eso hay que llegar a los rincones, a los ojos, los oídos … pero sobre todo a los corazones y las voluntades de las mayorías.

    Estando parcialmente de acuerdo con los principios de Zygmunt Bauman sobre su «modernidad líquida» (http://politica.elpais.com/politica/2011/10/17/actualidad/1318808156_278372.html), es cierto que la concreción del movimiento será efectiva cuando el «hacer» sea el objetivo, y vuelva a ser el principio básico de la política. Pero sobre todo sí quiero expresar que en ningún momento «todos son iguales» …

    Rosa, el papel de los Medios Públicos (en el absoluto sentido público como principio de servicio fundamental) es primordial. Y TODOS piden la desaparición de los mismos.

    Te invito a la jornada que se celebra mañana en Sevilla.

    Gracias

  5. Es que lo que tenemos, con todos los respetos, no es una democracia, es un engañabobos. Como en el régimen anterior, de quien es hija, «todo está atado y bien atado», lo que pasa es que se han cambiado las cuerdas y los nudos. En el régimen anterior, también se votaba -a candidatos del Movimiento- que lógicamente diferían poco entre sí. Hoy la ley electoral nos conduce a tener que votar al PP o al PSOE, que resulta que acaban defendiendo más o menos lo mismo. En el fondo hay un solo partido el PPSOE sucesor del Glorioso Movimiento Nacional. Antes no había más narices ahora se nos dice que sí , que las hay, pero la ley electoral te hace pensar que si votas a un partido minooritario has tirado el voto.
    Otra cosa, el programa que nos presentan los partidos es un diseño de marketing para cazar a los pocos incautos que se lo leen: Más servicios, menos impuestos.. y demás contradicciones, diseñadas en base de las pasiones del votante.
    En el fondo votamos en contra. Un ventirantos por ciento vota «contra los rojos» (es que los siguen llamando así y otro ventitantos por ciento vota contra el «fascismo» y luego hay una mas inerte que vota en contra del partido que gobierna al cabo de dos legislaturas.
    D. Alberto (Einstein) decía que la mayor estupidez es seguir haciendo lo mismo de siempre si se quieren cambiar las cosas (o algo parecido).
    Los que estamos en desacuerdo con el sistema tendríamos que centrar nuestros votos en un partido minoritario que tenga ciertas opciones de crecer de esta manera dentro de la cámara de diputados. El PSOE ya no es la izquierda o el progresismo o como se le quiera llamar. Si votamos a los mismos tendremos doble ración de lo mismo, o peor , ya que la situación cada día degenera más y el PP no va a solucionar nada (aparte de los negocios de quienes lo apoyan)
    Hay que cambiar todo esto que nos ha traído hasta aquí… o esperar a que colapse… y entonces las cosas cambiarán pero de muy malos modos.
    Perdón por el rollo

  6. Pepa

     /  19 octubre 2011

    Off-topic: La BBC emitió ayer un documental sobre los niños robados en España:

    http://www.bbc.co.uk/programmes/b016d7hz

    Mientras los ingleses flipan preguntándose cómo no ha habido ninguna investigación al respecto y cómo es que el estado español no ha pedido perdón por lo sucedido, nosotros miramos hacia otro lado y nuestros políticos lo ignoran.

  7. Vayamos por partes, ya que el artículo de Rosa maría se las trae, por la variedad y profundidad del contexto.

    En primer lugar, el 90%-aproximadamente- de la recaudación del IRPF, provienen de las rentas del trabajo. Estas han caído casi un 10% desde el año 1.995. Sin una estructura fiscal acorde con los tiempos que corren, ya comenzamos mal el cambio del Sistema que todos preconizan.

    En segundo lugar, hay que cambiar el sistema impositivo de las rentas mas altas. aumentando el porcentaje impositivo hasta el 50% y partiendo de una base aproximada sobre los 200.000 euros anuales-personalmente, incluiría los ingresos «en especies», en este capítulo-.

    En tercer lugar, gravar los bienes de lujo que excedan de los parámetros normales. Si las propiedades las ostentan Sociedades; que sean ellas quienes las paguen-hay muchos de estos bienes, «disimulados» en este capítulo.

    En cuarto lugar, rebajar el tipo impositivo de la S.S. a las PYME y Autónomos…siempre que contraten a algún nuevo empleado. Hasta me atrevería a ofrecer una subvención a esta parte tan importante del empresariado-son casi el 80% del motor de la contratación-, por activar nuevos puestos de trabajo.

    En quinto lugar, reformar el sistema de cotización de PYME y Autónomos. No es concebible que una empresa que solo gane 10.000 euros al año, tenga una base de cotización en la misma medida que otra que ofrece 10 millones de euros de beneficio.Estas últimas, deberían aplicar un 10% a crear nuevos puestos de trabajo y/o, a invertir en I+D+i-deberá estudiarse una desgravación a quienes apliquen esta medida-.

    En sexto lugar, perseguir fiscalmente con mayor plantilla de funcionarios y un sistema operativo mas eficiente y actualizado para aflorar el llamado «empleo sumergido»-se calcula sobre un 20/25% esta clase de empleo-. Se que esto molesta a los anarquistas, pero el bien común, está por encima del bien privado.

    Si esto se hiciere, en una segunda fase, se deberían de reformar el sistema electoral-con listas abiertas-; así como un nuevo sistema electoral, en donde cada persona sea un voto. De ese modo, se abriría el abanico a partidos con menores medios económicos para poder participar políticamente en las elecciones.

    P.D.: Como veréis, a mi no me ha dado clases en dos tardes mi paisano, D. Jordi Sevilla Segura,..pero tengo sentido común. Os dejo un vídeo en donde el inmenso Pavarotti nos pide que NADIE SE DUERMA. Como dice un castizo refrán…»Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente».¡Bon día!.:

  8. Otro gran trabajo, Rosa. Volveré a releerlo tantas veces como me sea necesario.
    Imprescindible
    Saludos a tod@s

  9. julio

     /  19 octubre 2011

    ¿Para cuándo agencias de calificación europeas que juzguen a los americanos?

  10. Primero a Rafael Aparisi: hoy me gustaría ponerte dos positivos, uno por el escrito que comparto casi completamente (me falla ese pequeño guiño a J. Sevilla) y el otro positivo por la canción, ¡que nadie duerma!…o quizás, qué todos despertemos.
    Lamento que J. Sevilla no sea de mi agrado. Estuvo ahí, y no cambió nada, ni nada deninció.
    Sigue queriendo inculcar la política de poner la otra mejilla, cada vez que habla dice algo al respecto…, bueno, a mí me parece que es un hombre del sistema, que no quiere reformarlo, quiere un toque de pintura para disimularlo y que, otra vez Lampedusa , todo se cambie para que no cambie nada. Como no le conozco, ni prácticamente le sigo, hablo de las sensaciones que me produce cuando le leo. Si alguien ha leído algo de él, algo serio, contrastado, no esos ejercicios de autopublicidad a los que nos tienen acostumbrados, y que contradiga mi percepción, me gustaría que me pasase la referencia para, si fuese necesario, rectificar.

  11. Para Zana…Muchas gracias Zana por esos dos puntos que me otorgas. Solo he señalado algunos apuntes que creo necesarios para que este motor en «estanflación»-estancamiento+inflación-, comience a andar de una vez. Por supuesto que faltan apreciaciones sobre como «poner en valor» este País que padece de dos enfermedades ya casi crónicas…elefantiasis y fagocitosis en su Sistema administrativo.

    Mejor no hablar de las duplicidades entre diferentes organismos y empresas públicas que casi siempre están en pérdidas en sus balances…etc…Por ejemplo, para montar una empresa…pasan meses, y como se les ocurra montar delegaciones/sucursales en otras Autonomías…mas papeleo y otras tantas regulaciones diferentes.¡Freno sobre freno!. Pero no es mi Blog y sería muy extenso.

    Por otra parte, hice un guiño de D. Jordi Sevilla Segura, porque la propietaria de este Blog, inició un comentario aludiéndolo. Personalmente, lo considero muy inteligente, pero le falta «chispa» para tomar decisiones de guerra en el estado de guerra económico/social en la que se encuentra nuestro País. Es solo una humilde opinión personal.

    En cuanto a la música, gracias de nuevo. O nos ponemos en marcha o llegamos tarde..y nos dormimos como los camarones en un río, que viene muy bravo. Un abrazo.

  12. Sólo puedo añadir un apunte musical sobre «nuestro nivel de insensibilización»
    .
    Pink Floyd («The Wall») – Comfortably Numb (Comodamente INSENSIBLE). Subtitulada…
    .

  13. Trancos

     /  19 octubre 2011

    Se puede estar de acuerdo, en general, con el diagnóstico de amplio espectro de Sevilla. Pero a mí, hay dos afirmaciones que no me convencen:
    -“No es un problema de personas, sino del sistema”. Un sistema no es más que un cuerpo doctrinal, un conjunto de reglas y principios, una entelequia teórica y abstracta… si no hay detrás un número determinado de personas que lo crean, lo formulan, lo alientan, lo publicitan lo aceptan y/o lo imponen. Y este sistema no se sostendría sin un poder político y económico que lo apuntalen. No es un problema de sistema, sino un problema de personas. Por otro lado, se puede ser prosistema y antisistema (sin quemar coches ni apedrear escaparates ni ningún tipo de vilencia, no vaya a ser que se me malinterprete, que no está el horno pa bollos).
    -No es verdad que no haya habido consenso entre PP y PSOE. No lo ha habido en muchas cuestiones pero sí en muchas y fundamentales: consenso para reformar la Constitución en 4 días siguiendo el dictado de los mercaderes, consenso en segar la hierba bajo los pies de a todos los partidos minoritarios (sobre todo los de izquierda que pudieran recoger algunos restos del naufragio del PSOE) para establecer de facto un turno de partidos (los suyos) a lo Cánovas y Sagasta, consenso para autorizar lo del paraguas antimisiles sin encomendarse a dios ni al diablo, consenso para mantener sus prevendas y sus sueldos, consenso para que no sea suficiente devolver un piso hipotecado para saldar la hipoteca, consenso para meter la tijera al gasto social (se acusan unos a otros de ser más recortadores que ellos mismos, pero la realidad es que, si el PP ha recortado en Sanidad, Educación y servicios sociales en las comunidades donde gobierna (detrás está La Salgado achuchando a todo el mundo para la contención del gasto), el PSOE recortó antes el sueldo de los profesionales sobre cuyas espaldas se sustentan esos servicios… y muchas otras cosas cuya enumeración sería prolija. Y si esto no es consenso, que venga dios y lo vea (cuando tenga un rato libre de las tareas que le ha encomendado Rajoy)

  14. julio

     /  20 octubre 2011

    Muy de acuerdo con Trancos. A ver si ahora va a resultar que el psoe es la pobrecita violada inocente …etc.

  15. No sé si viene muy a cuento, pero en estos momentos quisiera reivindicar una película, JUAN NADIE de Frank Capra. Creo que a todos nos vendría bien volverla a ver (o verla por primera vez). ¿Podríamos decir que Juan Nadie es el precursos de los indignados? No lo sé, pero su discurso es de rabiosa actualidad. ¿Tan poco hemos cambiado en lo que se refiere a derechos humanos? Clarísimamente el progreso tecnológico va muy por delante.

A %d blogueros les gusta esto: