Mucho más que unos ingenuos regalos

Francisco Camps se sentará en el banquillo acusado de un delito de cohecho. Está acusado de haber recibido prendas de vestir de la trama Gürtel. El Juez instructor considera –y conviene recordarlo porque algún medio lo olvidó en la información inicial- que El propósito de los trajes era ganarse, con el agasajo, el favor de los obsequiados“.

   De regentar una agencia de viajes, Francisco Correa -el “presunto” cabecilla de la trama corrupta- pasó a mantener una treintena de casas ó 22 automóviles y 2 barcos. En esta “Biografía no autorizada de Correa”, Álvaro Llorca en el desaparecido Soitu, daba cuenta de algunos extremos: según el auto, “Correa daba instrucciones para realizar dádivas a funcionarios públicos, con el fin de obtener un provecho económico para él y el grupo que dirige o para conseguir la paralización de procedimientos sancionadores que afectan a su patrimonio”.  Al ser una información publicada cuando se destapó el caso –la memoria es indispensable en el periodismo-, resulta en extremo interesante ver los problemas del Juez Baltasar Garzón por haber iniciado su instrucción. Hoy el magistrado está suspendido.

 Lucía Méndez, una excelente periodista, contaba la historia de “El hombre que quería vivir como los pijos y a quien la diosa fortuna le hizo instalar su negocio cerca de la sede  nacional del PP en la calle Génova de Madrid. De esta forma Correa “se hizo un hueco en el partido a base de ofertar viajes a precios de saldo”. Después llegarían los contratos.

  Cada cuál puede sacar sus conclusiones sobre si los trajes fueron un ingenuo regalo. Por más que la corrupción pública –y como demuestra el sumario de Gürtel en la comunidad valenciana la hubo y en cantidades astronómicas- sea dinero que se roba al resto de los ciudadanos y, además, desde las instancias que menos deberían osar hacerlo, las que nos representan, en las que hemos depositado nuestra confianza: los gestores políticos. “La corrupción es incompatible con la democracia y, por tanto, aquella hiere gravemente a los propios fundamentos del sistema”, afirma Carlos Jiménez Villarejo, nuestro primer fiscal anticorrupción, en un documentado estudio en el que, entre otros, cita este párrafo de la obra “Corruzione e Democracia”, de dos auténticos expertos, el politólogo Yves Mény y la socióloga Donatella Della Porta: “la corrupción pone en peligro los valores mismos del sistema: la democracia es herida en el corazón; la corrupción sustituye el interés público por el privado, mina los fundamentos del Estado de Derecho, niega los principios de igualdad y de transparencia favoreciendo el acceso privilegiado y secreto de ciertos agentes a los recursos públicos“.

  Lo que reviste caracteres de extrema gravedad es que el PP, además, reitere que las urnas avalan a Camps. La portavoz de la Generalitat valenciana se ha apresurado a esgrimir ese argumento siguiendo la tónica de muchas otras declaraciones, incluidas las del propio Rajoy que se ha pronunciado varias veces en ese sentido. O la recién elegida alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, a pesar de estar imputada en otro chanchullo. Castedo dijo en su toma de posesión: ‘lo que las urnas han dicho no puede modificarse en otros lugares’.

 Alguien habrá de hacer ver al PP que los votos no bastan –sino todo lo contrario- para lavar delitos (de una “presunción” que hiede). No en un país democrático. Tajante y radicalmente es así: no en democracia. Las mayorías no están por encima de la Ley, como la aquiescencia de la grada no legitimaba el asesinato de los gladiadores en el circo romano. Y hacer llegar ese mensaje a todos los votantes de todos los presuntos corruptos.  No dejo de preguntarme también –e incluso me respondo altamente incómoda- qué hemos hecho mal al formar e informar a una sociedad con esa tolerancia y apoyo a la corrupción. El daño nos lo hacen a todos, a la democracia tan herida en estos tiempos por otros ataques. Que a nadie le extrañe el profundo hartazgo de la ciudadanía. Estamos absolutamente saturados de tanta inmundicia y no vamos a consentirla más.

Entrada siguiente

18 comentarios

  1. Víctor

     /  16 julio 2011

    Para ellos son cuatro trajes. Pero el monto de estos trajes (24 prendas para ser exactos) es de más de 14.000 €. Quizás para algunos sea una bagatela. Pero recordando que el sueldo más común en España es de 15.500 € (datos de la última Encuesta de Estructura Salarial del INE), lo que significan esos “cuatro trajes” es casi el monto total de lo que cobran la mayoría de los trabajadores en España en todo un año. Los que consideran escasa esta cifra están despreciando lo que constituye el esfuerzo de tantos para poder vivir con un mínimo de dignidad. Una prueba más de su sensibilidad.

  2. Ojalá no lo consintiéramos más, doña Rosa. Pero eso no está en las manos de quienes creemos así.

    En las últimas elecciones, mi madre, una religiosa conservadora, votó públicamente al PP (no escondió la procedencia de su voto en la mesa electoral). En casa, yo le eché en cara la corrupción de muchos miembros de ese partido, y ella respondió con “no todos”. No deseaba iniciar una discusión intentando rebatir esa postura, es mi madre, ya anciana, integrada desde niña en los valores católicos del franquismo, así que lo dejé correr.

    Si gran parte del bloque de votantes del PP permanece inamovible, caiga lo que caiga, esta democracia siempre fallará. No funciona el “voto de castigo”, ni el de los indecisos, ni el de los que reflexionan con matemáticas y sentimientos honestos y realistas, ni el de los pragmáticos que se basan en los objetivos conseguidos a lo largo de los últimos cuatro años independientemente de la ideología… Sólo los sentimentales, los emotivos, tienen la fuerza. Y ya sabemos todos qué fácil es manipular a los que se guían por esos impulsos, tanto a favor como en contra.

    Por cierto, me extraña mucho ver en su “Blogroll” un enlace a DemocracyNow y no ver otro a RedVoltaire… En fin, sus razones tendrá.

    Saludos.

  3. Rosa, de un post que publiqué hace tiempo, citando a Juan-Ramon Capella: “Resultan reveladores los nombres de las empresas implicadas en la trama de corrupción valenciana. La empresa principal del “empresario” Correa se llama Orange Market. En inglés, claro es, pero no se rompió la cabeza: Mercado Naranja, algo que va muy bien para Valencia. Encargaba los trajes regalados a Forever young, o sea, Joven para siempre, la eterna juventud que viste Francisco Camps. Y facturaba la cosa otra empresa llamada Easy concept, que puede traducirse de diversas maneras, como Idea fácil, por ejemplo. Y es que todo era muy fácil. Se comprende que el presidente de la Generalitat valenciana devolviera en cambio los trajes de Milano, sin anglicismo alguno, que le regalaron: el nombre de la empresa es anticuado, y la moda italiana, los Armani, la sigue hasta Arnaldo Otegi. La ropa de Camps revela que la ética y la estética van a veces en direcciones distintas. ¡Quién lo iba a decir!”
    Bueno, pues parece que lo podremos decir durante bastante tiempo… ¡Me gusta tu post!

  4. Choni

     /  16 julio 2011

    La tolerancia y apoyo a la corrupción se produce sobre todo en la derecha. El PP más que recibir castigo por parte de sus votantes parece encima que les premian.

  5. Erizo

     /  16 julio 2011

    Muy de acuerdo con Arturo Espada.

    Añado que la corrupción, lo llevo viendo desde hace 60 años, es ADMIRADA en ¡este país!:

    – “olé sus cojones, si yo pudiera haría lo mismo”, lo he oído miles de veces.

    Y lo que le duele a la mayoría, sí: la mayoría (¿recordáis el GAL, Filesa y otras lindezas?), es que el corrupto sea torpe y se deje descubrir (lo de condenar y devolver lo robado es otra cosa).

    Es lo que se puede esperar de una pseudodemocracia . Y en el montaje de la misma participaron tanto los franquistas como los falsos socialistas y acomodaticios comunistas (¡aquél Carrillo justificando la monarquía en los mítines de entonces …!, ¡y el Felipe traicionando la opción ruptura, mientras le gritaban en los mítines que querían un hijo suyo …!). Hay muchísima bibliografía rigurosa sobre el asunto, con datos, pelos y señales.

    Salud.

  6. julio

     /  16 julio 2011

    No todos los políticos son corruptos. Los hay que sólo son unos incompetentes. Y hay un tercer grupo, el de los que son las dos cosas a la vez. Y todos son iguales. Por eso, cuando se habla de las chorizadas del pp, echo mucho de menos que no se hable de las chorizadas del psoe, del cháves y sus Eres y sus hijos.

  7. No puedo entender cómo a estas alturas el PP sigue diciendo que confía en Camps, claro que yo soy de los que piensan que en estas cosas no sólo hay que ser honrado sino también parecerlo. Un tipo raro, al parecer.

  8. Soto

     /  16 julio 2011

    Hola,Rosa y amigos contertulios:
    Julio,ahora toca hablar de Camps ,pues toca en estos momentos ,porque judicialmente se requiere su presencia en el banquillo,no olvidemos la realidad.En el Psoe,a trancas y barrancas,se va dimitiendo,y, con Zapatero más …¿tambien se le niega esta cualidad? ¿ nos olvidamos de que Bermejo ,el Ministro de Justicia, dimitió( presionado por zapatero) de su cargo por cazar en el territorio de otra Comunidad en la cual no tenia el permiso de caza?.En este momento en el PP,unos defienden a Camps y su presidente guarda ( para él, tactico silencio) un vergonzoso y cobarde silencio anta la gente que defiende la verdaera democracia..¿esto que es ?.Esto no tiene nombre.y ahora ,a pesar de que soy muy critico con el PSOE, digo que en el Psoe,hubo gente que al subir al poder ,no supieron “metabolizarlo y se enlodaron”, en el PP ,por genetica propia se enlodan para conservar sus privilegios “adquiridos”,lo digo asi ,porque asi lo siento y lo percibo.Me puede la situación de Valencia,ya hace tiempo que lo sabe mucha gente,lo que me duele aun mas es que mucha gente apoye a este impresentable.!sujeto!
    Boas noites,apertas agarimosas

  9. Dice Arturo Espada que en España no funciona el voto de castigo… Sí funciona, pero en la izquierda hacia los partidos de izquierda -no hace falta recordar el batacazo de las últimas elecciones, sin ir más lejos-; sin embargo, no funciona en la derecha. Esto nos llevaría a hacernos muchas preguntas y sobre todo, a tener alguna que otra respuesta interesante.

    Un saludo.
    Rita

  10. Evidentemente, los trajes son la punta del iceberg de un entramado corrupto que toca todas las instancias. Porque, exista o no, se pueda probar o no mayor implicación de Camps en toda la trama, una podredumbre que llega hasta la Presidencia de la Generalitat cae en cascada por toda la Administración, embadurnando sus ahora débiles cimientos. Además, un President que miente descaradamente hasta que lo pillan con las manos en la masa azusa aún más la desconfianza en nuestros dirigentes. Y sobre todo, como bien dices, porque el germen de la corrupción, cuando insemina y crece en nuestros representantes públicos es de extrema gravedad, ya que mancha nuestra capacidad como colectivo.

    http://pocoquedecir.wordpress.com/2011/07/17/la-res-no-es-television-publica/

  11. Marisa

     /  17 julio 2011

    Así como dices estoy yo: harta e indignada. Quedan aún muchas mentes por despertar de tanto “adoctrinamiento” , domesticados para votar contra el “otro partido” aunque al que voten tampoco les guste. Y les comprendo, aunque con tristeza por sus consecuencias para todos, pero les comprendo porque hubo un tiempo en que yo también paractique este voto ¿útill?, para evitar que saliese el temido “otro partido”. Y espero que despierten, que despertemos ya de una vez, que nos demos cuentan de como nos utilizan para dividirnos, enfrentarnos, usarnos un día (el de las elecciones) y luego darse barra libre durante cuatro años haciendo lo que les viene en gana sin cumplir sus programas si es que los tienen… un abrazo

  12. Julio

     /  17 julio 2011

    De acuerdo, Soto, ahora toca camps. Es una vergüenza que este tío se haya presentado y que lo hayan elegido. Pero hay una cierta desproporción entre los 14.000 € que al parecer ha traginado este tipo y los millones que ha podido mover el cháves. Son todos auténtica basura, y tanto más pestilente cuanto más alto sea su puesto.

  13. Percontator

     /  17 julio 2011

    Mil Gracias. Es preciso que nadie pueda alegar desconocimiento. Es necesario que lo sepamos y que la vergüenza que ellos no tienen nos sirva de acicate. El mensajero SÍ es importante… porque transmite el mensaje: El silencio nos hace cómplices.

  14. Aurora Bermejo

     /  17 julio 2011

    ¡Hola!…así se habla Rosa; pues yo echo mucho de menos a los periodistas como tú, que dejan su opinión para dar toda la información que deben dar como corresponde a su profesión ¿dónde están esas críticas de la prensa a hechos tan graves como éstos? parecen que se han ido todos a trabajar para lavarles la imagen a los “peleles” de los políticos que repiten y repiten día a día todos los mismos discursos que apuntan las grandes financieras cuando se “esfuerzan” en dar las “claves” de la crisis; ahora está de moda,será porque les han prometido empleo seguro.Espero también que la sociedad siga despertándo para hacerles frente a todos los que nos han metido aquí y encima nos quieren hacer sentir culpables al pueblo llano de que no nos hemos administrado bien…??? La avaricia de las grandes financieras y la corrupción es hacia donde hay que mirar. Un saludo

  15. Soto

     /  17 julio 2011

    Respetable,Julio.Chaves no ha sido llamado a declarar ,por lo tanto dejemosle,si lo llaman sere el primero en menospreciarlo,si lo llaman .Camps,esperemos, que hay o no hay detrás de eses 14000 euros ,dos personas que contactaban con el están entre rejas.
    Apertas agrimosas

  16. julio

     /  18 julio 2011

    ¡Ok, Soto! El tiempo lo dirá, aunque en el estado en que se encuentra la Justicia cualquier cosa es posible.

  17. Me dijo un pajarito, que a Camps y sus secuaces los van a contratar para la cuarta entrega de el Padrino… Eso si, cuando terminen el rodaje de la segunda parte de la peli de Woody Allen “Take the Money and Run,II”.

    Respecto a sus votantes; ¿Quien es + villano, el delincuente o el ciudadano que lo jalea?

    Europa y nuestra democracia están en la U.C.I.

    Saludos Indignados!!!

    Miguel

  18. Fernando Urruticoechea

     /  24 julio 2011

    Rosa, comparto totalmente tu artículo, pero por favor, dime cómo vamos a acabar con tanta inmundicia y corrupción.
    Estamos en un llamado Estado Social de Derecho, pero cuyas medidas más recientes van en sentido contrario a lo que marca el sentido común contra la corrupción, como por ejemplo el nuevo proyecto socialista de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.
    Los controles administrativos lejos de reforzarse se diluyen o anulan y la Justicia que es el único poder con capacidad para combatir la corrupción política se muestra servil y genuflexa con el poder político, salvo excepciones individuales, cuyas situaciones personales se ven dificultadas, muy gravemente en muchos casos, no solamente las del juez Garzón.
    Soy Interventor de fondos municipales, habiendo trabajado en 6 ayuntamientos de 4 Comunidades Autónomas y en todos ellos, cono mayor o menos grado, he visto corrupción, la apropiación privada de fondos públicos facilitada desde el gobierno municipal y el ejercicio despótico del poder.
    Lo he informado y también denunciado y lo he pagado personalmente muy caro, sin ningún amparo, ni administrativo, ni judicial.
    Además de las mafias políticas y de funcionarios, he comprobado también la implicación de fiscales y jueces en las tramas de corrupción.
    El último incidente, del que todavía no me he repuesto es un Auto reciente del 22 de junio de la Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Cantabria en una caso de contratación administrativa del servicio de desratización, conocido como el caso de “las ratas de Trapur”, por el que:
    – anula lo instruido durante 3 años por el Juzgado nº 2 de Castro Urdiales y devuelve el expediente al Juzgado para que subsane los supuestos defectos formales existentes.
    – me expulsa como acusación particular/popular, con lo que quedan libres de acusación el alcalde y el empresario que apañaron el contrato, al no acusarles la Fiscalía y me condenan en costas.

    Rosa, después de 25 años de ejercicio digno de mi profesión de interventor y habiendo cumplido con mi papel ciudadano de poner en conocimiento de la Justicia los delitos políticos de los que fui testigo como funcionario público, no solamente estoy indignado, sino especialmente aterrado porque no veo la existencia de un Estado de Derecho y sí la impunidad total de una corrupción política absolutamente generalizada.

    Como dice la canción de Joaquín Sabina, que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena.

    Fernando Urruticoechea

A %d blogueros les gusta esto: