Huyendo hacia la esperanza

Un joven de 23 años y nacionalidad cubana ha sido hallado muerto en el tren trasero de aterrizaje de un avión de Iberia procedente de La Habana. Se llamaba Adonis G. B.

Entre estos chicos estaban Yaguine y Fodé ¿los primeros? ¿los más decididos?

Entre estos chicos estaban Yaguine y Fodé ¿Los primeros? ¿Los más decididos?

Recordaré mientras viva otra historia similar. Especialmente por la carta que los chicos portaban en sus bolsillos. Se trataba de dos niños guineanos que murieron también congelados en el tren de aterrizaje de un avión con destino a Bruselas. Fue en Agosto de 1999 y en pocos días la noticia de su tragedia fue absorbida por la nada del olvido, apisonada por el tanque de cualquier otra nueva actualidad.

Sus nombres -porque todas las personas los tenemos-, Yaguine y Fodé. 14 y 15 años. Estudiantes en Guinea-Conaky, decidieron ingenuamente cambiar el mundo. Su carta, escrita en correcto francés, comenzaba así:

“Excelencias, Señores miembros y responsables de Europa:

Tenemos el honorable placer y la gran confianza de escribirles esta carta para hablarles del objetivo de nuestro viaje y del sufrimiento que padecemos los niños y los jóvenes de África.

Pero, ante todo, les presentamos nuestros saludos más deliciosos, adorables y respetuosos con la vida. Con este fin, sean ustedes nuestro apoyo y nuestra ayuda. Son ustedes para nosotros, en África, las personas a las que hay que pedir socorro”.

Decían más. Dios todopoderoso, “su” -nuestro- creador, nos ha dado a los europeos “todas las buenas experiencias, riquezas y poderes para construir y organizar bien su continente para ser el más bello y admirable entre todos”. Querían ser como nosotros, querían que les ayudásemos a ser como nosotros, pedían excusas por atreverse a escribirnos esta carta.

Frases hirientemente reveladoras. Súplicas, admiración por nuestra sabiduría, respeto profundo, ni una pizca de envidia o resquemor, y un grito :

“Ayúdennos, sufrimos enormemente”.

Creo que no voy a añadir ni una palabra.

2 comentarios

  1. Rosa

     /  15 julio 2011

    ¡Que crueza! Hace daño en el alma y quizá por eso estas noticias pasan desapercibidas. Nosotros, los occidentales somos tan sensibles….que nuestros ojos y nuestros sentimientos no soportan tanto dolor.
    Como en esta vida todo es cíclico, deberíamos pensar que puede que dentro de unos años, la tortilla cambie de cara y sean los países africanos, árabes y los sudamericanos, los que adquieran esta sensibidad y no quieran saber de nuestro sufrimiento (o el de nuestros hijos o nuestros nietos, da igual). Al paso que vamos, no me extrañaría ¿El ser humano no va a aprender nunca a ser HUMANO? Seremos óptimistas y pensemos que hay muchas gente buena, aunque lo que más ruido hace, es lo contrario. Una vez más, Rosa, gracias por tus denuncias.

  2. Querida Rosa, hasta que , NOTICIAS como esta que traes hoy a tu blog, no supongan cambios importantes en un gobierno democrático, que tengan como objetivo urgente corregir la injusticia, no podremos llamarnos Ciudadanos Libres en un Estado de Derecho, no viviremos en DEMOCRACIA. De modo que, todos nuestros esfuerzos deben tener clarísimo objetivo de EXTINGUIR esta clase política que , PRIMORDIALMENTE ATIENDE a los poderes económicos, y si acaso “se pudiera” a los DERECHOS HUMANOS.
    Gracias otra vez Rosa por NO OLVIDAR Y COMPARTIR con nosotros.
    Un abrazo

A %d blogueros les gusta esto: