El paradigmático caso de Baltasar Garzón

 El Supremo ha decidido llevar a juicio al magistrado Baltasar Garzón por las escuchas del ‘caso Gürtel’. De esta forma, Garzón, y el portavoz socialista en Valencia, Ángel Luna –acusado por mostrar una copia del sumario en las Cortes regionales- son los primeros en dar cuenta ante los tribunales en relación a la trama que ha detraído del erario público miles de millones de euros. Es decir, uno por investigar a los corruptos y otro por denunciarles. Garzón, que ya está suspendido en sus funciones en la Audiencia Nacional, se enfrenta a un delito de prevaricación (que acabaría con su carrera) por ordenar intervenir las comunicaciones de los cabecillas de la trama en la cárcel, avaladas por la Fiscalía, y que otro Juez continuó. Los presuntos autores, empresarios y políticos, de un delito nada presunto,  siguen esperando a que resuelvan sus múltiples recursos para ralentizar la investigación hasta hacerla casi inviable, como ha ocurrido en muchas otras ocasiones.

La investigación policial y judicial, a raíz de la denuncia de un concejal del Partido Popular en Majadahonda que tenía relación con el cabecilla, Correa, (conviene no olvidar este origen)- permitió desentrañar una compleja red de favores, obsequios interesados, cajas B, adjudicaciones ilegales de contratos, valijas volando a paraísos fiscales, y altos cargos enfangados (del PP), que han robado dinero público (eso es la corrupción política). El delito es real, insisto en la obviedad, solo falta el juicio para atribuir responsabilidades y penas, y muchos dudan de que llegue a celebrarse, o no en su integridad, entrando a formar parte de ese inmenso océano de la impunidad que ni siquiera pasa factura social.  Numerosos imputados políticos, entre ellos Francisco Camps, siguen en sus puestos, aspirando a la reelección porque como dice el candidato del PP a la Moncloa, Mariano Rajoy, entre otros muchos, “el auténtico juicio es el de las urnas”.

El juez del Supremo Alberto Jorge Barreiro ha abierto juicio oral a Garzón con la misma celeridad que Varela lo hizo para encausarle por su intento de investigación del franquismo. Garzón ha relacionado en algunas declaraciones ambos hechos, que su persecución empezó cuando metió las narices en la Gürtel.

Baltasar Garzón concita odios y despierta pasiones y siempre se le cuelgan las muletillas de “juez estrella” y “polémico”. Terribles delitos en el país de la mediocridad, no solo intelectual sino moral. Con todos sus defectos que sin duda los tendrá como cualquier otra persona, dénme un millar de “Garzones” y damos a este país la vuelta. Ha investigado con igual rigor al GAL y a ETA, luchó por la jurisdicción universal con algunos frutos (Pinochet) y, por ejemplo, se ha dedicado con ahínco a combatir la corrupción. Pero para algunos, incluso presuntos progresistas, sus logros se enmascaran por las emociones que provoca su personalidad.

Baltasar Garzón es uno de los autores de Reacciona, el libro que he coordinado. Fue un empeño personal mío, a pesar de los muchos enemigos que se ha ganado, (precisamente por eso) y él estaba muy ocupado, pero aceptó participar. Y quería que Garzón estuviera en un libro con pretensiones de cambio. tanto por su trayectoria como por el escándalo que supone su enjuiciamento por el impune franquismo que aún pagamos como indeleble pecado original de nuestra generación. Me parece intolerable, me parece gravísimo, para nuestra presunta democracia.

Baltasar Garzón comienza su capítulo, Reaccionar para avanzar, desarrollando esta idea:

“Alguien ha dicho que nos ha tocado vivir los tiempos de la vergüenza, la mediocridad y la renuncia”.

Y sigue con éstas, por ejemplo:

“Desafortunadamente, la capacidad de indignación, motor de la capacidad para reaccionar, está vacía. El nivel de adormecimiento es muy peligroso porque conduce al desinterés más absoluto por lo público y por lo solidario. Nada es mío y por tanto, nada tengo que hacer por mejorarlo”.

“La corrupción como fenómeno que genera injusticia y desigualdad entre los ciudadanos, debería levantar océanos de protestas y rechazo frente a quienes deberían ofrecer respuestas para erradicar esas prácticas torticeras en una sociedad y no lo hacen. Por el contrario, en España, todo es diferente, la situación se torna peculiar porque no da miedo ser corrupto, incluso se festeja al que lo es, lo que preocupa y desfavorece es que te descubran”.

Garzón propone a los políticos “un “contrato con los ciudadanos”, un lema electoral común: “no mentiremos a los ciudadanos”, “no prometeremos nada que no cumplamos”, “no jugaremos con la necesidad y la esperanza del pueblo”, “no subastaremos sus sentimientos y legítimas aspiraciones”, y también, porque no, les haría una petición: “hagan que los ciudadanos españoles crean en la política”.

“En todos los países democráticos que conozco y que han tenido un período dominado por la represión y la dictadura se han hecho esfuerzos para contarlo y explicarlo en los planes de enseñanza; como también se ha intentado dar una respuesta desde la justicia. Aquí, 75 años después todavía se sigue sin reconocer una parte de la historia”.

“Desgraciadamente en el mundo occidental actual hay demasiados espectadores y pocos protagonistas. Vivimos en una sociedad epidérmica preñada de superficialidad en la que a quienes se comprometen y pelean por mejorar y cambiar las cosas, se les persigue y aniquila”.

Entrada anterior

45 comentarios

  1. apajerabierta

     /  12 abril 2011

    Los pájaros disparando a las escopetas.
    No tenemos remedio.

  2. Estupendo artículo como siempre. Vivimos en un país de pandereta donde nada ha cambiado, pese a la “transición”, los jueces siguen siendo aquellos que teníamos, al menos los que copan las altas esferas. Y así nos va, no te metas con los fuertes que saldrás escaldado, nos vienen a decir. El caso Garzón nos está convirtiendo en el azmerreir de Europa y del mundo.

    ¿Pero que podemos hacer si aquí todo lo que surge se convierte en negocio de unos pocos que siempre quieren más? He comprado el libro “Indignaos” de Stéphane Hessel, en la FNAC, en tienda. Tiene 60 páginas incluyendo el prólogo, me ha gustado mucho y me gustaría regalar unos pocos. Pero no va a poder ser, lo tendré que prestar ya que para un libro de este tamaño 5€ me parecen excesivos. El coste de este mismo libro en la FNAC de Francia es de 2,85€ (con entrega gratuita a domicilio). En este país de pandereta, la cultura sigue siendo un bien poco asequible, si no empiezan por cambiar eso, jodidos estamos.

  3. El tiempo pone a todos en su sitio. Ojala llegue pronto en día en el que veamos a la justicia de este país sin ningún viso de sospecha.

  4. Jose Luis Erredosdedos

     /  12 abril 2011

    No creo que Garzon llegue a recibir el agradecimiento que merece por los servicios que ha prestado a este pais, aunque deberia. La justicia es un bien escaso y en serio peligro de extincion, en parte precisamente por la accion de algunos de los que son los encargados de impartirla.
    En cualquier caso, para algunos, no es tan malo haber pasado de ser un pais de pandereta a ser un pais de prebendas y corruptelas, y jalearan alborozados a todo aquel que, perdida la vergúenza, manifieste entre grandes aspavientos que todo va bien.
    Barreiro y Varela ya han logrado el descredito que merecen, extensivo a quienes los manejan a su antojo.
    Triste espectaculo ante el que es mejor apartar la vista para no quedar ciego.

  5. patricia

     /  12 abril 2011

    Sin duda Garzón es uno de los héroes de nuestro tiempo, es incómodo porque busca hacer justicia con temas tabú: Franco, corrupción,.. Pensando en que su profesión es la de juez no entiendo como se le puede juzgar por querer hacer justicia.

    Que si se ha extralimitado.. para mi ha sido el más valiente, como berciana le agradezco que intente y haya conseguido dar dignidad a los muertos de las cunetas ajusticiados. Me siento orgullosa de él, es incómodo y no sé si se habrá extralimitado pero dignifica la profesion de juez y hace que muchos de nosotros creamos en la justicia.

    Debería juzgarse con la misma dureza y rápidez a los políticos presuntamente corruptos, estamos entrando peligrosamente en un despotismo que asusta. Solo espero que se haga justicia y los corruptos acaben en la carcel y fuera de las listas electorales porque el pueblo reacciona.

    @laberciana

  6. Soto

     /  12 abril 2011

    Hola rosa y amigos contertulios:
    Hay comentrios juridicos para todos los gustos.Yo unicamente digo,porque no hay mas que decir,que con Garzón hubo unas prisas terribles para encausarle ,no las está habiendo para terminar de una vez poniendo en el banquillo a los culpables del caso Gurtel.Me puede todo esto un montón ,puede ser que el polen primaveral me ayude a “estar en fuera de juego” en poder interpretar nuestra realidad social con sentido común.Creo que este pais ,no es el adecuado para vivir en el ,con los odios que hay entre nosotros,no se nos pierde nada aqui,si esto ” es una selva llena de pasiones ” ,¿porque tenemos que dedicarle atención a esta miseria”?.Entraré mas tarde,a ver si tengo las ideas mas claras,lo mas seguro que tampoco.
    Bon dia,apertas agarimosas

  7. El funambulista

    ¿Admiramos el funambulista,
    -que preso de su miedo-
    anda asegurado,
    de cables y poleas?

    ¿Por qué te atas,
    -!oh hombre¡-
    si nada puede protegerte,
    del vacío?

  8. Trancos

     /  12 abril 2011

    “Me dijeron que en el Reino del Revés
    nadie baila con los pies,
    que un ladrón es vigilante y otro es juez
    y que dos y dos son tres”.

  9. Valentín Pérez

     /  12 abril 2011

    Creo que en este caso como en muchos otros nos equivocamos. Un juez debe respetar la ley siempre independientemente de la gravedad del caso que juzgue. Si estamos hablando de un caso de violación y asesinato de menores no por ello las garantías procesales deben ser las mismas que para un caso de robo con intimidación, porque el sistema jurídico se basa precisamente en eso. A menudo pasa que las sociedades olvidan esas garantías debido a la gravedad de los hechos. Sucede a menudo con la presunción de inocencia. Si un supuesto ladrón tiene presunción de inocencia (porque puede ser que sea inocente) igualmente la debe tener un asesino en serie (por la misma razón), ya que la gravedad del delito no significa que la policia no haya podido equivocarse. Es decir las garantías procesales deben mantenerse siempre. Garzón es un juez que ha llevado grandes casos y ha hecho grandes cosas, pero por la misma razón debería haber tenido más precaución que cualquier otro, pues sabiendo que hay tanta gente que pueda tenerle ganas, no debería haber infrigido la ley y saltarse las normas procesales, porque además, al marge de que sea juzgado, ha puesto en peligro el propio proceso, ya que ahora los acusados tienen una baza importante al poder impuganar pruebas y determinadas fases del proceso de instrucción, todo lo cual nos lleva a que por querer saltarse el procedimiento para “cazar” a los malos-malísimos lo que ha podido conseguir es dejarles abierta una puerta de escape. Defender por tanto al juez Garzón en este caso no me parece correcto, porque sería justificar que nos pudieramos saltar la ley según la gravedad de los delitos, o quiénes sean los acusados. La ley, y en especial, los procedimientos judiciales garantistas deben ser respetados siempre, o a caso no sucede muy a menudo que delicuentes quedan en libertad por errores formales de la policia, y eso es lamentable. Igual que a determinado juez se le acusó de que un pederasta estaba libre por un error suyo, ahora a Garzón -al margen del delito- la sociedad deberia acusarle de que por su error puede que unos corruptos queden en libertad o sus penas mermadas. ¿Defender a Garzón? Yo, no. Y no porque me caiga mal, o no esté de acuerdo con que se persigan determinados delitos, sino porque si no ha respetado la ley debe ser juzgado como uno más (y protegiendose a su vez su garantía de defensa). Esa es mi opinión, porque creo que no nos debe cegar las simpatías ni lo que consideremos justicia en abstracto, si no precisamente debemos dejar que la justicia siga siendo CIEGA, para evitar que si se descubre un ojo y ve lo que no debe saltandose el procedimiento, se pierda todo lo demás.

  10. Rosa y amigos y amigas: Me callo en este caso para recordaros las palabras de Baltasar Garzón sobre su situación el pasado mes de diciembre. Qué falta hace en situaciones como la que atravesamos la opinión de Gabilondo y sus entrevistas en Hoy!

  11. rosa maría artal

     /  12 abril 2011

    La defensa de Garzón mantiene que las medidas que adoptó tenían todas las garantías, fueron apoyadas por el Fiscal, fueron ratificadas y prorrogadas por el siguiente juez, fueron validadas por uno de los tres jueces del Tribunal Superior. Se protegió el derecho de defensa y el de seguridad de los ciudadanos frente al delito. La defensa de Garzón estima que, en su resolución el instructor hace juicio de intenciones en forma permanente.

  12. Jose Luis Erredosdedos

     /  12 abril 2011

    Creo que, al margen de cuestiones legales que no tengo por que conocer y que, aunque conozca, no pueden dictar mi criterio, si algo se pudre huele mal. Y si huele mal a menudo sucede que hay algo podrido.
    Huele mal que no se permita la investigacion sobre el franquismo y, sin embargo, se aplauda y se propicie el juicio a otras dictaduras lejanas en el espacio.
    Apesta que la trama imputada dispare, cual bumeran, porqueria contra todo lo que se mueve bajo algunas togas.
    Como muy bien dice Rosa, el delito existe. Esa es mi opinion, que no precisa ni debe atenerse a presuncion de inocencia alguna ya que, en caso contrario, dejaria de ser una opinion para pasar a ser una certeza. Como no he sido testigo directo de los hechos debo limitarme a opinar, las certezas quedan, previa demostracion, para otros.

  13. Nadie podría haber expresado tales denuncias con esa claridad y, a la vez, hermosura, como tú, Rosa María, haces en este artículo.
    Y nadie, con un mínimo de vergüenza y sentido común, puede dejar de sonrojarse por no levantar su palabra contra tanta impunidad como nos inunda.

    Y tampoco nadie debería poder dormir sin pesadillas si no toma partido en estas injusticias que nos rodean, y que han colocado a Baltasar Garzón en la diana de los insultos y difamaciones.

    Las palabras de Garzón, con que acabas tu artículo, son conmovedoras.
    Pero con que yo me solidarice aquí contigo, con Garzón, con Ángel Luna, no es suficiente. Es necesario un clamor social ¡ya!
    No entiendo qué sucede en esta sociedad tan inmensamente mediocre. Quizá necesite el zarandeo que un gobierno de derecha extrema, como es lo que Rajoy y adláteres representan, va a dar en el momento de pisar la Moncloa.
    A veces sólo se despierta de la anestesia a base de palos. Triste, de verdad. Inmensamente triste.

    Mi enhorabuena,

  14. Manuel

     /  12 abril 2011

    Muy bueno tu artículo, Rosa. Y como bien dices en el mismo, lo que está le está sucediendo a Garzón en este país, es intolerable y gravísimo para nuestra presunta Democracia. ¡¡ Tenemos que reaccionar YA !!

  15. Indel

     /  12 abril 2011

    Ha quedado demostrado que cuando el Tribunal de Orden Público quiere, la celeridad de la justicia es la del rayo.

    – A la que alguien se mete con las mafias corruptas: ahí está el TOP actuando, defendiendo a la mafia, claro.

    – A la que alguien pregunta por los cadáveres en la cuneta: ahí está raudo el TOP procesándolo por alterar la paz del cementerio.

  16. Indel

     /  12 abril 2011

    También ha quedado demostrado que las “transiciones modélicas” que no desinfectan las instituciones de las cucarachas que dejan 40 años de fascismo, son un fraude a la Democracia.

  17. zana

     /  12 abril 2011

    Hola personas,
    pues a mí solo se me ocurre acordarme de Paco Ibáñez y de José Agustín Goytisolo, así que aquí lo dejo a ver si entre todos ponemos el mundo al revés.

  18. Lo que está haciendo el Tribunal Supremo con Garzón, perseguido después de iniciar la investigación Gürtel, es la mayor tropelía que el fascismo político y judicial está haciendo en España desde el franquismo. La condena de Garzón, cuando hay por lo menos dos jueces de acuerdo con las escuchas, pondrá de manifiesto que la democracia y la justicia en España ya no exisisten (o quizás nunca existió). Esto va a suponer una vuelta atrás de mas de 40 años para este país. Pena, vergüenza y mucha impotencia.

  19. No es esto lo más grave. Más doloroso aún que ver sentados antes a un juez trabajador que a una terna de corruptos, es que los electores valencianos, presumiblemente, respaldarán mayoritariamente esas listas plagadas de imputados que, dilaciones procesales, aparte, se cubren las espaldas con las mejores de las artimañas mafiosas.

    http://pocoquedecir.wordpress.com/2011/04/11/leche-galletas-y-a-ti-corazon/

  20. Mediocridad moral e intelectual hasta la saciedad; y no hacen falta mil Garzones, con unos pocos se le daría la vuelta a la tortilla.
    Un saludo.

  21. Jose Luis Erredosdedos

     /  12 abril 2011

    Sigue teniendo vigencia, Rosa y demas, la hermosa letra de Jose Antonio Labordeta en su “Canto a la libertad”:

    Haremos el camino
    en un mismo trazado
    uniendo nuestros hombros
    para así levantar
    a aquellos que cayeron
    gritando libertad

  22. Manoli.

     /  12 abril 2011

    Dicen que Garzón tiene mucho ego, que ha pisado muchos callos, etc. Nadie es perfecto, todos somos humanos. Y, a veces el ego es necesario, ¿qué importa que tenga vanidad? Un poco el mundo de los que han hecho grandes cosas está plagado de vanidosos. Fíjemonos en los artistas. Mejor eso que le faltase el sentido de la justicia.

    Le ha pasado como cuando en una empresa quieren echar a alguien gratis y esperan un fallo común, un retraso injustificado, un descuido. Generalmente se tolera con todos, pero si estás en el punto de mira y te tienen ganas lo esgrimirán para justificar lo que pretendían y dar un barniz de objetividad a sus oscuros deseos.

    Gracias Zana, por el Lobito Bueno en la voz de Paco Ibáñez, qué lindá canción y qué lindo poema!

  23. Víctor

     /  12 abril 2011

    Tenemos un deber ciudadano inaplazable. El día que Garzón acuda al juzgado espero que seamos miles los que le acompañemos. Por encima de cualquier procedimiento está la dignidad. Respeto este procedimiento pero respeto más a un juez que intenta impartir justicia, algo muy diferente de aplicar las leyes.

  24. losmedinilla

     /  12 abril 2011

    En respuesta a VALENTÍN PÉREZ: Todos (sin ninguna excepción) estamos de acuerdo en que un Juez debe respetar “SIEMPRE”la ley, y ni mucho menos estar fuera de ella.
    Pero ante este hecho, unas preguntas me asaltan: ¿Por qué, teniendo que ser le ley siempre independiente (si es independiente es justa y por lo tanto imparcial y por lo tanto siempre igual ante todos) da muchísimas veces distintas sentencias ante procesos judiciales calcados (estos procesos nunca son iguales, pero las diferencias procesales entre unos y otros no deberían hacer diferir tanto en el veredicto)? ¿Por qué las personas (ricas) implicadas en procesos judiciales capaces de contratar a grandes y buenísimos letrados defensores consiguen un verdicto muy adecuado a sus intereses; no debería ser igual para los que consiguen buenos abogados defensores como para los que no lo tienen, ya que el juez es garante de esta imparcialidad? ¿Por qué desde hace mucho tiempo, los abogados defensores de los grandes procesos judiciales se dedican más a conseguir la “anulación del proceso/prescripción” mediante complicadas maniobras judiciales, que a defender la inocencia de sus clientes?.
    Es cierto que la policía puede equivocarse pero: ¿Se puede consentir que algunos ataquen de manera indiscriminada “E IMPUNE” a las fuerzas de seguridad del estado sin pruebas para crear “opinión/añadir presión al proceso judicial”? ¿Qué objetivos tienen estos ataques?.
    Todas las personas, por supuesto, tienen derecho a la presunción de inocencia. Sin embargo, hay personas de a pie, que no entienden que algunas escuchas (ilegales) no se admitan como prueba ante un juzgado, ya que en ellas se refleja el acto delictivo, y la persona juzgada salga de rositas y con una sonrisa de oreja a oreja por la puerta de los juzgados, y teniendo que escuchar que se ha demostrado ante un juez que es inocente…..je,je,je. ¿Hay que cambiar las leyes procesales?
    “Un juez no tiene que ser escrupuloso cuando sabe que está siendo mirado con lupa, tiene que serlo siempre….”,pero ante lo anteriormente expuesto, creo que todo el mundo sabe que dependiendo de la persona que tengamos delante, la ley puede ir hacia un lado o hacia otro. Digo yo que si Garzón se hubiera saltado las garantías procesales, alguien, antes de llegar a donde llegó (sea el fiscal o el juez que retomó el caso), le hubiera dicho “para el carro chaval”, pero claro no fue así (y eso que se supone que ley es el paradigma de la equidad, del fair play y de la independencia).
    Otro punto a recordar es por qué casos escandalosos como el de Carlos Fabra son leeeeeeeentos como un caracol, y sin embargo, había muchísima prisa por bajar del burro a Garzón (Misterios Insondables).
    Demostrado queda, que hay Políticos (Caso Gurtel, Caso Fabra) que se salen siempre con la suya. Que quien tiene dinero y contactos (como la amistad fraternal entre De la Rua y Camps) lo tiene mucho más fácil.

    Voy a poner sobre la mesa una caso hipotético (y absurdo al mismo tiempo): Tengo un vaso, con una capacidad de 100ml, y quiero que un juez me diga si está medio lleno o medio vacío.
    Si en la LEY hubiera (como ocurre en la realidad) interpretaciones diferentes para una misma realidad, ¿cuál sería su valoración?
    Dependiendo de la pericia del abogado defensor, de la del fiscal y del juez; de las pruebas aportadas por la policía…y ya me olvidaba, de si soy político; la resolución judicial podría bailar de un lugar a otro incluso en Galicia o en Almería.

    Con esto quiero decir que:
    1.- La gente de a pie, tiene claro eso que dicen (pa quedar genial) los políticos y los periodistas, que hay que acatar lo que digan los juzgados, pero cada vez más, la gente se da cuenta de que no todo el mundo es juzgado de la misma manera. Y si no que se lo digan a las grandes multinacionales, que hacen lo que quieren…
    2.- Quien tiene padrino se bautiza, y quien no…bueno en estos tiempos es una suerte no bautizarse.
    3.- Las garantías procesales están ahí para que venga un abogado listísimo y se las salte (eso sí, con otra maniobra de ingeniería legal escrupulosísima).
    4.- Que cuando una persona (el juez Garzón en este caso) quiere utilizar la ley (uno de los lados de esta ley, claro) para poder procesar a unos malhechores (políticos, claro), éstos a su vez intentan utilizar los otros lados de la ley, no para intentar demostrar que las acusaciones son faltas, sino, para detener el proceso a como de lugar, y de paso quitarse un alfil del tablero.
    5.- No se trata de defender a Garzón, se trata de proteger a una persona que quiere ser honesta con la sociedad (porque Garzones quisiéramos ser todos) pero que se haya sujeta igualmente al enraizamiento procesal judicial.
    6.- Y más importante: La ley no puede ser como “the Dr Jekyll and Mr Hyde”, no se puede tener dos varas de medir…y eso, desafortunadamente lo sabe toda la sociedad…no hay más que ver los telediarios, periódicos, radios….es una vergüenza. (¿Debe cambiar la ley?, ¿Debe tener consecuencias las malas actuaciones procesales? ¿Cómo puede ser que en primera instancia un juez se equivoque y luego sea rectificado sin consecuencias?)
    Hay trabajos en los que si haces algo mal te vas a la p….calle. No deberían hacer lo mismo con los políticos…DESPIERTA ESPAÑA (REACCIONA).

  25. Valentín Pérez

     /  12 abril 2011

    Que sí, losmedinilla, que tienes razón en casi todo lo que dices, pero no es esa la cuestión. La cuestión es que si defendemos precisamente que la jsuticia sea igual para todos, no podemos defender que no se juzgue a alguien que supuestamente ha cometido un delito. Los jueces deben aplicar la ley, y si la ley dice que un juez no puede hacer tal cosa y que si la hace puede estar cometiendo tal delito, lo lógico es que si alguien lo denuncia, los jueces lo tengan que juzgar, igual que el propio Garzón empezó a juzgar los crímenes del franquismo porque alguien lo denunció ( a pesar de ser delitos legalmente -que no, moralmente- prescritos, pero ese es otro tema). Porque lo contrario sería aceptar que la justicia no es igual para todos (Que por supuesto, no lo es, como tu dices, pero por otras circunstancias que no son estas). Y te pongo un ejemplo tonto. Cuando un policía en un acto de servicio mata a un presunto delicuente, el procedimiento indica que a ese agente se le retire el arma, y se le detenga y se abra una investigación,etc.. Por supuesto la mayoría de las veces la investigación determinará que ha sido en defensa propia, etcetera, etcetera, pero eso es lo que marca la ley precisamente para garantizar que las fuerzas de la ley no se convierten a su vez en delincuentes, porque esto es muy peligroso. Si de repente un policia que ha detenido a miles de delincuentes peligrosos mata a uno y no se le aplica el mismo procedimiento que a sus compañeros porque resulta que es un super-policia que ha detenido a miles de delincuentes, pues es que no estamos siendo justo, y si es un super-policia pues la investigación en situaciones normal demostrará que no ha habido delito. Si Garzón no ha cometido delito alguno pues se le declarará seguramente inocente y ya está, y si lo ha cometido, pues tendrá que ser declarado culpable, como cualquier hijo de vecino. Pretender que no se le juzgue porque es él, o porque el caso que juzgaba nos parezca deleznable y consideremos que por ello tenía carta blanca para hacer lo que quisiera, no me parece bien. Debe ser juzgado como deben ser juzgados los supuestos corruptos, con todas las garantías. Hay cientos de culpables en la calle, y seguramente porque un buen abogado (como tú dices) encontró triquiñuelas para que no le condenarán, pero como se suele decir, es preferible para el bien de la justicia tener un culpable en la calle que un inocente en la carcel .

    Por el trance por el que pasa el juez Garzón han pasado antes otros jueces y no han tenido tantos defensores, cientos de jueces son juzgados al año por faltas, y delitos similares al de Garzón. Y debe ser así, porque si los que administan la justicia tuvieran carta blanca no tendríamos justicia.

    Por tanto, que se le juzgue y que si se demuestra que actúo contra la ley pues que se le imponga la pena adecuada, pero si no se demuestra, o sus abogados con las triquiñuelas propias de derecho, consiguen su absolución, pues a quien Dios se la dio, san Pedro se la bendiga.

  26. rosa maría artal

     /  12 abril 2011

    En este caso, Valentín Pérez, quien menos “garantías procesales” parece tener, muchas menos que los chorizos de la Gürtel -que las tienen-, es Garzón. Quizás no veas tampoco lo que está pasando con él.

  27. Valentín Pérez

     /  12 abril 2011

    Si creemos en la justicia, tiene las mismas que todos, y si no creemos en la justicia, ¿entonces por qué sí creemos en Garzón que es un juez como los demás? Garzón puede hacer cosas que vulneran garantías procesales, pero como los procesados no son de nuestra simpatía, no pasa nada; pero si se vulneran las garantías procesales (que yo no tengo ningún dato que avale que se hayan vulnerado) de Garzón, entonces sí pasa. Si realmente los jueces que ahora juzgan a Garzón están vulnerando las garantías procesales de Garzón, Garzón podrá igualmente demandar a esos jueces como se ha hecho con él, y estos podrán ser juzgados si realmente hay indicios de ello. Ese es el sistema jurídico que tenemos (con todos los defectos de sobra conocido, y con todos los errores y malasintenciones de lo que es administrado por personas) y no podemos estar de acuerdo con él cuando nos va bien, y no estar de acuerdo con él, cuando nos va mal. Porque eso mismo es lo que puede poner en peligro la justicia, igual que la democracia, si consideramos que cuando gana el partido que nos gusta la democracia ha triunfado y cuando gana el que no nos gusta, pues la democracia no es tan buena. Desgraciadamente no es así, y yo soy el primero que quiere que los corruptos de todos los partidos sean juzgados y encarcelados y que no puedan ejercer cargo público no en un año o dos, sino en el resto de sus vidas, pero también soy el primero que quiero que todos los supuestos criminales sean juzgados con la máxima equidad, que por supuesto nunca serán 100%, pero debemos intentar entre todos que sea lo más posible. Para mí tan peligroso es un politico que se lucra con su puesto que un juez que para meterlo en la carcel vulnera sus derechos, porque el primero hace daño a la democracia y el segundo a la justicia…. porque si no, estariamos ante Charles Brosson y su famosa saga “Yo soy la justicia”. Y no sé vosotros pero a mí me da mucho miedo el abuso de poder ejercido por políticos, policias, jueces y demás garantes precisamente de las libertades y de la democracia y que por tanto son los que más cuidado deben poner en cumplir la ley.

  28. Víctor

     /  12 abril 2011

    La justicia jamás puede ser una creencia. No es cuestión de creer en la justicia. No existe una religión laica basada en dogmas. La justicia es un principio básico en un estado de derecho. No un dogma en que creer, una verdad revelada.
    La justicia tiene dos fundamentos: la ley y los procedimientos. La razón, repito, y no el dogma, es la base de aplicación de estos fundamentos. Frente a esto, en el polo opuesto está la arbitrariedad, la forma en que el poder anula la aplicación de la ley a través de los procedimientos. Lo que distingue fundamentalmente un estado democrático de una tiranía es la falta de arbitrariedad. Nadie, después de Garzón, está dando un resarcimiento justo a los familiares de las víctimas de los crímenes franquistas. Miles de cadáveres siguen enterrados en las cunetas, asociaciones de voluntarios están abriendo tumbas sin que un juez asome por allí. Los corruptos se presentan a las elecciones en aclamación popular. Se anuncian mayorías absolutas solo posibles en una sociedad éticamente enferma. Mientras un juez pasa un autentico viacrucis. Pero no es nada arbitrario. Es la justicia ciega. La justicia en que solo se puede creer porque hace falta mucha fe para considerarla justicia racional.

  29. Valentín Pérez

     /  12 abril 2011

    Pero si estoy de acuerdo contigo, pero es que a lo mejor no es un juez quien debe resarcir a las víctimas del franquismo. Los jueces no pueden aplicar leyes que no existen, y si una ley es necesaria habrá que hacerla. Por eso está la división de poderes. Lo que no puede ser es qeu un juez, o un diputado o un ministro se arroje funciones que no le son propias, porque eso rompe el estado de derecho. Claro que me parece bien que se resarza a las víctimas del franquismo, claro que me parece bien que se recuperen los curepos, claro que me parece bien que pague por esos crímenes el que deba pagar, pero entonces lo que tenemos que exigir es que cambien las leyes. Si se hizo una ley de amnistía y 30 años después la sociedad no está de acuerdo, habrá que usar los procediientos legales para derogarla, pero no puede un juez decirlo, no es su función en un estado de derecho. Y si hay políticos corruptos, hay que exigrles a sus partidos que no puedan ir en listas, y hay que exigirle al poder legislativo que haga leyes que impidan que políticos corruptos puedan presentarse a elecciones, porque mientras no existan esas leyes un juez no puede aplicarlas. Y si hay corruptos en la carcel, un juez no puede ordenar escuchas a sus conversaciónes con los abogados, porque eso va en contra del derecho de defensa, es algo que no se debe hacer ni siquiera cuando hay vidas en peligro, cuanto más para poder comprobar -que no digo demostrar, porque encima esas escuchas serán declaradas nulas- si son culpables o no. Creo que no nos debemos cegarnos por nuestras simpatías, algo está mal independientemente de que lo haga un juez con ideas progesistas que un juez con ideas conservadoras. O a caso nos parecería bien que un juez conservador que ordenara escuchas a los abogados de cualquier caso de corrupción de la izquierda. Creo que no. O ¿nos parecería bien que un juez pretendiera juzgar un caso prescrito a sabiendas de que ha prescrito? Quizá es que los delitos no deberían prescribir, pero si prescriben y el juez sabe a ciencia cierta que ha prescrito, no puede juzgarlos. Entre todos tenemos que hacer un estado más democrático y justo respetando y haciendo respetar las leyes SIEMPRE, sin excepciones, porque lo contrario es precisamente esa ARBITRARIEDAD de la que hablabas.

  30. Flory García Zapata

     /  12 abril 2011

    Todo mi apoyo y ánimo al juez Garzón y a todas las personas que le apoyan. No tengo fe en la justicia porque creo que hay muchos reductos del franquismo en el Tribunal Supremo sobre todo y por lo tanto tengo la sensación que el Supremo es un caso espantoso de politización y se está demostrando con la persecución irracional hacia este gran juez. Es vergonzoso que los corruptos se presenten chulescamente a las listas electorales y con esas sonrisas convincentes de que nada les puede pasar porque tienen amigos entre los que han de juzgarles. De pena, de verdad. Pobre España, cuánto nos queda aún por limpiar.

  31. Valentín comparto tu opinión al completo.

    Rosa, me surge unas dudas con respecto al post:
    ¿Por qué dices “Garzón, que ya está suspendido en sus funciones en la Audiencia Nacional, se enfrenta a un delito de prevaricación…”?
    Creo que aún no es delito real, como tu comentas con lo de la trama Gürtel, por lo que es un presunto delito hasta que se demuestre si lo hubo o no. Ha habido una denuncia (dejemos de lado las intenciones dudosas de la misma) y la justicia actua, que se juzgue antes que el otro caso se puede mirar desde muchos puntos de vista. Caso hipotético: Que pasaría si tienen la suerte de salir inocentes (esperemos que no sea asi) y después se juzga a Garzón por prevaricación real (en este caso hipotético)… Imaginar las acciones legales que podrían llevar a cabo los imputados en el caso Gürtel.

    Luego con el delito real del Gürtel, los imputados tienen que ser juzgados por su implicación en el mismo. Yo creo que la diferencia de que la prevaricación y otro delito es la autoria, en la prevaricación queda más clara. Luego quedará comprobar si lo que se denuncia es cierto o no.

    Por último, con relación a los exitos o fracasos de Garzón, creo que no vienen a cuento. Se está hablando de un posible “error” cometido, todosa veces nos confundimos o no actuamos como se debiera (a sabiendas o no).

  32. rosa maría artal

     /  12 abril 2011

    Para los ¿juristas? de la corriente anti-garzón en el blog o puristas equidistantes. Perdón, “equidistanís”.

    http://bit.ly/e4ir1D

  33. Valentín Pérez

     /  13 abril 2011

    Rosa, en el enlace que indicas lo que se encuentra es que Garzón se declara inocente y da sus motivos, como lógicamente no podía ser de otra forma, pero también se incluye parte del auto en el que se indica claramente que se ordenaron escuchas entre acusados y abogados desde el principio, algo que es inadmisible porque las comunicaciones entre acusado y abogado son inviolables por razones obvias. Entre otras cosas el acusado puede decirle a su abogado algo tan sencillo, como “Soy culpable,yo lo hice, yo maté a fulanito, el arma del crimen está debajo de la almohada de mi casa de la sierra” y eso no debe ser escuchado por nadie, porque esas comunicaciones, como se ha repetido hasta la saciedad, son fundamentales para garantizar el principio de defensa, ya que sin él, los ciudadanos no tendrían garantías de un juicio justo. Y sé que a muchos esto les puede parecer una barbaridad, el pensar que se puede descubrir que alguien es culpable y no hacerlo, pero es que la ley es así y tiene su sentido, porque de lo contario,como digo no habría garantías juridicas de defnsa. Y como algunos dicen en los comentarios a ese artículo, el fin no justifica los medios, y los errores los cometa quien los cometa deben ser sancionados. Pensar que los jueces del supremo están “prevaricando” por juzgar a Garzón de “prevaricación” es un poco absurdo, porque estos jueces solo están aplicando la ley mientras que Garzón aparentemente la sobrepasó. Si estos jueces no juzgaran a Garzón, probablemente alguien podría acusarles a ellos de prevaricar, porque la ley es clara en ese sentido. Pero en cualquier caso, si hay resquicio legal para justificar lo que hizó, eso se demostrarán en el juicio, y saldrá absuelto. Es igual que cuando se ha juzgado al portavoz socialista en Valencia que en seguida saltarón voces contra los jueces que le juzgaban, cuando estos solo podían aplicar la ley, si hay un presunto delito que alguien ha denunciado ellos tienen la obligación de juzgarlo, y finalmente si se demuestra que no ha habido tal delito, pues aquí paz y después gloria. Por tanto, lo mismo sucederá con Garzón, si no hay delito será absuelto y si lo hay (o se demuestra que lo hay) pues será condenado… pero como cualquier hijo de vecino. Yo no me sentiría seguro en un sistema judicial en el que no se juzgara a alguien por ser quién es, en las mismas circunstancias que otros, porque ya ha habido otros jueces juzgados y condenados por hechos menos graves que los que aquí se juzgan.

    Y no soy jurista, tengo los conocimientos legales básicos, pero intento que no me cieguen mis ideas a la hora de distinguir el bien del mal, probablemente no lo consiga en la mayoría de los casos, pero intento manterme frío y no dejarme llevar, e intento valorar las cosas independientemente de si quien las hace es del partido A o del partido B, porque creo que quienes defienden a ultranza lo que hace A o lo que hace B por ser del partido o de la ideología que son, en el fondo hacen un flaco favor a la democracia. Si algo está mal, estará mal lo haga quién lo haga, porque lo contrario es un relativismo que no suele llevar a nada bueno.

    Gracias, Rosa, por permitir este espacio de diálogo, y gracias a los que han valorado mi opinión, y también a los que la han rebatido. Cre que el diálogo y la confrontación de ideas es siempre positivo.

  34. Jose Luis Erredosdedos

     /  13 abril 2011

    Pienso que Valentin ha dado en la clave cuando dice “Yo no me sentiría seguro en un sistema judicial en el que no se juzgara a alguien por ser quién es, en las mismas circunstancias que otros”.
    Unicamente, en mi caso, cambiaria “sentiria” por “siento”, lo que hace variar apreciablemente el sentido de la afirmacion.
    No creo que, hoy en dia, podamos tener confianza el la igualdad de trato por parte de la justicia. Partiendo de esta premisa, resulta mas que razonable llegar a las conclusiones que se han expuesto aqui.

    Un saludo general.

  35. Carmen RM

     /  13 abril 2011

    El juez Garzón no creo que haya sido tan poco inteligente como para no darse cuenta de que se podrían anular causas por un mal procedimiento.
    El asunto va por otro sitio que a mi entender pueden ser dos muy diferentes:
    Que el resultado de inocente o culpable ante la Gürtel sea para que los procedimientos de la Gürtel pueda llevarse sin interrupción de anulaciones o no de juicios.
    Si queda culpable los procedimientos pueden menguar de ante mano. Y en el caso de que se ajuste a derecho y quede inocente…los procedimientos de la Gürtel no podrán ser interrumpidos.

    Pero que hay una persecución a Garzón está más claro que el agua.

  36. Estoy harto de la costumbre que hay en este país de etiquetar o encasillar al projimo y lo que es peor hacerlo alegremente. Y lo dice una persona más que sabe que fue participe (y tal vez lo siga siendo, aunque espero que de manera inconsciente) de tal costumbre. Digamos las cosas como son de una vez.

    A mi no hace mucho me toco rectificar una opinión causada por la definición de “sabio” que hizo alguién, no recuerdo quién, de un amigo, que le informo, en lugar de definirle directamente como lo que es, un experto en la materia tratada en ese post. Yo en este caso no me he definido como jurista ni lo haré, simplemente porque no lo soy.

    Decir o hacer algo que es similar o igual a lo que un grupo dice o hace no significa que formes partes del mismo, porque coincidir en un punto no es coincidir en todo. Y es tan indignante que te encasillen los contrarios a dicho grupo como que ese mismo grupo te considere un integrante más.

    Y yo no me considero anti-Garzón tampoco. Sólo que si hay una queja o denuncia de algo pues creo que es normal que se genere, dentro del desconocimiento sobre alguien, la duda. No quiero emitir juicio de valor alguno, ya bastante daño se crea por esos malditos juicios paralelos que alegre y espontaneamente se hacen en la sociedad.En el caso Gürtel también hubo una denuncia y creo que está demostrado que si hubo delito.Piensas que si no se conoce porque alguien te cuente algo hay que creerse todo o nada porque si. Para demostrar la veracidad de algo ya existen procedimientos más o menos eficaces.

    Pues si consideras que no creerselo todo o no negarlo todo, es ser equidistante… Proclamaremos que las gamas de colores desde ahora dejan de existir, ahora todos colores puros…

  37. luis

     /  14 abril 2011

    ¿Es ilegal o no lo que ha hecho este juez?, el que más errores de instrucción tiene, el que se ha cargado muchísimos sumarios, el juez estrella y estrellado. El independiente que se presentó a unas elecciones con el PSOE, ¿imparcial?

  38. http://nelygarcia.wordpress.com. No podremos cambiar nada, si no cambiamos nosotros mismos, la cultura recibida, es un obstáculo casi infranqueable. Tendríamos que adoptar nuevos valores, dando prioridad a la vida y al amor, rechazando el poder y la ambición.

  39. Manuel C. García

     /  21 abril 2011

    Es difícil no simpatizar con el juez que trató (torpemente, con toda seguridad) de evitar que España, camino de los cuarenta años de la desaparición de Franco, sea el único país del mundo que aún no se ha enfrentado con un mínimo de seriedad a su pasado fascista. Pero, para su desgracia, es casi igual de difícil defender a alguien que se presentó como número dos de Felipe González en una lista electoral para, apenas unos meses después, llegar a un acuerdo con PJ Ramirez, Aznar y Julio Anguita para intentar meterlo en la cárcel. ¿Quién defiende al juez justiciero? Sus socios de entonces no parecen muy interesados… Y el PSOE, ¿por qué habría de hacerlo?

  1. El paradigmático caso de Baltasar Garzón
  2. El paradigmático caso de Baltasar Garzón | Noticias - d2.com.es
  3. El paradigmático caso de Baltasar Garzón | Caso.CO
  4. El paradigmático caso de Baltasar Garzón | Caso.CO
  5. Una temporada en el infierno (de la explotación laboral) (II de III) « Bosque de Brocelandia
A %d blogueros les gusta esto: