Sampedro: Con este sistema no se resolverá la crisis

El viceprimer ministro Li Keqiang llega hoy a Madrid cargado de “miles de millones de eurospara firmar contratos con grandes empresas privadas y seguir comprando deuda española. Todo es por ayudar. A salir de la crisis.

El 1 de Enero de 2005 se liberalizó el mercado mundial precisamente para permitir a China jugar en el concierto internacional. Pese a sus graves violaciones de los derechos humanos, sí. Su irrupción fue en tromba, abaratando los precios de los productos que fabricaba en serie a niveles irrisorios y cambiando las leyes del comercio. El balance de los 3 primeros meses, arrojaba, por ejemplo, una destrucción de mil empleos diarios en el sector textil español.

En un reportaje de Informe Semanal que titulé “Made in China”, se veían los alarmantes datos. Para mí, el mayor de todos fue éste que seleccioné del material que nos envió la corresponsalía de TVE en Pekín para completar el trabajo:

Ron Ko

Portavoz Turpan Ezquel

Xinjiang (China)

El impacto del coste laboral en empresas como ésta no es tan grande. Aquí representa un uno por ciento. A nosotros nos afecta mucho más un incremento en los precios de la electricidad en la provincia

¡Bien! Vamos por el buen camino. Suben los precios en España el 2,9% este año, mientras los sueldos lo hacen el 1,3%. Según datos oficiales provisionales. De esos oficiales, quiero decir, porque el precio del petróleo ya está otra vez por las nubes -casi a 95 dólares el barril de Brent-, España lo grava todavía más con impuestos, y la gasolina termina por encarecer todos los productos. Lo sigo citando solo como ejemplo. Perdemos poder adquisitivo a borbotones, con el despido regalado –mientras se anuncian nuevas “reformas” para complacer a los empresarios- y sube el precio de la electricidad reclamado por las todopoderosas corporaciones que un día, algunas, fueron públicas. Sí, como en China, dentro de nada será más importante para una empresa lo que paga por la energía que la nómina de los trabajadores. Y en China, al que protesta, se le encarcela o directamente se le ajusticia. Una única diferencia a su favor: tienen establecida la pena de muerte para los corruptos, son muy radicales con sus castigos, tampoco hay que llegar a tanto. Imagino que tendrán algo más de miramiento con los que mandan de verdad, que igual se quedaban sin Gobierno y altos cargos. Pero, para los “otros“, los algo menos poderosos, “no les tiembla el pulso“, que dirían los fascistas de aquí. Si vamos a equipararnos en todo a China, lo de meter mano en serio a quien se lleva dinero público para su goce y disfrute tampoco estaría mal.

Y a la UE todo esto de exprimir al trabajador y dar barra libre a los ricos le parece muy bien, y dicta políticas a los países que la componen. Con una diligencia y un progresismo que nos deja anonados. Y Alemania, que tiene unos bancos estupendos y muy protegidos y muy dueños de otros bancos extranjeros, y una ciudadanía muy concienciada, crea empleo y crece. Aquí, hoy sabemos que ha bajado un poquito la ingente creación de desempleo, ya “solo” se han ido al paro este año 176,000 personas, que se añaden a los 4 millones ya registrados.  Estamos aprisionados entre la dictadura capitalista China y el neoliberalismo occidental. Y nos están sirviendo una receta mixta de poner los pelos de punta.

Con un problema añadido en España al que le cuadra a la perfección un pensamiento de Albert Einstein: “La vida es muy peligrosa, no sólo por las personas que hacen el mal, sino y sobre todo, por las que se sientan a ver lo que pasa“.

Nuestro querido José Luis Sampedro ha presentado en Málaga el libro Desigualdades de Juan Torres y Lina Gálvez. Llama a nacionalizar los bancos y su conclusión es tajante: “Con este sistema, no espere nadie resolver el problema de la crisis financiera”.

Entrada siguiente

14 comentarios

  1. Pues ya sabemos como se las gasta China. Si meten pasta en algo es para terminar quedándoselo. De tontos nada. http://slashdot.org/story/11/01/01/2159203/Chinese-Intellectual-Property-Acquisition-Tactics-Exposed

    Ah y curiosamente tras cacarearla tanto nuestra Alta velocidad se queda fuera del pasteleo!

  2. Víctor

     /  4 enero 2011

    José Luis Sampedro, Juan Torres, Lina Gálvez, Rosa María Artal…algún día, los ciudadanos deberíamos agradecer el esfuerzo constante de estas personas, que desde el compromiso, siempre incómodo y a contracorriente, tratan de explicarnos la realidad que hay detrás de las mentiras y estupideces de los poderosos.
    Una de las causas de esta crisis, analizada de sobra, pero oculta a la inmensa mayoría, fue el endeudamiento privado. Durante años, recordemos el mantra constante de “la contención salarial”, la clase trabajadora ha visto reducido su nivel adquisitivo comparándolo con los beneficios empresariales; es decir, en la tarta del PIB los gastos salariales han ido perdiendo volumen en el reparto, mientras los beneficios empresariales ocupaban mayor espacio. Estos son datos que otro maestro, Vicenç Navarro, ha explicado claramente. La única manera en que los trabajadores han podido compensar esa disminución y mantener su nivel de consumo ha sido a través de su endeudamiento. Endeudamiento promocionado por las entidades financieras. Cuando se producía esta peligrosa situación, ninguno de los gurús neoliberales que nos dictan ahora las medidas a tomar avisó del riesgo de que un declive económico llevase a los trabajadores a no poder hacer frente a este endeudamiento alegremente promovido por el sistema. Ahora estamos en esa situación. A la receta de aún más moderación salarial, el tinglado financiero ha pedido auxilio a la cada vez más poderosa China, poseedora de una liquidez abrumadora, sustentada en una producción masiva. Poco a poco, ésta va adquiriendo la mayoría de la deuda pública y privada. Hoy, el mayor comprador de la deuda de EEUU es China. Ídem en la UE. ¿Cuál será el resultado de todo esto? Difícil jugar a adivinos, pero desde luego, si la ciudadanía no actúa de forma adulta, ejerciendo el control de todo este disparate, es seguro que no va a ser más democracia.

  3. Me encanta que la gente sabia como Sampedro lleguen a este estadio en el que dicen las cosas que nos pasan con tan claridad, sin necesidad de apoyarse continuamente en muletas bibliográficas, sin tener que recurrir a citas de autoridad, simplemente dejando que fluya lo aprendido y metabolizado durante años y años desde la lucidez y un decantamiento indudable, obvio, por las personas. “Esta crisis no es una enfermedad en un cuerpo sano, sino que es la manifestación de la enfermedad en un cuerpo entero (…) agotado, que se está acabando…” No puedo estar más de acuerdo con el maestro: no hay soluciones financieras para una crisis en la que el desbarajuste (y latrocinio) financiero es sólo un síntoma más. Y los que quieran aportar “soluciones” del estilo de parcheo, por grandes y llamativos que parezcan los emplastos, sólo conseguirán mantener en la UVI un sistema que ya no tiene nada que aportar al mundo sino más desigualdad y sufrimiento.
    Y así no se sale de ninguna crisis… así se ahonda el problema, se reparte sobre las espaldas de los mismos (¡y sobre todo las mismas!… recordemos que Sampedro presentaba el libro Desiguales, de Gálvez y Torres). También creo, con Sampedro, que el capitalismo es un sistema en el que las crisis son inherentes, y que cada vez está más ensimismado y es más una caricatura de sí mismo… y por tanto está más agotado, con menos valores globales y civilizatorios en un mundo que se pretende globalizado. (La globalización, nos dice Sampedro, es que ya definitivamente el poder económico manda sobre el político). Pero además, un sistema que expulsa del mundo de trabajo a las personas jóvenes no merece seguir dando tanta mala vida. Un sistema que margina las personas que crean trabajo y pensamiento debería ser proscrito…. Comparto con Sampedro –y de hecho lo escribí hace algunos meses– que esta no es una contradicción más. Es una contradicción fundamental. El capitalismo parece brillar y expandirse como una supernova cuando de hecho — y aunque el proceso puede todavía durar, con dolor, años– ya se está convirtiendo en un voraz agujero negro.

  4. Siempre quedé fascinado por la humilde y excelente sabiduría,así como por el “savoir faire” de este niño/sabio llamado Jose Luis Sampedro.

    Me llegan noticias desde varios Países de la América del Sur, que están con la mosca en la oreja con China, ya que no desean acabar siendo el Africa actual.

    Todo lo que somos se ha construido con mucho esfuerzo. Siglos de historia, pueden quedar relegados al mas triste olvido, ante este pastel dinerario que nos muestran.

    Nuestra particular idiosincrasia…¿debemos venderla a cambio de un río de dinero?. Todo no es lo que aparenta.

  5. Totalmente de acuerdo con Rosa María y con Sampedro. Hay que cambiar el sistema aunque ésa sea una opción que he mantenido desde que tengo uso de razón política como heredero ideológico que soy del 68. Ahora bien, ¿qué nuevo sistema queremos implantar? Ahora mismo, que yo sepa, no existe ningún estudio que pueda compararse al que en su día hicieran Marx, Lenin o, incluso, Bakunin y Kropotkin sobre la sociedad de su tiempo y es evidente que esos trabajos no pueden aplicarse a nuestro tiempo aunque sí pueden servir de base para intentar una sociedad, un sistema más justo o, como mínimo, menos injusto.

  6. rosa maría artal

     /  4 enero 2011

    En mi ausencia, se ha desconectado mi clave de wordpress y he podido ver la publicidad con la que hoy me “obsequia” -habitualmente yo no puedo-. Lógicamente, ni p. caso al dinero fácil que nos “ofertan”. No lo suscribo.

  7. zana

     /  4 enero 2011

    Hola personas,
    creo que la Declaración Universal de los Derechos Humanos tendría que ser el mantra a seguir. El resto de leyes deberían ir dirigidas a hacerla cumplir.

    Ayer leí la siguiente reflexión sobre los parados españoles y su intención de voto, no es un sondeo:
    De los 4 millones de parados:
    1 millón pasa de ir a votar.
    1 millón, que eran votantes del PSOE van a cambiar el voto: 950.000 lo harán al PP y 50.000 a otras fuerzas políticas.
    1 millón, no sabe qué hacer “porque todos son iguales”
    1 millón está a la espera. Si su situación personal mejora, es decir, si encuentra trabajo, votarán al mismo partido que la última vez. Si llegado el día sigue en el paro, ese millón se repartirá entre las tres opciones anteriores.

    La leí tres veces antes de darme cuenta de lo impecablemente real que era. Y entonces pensé: 4 millones de votos dan +/- 50 diputados. Esa puede ser la llave para resolver esta crisis, que en el parlamento hubiese 50 diputados defendiendo a los parados.

  8. Jennifer

     /  4 enero 2011

    Soy discapacitada trabajadora.No soy funcionaria,sino trabajadora en una empresa pública,cada mes me quitan un 80% de mi sueldo en todas las pagas por la apliacion del 5% y hasta 2014. Con todo esto solo espero no tener problemas para que me sigan dando la medicacion hospitalaria como enferma cronica.

  9. La fraternidad entre hombres y mujeres, esa es la cuestión.

  10. Soto

     /  4 enero 2011

    Hola Rosa y amigos contertulios:
    Que el cuerpo está enfermo de por si,que la enfermedad forma parte de su extructura; es así como se considera hoy al actual Sistema Financiero,por gentes que piensan con la cabeza y el corazón de la solidaridad.Porque si detectamos el problema pero no tenemos “el sufrimiento” por intentar darle solución,intentar el impulso vital de cambiarlo,por lo menos ,el impulso vital de “reconocerlo y “sentir” que no puede ser asi,que no hay derecho a las desigualdaes sociales que a nivel mundial está produciendo, en resumen ,si no queremos ser conscientes,”escapamos”, apañados estamos y algún dia ( no tiene porque ser lejano)… tengamos que decir ..¿y porque no lo hemos evitado?.
    Apertas agarimosas

  11. Juan Carlos

     /  4 enero 2011

    Hablando de “los que se sientan a ver lo que pasa”. Quiero insistir una vez más que la mejor forma de no ser pasivo (y la única con posibilidades de tener efectos reales) es acudir a las instituciones que realmente se reparten el poder político; es decir, hay que acudir a los partidos, partidipar en ellos, elegir desde adentro a los que realmente nos representen y deshacerse de los caraduras.
    Es posible, no lo dudéis; pero es muy importante para los que estamos en esa lucha que a la hora de votar en las asambleas tengamos el apoyo de gente como vosotros, de otra manera el pastel siempre se repartirá entre los mismos.
    La mejor prueba es que desde los medios conservadores (tanto a derecha como a “izquierda”) se intenta desprestigiar la práctica política para ahuyentar a los ciudadanos de las verdaderas instancias de poder. Las leyes se hacen en el Parlamento y ahí mandan los grupos parlamentarios, es decir, los partidos. No digo que sean una maravilla pero hoy por hoy es la única batalla efectiva.
    Solo desde ellos se puede plantar cara en este desatino económico y político en que nos están metiendo los caraduras y los sinvergüenzas que solo aspiran a coger un carguito público gracias al partido y, desde allí, repartir a la familia. Si logramos conformar mayorías dentro de los partidos, podremos remediar muchas cosas. Eso lo saben perfectamente los financieros, los grandes capos de los medios de comunicación y el stablishment en su conjunto. Insisto, esa es la razón de que entre todos ellos intenten tirar por el suelo la imagen de la práctica política, cuando lo cierto es que la única práctica condenable es la de los chorizos que se han emboscado en ella, pero eso no tiene nada que ver con la verdadera política. Hay que dejar la revolución de barra de bar o (lo siento) el onanismo en que a veces se convierte Internet y bajar por las sedes locales de los partidos, participar y votar. Tenemos que asumir nuestra responsabilidad.

  12. “Con este sistema, no espere nadie resolver el problema de la crisis financiera”. Yo añadiría: mientras el sistema, sea el que sea, esté basado en el trabajo, sólo sobrevivirán (dignamente) los que obtengan trabajo, el resto a buscarse la vida. La cultura del esfuerzo es la única que se acepta por aquellos que se esfuerzan, pero hay trabajos que por mucho que te esfuerces no se consiguen por que ni ha habido, ni habrá trabajo para todos. Decir que el capitalismo ha funcionado muy bien, es ignorar la miseria en la que viven de millones de personas en este país y miles de millones en el mundo. Decir que el comunismo consigue el pleno empleo, no es más que repartir la miseria de un esfuerzo repartido y en muchos casos esclavo e imutil. Hay que cambiar el chip, pero el chip mundial, global. Trabajar es un lujo, porque con el rédito del trabajo puedes comprar lujo (unos más que otros).

    No se si conocéis la propuesta que llamo Standard-Life para darle proyección internacional (Patrón de vida, un estándard básico de vida -en español para entendernos-). Consiste en crear un nuevo capital que se suma al existente, sin renunciar a las mejoras sociales, basado en un valor indiscutible que es el valor del ser humano, un valor que todos tenemos y por tanto es igualitario, es el mismo para todo el mundo. Se trata de certificar la vida como el primer valor del resto de valores. Un Certificado de Valor Capital Vida que, como antaño el oro, puede respaldar la moneda electrónica para la supervivencia sostenible. La vida humana es un valor real y puede ser tasado de acuerdo a la media del coste de los alimentos necesarios para sobrevivir, país por país.

    El tema es muy largo para un post así que si les interesa les dejo el siguiente link y les animo a que lo compartan y lo discutan: http://www.monografias.com/trabajos78/capital-vida/capital-vida.shtml

    Mi vida vale una vida igual que tu vida.

    El ser humano es del mismo genero y condición,

    tiene el mismo valor de vida universal,

    la misma presencia objetiva,
    
la misma condición de igualdad.

    La vida tiene valor de por vida.

    Cada vida humana vale como una vida,

    es una unidad de realidad,
de existencia,
    de equivalencia,
de correspondencia y de semejanza,

    Lo que cuesta vivir es lo que tasa una vida,
    
es un valor mesurable de acuerdo a unos costes.
    
Se sistemiza como una equivalencia de valor.
    
Un valor de subsistencia y de supervivencia.

    Saludos

  13. jose maria

     /  4 enero 2011

    El sistema está obsoleto. El sistema de valores, la política, las religiones, la economía, todo ha cambiado. El ser humano ha evolucionado y se ha dado cuenta del sistema de esclavitud al que nos tiene sometido el dinero-deuda a través de la mente “insatisfecha” y deseosa de poder en base a la corrupción. La mente es el gran “pecado” capital ya que no nos deja en paz con su avaricia, nunca tiene suficiente y con su insensibilidad y separada de los demás deja que se mueran de hambre 70.000 personas diarias, 1000 millones pasando penurias y 100 mujeres asesinadas al año.
    Mientras 18 familias tienen el 80% de la riqueza mundial en base a las drogas, armas, prostitución y especulación.
    Muy pronto nos uniremos todos en base a la conciencia y al corazón y crearemos el sistema que nos merecemos y del que Jesús ya nos mostró el camino con todo su amor.
    Feliz año a todos/as.

  14. ¿Y a quién le importa la crisis? ¿a estas alturas alguien duda de que es un “sálvese quien pueda” en toda regla?

A %d blogueros les gusta esto: