Por qué son los jóvenes tan pasivos

Rita, una estudiante de sociología y ciencias políticas, aceptó sentarse en la mesa del CSIC en el debate “Críticos y ciudadanos” –del que ni un solo medio se hace hoy eco- y que se celebró con menos de “media entrada“. Le habían precedido hablando 5 profesores universitarios y un joven investigador que, por cierto, trazó un sombrío y angustioso panorama de su especialidad en España. Hipoteca, dijo, su carrera y sus vidas. “No nos vamos, nos echan”. Rita, venía baqueteada por la lucha antibolonia en la que se implicó, y planteó un discurso bien elaborado y enormemente pragmático, tanto, que me heló la sangre. A su juicio, las razones de la pasividad de los estudiantes universitarios se basa en estos puntos:

1) El fracaso de su batalla contra el plan Bolonia. La protesta era fundada: se consolida la dependencia del conocimiento a “la empresa” y sus sacrosantos beneficios. Aquí apuntó que sabía era un planteamiento corporativo, como el siguiente punto.

2) No hay reforma universitaria.

3) La relación de los jóvenes con la crisis es distinta a la de los más adultos. No se identifican con la figura del trabajador que se reivindica. Parece que tampoco en modo alguno con la del empresario o quien quiera que decida. Saben que “no tendrán trabajo fijo, ni subsidios, ni ayudas sociales, ni pensiones” y que “tendrán que residir con los padres mientras puedan”. Vivirán peor que sus padres. Y lo han asumido.

Rita alberga cierta esperanza en las movilizaciones de los universitarios europeos, especialmente de los italianos que, según nos dijo, piden una renta básica, acceso a la vivienda y alguna cosa más.

Contó también que los jóvenes con inquietudes en la Universidad española proceden de muy diferentes ideologías que dificultan ponerse de acuerdo.

-Todos estamos muy deprimidos y nos sentimos muy solos ¿no vamos a poder contar con vosotros? ¿Puedes explicarme entonces, sencillamente, qué esperas que sea tu vida?- le pregunté desde el público.

-Tendré una vida, claro, pero distinta. Tratando de sacar partido a lo que nos brinde el sistema, esa renta básica, la vivienda… -, vino a decir.

Hace tiempo que lo vengo viendo: están derrotados de antemano, aspirando a vivir con las migajas que les deje… un sistema que no aspiran a cambiar. Adaptados a lo que les echen. Y Rita se implica y explica, otros ni eso. Con todas las excepciones que se quiera, pero ésta parece ser la tendencia. Ni siquiera una inmensa mayoría de los periodistas jóvenes se apartan del carril y el sometimiento. Salvar la parcelita y punto. Aún con la inyección de fuerza de wikileaks.

 

La concentración contra la detención de Assange me resultó, el otro día, igualmente demoledora. O más. Caretas –bebidas en la cultura audiovisual, me explican- para jugar a protestar. En el debate de El País del martes, otro joven –menos que todos estos- me abordó, sin presentarse, para decirme que no espere gente en la calle (que no la espero, lo he dicho muchas veces, hay que buscar otras formas), “la batalla se da en Internet”, dijo, “¿a golpe de clic?”y, él respondió ofendido:  esto termina por llevar, con la amplificación del mensaje, a acciones como las de los hackers. En ese debate sí había jóvenes, eran mayoría de hecho. Desorientados y rabiosos algunos de los que hablaron.

El 40% están sin trabajo, y es cierto que, si algo no cambia, no lo tendrán. Y que no les dará de sí el tiempo para cobrar pensión alguna, dado que nuestros políticos están poniendo ya el límite en 35 años trabajados para recibir el subsidio completo. ¿Y no piensan hacer nada más?

Educados en casa, con la tele y el ordenador, en el consumo y las marcas, a tiro de teléfono móvil para consultar a los papás qué han preferido la “seguridad” de sus hijos a verles tomar decisiones que puedan suponer riesgo, apagando sus iniciativas,  sus caídas y sus incorporaciones,  multiregalados, solos en ausencia de padres ocupados en ganar dinero para hipotecarse. ¿Tampoco les han hablado sus profesores?

Todos sabemos de la mala educación, inenarrable cómo fue la nuestra y puede que la que hayamos dado. Pero llega un momento en la vida el que se crece, se tiene criterio, y uno se convierte en responsable de su propia trayectoria y de sus errores. A cierta edad, muy pronto, ya nada es culpa de otros.

Muy cerca me dicen que es imposible que el sistema que están imponiendo los mercados llegue a triunfar plenamente. Y el revulsivo puede ser terrible. Y se está empezando a ver.

Decía el otro día el filósofo Manuel Cruz en La Ventana de la SER: “En Argentina, en Roma, en GB hay vandalismo. De los Gobiernos. Esta gente,estos chavales están luchando por la civilización”.

De lo que no parecen ser conscientes los jóvenes es de que en España todo es mucho peor. Que los derechos que roban a los europeos de más arriba les dejan en una situación idílica respecto a los que en España hemos tenido nunca. Estamos en multitud de cosas… “a la cola de Europa”. En el pesebre que nos preparan -que ya empiezan a conocer irlandeses y griegos, por ejemplo-, los mejores bocados del pienso que nos suministren se los llevarán ellos, alemanes, británicos, nórdicos, centroeuropeos, franceses. Hasta en eso nos quedarán solo las sobras. Porque nuestros políticos no luchan por nosotros, ninguno lo ha hecho hasta equipararnos, cómplices o vencidos por nuestra pesada carga, a la que ahora se añade la losa aplastante de la UE azul.

Realmente, bajo los adoquines no había arena de playa, pero aquella lucha de mi propia juventud por ejemplo, sirvió para que Rita y todas las Ritas pudieran ir a la Universidad. Eso al menos, nadie puede negarlo. Pero, por encima de todo, es que perseguir un objetivo de altura, hasta con ingenuas flores, llena la vida y la dota de satisfacciones. Aguardar las migajas no puede ser lo mismo.

Con 93 años, José Luis Sampedro, sigue llamando a la acción,  contrATTACacando. Tenemos muchas cosas por hacer. Concretas. No nos dejéis solos. Empezamos a ser unos cuantos muy mayores. Y a todo esto, no sé por qué los jóvenes son tan pasivos. Rita no me lo explicó.

60 comentarios

  1. Pepa

     /  17 diciembre 2010

    Puede que cierta parte de los jovenes este resignada, pero me consta que hay otra parte a la que lo que le pasa es que no sabe que hacer. La sociedad se ha vuelto mucho mas individualista que en el pasado. Los jovenes en su mayoria carecen de ideologia (politica me refiero). El problema es que estan perdidos buscando su lugar, pero me consta que hay descontento. Creo que cuando las circunstancias sean propicias se moveran. Falta un factor aglutinador que, quizas, pueda ser internet. Aquie las manifestaciones de estudiantes se organizaron via twiter.

    Me niego a pensar que todo esta perdido y nadie va a mover un dedo, va en contra de mi naturaleza(soy muy tozuda parabien y para mal).

    Por ultimo, te voy a llevar la contraria con eso de que las manifestaciones y huelgas no funcionan. Primero por que molestan mucho mas, no es lo mismo tener 100000 personas en la calle (con los consiguientes disturbios que originan, trafico cortado, etc.) que en la web donde no molestan a nadie. Segundo por que en el caso de la huelga, paralizas la actividad economica y, si aguantas lo suficiente, provocas muchas perdidas y miedo a mas. Protestar en internet esta muy bien pero nadie pierde, asi que es mas facil ignorarlo. Otra cosa es que funcione como zona de organizacion o de inforacion o como caldo de cultivo de ideas.

    Hay que tener esperanza, si no habremos perdido antes de comenzar la guerra.

  2. Poco a poco voy comprendiendo cómo un sistema que salió de los militares estadounidenses se ha extendido de forma tan rápida. Es el nuevo circo de la humanidad. ¿Se cree alguien que se va a cambiar algo por Internet? A quienes tienen miedo los políticos es a la unión física de las personas, no a las protestas más o menos masivas que se puedan hacer a traves de la red como ya se está viendo en la actualidad. Ahora ya ni tan siquiera se preocupan por su imagen, por lo único que se preocupan es por los mercados. Un rey tan absolutista como Carlos III tenía un pánico cerval a lo que él denominaba el “populacho”, pero de seguro que de haberse quedado ese “populacho” en casa no habría tenido lugar el motín de -más bien contra- Esquilache.
    Lo que hubiera podido ser unescelente medio para muchas cosas, se está convirtiendo en un fin que sólo sirve a quienes nos gobiernan por encima de los gobiernos.

  3. ¿Qué es un joven? ¿Un chico de 23 años con la ESO, parado de la construcción, y con un hijo? ¿Una chica de 23 con una carrera universitaria? Los dos son jovenes, pero ellos no se ven como parte de la misma realidad. Sus problemas tienen la misma raiz, pueden incluso tener soluciones parecidas, pero en muchos casos ellos (nosotros) no lo ven así. Mayoritariamente no se sienten un grupo, no se sienten una clase y no tienen una ideología clara. Posiblemente eso sea un error, pero también es un error ignorar que generalizar es peligroso y en muchas ocasiones improductivo.

    Hay muchos jovenes pasivos, pero también hay muchos jovenes movilizados y conscientes. ¿Cual es el problema de estos últimos? ¿Dónde están? Quizá deberíamos preguntarnos porque los canales de participación más importantes (sindicatos y partidos políticos), los medios de opinión (la prensa), y las formas de protesta y de lucha (por no hablar de las “ideologías” o de la democracia representativa) permanecen anclados en el S.XIX cuando estamos a punto de abrir las puertas de la segunda década del siglo XXI.

    Los jovenes estamos divididos, desclasados y desideologizados. Y por si fuera poco, aquellos que no lo están se sienten desplazados por una sociedad felizmente decimonónica que además les exige sacrificios, respuestas y movilización.

    Esto no puede ser Mayo del 68. Hay que inventar algo nuevo. Hace tiempo que sobre los adoquines pusieron asfalto.

  4. Juanjo

     /  17 diciembre 2010

    Siempre lloro con esa canción, pero quizás lo peor sea la nostalgia, nostalgia de algo que muchos siquiera hemos vivido. Yo soy uno de esos jóvenes, atropellado por los acontecimientos, asustado y solo. Creo que aún no son conscientes, los que no se sienten como yo, de lo que se les viene encima, precisamente porque nadie les animó a pensar, a reflexionar a discernir. Porque están aletargados, en una nube consumista, mantenidos aún por sus padres, por las idílicas sensaciones del consumismo, de los créditos y la propaganda. Ojalá me sintiera como la mayoría. De qué me servirá, cuando todo se desmorone, haber sido consciente? Para, como todos los abuelos, poder decir: “te lo dije”, como la caída, que aún esta empezando, de los precios de las viviendas; te lo dije, como dije que mirar atrás solo nos lleva al llanto y mirar adelante a la desesperación.
    Yo aún no tengo una hipoteca -ni espero tenerla jamás, la rebelión me libre-, pero quién en su sano juicio no entiende la racional rabia de un adulto desbordado, ninguneado y utilizado que discierne de a su alrededor el causante de sus penurias, ni su esposa ni sus hijos ni los contertulios del bar, sus jefes y los banqueros, y no actúa irracionalmente, si no con mucha más cordura que los corredores bursátiles y los políticos, y decide erradicar de raíz la causa de sus problemas, a balazos! Quién en su sano juicio puede acusar de inhumano, irracional o demente precisamente al más cuerdo entre los vivos?
    Pues ese es el futuro que veo, ¿miro atrás o adelante? ¿o me quedo en el sillón haciendo clic con el ratón?

  5. zana

     /  17 diciembre 2010

    Hola personas,
    los universitarios salen a la calle a protestar contra el plan Bolonia, hacen huelgas, manifestaciones…, de todo…y al cabo de dos años no van a votar o votan al PSOE o al PP que son los que les han impuesto el plan Bolonia ¿pasividad? no creo que sea esa la palabra adecuada.
    Los trabajadores hacen huelgas generales, paros sectoriales, manifestaciones. Se unen por Internet, protestan, opinan…y al cabo de dos años: 22 millones de votos para el PP y el PSOE que son los que les están quitando los derechos sociales. ¿Cuál creéis vosotros que es la palabra que encaja aquí? A mií se me ocurre imbecilidad o burricie que es más bonita.
    Cómo no se va a cansar la gente de manifestarse, de hacer huelgas, de implicarse si luego viene lo que viene.
    Las manifestaciones son a los políticos como los regates al fútbol…lo que de verdad cuenta son los goles…los votos. Podemos seguir tocando la pelota en el medio del campo que el Mercado Club de Fútbol con el empate pasa de ronda.
    ¡Ah! siempre podremos echar la culpa al árbitro o a quien vota en el pacto de Toledo contra la reforma de las pensiones.

  6. No creo que los jóvenes sean tan pasivos. Por lo menos no todos. Tu generación, Rosa, se movió por sus derechos (y los nuestros). Pero no toda la gente de tu edad lo hizo. Mis padres, por ejemplo, en sus felices 70, se quedaron en casa organizando guateques y salidas domingueras con sus amigos y no porque fueran unos niños de casa buena sino porque era más fácil no meterse en nada (y quizá también porque uno de mis abuelos era militar franquista mientras por la parte materna un par de bisabuelos se exiliaron en Francia durante la guerra civil).

    Nunca se metieron en nada. Mi madre tiene más espíritu crítico ahora, ya jubilada, que no entonces. Está más al corriente, por ejemplo, del chanchullo con el tema controladores aéreos que mucha gente de mi edad, que ahora son como fueron mis padres: aposentados y conservadores… educan adolescentes críticos? Pues un poco igual que nosotros fuímos educados.

    Y unos salimos folloneros y los otros salieron sumisos.

    Adivinas a quiénes les fue mejor? en el sentido económico, de estatus, de oportunidades laborales… con resultado final de muerte cerebral por anestesia o brusco despertar en la puta calle. Eso también.

    Al final los que llevamos mejor toda esta mierda somos los que siempre estuvimos hasta el cuello.

    Este vídeo sobre “los jóvenes” me pareció muy interesante e incluso esperanzador:

    http://vimeo.com/17128051

  7. apajerabierta

     /  17 diciembre 2010

    ¡Qué razón tienes Zana!.
    Lo decia en un comentario al post anterior. D.Mariano el Divertido, va a ganar las próximas elecciones por goleada. En seguida y con el “apoyo del pueblo español” le va a dar por donde duel al pueblo español que lo ha votado en defensa de los sacrosantos intereses del poder financiero.
    Creo y espero que en un futuro muy próximo se van a dar las condiciones para que todo este sistema estalle: El PP al poder, el petróleo por encima de 100$ el barril, medidas drásticas e impopulares, huelgas salvajes el PIB y la bolsa en caida libre… Verás cómo la gente se mueve… Lo que pasa es que se moverá muy cabreada (podia haber dicho enfadada pero es que va a ser más) y en esas circustancias se cometen además tropelías innecesarias y pagan el pato muchos inocentes.

  8. marcos

     /  17 diciembre 2010

    Gracias, con todo lo que esa palabra significa. Soy joven, (bueno, eso creo; 27 años) he estudiado periodismo, así que puedes imaginarte cómo estoy. Viviendo con mis padres, sin trabajo, sin ingresos, trabajando puntualmente de camarero sin cotizar,… Sólo nos desahogamos en el blog… Tu diagnóstico es muy certero, pero ¿hay alternativas? ¿Hay esperanza? (porque Esperanza ya sabemos que sí que hay). Yo trato de movilizarme, de militar, de participar en la sociedad, de construir democracia y no esperar a que nos la mastiquen, pero la verdad es que miro a mi alrededor y el panorama es desolador.
    Este es el blog que escribimos dos jóvenes que intentamos no resignarnos, aunque a veces no lo consigamos. Seguramente seamos una de tantas gotas de agua insignificantes dentro de un desierto tan inmenso.

    http://sombrasenlaciudad.wordpress.com/

  9. La historia nos ha venido demostrando que cada pueblo-País recibe la cosecha que ha sembrado. Las generaciones que van creando en sus etapas activas el sustrato que los ha de mantener, vivirán su futuro, según sea la consistencia del mismo.

    Los jóvenes hoy en día-sin generalizar-, viven una sopa boba que les han consentido sus antecesores y que conquistaron a golpe de esfuerzo y de una palabra hoy casi olvidada por esta juventud…responsabilidad.

    Hay que asumir los posibles errores que todos cometemos cuando nos ponemos en acción. Lo fácil se regala y lo difícil se conquista.

    No vale con ir a una “mani” en plan “coleguis”, o reunirse en las cafeterías para ver quien es el campeón de mus, entre utopías hechas frases para animar el cotarro. Eso ya lo hacen los fans de Lady Gaga-por poner un ejemplo-. Si desean conquistar su futuro, han de ponerse en acción, o la acción del futuro se pondrá contra ellos.

    Tras la frase conquistada de la manifestación del 68…”La imaginación al Poder”, ya conquistada, hay que ponerla en valor.Pero esta juventud, con esa gran arma, andan preguntándose unos a otros…¿y ahora que hacemos?.

    ¡Feliz Navidad!.

  10. eliecer

     /  17 diciembre 2010

    Lo que apuntas sobre la sobreprotección me parece que es una de las claves, por eso los jóvenes piensan que otros más capaces, papa estado, mama-europa, padrino-político, les va a solucionar la papeleta, y la verdad es que no es así. Otra clave es la total y absoluta desconexión entre el mundo universatiro-estudiantil y el mundo real del trabajo. Y otra, y esto ya si que es una percepción mia, es el hedonismo, a disfrutar, ya llegará la hora de preocuparse, pues efectivamente llega.

    Creo que el funcionamiento actual de la democracia- partidocracia es un lastre para fomentar una sociedad más justa. Me doy cuenta de lo machacona que es la publicidad de los partidos, y también de lo estériles de sus discusiones, “tu más”, “culpa tuya”, de cómo repiten consignas una y otra y otra vez etc… Desde luego piensan que pueden hacer lo que les venga en gana, reírse de nuestra inteligencia constantemente sin que les pase nada. Pero lo que ocurre es que la gente cada vez pasa más de la política, especialmente de la política de partidos, la única que sale por la tele y por tanto para muchos jóvenes la única que existe.
    Para los poderosos esto es el paraíso, porque la gente normal está totalmente desconectada , y tenemos menos medios para coordinar una respuesta efectiva a los continuos abusos a los que se nos somete. Todos los partidos se han convertido unas máquinas burocráticas que se pasan los años discutiendo programas, personas, puestos, sillones, poltronas. Cuando no tienen predicamento, lejos de plantearse una nueva forma de funcionar, suelen echar la culpa a la gente, que no acaba de enterarse bien de qué es lo que tiene que hacer, o a los medios de comunicación, o a que ya nadie es capaz de leer al petardo de Gramsci.
    El caso es que los partidos políticos han dado la espalda a la sociedad, y la sociedad no quiere o no puede o no le apetece ponerlos en su sitio, así que es como un circulo vicioso.

  11. Eduardo Rodríguez Luque

     /  17 diciembre 2010

    Querida Rosa María, no sé si me incluyo ya en el grupo de jóvenes (tengo 29 años) que mencionas, pero no he leído hasta ahora un artículo más certero y claro que éste. Viendo la situación en España me escapé, me vine a Edimbugo y monté una academia de español (como podía haber hecho otras mil cosas). Cuando voy a España la gente suele decirme “¡qué suerte!” sin tener en cuenta la soledad de no tener amigos al llegar, mucha dificultad al hacerlos por el idioma y un frío atroz. “Aquí las cosas están fatal”, continúan diciendo. En un mundo con compañías low cost cualquiera puede estar viviendo con los papis, currar los fines de semana poniendo copas y salir del país (tal y como hicieron otros muchos antes que nosotros) a ver qué pasa (y lo que pasa suele ser bueno, incluso sólo por encarar otro idioma y otra costumbre). Lo de “esto no es lo que nos habían vendido” que dicen muchos de mi generación es de broma y, además, se llaman a sí mismos imbéciles. Como bien dices, hay una edad en la que uno puede discernir y actuar y tiene el suficiente criterio. Es una excusa muy fácil esa de “mis padres lo tuvieron más fácil porque pudieron comprarse un piso y encontrar un trabajo estable.” ¿Y? Pertenecemos a otra generación, bonitos: la mayoría de nuestros padres empezaron a currar a los 18, no pisaron una facultad y aquí raro es el que no tiene un título.

  12. Eduardo Rodríguez Luque

     /  17 diciembre 2010

    Perdón, quería decir que puede trabajarse los fines de semana mientras se vive con los padres, ahorrar y cruzar la frontera.

  13. Yo no estoy de acuerdo con esto. Yo creo que los jóvenes no están más ni menos movilizados o ideologizados que los “maduros” (¿por qué los que construyen estas categorías sociales, lo primero que tendríamos que romper, no tienen la suya propia?). De hecho, a mi alrededor, lo estamos mucho más.

    Tengo la sensación de que hay mucha gente que no es capaz de reconocer o dar valor a nuevas formas de lucha o a nuevas formulaciones de derechos. Es como si los jóvenes, al salirnos de reivindicaciones tradicionales, y centrarnos en aspectos que, para nosotros, son más importantes o se ajustan mejor a nuestras necesidades, estuviésemos rompiendo ciertos esquemas.

    Entre los jóvenes movilizados hay un montón de nuevas reivindicaciones, distintas entre sí, pero todas antagónicas al sistema, que son tan válidas como cualquier otra para luchar contra el capitalismo. Prácticas que van desde el copyleft, decrecimiento, cooperativismo, consumo crítico, renta básica y muchas más en las que hay jóvenes (y también maduros evidentemente) inmersos y desarrollándolas.

    Evidentemente la que se nos viene encima es gorda. Pero, primero, nosotros no lo hemos provocado; segundo, nosotros somos los que vamos a tener que luchar por cambiarlo. Supongo que lo mínimo que se nos va a tolerar es que lo hagamos desde nuestros propios criterios y que decidamos qué es suficiente (para nada estoy diciendo que las migajas sean suficientes, yo, igual que muchos, aspiro a cambiar el sistema de raíz). Exactamente igual que la mayor parte de la izquierda de este país, las generaciones que ahora se quejan de la desmovilización de los jóvenes, consideró que era suficiente con un estado de bienestar deficiente, una constitución heredada de un régimen fascista y sus abuelos enterrados en las cunetas.

    Igual que en Mayo del 68, las formas de lucha y las reivindicaciones, les parecían bobadas que no resistían el mínimo análisis del materialismo histórico a la mayor parte de los jerarcas de los partidos comunistas de Europa, aquí corremos el riesgo de que los “viejos jerarcas”, sin ánimo de ofender, de las luchas consideren que las nuevas formas de lucha y las nuevas reivindicaciones no son válidas sólo porque son distintas a reivindicar una salvación de las migajas del estado de bienestar socialdemócrata, como parece que hacen, por ejemplo, los sindicatos mayoritarios.

  14. rosa maría artal

     /  17 diciembre 2010

    Como le he contestado a otra persona en twitter, yo, por ejemplo, tengo mi vida bastante hecha, sé con lo que cuento y demás, el problema es vuestro, de los que no lo tenéis. Ésa es la raíz de la clasificación, y ésa la razón de que os toque apechugar con vuestra propia vida como hemos hecho todos.
    Y a nosotros también nos dieron miles de cosas impuestas ¿quién ha hecho el mundo? Yo no, no lo hubiera construido así. Ni éste, ni áquel, fueron nunca decisión de personas individuales sin poder.
    Pero, perdona, tengo algunos logros que mostrar ¿Dónde están los vuestros?

  15. No me parece escusa alguna eso de que se acomodan a lo que tienen y les hemos enseñado. Dices, Rosa que viven peor que sus padres. Yo creo que eso no es cierto y que justamente eso es la base del problema. Los jóvenes viven con sus padres, comida, cama y dinero para gastar. Los que trabajan encima pueden permitirse un coche caro. Les hemos enseñado a conseguir todo sin esfuerzo y sin lucha y por eso son conformistas. Y además les hemos enseñado a ser incoscientes. Porque no son conscientes de que, la edad de jubilación y los 35 años, tal y como está el patio, es una cláusula que impeduirá en el futuro que se paguen pensiones porque nadie llegará a los 35 años cotizados.
    Y lo peor de todo, es que cuando despierten, se sentirán más fustrados de lo habitual, y saldrán como el otro día en Grecia, con la gasolina en la mano.
    Y los políticos no tienen que luchar por nosotros. Nosotros debemos obligar a que hagan lo que les hemos mandado y no lo que les de la gana. Pero eso, como bien sabes, no es posible sin un cambio de sistema.

    Salud, república, más escuelas, esfuerzo, lucha y compromiso.
    http://celeming.blogspot.com

  16. Los jóvenes son pasivos en España, y no creo que tanto como se dice, fuera de España es otra historia.

    Está muy bien el debate sobre la juventud, pero yo propondría otro que en Gran Bretaña está muy de moda y que en España ni se oye: ¿qué hace la generación del baby boom?

    Es la generación que ha gozado de mayores cotas de prosperidad de la historia. Ocupan las posiciones de poder, copan los puestos de trabajo, se jubilan o prejubilan con sueldos bien, se lucran especulando con la vivienda -destrozando las posibilidades de emancipación-, dirigen los medios de comunicación que criminalizan las protestas. Son ellos los que han propuesto, votado y consentido unas condiciones de laborales infumables para sus hijos y nietos, y los que van a empeorarlas todavía más, y los que dirigen las empresas en las que se explota a los jóvenes. Es esa generación la que va a proponer y aprobar el alargamiento de la edad de jubilación, el recorte de los servicios sociales, la privatización de más servicios públicos.

    Es esa generación, en resumen, la que está tomando las decisiones que tanto criticamos. Unas decisiones cortoplacistas, opuestas a las que defendieron como jóvenes y cuyo único objetivo es poder disfrutar del nivel de vida que han alcanzado hasta que les llegue la hora de criar malvas. Van a disfrutarlo incluso a expensas de los que vengan. Son Saturno devorando a sus hijos.

    Los chavales de hoy pueden ser pasivos, pero no son responsables del estado de las cosas. La responsabilidad debe recaer en quien toma las decisiones y tiene el poder, y esos son los chavales de ayer que han renunciado a sus ideales para mantener su tren de vida. Los mismos que educaron a sus hijos para dejarles sin capacidad crítica, incapaces de rebotarse si pasaba lo que está pasando.

  17. Pues mi opinión es que los jóvenes son pasivos por el presente que les estamos dando y el futuro que les ofrecemos.
    En las dictaduras claras hay una motivo para luchar, la esperanza del cambio. En las dictaduras enmascaradas, no hay esperanza, porque luches lo que luches, sacrifiques lo que sacrifiques, van a hacer lo que les salga de sus trastiendas, bajo la bandera de la libertad, silencian todo aquéllo que les contraviene a sus intereses.
    LOS JÓVENES NO SON TONTOS, aunque algunos quieran decir lo contrario.

  18. Pepa

     /  17 diciembre 2010

    No te ofendas Rosa. No se cual es tu edad y tendras tu vida resuelta, pero hay mucha gente de + de 50 anhos que se ha ido a la calle con pocas posibilidades de reinsercion laboral y veremos a ver que pasa cuando abaraten el despido (si es que lo hacen con caracter retroactivo). Ademas esta el recurrente tema de las pensiones. Sin contar con los hijos, sobrinos y demas que tenga cada uno en paro o en el sistema educativo, que digo yo que ha sus “colocados” padres les importara. El problema no es solo de los jovenes.

  19. rosa maría artal

     /  17 diciembre 2010

    Porque no lo es, Pepa, y tengo en cuenta todo eso, y lo vivo y bien de cerca, es por lo que me empeño en darlo a conocer y que reaccionen también. Me encanta esa frase de “el mundo que no hemos hecho”, pues qué bien, yo tampoco. Ya he comentado en el post que, llega un temprano momento, no más allá de los 18 años, en el que uno es responsable de su propia vida, tal como la encuentre.
    Y, por ejemplo, yo estoy trabajando desde los 13 años, y estudié, por mi cuenta, mientras trabajaba. Y llegué a dar clases de español a extranjeros y a vender libros por las puertas. Y a limpiar habitaciones en un hotel de Londres, eso sí, con la excusa de aprender inglés, y sabiendo que una oficina siniestra me esperaba al volver, que es un cierto alivio. No lo digo por presumir en absoluto, lo digo porque uno tiene que sacarse también las castañas del fuego.
    El presente (y el futuro) que me daban era seguir en esa oficina, sin estudios universitarios.

  20. Pepa

     /  17 diciembre 2010

    Pues en eso estoy de acuerdo contigo. En general todo el mundo se empenha en echar “la culpa” a otro sin que eso sirva para nada. Por que las cosas son como son y como tu bien dijiste uno tiene que “apechugar” con lo que hay tanto si es consciente como si no. En mi opinion ese es el verdadero problema, por que cuando culpabilizas a otros de lo que pasa, asumes que es ajeno a ti y pierdes la capacidad de reacionar.

  21. Nuestros logros los estamos logrando todavía. Supongo que, en el camino, surgirán continuamente nuevas luchas, nuevas crisis. Yo no sé lo que vamos a conseguir. Y no te lo tomes como algo personal, sé perfectamente lo que supone en España el estado de bienestar deficiente que tenemos (entre otras cosas que yo haya podido estudiar en la universidad) y que la gente lo ha conseguido con muchísimo esfuerzo y viviendo mucho peor que nosotros (mis padres empezaron a trabajar con catorce años). Y sé que nos lo están quitando y que hay que defenderlo.

    Lo que quiero decir es que no me gusta este discurso de “los jóvenes pasan”. Los jóvenes nos movilizamos. Ni más ni menos que las generaciones anteriores sino de maneras distintas, porque nuestra socialización y nuestras experiencias han sido distintas.

    Por cierto, cuando hablo de que los jovenes se movilizan, hablo de los jóvenes conscientes, sabiendo que somos un “minoría minoritaria”. Pero no creo que entre los “maduros” sean una mayoría los conscientes y movilizados tampoco.

    Un saludo

  22. Yo quisiera decir que hay muchos jóvenes movilizados. Una minoría de jóvenes es cierto, pero una minoría que crece y a pasos agigantados. Lo que ocurre es que canalizamos nuestras actividades por otros canales de los habituales. Por asociaciones de vecinos, colectivos ciudadanos y sindicatos minoritarios. Esos que nunca salen en televisión, y cuando lo hacen es para ser criminalizados. Cada día somos más quienes no creemos en este sistema y no participamos en el, sino que creamos nuestras asambleas vecinales o asociaciones para cambiar nuestro día a día. Leí a nuestro admirado José Luis Sampedro que “la hierba crece de noche”. Eso está ocurriendo.

  23. eliecer

     /  17 diciembre 2010

    Sólo falta que algún “joven” postee, “ey! yo no pedí nacer”
    Saludos.

  24. koldonet

     /  17 diciembre 2010

    Sólo es cuestión de tiempo. Aunque sean más años. Pero como es evidente que las medidas que se están tomando van contra la ciudadanía, de la más débil a la hasta ahora “protegida”, pues poco a poco se va aplastando a más ciudadanos. Gradualmente se va transformando la realidad y la visión que tengamos de ella. Las opiniones anteriores son sobre descripciones de lo que pasa, de lo que pasó, presentimientos de lo que pasará y alguno que reivindica la acción: lo que debería ser y hacerse. Habrá tiempo para todo. Pero ahora corre en nuestra contra. Y que no quepa duda que cuando la situación aprieta, estalla. Es impepinable. Recomiendo leer algo de Charles Tilly.

    Saludos.

  25. Tracio:

    Estoy de acuerdo con lo que dices, salvo en una cosa. Los de la generación baby bomm que dirigen el cotarro (yo soy de esa generación peron no dirijo nada) no están “amargando” a sus hijos y nietos. A esos, los dejarán dinero suficiente para seguir jodiendo al prójimo. A quiénes está amargando es al resto de los mortales y eso, amigo mio, a ellos les da lo mismo porque lo primero que aprendimos es a ser indiferentes con las desgracias ajenas. A algunos nos costó un tiempo desaprenderlo, pero otros, siguen enganchados a la indiferencia en el mismo grado que a su dinero.

    Salud, república y más escuelas.
    El que quiera peces….
    No hay camino sin esfuerzo, ni solución que no requiera tiempo e inteligencia.
    http://celeming.blogspot.com

  26. rosa maría artal

     /  17 diciembre 2010

    Un informe europeo califica el salario mínimo español de “Manifiestamente injusto”. Y aún quieren pagar menos. Y aún hay quien, con trampas, paga ya menos.

    http://bit.ly/gOSek6

  27. Pues no se porqué los jóvenes son o somos tan pasivos -con 27 años aun estoy dentro del colectivo jeje-. Quizá es esa cultura de la resignación tan española o a lo mejor el “déjate de líos” que heredamos de cuarenta años de dictadura. O puede que simplemente estemos desorientados porque no hace mucho nos creíamos que los españoles éramos los nuevos ricos y sólo nos quedaba ganar el Mundial como objetivo. Lo demás venía todo hecho, la pareja, el coche, el pisito y algo de dinero para salir los fines de semana. Objetivos sencillos.
    Yo creo haber estado siempre entre los combativos, aunque en mi círculo de amistades me resulta complicado hallar algo de movimiento más allá de las quejas y de las frases hechas.
    “Es que eso es muy radical”, siempre en boca de todos. Aunque se que en realidad es la excusa perfecta para no hacer nada. Los políticos nos piden moderación y responsabilidad sin dar nada a cambio.
    Es cierto que muchos jóvenes permanecen pasivos, están domesticados si se quiere decir así. Antes me gustaba pensar que nos rebelábamos de forma diferente, que participábamos de otra manera. Cada vez me doy más cuenta de que la mayoría no ve más allá del corto plazo y del tener cuatro cosas para “ir tirando”. Y lo que más me asombra es que al hablar con amigos o conocidos de cómo nos están dejando sin derechos, sin futuro y sin esperanza, ellos permanecen callados, sin saber que decir o, en el mejor de los casos responden con un “pues ya ves, es lo que hay”.
    ¿Movilización colectiva? Lo veo difícil. Además cunde la sensación generalizada de que nos movimos contra la LOU, contra la LOCE, contra la Guerra de Irak e incluso muchos contra la Reforma Laboral y no pudimos evitar ninguna. Así que el problema no es si esos métodos son del pasado o del futuro, es que no sirven, o nos han acostumbrado tanto a que la más mínima salida de tono es “violencia radical” a través de los medios que sencillamente es como usar una espada sin filo.

    Un saludo y perdón por la extensión del comentario. Me ha gustado mucho tu post de hoy.

  28. Rosa y Pepa, si puedo interrumpir… Creo que no tiene que ver una cosa con la otra. Como individuo, a los 18 años eres dueño de tu vida y toca apechugar. En eso estoy de acuerdo y creo que la mayoría de los jóvenes españoles también y son conscientes de que es así. Otra cosa es que como colectivo deban enmendar los pecados de sus padres y cambiar el mundo, más aún cuando son sus padres los que tienen la sartén por el mango.

    En lo que no estoy de acuerdo es en el discurso de “los jóvenes pasan”. No pasan más que sus mayores. Y desde luego, si los mayores pueden pasar porque ya tienen la vida hecha… bueno, eso me parece justificar la ley de la selva, el “yo tengo mi trocito, matad ahora por el vuestro”.

    Si adjudicamos responsabilidades generacionales, los jóvenes deberían montarla, de acuerdo, pero cuidado el objetivo de su furia no va a ser un sistema impuesto por extraterrestres: va a ser el sistema que heredaron y perpetuaron sus padres, el mismo que han preferido no reformar para utilizarlo en su propio provecho. Ellos serían los responsables últimos de la situación, porque la culpa no puede recaer en la víctima de una agresión, aunque no reaccione. La culpa es del agresor.

    En realidad, si adjudicamos responsabilidades generacionales quizá los jóvenes no estén tan equivocados. En vez de sufrir y pegarse con la policía para alcanzar el poder, como hicieron papá y mamá, para luego adaptarse con gusto al sistema y disfrutarlo, ¿por qué no ahorrarse los palos y esperar a que la ley de vida actúe? Al fin y al cabo, para ser colaboracionistas al final, mejor tener práctica desde el principio.

  29. Mi opinión es muy distinta.
    Con Felipe González se empezó a desmontar a los jóvenes. Y nos endosaron toda la educación a los papis.
    En cierto modo , sí me siento algo responsable de lo que les sucede a los jóvenes.
    Les ayudamos a ser cómodos.Les hemos dado todo.Apenas han salido a la calle a jugar con otros chavales y a inventar, a pelearse a amigarse o a hermanarse.
    la tele, los ordenatas, la excesiva protección.Y el excesivo control de algunos padres por sus hijos, porque desde las instituciones te hacen ser miedosos con ls hijos.Y si faltan un día a la escuela, como ha sido mi caso y el de otras madres pracicamente solas y currando, te llaman los servicios sociales amenazándote con que te quitan a tu hijo y a ti te cae una condena.
    Vivo con mi hijo, tiene ya 18 años (suspiré de alegría cuando los cumplió, me siento libre de nuevo), le puse muchos límites y horarios.Tiene conciencia política y es de los que estudia mucho y saca becas, pero sostiene que se puede hacer una revolución pacífica y de otra forma , como Rosa apunta siempre.Se cocina él, hace sus tareas domésticas y lo lleva con orgullo.Sus amigos y amigas suelen ir a las manifestaciones aquí pero cantan o inventan algo juntos (ya que en el instituto público, les han enseñado a eso a colaborar en trabajos y en juegos) y lo muestran, más allá de la litrona y de las drogas and rock and roll.No fuman, no beben alcohol , salvo algún día suelto…
    Colaboran en attac y quieren ser algo en el mundo.Pero no están de acuerdo con hacer las cosas de manera violenta.Insisto, depende mucho del Instituto y de profesores y de los padres. Tienen que aprender a valorar lo que cuesta todo, a reflexionar.Por ejemplo, nunca pensé que comprar una casa fuera lo más de lo más, y alquilar , pienso es una opción que no te ata para toda la vida.
    De todas formas nunca supe porqué, tras tanto encierro y huelgas , los estudiantes de Plan Bolonia ( que la cosa venía ya de la Logse con Maravall) se estancó.Claro, que ya está bien que las madres hayan de ser las que cocinen a los chavales encerrados.Al final madres para todos los problemas…lo siento, pero ya está bien de solo madres en los AmPas, madres contra la droga por sus hijos….pues no.
    Y no se si me he ido del asunto.
    Un abrazo a tod@s y vaya adicción a este blog, oiga usted señora Rosa.

  30. Nadie es responsable del mundo con que se encuentra pero sí lo es de dejarlo como estaba o, incluso, peor.
    Ciertamente los dirigentes actuales son los hijos del baby boom como lo soy yo per, tal como dice Celeming, no somos nosotros quienes, en líneas generales, dominamos el mundo, sólo una pequeña minoría, probablemente aquéllos que, cuando llegaba la hora de atacar el régimen -fuera el que fuera en cualquier país- se quedaban en casa.
    Nosotros hicimos lo que pudimos para que nuestros hijos vivieran mejor que nosotros… aunque mucho me temo que no lo conseguimos al menos desde el punto de vista material. Al fin, el neoliberalismo nació cuando todos nosotros éramos muy jóvenes y no veíamos muy claro cuál era el futuro que se nos venía encima con Thatcher Wojtyla y Reagan y, luego, sus discípulos de la “tercera vía”

  31. perdigota

     /  17 diciembre 2010

    Rosa María Artal, has dado en la diana, tocaste los conductos sensibles de las conciencias, y los jóvenes, y nó tan jóvenes, que escuchen a José Luis Sampedro, estan ahora removiéndose en sus cerebros pensando ¿pero esto qué es?. Yo voy a exponer lo que pienso, desde hace muchos años: Uno, que los ya muy mayores, como yo, que estuvimos comprometidos y luchamos por un mundo mejor y pasamos muchísimas penalidades, cometimos el herror de darles a nuestros hijos lo que no pudimos tener nosotros; salud, medios de vida confortables, escuelas, estudios del mayor nivel, etc. Se lo dimos casi todo de nuestras conquistas de lucha, que les contábamos, pero no les enseñamos la necesidad de seguir luchando para mantener las conquistas que les entregábamos y seguir para consegir ese mundo mejor que tanto deseábamos y deseamos. Dos; no está todo perdido, Pepa, ni mucho menos. Yo pertenezco, como socio fundador, a una asociación en la que ya somos más de 250 asociados, y estamos convencidos de que, actualmente, irradiamos en nuestros hijos y nietos el despertar la conciencia de lo que se debe hacer ante la situación actual. Por lo que nunca debemos de perder la esperanza. Por lo que no todos, cada vez menos olvidan, olvidan sus responsabilidades, Prisciliano. Cierto, estan desideologizados, pero es que nosotros los mayores hemos hecho bien poco por transmitir ideología…preparación, formación, competitividad…pero ¿Y la lucha por las conquistas sociales?. Dos gotas de agua tambien hacen mar, Marcos. Si pudiese transcribirte las doscientas cincuenta y tantas historias de los sindicalistas que en su soledad laboral luchaban en sus centros de trabajo y eran rechazados por los propios trabajadores que “no querian problemas”. Pero siguieron y obtuvieron conquistas laborales que hoy disfrutan y ven como normales tantos jóvenes, y menos jóvenes. Porque, hombre, hay juventud trabajando, preparándose, su futuro y el de otros. No todos estan a la “sopa boba” Rafael Aparisi. Lo que faltan son dirigentes, líderes, (es mi opinión) referentes de unión de voluntades. Efectivamente “lo fácil se regala, lo dificil se conquista” . Pues ahí esta el reto: Cambiar el sistema, esto no funciona, es injusto, pues venga, ¿cómo se empieza?. Celeming, la república no es sinónimo de libertad, justicia, democracia y solidaridad. La historia esta llena de repúblicas tiránicas y crueles. Lo que se debe de formar es a las personas, desde que nacen, hacer hombres y mujeres libres, !que bien lo expresa José Luis Sampedro! Importántísima utopía para la juventud. Aquí hay tarea. Para todos, gracias, y un afectuoso saludo.

  32. Pepa

     /  17 diciembre 2010

    Hombre Tracio, es que no creo que tenga que ver. Una cosa es por que estamos asi (que es muy importante sabre para no repetir los errores del pasado) y otra es el hecho de que, independientemente de como has llegado hasta aqui, tienes que vivir con lo que hay y adoptar una actitud pasiva o activa.No creo que haya ninguna contradiccion.

  33. Sengir

     /  17 diciembre 2010

    Hola.

    Con 26 supongo que cuento como joven, voy a dar el que creo que es el motivo de la no-mobilización: La guerra está perdida en todos los frentes.

    En las antiguas dictaduras (políticas o del empresario), los luchadores eran vistos casí como héroes. Alabados por vecinos, amigos y conocidos aunque fuera a escondidas la mayoria de la sociedad era mas o menos consciente de quien era el enemigo estaban unidos contra algo porque ese algo ejercia una represión abierta y alardeaba de ello, se mostraba abiertamente como enemigo. Hoy dia, las cosas han cambiado, el poder ha aprendido de sus errores y se ha perfeccionado.

    Ahora se reprime a la población desde los medios de comunicación en los que se describe la violencia como algo espantoso y própio de animales. (Si alguien cree que los individuos que tienen el poder no van a soltar a sus perros para proteger sus privilegios va muy equivocado, la inmensa mayoria de revoluciones han conllevado una gran violencia y la revolución anti-mercados, si milagrosamente llega a producirse, no será una excepción). Ademas, el poder ya no se muestra abiertamente como enemigo, se muestra como protector de los derechos del ciudadano estúpido. Ya no retrasamos la jubilación por orden del generalísimo (?), lo hacemos porque los ciudadanos han sido malos y han gastado mucho, hay que subier los impuestos, alargar la jornada laboral y rebajar sueldos porque “henos vivido por encima de nuestras posibilidades”. Ademas ahora luchar está mal visto. El luchador es un malnacido que me molesta, me corta la autopista, no me deja ir de puente, no me deja trabajar…. El poder ha ganado la guerra, no e una impresión, es un hecho.

  34. Celeming, estoy de acuerdo. Esa es la clave, creo. Yo no creo que todos los del baby boom sean unos tiranos y unos amarga hijos, pero si se colectiviza la responsabilidad generacional, si se concluye que como los jóvenes no hacen esto o lo otro son en general pasivos, habrá que concluir que la generación anterior es en general una colaboracionista con el sistema, que está dispuesta a regalar los derechos de sus hijos para seguir a todo trapo hasta el final. Ahora, coincido contigo, el problema es de clases. Los que abusaban antes han tenido hijos que abusan ahora y nietos que abusarán en el futuro.

    Pepa, la gente tiene que adoptar una postura y una actitud. Perfecto. Y los jóvenes la adoptarán, o no, o serán pasivos. Pero esa es una decisión suya. Las generaciones anteriores deberían concentrarse en examinar su propia conducta e intentar cambiar las cosas que pueden si les interesa. La verdad es que con el ejemplo que han dado como colectivo… la brutal contradicción que hay entre toda aquella historia de la lucha idealista del 68, la Transición, los jipies, el amor libre… al mundo que han heredado y que alegremente, como generación, no solo han mantenido sino que están incluso empeorando… En fin.

  35. …Y Tracio, algo muy impotante, hay un dicho mexicano que me encanta “cabellos largos ,memoria corta”, en el 68 se consiguió que , por ejemplo De Gaulle dimitiera , y se dio paso a otra forma de gobierno.Fue una revolución cultural, social, artística, Bob Dylan, al que tanto adoran ahora, las comunas hippies, jo, el famoso haz el amor y no la guerra..una corriente cinematográfica fertilisima en toda Europa y en USA tras la guerra de Vietnam…John lennon, aquí Serrat y toda la Nova Cançò, poetas.. pero…si en Holanda…que eran de lo más hippies y modernos ahora estan apardalados…
    Y a mí esto de las etiquetas que les ha dado por colocar a cada cosa, me la trae al pairo, quizá porque como me ven como artista tengo algo de bula para ser eso ” las actrices,ya se sabe , un poco chaladas, pero cada vez que me plantan lo de “que radical eres”, digo, que “borrego eres que te has aprendido las etiquetas para endosarlas al primero que te rebate algo”.
    Pues , se trata de contagiarse por seres como Jose Luis San Pedro, que no usó tarjeta bancaria y lo decía en televisión hace muchos años y si te critican en la oficina o en donde sea, porque va aser así, te van a poner verde en muchos sitios…y ¿Qué? ya tienes luego el apoyo de este blog o de otras personas que son un poco como tú, se apoyan, se cuestionan…y no se juzgan, ni se ponen tanta etiqueta…
    De todas formas , es una faena que los movimientos de estudiantes estén tan divididos ,como siempre, la izquierda está dividida…y en los 70 habían muchos movimientos y partidos,pero mandaba el PC, por su organización y coordinación. A costa de un sacrificio bestial, eso sí.
    No quiero decir con ello, que esté de acuerdo ahora con el PC , pero en los setenta fueron los que más bregaron y movieron a la gente a salir a la calle.
    Después.Ahora…a reorientarse .

  36. Estimada Rosa Maria: Jose Luis Sampredro, es mi ídolo juvenil, casi centenario.

    Nunca vi una persona tan joven mentalmente, en un cuerpo centenario. Con eso, te digo todo.

  37. Para Jose: Disculpa…yo no obtuve nada de mis Padres, salvo su millonario Amor. Me las he “pelado”-como dicen los “modelnos”, desde los 10 añitos con una beca porque decían que valía para los estudios-tres meses sin ver a mis Padres en cada curso en el Colegio de San Ignacio en Sarriá-Barcelona-.

    Heredé pantalones de mi hermano mayor, con 12 añítos aprendí a planchar para que las monjitas no me quemaran los escasos 4 pantalones que tenía.

    ¿Claro y alto?. Mis padres siempre vivieron de alquiler,pero a mi nunca me faltó de nada…en Amor fui millonario….¿de que te quejas si todavía no has sembrado para tus sucesores biológicos?.

    En fin…

    Me callo, o me echa Rosa María.

  38. Voy siguiendo la discusión y hay una pregunta que me hago… acaso no está toda la sociedad española narcotizada, tanto jóvenes como menos jóvenes?

    Y muchos de los que no lo están simplemente se han tenido que resignar porque no les queda otra. Hablo, por ejemplo, de esas señoras mayores que me encuentro con frecuencia si voy al súper a la hora de comer. Las que se compran un muslo de pollo, un yogur y un trozo de queso PARA TODA LA SEMANA. Esas mujeres no saldrán a la calle a protestar, bastante les cuesta bajar desde los pisos sin ascensor en los que viven muchas… pero todos los demás, los que podemos y DEBEMOS hacerlo, o estamos narcotizados o en estado de shock…

    Es decir, que no nos lo acabamos de creer. Hasta que sea demasiado tarde, porque un día lo será. Y no va a tardar.

  39. Virginia, tienes razón. En el extranjero ocurrieron bastantes cosas. Hasta en Portugal. Pero aquí el animal murió en la cama. El PC, cierto, era la única fuerza de izquierdas organizada y sacrificó mucho para que el asunto saliese, aunque quizá no salió perfecto. Y murió mucha gente, y un terrorismo de ultraderecha del que han querido que nos olvidemos, y muchos apaleados por la policía… Al final salió lo que salió, que supongo que ya es bastante.
    Pero volviendo a la gente joven… Al final acabarán haciendo algo, a su manera, cuando se les acabe la paciencia. Como está pasando en UK http://www.guardian.co.uk/business/2010/dec/17/tax-protest-vodafone-top-shop
    Se moverán cuando quieran. O no. Porque en España siempre ha sido todo mucho peor que en el resto de Europa -¿qué paro había a mediados finales de los 70?- y sus papás tragaron con ello, incluso emigraron, para poder vivir un poco bien, casi como los europeos. Contra Franco había miles en el bar, cientos como mucho en las calles. Huelgas generales tras la Transición, las justas. Los sindicatos abandonados por una clase trabajadora de media edad aburguesada. Tragar, tragar y tragar. En el siglo XX como en el XIX. Y los chavales no son tontos. Lo saben. ¿Qué se les puede pedir? ¿La revolución? Pero si sus padres no la hicieron con una dictadura y sus condiciones de vida son casi europeas. Toca hacer lo que los padres: alcanzado el mínimo, tragar y buscar sustento aunque nos rebajen. De tal palo tal astilla.

    O quizá nos sorprendan.

  40. Los padres son a veces, los que no quieren despegarse.Los que no permiten que crezcan los hijos aunque tengan veintitantos años. ha cambiado tanto todo. Aquí en España el divorcio entró cuando en Europa era un trámite normal.Ahora existen familias monoparentales, gays, muchas combinaciones.Me temo que las causas en España no solo son sociológicas, son religiosas, psicológicas, de clases, de fortunas, burgueses, clases obreras, también puede que exista el espectro de una guerra civil…quizá esté complicando el asunto, pero en Inglaterra , en Italia ya habían desaparecido muchos tabues que aquí aún estaban muy presentes.

  41. Por cierto Tracio, acabo de leer el link, en Valencia, en 2008, los estudiantes hicieron lo mismo, y estaban auspiciados por la mayoría de profesores de la Universidad.

  42. Los jóvenes y la gente en general no se movilizan físicamente de forma masiva porque las manifestaciones acaban siendo violentas. De los manifestantes del mayo del 68 francés siempre se nos ha dicho que eran unos gamberros que destrozaban coches, otra cosa es lo que realmente ha representado el cambio de mentalidad que produjo. Hoy en día todo está mucho más mediatizado y el poder de manipulación de masas por los medios es total.

    Mientras los bancos sean los dueños de los periódicos y lo periodistas estén al servicio de sus amos poco podemos esperar de las informaciones de Wikileaks verdaderamente comprometidas para los políticos al servicio de las finanzas. A pesar de todo internet es el medio en el cual podemos expresar lo que pensamos libremente y tomar conciencia de la situación, minuto a minuto. Los jóvenes no tienen la solución para cambiar el sistema. No se conoce hacia donde puede ir ese cambio. Es en este ámbito en el que se han de dedicar los esfuerzos, ¿Hacia donde debemos aunar esfuerzos para hacer una sociedad mundial más justa?. Volvamos a repetir aquello de “Imaginación al poder” y propongamos algo verdaderamente imaginativo.

    Jose Luis Sampredro lo ve claro: las reglas del juego son las del Gran Casino Capitalista en el que la banca nunca pierde (menos en Islandia donde han metido en la cárcel a unos cuantos banqueros) . Por esto ya somos unos cuantos los que proponemos ajustándonos a estas reglas incorporando el Valor de la vida (por que la vida vale) como respaldo del dinero electrónico para la supervivencia sostenible. Una especie de reta básica que no saldrá de los impuestos y más…

    http://actuable.es/peticiones/valorar-vida-como-recurso-riqueza-sostenible

    Saludos Wikilianos.

  43. Porque sus padres, sus abuelos y todos sus ascendientes hasta el homo antecesor fueron pasivos.

  44. Precioso artículo-petición de Marío Soares en el País. Pide a Zapatero y al presidente de Portugal que sean unidos los primeros en plantarse a Europa.

  45. Santiago Fort Barberá

     /  17 diciembre 2010

    He enviado dos comentario y no han aparecido publicados. Una de dos, fallo técnico o estoy vetado por ir demasiado lejos proponiendo un camino a seguir que no busca la violencia en las calles ni la vuela al comunismo como única salida. En fin, debo estar equivocado.

    Rosa Maria Artal te dejo mi mail por si me quieres dar alguna explicación. Sino ya me resigno y que venga lo que sea para mis hijos, yo ya estoy de retirada. santifort@ono.com

    Gracias.

  46. rosa maría artal

     /  17 diciembre 2010

    Habían entrado por spam, curiosos filtros tiene el antispam. Ya lo he solucionado. Lo siento.

  47. Rosa, he decidido responder a esto con un post. Te avisaré cuando lo haga 🙂

  48. la pasividad es tan peligrosa como la ignorancia y la inseguridad

  49. Estimado Fet. Si desde el homo sapiens, todos hemos sido pasivos…¿como hemos llegado a lograr esta tecnología de la que todos nos beneficiamos, así como el estado de semi-estar-antes de bienestar-?.
    En fin…seguro que eres campeón de mus.

  50. Estimado Rafael:
    Dado que en Inglaterra, Francia, Grecia y otros lugares del universo mundo , los jóvenes -y los mayores- están currándose la página en lugar de manifestar su hastío por la falta de actividad de los demás ante el teclado de su ordenador, entiendo que Maesa Rosa se refiere a la juventud española.
    Y me va a perdonar usted si le digo que, de todos los avances sociales que en el mundo han sido, raros son los que se consiguieron en España. Como usted sabrá, solemos llegar con un siglo de retraso a la mayoría de las revoluciones. Nos encantan las cadenas y nuestros dictadores mueren en la cama. Así que sí, mantengo que en la piel de toro, han sido pasivos desde Elvis el de Atapuerca hasta mi bisnieto que está por nacer. Y si quiere le elabor un croquis.
    Con respecto al mus, soy de la misma opinión que Schopenhauer: los naipes son el sustituto voluntario de la inteligencia. Simplemente no juego.
    Un abrazo.

  51. Perico

     /  18 diciembre 2010

    Juventud divino tesoro…murmuraban las viejas cuando decían, que habíamos salido al cabrón de nuestro padre.

    Malo es llegar a viejo sin mirar para atrás y reconocer, que nosotros fuimos rebeldes, o reboldes, en aquellos días……………..Sobrevivimos a aquellos sistemas…Que nos quiten lo bailao………………Pero si esperamos que estos jóvenes nos saquen las castañas del fuego…apañaos vamos. Que estos jóvenes están en su época, como nosotros estuvimos en la nuestra……………………….Y nosotros delegamos nuestra fuerza en unos sindicatos (ugt, ccoo) para que decidiesen por nosotros……..Que de los jóvenes hablen los jóvenes… Los viejos al asilo, que son los principales culpables de que esto esté como está.

    Los jóvenes siempre hemos sido muy activos…….en el fútbol donde mas.

  52. Fran

     /  18 diciembre 2010

    Porque tenemos miedo.

  53. JavierD

     /  18 diciembre 2010

    Generalizar siempre me parece un error, pero si los jovenes españoles somos pasivos, no lo somos menos que el resto de los españoles, sino que yo diría, su más fiel reflejo. Decía Ortega que en cada momento histórico conviven tres generaciones activas sin contar a los niños, de los 15 a los 30 años, generación ascendente; de los 30 a los 45, generación dominante, y de los 45 a los 60, generación descendente. A su véz decía que en la formación de la razón crítica de una persona, hay momentos clave de crisis que tienen lugar en la juventud, que cuestionan los valores que se dan por ciertos y son inculcados desde la infancia. Pues bien, para mí, que tengo 23 años, nací y crecí en democracía uno de esos momentos clave fue la entrada española en la guerra de Irak, tendría yo 14 años, cuando el 95% de la población estaba en contra. Eso me permitió darme cuenta de que la democracia no es un sistema perfecto y que necesita de la participación activa de los ciudadanos. Pues bien, no creo que este hecho afectara de igual forma al resto de la juventud, porque al fin y al cabo, que son unos centenares de miles de muertos en el otro extremo del mundo. Pero sí creo que la crisis económica pueda tener ese efecto demoledor de lo que se da por verdadero del sistema económico-social, aunque no se pueda saber como reaccionará la juventud (¿luchando por cambiarlo? ¿emigrando?), de lo que estoy seguro es que sea lo que sea, reaccionará o dejará de reaccionar gracias a (o por culpa de) la influencia de sus mayores.

  54. Perico

     /  18 diciembre 2010

    ¿!Quien han dicho que nosotros, los viejos, seamos pasivos!?. Que desde el parto de la moncloa no quiere decir que todo lo hayamos hecho mal. Haber si van a pensar estos zagales que estamos por movilizar, nuevamente, a las quintas del biberón y del chupete…….Ahora, nuestros “lideres” sindicales, nos van a movilizar para una juerga por no sé qué………….Yo ya tengo preparado el estandarte, la chuflaina, el matasuegras y toda la filigrana festiva………….

    Estuve hablando con unos amigos gays y lesbianas, y me decían, que sus fiestas eran mas pintorescas que las sindicales nuestras. Que las nuestras eran ridículas y vergonzosas………!maricones y bolleras!…menos mal que no les hago caso…aunque tengan la razón.

  55. AdriánH

     /  18 diciembre 2010

    Me parecería más oportuno hablar de “personas” que de “generaciones”. En cualquier caso, y generalizando, lo que es obvio es que no se le puede echar la culpa a chavales de veintitantos años de que sus padres hayan consentido 30 años de bipartidismo, listas cerradas, una pantomima democrática, la consolidación de un tejido económico basado en la especulación y en la precariedad, la degeneración de la universidad hasta límites absurdos, etc etc etc.

    Tú dices que te has tenido que ganar lo tuyo. Es muy respetable, pero no hablamos de logros individuales (yo tengo los míos) sino de logros colectivos. Y vuestra generación -sigo generalizando, que conste- no puede sacar pecho precisamente.

    Además, hay una gran diferencia. Hubo una época en la que no había opción; hubo una posguerra; hubo una dictadura. Con la llegada de la democracia sí hubo opción, sí hubo una oportunidad… que no desaprovechamos los que nacimos en los 80, sino vosotros.

    Ésa es la gran diferencia: hubo una oportunidad malgastada. La situación actual era perfectamente evitable, tuvisteis la capacidad de construir otra sociedad, pero no lo hicisteis.

    Y ahora se culpa a una generación que es tan pasiva (soy el primero en criticarla) como lo fueron las anteriores (no se nos olvide). Y repito que no me gusta hablar de “generaciones”, porque en todas ellas ha habido de todo, pero si nos ponemos en esos términos, el diagnóstico es claro.

  56. Como toda frase lapidaria, la que centra este debate (“la juventud actual es pasiva”) debería ser matizada. Pero, una vez hechas las oportunas matizaciones y correcciones, sí, creo que la suscribo. Yo más bien diría algo menos rotundo pero quizá algo más preciso, como que actualmente la proporción de jóvenes comprometidos activamente con la sociedad en que viven es menor que hace 30 años. Trabajo con jóvenes, estoy a diario en contacto con personas que trabajan con jóvenes de muy diversos entornos, y ésa es la percepción que tengo desde hace tiempo.
    ¿Matizaciones y correcciones? Acepto casi todas las que aquí se han expuesto. La más importante, quizá, la de Adrián (las generaciones anteriores no podemos sacar pecho), pero también la existencia de muchos jóvenes comprometidos, la apostilla de que este tipo de personas nunca han sido mayoritarias e, incluso, el cuestionamiento de las generaciones como enfoque válido para hablar de compromiso social. Sí, sí, sí,… pero con todo y con eso, sigue en pie mi percepción de que hoy hay menos jóvenes comprometidos que hace 30 años.
    Lo que no veo tan claro es eso de que su contestación se canaliza de otras maneras, como en Internet. Las protestas contra Bolonia se convocaron y coordinaron en ese medio…y? Tampoco veo que haya habido tantas diferencias con otras movilizaciones. En cuanto a las redes sociales, yo también las uso y tampoco veo en ellas un hervidero de jóvenes revolucionarios. Veo lo mismo que puede verse en la vida no-virtual; minorías comprometidas y mayorías ji-ji-ji- ja-ja-ja.
    Sobre las posibles causas de esta pasividad espero que sigamos debatiendo.

  57. Llego desde el sitio de un blog amigo, y dejo aquí un comentario similar al que he dejado en aquel sitio.
    El mundo universitario no debe ser ariete en ninguna movilización. Es desde el mundo laboral y desde la sociedad civil “adulta” desde dónde deben partir antorchas que marquen el camino y enciendan mechas. Y no veo a portadores de antorchas con intención de prender mechas.

  58. Santiago

     /  24 diciembre 2010

    En muchos comentarios parece que sólo se buscan culpables. Yo creo que por encima de todo tenemos una responsabilidad personal de luchar contra las injusticias que en el mundo (de siempre) hay; porque la responsabilidad personal es intransferible; otro tema distinto es el éxito o el fracaso que puedan tener nuestras acciones; yo llevo en luchas diversas desde hace muchos años (tengo 68) y a pesar de los “fracasos”, persevero en esas luchas porque tengo unos principios que son los que me sostienen.

  1. Tweets that mention Por qué son los jóvenes tan pasivos « El Periscopio -- Topsy.com
  2. ¿Y la izquierda mientras tanto? « San Jorge y el Dragón
A %d blogueros les gusta esto: