Wikileaks desnuda a los poderosos

Impusieron scanners en los aeropuertos en aras de una seguridad que no evita atentados. En aras, seguramente, de imponer y extender el tan útil miedo. Y ahora wikileaks nos muestra la desnudez de los poderosos. Muchos ciudadanos anónimos vienen exponiendo su intimidad desde hace tiempo, gratis y voluntariamente. Lo hablamos desde hace tiempo en casa: uno de los mayores “cambios de paradigma” que se han dado en este convulso tiempo ha sido en el concepto de privacidad. Solíamos preservarla pero ya no, apenas no. No sé si fue la soledad (ésa que se disfruta entre la muchedumbre), la prisa, la banalidad actual, pero hemos abierto la puerta a nuestros reductos particulares. De par en par o con mesura.

Las redes sociales, los blogs, crean una mecánica por la que uno muestra cómo es, incluso aunque no cuelgue sus perfiles y sus fotos. Lo que decimos, lo que omitimos, y la forma de hacerlo, da pistas. Muchos adolescentes han perdido por completo el pudor al subir miles de fotos a su red favorita, sin saber que esas imágenes permanecerán allí por los siglos de los siglos. “No, se pueden borrar”, me decía hace poco una niña. No, no se puede, quedan rastros. En mi correo de gmail me hacen sugerencias de publicidad según lo que escribo en privado. Estamos a la intemperie.

Personalmente he descubierto que no me importa, no tengo nada que ocultar en lo que manifiesto por escrito. Cumplo la norma de quienes imponen los scanners en los aeropuertos “si no ocultas nada, no tienes por qué temer“. Pues eso, ahora les ha tocado a ellos, que sí tenían mucho que esconder. Pero esta exposición nuestra ha sido utilizada con profusión por los poderosos. Nos vigilan por todas partes. Para protegernos argumentan. No. Para controlarnos, estudiarnos y hasta vendernos (productos y a nosotros mismos).

Lo que wikileaks ha hecho esta vez ha sido dejar en cueros a nuestros controladores, a la poderosa diplomacia norteamericana y a toda la élite de poder que se codea con ella. Si hurgan en las demás embajadas encontrarán actuaciones similares. El scanner nos muestra cuerpos muy vulgares e incluso que no han pasado por la ducha en una buena temporada, definitivamente sucios y hediondos. La mugre que tapaba el glamour a la vista.

Lo más llamativo de lo que se va filtrando del grueso paquete de 250.000 documentos es esa porquería cotidiana, servida de forma que roza el cotilleo. Alguna revelación sí constituye mayor noticia. Que el gobierno estadounidense mandara espiar al secretario general de la ONU y algunos de los miembros de la organización, hasta incluyendo sus ADN. Que Berlusconi es la alcahueta de Putin en Europa –no hacía falta más que verlos- o que Putin es el que manda en Rusia –sobradamente sabido- y Rusia un país en el que imperan las mafias. Que los árabes recelan de los persas. O que la administración USA recibe informes serios, como el del golpe de Estado en Honduras y luego la Sra. Clinton se calla como un cadáver. Tal como ha descubierto Juan Luis Sanchez en periodismo humano.

Que, en España, la embajada norteamericana presiones a jueces, ministros y empresarios. Que maniobró y amenazó para lograr sus fines. Que, como en el resto de los países, emitió informes demoledores de nuestros mandatarios. Sólo les cae bien el Rey. Corroboran, como me he cansado de escribir, que el PP perdió las elecciones en 2004 por su manipuladora gestión del atentado. Y vemos, en el artículo de Jan Martínez Ahrens, cómo se apresuraron a ver quién era Zapatero para concluir que pertenecía a “una izquierda trasnochada y romántica”. Le dieron “palo y zanahoria”, seña de identidad de la política norteamericana, y ya hemos visto que nuestro presidente ha logrado reconvertirse a la moda imperante.  

Y una última reflexión. El periodismo va a remolque de wikileaks que es quien hace su trabajo. Tan evidente que casi me sonroja escribirlo. Javier Pérez de Albéniz borda sus conclusiones. Destaco éstas por ejemplo:

Su trabajo consiste en conseguir información interesante que luego suministra a un grupo elegido de grandes periódicos interesados en publicarla. Como hacían los periodistas de antaño ¿recuerdan?” (…) “Wikileaks ofrece lo que el poder esconde. Casi nada. Y los periódicos se lo compran. Wikileaks tiene su propia web, y podría ofrecer el mismo producto que entrega a los periódicos pero consiguiendo menos difusión. Necesita altavoces. Y ahí están los grandes periódicos del planeta para subir el volumen”.

 Hoy hemos avanzado en el conocimiento de los poderosos. Esperemos que no se quede en anécdota de consumo. Los tenemos ahí, desnudos, con sus vergüenzas al aire. Para estudiarlos como nos estudian ellos, para ver su vacío. Ahora hay tabula rasa, también ellos son expuestos y amplificadas sus miserias. Quizás porque otro poder ha emergido. Con algunos compañeros no dejo de evidenciarlo: los ciudadanos en Red. Periodistas sin trabajo remunerado incluidos. A la intemperie como ya cada vez mas personas.Hasta para mostrar en el aire alegrías y tristezas. Rara sociedad nos hemos mercado, realmente. Una inmensa plaza pública en la que, sin embargo, lo que nos maniata son los intereses privados. Extraña de verdad. Me voy a escuchar lo que canta -tan bien- esta chica en una esquina.

Entrada anterior

11 comentarios

  1. A veces el afan de conocer, de saber, de poder en definitiva, lleva a “endiosar” al mensajero. Si aprendiésemos a observar nuestra realidad estando en ella, participando de ella, no endiosaríamos y sólo sabriamos vivir con un poco de sentido común. Ese sentido común tan necesario hoy día.

  2. Pepa

     /  29 noviembre 2010

    Crees que esto cambiara algo?

  3. Hoy sabemos más que ayer de todo lo que Wikileaks quiere que sepamos. Pero sabemos también que habitualmente no sabemos casi nada, que nos ocultan el cuerpo para dejar ver sólo los vestidos. Y así nos acostumbramos a tomar decisiones al tun tun, manejados sin saberlo, o sabiéndolo, pero sin remedio. También a nosotros creo que nos dejan desnudos porque se hacen evidentes nuestras carencias.

  4. Víctor

     /  29 noviembre 2010

    Pepa, para mí esto cambia algunas cosas. Quizás no sean fundamentales. Pero tienen su importancia. La grandeza de Wikileaks es su capacidad de avergonzar a los poderosos. El gusto de ver como toman de su propia medicina quienes, en función de una supuesta seguridad, minan nuestra privacidad. El gobierno de Estados Unidos tiene la capacidad legal de controlar nuestros movimientos bancarios, correos electrónicos, navegación por internet. Ahora ellos se ven ante la mirada pública en sus miserias. Hermoso acto de Wikileaks conseguir mostrarnos la basura que esconde la teatralización de la política. Lo que se esconde tras las cumbres vacías, las palabras huecas. Hoy, por ejemplo, ha comenzado la Conferencia contra el cambio climático en Cancún. Es la continuación de la fracasada Cumbre de Copenhague. Ante la indiferencia general, no hay ninguna esperanza de que se produzca ningún compromiso, pero ardo en deseos de conocer los cables que se cruzaron antes entre las distintas embajadas para boicotear la anterior Cumbre. Ojalá se encuentren entre los más de 250.000 documentos.

  5. Pues a riesgo de parecer un poco aguafiestas, lo de Wikileaks no me parece para tanto. Viendo la reacción de algunos periodistas y blogueros me he acordado de este post tuyo https://rosamariaartal.wordpress.com/tag/periodismo/page/2/
    Me explico. Antes de Wikileaks ya sabíamos que EE.UU. había intentado matar a dictadores -desde Castro hasta Gadaffi- y a presidentes elegidos en democrácia -Allende-, que había financiado a grupos terroristas en medio mundo -como la Contra-, que había ayudado a desestabilizar países -desde el Congo postcolonial hasta Irán, Líbano, Indonesia, Siria…- que había desarrollado guerras -Irak- y acciones bélicas ilegales -Camboya-, que había apoyado a tiranos de todos los colores -de Mobuto al Sha- y a los radicales islámicos y de otros pelajes… Sabemos que fue tibio con los golpistas en el 23-F, que intervino en las elecciones italianas de posguerra. Sabemos de todo desde mucho antes de que existiese Wikileaks. Ahora sabemos un poquito más, pero me temo que solo es un granito de arena más en la enorme montaña de conocimiento que acumulábamos sobre “los buenos”. Lo importante es qué consecuencias va a tener este granito, y me temo que van a ser… ¿ningunas?

  6. Javier

     /  29 noviembre 2010

    Hasta ahora sólo tenemos mucho ruido y poquísimas nueces. Y sobre España 1 SOLO DOCUMENTO!!! ¿Por qué esta dosificación? ¿Dónde está lo tan a? ¿Y por qué el Pais cree necesario contrastar ciertas cosas para ir de cabeza a lo que realmente más nos interesa (por lo menos a mi) A este ritmo va a ser peor que una telenovela. Realmente Rosa, de momento sólo están en pelotas los periódicos que tanto bombo le están dando al asunto. Yo no he visto/leído nada que no nos pudiéramos haber imaginado antes. ¿Que Berlusconi es un fiestero? Vaaaamoooos…. ¿Qué el Rey cae bien? ….
    En fin Serafín…. Parece (por el momento) de chiste.

  7. zana

     /  29 noviembre 2010

    Hola personas,
    comparto casi íntegramente el comentario de Tracio. Creo que nos recuerda lo que casi todos sabíamos.
    Durante mucho tiempo hubo en Madrid una persona, creo que era el padre de un joven socialista chileno asesinado por Pinochet, que se paseaba por la Castellana (por la acera donde está la embajada de USA, si no me equivoco) con una pancarta en la que se leía:
    A los americanos no les odiamos por su forma de vivir, les odiamos por su forma de matar.
    Ayer vi la película Caza a la espía, basada en hechos reales. Quien no la haya visto se la recomiendo, es lo que la Wikileaks dice pero en imágenes: informes, manipulación, mentiras y diplomacia yanqui en estado puro.
    Y por cierto ¿habéis leído la interpretación que da sobre la victoria de Zapatero el 14-M? dice así: La entrada de Zapatero en La Moncloa es en parte debido a la mala gestión del atentado del 11-M por el PP, ¿Mala gestión? querrá decir mentiras, porque lo que los del PP hicieron, y hacen, es mentir.

  8. VirginiaMataix

     /  29 noviembre 2010

    Hola a tod@s:

    Y tanto que parece de chiste. “Telefono rojo, volamos a Moscú” ( creo) de Kubrick, con Peter Sellers..
    Siempre destacaron los gringos por eso.
    Dejé hace unos días , por si quereís mantener cierta privacidad una página, SCROOGLE.Os evita publicidad contínua. La han montado unos ciudadanos de USA para preservar la privacidad de los internautas que buscan información sin tanto anuncio.
    Un saludo

  9. apajerabierta

     /  30 noviembre 2010

    Wikileaks descubre o mejor confirma algo que es patente desde que en el siglo XIX los EEUU actuaron como una gran potencia: QUE FUNCIONAN COMO UN CAPO MAFIOSO, que protege sus sucios negocios amenazando, presionando y chantajeando o sencillamente desetabilizando y eliminando a los que se resisten, de la misma forma que ampara y protege a los que actúan como sus mamporreros en los respectivos países.
    Lo triste, lo que indigna, es la blandura del gobierno, de los fiscales, de los jueces españoles dejándose presionar por estos auténticos GANGSTERS GLOBALES.
    ASCO, ME DA TODO ASCO.
    http://www.elpais.com/articulo/espana/EE/UU/maniobro/Audiencia/Nacional/frenar/casos/elpepuesp/20101130elpepunac_1/Tes

  10. Mark

     /  7 diciembre 2010

    La libertad de expresión no debe ser privada a nadie, por eso se le llama LIBERTAD, y todo el mundo tiene derecho a saber lo que sucede en nuestro diario vivir. Acaso no estamos conscientes que los Estados Unidos es el país más revolucionario del mundo?? desde el narcotráfico hasta las guerras, golpes de estado y encubrimientos, todo es provocado por el hambre de este país por gobernar el mundo. Estoy muy de acuerdo y apoyo a WIKILEAKS por el contenido que ofrece abierta y gratuitamente a todo el mundo.

  1. Filosofía, truco o trato « La maldita letra
A %d blogueros les gusta esto: