Los ciudadanos que amaban las tramas escandalosas

Italia vive un par de escándalos más en esa interminable saga que dirige Silvio Berlusconi. Aldo Brancher se ha visto obligado a dimitir de su cargo de ministro “de nada” para el que fue nombrado 17 días antes por su amigo el presidente. Este ex sacerdote, que en su día hizo votos de castidad y pobreza, es hoy dirigente de Fininvest, el holding de Silvio Berlusconi, y está casado. Tenía que enfrentarse a juicio en Milán por apropiación indebida de un millón de euros en el intento de compra del Banco Antonveneta. Y su colega le introdujo en el gobierno, sin cometido, para que dispusiera de inmunidad. El juicio siguió pese a todo. Ahora ha dimitido, en una emotiva escenificación ante el magistrado, al parecer para lograr la reducción de un tercio de su pena, caso de ser condenado.

Italia se enfrenta también a la llamada “ley mordaza” que va a comenzar a tramitarse. Con la nueva legislación se restringirá al mínimo la realización de escuchas telefónicas y su difusión en la prensa bajo penas de cárcel para los periodistas. Se están produciendo numerosas manifestaciones de protesta, pero “Il Cavaliere” continúa su marcha imperturbable contra los derechos democráticos que le garantice impunidad –para él ,y sus amigos y colaboradores- y la salvaguarda de ¡el negocio!

¿Cómo puede estar sucediendo todo esto en Italia? En España una de las imputaciones a Garzón es por la denuncia de Correa al habérsele practicado escuchas, autorizadas por el juez y avaladas por otro magistrado, Antonio Pedreira. El Tribunal Supremo, como sabéis, admitió a trámite esa demanda del presunto cabecilla de Gürtel. Más aún, ese ciclón democrático conocido como Manuel Fraga, dijo ayer que “Garzón debía estar lo más lejos posible de España”.  A mí  me resulta penoso vivir sin Garzón en España, con Fraga en las antípodas lo haría encantada.

El reencuentro con un amigo francés que lleva una década sin vivir en España, ha propiciado que contestara a sus preguntas sobre la actualidad de nuestro país que él sigue aunque no al detalle. Para mi amigo la trama Gürtel se vinculaba sólo a Valencia. Le fui relatando todo desde lo más trivial: cómo el sastre tomaba medidas para los trajes en el Hotel Ritz donde el President se alojaba, la exigencia de que le fueran traídas trabillas italianas imprescindibles para su atuendo. Seguimos por la Comunidad de Madrid, por el asunto del espionaje a miembros del PP por agentes relacionados con el propio gobierno regional del mismo partido –porque ese espionaje sí se ha producido al margen del largo proceso de imputación de responsabilidades- , los ceses fulminantes a quien contraviene los postulados de la Presidencia. Pasamos a Baleares. Nada le extrañó de Matas. Apenas supe darle detalles del estado de las investigaciones en Castilla León o Galicia.

-¿Y siguen con mayoría absoluta? –preguntaba él, tras haberme escuchado entre risas, asombro y preocupación-.

Así es, en efecto. aumentándola. Un par de ministros franceses han dimitido por asuntos turbios, pero sintetizar lo que ocurre en España a un extranjero ávido de ponerse al día -con la corrupción, la economía sumergida, o un neonazi mantenido en su cargo de policía-, produce auténtico sonrojo.

   Y el goteo prosigue sin pausa. Hoy en Alicante, pringados hasta las pestañas, es demasiada presunción creer en la inocencia de estas auténticas cataras del Niágara de la corrupción. Y eso si que “atenta contra lo más sagrado” que tanto le gusta exgrimir al máximo líder del PP Mariano Rajoy cuando saca a pasear su discurso mogigato y conservador. “Lo más sagrado” es el dinero y la confianza de los ciudadanos. Para un político al menos que, simplemente, es su represante. Y no “para forrarse” a su costa. 

Berlusconi es un producto del fracaso de la política, del que cada vez se ven más ejemplos. ¿Cómo es posible que el vibrante pueblo italiano tolere sus atropellos en nombre de un más que dudoso uso de la democracia? Probablemente es porque buena parte de la sociedad está anestesiada con la televisión de “Il Cavaliere”. Pero Belén Esteban es también “hija de Berlusconi”, como lo es “la Patiño” y una larga lista. No sé si en Italia disponen también de esas televisiones ultrafascistas que han propiciado los poderes públicos del PP en la TDT. La deriva hacia la involución en ambos países mediterráneos es similar. Y tampoco consuela mirar hacia esa UE azul de Barroso, y casi hacia ninguna parte. En realidad, preguntada por quién en España representa una ilusión, una salida en política, no se ve a ningún cabeza de lista, ni a la mayoría de las cùpulas. ¿Qué hacer?

Causa o vehiculo, la ciudadanía parece asistir al cruel escenario donde se juega su futuro como a un espectáculo que puede apagar e irse a dormir. Una ágil trama hasta con escándalos que le entretienen. Lo he dicho más de una vez -al punto de parafrasear títulos de lo que escribo-, resulta aterradora la confusión entre realidad y ficción que tiene hoy la sociedad. Los escándalos no se cuentan para amenizar el ocio del personal y qué diga: “jo, qué barbaridad”. Están sucediendo, son hechos, y les afectan.

  Los alemanes explicaron que ellos “no se enteraron bien” de lo que estaba pasando cuando Hitler empezó a actúar, tras haber sido elegido en las urnas. Y eso que no disponía de la televisión como arma. Pero el programa “lúdico” que nos es ofrecido, no se elabora solo, hay guionistas, directores, productores… y consumidores. Y esto no pinta como comedia, va camino de tragedia. Más aún, es absolutamente previsible, porque calca su trama una y otra vez, y a lo sumo introduce más elementos desestabilizadores. Y no podemos cambiar de canal, no podremos cuando los sicarios llamen a la puerta de cada cuál. 

No sé, los franceses se tiraron a la calle a la semana de contarles que prolongaban la jubilación de los 60 a los 62 años (¡qué cosas les hacen a los frances, eh¡). No servirá de nada. La oposición casi absoluta a la guerra de Irak en España no sirvió para que parase la invasión, y su artífice más cercano, Aznar, sigue pontificando allá donde le parece. Entonces ¿no hacemos nada?

(Por cierto, no soy responsable ni cobro nada por la publicidad que me han metido sin consultarme por alojarme gratis el blog, voy a tratar de solucionarlo)

Entrada anterior
Entrada siguiente

16 comentarios

  1. L'Homme Machine

     /  6 julio 2010

    Sucesivas generaciones de “poderosos” han ido maniatando a los peligrosos (Garzón), limitando a los atrevidos (Vicent Navarro) y eliminando la disidencia general (con Tele5 o Antena 3).

    Sucesivas generaciones de “imbéciles” han ido dejando que les roben en su cara (el timo de las hipotecas y los pisos), les destrocen el futuro (empobreciendo la educación) y les maten las esperanzas (con el PSOE más burocrático y menos combativo).

    Es lo que tenemos señores, un país de segunda camino de convertirse en un país de tercera.

  2. Muy buena entrada!

  3. PS: con la publicidad de WordPress a mi también me pasa (lo único que WP, deshonestamente, no me la enseña a mi, y si que se la enseña a los demás que me visitan). Me da, y aunque sea una movida, que la solución va a ser no utilizar el servidor que ellos ofrecen y tener dominio propio. Si encontrases otra solución, comparte please… 😉

  4. rosa maría artal

     /  6 julio 2010

    Les he mandado un mensaje preguntando. Ya te diré.

  5. rosa maría artal

     /  6 julio 2010

    Y a mí me pasa igual, tampoco yo lo veo, tengo que desconectarme para verlo. Pelín sucio ¿no?

  6. La última vez que estuve en Italia pusimos la Tv en el Hotel y me quedé de piedra. Es como tener Telecinco en todos los canales. Ya casi he renegado totalmente de la tele convencional. No queda otra.

    De todas formas yo creo que el “pasotismo” de la sociedad española se debe más a la asimilación del sueño americano. A eso que decía Michael Moore acerca de que, de repente, alguien nos ha convencido para que no nos metamos con los ricos porque nosotros podemos ser uno de ellos algún día.

    Un saludo.

  7. Víctor

     /  6 julio 2010

    Berlusconi es triunfo de la antipolitica. Un sujeto cuya pretensión manifiesta para llegar al poder es eludir la cárcel. Es la máxima representación de la confusión entre lo publico y lo privado. Sus intereses personales establecen la agenda política. Mientras la ciudadanía se transmuta, en una ruin decadencia, en público de un espectáculo obsceno. Una farsa sazonada por los medios de comunicación masivos. Algunos periódicos resisten. Italia, un país que siempre vivió de espaldas a su propio Estado, se ha convertido en la vergüenza de Europa (y mira que hay candidatos a este título). “El pueblo me quiere porque soy como ellos” dijo Berlusconi.
    La política siempre ha tenido mucho de teatralización, con puestas en escenas, actuaciones y sobreactuaciones. En España, con el peculiar individualismo herencia del franquismo arraigado (el que hace que cada uno se busque las habichuelas de la forma que sea, sin cortapisas éticas), tiene forma de esperpento. Pero un esperpento trágico. La tragedia que significan los cientos de miles de millones perdidos en tramas corruptas y economías sumergidas asquerosas. Dinero que podía haber ido a educación, sanidad, investigación y a mejorar los medios de una justicia desquiciada.
    http://www.elpais.com/articulo/reportajes/Chato/vuelve/Ejido/elpepusocdmg/20100704elpdmgrep_3/Tes

  8. Joan

     /  6 julio 2010

    X.Estamos rodeados literalmente de bárbaros, yo ha llegado un momento en que en los diferentes espacios públicos donde me muevo, procuro no expresar mis opiniones, ya que normalmente la cosa acaba en situaciones desagradables y tensas. Y es que es extremadamente raro encontrar a alguien que piense por si mismo y no repita machaconamente y como un loro los lugares comunes que difunden los medios. Casi nadie se informa en profundidad.

    Es triste, pero es real, somos una minoría.

    Andaba releyendo el Ciclo Humano de Sri Aurobindo. Y este trozo viene como anillo al dedo:

    X. CULTURA ESTÉTICA Y CULTURA ÉTICA

    La idea de cultura comienza ya a definirse ante nosotros con
    un poco más de nitidez; podemos decir, al menos, que se ha diferenciado
    por contraste de sus opuestos naturales. La vida no mental,
    la vida puramente física, es muy evidentemente su contrario:
    la barbarie. La vida exclusivamente vital y no intelectualizada, la
    vida brutalmente conómica o burdamente doméstica cuyos objetivos
    son simplemente ganar dinero, procrear y mantener una familia,
    son igualmente sus opuestos: es otra forma de barbarie todavía
    peor. Al individuo absorto en este tipo de vida, sin preocupación
    alguna por las realidades superiores, sólo podemos considerado
    como un ser humano inculto y subdesarrollado, una prolongación
    del salvaje, esencialmente un bárbaro, aun cuando pueda
    vivir en una nación civilizada y en una sociedad que haya
    llegado a aceptar algunas ideas generales y alguna práctica ordenada
    de la cultura y el refinamiento. y bárbaras o semibárbaras
    consideraremos a las sociedades o las naciones que lleven esta
    impronta. Aunque una nación o una edad haya desarrollado el conocimiento,
    la ciencia y las artes, si en su actitud y visión general
    de las cosas y en sus hábitos de vida y de pensamiento se siente
    satisfecha de ser gobernada por una concepción burdamente vital,
    comercial y económica de la existencia, y no por el conocimiento,
    la verdad, la belleza y los ideales superiores de la vida,
    decimos que esa nación o esa edad puede ser civilizada en un cierto
    sentido, pero que a pesar de toda la abundancia o incluso Superabundancia
    de ingenios y artificios indicativos de un cierto nivel
    de civilización, no es ni la realización ni la promesa de una humanidad
    cultivada. En consecuencia, incluso la civilización europea
    del siglo XIX, a pesar de su triunfante y desbordante producción,
    de su enorme desarrollo científico y de sus logros en el campo
    intelectual, merece nuestra condena por haber transformado todas
    estas conquistas en mero comercialismo y en burdos instrumentos
    puestos al servicio del éxito vital. Este tipo de civilización
    no constituye la perfección a que debería aspirar la humanidad,
    y su trayectoria, no solamente no asciende hacia la curva superior
    de la evolución humana, sino que se aparta de ella. Nuestro
    veredicto respecto a ella ha de ser categórico: desde un punto de
    vista cultural ha sido inferior tanto a la antigua Atenas como a
    la Italia del Renacimiento o a la India antigua o clásica. Pues, por
    considerables que hubieran podido ser las imperfecciones de que
    adolecía la organización social de dichos períodos y a pesar de
    su neta inferioridad en el campo de los conocimientos científicos
    y de las realizaciones materiales, estaban, no obstante, más
    adelantados en el arte de la vida, conocían mejor su finalidad
    y apuntaban más certeramente a un claro ideal de perfección
    humana.
    En el ámbito de la vida mental, cuando el hombre se encierra
    en las actividades puramente prácticas y dinámicas o en la corriente
    de las emociones y las sensaciones mentalizadas, llevando una
    vida rutinaria de sentimientos convencionales, de ideas, opiniones
    y prejuicios ordinarios que no son suyos sino del medio; cuando
    no posee una actividad mental libre y espontánea y vive burdamente
    y sin pensar, siguiendo las normas ignorantes de la masa,
    y obedece, además, a los sentidos y las sensaciones, controlados
    ciertamente por algunas convenciones, pero no purificados ni iluminados,
    ni matizados tampoco por ningún principio de belleza,
    -todo esto es también contrario al ideal de cultura-o Un hombre
    puede vivir de esta forma con todas las apariencias y todas
    las pretensiones de una existencia civilizada y sentirse muy a gusto
    en la plétora de sus comodidades, pero no será un ser humano
    desarrollado en un sentido verdadero. Una sociedad que sigue un
    criterio de vida semejante puede ser vigorosa, decente, bien ordenada,
    floreciente, religiosa, moral, todo lo que se quiera, pero
    será una sociedad de filisteos; una prisión que el alma humana
    debe romper. Pues durante todo el tiempo que permanezca en ella,
    vivirá en un estado mental inferior, carente de inspiración y de
    expansión; vegetará infructuosamente por el estrato inferior, go-
    bernada por la rudimentaria dinámica de una mente sensorial no
    regenerada y no por las facultades superiores del hombre. No basta,
    por otra parte, con que el alma abra alguna ventana de la prisión
    y deje entrar unas agradables ráfagas de aire fresco y unos
    pocos destellos de la libre luz del intelecto, algo del aroma que
    exhalan el arte y la belleza o algún soplo del gran hálito que anima
    los Propósitos más vastos y los ideales más elevados. Es menester
    que destruya la prisión y escape de ella para vivir en esa
    luz, ese perfume y ese gran hálito; sólo entonces respirará la atmósfera
    natural del ser mental desarrollado. El ideal de la verdadera
    cultura no es vivir principalmente en la actividades de la mente
    sensorial, sino en las actividades del conocimiento, de la razón
    y de una dilatada curiosidad intelectual, en las actividades del ser
    estético cultivado y de la voluntad iluminada que forja el carácter,
    engendra un elevado ideal ético y promueve una vasta acción
    humana. Ser gobernado por la verdad y la belleza y por una voluntad
    soberana de sí misma, y no por nuestra mentalidad inferior u ordinaria, tal es el ideal de la verdadera cultura y la base de una humanidad realizada.

  9. Soto

     /  6 julio 2010

    Hola Rosa y amigos contertulios:
    Estupendo post;poco a poco nos vamos pareciendo(tema corrupción y el ejercimiento de la banalidad) a Italia,no es una frase de tipo del modismo linguistico de la calle,es la autentica realidad,solo pensar a donde estamos llegando en nuestra pasividad ante el comportamiento sucio,barriobajero de muchos de nuestros politicos,de muchos de los grandes empresarios y el apapanamiento del personal es para coger una depresión de caballo,estamos deslizandonos por una fuerte pendiente para la cual ya no hay frenos que valgan ,!ojalá me equivoque!…ahhh,me olvidaba ,a la frase de Fraga..((“ese ciclón democrático conocido como Manuel Fraga, dijo ayer que “Garzón debía estar lo más lejos posible de España”.”)) yo le contesto…!abrió la boquiña la vaquiña y dijo…muuu,muuu,muuu!..¿cuando se irá para casa este personaje impresentable!
    Apertas aagrimosas

  10. La degeneración del sistema político no es solo un problema de “ellos”. Aquí viajamos todos en el mismo vagón, unos en una esquina y otros con el martini en la barra del bar, todos con el mismo destino. Mirar hacia otro lado o diferenciarse de “los otros” no arregla la situación, nunca lo ha hecho y por lo tanto hoy, no lo hará. Este es un juego en el que tarde o temprano, tendremos que enseñar nuestra mano. Señalar el problema no es suficiente ya que quedarse parado también es tomar partido. Si casi todos sabemos que la situación degenera y que la demagogia provoca reacciones irracionales, ¿por qué no damos un paso y empezamos a recoger la basura?
    Dentro de este caos y de este “sálvese quien pueda”, me alegra ver a políticos como Ángel Gabilondo dispuestos a decir: “¿queréis un culpable?, aquí lo tenéis, yo me ofrezco. Y ahora, ¿podemos continuar?” ¡Eso sí que es POLÍTICA!

  11. @Periodistasenbabia

    Más o menos es lo que pasa en Madrid (en más sitios seguro que también, pero es lo que conozco).

    Da igual que la mayoría de la educación sea pública y que ésta esté degenerando a marchas forzadas. Si puedes llevar a un niño a un colegio concertado mejor que el “gratis” total y si ya es uno privado, ni te cuento. A alguien se le ha metido en la cabeza que esto es “status”.

    Mientras tanto, la gran mayoría verá su educación cada día peor, pero… ¡cómo mañana seremos de los “ricos”!…

    Y cambia educación y pon sanidad… etc… al final, tenemos lo que nos merecemos, por vagos, incautos, avariciosos, envidiosos, soberbios…

  12. Soto

     /  7 julio 2010

    Si,(maxchufa),estoy contigo,mucha clase etica la de Angel Gabilondo,lo malo que las noticias de lo que hace Gabilondo o intenta hacer en Educación ,no interesan ,no venden ,.Lo vuelvo a mencionar,los periodistas,mejor dicho, el periodismo en si tendrian que pasar un autentico” escaner” para asi concienzarnos de la basura que también hay por “esos lares”.Parece que que son intocables,pues una buena parte no nos transmite la realidad ,”realidad”,obedecen a sus patrones.
    Moitas apertas agarimosas

  13. Soto

     /  7 julio 2010

    Joan , totalmente de acuerdo con la “filosofia” de tu comentario,en cuanto no busquemos esa utopia y la “palpemos con los dedos”,si,si, no seremops autenticos y por lo tanto seguiremos siendo amorfos,aburridos y ..no felices.A mi ,particularmente me “llena ” tu comentario.
    Apertas agarimosas

  14. Muy buena explicación del apapanatismo en el que deambulamos. Yo no quiero aquí un berlusconi, aunque a lo que se ve, candidatos hay muchos.

    ¿Y si nos exiliamos todos los descontentos?, a Suiza, por ejemplo, planteándoles a los helvéticos que somos capitales en fuga. Parece que así acogen muy bien.

  15. ¿Y, si en lugar de exiliarnos, enviamos a toda está morralla -Capital y poderes financieros, incluidos- a la más lejana Galaxia desconocida? Sin billete de vuelta, eso sí. Tal vez podamos vivir en paz y armonía.

    Un saludo
    Rita

  1. Tweets that mention Los ciudadanos que amaban las tramas escandalosas « El Periscopio -- Topsy.com
A %d blogueros les gusta esto: