Cenizas

Primero se les hunde económicamente el país. Con ayuda de una política ultraliberal, por supuesto. Su dinero no vale nada fuera de Islandia. Y luego el Eyjafjallajokull entra tímidamente en erupción –los expertos aseguran que el registro es mínimo- e inunda de cenizas Europa. Llevaba 200 años tranquilo pero los volcanes son muy suyos y erupcionan cuando les place. Y buenos están los ánimos en su tierra como para no verse afectado. Te irritas tú, y el vecino, y otra señora que pasa por la calle, y toda la ciudad, y la otra, y la otra –no muchas más que son 300.000 habitantes- haces bilis y lava, y la tierra termina por mostrarse solidaria.

He buscado como se pronuncia el hoy famoso volcán. En la BBC inglesa y en otras televisiones se atreven con el nombre. Aquí no. En mis comienzos como presentadora, en Bilbao, me enseñaron un truco estupendo (entonces esas cosas se cuidaban): separar las sílabas y leer cada una sin pararse hasta terminar la palabra. Veamos: Eyjaf-jalla-jokull. Es fácil ¿no? Evidentemente, el islandés tendrá sus reglas fonéticas, y probablemente –por la zona- sus jotas serán íes, pero está permitido españolizar los nombres. O preguntar en la embajada de Islandia por las jotas, por ejemplo.

El caso es que el volcán islandés ha paralizado el tráfico aéreo de Europa y no sabemos por cuánto tiempo. Las noticias volitivas fijan plazos cortos, por aquello de que se pierden 1.500 millones de euros diarios. Pero algunos especialistas hablan de 3 ó 4 semanas. Y siempre que no se contagie el volcán realmente grande de Islandia, el Kratla , y, no es por asustar, pero el país dispone de 12 volcanes más. En una extensión de poco más de 100.000 Km2. Poco mayor que Andalucía.

KLM y Lufthansa han realizado vuelos de prueba, sin pasajeros, y han concluido que no han vuelto dañados, y se apresuran a reestablecer hoy mismo, parcialmente, sus operaciones. La ceniza puede bloquear los motores e incluso reavivarse en fuego –por algo se prohibió volar en esas condiciones-, pero, de haber un problema, serían daños colaterales.

No podemos seguir así. Perdiendo un dineral. Con Ángela Merkel o Cavaco Silva como almas en pena por esas carreteras, durante casi dos días. Dejando solito, sin representación de campanillas, al presidente polaco en su entierro, o a la reina de Dinamarca en su cumpleaños. Anuladas reuniones de alto nivel, con familias en la playa que no pueden regresar a casa. Una tragedia.

Ayer en twitter con @PaulaMoro_y @Hermanagilda estuvimos divagando sobre el paisaje que se abría si las cenizas duran mucho. ¡Habrá que volver a las diligencias!, o al menos a viajar en coche y en barco, siempre con calma. Con videoconferencias en los dispositivos tecnológicos, que ya es un avance. Para el que lo quiera. Los trenes –tan agradables-se saturarán, y son muy caros ¿por qué? Lo mejor es la diligencia.

Ahora bien, Lost (Perdidos), la serie que atrapa a media humanidad, acaba esta temporada, tras haberse perdido sus guionistas durante 4 al menos de las 6 que ha durado. Y la clave del desenlace está en un humo negro que quiere escapar de una isla para destruir el mundo. O lo del Eyjafjallajokull es un ardid publicitario de Hollywood –que el beneficio es el beneficio-, o en efecto llega el fin de una era que atempera la prisa, y modera otros humos (de soberbia y de codicia). Volver al carro y la digilencia, siquiera sea para evolucionar un poco mejor de lo que lo hemos hecho.

Actualización 19,00:

Ya van contando cómo se pronuncia bien:

“EYAFYADLA” y añadirle el “YOKUL” si se quiere decir ‘glaciar’ en islandés. “La ‘y’ española es similar a nuestra ‘j’. Y la ‘ll’ se pronuncia ‘dl’ o ‘tl’  (como nos decía islandesa en un comentario).

Entrada anterior

7 comentarios

  1. Andresper

     /  18 abril 2010

    Nos cargamos el planeta Rosa María, nos lo cargamos poco a poco. Qué importa pronunciar bien el nombre del Volcán, o del Terremoto, o del Tsunami, o del…. No obstante, Nil Mortalibus arduus est. No hay nada que el valor humano no emprenda y poco que la paciencia humana no soporte, incluso no poder volar en avión. Un saludo.

  2. warmize

     /  18 abril 2010

    Respecto a la pronunciación del volcán, quisiera comentar que en la mayoría de las televisiones y radios de este país todos los nombres no-castellanos se pronuncian en un “mal” inglés o como si fueran castellanos.
    Podemos empezar con las lenguas peninsulares como el catalán o el euskara (gracioso escuchar como pronuncia Xabi Alonso o Xavi Hernández de forma diferente) o seguir con múltiples palabras en francés o alemán. La desidia es grande.
    Por supuesto, hay excepciones que se agradecen.
    Así nos va.

  3. Islandesa

     /  18 abril 2010

    Kaixo Rosa,

    Precisamente hemos dado con el volcán que más difícil resulta pronunciar para los castellanoparlantes. Se juntan la “elle” islandesa que tiene una pronunciación dura (suena como tl o dl) y la vocal ö que se podría explicar como la e inglesa en “her” o la ou en “tough”.
    Así, Eyjafjallajökull sería Eya-fyadla-youkudl (con acento en la primera E).
    Aunque más fácil de pronunciar, esperemos que Katla no se despierte!!

    Un saludo.

  4. Viator

     /  18 abril 2010

    Que un volcán de nombre impronunciale entre en erupción y tenga a políticos de renombre y financieros conspicuos recorriendo Europa en taxi, como puta por rastrojo, no deja de ser, para los ciudadanos de a pie, parte del folclore mediático.
    Hace un par de semanas, sobrevolando Nápoles, tuve ocasión de ver cómo los barrios de la ciudad trepaban ladera arriba del macizo volcánico. Cosa de la especulación urbanística, la irresponsabilidad desarrollista, o la simple necesidad de espacio vital, vaya usted a saber.
    Lo cierto es que casi no me atreví a imaginar lo que ocurriría si el Vesuvio, actualmente dormido, se desperezase. Recordé que vivimos sobre la corteza agrietada de un planeta que se empeña en seguir vivo a pesar de que creemos dominarlo, y siempre hay posibilidades de que nos veamos convertidos en esos vaciados de yeso que se sacaron de los cuerpos de Pompeya. Objetos de museo para disfrute de curiosos turistas de generaciones futuras.

  5. Creo recordar que lo decía Carlo Cipolla: Una de las características de nuestras sociedades es que las barreras que suponen el tiempo y el espacio se han minimizado. Así, las comunicaciones suceden tiempo real y podemos conversar con quien está a miles de kilómetros o, con software tipo Skype, verlo, entrevistarlo. El uso masivo del avión, por otro lado, hace posible recorrer distancias impensables para nuestros abuelos en tan sólo un rato… si no estalla el volcán.

    El hombre blanco cree ser el amo del mundo… aunque en realidad, pertenecemos a la Tierra.

  6. Galgo de Casalarreina

     /  19 abril 2010

    Llevamos, desde que pisamos la Tierra, hace ya unos cuantos millones millones de años, y 25.000 desde que nos creemos sapiens sapiens, empeñados en dominar la Naturaleza, en convertirnos en dioses, hasta hace poco, en Occidente, monoteístas, ahora como los de Olimpo, con todos los vicios de los humanos, con todas las miserias de los mortales, pero con el orgullo de los dioses helenos, así nos va, y de ahí nace la corrupción, la indolencia y que la felicidad se convierta en un derecho, de nacimiento, no en un ideal de esfuerzo.
    Yo prefiero el ferrocarril.
    ¡Menos aviones, menos autopistas, menos coches, aunque sean eléctricos y más tren, mucho más tren!

  7. apajerabierta

     /  19 abril 2010

    Nuestra sofisticada sociedad con sus modernos medios de transporte se puede paralizar por una nube de cenizas volcánicas.
    Esta debilidad, debía hacernos reflexionar y rebajar nuestro orgullo y prepotencia

A %d blogueros les gusta esto: