El día de la marmota

“La lucha del hombre contra el poder,

es la lucha de la memoria contra el olvido.”

Milan Kundera

EEUU (Canadá también) celebra hoy una pintoresca tradición: “El día de la marmota”. Famoso por dormir, ese animalillo se supone predice la duración del invierno, según su comportamiento. Aquella película, “ATRAPADO EN EL TIEMPO”, protagonizada por Bill Murray -que en su estreno fue una más-, se ha convertido en símbolo. Con razón. Sin pretenderlo nos sitúa ante la condición humana, que se da permiso con gran benevolencia para olvidar lo que le incomoda. Incluso lo que puede inducirle a un pensamiento crítico, que uf¡ cuesta elabora y, peor aún, compromete. Ciertamente, encuentra entusiastas colaboradores a su misión, en todos aquellos que le dicen, con insistencia, lo que debe y no debe pensar. Como nada nace de la nada -ni el bebé que abre por primera vez los ojos a la luz-, la historia aporta datos imprescindibles para vivir el presente y anticipar, o saber afrontar el futuro.

Uno de los peores defectos españoles es la falta de memoria social. Si, individualmente, hay auténticos genios de la retentiva, como país nos posee la amnesia colectiva. El “día de la marmota” se reproduce una y otra vez, cada amanecer todos se despiertan con la mente virgen a lo vivido la jornada anterior pero con su personalidad inalterable. Sólo el protagonista tiene la oportunidad de rectificar los errores a tenor de la experiencia. Él corre con ventaja, porque los amnésicos cometen una y otra vez los mismos errores. Origen o consecuencia, eslabón de una cadena, la débil memoria colectiva de los españoles ocasiona muchos problemas al cuerpo social. Sin ese vital elemento, España no puede basarse en la información de su Historia, para elaborarla, asimilarla, y decidir en consecuencia.

EL FRANQUISMO

Mal que le pese a Mayor Oreja -nuestro más votado representante en Europa-, el franquismo no fue una etapa “de extraordinaria placidez”. No es opinable. Ahí están los hechos. Además de perder el tren del progreso, y obviando -que es mucho obviar-  algunas minucias como encarcelamientos, torturas y asesinatos, sólo quien compartiera el ideario de la dictadura podía sentirse a gusto cuando cualquiera se veía obligado a quejarse en voz baja no fuera a escucharle “alguien” y lo pagase caro. Ésa es la sensación más latente de mi niñez. Amén de otras peores.

ADOLFO SUÁREZ

Adolfo Suárez es hoy la figura mitificada de la modélica transición. No creo que ningún presidente haya sido crucificado de tal manera por ajenos y propios. Y una transición negociada bajo la bota de los vencedores tiene poco de modélica. Aún la pagamos. España es el único país –repúblicas bananeras incluidas- que ha dejado impune un golpe de Estado y una dictadura de 4 décadas. Y eso se nota. Aún se habla de paridad de bandos cuando uno fue el que se levantó en armas contra el pueblo español, y lo machacó durante 40 años.

FELIPE GONZÁLEZ

Felipe Gonzáles modernizó España. Hizo universales y gratuitas, sanidad y enseñanza. Firmó nuestra entrada en Europa. Hoy, hasta la derecha se rinde a su brillantez, le añoran. Olvidan, olvidamos, que le montaron un complot –confesado por sus autores (los de siempre Ansón, Pedro J., Losantos)- para echarle del poder. Y que, coherentes, muchos progresistas le dieron la espalda por la corrupción que acompañó el final de su mandato.

JOSÉ MARÍA AZNAR

 Si alguna vez me sentido incómoda por ser española –además de con Franco-, ha sido con Aznar. Y sus gobiernos. Emoción basada en hechos: su servil apoyo a la infame guerra de Irak que, además, lejos de erradicar el terrorismo, ha convertido al país en su Universidad cualificada. Blair, el laborista híbrido, –inmerso en críticas que le invalidan– anda dando cuentas por ello en el Parlamento. Aznar da… conferencias remuneradas. Añadamos la consolidación de los contratos laborales basura y privatizaciones de empresas públicas. Así engroso las cuentas del Estado hasta yo que soy “de letras”, sólo que él, al mismo tiempo, mermó el precario gasto social español y no tocó el tercermundista salario mínimo. Su ley del suelo, jaleada por Rajoy -el futuro presidente si alguien no lo remedia, alguno de los suyos incluso-, sopló la burbuja inmobiliaria hasta asfixiarnos. Tampoco es opinable, los datos lo atestiguan. La manipulación de los terribles atentados del 11 M –solo o “en compañía de otros” (medios informativos)- le costó el gobierno al PP pero ningún país serio hubiera pasado por alto tamaño ataque a la democracia, al que se añadieron las insidias para buscar réditos electorales –y económicos y de poder en el caso de los medios implicados- con el terrorismo de ETA.

JOSÉ LUÍS RODRÍGUEZ ZAPATERO

Zapatero ha emprendido una senda suicida, tras la buena gestión de su primer mandato. Apacigüen las risas los desmemoriados, también están ahí los datos. Llegó una crisis mundial. Explotó la burbuja española. Le llueven los enanos y, en lugar de calzarlos, da palmadas al aire. Se ha lanzado en plancha a improvisar por reacción a las críticas. Rectifica en horas lo que anuncia con precipitación. Los medios internacionales que azuza en buena medida la derecha (Murdoch/Aznar a la cabeza) le machacan. Y Obama le da plantón en su cita europea. Imperdonable. Realmente. ¿No hay un Moratinos que cesar? ¿No hay algo que hacer muy contudente en muchos terrenos?

EL SISTEMA”

Las recetas están claras. Lo decimos todos los días en todas partes. En este blog también, en sus lúcidos y documentados comentarios. El FMI que manda reducir los insultantemente precarios sueldos españoles y las pensiones, mientras los ricos incrementan con obscenidad comparativa sus beneficios; los “mercados” que piden rebajar los salarios y las pensiones, los medios informativos que vapulean interesadamente, son los patrones de “el sistema”. Y, “el sistema”, tolera pocas bromas. Hay unos pocos que se juegan mucha pasta.

EL PP ACTUAL

El PP sube en las encuestas. Con los Gürtell, espías, nepotismos, cacicadas, despilfarros y manipulaciones.  Con su realidad administrativa frente a lo que predican.Con la desfachatez de la que hacen gala algunos de sus más prominentes líderes  Con esas damas de hierro que ofenden la inteligencia y el decoro ético. Con ese gran economista, resoluto, que cumple lo que promete, definido, brillante donde los haya, propagador incansable de los refranes de hace un siglo en su lenguaje actual  por toda forma de cultura. Con la mugre franquista que aún tiene enquistada en sus filas.

ESPAÑA Y NOSOTROS

Aguirre dice que Zapatero no reduce el paro, cuando ella tiene competencias en la creación de empleo en Madrid. Por cierto ¿el paro lo crea un gobierno con escasas empresas públicas -ya sabemos que Aznar las liquidó para entregarlas a cercanas manos privadas-… o los empresarios?

El escándalo de este país a todos los niveles deja perplejo al más avisado. Y la culpa… ¿es sólo de Zapatero? ZP se merece un varapalo. Vamos a castigarlo. Para que se fastidie el Prior me quedo sin cenar. Pero el Prior sí ha perdido el rumbo. ¿Qué hacemos?

Creo que solo Bill Murray tiene la respuesta.

23 comentarios

  1. apajerabierta

     /  2 febrero 2010

    El panorama es desolador. El PSOE, baja en las encuestas y lo más probable, es que no gane las proximas elecciones. A base de repetir de forma machacona los argumentos, estos van calando en la gente y los hace suyos.¿”La culpa de la crisis la tiene Zapatero”!, luego, “cuando echemos a Zapatero, saldremos de la crisis”.
    El PSOE ha cometido estos años terribles errores, empezando por negar la crisis,luego luchar contra la crisis, a base que los ayuntamientos (no siendo conocidos como los mejores gestores de dinero publico) se gastasen el dinero del Plan E en levantar aceras donde no era necesario. Subidas de impuestos poco progresistas, mantenimiento de las ventajas de las SICAV…etc. Pero ZP no he montado la crisis. La crisis, com la “tormenta perfecta” es la confluencia de una burbuja financiera y en España otra inmobiliaria que explotan a la vez.
    Me gustaría ver a D. Mariano gestionando la situación cn fórmulas mágicas: Abaratamiento del despido, reducción del gasto social, bajadas de impuestos a “los creadores de riqueza” y otras novedades como esas. Pero guarecido en su burladero está sacando un gran rédito de las “cornás” que está sufriendo el “Niño de las Cejas”. Y los españoles como somos desmemoriados y como somos unos corruptos en potencia (el que no lo es, salvo dos o tres que conozco), es porque no ha tenido la oportunidad en su momento dará la victoria a esa concepción de la existencia que nos metió en la guerra de Iraq, que privatizó el país, que sentó las bases e hinchó la burbuja inmobiliaria ( “lo que no está protegido, es urbanizable”

  2. apajerabierta

     /  2 febrero 2010

    algo toqué que mandé el comentario sin corregir. Ya es tarde.

  3. Con esa filosofía, Rosa Mª, y por ponerte un ejemplo que te toca de cerca, la próxima vez que haya que acometer otra oleada de prejubilaciones forzosas en RTVE , quien lo haga estará la mar de tranquilo y no le temblará la mano ni una micra. Porque si después de eso, poner a un director de 85 años , y que este enchufe a su sobrina y sus llegados, mucha gente se dedica encima a poner a parir a los anteriores presis, sean del signo que sean, para intentar exculpar en la medida de lo posible los errores -cuando no desmanes- del actual, es que, por decirlo bastamantente, “os va la marcha”.

    Con esta actitud lo que vamos a conseguir es que la teórica izquierda que llegue al poder se pueda dedicar a mearse en sus teóricos principios porque sabe que por muchas medidas de derecha que tome, va a haber un montón de gente que les seguirá votando por miedo a los de enfrente. Que son iguales cuando no peores en muchos sentidos.

    Pues muy bien. Pues sigamos exculpando sus errores y desaciertos en la medida de todo lo posible para que, como siempre, cuando pierdan las elecciones digan que “no se han sabido explicar bien”.

    Si la “izquierda” que algunos estais dispuestos a aguantar es la que está ahora en el poder, con Pajines, Chacones o Pepiños. OK, viva la democracia. Pero luego no os quejéis ante según que tipo de medidas. Porque con vuestra actitud no tienen la más mínima obligación de cambiar.

  4. O, por resumirlo rudamente: con tal de no ver a la derecha en el poder mucha gente esta dispuesta a tragarse la peor izquierda que pueda imaginarse. (y lo contrario ocurre también a a mansalva) Y sabiendo eso, ¿para qué hacer las cosas bien?

  5. rosa maría artal

     /  2 febrero 2010

    ¿Qué te hace deducir que yo no pido (a gritos) que cambien? ¿Eres habitual del blog? Lo que no soy es ni una pizca mezquina -igual es genético- y no elevo “lo mío” a categoría general, por más que “lo mío” revele las graves deficiencias que apuntas, y alguna más.

  6. La verdad, no me siento satisfecha con unas cuantas gestiones del gobierno.

    ¿El partido de la oposición como alternativa? Realmente lo es: si obtiene más votos (lo más probable) en las próximas elecciones generales, gobernará y seguiremos tomando dosis de su medicina. You know now!!

  7. Hola a todos, no creo que haya que cesar a Moratinos por el plante de Obama, me parece el mejor ministro de Zapatero y uno de los mejores ministros de exteriores que hemos tenido nunca. Es verdad que no queda bien en cámara, pero es un hombre con muchos contactos internacionales sobre todo en oriente medio(ahí es ná). A mi la política exterior de foto y relumbrón de Chema (foto de las azores) me parece dañina para los intereses de España. No se hace política exterior para satisfacer y recoger frutos intrafronterizos, sino allende nuestras fronteras. Por lo demás totalmente de acuerdo contigo. España y nosotros, ese si que es un problema gordo,

  8. Bueno, no sé si merece la pena apostillar un análisis en el que hay varias llamadas al hecho de que los datos son los que son y, por lo tanto, no hay más interpretación que la que aquí se escribe. Pero, aún así, me limitaré a hacerte algunas apostillas.

    En primer lugar, no debieras describir el franquismo basándote en los recuerdos de tu niñez. O tienes más de 55 años o tu niñez lo que vivió es lo que se llamó tardofranquismo. Cierto es, para mí, que el franquismo no fue un régimen de placidez, como dijo MO. Pero de ahí a sostener o insinuar que fue un régimen que se sostuvo sólo a base de torturas y represión, hay mucho trecho. Lo que hay que hacer con los periodos históricos, a mi modo de ver, es explicarlos pasados por su propio tamiz, no a través de lo que se ve desde el balcón del futuro.

    Tampoco me parece muy acertada tu visión de la transición. Te quejas de que España es el único país (repúblicas bananeras incluidas) que ha dejado irse de rositas a un golpe de Estado. Y te equivocas. Te equivocas porque el golpe de Estado fue, también, una guerra civil. Y ejemplos en el mundo y en la Historia de países que, tras salir de una guerra civil, han decidido mirar para otro lado y no pedirse cuentas entre bandos, los hay a puñaos. A menos que me vayas a decir que Lincoln encarceló y montó consejos de guerra masivos a todos los militares y colaborantes del bando confederal, por poner sólo un ejemplo.

    En España, de hecho, tenemos varios ejemplos de esa ejecutoria. Está el abrazo de Vergara; y el cierre de la tercera guerra carlista; y la llamada a la reconciliación nacional hecha por el PCE en el 56. O los hemiciclos del Congreso y del Senado, cada uno a su turno, aplaudiendo cerradamente la aprobación de la Ley de Amnistía. Pero, claro, probablemente toda esa gente estaba equivocada. Eso es muy fácil decirlo desde el balcón del futuro.

    La Transición fue un pacto. Pero en modo alguno lo fue con los vencedores de la guerra civil. Los vencedores de la guerra civil jamás habrían permido las autonomías; sólo entre 1931 y 1936 dieron dos golpes de Estado, dos, por esa razón; y eran conscientes de que ese problema, el de las identidades nacionales, había provocado tres guerras civiles más, tres, en el siglo anterior. Los vencedores de la guerra civil jamás habrían permitido un Partido Comunista en España. Pensar lo contrario es, me parece a mí (porque a mí, por mucho que los datos estén ahí, todo me parece opinable), no conocer a los vencedores de la guerra civil.

    ¿Que todavía se habla de paridad? Será porque la hubo. Uno de los bandos ganó al otro y lo machacó. Cierto. Pero para que no exista paridad, deberíamos tener la sensación de que, de haber ganado el que perdió, no hubiera hecho lo mismo. Y, bueno, los actos cometidos no llevan precisamente a pensar que su actuación hubiera sido muy diferente. Un tipo que le monta a los defensores de la legalidad consejos de guerra por sedición, que tiene huevos, y se los apiola, muy demócrata no es. Pero es que un tipo que asesina gentes y las deja tiradas en la cuneta, todo eso tras haberlas juzgado en sedicentes “tribunales populares”, tampoco lo parece.

  9. apajerabierta

     /  2 febrero 2010

    La verdad Pati difusa, que metes unos enlaces… !!! He vomitado 3 veces!!!! y pensar que en poco tiempo nos viene otra ración de lo mismo. Estoy empezando a no creer en esto a que nos hacen jugar estos impresentables, que se llama democracia y donde sólo ganan ellos.
    Os acordais del caballerete mintiendo sin vergüenza… ??? http://www.youtube.com/watch?v=2cNbBrQVqqY

  10. Juan de Juan, tu echas en cara a Rosa que escriba “los datos son los que son”. Y sin embargo tu te lanzas de cabeza hacia la ucronia, curioso. El caso es que la mayoria de los argumentos que utilizas son del tipo: si hubiera pasado cual, si hubiera sucedido no se que. Son argumentos con mucho más peso que los datos. Como por ejemplo las condenas a muerte que se ejecutaron durante toda la dictadura por crímines políticos, o el índice de alfabetización del pais o la corrupción institucional etc etc… que hubiera pasado si nos hubieran ahorrado 40 años de dictadura, nunca lo sabremos, tal vez hubieramos desencadenado un apolipsis nuclear, o tal vez estariamos mucho mejor que ahora.

  11. Juan de Juan

    Y si el caballo blanco de Santiago no hubiera sido blanco y hubiera sido azul celeste o rosa chicle ya veríamos la vida de otro color. Pero fue blanco. Así, el franquismo fue lo que fue: una catástrofe.

    Y es curioso que critique la exposición de hechos históricos para jugar a la futurología… pero allá cada cual con su lógica.

    Sobre La Transición, unos párrafos que destaca hoy El Rey de la Baraja de Anatomía de un Instante de Javier Cercas:

    Un cliché historiográfico afirma que el cambio de la dictadura a la democracia en España fue posible gracias a un pacto de olvido. Es mentira; o, lo que es lo mismo, es una verdad fragmentaria, que sólo empieza a completarse con el cliché opuesto: el cambio de la dictadura a la democracia en España fue posible gracias a un pacto de recuerdo.

    Hablando en general, la transición -el período histórico que conocemos con esa palabra equívoca, que sugiere la falsedad de que la democracia fue una consecuencia ineluctable del franquismo y no el fruto de una voluntariosa e improvisada concatenación de azares facilitada por la decrepitud de la dictadura- consistió en un pacto mediante el cual los vencidos de la guerra civil renunciaron a ajustar cuentas por lo ocurrido durante cuarenta y tres años de guerra y dictadura, mientras que, en contrapartida, tras cuarenta y tres años ajustándoles las cuentas a los vencidos los vencedores aceptaban la creación de un sistema político que acogiese a unos y a otros y que fuese en lo esencial idéntico al sistema derrotado en la guerra. Ese pacto no incluía olvidar el pasado: incluía aparcarlo, soslayarlo, darlo de lado; incluía renunciar a usarlo políticamente, pero no incluía olvidarlo.

    Desde el punto de vista de la justicia, el pacto entrañaba un error, porque suponía aparcar, soslayar o dar de lado el hecho de que los responsables últimos de la guerra fueron los vencedores, que la provocaron con un golpe de estado contra un régimen democrático, y porque también suponía renunciar a resarcir plenamente a las víctimas y a juzgar a los responsables de un oprobioso ajuste de cuentas que incluyó un plan de exterminio de los vencidos; pero, desde el punto de vista político -incluso desde el punto de vista de la ética política-, el pacto fue un acierto, porque su resultado fue una victoria política de los vencidos, que restauraron un sistema en lo esencial idéntico a aquel que habían defendido en la guerra (aunque uno se llamase república y el otro monarquía, ambos eran democracias parlamentarias), y porque quizá el error moral hubiese sido intentar ajustar las cuentas a quienes habían cometido el error de ajustar las cuentas, añadiendo oprobio al oprobio: eso es al menos lo que pensaron los políticos que hicieron la transición, como si todos hubieran leído a Max Weber y pensaran como él que no hay nada éticamente más abyecto que practicar una ética espuria que sólo busca tener razón, una ética que, “en lugar de preocuparse de lo que realmente corresponde al político, el futuro y la responsabilidad frente a él, se pierde en cuestiones, por insolubles políticamente estériles, sobre cuáles han sido las culpas en el pasado” y que, incurriendo en esta indignidad culpable , “pasa además por alto la inevitable falsificación de todo el problema”, una falsificación que es el resultado del interés rapaz de vencedores y vencidos en conseguir ventajas morales y materiales de la confesión de culpa ajena.

    apajerabierta:

    No me costó mucho encontrar estos enlaces. En realidad podría haber seguido con el señor de los hilillos y la brillante gestión medioambiental del quinto pino, la extremada placidez del franquismo, el trío de las azores y las variantes we know now con los pies sobre la mesa, las trolas del 11 M, el yak 42 -manda eggs-, los vericuetos y adláteres del tamayazo… En fin: hay donde escoger.

  12. Pescador

     /  2 febrero 2010

    ¿Y a ningún conservador le da asco Aznar? Las palabras de Aznar, en tono laudatorio para su gestión y apocaliptico para la situación actual ¿No merecen el rechazo de los que aspiran a gobernar? Ayudar a crear un estado de opinión “findelmundista” en un momento de crisis ¿No es merecedora de reprobación? Si no puede dar soluciones , alli donde gobiernan – Valencia, Madrid, Galicia,… esperamos las propuestas de alguien en el PP sobre lo que van a hacer cuando gobiernen en todo el pais -¿Por que carajo se empeña en agrandar el problema , sembrando cizaña financiera?

  13. Bueno, hay unos cuantos hechos, ciertamente. Quizá la culpa es mía por pensar que un comentario no debe ser un post, pero si hacen falta datos, haberlos hainos.

    Es cierto que lanzo una ucronía. La ucronía de qué habría pasado si la guerra civil la hubieran ganado los republicanos. No veo más. Por lo demás, en lo que yo he escrito dije, y repito aquí, que es erróneo el argumento de que España sea el único país que no ha pedido cuentas por un golpe de Estado. He dicho, y repito aquí, que el golpe de Estado del 36 no fue un golpe de Estado sólo; fue también una guerra civil, esto es, una situación en la que el país se partió en dos y esas dos partes se dieron de leches, cada una para anular a la otra.

    Que las derechas querían anular a las izquierdas es algo que a mí, y supongo que a mis contertulios, les parecerá obvio; por ello no aporto pruebas, aunque si hay que dar, se dan.

    Que las izquierdas querían anular a las derechas lo demuestra el hecho de que eso y no otra cosa (la dictadura del proletariado) es lo que quería conseguir Largo en el 34. ¿Y cómo se sabe lo que quería hacer Largo en el 34? Pues porque está en las actas de los tres sucesivos Consejos Nacionales de UGT celebrados en diciembre del 33 y enero del 34 (los consejos en los que es descabalgado el binomio Besteiro-Saborit y es sustituido por Largo, Díaz Alor, Pretel, y los demás representantes del ala más radical), que custodia la Fundación que lleva el nombre del político socialista. Supongo que eso son datos.

    Las intenciones de Largo y el PSOE están bien descritas, por lo demás, en el libro 1934 de Amaro del Rosal, secretario general de la Federación de Banca de UGT en los hechos y, junto con Prieto, uno de los principales organizadores de aquel golpe de Estado. Supongo que eso también son datos. Del Rosal nos deja claro que: a) el objetivo fundamental del golpe eran los centros de poder de Madrid, no desde luego Asturias; b) su objetivo era implantar la dictadura del proletariado, esto es forzar la formación de un gobierno obrerista, por cierto, cagándose y meándose sobre los resultados de unas elecciones democráticas que se habían celebrado en noviembre de 1933.

    Sobre la transición. Las pruebas de que la derecha ganadora de la guerra civil, lo que entonces se conocía como el búnquer, no participó en su pacto, están creo que bastante claras en la argumentación. La postura tendente a pensar que en un cambio político hay que negarle el pan y la sal a todo aquél que colaboró con el régimen anterior, aparte de ineficiente, es un poco irreal. Por poner solo un ejemplo, si a todo el que se mostró comprensivo con el régimen de Vichy se lo hubiera borrado del futuro de la Francia posbélica habría sido imposible la presidencia de República de un señorito llamado François Mitterrand.

    Y, finalmente, la ucronía. Efectivamente, es una ucronía. Pero una ucronía que se basa en determinados datos.

    En el verano de 1936, cuando las cárceles de Madrid estaban repletas, grupos de personas de variado pelaje se dirigieron a las mismas, tomaron su control y asesinaron sin juicio a decenas de personas que estaban allí prisioneras. Es lo que se conoce como las matanzas de la Modelo, hecho que está bastante bien descrito en literaturas tan poco sospechosas como el libro “Guerra y vicisitudes de los españoles”, escrito por Julián Zugazagoitia, que fue ministro de Justicia durante la guerra civil y digo yo que algo sabría de eso (o a lo mejor es que no tenía datos).

    Ojalá hubiera que citar Paracuellos para hablar de esto. Lamentablemente, no hace falta, porque son bastantes las acciones que se pueden recordar. Por ejemplo, el asesinato del descendiente de Colón, que fue secuestrado en su casa, tras lo cual el gobierno español dio garantías (y esto son datos) al cuerpo diplomático de que lo rescataría, pero apareció muerto dos días después (estos datos pueden consultarse en las notas que sobre ello publicó, en Buenos Aires si no me falla la memoria, el entonces decano del cuerpo diplomático acreditado en Madrid, el chileno Aurelio Núñez).

    No parece que un gobierno que no puede, o no quiere, salvar la vida de un anciano cuya vida se reclama, y que además no tenía filiación política alguna (eso sí, era marqués; gran pecado), no parece, digo, que tenga muchas ganas de garantizarle a su país un entorno de vida democrática.

    Pero, bueno, todo eso es opinable. Pero si queremos datos, ahí tenemos el informe que el embajador soviético en España envía a Moscú a finales del 38, que levanta acta de una conversación con el primer ministro Juan Negrín. Está publicado en el libro de la universidad de Harvard “Spain betrayed”; allí se pueden comprobar los datos. Negrín le dice al embajador que no piensa permitir que una formación burguesa gobierne de nuevo en España y dibuja todo un plan sobre cómo se gobernaría la España de después de la presunta victoria republicana en la guerra civil. Ahí tenéis todos los datos que queráis, de primera mano de quien habría aplicado esa política de haber ganado.

    Sobre la calidad del franquismo, si vosotros pensáis que un régimen puede sobrevivir 40 años en contra de la opinión de la mayoría de su base social, a base de darle de hostias, evidentemente no tenéis la misma opinión que yo. El dictador más sanguinario del siglo XX ha sido sin duda Mao Zedong (no menos de 50 millones de muertos), y hoy es el día que en China hay cienes y cienes de miles de miles de nostálgicos del maoísmo; exactamente igual que a día de hoy quedan nostálgicos del estalinismo, que tiene huevos, y hasta hace bien poco los ha habido, y bien sinceros, del nazismo.

    El problema para vosotros es que que alguien os diga que el franquismo tuvo sus adeptos, y que fueron muchos; que no fueron pocas las ciudades de España que respiraron aliviadas cuando vieron a la legión subir por la cuesta; que alguien os diga eso, repito, significa sólo una cosa: que es un franquista. Pero es que la Historia, repito, no hay que juzgarla, sino explicarla. Como bien dice una de vosotros, allá cada uno con su lógica.

    Lo importante, desde un punto de vista histórico, no es decir si unos hechos fueron positivos o negativos, sino saber comprender por qué se produjeron. Hitler no obligó a los alemanes a ser nazis.

  14. Víctor

     /  2 febrero 2010

    Intentaré contestar brevemente a este osado Juan de Juan, teórico de la equidistancia.
    1. Respecto a las intenciones de Largo Caballero debo recordarte que el PSOE durante la República tuvo numerosas corrientes internas, lo que sin duda fue una gran tragedia para la República. Largo Caballero tuvo un paso como presidente del gobierno bastante fugaz, motivada su caída por su enfrentamiento con los comunistas y la falta de apoyo de otras fuerzas (principalmente nacionalistas)
    2. El intento de golpe de Estado de los militarotes fascistas no fue contra los comunistas. El gobierno no incluía a esta fuerza y está formado principalmente por partidos republicanos burgueses. Su excusa fue la amenaza de una supuesta revolución comunista. Una burda mentira, como se puede comprobar por la falta de armas en el pueblo cuando la asonada fascista. No hace falta citas para comprobar este hecho tan sencillo. Realmente el partido comunista era una fuerza marginal dentro del Frente Popular, sin apenas diputados y un muy escaso apoyo social.
    3. Negrín, por mucho que se apoyase en la Unión Soviética fue por la falta de apoyo de las democracias europeas (Francia e Inglaterra). Aunque durante todo su mandato intentase repetidamente buscar su apoyo.
    4. Equiparar los crímenes del bando fascista con los de los republicanos es una completa osadía. Los paseos en la zona “nacional” fueron sistemáticos y formaban parte del sistema, siendo dirigidos desde las instancias superiores. Basta recordar la frase de Franco dicha a un periodista norteamericano “eliminaré, si es necesario, a media España para erradicar el comunismo y el separatismo de España. Los crimines republicanos fueron siempre al margen de la voluntad del gobierno, que siempre intentó eliminar esta práctica para conseguir el apoyo de las democracias europeas. Estos crímenes se concentran en los meses entre julio y diciembre de 1936 cuando el gobierno colapsó superado por los acontecimientos,
    5. Un último recordatorio sobre la placidez del franquismo. España es, después de Camboya, el segundo país del mundo con más desaparecidos. Muy por encima de Argentina.
    Sobre tu visión sobre la transición hay mucho de qué hablar, pero no quiero extenderme mucho más.

  15. Pescador

     /  2 febrero 2010

    No alimentar al troll, no alimentar al troll…son personajes de convicciones pseudoreligiosas en todos los ambitos de su vida, una vez mayorcitos no hay forma de que piensen.

  16. Desde luego que el franquismo tuvo (y tiene) adeptos: un montón. En el PP de la extrema placidez los vemos a pares; vi, por ejemplo, en los aledaños de la sede de este partido y durante la manifestación de protesta en Madrid por los atentados del 11M a un montón de muchachos jovencitos vestidos con la camisa azul y el brazo en alto lanzar consignas muy preconstitucionales, los vemos en el mundo culto y equidistante que pretende justificar lo injustificable. Los vemos entre ciudadanos pobres e incultos. La iglesia católica añora, sin duda, mucho al comandantín… ¿Y qué quiere decir eso? ¿Mejora esa base social que, simplemente prefirió ignorar, la condición del drama que supuso dictadura franquista?

    Hitler fue electo: El 4 de Junio de 1932 fue disuelto el Parlamento y convocadas nuevas elecciones para el mes de Julio. Hitler puso en marcha la maquinaria del Partido Nacionalsocialista y obtuvo 14.000.000 de votos que le aseguraron la mayoría en el Reichstag con 230 escaños. Incluso con el refrendo de esa colosal base social tanto el fhürer como su gobierno resultaron ser unos perfectos… ahora que lo pienso, ya sé a quién se refería la presidenta de la maf digo de la Comunidad de Madrid en su pillada reciente.

  17. Y un detalle: soy hija de preso político de Franco y nieta de represaliado. Nací en 1960 y, desde muy pequeñita, escuché hablar en voz muy baja en la intimidad de casa cuando los mayores trataban de política. Todos teníamos miedo por razones obvias. Yo también porque veía a diario cómo supuraban las heridas de mi padre (y esto no es una metáfora)

  18. Bueno, vayamos por partes. Empiezo por Víctor, al que, en mi errónea equidistancia, no voy a calificar como él hace.

    1.- Largo Caballero fue presidente del gobierno durante muy poco tiempo. Pero durante la guerra civil. Antes de la guerra civil fue otras cosas. Por ejemplo, ministro de Trabajo. Pero, sobre todo, fue secretario general del PSOE y también de la UGT (tras descabalgar a Besteiro que, bien claro queda en las actas que cité, se oponía al golpe de Estado del 34). A mi modo de ver, contestar a afirmaciones relativas a la actuación de Largo en el 34 recordando que fue presidente del gobierno en el 36-37 es erróneo, pues son periodos radicalmente distintos. Asimismo, en el PSOE había muchas tendencias, varias. Pero Largo, insisto, era el secretario general, lo cual le garantizaba que la suya, es decir la tendencia revolucionaria, la del Lenin Español, la del famoso titular de Claridad («¡Atención al disco rojo!») era la prevalente. Tan prevalente que en 1936, cuando Azaña le ofrece a Prieto la jefatura del gobierno, éste somete el hecho al plebiscito del PSOE y el PSOE, estando Largo en contra, vota en contra.

    Por todo lo antedicho, el hecho de que a Largo lo echaran del gobierno los comunistas (más exactamente, el embajador Rosemberg, que le devolvió el gesto de haberle echado a él del despacho del presidente del gobierno), no tiene nada que ver a la hora de valorar su actitud dos años antes de la guerra.

    2.- Los golpistas del 36 justificaron su acción en un supuesto golpe de Estado, a veces dijeron que de los comunistas, a veces dijeron que del propio Largo. Eso es cierto y yo no recuerdo haberlo negado nunca, y he escrito un poquito sobre el asunto. Pero lo realmente importante del golpe del 36 fue el hecho de que, incluso en sitios con fortísimos contingentes obreros muy ideologizados como Sevilla o Huelva, el golpe de Estado triunfó, lo cual no se explica únicamente por la fuerza de las armas. Y esto, a mi modo de ver, ocurre porque hay más razones para explicar el golpe que la mera conspiración de cuatro generales (conspiración, por cierto, bastante torpe y decimonónica, como se demostró en Barcelona, cuya estrategia de asedio más parece diseñada para una ciudad medieval con murallas que para una ciudad moderna y abierta). El 16 de junio de 1936, en el parlamento, hubo un debate sobre el orden público en el que Gil-Robles se levantó para leer una muy famosa lista de los sucesos de orden público ocurridos en los anteriores tres meses. Si sólo la mitad de la mitad de lo que dijo fuese cierto (y la relación estaba basada sobre todo en noticias de la prensa que todo el mundo conocía), ya se entendería que hubiese gente hasta los huevos. Ojalá la guerra civil fuese tan sencilla de explicar como que cuatro bandarras se reunieron en un cafetín para conservar sus privilegios seculares.

    3.- Tampoco cabe negar que la República, no tanto Negrín, siempre esperó una ayuda por parte de Inglaterra y de Francia que nunca llegó. Pero eso no revela más que miopía geopolítica, pues en 1935, un año antes de la guerra pues, Mussolini había invadido Abisinia, país que era miembro de la Liga de Naciones y por lo tanto estaba protegido por su Convenio, según el cual todo país injustamente agredido sería protegido por la comunidad internacional, y la reacción de París y Londres había sido negociar con el italiano.

    Lo que sí sabemos, más que nada porque lo dijeron en sus discursos, diarios y periódicos, es que a muchos republicanos, en la primavera del 36, les importaba una higa que hubiese un golpe de Estado. Azaña estaba convencido de que tras su reforma militar el ejército había quedado debilitado para dar un golpe de Estado (y en parte no le falta razón, porque como digo el golpe de Estado fue una mierda). El POUM, en su revista Nueva Era, decía negro sobre blanco que quería que la guerra civil estallase. Largo insinuó lo mismo es sus famosos discursos del cine Pardiñas, y su diario Claridad alimentó la hoguera. Por lo demás, la actitud de Casares cuando le comunican la sublevación de Melilla, pasando el del tema, es bien evidente. Es posible que toda esa falsa seguridad se basara en la convicción de que vendría ayuda por parte de Europa. Pero eso, como digo, no significaría otra cosa que en materia de geopolítica los republicanos no tenían ni idea.

    Por lo demás, la República se ahorcó en este punto con su propia soga. En Francia, las derechas, que eran medio país, aparte de corear eslóganes tan chiripitifláuticos como «mejor Hitler que Blum», que tiene eggs, tenían una honda raíz católica, pues ya se sabe que Francia, desde que se apioló a los hugonotes, se hizo católica a machamartillo, y ahí está la iglesia del obispo Lefevre para demostrar cómo se las gastan. Con estos mimbres, sinceramente, alguien que permite que en su zona de control las pandis de milicianos con el pañuelito rojinegro se fotografíen al lado de las momias de monjas desenterradas, o de cristos destrozados a martillazos, etc., ¿verdaderamente va a esperar que de Francia llegue, con perdón, un puto soldado?

    En resumen: Londres y París jamás habrían ayudado a la República, porque eso mismo, dar pasos atrás y esconderse, es lo que hicieron: en Abisinia, en el Sarre, tras la ocupación del Rhin, en la invasión de Austria y, finalmente, en el conflicto de los sudetes. Pero es que, además, la República les dio todas las disculpas para hacerlo así.

    4.- La tesis de que los crímenes en el bando republicano fueron realizados en un corto espacio de tiempo y fueron, en todo caso, obra de incontrolados, es bien conocida. Yo no suelo invertir demasiado tiempo en demostrar que es falsa, que lo es en gran parte; más que nada porque me parece mucho más grave que sea cierta.

    Hay una diferencia fundamental entre yo mismo, que soy un ciudadano normal, y un gobierno. Yo sólo soy responsable de lo que haga. Un gobierno es responsable de lo que haga, y también de lo que otros hagan y él debiera haber impedido que hiciesen. Si las matanzas de la Modelo fueron perpetradas por la República como tal, malo; si fueron, y así lo fueron, perpetradas por incontrolados, peor. Porque un gobierno que levanta una cárcel y mete dentro a unos tipos, da igual que sea por robar peras o por gritar viva Alfonso XIII, es responsable de garantizar que allí no van a ser castigados salvo con la privación de libertad mientras que el Estado, que es quien tiene el monopolio de la violencia, no decrete que deben ser castigados de tal o cual manera.

    Yo nunca he creído que Carrillo tuviese un papel ni medio importante en las matanzas de Paracuellos. Era delegado de orden público, sí. Pero ser delegado de orden público, en aquellos momentos, no significaba, ni mucho menos, controlar el orden público. Lo realmente triste de Paracuellos no es que Carrillo sea responsable, sino que no lo sea.

    Sobre el ámbito temporal, que yo sepa a Andreu Nin lo matan en Alcalá de Henares bastante después del periodo que tú citas. De hecho, la creación y puesta en marcha del SIM, que se llevó por delante a unos cuantos españolitos y tuvo sus cárceles propias y todo eso, es posterior, bastante o muy posterior, al periodo que tú citas.

    En el punto 5 haces una afirmación muy interesante que te agradecería me documentaras, porque es la primera vez que me la encuentro.

    En cuanto a los párrafos de Pati_Difusa, un par de cositas. En primer lugar, yo creo, aún lo creo, que aquí estamos hablando de juicios históricos. En un juicio histórico, de dónde vengas tú o de dónde venga yo debería importar poco, si no nada. En todo caso, yo no he dicho que en el franquismo no hubiese miedo (más aún en un hogar represaliado). Lo que he dicho, y mantengo, es que durante el franquismo, y sobre todo antes de lo que los historiadores suelen denominar tardofranquismo, hay en España muchos hogares que, lejos de tener miedo, están encantados. Es lo que hay, no se trata de valorarlo ni de aplaudirlo. Te pongo un ejemplo actual: para tratar de comprender el bolivarianismo, puedes hacer dos cosas. La primera es analizar a Chávez en frío, desde tu silloncito europeo y todo eso. La segunda es olvidarte de lo que tú piensas o dejas de pensar sobre su discurso y sus acciones, e intentar comprender por qué más de medio país lo apoya. Quien te dice Chávez te dice Fidel Castro, o el Likud israelita, o Hitler, o Mussolini, o Stalin, o Mao, o Reagan, o Franco.

    Tu pregunta es directa: ¿mejora esa base social el drama del franquismo? Respuesta: no. Pero es que el problema que tú tienes es que te crees que quien te está escribiendo esto está intentando mejorar el drama del franquismo. Y, la verdad, es que los hechos, hechos son. El drama está ahí. Pero, históricamente, lo que hay que intentar es explicarlo. Comprenderlo. A lo mejor tú no ves una frontera que distingue el verbo comprender del verbo justificar. Pero que alguien no vea una línea no quiere decir que la lìnea no esté ahí.

    Ah, y por cierto: Hitler ganó unas elecciones, sí. Pero ya no las ganó en la cumbre de su poder. Quien pavimentó su camino hacia la dictadura fue el binomio Hindenburg-Von Papen.

  19. Ya…

    Como está usted puesto en historia supongo que conoce el programa de los 25 puntos del NSDP (partido nazi). No pego aquí su contenido porque, además de largo, me da vergüenza ensuciar el patio de la anfitriona con esa auténtica basura ideológica que recoge porquerías como sólo los arios son alemanes y los no arios tienen que irse, hay que impedir la inmigración no alemana, somos cristianos positivos y rechazamos la religión judía, sólo los alemanes pueden ejercer el comercio, las industrias, las editoriales y, sobre todo, el partido la exigencia de la creación de una poderosa autoridad central del Estado para lograr la implantación del nacionalsocialismo.

    En el programa electoral nazi, venía de serie sin duda la instauración de una dictadura.

    Además, el gobierno electo nazi se ayudó de otros procedimientos para conseguir antes sus objetivos:
    Para intimidar al Estado alemán y a los otros partidos políticos, el partido nazi utilizó fuerzas paramilitares, las Sturmabteilung (SA) o «Tropas de asalto» con los que se hostigaba a los partidos de la oposición de izquierda, a los demócratas, a judíos y otros grupos minoritarios o de oposición. La violencia de las SA causó ya bastante antes de 1933 un clima de temor en las ciudades. Las SA también contribuyeron a atraer a un gran número de jóvenes desempleados y alienados al Partido Nazi (¿recuerdan Ther Reader?).

    También, y por otro lado, los nazis hicieron suyo el concepto de «Gran Alemania», y consideraron que la incorporación de los pueblos germánicos en una sola nación era un paso de vital importancia para su éxito y prosperidad, sin importar que para ello se atacase a otras naciones: ello se justificaba en la doctrina del «espacio vital» (la porquería del lugar al sol), donde los nazis afirmaban que Alemania necesitaba supuestamente más territorio para desarrollarse plenamente y, por ello, invocaban el presunto derecho de Alemania de agredir a otras naciones para obtener más territorio.

    Por lo que el éxito de Hitler se sustentó sobre su base social, sí, y, también y fundamentalmente sobre el empleo de la fuerza.

    En el caso de Franco, tuvo éste, de igual modo, el apoyo de una base social… y, también, recurrió a otros métodos que hicieron que atara fuerte al estado. De hecho, puede hablarse de represión franquista que entre 1936-75 da nombre al largo proceso de violencia física, económica, política y cultural que sufrieron durante la guerra, la posguerra y el Régimen de Franco los perdedores de la Guerra Civil Española. Algunos hitos de la violencia de esta represión los tenemos en decenas de miles de fusilados, cientos de miles de presos políticos (que eran arrendados como esclavos), torturados. Recomiendo el libro de Isaías Lafuente “Esclavos por la patria”

    La bota. La violencia. La crueldad.

    No me quiero extender; no dispongo de tanto tiempo para dedicar a estas actividades, pero hay miles de enlaces en internet sobre fusilados, delatados, represaliados… La iglesia católica, conocedora de la represión -por usuaria de esos servicios antes mencionados-, miró para otro lado, apoyó a Franco y también empuñó el látigo. Los prohombres propietarios de grandes empresas de hoy, conocieron el drama y miraron para otro lado (el de sus bolsillos).

    Dicho lo cual, deseo dejar patente que distingo y diferencio perfectamente entre comprender y justificar. Es usted quien se ha dado por aludido. En mi antepenútimo comentario dije:

    Desde luego que el franquismo tuvo (y tiene) adeptos: un montón. En el PP de la extrema placidez los vemos a pares; vi, por ejemplo, en los aledaños de la sede de este partido y durante la manifestación de protesta en Madrid por los atentados del 11M a un montón de muchachos jovencitos vestidos con la camisa azul…

    Y yo comprendo que esto ha sido así y no lo justifico.

  1. Permítanme que me presente « El día de la marmota
  2. El automóvil descubierto más hermoso de América coronó en la 61.a demostración anual del automóvil descubierto del nacional magnífico | .:: MrCoi Blog ::.
  3. El automóvil descubierto más hermoso de América coronó en la 61.a demostración anual del automóvil descubierto del nacional magnífico | .:: MrCoi Blog ::.
A %d blogueros les gusta esto: