Recordando a ENRON: el capitalismo sí aprendió la lección

burbujas

El mundo conmemora el primer aniversario de la quiebra de Lehman Brothers, considerada como el inicio de la gran crisis económica que padecemos. “No puede volver a suceder, hay que arbitrar mecanismos para evitarlo”. Palabras textuales que se esgrimieron en 2001, cuando el gran escándalo de ENRON. El instructivo y olvidado reportaje “ENRON, los tipos que estafaron a América” (realizado en 2005) debería ser de obligada visión en las televisiones, parlamentos y foros económicos. Porque fue la primera burbuja que estalló -tras la evanescente punto.com-, saliendo de un mar de inmundicia. Hace sólo 4 años, por tanto, se decía que ENRON era “el mayor fraude económico del siglo XXI”. Pasarían sólo dos años para que las hipotecas subprime empezaran a remover las aguas cenagosas que conducirían a la gran debacle de hace un año, saludada como nueva por la desmemoria colectiva.

ENRON era una empresa de energía con sede en Huston, Texas. Ampliaría su negocio con el tiempo a la construcción de plantas hidroeléctricas y gasísticas y oleoductos en todo el mundo. Abordaría pronto también el especulativo mercado de riesgos, seguros y comunicaciones. Tardó 16 años en pasar de 10.000 millones de activos a 65.000 millones de activos, y quebró en cuestión de semanas. Nunca presentó cuentas claras. El despeñe final se produjo por la concesión del “casualmente” recién liberalizado mercado de la electricidad en California. Llegaron a vender a Estados colindantes luz californiana, mientras dejaban sin servicio a los locales. Cortes deliberados para que pagaran más, sabedores de cómo se aprecia un bien imprescindible. Ése, esos, que acaba de liberalizar en España un gobierno socialista… sin mayoría. Las concomitancias con George W. Bush –el eternamente impune- con todo el entramado ENRON son de una evidencia diáfana, sonrojante. De hecho el glorioso paso de Bush hijo por la historia de EEUU y del mundo, se inicia con ENRON y termina con la quiebra de todo el sistema financiero.  El reportaje muestra también lo conveniente que fue para los intereses de la compañía contar con su amigo Arnold Schwarzenegger como gobernador de California. Investigaciones posteriores han revelado que ENRON efectuó considerables pagos a políticos en casi todos los países donde la empresa operaba (cerca de 40 en todo el mundo).

Los directivos de ENRON fueron llevados a juicio, uno se suicidó. 20.000 trabajadores perdieron sus empleos y sus seguros médicos. Por completo sus planes de pensiones, que no pudieron retirar por la pérdida absoluta de su valor, mientras los jefes habían sacado “previsoramente” los suyos, volviendo a ganar. Hasta mil millones de dólares.

“ENRON cuestiona toda la cultura corporativa de este país”, avisan en 2001. “Implicamos a Arthur Andersen –una de las 5 grandes auditoras del mundo-, a los bancos, todos sabían lo que estábamos haciendo. Todo el mundo se había subido al tren. Y eso puede volver a suceder”, reflexiona una ejecutiva de ENRON. Y sucedió, claro que sí.

Arthur Andersen fue condenada por obstrucción a la justicia con su reputación de honradez –que a fe la tenía- completamente destruida. Ahora bien, se fragmentó, cambió de nombre, en España sus herederos fueron Deloitte y el despacho de abogados Garrigues.

Y atención, por el escándalo de ENRON pasaron varios nombres que hoy nos son muy familiares. Por ejemplo, Merry Lynch: 4 de sus ejecutivos fueron hallados culpables de fraude en este caso. ¿Aprendieron? Algo sí. Por supuesto, se arbitraron medidas, se crearon oficinas de control. Ninguna vio nada, nadie olió nada –ni los olvidadizos economistas, con premios nobel al frente- hasta que hace un año todo el sistema se fue a pique: las irregularidades, la ambición, eran generalizadas en todo el mundo occidental, extendiendo sus tentáculos a explotar también el tercer mundo, por cierto. Los gobiernos corrieron a socorrer a los grandes motores económicos del neoliberalismo. Los que atesoran sus beneficios y sólo reparten pérdidas con los ciudadanos.

¿Qué aprendió el capitalismo de ENRON? A diversificar responsabilidades para eludirlas, a no pagar por sus culpas. Al contrario que en ENRON, nadie ha ido a la cárcel ni se ha pegado un tiro. Un ejecutivo de una inmobiliaria estadounidense, alguno más, pero ni uno de los grandes gestores del problema. También han comprobado que el miedo genera docilidad, que controlan la situación. Y ya saben cómo hacerlo, persistir, e ir más allá.

Alan Greenspan, ex presidente de la Reserva Federal estadounidense, en lugar de pedir que le envíen bocadillos a la cárcel -en la que no ha ingresado, ni lo hará-, profetiza una futura crisis financiera por la naturaleza ‘insaciable’ del ser humano. Felipe González alerta también: “Estamos incubando la misma basura que nos ha llevado a esta crisis financiera. El origen de la actual crisis empieza ya a olvidarse. Parece que la culpa ahora la tienen los gobiernos. Pero la causa está en una implosión del sistema financiero, que ha venido funcionando como un casino financiero mundial sin reglas”.

Y Vidal-Beneyto nos recuerda las reglas del neoliberalismo, vendidas con éxito en un libro que no se oculta: “Tu única guía será el egoísmo“, “Violarás las leyes sin que consigan cogerte”, “Los otros serán sólo instrumentos para el logro de tus objetivos”.

Pagan los gobierno a un saco sin fondo para que nos sigan oprimiendo y controlando. Y liberales de mal, sacan tajada de la desinformación general. Lo vivimos dolorosamente hasta en nuestro país. La privatizadora Aguirre dice que aún hay que ir más lejos. Exactamente igual, con palabras textuales, decían los responsables de ENRON. ¿Qué han controlado los gobiernos? ¿La salida de ingentes cantidades de dinero a bancos y empresas extraídas de los impuestos de los ciudadanos y de la pérdida de sus puestos de trabajo? ¿Alguna cabeza medianamente sensata puede pensar que van a velar por sus derechos particulares en las oficinas de un consejo de administración privado de una empresa, de muchas, cuyo único fin es el lucro para sus accionistas? ¿Cómo puede alguien defender que es el modelo correcto cuando han creado un mundo de profundas desigualdades e injusticias, con millones de personas que se mueren de hambre?

Enlazo la historia de ENRON. 104 minutos. Lo siguieron haciendo, a gran escala, cada vez mayor. Su intención es seguir en el empeño. ¿Una sociedad madura lo puede tolerar?

 

Anuncios
Entrada siguiente

9 comentarios

  1. Sólo haremos las cosas bien cuando el hambre y la enfermedad afecten a todos por igual, porque, cuánto dinero cuesta curarse de una enfermedad sin cura, como un cáncer. O, cuánto cuesta la comida que no se vende porque no existe?

    Sólo cuando eso pase, aprenderemos, mientras, parece que hacemos lo posible porque suceda…

  2. Mirad Rosa Maria y demas contertulios:

    http://www.elpais.com/articulo/gente/teniente/alcalde/Roma/invita/comer/turista/japones/estafado/elpepugen/20090914elpepuage_1/Tes

    Tal vez el destino sea Japón…si todos son igual de honrados q este chico estafado……declinariamos otros la oferta de ir a gastos pagados a Japón…? yo tengo mis serias dudas…..saludos a todos

  3. Rosa Maria; otra pregunta, perdona si no tiene q ver con el post:
    Qué fue de Europa en suma?
    Leo q no la mencionas hace tiempo y he consultado la web donde no encuentro q haya habido movimiento, lo digo porque es una iniciativa muy interesante…..gracias

  4. rosa maría artal

     /  14 septiembre 2009

    Tenemos una reunión a fin de mes, ya os contaré.

  5. Soto

     /  14 septiembre 2009

    El sistema que está funcionando a nivel global es el dichoso neoliberalismo con sus tres princpios que tu nos expones en tu ,como siempre,magnifico Post..o sea:
    (( “Tu única guía será el egoísmo“, “Violarás las leyes sin que consigan cogerte”, “Los otros serán sólo instrumentos para el logro de tus objetivos”.)).Bueno…¿que esperar de este sistema que invade el mundo?
    Miseria,desigualdad social,incomprensión…ect.ectc….¿como cambiarlo?
    Quizás la mas drastica y más eficaz es que todos nos encontremos como muy bien dice David en el primer comentario :((“lSólo haremos las cosas bien cuando el hambre y la enfermedad afecten a todos por igual”)) Asi de sencillo.
    Apertas agarimosas

  6. No. La solución que propone el sr. David es como bien dice el sr. Soto, drástica. Pero aparte de ser muy perjudicial para todos, no soluciona gran cosa.

    ¿Todos debemos perder mucho para que unos cuantos espabilados bajen sus ambiciones y avaricias?

    Incluso en la hambruna y en la enfermedad más terribles, el pícaro ladrón siempre se aprovecha del honrado.

    No soy un lumbrera. No entiendo de finanzas. Ni de productos bancarios. Sólo me viene justo para calcular los intereses, basándome en las cuentas de la abuela, y aún así, no entiendo términos como amortización, subrogar, aval y tantos otros que usan esos listillos como yo uso unos alicates en mi trabajo.

    Pero sí me da coraje ver sus niveles de vida, sus lujos y los de sus seguidores. En el fondo no es muy distinto de las cortes monárquicas europeas y asiáticas que durante tantos siglos han estado flagelando a la gente.

    Y no sé cómo atajar esto. Eso se lo dejo a las mentes privilegiadas como Dña. Rosa. Me conformaría con que me lo explicaran bien, en lenguaje sencillo y comprensible para mí. Que me dijeran qué ha pasado y qué medidas se van a tomar para evitar que vuelva a pasar.

    Y aún así, siempre tendré dudas…

  7. Esto no termino, los señores banqueros mientras el mundo sea como es el actual, tendrán hambre de poder y monopolio y harán lo que sea para mantener su opresión.

  8. C.E.

     /  16 septiembre 2009

    Groso error haber inyectado esas barbaridades de dinero al sistema bancario, que por otro lado ha sido el que ha accionado un modelo financiero que nos ha llevado a la crisis. Al día de hoy, nada ha cambiado, ni lo hará. Nuestra vida y bienestar dependen de ellos. Son nuestros amos, los dueños del mundo. O guardan tu dinero o se lo debes. Tanto poder asusta. Me pregunto qué hubiera pasado si hubiese estallado todo por los aires, si no se hubiesen apresurado todos los gobiernos a salvar nuestro sistema financiero. Probablemente todo se hubiera ido al garete, el escenario es inimaginable, pero probablemente ésta habría sido la única forma de reinventarnos, de cambiar.

  9. luis

     /  21 octubre 2009

    Creo que si los gobiernos en vez de estar preocupados por cuidar su perpetuidad en el poder, se pusieran a trabajar en separar las instituciones bancarias del gobierno y que los gobiernos tomaran el control del sistema economico nacional, que es su obligacion, el gobierno podria constituir una entidad social que ofresca los servicios que los bancos debieran dar, esta entidad estaria directamente controlada por el gobierno y asi nuestros gobiernos y paises no serian titeres de ningun banco mundial o reserva monetaria internacional, que el valor de la moneda este basado en mercancias y servicios palpables y no en el dinero ficticio de las deudas, al final de cuentas las bolsas de valores son el pretexto legal para los megafraudes, uno se cuestiona ¿vale la pena el costo de su existencia? hay tantos cientificos y personas muy brillantes quienes crean los verdaderos objetos de valor, personas asi estoy seguro que son capaces de crear nuevos modelos economicos, esto es tan factible como la separacion de la iglesia y el estado.

A %d blogueros les gusta esto: