España: aumenta la mortalidad… y el número de millonarios

Aunque no lo parezca, este extraño título muestra una gran relación causa-efecto. Del cúmulo de atropellos diarios me han llamado la atención dos índices de lo menos llamativo mediáticamente –por escandaloso- que certifican la gravedad de lo que nos está sucediendo. 2012, con España en manos del PP a todas la bandas, consagra un enorme retroceso como país. Pocas cosas hay más significativas que la esperanza de vida para medir el desarrollo. Pues bien, hemos perdido dos décimas. Y  a costa de las mujeres –que es bien relevante como tendencia-. Y hemos registrado el mayor aumento de la mortandad en una década durante 2012.

“Durante el año 2012 fallecieron en España 405.615 personas, lo que supuso un 4,6% más que en el año anterior. Se trata del mayor incremento anual de la década”, dicen los fríos datos del INE. Así mismo hay un fuerte descenso en el número de nacimientos.

Hablamos pues de un país que envejece por momentos y a cuyos ancianos se les ha restado poder afrontar sus enfermedades con repagos y mayor precariedad económica. Un país que expulsa a los jóvenes y donde se piensa mucho más traer hijos al mundo, dado el futuro  que les espera. Eso sí que es traspasar todas las barreras. Esto es recortar… el desarrollo.

Pero hay otra noticia mucho más “alentadora”. Porque demuestra que hay quien sí se beneficia y mucho de esta estafa que llaman crisis. España sumó más de 7.400 nuevos millonarios en 2012. Los estándar internacionales considera “millonarios” ahora a personas con más de un millón de dólares en “activos susceptibles de inversión”, sin contar la residencia principal, los objetos coleccionables,  los bienes consumibles y los de consumo duradero. Lo que les sobra después de un buen vivir, vamos. De un vivir estupendo. De esos hay ya en España hay 144.600 personas. Para ellos se gobierna.

La tendencia al enriquecimiento de los más adinerados es mundial y con grandes perspectivas. De no cambiar nada, seguirán acumulando riqueza en cantidades obscenas.

Es otro de los exponentes del brutal aumento de las desigualdades sociales. Lo peor para nosotros es que sitúa a España a la cabeza de Europa en todos los estudios. Pasa factura. Y mucha. Pero cuando solo se mira por los ojos de un tertuliano manipulador, por ejemplo, o cuando simplemente no se mira no vaya a hacer pupa, es lo que pasa.

A %d blogueros les gusta esto: