El festival machista

Basta raspar con una uña para que el machismo feroz aflore y se desparrame en caudal incontenible. En apenas unas horas, la muñeca de feria a la que atizar con cualquier verborrea a mano ha cambiado de nombre. Aparcamos momentáneamente a Bibiana Aído, y vamos a por Leire Pajín.  La “monigota” gusta más si es de izquierdas y no viene investida de testosterona.

   Empezaré por decir que Leire Pajín no me parece un ser humano especialmente preparado para el cargo de ministra y mucho menos de Sanidad cuando existen varias fotos de ella, en diferentes actos públicos, con pulseras magufas Power Balance.  Eso inhabilitaría a cualquier cargo público.  Pero resulta que el  príncipe heredero de la corona de España también ha sido visto con ella. Y, si de preparación para puestos de responsabilidad se trata, es aún más lamentable el que ocupa un imputado judicialmente: el fantasma de las luces y las sombras, campechano usuario de unos trajes regalados (por unos señores receptores de contratos investigados por la Justicia) cuyo importe me apañaría en estos momentos bastante el presupuesto. Y dado que lo que roban los cargos públicos, como decía ayer, es dinero mío, empiezo a no estar dispuesta a consentirlo. Dan ganas de dimitir de ciudadano, ya que no lo hacen quienes nos representan. Exigiendo antes la devolución de lo hurtado,  por supuesto.

  Aclarado este punto, ni de viaje se ve uno libre del festival machista desatado en España.  Una mujer, Marta Arroyo, probablemente de pelo en pecho y pata quebrada en el alma, firmaba un divertido articulo llamado “las niñas bonitas de ZP”,  en donde además de a Pajín incluía a Trinidad Jiménez, que es guapa y agradable de trato, y esas cosas en política no se pueden consentir. Hay que tenerlos “bien puestos” y parecerlo.

 Un provocador progre a continuación, José A. Pérez,  autor del exitoso blog,  mimesacojea, escribía entre otras lindezas, la Ministra Pajín, “lo tiene todo la condenada: vagina y pocas luces”. Explica el muchacho que él está acostumbrado a decir barbaridades y palabrotas, y exhibe una muestra de su repertorio. Ingenioso blog que acierta a veces rotundamente, pero no compensa en su snob propósito de escandalizar. Lo curioso es que a muchos señores les divirtió. A  los del palo “yo no soy machista pero…”.

   Pero el premio “bestiajo de oro” se lo llevó el alcalde de Valladolid, Javier León de La Riva  -defendido hoy por la presidenta del Parlamento vasco, Arantza Quiroga -esa señora que no usa anticonceptivos porque dios lo manda-, como  un buen candidato“. La Leire Pajín, una chica preparadísima, hábil, discreta, que va a repartir condones a diestro y siniestro por donde quiera que vaya y que va a ser la alegría de la huerta. Tengo que decir que cada vez que le veo la cara y esos morritos pienso lo mismo, pero no lo voy a contar aquí”, dijo el susodicho y aún sigue en el puesto. Creo que ha pedido perdón. Y también ha habido gentucilla a la que con eso le ha bastado. De cualquier forma el alcalde  no hace sino seguir el pensamiento de otros ilustres cavernícolas. Me facilita el  trabajo de archivo Ignacio Escolar:  “cara de actriz porno”; que “está culonzuela, respingona”; que “exhibe algunos atributos muy respetables, pero insuficientes para compensar su cacumen”. “No me importaría jugar un rato con la Pajín, me conformaría con lo que su apellido sugiere”. Pollas bravas  e incontroladas como las de los perros. A esos ejemplares se les entrega la gestión de nuestros asuntos o la creación de opinión.

  Y es que en ésas, Zapatero ha cedido y ha suprimido el Ministerio de Igualdad. Los genes del Pleistoceno reverdecen con el éxito tan largamente buscado. Ese Ministerio era innecesario, prescindible, ya veo.

A %d blogueros les gusta esto: