La extraña benevolencia con Rajoy

Lejos de los encendidos elogios de la prensa afín al PP, observo que se sigue manteniendo una incomprensible piedad hacia Mariano Rajoy, haga lo que haga. Entre las loas y disculpas, he escuchado una crítica radiofónica en la que “se le presume buena intención” (aunque se equivoque). ¿Buena intención destruir la sanidad y la educación en primer lugar? ¿Obligar a los niños a acudir estigmatizados al colegio sin libros y con una tartera frente a quienes tienen de todo? ¿Suprimir la dependencia? ¿Hacer pagar más por menos a quienes son mayores víctimas de estas medidas por disponer de menos recursos? Al niño le podía haber dado por otra cosa.

Mariano Rajoy concedió ayer una entrevista absolutamente prescindible. No dijo nada. En 50 minutos. Y eso que era la primera televisada desde que accedió al cargo. Insistió en comparar un país con una familia que “no puede gastar más de lo que ingresa”. Como si las “familias” no comprasen sus pisos y coches a crédito. Pero es que ése fue el único punto en el que se mostró diáfano al repetir varias veces que “nuestro objetivo como país es pagar el déficit”. ¿El objetivo de un país no es el bienestar de los ciudadanos que lo sufragan?

Lo peor es que tiene razón. Desde la reforma de la Constitución hace un año, ejecutada en tres días entre Zapatero y Rajoy, pagar la deuda tiene prioridad sobre cualquier necesidad social. Así lo mandó Merkel, secundada por Sarkozy, y así se hizo. Solo que en su infinita mediocridad, Rajoy ve en pagar una senda por la que andar en su desconcierto.

No es cierto que gastemos nosotros más. La especulación consentida (por la UE y sus instituciones fundamentalmente, por cualquier gobierno neoliberal) hace que la mayor parte de lo que se recorta a la población, vaya a los bolsillos de los deudores. “Es que sino no nos financian”. Corte Vd de raíz las especulaciones y hablamos.

Y así no se sale. Véase Portugal o Grecia. Irlanda incluso, y su especial tratamiento dado que habla inglés.

Rajoy respondió en diversos tonos sobre las pensiones. Dijo que nadie le había dado instrucción alguna sobre ellas, que “nadie le ha reclamado recortes en las pensiones. Y es mentira. Y ninguno de los periodistas presentes, ninguno de los periodistas que hoy han comentado la entrevista tampoco, recordó o quiso recordar que “Bruselas pidió acelerar la reforma de las pensiones y subir el IVA” con ocasión de permitirle aumentar el déficit -sin contar los rescates posteriores y sus condiciones-. El IVA ya se ha subido. Y ese dramático “la prioridad es tratar a los pensionistas lo mejor posible”, indica que ya podemos pensar en poner nuestras pensiones a remojar. Porque a Rajoy no le cuadran las cuentas ni le cuadrarán por este camino.

Se les resquebraja a nuestro presidente hasta su partido por el ala más a la derecha -aún- debido a su política respecto a ETA. El independentismo catalán ha encontrado en Rajoy su mejor aliado, al punto que unos ciudadanos acosados a recortes, con la sanidad en particular muy mermada, se disponen a seguir a CiU al abismo al que quiera conducirles.

Siembre me llamó la atención la benevolencia hacia Mariano Rajoy. Alerté sobre ella cuando aún era tiempo de prevenir. El señor de los hilillos, el de los lugares comunes, el gris gestor. ¿Por qué esa compasión se mantiene? ¿La tiene él con la sociedad?

Imagino que es por su escasa capacidad, porque parece un señor “normal”, perteneciente al “todo el mundo” que siempre tiene en la boca. Un señor honesto al menos, con “buena intención”. El que cobra tres sueldos, uno de ellos por su plaza de registrador de Santa Pola en donde no ejerce desde que la ganara hace 20 años. De arcaico registrador de un país que permite cobrar privadamente por un servicio que en otros lugares es gratuito.

En Europa alucinan con él. Pero en España se permite dar una entrevista en la televisión pública, no aportar soluciones al durísimo momento que vivimos, no mencionar la sanidad, la educación  o las reformas legales, y todavía le ponemos paños calientes. Tenemos lo que nos merecemos. Y cada cuál que tome su dosis de culpa. Y de salidas: el tiempo apremia.

A %d blogueros les gusta esto: