El PP en el poder por siempre jamás

mapa.municipal.pp

O ésa parece ser su intención. Por el método que sea. Así quedaría el mapa municipal, tras la reforma que proyecta el gobierno de Mariano Rajoy. Más ilustrativo no cabe. El Mundo ha elaborado el mapa, basándose en los resultados de las europeas que no fueron especialmente favorables a los dos grandes partidos. Pero. aunque con notable descenso, en número de votos ganó el PP. La gente que maquina en la piña de Mariano Rajoy, él mismo probablemente, han pensado esta solución para seguir en el poder y con la llave de la caja fuerte de las respectivas corporaciones. No olvidemos que la llave es importante, esencial, en un partido que según el Juez y Hacienda maneja una caja B.  El PP se haría con su “reforma” con 40 capitales de provincia cuando solo obtuvo mayoría absoluta en Ceuta y Melilla. Con un par.

Algún titular vi en el que se decía que el PSOE –no sabemos cuál hasta su próxima definición-  estudiaría el tema, pero en cuanto se han dado cuenta, han puesto el grito en el cielo.

Quién más sinceramente lo ha argumentado ha sido Francisco Javier León de la Riva, el famoso alcalde del PP de Valladolid, quién ve necesario este cambio “en un momento en el que hay tantos multipartidos pequeños que generalmente van contra el Partido Popular”. Es decir, legislan pensando en sus intereses de empresa, no en la sociedad. Sin disimulos. Esto ha llegado a tal grado de degradación que ya hablan en público como si lo hicieran entre los suyos.

Los más generosos en las filas del PP aventuran que igual hace falta un mínimo de votos. Porque la pregunta lógica es ¿cómo va a gobernar un partido que no tiene mayoría? ¿Cómo sacaría adelante sus propuestas?  Al parecer se le estimularía con algún tipo de añadido –más concejales o algo que reforzara el resultado- para que pudiera hacerlo aunque no sea ésa la voluntad de los votantes. Lo pueden vestir de blanco o de púrpura, de amarillo con pintas violetas también, pero si no le dan mayoría, los electores no quieren que gobierne solo sino que pacte. O que gobierne una coalición que llegue a acuerdos en sus resoluciones. El colmo es que si, precisamente, se da esa fragmentación del voto que temen, podría llegar a ser alcalde alguien con un número escaso de apoyos. Sin necesidad de consenso con otros, por decreto.

Las gravísimas deficiencias de la democracia española se agravarían con semejante decisión. Es imposible que sea legítimo operar cambios que afectan a la propia estructura del Estado y la sociedad, solo por haber logrado mayoría absoluta y, además, hace ya 3 años. Con un programa electoral que era una pura falsedad como atestiguan las hemerotecas y que alguna factura electoral ha pasado al PP. Poca para los destrozos que han ocasionado, las mentiras continuas y su caja B. Este último punto en particular les hubiera alejado del gobierno en cualquier país serio hace mucho tiempo.

Ellos siguen a lo suyo. Completamente. Convoquen elecciones ahora, sin trampas y veremos.

Han ganado las  europeas. Tienen mayoría absoluta en el gobierno de España. También en el parlamento. Han situado a sus piezas políticas en los órganos decisivos de la Justicia. Copan la mayor parte de las comunidades autónomas y numerosos ayuntamientos. Pues aún quieren más. A veces imagino a Rajoy, aferrado a su roca como el percebe, y pintando mapas de azul. Una especie de Napoleón, español y gallego por más señas.

artsenal.alcaldes

(Gracias Artsenal por tu magnífica viñeta y gracias a Gonzalo Semprún por tus interesantísimas pistas)

 

A %d blogueros les gusta esto: