El dilema del Mal Menor

Es un mal muy español, como corresponde a un país con cimientos podridos que se resisten con fuerza a ver alterado su poder. Por eso mismo, existe temor a emprender una limpieza efectiva. Demasiados intereses en juego y presiones inasumibles. España intenta maquillajes, en el mejor de los casos, cuando precisa jabón por kilos, exfoliantes, y que corra el agua para que arrastre la suciedad. Sin duda alguna, la ciudadanía española merece ese esfuerzo.  Mucha gente decente lo precisa como el aire para respirar.

A menudo se interpone el mal menor sin embargo. El gobierno de Pedro Sánchez ha cosechado este viernes un contundente fracaso. Sus principales socios de investidura, Unidos Podemos, ERC, PDeCAT y  Compromís han rechazado los objetivos de déficit público y la senda de estabilidad presupuestaria que forma el techo de gasto.

Por supuesto que, de forma inmediata, es preferible disponer de dinero para remediar problemas urgentes. La oposición de los aliados en la moción de censura se basa fundamentalmente, según explican, en que viene a ser un nuevo parche. Unidos Podemos pide ir a bases más profundas en reformas y en derogar decretos de racionalización del gasto “que ahogan la sanidad, la educación y la dependencia”.  La falta de diálogo es otra queja fundamental. Marina Estévez sintetiza aquí, en eldiario.es, las posturas concretas.

Igual no eran incompatibles ambas medidas pero, es un hecho, que el acuerdo en echar al PP del gobierno, como mal mayor, no se extiende a todas las decisiones del  gobierno del PSOE.  Y que hay divergencias y ha habido errores. Estrategias a clarificar.

Ese gobierno y esos apoyos son posibles. Tienen una mayoría superior a la que formaban el PP de Rajoy y Ciudadanos, más nacionalistas de su sector ideológico estricto. Las críticas a la inestabilidad del ejecutivo de Sánchez lanzadas por todos ellos – más la ingente masa mediática que vela por sus intereses-  no son tan decisivas como las fricciones dentro de la mayoría que hace posible el gobierno. Que hace imposible sin el conjunto su continuidad, si se entiende mejor.

Por descontado cada una de las formaciones tiene sus intereses, más prioritarios o menos, más negociables o menos. Difíciles de aunar pero no imposibles. El principal problema radica en que existen como mínimo dos PSOE.  Fácilmente detectables, además. De forma que los acuerdos de un día pueden verse alterados a la mañana siguiente en una versión política del Día de la Marmota. La negociación es indispensable en democracia pero no cabe descartar que se haya tensado en exceso la cuerda.

Hay hechos que no se asumen. Matemáticos. El PSOE cuenta con 84 diputados. Insuficientes para gobernar. Con los de sus socios de moción lo suple con creces. No puede ignorarlo. La formidable maquinaria mediática tampoco.

Pedro Sánchez ha ejecutado una jugada brillante. Durante varios meses presenta lo que podría ser su gobierno con mayoría absoluta. En el panorama político español difícilmente lo conseguirá, seguirá necesitando a otros partidos. Seguirán necesitándose unos de otros. Al igual que PP y Ciudadanos, partidos en crisis sin precedentes en este momento, por mucho que intenten disimularlo. Aunque serán votados, algo menos quizás.

Aciertos y carencias, promesas que no se terminan de materializar, las necesidades y las esperanzas ciudadanas siguen ahí. Con más ilusión en la espera en muchos casos. No lo olvidemos: el PP de la Gürtel era el Mal Mayor. Pero están pujantes un cúmulo de males menores, medios, grandes y descomunales que son los que afectan a nuestros cimientos.

Este desquicie democrático de la justicia que toma atajos inverosímiles como en el caso de Llarena, o el nombramiento de Lamela para el Supremo. Siguiendo la senda. Con el anterior jefe del Estado metido en líos de cama y de dinero, según su ex amante grabada por un policía estrella en las cloacas del Estado y la guerra sucia, que a su vez tiene como vocero al rey español de las fake news con inamovible soporte mediático.

La desigualdad. Los privilegios hasta de trato. La impunidad. Las manadas de violadores sexuales y de derechos. El machismo. Las víctimas maltratadas en las sentencias de la justicia patriarcal. Las familias. Las familias devastadoras de la coherencia. Que mueven sus hilos tan desinhibidas que se ven cruzando el aire, con sus amores y sus odios, sus campañas, sus intereses.

Abrazar el Mal Menor como norma y dogma ha hecho estragos en la historia de España. Por el Mal Menor se firmó una Transición que dejó cabos sueltos o mal cosidos, nudos atados bien atados, y una impunidad insana. Los crímenes y  abusos de la Dictadura, las ejecuciones, los encarcelamientos, los trabajos forzados de presos políticos, las cunetas, los robos de niños, la corrupción. La permanencia e incluso glorificación del franquismo. La revisión de la Historia. Socialmente, el Mal Menor nos sujeta y debilita en los acatamientos, en tragar las trampas de grueso y fino calibre, en la cobardía, en los silencios, en las prelaciones.  Y así años, décadas, siglos. Y la casa sin barrer, sin fregar. En la que vivimos.

Es posible. Sí, se puede. Pintaría hasta bien sobre el papel. Es tanto el deseo que se vuelve a pasar  por mermas, adaptaciones, trampas, por dejarse usar, por aguantar la cuerda tensa, callar. En pro de alejar el mal mayor. Un dilema eterno. Pero es la constante historia de edificar sobre lacras.  Limpien, limpien por favor. Limpien los ciudadanos con rechazos explícitos a acciones deshonestas. Con exigencias a las que tienen derecho.

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: