No es obligatorio irse de vacaciones

Es la conversación que se repite y oyes en cuanto prestas oído: ¿te vas de vacaciones? ¿cuándo te vas de vacaciones? unas veces de forma mecánica y otras para marcar las diferencias. Y allí se deshace mucha gente en excusas para ocultar que no va a salir a parte alguna. Según datos oficiales, más del 40% de los españoles no puede afrontar el gasto de costearse una semana de vacaciones. ¿No se han enterado que ha aumentado la desigualdad social y por tanto la pobreza?  A muchos no les llega ni para encender la calefacción en invierno o el aire acondicionado en verano, así que lo de hacer la maleta y pagar un viaje ni hablamos. Un gran número es ese tiempo el que pueden permitirse: una semana. Y el verano crudo son 8 semanas al menos. Y al menos pueden responder: no, si ya he vuelto. Los convencionalismos al uso.

Son muchas las causas por las que no se viaja en agosto. Es más caro que ningún otro mes del año. Los lugares de destino suelen estar más saturados. Pero pensemos también en que hay muchos más obstáculos: el dinero en primer lugar, como comentamos. No contar con él o no ser las vacaciones la prioridad del gasto. Hay personas que no pueden viajar por estar enfermas o tener un enfermo pendiente de evolución. Las hay que no tienen con quién hacerlo, que no coinciden las fechas o las apetencias con su círculo de afectos y prefieren no emprender en soledad el viaje.  Múltiples razones aparcan ese sentimiento general de euforia vacacional que se vende como mayoritario.

La sociedad está organizada para cumplir el tópico: ¿no te vas de vacaciones? apremian cuando no han visto movimientos en un tiempo. Y llegan a crear complejo o insatisfacción: la depresión vacacional de los otros. Como quien no tiene 4 cuñados en la cena de Nochebuena. Seamos claros, la escasez no es un demérito, empieza a serlo el que tantos se lucren a costa de otros.

La sociedad, de cualquier forma,.debería ser menos cuadriculada y no agarrarse tanto a los estereotipos. Más considerada y educada, también. Por supuesto que es muy saludable -física y mentalmente- cambiar de aires, y sobre todo disfrutar aporta grandes dosis de vitalidad. Pero no todos pueden o quieren afrontarlo con el gasto de un viaje. Ni todos tienen al tío en el pueblo, o viven de por sí en lugares idílicos de los no haca tanta falta moverse. Hagan el favor de no dar la murga.Si pensarán en los demás verían que esto es al fin y al cabo un tanto anecdótico, pero igual les caben muchas responsabilidades por las causas de la situación.

¿Cuándo te vas? Madrid está vacío, dicen, por poner un caso. Pues al margen de algunos políticos haciendo el paripé de que no tienen vacaciones, que es un derecho que los neoliberales tienen entre ceja y ceja quitar, hay zonas de Madrid que están llenas de gente. Pueblan los centros comerciales con niños y todo, criaturas. Los parques. Las zonas del centro que no suelen visitar. Y se ven los mismos pobres de solemnidad pidiendo por las calles.  Madrid, Cuenca, León, Cáceres, Albacete… están vacíos. No, va por barrios, la realidad existe hasta en Agosto.  Y como digo no todos, aunque puedan, quieren irse de vacaciones, como no lo logran cuantos quieren.

Al menos, insisto, no den la lata los predicadores del tópico. Ni se acomplejen los que llevan mal no ser como los demás, o como dicen que son los demás. La culpa, de ser un agravio, es más de quienes mantienen a esa élite que gobierna para la desigualdad que de aquél a quien no le salen las cuentas. O las posibilidades. O las ganas.

Bernardo Vergara ha hecho hoy su viñeta sobre esto en eldiario.es Por eso me he animado a tocar el tema y darle la razón.

vergara.vacaciones

 

Anuncios

6 comentarios

  1. Diógenes

     /  12 agosto 2016

    Puede que no entendamos el concepto de vacaciones y las asociemos a superviajes cuanto más caros mejor, y por supuesto explicando con todo detalle lo que nos han aportado como seres humanos: lo caro o barato del hotel y de lo papeado, por supuesto en función del “nivel” socialmente aceptado sobre el lugar de destino.
    Creo que Pascal pilló el tema cuando dijo ” la infelicidad del hombre se cimenta en que no ha podido aprender a disfrutar de la paz de su habitación” 😉

    Salud,
    Diógenes

  2. Carmen Caballero

     /  12 agosto 2016

    Pertenecer a “la clase media” en los barrios de grandes ciudades formadas por quienes migraron en busca de oportunidades laborales, era comprarse una tele o tener lavadora, una decisión era el coste de oportunidad de la otra. Con la Transición y las compras a plazos todos decían ser de clase media. El tiempo ha demostrado que la capa de pintura que marca los límites entre clases era delgada y ha terminado por caer. Con decepción comprueban que el sueño ha terminado, por más que se empeñen los políticos en seguir cantando la misma nana, no se vuelve a conciliar el sueño.

  3. emilio

     /  12 agosto 2016

    Hay una gran diferencia entre “irse de vacaciones” y “estar de vacaciones”, no se deben de confundir conceptos, en España hay mucha gente que está de vacaciones, especialmente mas del 40% de los jóvenes están de vacaciones….forzadas.

    Saludos

  4. paco

     /  12 agosto 2016

    En mi edificio solamente se han “ido de vacaciones” los más jóvenes que han sustituido, por defunción, a los antiguos propietarios. La mayoría de los “mayores” resistimos estoicamente porque la sociedad española vive de espaldas a las PMR (personas con movilidad reducida como dice RENFE) o personas con minusvalías. Lo deprimente es que, a ciertas horas de la mañana, se forman tertulias en el portal cada uno contamdo sus desdichas. Procuro poner cara de prisa, de apresuramiento, no del presidente de PRISA, cuyo nombre he olvidado afortunadamente, para no unirme al coro de plañider@s, felices de contar sus desventuras.
    felizmente con la edad se va uno desprendiendo de cosas que antes consideraba imprescindibles, antes fue el automóvil, ahora iel irse de vacaciones para compartir apreturas, colas y sudores en los sitios de “descanso”. Lo único que me deprime un poco son los anuncios de residencias de ancianos que anuncia la SER para que se aparquen a los ancianos durante las vacaciones.
    Por lo demás estoy feliz, veo los triunfos de Nadal y de Mireia por la tele. Medito para mis adentros acerca de la holgazanería de Rajoy, acrecentada en tiempos de crisis,(¡qué plastafora tiene el gachó!). Hay dos tipos de gallegos el tipo franquito (como le llamaban de joven) capaz de desesperar a Hitler con su galleguismo o el impetuoso, tipo Fraga, que hubiese cogido ya las tijeras para cortar algo, como dicen que le cortó el cable del teléfono a un suboordinado suyo cuando era ministro de turismo.
    Creo que Rajoy tiene un amig@ en las ruedas de prensa a quien guiña el ojo izquierdo continuamente, o ¿será un tic para emular a Nadal?
    ¡Felices vacaciones a tod@s!

  5. SINCLAVE

     /  12 agosto 2016

    No, no es obligatorio irse de vacaciones. Sin embargo, lo que produce frustración es el hecho de no poder disfrutar de las mismas, después de un atribulado y costoso empeño en el trabajo , ahorrando y haciendo cábalas para sacar de 3 ptas. 5;el resultado final es el mismo.
    Las matemáticas no cuadran, igual que la investidura de Rajoy, por eso no quiere exponerse al bochorno ,y no última la fecha.
    Otro verano más comiendo pipas en los parques, jardines y piscinas en este país nuestro, pleno de veraneantes, que vive de espalda à la realidad de su gente, y que abraza al turismo como maná caído del cielo.

  1. No es obligatorio irse de vacaciones | Podemos Montserratina
A %d blogueros les gusta esto: