Obama, reelegido

Obama ha vuelto a ganar. El “empate técnico” del que hablaban los sondeos y, con tanto énfasis, resaltaban los medios, se ha traducido en una abultada mayoría de 303 votos electorales sobre 202 conseguidos por el candidato republicano Mitt Romney. También ha ganado Obama el voto popular, aunque más ajustado y perdiendo apoyos respecto a 2008.

En el triunfo de Obama ha sido determinante el apoyo de la sociedad real: latinos, afroamericanos, jóvenes, los no millonarios. De quienes no votan contra sus intereses, enfadados por logros a medio gas. El globo neoliberal hinchado al completo es siempre mucho peor.

Lejos queda -y se puede palpar la diferencia con las palabras de Obama hoy- aquel discurso encendido con el que inició su mandato:

“Nuestra economía está gravemente debilitada, como consecuencia de la codicia y la irresponsabilidad de algunos, pero también por el fracaso colectivo a la hora de elegir opciones difíciles y de preparar a la nación para una nueva era. Se han perdido casas y empleos y se han cerrado empresas. Nuestro sistema de salud es caro, nuestras escuelas han fallado a demasiados y cada día aporta nuevas pruebas de que la manera en que utilizamos la energía refuerza a nuestros adversarios y amenaza a nuestro planeta.

Éstos son los indicadores de una crisis, según los datos y las estadísticas. Menos tangible pero no menos profunda es la pérdida de confianza en nuestro país, un temor persistente de que el declive de Estados Unidos es inevitable y de que la próxima generación debe reducir sus expectativas.

Hoy les digo que los desafíos a los que nos enfrentamos son reales. Son graves y son muchos. No los enfrentaremos fácilmente o en un corto periodo de tiempo. Pero Estados Unidos debe saber que les haremos frente”. (…) “Hoy nos reunimos porque hemos elegido la esperanza sobre el temor, la unidad de propósitos sobre el conflicto y la discordia. Hoy hemos venido a proclamar el fin de las quejas mezquinas y las falsas promesas, de las recriminaciones y los dogmas caducos que durante demasiado tiempo han estrangulado a nuestra política”.

Cumplió muchas de sus promesas, no todas, y además se añadieron serios errores.

Obama se puso en acción de inmediato. Sin aguardar a los balances de los cien días de gracia, en diez formula importantes decisiones. En primer lugar ordena el cierre de Guantánamo en un año y también prohíbe la tortura y las cárceles secretas. Corría enero de 2009, hoy… Guantánamo sigue abierto, como herida sangrante en su credibilidad.

Obama, en cambio, sí rompe moldes al utilizar nuevos métodos de acercamiento y participación ciudadanas, o al abrir una brecha importante en el arraigado mito del racismo. Entre sus primeras medidas, levantar la prohibición para investigar con células madre, viviendo en su tiempo y no en la Edad Media como su antecesor. Promover la igualdad salarial entre mujeres y hombres y restaurar a los sindicatos. O reducir las emisiones de CO2 y buscar una menor dependencia de los combustibles fósiles.

Da muestras de gran realismo. Apuesta por el equilibrio multilateral en lugar de por el imperialismo. Tiende la mano a los musulmanes, expresando la necesidad de “escuchar antes que imponer”. El nuevo lenguaje con el mundo islámico se afianza en un histórico discurso que en junio dicta en la Universidad de El Cairo. Nunca había hablado igual sobre el tema ningún presidente norteamericano. Llamando a acabar, sin temor a las palabras, con la “tensión”, el “miedo” y la “desconfianza” mutuas.

En enero de 2009 avanza además la financiación de un programa de ayudas que dará cobertura médica a cinco millones de niños estadounidenses sin seguro. Está comenzando a sentar las bases del proyecto estrella de su mandado: la reforma sanitaria, algo que nadie había podido lograr en el país. Consiguió su aprobación, aunque parcialmente descafeinada, en marzo de 2010. Con enorme tenacidad persistió en conseguir al menos mayor cobertura para los estadounidenses a pesar de que —asombrosamente para los europeos—, sólo el 40 por ciento de la población está de acuerdo con la medida y casi el 50 por ciento la rechaza abiertamente. Sus inversiones en el sector público frente a la austeridad neoliberal europea, ha proporcionado mejores resultados económicos que en esta UE hundida en la recesión interminable.

Temprano Premio Nobel de la Paz, procede a la ejecución sumarísima de Ben Laden que ni siquiera le dio mayores réditos electorales. Y sus buenas intenciones en muchos campos chocan con la realidad, esa realidad que nos imponen un reducido grupo de personas a todos los ciudadanos.

La opción de cambio era el partido republicano, “reorganizado” apenas un año después de llegar Obama a la Casa Blanca para lanzar un mensaje ultraderechista y populista a través del Tea Party en pugna con sectores más moderados. No era Romney su peor candidato, demasiado “centrista” para muchos. Hoy esa ideología ha sido derrotada por los norteamericanos y hemos de felicitarnos.

Deseo mucha suerte a Obama por el bien de todos. Espero que ahora “sí pueda”, sí podamos.

Anuncios

29 comentarios

  1. por supuesto entre Obama y Romney está claro que Obama, pero al final, como siempre los electores han tenido que elegir entre el menos malo y el peor. Lo mismo que pasa aquí.

  2. francisco gomez

     /  7 noviembre 2012

    Se ha demostrado que las posiciones ultra conservadoras no han triunfado y le han perjudicado al candidato derrotado.Y en clave española el varapalo del Constitucional a las barbaridades del PP cuando todo lo impugnaba en la oposición, no traerá consecuencias políticas en un país de charanga y pandereta.Ahora estos inútiles con decir que acatan ya tiene bastante y eso es penoso y clarificador de quienes están gobernando.
    Saludos Paco

  3. La independencia energética en 4 años sólo se consigue reduciendo drásticamente el consumo de energía. Era una promesa contenida en los dos programas mayoritarios, pero que no iba acompañada de esta importante explicación. Ganó la opción solar frente a la nuclear y tenía que perder necesariamente la racionalidad, la austeridad, la libertad de los que superan sus recursos disponibles y con peores consecuencias la de aquellos que equilibrarán el déficit energético.

  4. ana alfonso

     /  7 noviembre 2012

    Mejor Obama , mucho mejor . Y si ahora escuchara más a la gente , la calle, si alguien le soplara que América como en todo el mundo es el 99%…..

  5. Zana

     /  7 noviembre 2012

    No comparto, en absoluto, tu artículo de hoy. Me parece surrealista, parcial e injusto. No comparto, para nada, esa esperanza en Obama. Para mí es más de lo mismo, la otra cara de la moneda, la versión hipócrita de Ronney. Y además creo que, al futuro progresista y de cambio, se le hace un flaco favor ensalzando a personajes como éste (vamos, como cuando aquí, en españistan, se ensalza a Felipe González).
    Obama sigue matando indiscriminada e impunemente por el mundo, no solo en Guantámano (que ya es mucho). Sigue con guerras imperialistas y sin pedir perdón, ni reparar, las que ha tenido en el pasado, léase Operación Cóndor, por ejemplo.
    Lo cierto es que los usamericanos han elegido entre una derecha Obama y otra derecha Ronney, exactamente igual que sucede aquí con Rajoy y Rubalcaba (o quien quiera presentarse por el PSOE feliipsta de Maastricht-OTAN)
    Y sin que quiera hacer un chiste fácil, hoy, los trabajadores usamericanos han elegido al gato negro, olvidándose de que ellos, los trabajadores, son, somos, ratones (¿cuántas veces será necesario ver este vídeo? http://youtu.be/UtTW72F8xo0 para enterarnos de por dónde van los tiros?)
    Para ver el pelaje de este premio Nobel de la paz (jajajaja) os recomiendo leer el magnífico artículo de Olga Rodríguez http://www.eldiario.es/internacional/derechos-humanos-Obama_0_65793902.html

  6. rosa maría artal

     /  7 noviembre 2012

    Ocurre, querido Zana, es que no se presentaba nadie más.

  7. Buenos días a los dos; Rosa y Zana. Leo ambos comentarios y me planteo cuál es la pregunta de este debate que inicia Zana..1 : No hay que celebrar el triunfo de Obama , 2 : El triunfo de Obama es un problema para el mundo. En ninguna de ellas me identifico, aun estando muchas veces de acuerdo contigo, querido Zana.
    Yo creo que ese triunfo es una buena noticia para tod@s, teniendo en cuenta cual era la alternativa. Y , sobre todo, porque el presente de muchos norteamericanos es mejor que su inmediato pasado, y mi lectura de eso es que va en buena línea la política social que están introduciendo. Y porque, y no lo olvidemos, la propuesta de futuro de Rommy era encojer y encojer el estado hasta “que se pueda ahogar en una bañera” , como contaba Rosa hace unos días aquí mismo.
    Un abrazo a los dos

  8. Yo tampoco comparto el articulo de hoy… aquí dejo este video : La decepción de Obama.

  9. Julio I

     /  7 noviembre 2012

    Yo no lo entendía, que tuviera tantas posibilidades alguien como Romney, un tío forradísimo que apenas paga impuestos, que tiene mogollón de pasta en paraísos fiscales y que es obispo de una secta integrista y pintoresca. Finalmente, ganó Obama y es algo de lo que me alegro, aunque no creo que las cosas puedan cambiar demasiado.

  10. Virginia

     /  7 noviembre 2012

    …No existía otro candidato posible,allí el bipartidismo es total. Es lo menos malo dentro de un panorama tenebroso. LO que es importante también será la cámara del congreso, a ver quien tiene mayoría.
    Un abrazo

  11. Es una manera de verlo, la de Zana, que tiene fundamento, porque la realidad es poliédrica y todo lo que recoge el artículo que nos sugiere, sobre los derechos humanos con Obama, lo suscribiríamos. Ahora bien: ¿Es mejor que gobierne el que podemos suponer con consistencia que va a incurrir en todos esas barbaridades, añadiendo además alguna guerra para seguir beneficiando a la industria propia, por aquello de que es preferible ver la maldad de frente, o por el contrario, lo haga alguien que parece tener una sensibilidad más próxima a la nuestra, más reconocible, aunque por ello cuando no la sigue, nos defrauda? Yo prefiero como Rosa esta última. La otra me parece objetivamente peor.

  12. vavagate

     /  7 noviembre 2012

    ¡Virgencita, virgencita, que me quede como estoy!
    Qué pena me doy a veces.

  13. Zana

     /  7 noviembre 2012

    No voy a entrar en una especie de ping pong, entre otros motivos porque este no es mi artículo (y ni aún siéndolo lo haría), pero agradezco la sinceridad (y escasez) argumentativa de quienes no comparten mi opinión, una sinceridad que, en realidad, refuerza mi argumento.

  14. josemi

     /  7 noviembre 2012

    Me parece extraordinario el video que propone el honesto Zana,una auténtica revelación para mí,aunque el mensaje es viejo- y no por la calidad de las imágenes-.Obama ofrece una doble moral(las posturas reflejadas por Rosa y Zana).Es un político de consumo,típico de las democracias burguesas occidentales.No nos dejemos llevar por los cantos de sirena.La otra opción es sencillamente impresentable.Un saludo.

  15. francisco gomez

     /  7 noviembre 2012

    Esta posición de Zana(disculpas por si molesta que personalice y sin animo de polemizar y sin con animo de tomar una posición en unos momentos tan difíciles ) me recuerda lo que ha pasado en mi tierra Galiza,los que tienen la única verdad no votan y gana el PP, comparan el PP con el PSOE y por hay se mete Rosa Diez y cualquier populista,nada nuevo y que no hayamos vivido y mientras esperando un mundo nuevo nos masacra la derecha que no tiene problemas y van a votar todos,mientras nosotros discutimos el sexo de los ángeles.Y si cambia que gane uno u otro eso es algo que se puede demostrar simplemente repasando la historia reciente.
    Saludos Paco

  16. Os pongo el enlace que me envía un amigo de twitter , que desea destacar un logro valorable de la política social de Obama.
    http://es.m.wikipedia.org/wiki/Ley_de_Protecci%C3%B3n_al_Paciente_y_Cuidado_de_Salud_Asequible
    Saludos

  17. Rebelión

     /  7 noviembre 2012

    Quien gane las elecciones -en este caso Obama y “los demócratas”- estará en la oficina 4 años pero no es ni de lejos el dueño de la oficina.Por encima de las opciones que puede votar la gente hay una serie de poderosos individuos,grandes empresas e instituciones que son los que verdaderamente gobiernan EE.UU. y el mundo entero.A esta autoelegida Élite algunos la empiezan a conocer ya como “La Hermandad”.

    Instituciones financieras antidemocráticas,bancos privados basados en la hipnosis de la deuda (prestamos bancarios inexistentes,cifras apuntadas en la pantalla de un ordenador sin creación de moneda física) y la usura,grandes transnacionales de esa misma banca privada,Club Bilderberg,Mesa Redonda,Comisión Trilateral,Rotchild,Rockefeller,Morgan,Carnagie…¿Lo seguimos llamando “democracia” y “libertad” solamente porque podamos poner un papelito en una urna cada cuatro años?…Basta ya de este engaño masivo basado en la programación mental de los mass media de la banca privada y grandes empresas multinacionales capitalistas.

    Vivimos un gran engaño masivo a nivel mundial.Solamente un ejemplo de manipulación mental,cuando le dan el premio Nobel de la paz a Obama o a la Unión Europea están llamando a la GUERRA =PAZ.

    Salgamos de este tenebroso mátrix.
    Abramos los ojos.

    Un abrazo.

  18. Zana

     /  7 noviembre 2012

    Pues como ya la argumentación en favor de la reelección de Obama, el leit motiv de este post, brilla por su inconsistencia ( si excluimos el enlace que amablemente nos pone Pastora), voy a contestar por alusiones personales a francisco gomez.
    Tengo 48 años, no sé cuántas elecciones habré vivido, pero le apuesto triple contra sencillo a que no encuentra ni una, ni una, en la que yo no haya participado. Es más, le voy a hacer una confidencia: en mi vida he votado a la derecha, llámese esta PP o PSOE.
    Es lo malo de quien quiere justificar lo injustificable, que utiliza la infamia contra los demás pensando, pobres, que así mejoran.
    Mi querido señor entiendo que tiene que ser desagradable decir que se es de izquierdas y defender al PSOE, entiendo, incluso, que no quieran recordar que estamos aquí en parte, al 50%, por culpa del PSOE y de tod@s aquell@s que durante años y años prefirieron creerse las mentiras,ampliamente difundidas entre otros por El País y la SER, antes que reconocer que habían sido engañados, pero de ahí a tener que aguantarles, encima, lecciones de moralina hay un trecho.
    La partida, mi querido señor, es esta, algunos estamos cansados de las traiciones del PSOE y no nos vamos a callar, entre otras cosas porque callándonos y permitiendo que sigan traicionándonos, no vamos a poder derrotar al PP , ni a Rosa Diez, que, por cierto, fue candidata a presidir el PSOE.
    Y ahora, si tiene usted algún argumento para defender el socioliberalismo estaría gustoso de leérselo.
    Claro y todo esto dicho sin ánimo de polemizar, ni personalizar, ni nada.

  19. Yo estoy con Zana. La esperanza hace tiempo que se perdió. Obama no es más que un blanco con piel negra, con todo lo que eso significa (lo de ser blanco).
    Pero es verdad que hay algún síntoma de esperanza no en Obama sino en Bernie Sanders que lleva 60 años siendo elegido, o en Elisabeth Warren que acaba de ser elegida senadora o en la reelección de de José Serrano que se opuso al bloqueo cubano o a la guerra de Irak.
    El giro de Obama a la derecha lleva más de dos años y sus posturas, no dejan de ser las posturas del partido republicano de hace treinta años.

    Salud, república, más escuelas, más lectura y menos TV

  20. francisco gomez

     /  7 noviembre 2012

    Mira Zana tengo 54 años y siempre he votado PSOE y soy de tan izquierdas como los de IU de Extremadura .Yo no tengo ningún complejo en decir que gentes como Bono y cia no me representan y no me identifico con ellos, pero en una organización tan grande hay de todo y de izquierda muchos miles. A mi personas que usan el tema de que son lo mismo PP que PSOE después de la cantidad de leyes sociales que implemento ZP (hay tienes la ley del matrimonio) y después de la cantidad de infraestructuras y de educación democrática en la época de Felipe González) me parece demagogia barata muy propia de algunos de IU sector Anguita que le recuerdo son minoría y los largaron sus propios compañeros. Te recuerdo que Rosa Diez se fue por no ser votada por sus compañeros socialistas al ver como se comportaba y la deriva que tomaba y te recuerdo que dice lo mismo que tu ,que el PP y el PSOE son lo mismo. Criticar ahora a la Ser y al País después de lo que han sido y han hecho por la democracia en este país queda muy bien de cara a la galería y para ver quien es más de izquierda y puro de oliva, pero es una clara demostración de ignorancia historica.Que ahora por motivos financieros hayan cambiado no les quita su gran contribución a la libertad y al democracia. Lo quiera usted ó no la socialdemocracia tiene mucho que decir en estos duros tiempos y eso en España lo representa el PSOE y no el PP. Yo tengo respeto y educación hacia quien piensa diferente de hay el decir que no quiero polémicas que se interpreten mal. Yo tengo muy claro quienes son mis adversarios el PP, la brunete mediática y los herederos ideológicos del franquismo y le repito cuándo no se vota se favorece al PP y eso no lo digo yo, lo dicen los datos y termino y acabo el tema. Obama mejor que el otro sin duda alguna
    Saludos Paco

  21. Si os parece, vamos a intentar un planteamiento más radical, en el sentido de ir a la raíz de la cuestión. Dice Rosa y algunos comentaristas que no se presentaba nadie más que Obama y Romney. Dejemos a un lado que, en realidad, había bastantes más candidatos: independientes, “libertarians”, “Green party”, etc. Es cierto que ninguno conocido fuera de los USA y ninguno con posibilidades de hacer siquiera una campaña que llevara a conocer sus ideas y propuestas a gran parte del electorado. Entonces, la cuestión de fondo, la verdaderamente importante, es: ¿Por qué el sistema político estadounidense no permite que se articule ninguna otra opción? Habiendo un 50% del electorado que no vota, y votando buena parte del otro 50% con la nariz tapada, ¿Cómo es posible que no haya más opción que elegir entre lo malo y lo pésimo? Me parece mucho más interesante esta cuestión, porque si encontramos respuestas, siquiera aproximadas, para ella, estaremos en disposición de comprender mejor hacia dónde van, con Obama o con quien sea, los USA: Y, dada la enooooorme influencia de este país sobre el resto del mundo, es un asunto que nos debe preocupar a todos: españoles, egipcios, tailandeses, paraguayos, etc.
    Dicho esto, tampoco quiero dejar de lado la cuestión que se debate aquí. ¿Son Obama y Romney iguales? ¿O, por el contrario, representan opciones totalmente contrapuestas? Estas preguntas me siguen pareciendo demasiado simplistas. Yo no diría que son iguales, pero sí que tienen demasiados puntos en común, y demasiado negativos. Probablemente, a ciertos sectores de la población norteamericana no les dé lo mismo uno que otro. Pero la ejecutoria de Obama en muchos terrenos es demasiado negativa como para considerarlo un baluarte de la justicia, la democracia y el progreso social. Miremos a Palestina, Libia, Afganistán, Guantánamo, el comercio internacional, el expolio de África, el sabotaje de los intentos de la ONU por conseguir un acuerdo mundial de reducción de emisiones de gases de invernadero,… Su reforma sanitaria en Estados Unidos, que está por ver en qué va a quedar tras irse reduciendo su alcance, está muy lejos de suponer algo parecido a nuestro ya debilitado sistema público de salud. ¿Hablamos de las presiones para que aquí se aprobara la ley Sinde, o de la famosa llamada a Zapatero para que acelerara la política de recortes? Desde luego, Obama no es la luz al final del tunel, como mucho es un respiradero moméntaneo – ni siquiera para todo el mundo – y sin opción a salir a través de él.
    Para terminar, estoy de acuerdo con Rebelión: los dueños de la oficina, los que determinan hasta dónde pueden llegar los Obamas que hay por el mundo y hasta donde pueden apretar los Rajoys, Merkels, etc., son otros, y no se presentan a elecciones de ningún tipo.

  22. Si no fuese una cosa tan cruel tener que convivir con la hipocresía de los traidores, sería para echarse una risas, pero en fin, que sí, que la culpa la tiene Anguita
    Buenas noches a todos y todas y a los ciegos que no quieren ver

  23. La reflexión de Rubén Nieto contesta sobradamente la postura de Francisco Gómez. Obama y Romney no son lo mismo pero tienen muchos más puntos en común de de divergencia.
    De igual manera, PSOE y PP no son lo mismo, sobre todo en la forma de intentar imponer el pensamiento único, pero sus puntos en común son tan grandes que infieren juastamente en que son la misma cosa.
    Uno puede declarrse de izquierdas, de derechas, ser honrado o tímido. Pero si mete la mano en la caja común por mucho que diga que es honrado, está demostrando lo contrario. Si cuando le presentan a una persona se pone a parlotear como una cotorra, por mucho que se defina como tímido estará indiocando todo lo contrario. De igual forma, por muchas siglas que uno lleve de socialismo y obrero en el nombre, si cada vez que llega al gobierno se dedica a realizar reformas laborales que dejan sin derechos a los obreros, si se dedica a desmantelar todas las industrias pesada del país, si las rebajas de impuestos a los que más tienen son constantes, si le da dinero a los bancos y se lo quita a las familias, si les sube los impuestos indirectos, si se dedica a dar conciertos a los colegios religiosos desmontando colegios públicos y si lo que más le preocupan son sus propias sillas, más que lo que les pase a los ciudadanos, uno puede definirse como el rey de los unos, pero no dejará de estar aplicando políticas de derechas y por tanto comportándose como lo que realmente es.
    Felipe González ni fue nunca socialista ni trajo otra cosa a este país que una mal llamada transición en la que el PSOE se convirtió en P$%€ y en un partido democratacristiano, en la que no hubo ruptura sino una gran mentira de continuismo y en la que se mató a la democracia para onvertirla en lo que tenemos hoy: una dictocracia de dos formaciones distintas en las formas pero muy parecidas en la finalidad que impide que quién no está de acuerdo, pueda siquiera presentarse a las elecciones. ¿O es que la necesidad de tener que recoger firmas para poder presentarse a las elecciones salió de los del partido de los negocios? ¿O es que la necisidad de tener un 5% de los votos para tener representación salió de IU?
    Tengo muchos amigos de base en el PSOE que ni creen en Rubalcaba, ni creen que el PSOE sea un partido socialdemócrata.

    Salud, república, más escuelas, más lectura y menos TV.

  24. Julio I

     /  8 noviembre 2012

    No hay tapada de nariz que pueda aguantar lo de seguir votando a la psoe.

  25. +1000 a tod@s.
    .
    Bienvenido sea el debate entre personas que “razonan” y me permiten construir “mis” propios razonamientos. Será la falta de costumbre…
    .
    O será que se me acerca un 25N cuyo debate monolítico no me está gustando (en general).
    .
    ¿Obama o Roomey? Pues Obama, no hay otra. No necesito mas pirómanos que azucen todos los fuegos que hay abiertos.
    .
    “El difícil paso a la eficacia”

  26. Soy de razonamientos básicos, lo sé. Algún día podré “tocarla” como vosotros… “Sultangs of freedom” “Sultangs of journalism”
    .

  27. Llamadme “posibilista”, pero ciñéndome al contexto del post, es decir la valoración de la noticia del triufo de Obama , debo decir que sigue pareciendome una buena noticia para tod@s. No lo entiendo , y debería suponerse, como La Solución para un mundo mejor . Pero como “clavo ardiendo” , la administración de Obama “puede ser” un poco mejor para el estadounidense indigente, o trabajador precario , o trabajador en permanente amenaza de despido.”Puede ser” mejor para la sanidad pública que afecta a esos colectivos, y “puede ser” mejor para “el mundo en conflicto” (teledirigidos desde el departamento de guerras usa). En fin, yo creo que Obama trabaja en la línea de “erosionar imperialismo capitalista”(en lo “posible”) , y ahí es donde puede centrarse el debate ¿trabaja en esa línea o no?.
    Disculpas por la reiteración
    Un abrazo a tod@s

  28. Muy buen artículo. Enhorabuena

  29. vavagate

     /  8 noviembre 2012

    Hubo un tiempo, ni tan lejano ni tan ido, en el que ante el convencimiento de la condenación eterna hombres y mujeres renunciaban a su vida, a su cuerpo, a su pensamiento, y toda sumisión era poca ante el ojo del gran hermano cósmico que todo lo veía. Todo sufrimiento tendría su recompensa en el más allá. No han cambiado mucho las cosas hoy en día y ante la amenaza de algo que aún puede ser peor replegamos nuestras alas y hasta nos alivia ponernos cada mañana los grilletes que nos salvan de caer al abismo de estar fuera del engranaje. ¿Qué comeremos, qué beberemos, qué vestiremos? Puede que ya no sean ángeles y arcángeles los emisarios de la gloria, pero son cifras, primas, rentabilidad, competitividad… y los parados son los nuevos infieles y los trabajadores, afortunados penitentes. El prójimo convertido en amenaza por poder estar dispuesto a renunciar a algo más. Poco, muy poco o nada han cambiado los cosas: la vida sigue siendo de peaje.

A %d blogueros les gusta esto: