El aplauso y la guillotina

Pocas veces hemos visto en María Dolores de Cospedal una expresión más sincera. De placer en este caso. Le están aplaudiendo. Es la forma más plástica de expresar reconocimiento y admiración. Un sonar de palmas destinado a producir ruido. Tanto a veces, que ensordece y termina por convertirse en la melodía que transporta a una suerte de Olimpo alejado de la realidad.

  Hay una masa acrítica que parece nacida para aplaudir. Las referencias en vídeo se llenan de intervenciones que culminan con aplausos. Una vez tras otra, aunque se diga una cosa y su contraria. Basta la entonación adecuada para recibir la ovación, sin que el público se cuestione que está oyendo un mensaje vacío e incluso ridículo y patético como el memorable ejemplo del presidente balear, José Ramón Bauzá.

 ¿Aplausos? El político vive entre ellos. De su grupo y de sus fervientes seguidores. Se lleva al menos la mirada de cualquiera que pase por la calle y le reconozca. Irrumpen en los lugares públicos tras descender del coche oficial y entre una nube de flashes. Cualquier decisión que adopten es premiada por sus colaboradores con expresiones próximas al éxtasis. Lo vimos, como ejemplo entre miles, el día en el que Ana Mato, Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, llevó adelante el copago farmacéutico. De hecho es habitual ante un poderoso.

 

    En un parlamento guiado por lo que llaman “disciplina de voto”, se aplauden recortes y mermas sociales en ambiente auténticamente gozoso. Incluso vengativo.

  Cuánto más poder, más aplausos. Debe hacer falta cordura para mantener la templanza y controlada la vanidad cuando uno camina entre banderas, vítores y aplausos aunque se despida del gobierno dejando a su partido en el camino de la derrota segura.

Mariano Rajoy  ha experimentado el aplauso profusamente, sobre todo en aquellos tiempos en los que manifestarse era lo fetén y se veía ensalzado por plazas llenas –de esas que antes se contaban por millones de capacidad y ahora por miles o centenares-. Y le rendían a aplausos y le coreaban el Himno Nacional. Aquellos tiempos en los que semana sí, semana no, convocaba protestas para rechazar la excarcelación de un preso de ETA por razones humanitarias.

    Ahora, tras toda una vida en espera y dos derrotas electorales, tiene “un mandato claro” de sus electores para dirigir los destinos del país. Y  va la “mayoría silenciosa” y viene a aguar la fiesta. Una parte cada vez mayor decide salir a la calle a mostrar su profunda indignación. Y los estudios sociológicos afirman que, quienes se quedan en su casa por diversas causas, tampoco apoyan la acción del gobierno. Ah, no, que es de todos los políticos. Con razón. Harta e inmensa razón. ¿En el mismo saco todos? Porque nos hemos topado codo con codo en las manifestaciones con diputados de la Izquierda Plural, o políticos de Equo, incluso algún socialista.  Y alguno hace lo poco que puede desde su minoría.

 Una vez más el PP consigue desviar la atención de las culpas que hoy por hoy le competen. De su propia herencia del pasado. No sólo eso, el descrédito de la política le favorece, por eso lo fomenta. Con la aplaudida Cospedal suprimiendo los sueldos de sus parlamentarios regionales en medida profundamente demagoga, deja sin salario a sus parlamentarios (a los de la oposición en realidad dado que los del PP ostentan diversos cargos remunerados) y, sin embargo, la masa acrítica vuelve a aplaudir.

   En el fondo, gran parte de los políticos no entienden lo que ocurre desde su opaco Olimpo curtido en aplausos. Ahora acuden a un acto y les increpan. No pasa nada, son elementos “antisistema”, herederos de la “conspiración judeo-masónica” y pagados con “el oro de Moscú”. Por si acaso, será mejor ocultar las protestas, como dice el eurodiputado Jaime Mayor Oreja, no vayan a crear un efecto contagio. O “modular” el derecho de manifestación como propone la delegada del gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes. No explica aún si hay que rasparlo, torcerlo o sostenerlo en Fa Mayor para intentar anularlo con porrazos y la petición de penas inverosímiles. A ver si desisten. Y aún se empecinan más. Se suma el Fiscal General del Estado a pedir que se “reprima” el uso de las manifestaciones que “socaven los cimientos del Estado de Derecho”. Habrá que cambiar la ley, hemos cambiado ya tantas. Y sin estipular nuevas o aplicar las existente por incumplir de la A a la Z el programa, llevar el país a la bancarrota de aquí a generaciones venideras, o “modular” tanto la democracia que ya empieza a parece irreconocible como informan alarmados los medios internacionales

 Aún les ensordecen los aplausos. Aún se refugian más en su Olimpo. Igual le pasó a María Antonieta sin saber que hay amores que mutan. “¿Se quejan porque no tienen pan? ¡Pues que coman pasteles!” es la frase que se atribuye a su actitud. No cierta al parecer, pero sí absolutamente verosímil. Está de moda aquella Reina de Francia. Y la guillotina. Más de 4.230.000 referencias obtiene la palabra en Google. Con los años que han pasado. Y aunque también se guillotinan los papeles las anotaciones directas de esta maquinaria no pasan de la cuarta parte. En cambio “nuestro castizo garrote vil” apenas llega a  255.000 cuando se aplicó hasta 1974. Cosas de las modas.

  Atentos, apaguemos los aplausos y hagamos un hueco entre los mensajes airados para oír el ruido sordo que crece. No vaya a ser que lo que se esté guillotinando hoy sea la Democracia. Y,  como decía The Guardian , no precisamente por la gente que sale a la calle.  

 

 * Publicado en eldiario.es

Anuncios
Entrada anterior

13 comentarios

  1. Julio I

     /  4 octubre 2012

    Es la única habilidad conocida y reconocida de nuestros políticos: aplaudir. Es su forma de justificar el sueldo.
    Aplaudir, doblar la bisagra, dar muestras de adhesión inquebrantable… es lo único que saben hacer y lo único para lo que sirven. Y no se les pide más, ni sus colegas ni el llamado pueblo soberano.

  2. Esredoja

     /  4 octubre 2012

    Efectivamente parece que esa es la única salida que nos dejan.
    O el pueblo guillotina a los poderosos (banqueros, políticos corruptos, etc…) o ellos guillotinarán a la democrácia

  3. Hay que reconocer que Rajoy (ultimo vídeo) ha sabido machacar a sus oponentes cansinamente hasta conseguir su derrota. A mi me gustaría por parte de alguien (????) un discurso igual en estos momentos. Lo podríamos calcar…….

  4. erre2de2

     /  4 octubre 2012

    Pues si, una masa acritica que da miedo. Borregos cabizbajos que se dirigen al matadero al son de la flauta mentirosa que oculta un sonoro “daos por jodidos”.
    Y asi estamos, bien jodidos, mientras el monigote que tenemos por presidente se permite hacer juegos de palabras y chanzas varias con algo tan serio como ese rescate que se revela ineludible.
    Bien jodidos mientras ministros/as/illos/illas amenazan a la ciudadania con las porras de las fuerzas de seguridad y con el secuestro de derechos fundamentales.
    Bien jodidos mientras se aplauden unos a otros (de todos los colores y siglas) con miradas complices y con una autocomplacencia vomitiva. Autobombo a discrecion, que las ubres siguen dando leche cual mana caido del cielo.

  5. La verdad es que lo de la masa acrítica me ha encantado, los acríticos políticos que aplauden vacuidades, los recortes, las mentiras, el figurar que tienen poder aunque sea por disciplina de partido, por salir en la foto, por…
    Los acríticos ciudadanos que se empachan de desinformación sin preguntarse lo que ocurre, quien lo dice, como ocurre, viva el fútbol que los mantiene aletargados y vestidos con camisetas uniformes…
    Ay mi pobre democracia, que mermadita me queda, o la guillotinan o la rescatan, por cierto ante el rescate, los libros de Rosa María, de Vicenç Navarro, de Alberto Garzón, de Torres López, etc…Gracias Rosa María.

  6. Excelente y acertadísimo análisis de La Atmósfera “política”( llamemosle así de momento)
    que ha producido el Contrademocrático PP.
    Y creo que sería muy sano empezar a hacer Ejercicios de Diferenciación (como sugiere Rosa) entre Políticos y “PPolíticos, y Política y “PPolítica”,sin caer en la tentación de aquel «lo políticamente correcto», porque por esa “vía” políticos del PA han suscrito un texto de algo así como de “Admiración” al Dictador Franco. Es imprescindible Escapar de esa especie de “Aguas Oscuras” que SIRVE ¡tan bien! al PP para Dinamitar la Democracia,haciendose pasar por un partido democrático,aunque diariamente leamos en la premsa Sus Muestras de Adhesión al franquismo. Mientras que no le perdamos “eliedo” a llamar a cada cual por.su Nombte Político esyaremos conyribuyendo a envenenar cada día mas el ASUNTO PÚBLICO.
    Saludos a tod@s

  7. francisco gomez

     /  4 octubre 2012

    La Conferencia Episcopal defiende la unidad de España
    Los obispos preocupados por el debate independentista en Cataluña
    Los obispos españoles han entrado de lleno en la polémica sobre el independentismo en Cataluña. Hoy el portavoz de la Conferencia Episcopal ha apelado a la unidad de España.
    Los obispos españoles renuevan su “inquietud” ante propuestas políticas encaminadas a la desintegración unilateral de España y llaman al civismo ante los recortes del Gobierno, en la Declaración de la CCXXV Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española ‘Ante la crisis solidaridad’, en la que recuerdan otro documento titulado ‘Orientaciones morales sobre la situación actual de España’ redactado en su LXXXVIII Asamblea Plenaria, en 2006.
    antena3.com | Madrid
    P.D.Tengo la cincuentena y creía que Franco y el franquismo era historia pasada, nunca creí que tendría que ver y oír lo que estoy viendo y oyendo. La fuerzas conocidas popularmente como fácticas siguen hay sin moverse un milímetro de sus posiciones ¿Hasta cuándo seguirá esta manera de ignorar al pueblo? ¿La mayoría silenciosa seguirá silenciosa?
    Saludos Paco

    Saludos Paco

  8. Pido disculpas por las ultimas líneas del comentario ¡¡ el maldito tecladito que me tiene desesperada.Las palabras correctas son “el miedo”- “Nombre”
    -“estaremos”-“contribuyendo”
    Perdon 😦

  9. francisco gomez

     /  4 octubre 2012

    El portavoz adjunto del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, ha acusado a Pedraz de utilizar “las togas” y la Audiencia Nacional para hacer una “demagogia política” y ha tildado de “indecente e inaceptable” su manera de expresarse. Tras considerar “cuestionable” la capacidad de su calidad jurídica, Hernando advirtió que hacía responsable al magistrado de cualquier acto de acoso o agresión a los representantes de la soberanía nacional y recordó al juez que “aunque pretenda ir de pijo ácrata, en realidad es un juez con toda la responsabilidad que eso conlleva”, informa Europa Press.
    http://politica.elpais.com/politica/2012/10/04/actualidad/1349370365_378305.html

    P.D.Que se cumpla la Constitución y que a este pájaro lo empapelen por insultos graves y por el poco respeto a la independencia judicial.Mirar como se las gastan cuando no les dan la razón
    Saúdos Paco

  10. Ah,y por si pasa por aquí algún lector de “teoremas” le digo que señalar con el dedo al PP no es igual a ser “la amante” del PSOE. Es ,lisa y llanamente, hacer un ejercicio de inteligencia democrática.
    De nuevo saludos 🙂

  11. “El secreto del éxito se encuentra en la honestidad y la sinceridad. Si eres capaz de simularlos, hecho”. La frase, de Groucho Marx, da por sentado que ambas virtudes se encuentran con gran dificultad en las personas que buscan el aplauso de los demás, cosa que nos lleva a pensar que el éxito más merecido es el de quien no tiene el menor propósito de ir hacia él. ¿Qué relación hay entre el éxito y el autobombo o las impresentables performances del PP? La misma que se encuentra entre la velocidad y el tocin.

  1. Internet opina: "Nuestros políticos siguen sin dar la talla" | Radiocable.com - Radio por Internet
A %d blogueros les gusta esto: