Cada día más cerca de declarar la corrupción “bien de interés cultural”

La Fiscalía Anticorrupción ha decidido no recurrir la sentencia absolutoria de cohecho pasivo (soborno) a Camps y Costa. Argumenta que la ley del jurado le deja pocos resquicios. Es la primera medida que toma el nuevo fiscal del Estado nombrado por el PP, Eduardo Torres Dulce.

 De esta forma, el mismo hecho por el que se declararon culpables los otros dos imputados por recibir regalos de la tramaa cambio de favores , Campos y Betoret, queda impune en el caso de Camps y Costa.

Camps da gracias a La Macarena. La hermandad recibió un millón de euros de subvención de la rescatada CAM por orden de Camps

  Tras escuchar también a José Ignacio Wert, ministro de educación y alguna cosa más, hablando de apoyar con fervor y dinero público la fiesta de los toros, citando además argumentos que suponen un nuevo récord en su vertiginosa cadena de errores, estimo que cada vez estamos más cerca del premonitorio artículo que publiqué en El País hace más de un año:

LA CORRUPCIÓN ¿BIEN DE INTERÉS CULTURAL?

España fortalece sus tradiciones. A su vanguardia, el PP libra denodada batalla para que los toros sean declarados bien de interés cultural, patrimonio protegido por la UNESCO y anticonstitucional su prohibición. En consecuencia, ampara la fiesta en algunas de las comunidades que gobierna. Y no está solo, políticos de otros partidos y sectores de la cultura lo secundan.

En tales circunstancias, tal vez tenga sentido esta modesta proposición: ¿y si nos planteamos consagrar la corrupción como “bien de interés cultural”? ¿No les parece a ustedes lamentable que españoles de bien sean detenidos y hasta encausados basándose tan solo en indicios y pruebas? Piénsenlo, declarar la corrupción bien de interés cultural, también de interés turístico y hasta patrimonio nacional a proteger, no tendría sino ventajas. Se pueden esgrimir sólidos argumentos que fundamenten la propuesta.

La tradición, en primer lugar. Desde El Lazarillo de Tormes en el siglo XVI, sabemos que la corrupción es una de nuestras más arraigadas costumbres. Nobles y villanos, reyes y presidentes, han saqueado las arcas públicas y privadas durante centurias. España puede acreditar una gran tradición en esta práctica, y es sabido que nuestro país tiene un amor por sus tradiciones sin parangón. La corrupción es, pues, “un signo identitario del pueblo español”.

Nacidos para la gloria. Los corruptos, como los toros de lidia y como los toreros, gozan de una vida singular, muy superior a la de sus congéneres. Reciben un trato exquisito. Y, a diferencia de los astados que mueren ensangrentados y de los diestros que pueden salir malparados, nuestros corruptos a gran escala suelen salir casi indemnes de las cogidas. Para ello existen expertos y caros abogados prestos al quite, el reglamento con sus lagunas y humana aplicación, la cuadrilla en apoyo solidario, la afición que les admira. De hecho, muchos españoles llevan un corrupto dentro, tanto o más que un torero.

Valores estéticos. La corrupción española también es una mezcla de danza, arte y virilidad. A lomos de coches de lujo y embutidos en trabillas italianas, oro y gualda perpetuos, presuntos corruptos bailan ante nuestros ojos, marcando sus soberanos genitales. Sus capoteos mediáticos nos embelesan, nos turban.

La trascendencia. Contemplar la corrupción sirve para descargar colectivamente sentimientos positivos y negativos que relajan el espíritu. Y en esa lucha, casi religiosa, entre el bien y el mal, vemos -irritados algunos, complacientes otros- el triunfo del mal y aprendemos la realidad de la vida.

Así que, una vez declarada la corrupción de interés cultural, turístico y patriótico, habría que aplicarse en su explotación económica. Convertir España en un gran parque temático y registrar la franquicia para exportarla a tantos países que nos siguen los pasos daría trabajo a incontables guías que llevarían a los turistas a contemplar los ladrillos del litoral que han edificado millonarias fortunas particulares, el cemento que embellece el interior, los campos de golf allí donde de natural no hay agua, los vertederos de basuras y escombros por doquier, un castillo con subvenciones fantasma, la noria de los eventos con comisiones dudosas, la montaña rusa del blanqueo de dinero negro o las administraciones de lotería donde se compran boletos premiados para eludir impuestos. Además de las infraestructuras necesarias -que reactivarían el sector de la construcción-, se crearía una industria del souvenir: talonarios, sobres bajo mano, material de espionaje, camisetas, jarras y llaveros con la efigie de las estrellas de la corrupción.

Apuntemos también la posibilidad de levantar escuelas y universidades de corrupción con todas sus materias específicas (cohecho, prevaricación, soborno, tráfico de influencias, fraude fiscal, oratoria demagógica). Y academias o seminarios para quienes solo desean aprender los mecanismos de la “economía sumergida”, como cobrar facturas sin IVA y otras menudencias que detraen para el bien común casi el 25% de los ingresos del Estado.

Si consiguiéramos que hasta fuera protegida como patrimonio de la humanidad por la UNESCO, la corrupción española homologaría a los grandes malversadores y especuladores mundiales. Agradecidos, dejarían de atacarnos.

Así que supongo que estarán de acuerdo en que se impone subvencionar -más aún- a los artistas de nuestra corrupción, no dejar que la fiesta muera. Sin apoyos, estos bravos ejemplares desaparecerían. España sería otra: honesta, responsable, culta. Irreconocible, en una palabra.

Cierto es que casi todos los organismos internacionales han constatado la correlación entre corrupción y deterioro de la democracia, y han llamado a atajar lo que, dicen, no puede contemplarse en ningún caso como comportamientos individuales desviados, sino como putrefacción del ordenamiento social. A gran o pequeña escala, afirman esos organismos, se roba el dinero de todos. Incluso aquí hay enemigos de tradición tan acrisolada. “La corrupción es incompatible con la democracia, hiere gravemente a los propios fundamentos del sistema”, afirma Carlos Jiménez Villarejo, nuestro primer fiscal anticorrupción. Pero ¿a quién le importan todas estas jeremiadas?

En Las ciudades invisibles, Ítalo Calvino habla de un “infierno de los vivos” y sus dos formas de afrontarlo. Una, “volverse parte de él hasta el punto de dejar de verlo”; la otra, “buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacer que dure, y dejarle espacio”. En esas está España: ¿parque temático u honestidad? No me discutirán que hay razones poderosas para optar por lo primero.

Entrada anterior

15 comentarios

  1. Triste y vergonzoso, Rosa. Spain is different! Absolvemos a los corruptos, encumbramos a los mediocres y juzgamos a los justos.
    Españistán: bajo el neofascismo y la cleptocracia, hay un pueblo maravilloso que trabaja, sufre, y lucha, por emerger al azul.
    Lo que más me molesta, es la desfachatez y la prepotencia con la que se manejan estos personajes. Sigan acumulando mierda sobre nuestras cabezas, sigan… que la erupción del volcán islandés, será una inofensiva bengala comparada con el Vesubio, que día a día alimentan sus señorías en nuestro desdichado país.

    ¡Un abrazo requeteindignado, Rosa!
    http://15mikel.blogspot.com/

  2. Jose Antonio

     /  3 febrero 2012

    Y esto no ha hecho nada mas que empezar, al final pediremos perdon a todos los imputados de la gurtel y si no al tiempo. El juez Garzon se metio con ETA con los narcos, con la dictadura chilena con la argentina y sobre todo con el PSOE y no le paso nada, y penso que se metia con el PP y tampoco le iba a pasar. Le condenan y se lo quitan de enmedio de fijo ¿ apostais ? y no quiero hablar del atentado que todo llegara.

  3. Cómo es posible que en el juicio para probar si hay cohecho impropio (recibir regalos a cambio de nada, para tenerlos congraciados) a Camps salgan unas PRUEBAS que demuestran SI se hizo cohecho impropio a Rita Barberá (conversaciones donde se demuestra que le regalan bolsos de una conocida marca) y no pase nada?
    ¿Pero por qué no se le acusa a esta política de lo mismo que a Camps?

    La impunidad que vivimos es espectacular.

    De bonus: no van a investigar a Urdangarín (para no averiguar nada) y así se ahorran el indulto… http://www.elpais.com/articulo/espana/Audiencia/confirma/investigara/Inaki/Urdangarin/elpepiesp/20120201elpepinac_17/Tes

  4. Trancos

     /  3 febrero 2012

    “El que no llora no mama
    y el que no roba es un gil”

    … que decía el viejo tango.

    O como dice un viejo amigo, el que no roba aquí es por pura impotencia para hacerlo, de la misma manera y por la misma razón por la que no vuelan los elefantes.

    ¡Cachonda esta estampita del amigo del alma!:

  5. Es descorazonador ver el énfasis que ponen en ensalzar la brutalidad de los toros. Que se deje de ir a las plazas está más lejos de lo que parecía

  6. http://nelygarcia.wordpress.com. Lamentablemente la cultura española tolera la corrupción y la considera como algo inevitable y comprensible: mientras no salgamos de esa monotonía heredada, no podremos parecernos a Europa, pues allí los corruptos no se toleran.

  7. Mirar lo que he encontrado… Parece que los ciudadanos empiezan a despertar, este año las comparsad de Cadiz cantan y hablan en sus canciones de algo más que de lo bonito o gracioso que es esto o aquello. La verdad que el video entero no tiene desperdicio… Empieza fuerte con la primera cancion
    CIUDADANO ZERO.

  8. No debemos olvidar de dónde venimos. Somos hijos del Lazarillo de Tormes, el rey de la picaresca, y primos hermanos de uno que quiso poner en orden su cabeza luchando contra molinos de viento.
    España y yo somos así: siesta, toros y malbeber. Y en un rincón la guadaña, preparada para segarle la hierba bajo los pies al hijo del vecino que destaca.
    Nos hacen poco, lo justo para, encima, padecer su desprecio hacia nosotros.
    Ni siquiera hoy nos queda la posibilidad de la disculpa, hemos muerto de inacción, helada la sangre, podrida la conciencia, los ojos y los oídos vueltos hacia el televisor. Si preguntas por los muertos, te denuncio. Si me preguntas por el cohecho, te diré que haces bien, que es robar pero menos. Y si te interesa el drama de los 5,3 millones de personas que no tienen trabajo lee la prensa extranjera, aquí la noticia es que hace frío en invierno.
    País de pandereta éste, donde la máxima autoridad, exenta gracias al 56,3 de la constitución de responsabilidades penales, nos dice que todos los españoles tienen derecho a un juicio justo…al menos antes de que se les viera el plumero se limitaban al esquí y a la vela náutica.
    Nos lo dijo el maestro “casi” así:
    Ya hay un español que quiere
    “morir” y a “morir” empieza,
    entre una España que “roba”
    y otra España que “pesebrea”.
    …Pues eso: ¡¡¡viva España, el país de la patraña!!!

  9. G.J.Nativo

     /  4 febrero 2012

    “La corrupción crea empleo”, según los manifestantes de una viñeta de
    “el Roto” en diario El País. Tiene varias en este sentido.

  10. Mientras mantengamos un sistema electoral que legitima (legaliza) el que la cuarta parte de la población decida por todos los demás (democraticamente¿?) sin opción al rechazo por la mayoría de la población (el resto que no los votó) no podremos desembarazarnos de la impudicia de semejante calaña política.

  11. ana

     /  5 febrero 2012

    tremendo saber a Camps dando dinero de la CAM a la cofradía de la Macarena. Ese reyezuelo creía que su cargo era para toda la vida que nadie iba a enterarse Es el hazmerreír de toda Europa. Se necesita bastante más que censurar canal9 para manejar a todos los partidos y a todos los periodistas.

  12. Spainlandia:

    En recuerdo de nuestros camaradas “sin techo” asesinados por el frío y el desamparo en las calles de A Coruña, y cuya muerte intenta silenciar este régimen. ¡Qué ardan las avenidas!. . Pulsar “Entrar” en:
    [In memory of our comrades “homeless” killed by the cold on the streets of A Coruña, and whose death trying to silence the regime. What avenues burn!. Press “Enter” in:]

    http://aims.selfip.org/spanish_revolution.htm

  13. julio

     /  7 febrero 2012

    Vale, el penoso y cutre asunto de los trajes de Camps quedó como quedó. Pero a mí lo que me parece más penoso todavía es que a este tío no se le juzgue por haber dejado a su Comunidad en la ruina.

A %d blogueros les gusta esto: