De peces y humanos, siguiendo a la manada


Un biólogo de la Universidad de Princeton en Nueva Jersey (EEUU), Iain Couzin, ha demostrado que “los desinformados son esenciales en la toma de decisiones“. En consecuencia, la mayoría de los medios que publican el estudio saca en conclusión que “la ignorancia favorece la democracia”, tal como el científico deduce también.

El experimento se ha llevado a cabo con peces. De agua dulce en concreto. Se observa que las minorías informadas dictan las pautas más convenientes pero si un cierto número de individuos no tiene preferencia por un banco u otro, por ejemplo, finalmente se acaba uniendo al grupo más numeroso “y el control de la decisión regresa a la mayoría”.

El bueno de Couzin demuestra también que es fácil  amaestrar a la mayoría de los peces, no a todos. En un laboratorio de Princeton, un grupo de peces fue entrenado para asociar el color azul con un premio de comida. Otro grupo, más pequeño, fue adiestrado para la misma reacción aunque con el color amarillo. Al poner a los dos grupos juntos, los científicos hallaron que la minoría llevaba la voz cantante a la hora de decidir a qué color se dirigía todo el cardumen a recoger su recompensa. Pero las cosas cambiaron cuando unos pocos peces sin entrenamiento, que representan lo que Couzin y su equipo llaman el segmento de los “desinformados”, esto es, sin preferencia por un color u otro, se sumaron al grupo. “A medida que añadimos ‘individuos desinformados’ en el proceso, volvimos a darle el control del grupo a la mayoría”, dijo a AFP Couzin en una entrevista. No hay que extrapolarlo a los humanos [de momento que todos los experimentos con animales buscan ese fin, añado} advierte el biólogo. “Nuestro modelo se refiere, exclusivamente, a una minoría empecinada que no cambia su opinión“, explicó.

Demoledoras encuestas de este fin de semana nos muestran a una sociedad española que aprueba el infame tratado neoliberal de la UE (hasta en un 74% en una de ellas), aunque suponga –que supone- “cesión de soberanía”. Porque aún creen lo que les cuentan: que saldremos de la crisis así, dado que un notable porcentaje comparte la necesidad de recortes. Sólo el 4% cree que la culpable de nuestra precariedad sea la UE que es quien dicta las doctrinas a aplicar. Angela Merkel está muy valorada por los españoles: obtiene una nota de 5,9 solo por detrás de Obama (6,3) y por delante del francés Nicolas Sarkozy (5,6) o el británico David Cameron (5,5).Más del 90% se muestra muy satisfecho con los resultados electorales en España y no cambiaría su voto. La primavera árabe les asusta. Y luego dicen que el experimento con peces no es equiparable a los humanos.

 Las cosas no son lo que parecen a simple vista. Recuerdo un lejano viaje que sumaba trenes y barcos. Un documental sobre peces y mares trayendo paz y sosiego. Pero solo había que escarbar. Bichos de difíciles nombres se comen unos a otros. Y de fáciles. Allí se comen todos. Un pulpo, en plena digestión de algún infeliz, pierde un tentáculo a dientes de una morena y ha de huir despavorido de una foca común que amenaza con engullirlo. Opta por el camuflaje. En el fondo del mar se da mucho el camuflaje para evitar ser comido, según vi.

El pulpo vuelve a verse en apuros con la morena empecinada. Y eso que tiene el estómago lleno. Los boquerones se agrupan en manadas a ver a quién evitan. Conscientes de su pequeñez buscan la seguridad en el centro de una masa de congéneres. Pero tampoco son inocentes criaturas, acaban de ingerir a otro animalito más pequeño, un krill.

Y de repente aparece una ballena azul, el animal más grande del mundo, 30 metros de largo y el volumen de 24 elefantes. Es muy selectiva en esto de la comida. Solo le gustan los krills, como a los boquerones, y de un viaje de su lengua de 6 metros se come un banco entero de ellos. Los boquerones se salvan aun yendo en manada, pero quién sabe si no son bocado apetecible de otro bicho enorme. O simplemente un poco más grande que ellos.

Esa noche dormí encima de ese mundo salvaje e insolidario en donde impera la ley del más fuerte y donde los débiles no tienen otra opción que camuflarse. Donde todos, unos y otros, son alternativamente verdugos y víctimas y donde vivir parece no tener valor alguno. Asombrosamente, en el tren de vuelta el pulpo volvía a verse en apuros con la morena. Los boquerones seguían agrupándose en manadas a ver a quién lograban eludir. Los krills sucumbían ante la ballena azul inmisericorde. La ballena azul reinaba y reina porque es grande y enérgica y… la mayoría permite y alienta su poder. Bendita democracia que nos han fabricado: nubla el potente brillo de su extrema calidad. Porque lo más decisivo es que, normalmente, nos cuentan otra cosa. Entre peligros soslayables, el bien siempre triunfa. La ficción -en particular la infantil- es preciosa.

 

 

16 comentarios

  1. Magnífico artículo, Rosa. La similitud, totalmente exacta.
    La manada de borregos (ese 90%) acabará ahogada, pero, mientras, nos han metido a todos en el corral del gallo poderoso. Vamos a ser picoteados a gusto y cómo les dé la gana. Por las estadísticas, somos minoría los rebeldes y nuestra única fuerza es la unión propia y el convencimiento de que seguiremos firmes con nuestros principios.
    Lo de ‘rodilla en tierra’ no va con nuestra forma de ser, insurrectos de nascencia.
    Un beso con mi admiración siempre.
    María Dolores.

  2. Gran artículo Rosa. Mucho mejor que lo que la noticia leida en los diarios.
    .
    Aun creo que el experimento tiene dos errores.
    .
    1 – Nos han metido tanto miedo, durante tanto tiempo, que piensan, y han conseguido adoctrinar, que somos Krill , y a lo mejor somo algo un poco más grande. …:
    .

    .
    2- ¿Experimentar con peces de agua dulce? Vale. Pero yo “nací en el Mediterráneo”…
    .

    .

  3. No te quedes impasible mientras devoran a otros como tú, actual, haz algo, regístrate en http://www.cestoonu.com únete a la manada y tendremos la fuerza necesaria para evitar la catástrofe. No esperes más.

  4. WORDGALLARDETE

     /  18 diciembre 2011

    No me extrañaría nada que en estos momentos, seres superiores, osea extraterrestres, nos esten observando y concluyendo que los humanos no llegamos a alcanzar el eslabon de la Inteligencia Social . ¡Gregarios, pero no Sociales!
    Un abrazo

  5. Pues después de este maravilloso viaje por el fondo del mar a mí se me ha quedado cara de besugo.
    Ellos, que son conocedores de todos estos estudios, saben que siempre ganarán mientras los “desinformados” sean la mayoría. De ahí su afán por cargarse la Educación de calidad y gratuita.
    Bueno, quizás en un pez se pueda utilizar el término “desinformado”, en cuanto a las personas, que libremente pueden optan por leer La energía liberada o el ¡Hola!, y eligen éste último, pues qué queréis que os diga, que desinformados no es que estén, lo que están es idiotizados, y con esa idiocia van a votar…y luego nos extrañamos que gane Rajoy. Eso sí, ha ganado la Democracia…esa grandilocuente frase que el perdedor siempre tiene a mano
    Tiemblo ante lo que puedan estar pensando hoy los nuevos inquilinos de la Moncloa, los Mercozy, al ver las encuestas, he de decir que debidamente cocinadas, las risas se oyen desde aquí, desde lo alto de la Montaña Central.
    Qué tiempos aquellos en los que la diferencia entre esguince y desgarro nos la explicaban con un chiste, en breve la explicación nos la van a hacer en carne viva.
    Sólo nos falta poner la cama.

  6. @gasofasgp

     /  18 diciembre 2011

    bcn_myway
    ¡OPTIMISTA! 🙂

  7. Sondear hasta el fondo es sólo posible cuando la capacidad de observación no se ve limitada por el sufrimiento. Esa mayoría despectivamente considerada como masa aborregada suele negar las evidencias con la misma facilidad que niega la carencia o el sufrimiento en carne propia. Ningún ser humano suelta o expande la mentira con tanta convicción como el que se la cree. Cuando los impulsos de energía e información que reconocemos como pensamientos nos pasan de largo, la tabla de salvación que nos queda son las creencias, y ahí es donde los especuladores de la mentira encuentran ese terreno abonado de la útil e interesante tontuna mayoritaria. Saludos.

  8. Trancos

     /  18 diciembre 2011

    Didáctico, esclarecedos y brillante, como todo lo tuyo, Rosa Mª.

    Y además tenemos memoria de pez.
    Pero a veces, sólo a veces, un pequeño David derriba a un imponente Goliat. Y un chico que se prende fuego porque no aguanta más abusos desencadena una revolución. Y pequeñas pirañas se meriendan en un santamén a bichos enormes que no supieron ver el potencial depredador de esos pequeños seres. Y un cabrero o un esclavo (Viriato-Espartaco) ponen en jaque a los mejores generales de un imperio. Y un pequeño país (Vietnam) hace salir por piernas de su país al ejército más poderoso de todos los tiempo. Y a veces una minoría concienciada convierte a una masa amorfa en un pueblo organizado.

    Llamadme iluso, pero la esperanza es lo último que se pierde. Tenemos un mundo que ganar, aunque algunos no perciban todavía que no tenemos nada (o casi nada) que perder (se caerán del burro cuando lo poco que nos queda nos lo quiten)

  9. ángel

     /  19 diciembre 2011

    Hoy día el voto lo único que representa es ignorancia, dejadez y desidia.

  10. julio

     /  19 diciembre 2011

    Ahora entiendo por qué Zapatero siempre me pareció como un pez.

  11. José Miguel

     /  19 diciembre 2011

    Deberían hacer experimentos con pulpos. Serían más realistas.

  12. Excelente artículo, Rosa.
    Un saludo indignado!!!

  13. Rosse

     /  20 diciembre 2011

    Me encantan tus comparaciones con la naturaleza, son muy gráficas. Tu artículo me hace reflexionar sobre lo que el ser humano ha avanzado en cuanto a SER SUPERIOR DE LA NATURALEZA. Creo que lo único que nos distingue del resto de los animales, es la posibilidad de hablar y eso lo hacemos muy torpemente porque la mayoría de la veces no nos entendemos.

  14. Ramón

     /  20 diciembre 2011

    Muy inteligente, certero y elegante artículo. Felicitaciones. Yo lo diría de otra forma: Un montón de pirañitas votan para el Parlamento a los responsables y co-responsables, entre otras muchas infamias de enviar a los F-18 a tirar bombas españolas allende los mares. O sea a matar seres humanos indefensos (porque los receptores del regalo no tienen opción de defenderse) con premeditación y alevosía (definición de asesinato) y, aunque tratan de engañarse a sí mismos diciendo que es para defender elevados ideales, en realidad imaginan que esa acción criminal les va a ahorrar unos miserables euros en el recibo de la luz. Y lo que no sospechan estas “ingénuas” y “santas inocentes criaturas” (porque parece que la ignorancia hace la inocencia del culpable) es la magnitud del bocado que le van a arrear en salva sea la parte los “tiburones” que han colocado ahí. Así que, bien merecido lo tendrán. Lástima que tengamos que pagar “justos por pecadores”

  15. En torno a este artículo, muy interesante y acuatíco, que a fin de cuentas es el problema de la libertad individual frente a la masa, el estado totalitario, y aun peor la democracia, os invitaría a visitar el siguiente blog, http://unareflexionenmarcha.blogspot.com/ en el que trato de reflexionar sobre estas y otras cuestiones.

A %d blogueros les gusta esto: