Traduciendo la cumbre del G20

Los países del G20 se han reunido por tercera vez desde que se desencadenó la crisis financiera en 2008 que terminaría siendo completa y global. Dado que hasta ahora no han cumplido ninguno de los acuerdos de las cumbres anteriores, esta vez han dicho que van a hacer algo para que parezca que en realidad lo hacen -además de gastarse un dineral en alojamientos, manutenciones y viajes-.

Lo que han decidido ha sido perseverar en la política neoliberal. Prepararán –dicen- una lista negra de países que pueden desencadenar una nueva crisis. Para ello vigilarán los datos fiscales, de ahorro y deuda privada, y de intercambios comerciales. No para solucionar de una vez desequilibrios en estos puntos, sino para que se ahorre y se restrinja, a costa de los asalariados y pensionistas naturalmente. Vamos a ver, no es que en realidad vayan a controlar nada, los G, sean 7,8, ó 20, no hacen otra cosa que acordar “pautas indicativas”. Y todo sin prisas, cada vez con menos prisas, ya se reunirán otra vez en Septiembre and so on.

Ahora bien, en una deliciosa carambola, etiquetan a 7 países de “sistémicos” “los que por su tamaño podrían provocar desórdenes en la economía global”. Una calificación estupenda porque se considera que son “demasiado grandes para caer”, e igual que a los mercados “sistémicos” se les da lo que pidan, sin controles, ni presiones. Para disimular afirman que a estos 7 países privilegiados, se les va a vigilar más que a los otros, pero que si no son ahorrativos y buenos (todos y a costa de la sociedad de a pie), caerán en una lista negra.

Y héteme aquí que a los tradicionales -Estados Unidos, Japón (a quien mantienen a pesar de que no anda para muchos trotes), Reino Unido, Alemania y Francia-, han añadido a China e India. Son poderosos y es saludable que se sumen a la causa.

La ministra española, perdón vicepresidenta económica, Elena Salgado, intervino para que la creación de empleo figurara en el comunicado, pero no sabemos si se le hizo mucho caso. Aparentemente ninguno porque nadie lo ha destacado como acuerdo, siquiera como “acuerdo de intenciones” o “pauta” que es lo que se hace en estas reuniones. El comunicado final es tan obtuso e irresoluto como siempre -según apunta los periodistas que lo han visto-, pero no podemos dar detalles porque aún no han tenido tiempo de colgarlo en su página, deben andar todos deshaciendo maletas.

Ahora, por favor, leed algunas informaciones acerca del encuentro, sin menoscabo alguno para los profesionales que las han elaborado: el problema no es la forma sino los contenidos de las cumbres G.

Entrada siguiente

10 comentarios

  1. Víctor

     /  16 abril 2011

    Está bien tener una traducción de las reuniones del G-20, ese grupúsculo encargado de refundar el capitalismo. Sin ninguna legitimidad pues nadie, democráticamente, les ha concedido esa función. Ellos no pertenecen a nuestro mundo, son otra cosa. Se dirigen a las entidades financieras, a las grandes corporaciones, a sus futuros empleadores, aquellos que, una vez acaben sus mandatos políticos, estos miembros sonrientes que aparecen en las fotos oficiales de las cumbres de rigor, les contrataran para rellenar sus consejos de administración y podrán utilizar, en bien de sus amos, las esforzadas agendas que han elaborado trabajosamente en tanta cumbre. Porque uno, después de tanta reunión inútil, solo puede pensar que, lejos de refundar nada, la única pretensión de estos encuentros epatantes es acabar todos los asistentes muy bien colocaditos…y vaya que lo consiguen.

  2. Ya estoy expectante de saber como resolverán el refundar la forma de enfundarnos las nuevas medidas ultraliberales, recortes y MÁS RECORTES, a los que nos quieren someter… para alegría de los que más tienen.

    Son sus lacayos, sus obedientes comemierdas dispuestos a jodernos la vida un poquito más. Lo revisten de democracia, lo propagan a los cuatro vientos, pero se les está pudriendo hasta el envoltorio y ya no engañan a casi nadie: sólo a los gañanes que vienen convencidos de fábrica y a los burros que les han convencido de que hay que seguir trabajando “comiendo” menos, que es por su bien. El régimen (fascista?) nos sienta tan bien que pronto nos intentarán convencer de que no comamos ya nada: somos tantos, somos tan tontos. Qué bien, que lo dice el G-20: autoridad concedida mediante la publicidad, el marketing, como siempre, de unos medios de comunicación, máquinas alienantes (que se presentan, como todo, de lo contrario).

  3. valdeolid

     /  16 abril 2011

    Creo que de seguir así, en unos años puede ocurrir en algunos países de Europa algo parecido a lo que está pasando en los del norte de Africa y medio oriente. El deterioro de las condiciones de vida de la población europea puede alcanzar cotas que hoy por hoy apenas podemos creernos; el desempleo, la precariedad, los sueldos de miseria y la subida generalizada de precios abocan a la pobreza a sectores cada vez más amplios de la sociedad, y estamos muy lejos de poner freno a esta degradación. Sólo una reacción muy decidida de la ciudadanía, que provocase miedo en la cleptocracia gobernante, podría revertir la situación, y esto está lejos de producirse.

  4. valdeolid

     /  16 abril 2011

    Bienvenidos a Españistán:

    http://www.mimesacojea.com/

  5. Jose Manuel

     /  16 abril 2011

    Acabo de leer Reacciona y la verdad es que no se muy bien con que objetivo los 11 autores nos aconsejan reaccionar. En mi opinión no se plantea en el libro que el objetivo sea abolir el capitalismo, pues no se menciona al socialismo para nada, y el comunismo lo descarta Rosa Maria Artal de forma radical.Por tanto, solo puedo pensar que lo que se quiere es volver 30 años atras, abolir la economia financiarizada y establecer un capitalismo “humano”, productivo y respetuoso con los recursos humanos y ambientales. Dicho en roman paladino, que los ricos sean menos ricos y los pobres menos pobres. Lo demas que permanezca igual.

  6. rosa maría artal

     /  17 abril 2011

    No somos un movimiento político y hay diferencias de pensamiento entre los autores. Igual hay que reaccionar contra los clichés que uno mismo se fabrica. Lo esencial es buscar el pensamiento propio.
    Y no estaría de más explorar lo que dice Sampedro en el libro:

    “Pero la Historia no admite vacíos: imparable la Vida los llena. Todo ocaso ofrece una ocasión”.

  7. Jose Luis Erredosdedos

     /  17 abril 2011

    El pensamiento propio, el propio criterio. La piedra filosofal, lo esencial, como bien dice Rosa.
    Modernos alquimistas a la busqueda de verdades antiguas. Esperemos que la modernidad no devore a los alquimistas y que la antiguedad no esconda excesivamente esas verdades.
    Asi sea.

  8. Soto

     /  17 abril 2011

    Hola Rosa y amigos contertulios:
    El G-20 suena ,a no sacar nuca niguna conclusión con intención de ir a la raiz de los problemas.Todos los que alli se sientan esos dias están en la misma linea ade pensamiento que los fundadores de esas cumbres. los politicos están situados en un trampolin para solucionar sus “futuras ubicaiones el dia de mañana”.No veo a ninguno dedicarse despues de marcharse de la politica ” a la cosa publica” o luchar para fortalecerla y ser un contrafuerte frente al sector privado.Si hacemos una lista de todos los colores politicos que frecuentan los Consejos de Administración de las grandes empresas los veremos muy equitativos en la porpoción, tento de unos partidos como otros::::¿no encaja, verdad?
    Bon domingoaapertas agarimosas

  9. En física la suma de vectores siempre da un vector resultante suma de los anteriores. No necesitamos tanto partidos políticos, monolitos, como gente que piense. Y, como interprete, aunque en la sociedad del espectáculo nos digan que el espectador no es actor, espectador expectante, el que lee siempre es un vector crucial en esa suma de vectores, hacedor final de lo que se lee. ¿Que hacia donde vamos? A toda máquina, hacia adelante.

  10. Reflexionar siempre es un buen tónico para la mente. Y reaccionar…hasta ahora hemos estado acostumbrados a tener dos partidos bien definidos dentro de esta democracia, quizá en estos momentos son las asociaciones de ciudadanos las que están movilizando, junto a movimientos verdes . Un mundo mejor, como la peli de Susanne Bier, en cierto modo, apunta lo que ha comentado Rosa, empezar por algunos clichés,prejuicios y lengua fácil…pero claro, no tengo yo muy claro, verdad, que los del G-20 vayan a dejar de ir a hotelazos y gastarse lo que no está escrito e intentar cambiarse un poco a sí mismos…no debe estar en su escala de valores lo de que los culpables son los otros, o que lean algún libro como “reacciona” y se les permeabilice la piel de tortuga…aunque todo puede ser.
    Sin embargo, las urnas hablarán.Aquí en las Valencias, ya sabéis que nos han cortado TV3 y no se pueden nombrar ciertas cuestiones en los informativos de RNOU .
    Ayer nueva manifestación por lo de TV3 y la gente va marchando, se va movilizando.
    Y lo más bonito ver a ciudadanos egipcios y de otros lugares del mundo árabe en las manifestaciones con sonrisas muy abiertas. A mí eso me trasmite alegría y confianza.

A %d blogueros les gusta esto: