De la mujer-mujer a las feminazis y el maltrato

Han sido muchos años de ver mujeres acuchilladas, quemadas vivas o arrojadas por el balcón por quienes un día amaron. De asistir a sus entierros y ver las caras de sus familiares. Es un martilleante goteo que no cesa. El Informe Semanal de la televisión pública siempre les ha prestado atención. Antes de que llegara eso que eufemísticamente llamaron “pluralidad informativa”, o la carroña televisiva, podíamos entrar hasta en las cárceles a tratar seriamente el problema.

Hablé con un maltratador condenado tras probar el juicio que mantuvo atada a su mujer varias horas, le daba de beber agua del recipiente del perro y terminó por coger un objeto de hierro candente y quemarle la vagina.

El sujeto me dijo que “el perro era un animal limpio, tampoco es para ponerse así”, que “vio unos papeles, se les ocurrió encenderlos, y, sí, la quemó, fue un momento de ira, igual ahora no lo volvería a hacer”. ¿Qué delito había cometido ella? le pregunté. “Me había ofendido,  había besado a otro“. No se le aplicó la pena máxima que establecía la ley, la víctima no quiso hablar “avergonzada”, según dijo su abogada, y, descubrí que en la ley social carcelaria un maltratador no sufre rechazo alguno de sus compañeros como sí sucede cuando han cometido otros delitos.

En todos esos puntos citados está la clave de porqué sigue produciéndose la violencia machista. El maltratador tipo –y no podéis imaginar cuán de cerca conozco su actuación, aunque jamás lo he sufrido en mi propia carne, ni tampoco mis familiares- es básicamente un cobarde que se aprovecha de su fuerza o de la impunidad y que por lo general se justifica a sí mismo. La víctima se culpabiliza en buena parte de los casos y además dice “es que le quiero mucho“. La justicia, aunque las nuevas leyes son mucho más duras, no deja de ser impartida por miembros de una sociedad machista, y la sociedad… pasa, mira para otro lado –salvo excepciones que incluso se pagan- como siempre que se siente impotente. Y se puede asistir al duro contraste de bajar en el ascensor con el estómago revuelto por la visión de un maltratador que te amenazó por intervenir –por supuesto en llamada anónima cuyo origen descubrió la policía y el juez- y llegar al portal y ver sonreír al portero y al presidente de la comunidad que engullen el problema sin más complicaciones. Y hasta es lógico: no se consigue solucionarlo.

Dediqué un amplio apartado al maltrato en mi libro “Ellas según Ellos” (2004), donde entrevisté a hombres muy conocidos y admirados. Por aquellos días nuestros obispos acababan de decir que  la violencia de género era “fruto amargo de la revolución sexual”. Todos mis personajes lo condenaban. Ambas cosas, el maltrato y esa injerencia dañina de la iglesia. Pero, pasado el tiempo, veo que las mujeres admiradas que me citaron eran actrices, periodistas, y de la historia: Madame Curie fue recurrente, o la Madre Teresa de Calcuta. Tan solo el cirujano estético Enrique Monereo eligió a una escritora, y el astronauta Pedro Duque a Ada Augusta Byron, condesa de Lovelace, precursora de la programación informática por simple intuición (en la primera mitad del siglo XIX), dado que “desde niña, tenía una mente superdotada”.

Harían falta 255.000 policías para cubrir los tres turnos de vigilancia a las mujeres que han de moverse con protección policial, lo he escrito ya muchas veces. Solo acabaremos con esta lacra con un cambio de mentalidad y no van por ahí los tiros. Los logros de la mujer están en retroceso de nuevo. La educación diferenciada por sexos vuelve a abrirse paso, impulsada por el ultraconservadurismo político. Abdicado ya de tantos ideales, Zapatero convoca a 30 empresarios y todos son hombres. Aunque en realidad porque solo hombres mandan sobre el dinero en este pais. Esos jocosos escritores que nos llaman “feminazis” y todos los machistas que les siguen embelesados están haciendo un inmenso daño. Igual que las voces, pederastas incluso, que ampara Esperanza Aguirre en Telemadrid. Porque también hay muchas mujeres inmensamente machistas, las de la “mujer-mujer“, las (y los) del “algo habrá hecho”. Ella, por supuesto.

Un altísimo porcentaje de chicas jóvenes cree que los novios celosos que las llevan a raya es “porque las quieren”. Y la educación sexual y afectiva de los niños en los colegios sigue siendo presa de enormes tabúes.

Mi programa de Word no reconoce, marca en rojo de error, la palabra maltrador, tampoco, curiosamente, vagina. Y algo más. Os propongo un ejercicio: a ver qué porcentaje de hombres y qué porcentaje de mujeres hablan del maltrato o de cualquier problema femenino. Algún hombre sí lo hace, los que nunca defraudan. Y, más aún, de qué escriben las mujeres en los medios. En abrumadora mayoría las mujeres hemos de hablar “de cosas de mujeres” y apenas solo lo hacemos nosotras.  Por cierto, este artículo tendrá menos visitas de las habituales en el blog.  Esto no interesa, aburre. Así están las cosas. De momento.

44 comentarios

  1. A pesar de los insultos, de ser tachadas de radicales y de ser estigmatizadas tenemos que seguir hablando claro aunque eso no gusto.

    Un abrazo, Montse

  2. CANDELA

     /  25 noviembre 2010

    Debemos hablar y denunciar sin tapujos los malos tratos.
    La educación en los colegios es primordial, las niñas y niños deben aprender a respetarse desde pequeñitos.
    Las familias deben ser reeducadas para poder cambiar la mentalidad de ciertos grupos sociales que reducen a la mujer a la nada.
    Un saludo y felicidades.
    El vinculo que mando es de mujeres de India que se estan organizando.
    “EL sari Rosa”

  3. La maté porque era mía y se quedan tan panchos. Es increible cómo alguien se puede adueñar de otro ser humano. Y eso no es amor, es enfermizo.

    Cómo tu dices los logros de la mujer están en peligro, siguiendo la estela de la derechización de la sociedad. La mujer machista va a educar a sus hijos de igual manera, es más, será ella la que eduque y el progenitor sólo estará para castigar o sacar la billetera.

    Desde la iglesia siguen con el “aguanta” y el matrimonio es sagrado, ya lo dicen en la ceremonia, “hasta que la muerte nos separe”.

    ¿Cómo te vas a meter en las cosas de pareja? eso es muy personal… aunque luego vienen las lamentaciones…

    Pero hay otro fenómeno que no has nombrado y que yo me he encontrado de forma muy activa en la red.

    Al amparo de la ley de igualdad, siempre salen debates dónde se habla de lo malas que somos las mujeres y están surgiendo asociaciones que solicitan la custodia compartida (esto es otro tema, así que no me meto en ello), pero empiezan a sacar estadísticas por las que las mujeres son mucho más maltratadoras que los hombres, las grandes manipuladoras (responsables todas del SAP) y tergiversando terminamos siendo EVA esa gran pecadora responsable de todos los males de la humanidad….

  4. Salas

     /  25 noviembre 2010

    Cuando la falta de educación es a raudales y el ser humano cabalga al trote por senderos de la ignorancia consentida, los valores de las personas se liquidan rápidamente.
    En esta aldea global -término que nos han acuñado a sangre y fuego- el machismo es la forma de controlar y dirigir todas las actividades. No hay detalle, por muy pequeño que sea, que esté impregnado de ello. Las consecuencias son tangibles. ¿A dónde va esta civilización de las altas tecnologías si no sabe o quiere solucionar que todos somos iguales y que las diferencias de los géneros son dadas por la anatomía?.

  5. eliecer

     /  25 noviembre 2010

    Esta mañana el primer comentario machista, en el café, un subnormal diciendo que “vaya el cervantes se lo dan a una mujer”, y toda una cohorte de retrasados mentales riéndole la gracia. Asi somos, asi nos va, yo ya estoy revuelto.
    Saludos.

  6. Como “hombre” no puedo sentir más que asco de la actitud de algunos de mis semejantes que consideran que la “mujer” vale menos que ellos.

    Desgraciadamente se nos ha llenado la boca con unos valores de igualdad que han mejorado algo pero no llegan al lugar que deberían.

    Hace un ratito leí este cuento, escrito para este día:
    http://www.tintaalsol.com/2010/11/dia-internacional-para-la-eliminacion-de-la-violencia-contra-la-mujer/

  7. Alicia

     /  25 noviembre 2010

    Espero que no sea así, y que este post lo lea mucha gente. Porque hay que contarlo, no hay que parar de decirlo.
    A finales de los ochenta, entre curso y curso de la facul, pasé un año en inglaterra aprendiendo inglés; todavía no éramos ciudadanos de la Comunidad de pleno derecho, así que trabajábamos en hoteles, en pubs, limpiando, con suerte dando clasesde español, privadas o en alguna academia de tapadillo… y poco más nos era permitido sin papeles. Ja, Sin Papeles, cómo me suena; si digo ahora que yo fui una Sin Papeles, a más de uno le costaría creerlo….
    El caso es que una de las cosas que más me impactó de lo que viví allí es que a menudo salía (en los periódicos, prensa sensacionalista sobre todo; menos en la tv), la noticia de una mujer agredida por su pareja.
    Aqui en España, esas cosas no eran noticia. Pero pasaban; ya lo creo que pasaban. Una compañera de facul fue violada y apaleada por el chulo de su novio porque quería dejarlo. Ella se fue de la facultad, se aisló de sus amigos, desapareció silenciosamente. Y él continuó su vida, tan normal, mariposeando en el bar entre clase y clase, a la caza de otra incauta. En el periódico no salió. Nadie movió un dedo, aunque todos en clase lo sabían… Sin embargo, fue llegar a Reino Unido, y leer noticias como ésta por todas partes. Mis amigos decían “estos ingleses están locos; es la niebla, que les seca los sesos”. Como si aquí no hubiera un machista maltratador en cada esquina… Pero para mí ponerle nombre a lo que veía constantemente a mi alrededor, leer los hechos en tinta impresa y adjudicarles una categoría; un peso específico que lo alejaba de la “normalidad”, me ayudó a entender que tenía que hacer algo, que no podía pasar de largo.
    Entonces no tenía ni veinte años. Y creo que fue el primer paso para reconocerme inconformista, no sólo en la soledad de mi cuarto, papel y pluma en mano…
    Hay que decirlo, hay que gritarlo una y otra vez. Despertar las conciencias, sacudirlo todo, ponerle el nombre que merece cada insulto, cada bravata de bar, cada gesto posesivo, cada mirada despreciadora. Porque interesa. A todos.

  8. Manuel Matamoros

     /  25 noviembre 2010

    Gracias. Nunca se insiste poco en una de las cuestiones más sangrantes de nuestra sociedad, y más reveladora de su podrido fundamento cultural, que, además, apunta, al tiempo que tapa, un ámbito infinitamente más extenso de desprecio de las mujeres cuyas manifestaciones, aunque no sean tan violentas físicamente, no son menos dañinas para el derecho a una vida feliz.

  9. Rosa Maria, hoy he enlazado los blogs más amigos y próximos que hablan del tema de la violencia de género. He de estar contenta porque tengo realmente mucha suerte con mis amistades (lo cual sólo quiere decir que escojo bien…) . De los 9 blogs enlazados, 5 son de hombres. Más excepciones a sumar a las que señalas. Un abrazo.

  10. Atenea

     /  25 noviembre 2010

    No avanzamos. En el colegio los niños de 9 años repiten los roles que ven en sus casas, el hombre que castiga y saca la cartera, la madre que lo hace todo en casa y que no deja que los niños no hagan nada, ¿qué estamos creando? Las bases de la educación no han cambiado, ¿cómo vamos a tener igualdad así?

    Padres universitarios que no le explican al niño de 9 años nada de sexualidad porque les da vértigo.

    Hasta en el trabajo, si eres mujer, hablas idiomas, has trabajado en el extranjero y tienes una ingeniería superior los tíos se sienten ninguneados y se dedican a atacarte.

    Hay que cambiar muchas cosas en la base de este país, desde el tema de hoy hasta las ganas de trabajar y mejorar la productividad hasta los horarios flexibles (de verdad, como en el Reino Unido donde se puede trabajar uno o dos días a la semana para compatibilizar vida laboral y familiar).

    Nos queda mucho mucho y, lo peor, no tengo claro que lo consigamos en las próximas décadas…

    Hay que seguir intentándolo!

  11. paco de alcala

     /  25 noviembre 2010

    Hola,

    No sólo no me ha aburrido sino que me ha conmovido, por el tema que es y por las experiencias tan crudas que has expuesto.

    Es posible que no estemos cambiando todo lo rápido que sería deseable y que incluso haya pasos que se desanden pero en este asunto soy optimista porque tarde o temprano aprenderemos. Si nos dejan.

  12. jose

     /  25 noviembre 2010

    Trabajo en educación informal con adolescentes, y coincido en que estamos retrocediendo. Nadie, o casi nadie, entiende la palabra feminismo. Cuando les pregunto qué es el feminismo, en una gran mayoría de los casos dicen que es el machismo de las mujeres, tanto chicos como chicas dicen esto.

    Es realmente preocupante. Vamos hacia atrás, hay una especie de reacción defensiva de ciertos hombres hacia cualquier cosa que suponga planteamientos de igualdad. Lo peor es que parece que nadie se da cuenta de que la masculinidad impuesta también nos perjudica, y mucho, a los hombres. En fin, en el blog de Sombras en la Ciudad también escribimos sobre algo de esto, en plan estudio de área.

    http://sombrasenlaciudad.wordpress.com/2010/11/02/nuestras-putas-y-nuestras-madres/

  13. Pepa

     /  25 noviembre 2010

    En mi opinion el principal problema somos nosotras. Y cuando digo “nosotras” me refiero a nuestra falta de autoestima. Se sigue educando a los hombres para que se preocupen de si mismos y a las mujers para que se preocupen de los demas. Se nos exige mucho mas y se nos reconoce mucho menos. Los modelos femeninos a seguir, en nuestra sociedad, son puramente esteticos. No tengo nada en contra de actrices, modelos y cantantes, pero cuando son el unico modelo a seguir…bueno, es un problema. Muchas mujeres buscan hombres que las maltraten por que ellas se maltratan a si mismas. Nos enenhan que no somos lo suficientemente inteligentes, guapas y fuertes.
    La mujer que pretenda triunfar a nivel laboral fuera de ciertos “reductos” ha de convertirse en un hombre. No es asi. No somos hombres, no somos perfectas, y no necesitamos ser ninguna de las dos cosas. Podemos hacer las cosas a “nuestra manera” y estaran bien hechas. Tenemos que aprender a valorarnos a nosotras mismas y aprender a exigir.

  14. Pues sí, si nos interesa y mucho.
    Necesitamos que sean los hombres los que actúen, que sean ELLOS los que no soporten tener cerca a un maltratador por mucho que ese sea hermano, hijo, primo, amigo, vecino, jefe o el mismo mecánico del coche. Yo pido a los hombres que no consientan que esas fieras manchen su nombre; que reaccionen y que sean ellos los que hagan de este asunto tema de conversación en todas partes.
    Se me ha metido en la cabeza que sólo cuando Los Hombres entiendan esto se empezará a conseguir que funcione cualquier otra medida.
    Por otra parte están las leyes, claro. ¿Cómo es posible que aún sea posible que un bicho maltratador pueda seguir visitando a los hijos? ¿Cómo es posible que puede heredar los bienes de la mujer a la que ha matado? ¡Por dios y todos los santos! cómo, cómo es posible.

  15. VirginiaMataix

     /  25 noviembre 2010

    Rosa, que entrada, la de hoy…es excelente.Existen muchas mujeres muy represoras también.Existen muchas mujeres, que cuando llegan al poder, se comportan como hombres y se olvidan de sus hermanas más pobres.
    Y quisiera añadir que el maltrato doméstico, la violencia de género se produce en multitud de casos por consumo de alcohol, drogas, tóxicos , adicciones en general.Que a lo mejor nada tiene que ver,pero, me pregunto, es una suposición: que La Thatcher bebía mucho alcohol, Bush también y que muchos del G8 se han ido de fiesta y de prostitutas la noche antes de una reunión.Y si hay señores en el poder que disponen de barra libre…se es más proclive a maltratar, a despreciar a los ciudadanos más pobres.
    Y sobre todo lo que subyace en un maltrato es una misoginia.Miedo hacia la mujer, por tanto el que tiene miedo desprecia, es un frustrado que encima no va ir a un psicólogo a tratarse, porque no lo reconoce, se junta con un grupo similar que lo aplauda y lo justifique.
    Luego está la autoestima de la mujer…Pepa.Esa se adquiere de pequeña, en una familia donde la madre no ponga de ejemplo al niño.Donde se eduque en amor, no en diferencias de género.Una mujer puede decir hasta aquí llegué, pero puede ser castigada por ello hasta matarla.hacen falta psicólogos, policías, asistentes sociales, casas de acogidas , y que los maltratadores , en la cárcel sean obligados a hacer terapia.
    Un abrazo a tod@s
    Bueno ya me he explayado.

  16. VirginiaMataix

     /  25 noviembre 2010

    …Ah Pepa, se me olvidaba, me ha gustado mucho lo que dices.
    Es más creo que las mujeres tenemos nuestra forma peculiar de ejercer el poder, que es distinto y más lúdico, hay películas sobre ello, por ejemplo: ANTONIA, peli holandesa…
    Hay modelos de mujeres en actrices , periodistas , escritoras, quizás no en este país, pero las inglesas, no se hacen cirugía estética, como Julie Cristy, Kristin Scott Thomas, Vanesa Redgrave, Judy Dench…incluso Laureen Bacall, americana. Angela Molina, no lleva lifting y es una mujer muy libre.Pepa Flores.Pilar Bardém.Amparo Baró. Isabel Coixet es una directora espléndida.
    No son de televisión claro.Y hacen cosas muy diferentes a ser Belén Esteban o la chica de turno, sin conciencia y sin cultura.
    En la tele, aquí, si eres vieja, con arrugas, puedes seguir trabajando, pero de manera más esporádica.

  17. De todo lo que cuentas, aparte de la regresión en materia política que es evidente, me llama mucho la atención la marcha atrás que están dando los chavales. He visto alucinado el trato que se dan cuando hay grupos grandes de chicas y chicos, en la playa, en los parques. Tengo la sensación de que ellas son mucho más… sumisas que las chicas con las que yo fui al colegio y al instituto. Tienen una necesidad mucho más grande de gustar, de ser “populares” como esas crías de las películas americanas. Y ellos parecen unos… “cristianoronaldos”, creo que sería la palabra. Unos chulitos dedicados a chulearlas, a tratarlas con desprecio. Ya sé que esto es una generalización y que hay muchísimos chavales que no son así, pero lo he visto, lo he visto en persona y me ha dejado asustado. Sí con 15 años están así, ¿qué harán con 25, 30, 40…?

  18. Hermanas, que potente todo lo expuesto, que real, cuanto camino por hacer… y estoy de acuerdo en todo, yo se también que es el maltrato. Lo viví como hija, adoraba a mi padre hasta que empecé a ser consciente de lo que ocurría, que sufrimiento, hay tantos tipos de maltrato. Yo siempre lo digo también existe el económico, darte lo justo para la compra, llorar o suplicar porque llegaba el fin de semana y había que ir al súper, y cuando mi madre exponía que no llegaba le decía mi padre que no podía ser, que haber en que gastaba el dinero, mi capacidad de observación en esta problemática es muy aguda… no veías cuantas veces en la cola del súper veo a mujeres dar el ticket de compra a su maltratador y ellos inspeccionarlo siempre bajo sospecha. Todo esto, lo que he vivido me ha traído más de un problema con mi pareja, porque mi compañero de vida es totalmente diferente, he de decir incluso que en cosas es más femenino que yo… todo este sufrimiento te hace endurecer y pagar los platos rotos con la persona que has decido compartir un proyecto. Estar a la defensiva a la minima.

    Yo ahora navego en dos aguas veo que mis posturas radicales en este tema no me han dejado ver otras perspectivas, pero por mucho que me digan veo que falta tanto camino por recorrer y no quiero ni imaginar por lo que pasan nuestras Hermanas de Latinoamérica, África, Asia, las de los países árabes buf….

    Escribo esto de que estoy entre dos aguas porque necesito realmente sentir y descubrir que es una mujer, pero desde mi, desde muy adentro, necesito amigas mujeres compartir nuestro mundo interior.

    Y también necesito a los hombres, quiero, deseo caminar con ellos, a su lado… ni delante ni detrás, es importante para mí su opinión. Yo solo tengo hermanos. Lo escribí en una de mis primeras intervenciones, NUNCA he entendido el machismo, como es posible que un hombre desconfíe, maltrate, ignore a las mujeres si durante nueve meses han estado en su vientre, les ha dado alimento de sus pechos y todo su amor.

    El camino es la educación por supuesto y también redescubrir la verdadera esencia de lo femenino, Intuición, Atracción, Visualización, Imaginación, Fuerza Interior, Sensibilidad, entre otras, este tipo de cualidades que no tienen que ver con la esencia masculina, su mente es lineal y la nuestra es vertical, porque somos tejedoras del alma, como la araña… que mientras teje su tela… no hay movimiento al que no sea sensible dentro del cuerpo.

    No quiero pagar el precio de mis hermanas mayores… que han tenido que masculinizase cuando llegan al poder o a ciertos puestos relevantes, quiero ser YO, independientemente de mi genero.
    Saludos, en especial a Pandugar.

  19. Jota

     /  25 noviembre 2010

    Ciertamente, el machismo es algo que nunca he comprendido. Quería hacer un inciso más optimista. En mi casa éramos dos hermanos, lo que significa 3 hombres y una mujer. Mi suerte es que mis padres nos han educado siempre a ser iguales y respetarnos, hombres y mujeres. Las decisiones que han tomado mis padres siempre han sido decisiones de ambos, lo cual me hace sentir afortunado.

    Por otro lado, en mi grupo de amigos (26añeros), el machismo nunca es un tema de debate. Y no lo es porque pienso que siempre nos hemos respetado, hombres y mujeres. La cocina, la compra y las tareas del hogar se reparten. Cierto es que todos tenemos carrera universitaria y (creo), tenemos buena educación. Así que, desde mi punto de vista, el machismo siempre me ha parecido una cuestión de educación.

  20. zana

     /  25 noviembre 2010

    Hola personas,
    esto es lo que escribí hace una temporada sobre la violencia, una violencia que yo llamo “hacia el débil”.
    http://www.iugordon.com/la-violencia-hacia-el-debil/
    Espero nos haga recapacitar hacia dónde vamos.

  21. Soto

     /  25 noviembre 2010

    Hola, Rosa y amigos contertulios:
    El problema es de educación civica y humana desde el primer momento en que nacemos.En España concretamente(sin obviar de que el maltrato existe en todos los paises),el maltrato fué ” puesto a huevo” por el franquismo y su “prima carnal” la Iglesia Catolica.Todo un catalogo de sumisiones para la mujer ,lo cual nos envalentó mentalmente a los hombres y a las mujeres “las alimentó de una bajautoestima tremenda”.
    Aunque muchas personas sufran o ejerzan el maltrato,y ,sea en tiempos de democracia ,esta no está impregnada de los condimentos necesarios para que la igualdad sea una realidad,natural y normal.Hay un poso que viene de muchos años atrás y esto no cambia en una generación ,no cambia porque la desigualdad de genero está alimentada por muchos intereses y muchos comportamientos que aún iguen estando planificados muy sutilmente y disfrazados de tolerancia…
    Rosa,!carallo ,para la “joya ” que visitastes en la carcel!:((“Hablé con un maltratador condenado tras probar el juicio que mantuvo atada a su mujer varias horas, le daba de beber agua del recipiente del perro y terminó por coger un objeto de hierro candente y quemarle la vagina”))…¿y no seria mejor que en vez de enviarlo para la carcel fuese para la Selva en medio de leones y animales fieros?….lo propongo, ya, que es tan valiente y ” me parece de justicia ” darle el placer de desarrollar allí sus valentias….
    Apertas agarimosas

  22. Jorg

     /  25 noviembre 2010

    Lo fundamental es la educación. Y no reírle las gracias a tipos como el que cantaba en 1984 cosas del tipo “Una de dos: o me llevo a esa mujer o te la cambio por dos de 15, si puede ser”.

  23. Víctor

     /  25 noviembre 2010

    De todos los cambios que se han producido en los últimos 100 años, quizás el más destacado sea la incorporación de la mujer como sujeto de pleno derecho en nuestra sociedad. Un cambio radical en que todavía queda mucho por hacer. En nuestro mundo occidental, sin excepciones, ha sido una transformación dirigida por las propias mujeres y ha costado muchísimo esfuerzo. Mi admiración por ello. El orden masculino se ha resistido en todas partes. La violencia de género existe en Suecia como en España. Es muchísimo el camino por andar. Y hoy la situación se vuelve más difícil. En la medida en que las estructuras sociales se disuelven y un férreo individualismo se erige como modelo social…los individuos buscan refugio en los estereotipos que se tienen más a mano. La mujer vuelve a ser cosificada en función de patrones que deberían estar olvidados. Un menosprecio que no es sino una forma más de violencia arraiga entre las mentes irracionales. La mujer como posesión, como objeto únicamente sexual, como prolongación de nuestras frustraciones, como ser sin identidad fuera del cliché. Y el camino entre esta zafiedad y la violencia propiamente física es muy corto. La distancia entre un desequilibrado tertuliano que llama zorra a una consejera de Catalunya y el asesino que acuchilla a su esposa porque “o eres mía o de nadie”, es muy negra y escasa. Esta es una razón para estar alerta, para no consentir ni la más mínima expresión violenta verbal, ocurrente, chistosa…hay demasiados asesinatos detrás de ellas.

  24. Para mi la violencia machista, no es más que el icebert de la violencia estructural en la que vivimos.
    Vivimos demasiadas violencias cada día y esta evidentemente está en aumento.
    Gracias por compartir.

  25. Con permiso de Rosa María y de los contertulios, transcribo una porción de un cuento de El Conde Lucanor,concretamente el XXV “De lo que aconteció a un mozo que casó con una muchacha de muy mal carácter”.

    “…Bravo, furioso y ensangrentado se volvió el marido a la mesa, jurando que si hubiera en casa más caballos, hombres o mujeres que le desobedecieran, los mataría a todos. Se sentó y miró a todas partes, teniendo la espada llena de sangre entre las rodillas.

    Cuando hubo mirado a un lado y a otro sin ver a ninguna otra criatura viviente, volvió los ojos muy airadamente hacia su mujer y le dijo con furia, la espada en la mano:

    -Levántate y dame agua a las manos.

    La mujer, que esperaba de un momento a otro ser despedazada, se levantó muy de prisa y le dio agua a las manos.

    Díjole el marido:

    -¡Ah, cómo agradezco a Dios el que hayas hecho lo que te mandé! Si no, por el enojo que me han causado esos majaderos, hubiera hecho contigo lo mismo.

    Después le mandó que le diese de comer. Hízolo la mujer. Cada vez que le mandaba una cosa, lo hacía con tanto enfado y tal tono de voz que ella creía que su cabeza andaba por el suelo. Así pasaron la noche los dos, sin hablar la mujer, pero haciendo siempre lo que él mandaba. Se pusieron a dormir y, cuando ya habían dormido un rato, le dijo el mancebo:

    -Con la ira que tengo no he podido dormir bien esta noche; ten cuidado de que no me despierte nadie mañana y de prepararme un buen desayuno…”

    La brutalidad de este episodio es extraordinaria (creo que quien no la recuerde sería bueno la leyera entera), y viene a cuento para recordar que la violencia se puede ejercitar de muchas maneras .De forma directa e indirecta.El miedo paraliza ,modifica voluntades y perturba.Ahora y en el pasado.No ,no estamos en la Edad Media…para muchas mujeres es la vida real de hoy mismo.Las amenazas,las agresiones y la crueldad extrema del maltrato ,se dan en diferentes capas sociales.No se circunscribe a un barrio ,ni a una clase social,ni a un nivel cultural.
    La diferencia actual,es la ley ,la educación y los medios de comunicación.Pero ,difícil resulta cambiar normas de comportamiento arrigadas en hombres y mujeres.Siglos de un modelo de funcionamiento que aún pervive y que no se modifica tan fácil.Un saludo.

    http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/juanma/xxxv.htm

  26. Gracias por tu artículo. Necesitamos todas las voces, todos los escenarios, todas las opciones para acabar con esta violencia que nos degrada a todos los seres humanos.

    Siempre hay opciones, y comenzar por educar a nuestros hijos, es una de las que más futuro tienen. Ellos son el futuro, ellos son los que tal vez, solo tal vez, acaben con ésto. Mientras tanto, sigamos en la lucha. No abandonemos.

  27. Espléndido

     /  25 noviembre 2010

    Por supuesto que leo el post y me parece un problema gravísimo que cada vez va a más. Impresionantes las respuestas que te dio el cabronazo en la cárcel. Yo nunca he sido testigo físico de un maltrato hacia una mujer, pero siempre pienso que en cuanto me cruce con uno, le saco la mierda al agresor.
    Saludos.

  28. Fernando

     /  25 noviembre 2010

    Mi más sincera enhorabuena por lo bien tratado que está el tema de la violencia y el machismo en el post. Suscribo cada línea y lamentablemente sé de lo que hablo. De lo mejor que he leído en el día de hoy. Sin acritud pero directo al grano.

  29. jose maria

     /  25 noviembre 2010

    Cuantas veces tengo que repetir que el gran problema del ser humano es “la mente”. Lo repito hasta la saciedad y nadie absolutamente nadie me hace caso. Es desesperante.
    El maltrato y asesinato de mujeres, así como las crisis provocadas por el egoísmo, odio, avaricia, posesión, celos, etc. el “ego” de la mente, esa sensación de que estamos separados los unos de los otros, provoca el “sálvese quien pueda” y buscarse la vida sin importar como y si machacas a los demás y si es mujer mejor. Totalmente inaceptable y desesperante.
    La educación recibida, la competición en el trabajo, en los estudios, todo pasa por la “insatisfacción de la mente”. Nos falta la conexión con el espíritu, el alma , Dios. Dios somos nosotros, Dios no está en el cielo o apartado de nosotros, está en la energía que nos da la vida a todos, por lo que estamos todos unidos a través de esta energía, lo certifica la física cuántica.
    El pecado original vino porque nos separamos de Dios, de la energía divina que mora en todos nosotros y que reside en el corazón, pura conciencia o consciencia o amor real y nos dejamos llevar por el demonio “la mente” enferma y tirana.
    Basta ya de muertes, de crisis, de esta competencia que no lleva a ninguna parte, sólo sufrimientos y muerte, hagamos una sociedad basada en el corazón.
    Es fácil si todos queremos desaprender lo que manipuladoramente nos han enseñado y si este escrito puede salvar aunque solo sea una vida ya ha valido la pena.
    Bajemos al corazón ya, aprendamos de él. Y si no sabemos preguntemos a quien ya es todo amor. Hay muchas personas que ya están en el corazón dispuestas a enseñarnos lo que es el amor real. Muchas de ellas son ridiculizadas porque el amor real no vende. La telebasura o el fútbol si.
    Nos han enseñado un amor que es de la mente que posee, maltrata y tiene celos. Muchas chicas piensan que es correcto tener celos, pues es una prueba de amor. Falso, totalmente falso, si te quiere una persona sólo quiere que seas feliz, hagas lo que hagas aunque vayas con otras personas para hacer lo que sea. Nos han enseñado un amor que no es el amor real que nace del corazón, es amor esclavitud, de pertenencia ,de posesión, un amor sólo mental. Nuestra sociedad se ha montado bajo el pilar de la lucha, la posesión, las leyes ,la policía, todo para proteger nuestras propiedades y no nos damos cuenta que la propiedad más valiosa es el amor a los demás y a nosotros mismos y a la vida.
    Lo dicho el amor que nace de la mente, mata asesina, esclaviza, posee, es por eso que la mujer no está presente entre nosotros por culpa de esta sociedad machista, si la mujer real apareciera todo absolutamente todo cambiaría y daría un vuelco de 360 grados esta sociedad enferma de poder, de egoísmo y sobretodo de “insatisfacción” por habernos desconectado de la esencia : El amor real, Dios.

  30. Yo la verdad es que no veo el momento de hablar de esto porque se me revuelve el estómago. Pero para eso está citar a los que habláis, y muy bien, de ello.

    La lucha sigue.

  31. Carmina

     /  26 noviembre 2010

    La falta de autoestima, como muy bien dice Pepa, es uno de los principales problemas de la mujer. Hay que aprender a valorarse!
    Y como tambien dice Pepa los modelos femenidos a seguir en el MUNDO ACTUAL de las revistas, la tele, etc.etc. son……………… DEPRIMENTES!!

    Digo en el mundo actual porque cuando vine a este pais del norte (Noruega) hace 32 años creia que llegaba al paraiso de la mujer, me acuerdo que me llamo la atencion que aqui todas funcionaban con su vello por todas partes, enfin muy comodas ellas! sus zapaticos bien comodicos y nada de tacones! que torturas los tacones altos!!!
    Yo me acomode muy pronto a todas estas comodidades, pero veo que estamos retrocediendo de una forma tremenda.
    Y lo peor de todo aqui tambien hay demasiados asesinatos de mujeres, tengo que decir que la mayoria son de hombres de otros paises que se han venido con sus costumbres y esto va para peor.
    Hemos tenido ultimamente asesinatos de padres a hijas, debido a su fundamentalismo religioso que no coincide con lo que habian pensado para sus pobres hijas!
    Para terminar
    Mucha razon tiene “Soto” Para acabar algun dia………con el machismo.
    La educacion civica y humana desde el primer momento en que nacemos tiene mucha mucha importancia.

  32. En un momento dado usted comenta que escuchar, leer o ver opiniones de o contra el maltrato machista aburre. Ciertamente, a los interesados en el asunto o a los que nos sorprende cada vz más comprobar que el fenómeno persiste con igual o mayor intensidad y extensión no nos aburre, pero tengo la sensación (no he hecho un estudio demoscópico, me baso en los círculos sociales que con más o menos asiduidad frecuento, que son variados) de que el maltrato es un tema de conversación que esquiva la mayoría la ciudadanía; es más, si alguien insiste en mantenerlo a flote en una charla informal se acostumbran a escuchar comentarios que minimizan el problema, o que acusan al Gobierno de exagerarlo, o bien ridiculizan las alarmas que lanzan los especialistas, etcétera, etcétera. Es más, hay quienes dicen que el asunto les importa un rábano. Y no son pocos.
    En mi opinión, no se ha logrado que los mensajes y la información lleguen a la mayoría social con la contundencia, la credibilidad o el acierto adecuados.
    Intuyo motivos y razones, pero no soy un experto. Me limito a exponer una sensación, acaso una convicción, que en todo caso no es excepcional, pues la mayoría de personas de mi entorno más cercano coinciden con esa tesis.
    ¿Qué hacer o cómo hacerlo para lograr que la mayoría de los y las ciudadanas sean realmente conscientes del problema y tomen partido, se comprometan y actúen cuando sea necesario?
    En mi opinión convendría analizar lo realizado, criticarlo constructivamente y estrujarnos las meninges para “inventar” o descubrir nuevas fórmulas que lleven el mensaje hasta donde debería llegar: a todas y a todos, traspasando las barreras que levantan el individualismo, la ignorancia –a veces cultivada por comodidad– y las opiniones tradicionales, entre otros escollos.
    El mensaje no llega al receptor. Opino que solventar esto es un reto sustancial y urgente.

  33. Laura

     /  26 noviembre 2010

    Tengo 32 años y he creído que viviamos en una sociedad donde el tema de la igualdad ya era casi una realidad. Por supuesto, quedaba camino por recorrer, pero estábamos en ello, hombre y mujeres, juntos.

    En los últimos años veo sin embargo que, como ya se ha comentado, retrocedemos. Hombres de mi edad se destapan como verdaderos machistas que se niegan a ser “políticamente correctos”. Es decir, nunca creyeron en la igualdad, pero no lo expresaban por no quedar mal.

    Hacen falta por tanto voces que se eleven para acallar esas otras. Que cualquier comentario sexista tenga una justa réplica para que la gente se calle. Porque cuantos más hablan mal de las mujeres, más se creen con derecho a hablar.

    Es un grave error creer que podemos progresar sin contar con más de la mitad de la población.

    Lydia Cacho defendía hace poco una idea que yo siempre he tenido: hay que educar a los hombres como a mujeres. Toda esa sensibilidad, esa empatía, esa preocupación por los demás que se supone caracteriza a las mujeres, no es cuestión de sexo, sino de educación. Nos educan para criar, para cuidar, para ponernos en segundo lugar. Pues eduquemos así a los hombres. Y no sólo se logrará la igualdad, sino que viviremos en un mundo mucho más justo y feliz.

    Por último: Viginia Woolf defendía aquello de “una habitación propia”, para las mujeres. Yo siempre digo que esa habitación es el dinero. Pese a quien pese tenemos que luchar por disponer de nuestro propio dinero para poder decidir sobre nuestra vida.

    Sigamos luchando. Venceremos.

  34. gracias buen articulo

  35. Coincido en general con tu análisis y tus conclusiones. El tópico “nos han engañado” se abre paso. Después de tanta lucha, en solitario, y de asumir tanta responsabilidad y tanto trabajo, después de convertirnos, casi a la fuerza, en supermujeres, parece que nada ha servido. Siguen muriendo mujeres, siguen sonriendo burlonamente algunos hombres y seguimos siendo incapaces de inculcar a los que vienen detrás el respeto por quienes, por muchas razones además de la pura dignidad humana, lo merecen. Nos han engañado, nos hemos engañado y muchas se han rendido. Un abrazo muy cordial.

  36. Carmina

     /  27 noviembre 2010

    Si, muchas se han rendido, pero no debemos rendirnos ni una mas Shina.
    Hay muchos hombres que se dan cuenta de la injusticia y hay que defender este tema alla donde estemos. Sabemos que en algunos paises es peligrosisimo defender a las mujeres. Pero ahi tenemos a una de las valientes, la irani (premio nobel) de Iran, esta mujer lucha con mucho peligro en su pais y afuera.
    Las madres y los padres tienen que inculcar a los hijos esta cosa tan elemental que son nuestros derechos, bien ganados!!
    La agresion, el machismo y el sexo estan al dia en los medios, eso si que me preocupa mucho.
    Yo hago todo lo que puedo en enseñar a mis alumnos que es importante
    saber dialogar, no agredir, sin saber la mayoria de las veces el por que lo hacen.
    Este tema es muy muy importante y desgraciadamente hay muchos hombres y mujeres!! que no lo entienden asi, y no digamos las religiones
    uff!!!! hasta el karma del budismo en Vietnam es peor en las mujeres segun ellas y ellos. Nos queda mucho por trillar mañas y mañicos!!!

  37. Borrazás

     /  29 noviembre 2010

    Me remito a la declaración universal de los derechos humnos:

    1948 art 1•Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

    1791 •Declaración de los derechos de la mujer (redactado por Olympe de Gouges en vista de que la Declaración de los derechos humanos hecha por sus congéneres masculinos obviabam la cuestión, animo a su lectura):

    I – La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden estar fundadas en la utilidad común (evidentemente sobre esta última parte de este artículo baste decir que “eran otros tiempos”)

    EDUCACIÓN, la base para que las sociedades avancen, si, pero es necesaria la implicación de todas las partes. Por desgracia, al parecer existe una parte muy reacia a cualquier cambio en cuanto a unos roles impuestos basados en razonamientos erróneos, unos razonamientos que han sido sostenidos como artículos de Fe, y la Fe lo único que produce es miedo a lo desconocido al tiempo que la única cura que estas personas ven se procura mediante una fantasía, la superstición, que por desgracia es un reducto muy común de aquellos que se creen superiores, dado que es un reducto: neutralicémoslo.

    RAZÓN, se decía por ahí que debiera regir el “corazón”, no estoy de acuerdo, no se trata de ser “buenos” ni sufrir con el que sufre, ni alegrarse con el que se alegra, ni amar a tod@s! en parte si pero en cuestión de valores de respeto hacia otros seres humanos hay una parte lógica incuestionable, lo único que hay que hacer es implementarla, porque vamos a ver si una ideología como la cristiana ha logrado sobrevir 2000 años, no veo impedimento alguno para que mediante la educación no se logren inculcar los valores de los derechos humanos! como algo natural, y encima libre de supersticiones.

    La mujer sigue a día de hoy siendo SOSPECHOSA, será que es difícil pensar que un hombre pueda llegar a tamaña aberración sin que haya habido por medio “provocación”, l@s que aquí comentamos tenemos muy claro que esto es mentira, pero, ahí afuera NO, comenzar a neutralizar los comentarios despectivos (a parte del “algo habrá hecho” está el de “hay mujeres que aprovechan la ley contra sus -pobres- maridos”… y lindezas por el estilo).

    Tampoco estoy muy de acuerdo con el reparto de atribuciones según se sea hombre o mujer en cuanto a ocupar puestos de responsabilidad, no tiene que ver con que seamos más “sensibles” en todo caso se tratará de que esas personas han recibido una educación en valores.

    Odio especialmente la palabrería barata que se vende en forma de “estudios” de más que dudosa procedencia “las mujeres cuando hablamos es para desahogarnos no esperamos un consejo” por favor! tópicos que más parecen superstición que realidad…y sin embargo, qué de audiencia consiguen!

    Todo se debiera reducir a: TODOS los seres humanos (MUJERES y HOMBRES) nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

    Espero que dentro de 20 ó 30 años miremos para atrás y pensemos ¡cuánto se ha avanzado! y el maltrato sólo sea objeto de tesis doctorales que puedan ser documentadas a través de las hemerotecas.

  1. 25-N: la violencia no es racional, a ver si aprendemos « Bosque de Brocelandia
  2. Dones Lliures per una vida lliure | RPDSP - Red progresista por la defensa de la Sanidad Pública
  3. Boletín Informativo de la Sanidad Pública - Dones Lliures per una vida lliure
  4. De la mujer-mujer a las feminazis y el maltrato
  5. De la mujer-mujer a las feminazis y el maltrato | Noticias - d2.com.es
  6. De la mujer-mujer a las feminazis y el maltrato | Buzz - Actualidad en español
A %d blogueros les gusta esto: