La terapia del shock

«Ya no hablo con periodistas», dijo la voz tensa que se oía al otro lado del hilo telefónico. Y luego una diminuta ventana de esperanza: «¿Qué quiere?».

Me doy cuenta de que tengo unos veinte segundos para convencerla, y no será fácil. ¿Cómo puedo explicarle a Gail Kastner lo que quiero de ella, el viaje que me ha llevado a llamar a su puerta?

La verdad suena tan extraña: «Estoy escribiendo un libro sobre el shock. Y sobre los países que sufren shocks: guerras, atentados terroristas, golpes de Estado y desastres naturales. Luego, de cómo vuelven a ser víctimas del shock a manos de las empresas y los políticos que explotan el miedo y la desorientación frutos del primer shock para implantar una terapia de shock económica. Después, cuando la gente se atreve a resistirse a estas medidas políticas se les aplica un tercer shock si es necesario, mediante acciones policiales, intervenciones militares e interrogatorios en prisión. Quiero hablar con usted porque creo que es una de las personas que ha sobrevivido al mayor número de shocks. Usted fue víctima de los experimentos clandestinos de la CIA con electroshocks y otras “técnicas especiales de interrogatorio”. Y por cierto, creo que los frutos de las investigaciones para las cuales usted fue una cobaya humana se están utilizando con los prisioneros de Guantánamo y Abu Ghraib». La interlocutora de Klein, Gail Kastner, había sufrido no menos de un centenar de electroshocks. Se postulaba como una excelente testigo para conocer sus efectos.

Parece mentira que Naomi Klain publicara en 2007 (antes de la debacle financiera), todo un tratado de lo que se avecinaba: “La doctrina del Shock”, y shock produce releerlo. Su premonición se está cumpliendo, dirán los menos informados. Pero no es difícil vaticinar cuando –tras investigar- se poseen datos y se observan conductas.

Los seguidores de Milton Friedman –en perenne lucha contra las teorías keynesianas de un capitalismo controlado y humano- han triunfado. Todo golpe profundo que sacude las estructuras personales deja anonadado un tiempo. Todos lo hemos experimentado. Nunca somos tan vulnerables como en ese momento. Quienes nos quieren, los especialistas –si decidimos acudir a ellos-, tratarán de hacernos reaccionar buscando que el dolor y el desconcierto se salden de la forma más positiva para nosotros. Pero no siempre es así. Naomi Klein cita a Ugo Cerletti, psiquiatra, acerca de su “invención” en terapias de electroshock,diciendo:

” Fui al matadero para observar lo que llamaban «matanza eléctrica» y vi que fijaban grandes tenazas metálicas en las sienes de los cerdos, cuyos extremos estaban conectados a una corriente eléctrica de 125 voltios. En cuanto los cerdos tocaban las tenazas, caían inconscientes, se ponían rígidos y al cabo de unos segundos empezaban a convulsionarse como hacían nuestros perros cobayas. Durante este período de inconsciencia (coma epiléptico) el carnicero mataba y sangraba a los animales sin dificultad alguna”.

Estaríamos por tanto en la segunda fase, en el segundo shock (el que ha visto sacudidas las estructura económicas y ha afectado a nuestra forma de vida y nuestro futuro)  y… en su “terapia”. Shock y terapia que tratan de vaciar la mente, para introducir un disquete nuevo. Muchos políticos, Zapatero desde luego, parecen haber engullido el producto.

“Os exprimiremos hasta la saciedad y luego os llenaremos con nuestra propia esencia”. George Orwell, 1984.

Por primera vez en la historia cuentan con la ayuda de un instrumento esencial:  la comunicación masiva que -a sabiendas o como tontos útiles y utilizados- difunde intensamente el mensaje. Ésa es la diferencia, de resultados impredecibles.

La protesta, la contestación, se salda en la teoría de la doctrina del shock de Naomi Klein, con el tercer shock:  uso de la fuerza. El crack del 29 desembocó en una guerra mundial. Es un hecho.  Y pone realmente los pelos de punta que Durao Barroso, Presidente de la Comisión Europea, haya mentado los golpes militares si no se aceptan los postulados del mercado.

¿Ciencia ficción? Ya nos gustaría. La demostración empírica precisa conocer en las propias carnes el problema en este caso. Pero se multiplican los datos sospechosos. Una investigación del Washington Post habla hoy del espectacular aumento de los servicios de seguridad sin control en EEUU desde el 11S. Y Michael Hudson, nos cuenta ¿una anécdota?: La Universidad de Chicago (la que vio nacer a los Chicago Boys del neoliberalismo basado en Friedman) ha encargado la remodelación del edificio del Seminario de Teología de Chicago para convertirlo… en la sede del Instituto de Investigación Económica Milton Friedman. La nueva religión, la que, como todas, se basa en “creencias” no demostradas, incluso que contradicen la realidad. “El libre mercado se regulara solo”. “La intervención estatal es la que crea bolsas de pobreza”. “La “libertad” (de mercado) es la clave”. Y, si no aceptas sus mandatos inapelables, se hace “algo” para reeducarte. Por desgracia, hoy, la mayoría de la población –políticos y medios informativos incluidos- parece estar sobradamente reeducada.

  Gail Kastner resistió. Sobrevivió cuerda (aunque con secuelas) a un centenar de electroshocks con sus electrodos y descargas bien palpables. Los cerdos del matadero, no.  Y es bastante alentador conocer estos dos datos.

Entrada siguiente

20 comentarios

  1. Mariarosa, desde el punto de vista de la salud, una de las próximas epidemias que se prevé con el modo de vida que la globalización impone y la crisis acaba de corromper tiene que ver con las enfermedades mentales. Se espera una subida exponencial de este tipo de transtornos. Todo se relaciona… ¿verdad? Un abrazo

  2. Galgo de Casalarreina

     /  19 julio 2010

    Leí el libro de la canadiénse Klein, y la verdad es que acojona, pero tiene mucho sentido común todo lo que escribe.
    Ahora que la solución sea, como dice Barroso, una SGM, que costó la friolera de 60 millones de muertes, millones de mutilados, millones de huérfanos, millones de violaciones, me parece una aberración. Si a ese señor no se le ocurre otra cosa, lo mejor que puede hacer es suicidarse, así ya sólo quedamos por palmarla 59.999.999 seres humanos.
    Cada día estoy más convencido de que o son gilipollas o nos tratan de gilipollas, y me parece que son las dos cosas

  3. Shock produce, en efecto, comprobar cómo todo se reduce al negocio puro y duro. Shock produce constatar que no hay nadie con ética personal y formación suficiente como para ponerle coto a esto. Pues los que valen son captados enseguida por los que manejan los negocios, convirtiéndose en sus herederos, los que perpetúan el “sistema”. Y los que no valen, o se resignan a un nivel de vida muy inferior o se valen de sus contactos, se “enchufan” o se meten a políticos, dejando así vía libre por ineptitud, falta de previsión y voluntad de coordinación de respuesta a los primeros, que sí disponen de medios para llevar sus fines a buen puerto.

    Shock produce también cómo marean la perdiz con números, leyes e intenciones aviesas a la gente común, que tira para aquí o para allá creyendo ir cada uno en la dirección acertada, cuando en realidad chocamos unos contra otros dentro de un terreno de límites implacables e impalpables. Shock inquietante y perturbador sentimos quienes vemos cómo poco a poco nos empujan al precipicio del desastre social, y los que intentamos evitarlo no podemos, empujados por las masas. Shock también produce el ver que, a pesar de todo lo anterior, no disponemos de medios eficaces para evitarlo, de corte moderado. Shock produce también ver los medios que usarán en el futuro como se radicalice todo esto…

    Y lo peor de toda esta teoría del shock es que luego no hay ningún remedio para paliar los daños de los que han sido sometidos a uno o varios shocks.

    No hace falta leer libros ni referirse a experiencias ajenas: ¿quién no ha sufrido la angustia repentina y paralizante al serle comunicado su inminente cese laboral? ¿quién no ha sentido una tenaza al cuello al ver que le suben la hipoteca por causas completamente ajenas a su voluntad y de muy difícil comprensión? ¿quién no se ha quedado en blanco y sin capacidad de reacción al comprobar que, pese a los esfuerzos, la previsión, el buen hacer y el control que pudiera ejercer, su negocio se ha ido a pique, perdiendo con ello unos importantes ahorros…?

    Todo esto son parte de la terapia de shock, que dejan “tocados” a los afectados: sin esperanza, apáticos, caídos, machacados, cada vez con menor capacidad de reacción… Intentando cumplir con las normas sociales, pero sin ganas y de forma cansina…

  4. Víctor

     /  19 julio 2010

    Efectivamente en esta crisis se está siguiendo el manual. El arma fundamental para producir el shock es la utilización del miedo como principal arma para paralizar la sociedad. Nadie es tan manipulable como cuando se encuentra aterrorizado. Para ello se han utilizado los medios de comunicación masivo, quienes a propósito o inconscientemente siguen a pies juntillas los guiones que establecen las fuerzas económicas para meternos ese miedo en el cuerpo. Nada hay más claro que repasar las hemerotecas, enfermedades peligrosísimas que han quedado en nada (vacas locas, gripes aviar y porcina, etc.), alarmas terroristas que solo crean desasosiego pero tienen utilidad casi nula (controles orwellianos en los aeropuertos, sobre dimensión de cualquier mínimo acto terrorista, etc.), inseguridad personal (el profundo terror a perder el trabajo, a que los hijos se conviertan en drogadictos, asociales, inútiles, etc.), inseguridad frente a la delincuencia, frente a la emigración, frente a los extraños, y muchísimos más etcéteras que no voy a alargar hasta el infinito, pero sería fácil hacerlo.
    Además (y aquí va una crítica, Rosa) a través de estos medios han elaborado unos marcos de referencia que son la verbalización del contexto que pretenden imponernos. Consideraciones como “han vencido”, “no hay nada que hacer”, “son muy poderosos y nosotros pocos y débiles” … es lo que pretenden que asumamos para desactivar toda resistencia. Me niego a aceptarlo. Esta es una guerra larga y, evidentemente, van ganado los poderes financieros. Pero queda mucho. Necesitamos unirnos, sumar a todo el que pueda aportar algo, ser lo suficientemente numerosos para que no se nos pueda ningunear. El hecho de que Gabilondo, por ejemplo, se haya posicionado tan contundentemente, es una pequeña victoria que debemos celebrar. Es alguien muy valioso. Quién sabe si el primero de un número más elevado. Por último quiero recordar a Rosa Parks, para mí una las principales inspiraciones. Alguien que con un pequeño gesto (negarse a abandonar el asiento reservado para los “blancos”) hizo que cambiasen muchas cosas que también, en su tiempo se consideraban imposibles de modificarse. No sabemos de qué forma aparecerán nuevas Rosa Parks, pero mi esperanza es esta, que tarde o temprano surgirá algo que cambiará el paradigma. Y me niego a perderla.

  5. brihecaton

     /  19 julio 2010

    el principal problema es que se vendió como ciencia exacta una ideología: el neoliberalismo de Friedman y Hayek. Envuelta en formalismos matemáticos, todo lo que decían los Chicago Boys era aceptado como verdad innegable. Sin embargo, otras voces tanto o más respetables eran silenciadas o ignoradas, pese a que nos advertían de algo que parecía ir en contra de lo que los tecnócratas conservadores estaban propagando: esto no es una ciencia matemática, la economía es una ciencia SOCIAL, no se puede tratar a las personas como números, la dimensión humana es importante. El desarrollo humano y social es el fin último de la Economía, no al contrario. Sin embargo, la visión puramente monetarista de la Economía fue la que se impuso, la que ha dominado desde finales de los 70 hasta ahora, la que se come el desarrollo social que se había construido hasta entonces.

    Y lo que nos queda

  6. Víctor

     /  19 julio 2010

    Para comprobar el valor “científico” de las teorías neoliberales cito lo que sólo 18 meses antes de que estallara la crisis, en el examen de la estabilidad financiera mundial del FMI de abril de 2006 se refiere con satisfacción al “reconocimiento cada vez mayor de que la dispersión de los riesgos crediticios entre un grupo mayor y más diverso de inversores (…) ha contribuido a hacer más resistente el sistema bancario y financiero, en sentido más amplio. Prueba de esa mayor resistencia es el número menor de quiebras bancarias y una concesión de créditos más coherente. Dicho de otro modo, la plena realización del mercado era la clave para un sistema más seguro.”

  7. Vaya pedazo de post.
    Da gusto venir por aquí a hacer unas cuantas flexiones neuronales.
    En fin, que todos tenemos ese miedo a la manipulación, y a ser reeducados (máxime después de lo mucho que nos ha costado educarnos).
    Espero que nuestro futuro no sea el de los cerdos cebones, pero en un mundo donde la economía manda, y casi eclipsa todo lo demás, no tendría nada de extraño.
    En cualquier caso, ¡Vive la résistance!
    🙂

  8. rosa maría artal

     /  19 julio 2010

    Querido Víctor ¿tú me ves aspecto de cerdita cebona? 🙂 Pero hay que contarlo así de claro. Porque varias batallas ya han ganado, eso no lo negarás, el recorte de los derechos sociales no es ninguna minucia. Largas y enriquecederas conversaciones con mi hijo -que lee el libro por primera vez-, nos llevan a concluir que ese capitalismo “puro” y, en efecto, teórico -como decís varios- no tiene ninguna posibilidad de implantarse. No ha demostrado jamás su eficacia, como no la demostró el comunisto que también era una teoría. Lo asombroso y temible de la situación hoy es que hayan llevado a su terreno a políticos y periodistas.
    Y, en general, es un lujazo contar con vuestras aportaciones, son muy clarificadoras. Gracias.

  9. Una gran lucidez y una trabajada documentación de todas las afirmaciones que se hacen en el libro hacen de este una obra maestra.

  10. Víctor

     /  19 julio 2010

    ¡Por Dios! ¿Cerdita cebada? Nada más lejos. Ojalá hubiera unas cuantas Artales más con su tenacidad. Para nada considero que el neoliberalismo sea algo teórico, toda su teoría es de una simpleza aplastante, cuyo único fin es justificar la optimización de los beneficios de las grandes multinacionales, financieras y productoras. Su peligro está en su aplastante acumulación de poder. El poder es como la termodinámica, su poder aumenta en la medida que los demás sectores de la sociedad lo pierden. Y ese poder se emplea exclusivamente en acumular beneficios. Beneficios que se arrebatan a la inmensa mayoría de la población. Acosta de hambre, miseria, enfermedad. Ese es el drama. Un drama en que mueren seres humanos cada día, cada minuto, cada segundo. Po eso no quiero renunciar a combatirlo, es demasiado importante como considerar una opción el fracaso. Y solo hay una salida, cada uno fracasa en su lucha particular o nos unimos para vencer a estas fuerzas que están destrozando nuestro futuro y el de nuestros hijos. Evidentemente están ganando, siguen acumulando poder, pero hay que ser tenaces, Hay que seguir. No podemos quedarnos en lamentar la indiferencia generalizada. Es lo que quieren, que nos cansemos, que desistamos. Y solo por ser ellos los que desean que pensemos así, yo digo No. Pienso seguir, hasta que haya otro mundo.

  11. Pituskay

     /  19 julio 2010

    De un gran libro, un gran post. Dos mujeres que razonan y observan con lucidez.
    Leo textos como este, y pienso en mostrarlo a personas inteligentes que quiero, alguna de la familia. Pero sabiendo que si consiguiera que los leyeran, seria dificil que reconocieran hasta que punto nuestro pensamiento esta influenciado por los medios de informacion masivos y como para evitar ciertos sentimientos, pensamientos y motivaciones ante los “hechos” que nos cuentan, hace falta preocupacion y ocupacion, lectura y reflexion, para crearse una idea sobre la realidad que vivimos y hacia lo que se puede encaminar. Algo asi como sacudirse un poco el shock para que nos permita ser rebeldes ante el “las cosas son asi” o el “yo tengo muchas precupaciones ya”
    En fin, sin querer ser pesimista, a veces lo que mas duele es sentir lo dificil que es conseguir el mas minimo cambio.
    Saludos fraternales y reconforta mucho leerles a todos.
    Pdt. escribo con herramienta inadecuada, disculpad errores.

  12. Soto

     /  20 julio 2010

    Rosa y amigos contertulios:
    Fantastico Post,claro está ,en relación directa (forma parte de un todo)con tu libro,libro que ya te dije que estoy leyendo,releyendo,vuelta de hoja para atrás, para adelante para no desperdiciar la coherencia del argumento y gran “cosida de documentación de datos”.
    Los castigos que nos inflije “el Gran Cacique financiero”,no hay Dios que “los soporte”,el miedo,la manipulación,el inflijimiento de la baja-autoestima.Todo está tan programado que no es sorpresa darse cuenta que en nuestro mas intimo interior ,hay veces ,que nos vemos invadidos por el miedo paralizante,auto- miedo,auto-terror.Todas estas sensaciones son las que me llevan a decirle a Angeles ,que comparto lo que muy bien expone en su pequeño pero muy bien condesado comentario.
    ((“una de las próximas epidemias que se prevé con el modo de vida que la globalización impone y la crisis acaba de corromper tiene que ver con las enfermedades mentales. ))”…Como no vamos a volvernos tarumba si todo va a la contra de la normalidad y el sentido común .Vuelvo a mencionar el arma del” Gran Cacique en la sombra”:El Terrorismo financiero.
    Mi comentario ,lleva el germen del pesismismo,pero con eso no quiero finiquitar el optimismo del que sigue siendo capaz Victor,aunque el pesimismo de hoy me haga ser mas coincidente con el tambien excelente comentario de Arturo Espada.
    Da gusto estar con gente tan inquieta intelectualmente y tan llenas de una ·fuerte de ansiedad de cambio del contexto en el que vivimos”.
    Moitas apertas agarimosas para todo el mundo.

  13. Sé que mi comentario no estará al nivel de los que ya se ha vertido ,me disculpo por ello.
    Nos hemos acostumbrado ,muchos de nosotros,de la población en general,a que nos lo den todo hecho.A trabajar-si cuela- ,poco,y a poner la mano.Y la vida en ciudad cada vez se ha vuelto más tecnificada,burocratizada e insolidaria. He tenido un percance con el suministro del agua en mi casa.Una inundación que pudo acabar mal… llamamos a la Compañía para que al menos cortaran de la llave de la calle,sobre todo porque la fuga es del contador.Llegaron, muy elegantes, para comprobar que alguien había acertado a hacerlo ya… Enseñaron las piezas que se debían cambiar y lógicamente no hicieron nada más.”Llame a un fontanero”,me dicen.Horas después (y sin agua),llega el fontanero de la aseguradora.Constata donde está el problema y los daños.Se limita a recogerlo en un informe.Cree que es fácil de reparar,lleva herramientas y piezas.No hace nada más ,se va pero avisa : “llamen a un fontanero”.Entonces ¿A quién he llamado, al panadero?
    Si esta tarde no llega el fontanero, llamaré a un músico de orquesta…
    Yo me leí todos esos libros de Sociología,Durkheim y su división del trabajo social…para nada .Debí estudiar fontanería.Un saludo

  14. El problema está más allá, no se trata de crear un “capitalismo humano”, la misma dialectica del sistema mismo lo impide. Parece absurdo realmente intentar crear un sistema distinto bajo las mismas bases, si quieres un resultado distinto no hagas lo mismo.

    Un grueso ejercito se vuelve debil ante un cuello de botella, si no cambias el emplazamiento de la batalla el resultado es el mismo que con una formación más pequeña, al mismo tiempo la base ha de cambiar para que cambie el resultado.

  15. Eso sí, ese libro de Klein es una obra maestra.

  1. Tweets that mention La terapia del shock « El Periscopio -- Topsy.com
  2. Basura selecta « intelib
  3. Ternura y miedo « El Periscopio
  4. El shock « Maripuchi y su Mundo
A %d blogueros les gusta esto: