Neofeudalismo

  Escribí esta entrada al poco tiempo de empezar el blog. En marzo de 2009, antes de la nueva crisis que hoy nos sacude: la bursatil, la provocada por los “mercados”. La viñeta de Fontdevila me la ha recordado. La dejo tal cual, no ha perdido vigencia. Eso es lo malo, lo mucho que se podía haber hecho para evitar la situación actual hace un año largo y durante un año largo.

Esto decía:

Vivimos tiempos tan confusos que ya no sabemos qué sistema político y económico es el hegemónico. Nos cansamos de despotricar contra el liberalismo como causa de nuestros males actuales -también pasados y futuros- y no advertimos el cambio de régimen que se ha producido ante nuestros ojos. “El liberalismo -copio- es un sistema filosófico, económico y de acción política, que promueve las libertades civiles y el máximo límite al poder coactivo de los gobiernos sobre las personas; se opone a cualquier forma de despotismo y es la doctrina en la que se fundamentan el gobierno representativo y la democracia parlamentaria”. Prima el individualismo, la libertad, la igualdad de los ciudadanos ante la ley, y el respeto a la propiedad privada como fuente de desarrollo individual, y como derecho inalterable que debe ser salvaguardado por la ley y protegido por el Estado. Es evidente que no es lo que está sucediendo ahora, los gestores de la crisis no están siendo obligados a asumir responsabilidades y la ley del embudo es norma en el trato a unos ciudadanos y otros, apenas protege el Estado, los Estados, los derechos de los ciudadanos de a pie frente a los desmanes de los poderosos, más aún, les obliga a pagar los errores y atropellos de éstos.

Los viejos liberales afrontaban las consecuencias de sus negocios. Si les salían bien, atesoraban múltiples ganancias que, por supuesto, no repartían. Pero, si fracasaban, apechugaban con sus pérdidas, se iban a la bancarrota. Ahora socializamos las pérdidas, pero no los beneficios, luego tampoco es socialismo o socialdemocracia. Sencillamente, hemos vuelto al feudalismo. Es decir, la organización social, política y económica basada en el feudo que predominó en la Europa occidental entre los siglos IX y XV.

Se trataba de propiedades de terrenos cultivados principalmente por siervos (ciudadanos libres), parte de cuya producción debía ser entregada en concepto de “censo” (arriendo) al amo de las tierras -”por la gracia de Dios”-, en la mayoría de los casos un pequeño noble (señor) nominalmente leal a un rey.

Gran papel de la Iglesia Católica en el invento. Durante los concilios de Charroux y de Puy consagra a los prelados y señores como jefes sociales y sanciona con graves penas la desobediencia de estas normas. Los señores, a partir de ese momento, “reciben el poder de Dios” y deben procurar la paz entre ellos, pacto que deben renovar generación tras generación. En los países desarrollados, el peso decisorio de la Iglesia Católica, es, hoy, escaso, pero en España -daño añadido- es una losa de varios quintales. (Actualizo: en este último año se ha producido también, aquí, un renacimiento del involucionismo ideológico -caso Garzón, Krahe, etecé-).

Estamos ante la falsa creencia de que tomamos decisiones al votar, pero el orden social se decide en consejos de administración privados con la connivencia de los gobiernos y de otros poderes -hoy, también los potentes medios de comunicación-. Como en la Edad Media, si el señor, los señores, emprenden una campaña, y fracasan, se paga con los impuestos de los nuevos siervos, o se les recorta la paga en nuestro caso. El señor nunca pierde. Al igual que en las Cruzadas, los señores van con sus estandartes -ahora sus logos- a conquistar nuevos mercados y nuevas fuentes de financiación -catequizar infieles era la excusa-, sufragados por la plebe y, de nuevo, sin repartir beneficios. Lo que es peor, ahora les bordamos sus logos entusiasmados, consumiendo cuanto nos mandan.

Los nuevos siervos seguiremos pagando, ajustando un agujero más cada vez los cinturones. (Como véis, actualizo, ya está pasando con los recortes anunciados y los que se avecinan).

 Traigo de nuevo la frase premonitoria de Josep Stiglitz, Premio Nobel de Economía, sobre las medidas que se estaban -y están- adoptando “es como poner transfusiones a alguien con hemorragia interna”. Lo único es que, como en el feudalismo, quien lucha y se desangra es el ciudadano. Nos van a hacer vivir una espantosa agonía, hasta que se convenzan de que, por este camino, no vamos a ninguna parte. Y, digo yo, algo tendremos que decir ¿no?

 Pues sí, por este camino sí vamos a alguna parte, digo hoy. A la que nos mandan, a la que mandan a nuestros gobiernos, los “mercados” y su portavoz, el FMI.  Negativa, terrible, para el común de la sociedad. Lo estamos viviendo. ¿Dónde nos veremos dentro de un año más? Ah, con los neofeudales en el poder en España (gobierno central, comunidades autónomas, muchos ayuntamientos).

Por cierto, nadie o casi nadie cuenta con la terapia que los franceses aplicaron a feudalismo, tiranía y despotismo. Terrible. Y fue precisamente la -entonces- nueva burguesía liberal. ¡Qué cosas!

Entrada anterior
Entrada siguiente

9 comentarios

  1. Manuel

     /  24 mayo 2010

    Rosa María, aunque sea repetitivo en mis felicitaciones a tus artículos de opinión, he de decirte una vez más, que es muy bueno. Como bien dices de tí, llevas el periodismo en tu sangre, pero un periodismo de análisis profundo que hace reflexionar a cualquiera que se digne leerte. ¡¡Felicidades !!

  2. Víctor

     /  24 mayo 2010

    Leí el libro de Stiglitz “El malestar de la globalización” en 2003. Su denuncia sobre el neoliberalismo no ha parado de cumplirse. Es horrible asistir a la degradación paulatina de todos los valores en que creo: ciudadanía, compromiso, igualdad, justicia, libertad. Y esta degradación de los valores no es algo gratuito. Sus consecuencias se extiende a todos los ámbitos de la vida: degradación del trabajo (subcontratas de subcontratas sin ninguna motivación para el trabajo bien hecho), la educación (un sistema basado en las aplicaciones técnicas con total descuido del pensamiento propio), el espacio público (convertido en espacio de aprovechamiento privado y comercial), las relaciones sociales (convertidas en estereotipos virtuales),… y así hasta un infinito de aspectos. Vamos hacia una época oscura. Una nueva edad media feudal, como tú dices muy bien. Hay voces que lo están avisando, como la tuya. Ojalá se reaccione contra esta deriva que lleva tanto tiempo.

  3. Carlos Dominguez Burón

     /  24 mayo 2010

    Muy bueno, Rosa, me reído a carcajadas al principio y al final de tu artículo. Es una risa liberadora del desasosiego que provoca el resto de tu comentario. Siempre se queda en el aire la pregunta, y qué podemos hacer…

  4. Joan

     /  24 mayo 2010

    Son una sarta de hijos de…….. (perdón banqueros) y nos están llevando al precipicio a velocidad de vértigo, con un crecimiento exponencial, basado no en el antiguo liberalismo, si no, en un neofeudalismo (como tu bien dices y acuñas Rosa).

    Si no estamos maduros con el ¿qué podemos hacer? maduraremos en el dolor de la noche que se avecina. De momento aquí tenemos una huelga y jornada de lucha:

    http://www.cgt.org.es/spip.php?article1762

    Manifestación para mañana en Mallorca:

    http://www.cgtbalears.org/spip.php?article298

    Y aquí un magnifico artículo (también hay economistas que hablan en plata):

    http://www.deia.com/2010/05/13/opinion/tribuna-abierta/la-banca-juega-y-gana

  5. Soto

     /  24 mayo 2010

    Hola Rosa y amigos contertulios:
    Acabo de leer los consejos(ordenes) del FMI a España:reforma laboral con reduccion economica del despido,reducción de convenios colectivos optando las empresas adherirse a ellos o no,eleminación de las revalorizaciones de los salarios con respecto al coste de los precios,felicitación por “la ambiciosa consolidación fiscal del Gobierno”anunciada hace unos dias.
    Seguimos igual ,esto no puede seguir así,es demasiado descaro el de mundo de las financias y la inutilidad del quehacer politico,éste no “pinta nada de nada” ,obedece.
    Por supesto,Rosa ,el mundo Feudal ( con otros trajes y adornos) a tope con sus principos y eficacia en la implantación de los mismos.
    Apertas agarimosas.

  6. Atenea Villa Villa

     /  24 mayo 2010

    A lo largo de la historia el poder cambia de manos. Y como tantas veces el reo se convierte en verdugo, cuando tiene la oportunidad.
    Los judíos se quejan del trato recibido de los alemanes. No sin razón, claro. Pero qué hacen ellos ahora con los palestinos ?
    La burguesía plantó cara al feudalismo, de forma trágica sí.
    Pero la burguesía ya tenía el poder económico cuando asestó su golpe de gracia.
    Qué poder tenemos nosotros hoy para hacer frente al capital ?
    O tenemos muy poco, o lo tenemos, pero no sabemos utilizarlo.

  7. Trancos

     /  25 mayo 2010

    “Las creen­cias recorren invaria­blemente un camino natural, desde su subleva­ción contra otra creencia inicua hasta su transfor­mación en la nueva iniqui­dad que será preciso destruir. El dolor y la belleza, en cambio, son irrefuta­bles porque no se miden con ninguna creencia ni exigen que ninguna creencia se ponga a su servicio. Ningún hombre vale lo que cree, sino lo que ha deseado y lo que le ha sido dado sufrir. Cual­quier hijo de perra o cualquier borrego puede creer cualquier cosa. Los elegidos lo son por el éxtasis o el infortunio. Los mejores, por ambos.”
    (Lorenzo Silva.- “La flaqueza del bolchevique” )
    http://lorenzo-silva.blogspot.com/

  1. Tweets that mention Neofeudalismo « El Periscopio -- Topsy.com
  2. En España neofeudalismo, los alcaldes cobran como el Presidente | eduangi.com
A %d blogueros les gusta esto: