La culpa la tiene siempre Zapatero

 Genial viñeta de Manel Fontdevila en Público para empezar el día más que sonriendo: con una sonora carcajada. 

manelcrisis

  Actualización:

Fermín Bouza, Catedrático de Sociológica (Opinión Pública) en la Facultad de Ciencias de la Información de la Facultad Complutense de Madrid, ha estudiado el caso de las encuestas de estos días, según figura en su blog. Entresaco algunas ideas interesantes:

 “Desde luego entra dentro de lo posible que dentro de casi tres años gane el PP, pero las encuestas de ahora no lo dicen a ciencia cierta ni mucho menos. Sin duda no lo dicen los barómetros del CIS con intención de voto, a los que doy vueltas continuamente para intentar conocer la situación de la opinión pública con muestras aceptables (2.500 sujetos). Las muestras pequeñas están muy bien para el marketing: son baratas y uno se queda con la horquilla más baja del error estadístico. Es lo habitual: nunca nos equivocamos. Para esto bastan muestras telefónicas de cien sujetos y un error  +/- 10. Dicho esto, es obvio que no creo que en una evaluación dinámica (compleja y multivariable) del voto el PP vaya por delante. Que no vaya por delante tampoco quiere decir que no vaya a ir en algún momento, pero para eso tendrían que ocurrir en una encuesta de voto una serie de cosas encadenadas que acompañen a la pregunta de intención directa de voto (en los barómetros del CIS esa intención directa no se ha invertido todavía, veremos en el barómetro de Octubre). Si no ocurren esas cosas, dar la victoria al partido que peores números tiene en cuestiones clave (lo hizo el CIS en Julio, sin embargo, y yo también he disentido de eso en este blog por los mismos motivos citados) es, cuando menos, una aventura estadística considerable”.

5 comentarios

  1. Sí, a veces uno no sabe si reir, o llorar o ir al baño a vomitar. En unas declaraciones, Pepe Blanco, culpa al gobierno de Aznar de dejar la economía con el “colesterol alto”, y no seré yo quien le quite la razón.
    Pero Zapatero y sus gobiernos llevan ya más de 5 años gobernado y no han movido un dedo por controlar la especulación inmobiliaria y urbanística.

    Yo sé que en una fiesta o en una bacanal u orgía a ver quien es el guapo que se lleva las bebidas y corta el rollo o el polvo a los que estén disfrutando de ella, pero Zapatero dijo que iba a hacer reformas estructurales para cambiar el sistema productivo que no nos hagan depender tanto del ladrillo y lo primero que se le ha ocurrido para ello es reducir en un 37% la inversión en Investigación y Desarrollo, a pesar de la subida de impuestos.

    Yo sé que Zapatero no tiene la culpa de la crisis, pero también sé que está haciendo una gestión muy, pero que muy mala de la misma. Y lo que más me repatea es que encima nos tome por imbéciles. Por lo visto ya ha perdido mucha credibilidad y son ya mayoría los que manifiestan su rechazo:
    http://www.elpais.com/articulo/espana/61/desaprueba/gestion/Zapatero/elpepuesp/20091003elpepunac_6/Tes
    http://www.publico.es/espana/257535/blanco/culpa/pp/dejar/economia/elevado/nivel/colesterol?orden=VALORACION&asc=&aleatorio=0.3622410427778959#comentarios

  2. rosa maría artal

     /  4 octubre 2009

    Si te refieres a una encuesta con 501 llamadas telefónicas como muestra, y un margen de error admitido, por tanto, del 4,5%, no me atrevería a afirmar tanto. Todavía, las campañas mediáticas suelen terminar teniendo repercusión.

  3. En cualquier caso sean 501 llamadas o sean 501 mil es el refrlejo de la opinión pública generalizada y es lo que yo veo en mi entorno, incluso en personas que es simpatizante del PSOE o han votado a Zapatero como yo.
    Por otra parte, yo tengo mi propia opinión. El que coincida con la encuesta que dejé en el enlace es otra cuestión. Me duele y entristece enormemete tener que darle la razón a quien no la tiene.

  4. Genial la viñeta de Fontdevila.

    Sí: ésa es la realidad; más allá de que el gobierno cometa sus errores, que los comete, la realidad es que los más críticos con el gobierno suelen ser los que, en la gestión de su ámbito profesional (sobre todo) y personal también, se dedicaron al pasteleo de la especulación: bancos, constructoras y ciudadanos de a pie (vendo un piso y compro otro y ahora otro y compro dos); por otro lado me extraña que a estas alturas de la jugada nadie se acuerde del show de subidas constantes de precios que era ir a la compra hace año y medio; ¿nadie se da cuenta de que la cuenta de un restaurante mediobirrias y supercontaminante a la orilla del mar en una playa saturada no puede ser tan horriblemente cara? ¿cómo podía costar más caro un melón de 3,5 Kg que una camiseta de Zara?.

    De esos polvos, también, estos lodos

  5. La subida excesiva de precios y la ocupación de mercados ineficientes, sea esto desde conceder una hipoteca a quien no va a poder amortizarla o construir una casa a la vera de un río que se inunda cada cuatro años (como la especulación inmobiliaria en las riberas del Missouri, que ha costado muchos muertos), son efectos del mismo fenómeno, que es la ley de la oferta y de la demanda. En la Historia del mundo moderno ha habido gobiernos que han intentado generar políticas económicas capaces de quebrar dicha ley. Nunca lo han conseguido. Es, muy probablemente, algo inherente al género humano.

    Que hay que hacer cosas para salir de la crisis, es obvio. Pero no es eso lo principal que hay que discutir. Lo principal que hay que discutir es por qué falló el sistema. Y aporta muy poco a la discusión, a la discusión seria, centrarse en quienes cometieron el error. Quienes cometieron el error volverán a cometerlo, una y cien veces porque, como el escorpión del cuento, su naturaleza es picar. Todo comerciante, en situación de bonanza, hinchará los precios. Todo particular maximizará su capacidad de endeudamiento. Todo financiero necesitará casar sus crecientes pasivos con activos, y no siempre podrá captarlos de calidad. Todos harán lo mismo dentro de quince, veinte o treinta años que lo que han hecho ahora… si les dejan. Eso sí, por el camino generarán rallies de muchos años de crecimiento positivo. Porque es muy triste ver cómo la economía cae hoy tres puntos. Pero parecemos olvidarnos que, entre 1991 y 2009, ha crecido 132 en términos nominales.

    Donde yo veo dubitativo, no a Zapatero, sino al G-20; donde yo veo que, no Zapatero, sino Obama no tiene ni puñetera idea de qué hacer o no hacer, es en esto, que es la verdadera crux of the matter. Ha habido fuego y la alarma antiincendios no funcionó. Pero no saben cómo hacer para que funcione. En estas circunstancias, lo que se vienen a plantear es quitarle las cerillas al personal. Pero, si el personal no tiene cerillas, ¿cómo nos calentaremos cuanto tengamos frío?

A %d blogueros les gusta esto: