El día en el que “me” abrieron el Muro de Berlín

Un periodista puede enorgullecerse de una exclusiva cuando es fruto de la investigación. Pero, a veces, la suma de datos despierta el olfato y uno acude al lugar preciso pudiendo -si las cosas van bien- encontrarse a la hora oportuna, con las personas y medios necesarios, justo en el sitio adecuado, para ser testigo de un hecho excepcional y poder contarlo. No es más que eso.

9 de Noviembre de 1989. Han pasado 20 años y aún me estremece el recuerdo de aquel paso fronterizo del puente de Bornholmer, en Berlín, cuando el Muro de la vergüenza se abrió. Y el pensar que sólo estábamos allí para dar testimonio del hecho el equipo de Informe Semanal, compuesto por el realizador Jose Luís Martí –prematuramente fallecido-, el cámara Laureano González y un fugaz ayudante de sonido que dejó la profesión; el embajador en la RDA, Alonso Álvarez de Toledo y Kerstin, la intérprete.

Ayer mismo recordaba lo que apenas he contado y, hoy, es Arcadi Espada quién lo reseña en El mundo y en su blog. Le llaman la atención muchas cosas de aquella noche. Y creo llegado el momento de ir comentando algunas -lo haré más próximamente-. Arcadi ve ahora a Alonso Álvarez de Toledo como “un embajador de la época post Flandes”, pero debo decir que hoy y entonces era también un lúcido representante de nuestro país en una zona difícil a quien apasionaban los cambios que estaba viendo en Alemania y en todo el bloque del Este y que se moría por darle trascendencia. Como si alguien conociera un secreto que va alterar la historia y no encontrara quien le escuchase. Por eso me brindó toda su ayuda, cuando le llamé con un visado en las manos -largamente demorado por las autoridades de la RDA- que de repente y sin saber porqué se convertía en apremiante urgiendo a acudir aquel mismo día –miércoles 8 de Noviembre- a Berlín. Tras hacer maleta de emergencia, llegamos sobre las 11 de la noche.

Aprendí mucho aquellas intensas 24 horas que siguieron. Fui de sorpresa en sorpresa. La mayor, quizás, no entender cómo ese comunismo había podido mantenerse tanto tiempo en esas circunstancias. Insisto, nadie derribó el muro –visualización del telón de acero-, cayó por consunción, podrido. Habrá tiempo de ir explicando porqué llegué a ese rápido convencimiento, corroborado por ya dos décadas de distancia.

El caso es que acudimos a una rueda de prensa, en la que apenas se entiende nada –aunque lo tradujera textualmente Kerstin-. Habla el portavoz comunista de una ley de viajes -tenían prohíbido salir y el Muro se construyó para impedirlo-, pero apenas concreta detalles. Contesta, a una pregunta imprecisa sobre esas medidas que intenta saber cuándo se van a hacer efectivas, un “ahora” que, sin embargo, no parece significar nada. Nos vamos a casa del Embajador, escuchamos las noticias, tampoco son explícitas, pero pensamos que lo mejor es darse una vuelta por el Muro. Álvarez de Toledo dice: aquí mismo tenemos un paso, Bornholmer. Por eso fuimos a ese punto y no a otro y fue el primero que se abrió. Apenas había 50 personas curiosas y expectantes. Laureano enciende la cámara y el foco. Comienzo a hacer preguntas. La pequeña antorcha de potente luz enfoca, detrás, a los guardias poco acostumbrados al periodismo viviendo en una dictadura y ¡abren la puerta! Nadie me quita la idea de que la llave fue aquél foco. Porque el resto de los pasos fronterizos se franquearon después y no había -la historia lo ha confirmado- una orden precisa de apertura, no en ese momento.  Mi corazón, lo confieso, galopa. Casi me cuesta hablar. Sé lo que está pasando. A Arcadi le sorprende la mesura. En efecto, nada mejor que las imágenes vivas. Éste es el vídeo.

“¿Sabía usted que las cámaras de Informe Semanal fueron las únicas que grabaron el acontecimiento aunque luego nunca hicieron gala de aquel éxito periodístico?”, escribe Arcadi Espada. Y eso tengo que explicarlo. En el periodismo español hay mucha gente que vive de las rentas incluso de hechos en los que no ha participado, os lo aseguro. Se aúpan y se promocionan a sí mismos. Y establecen redes. También existen redes en esta profesión. En consecuencia:  siempre he tenido un tonto pudor por un lado, admitía la dosis de suerte en haber estado allí en el momento justo y no creía que fuera una exclusiva buscada como otras,  y , asimismo, mantenía la ingenua esperanza de que exista una cierta justicia que pone las cosas en su sitio. Eso no pasó. En absoluto. Tampoco  estaba inscrita en ninguna red o partido. Añadamos que esos días en Berlín entendí la obra de Jean Paul Sarte en donde dice que el infierno no es una caldera en llamas, sino “los otros”.

Un día, muchos años después, empecé a pensar que TVE sí tenía derecho a presumir de su exclusiva en la apertura del Muro de Berlín -y que se había obstinado, seguramente por desidia, en ignorar-, incluso libros alemanes han relatado que éramos allí, en Bornholmer, los únicos periodistas presentes. Y nadie me escuchó. Cuando se buscan en youtube vídeos de la caída del Muro de Berlín, aparece el primero uno sobre un programa llamado “La imagen de tu vida”, emitido por TVE, que tuvo gran éxito. Pusieron un trozo del telediario hecho en Madrid. Ese programa recordatorio lo elaboró una productora. Más abajo en las búsquedas está “Documentos TV”. Otra productora. Ni una mención a la exclusiva de la empresa. Un día, con ocasión de los 30 años de Informe Semanal en 2003, Curro Aguilera me llamó y me invitó a contarlo entre otros muchos reportajes destacados. Al poco conseguí regresar al programa desde el “exilio”. Y volver a hacer reportajes. Llegó así el aniversario de los 50 años de la televisión en España. Me correspondió elaborar -con Carlos Alonso- uno de los tres temas programados, una visión sociológica del cambio que había supuesto para nosotros. Marga Gallego contó la historia en sí, en cuanto a programas, y Maite Pascual se encargó de concretar los hechos más reseñables de esos 50 años con entrevistas.

Ahí ya no me callé. Insistí en que se contara la historia tal como había sido e incluso invité a Maite –tras agrias reuniones con la dirección incluida- a que llamara al menos a Álvarez de Toledo. El caso era difundir -¡por fin!- que TVE estuvo allí. Pero ella se negó categóricamente. Y nadie pudo hacerle cambiar de idea. Tampoco sacó otras exclusivas notables, de Rosa María Calaf por ejemplo. Rivalidades femeninas. Pascual habló del Muro, sin duda, pero invitando creo a un profesor y sin decir ni media palabra de la exclusiva de TVE.

El reportaje sí está en los archivos, pero mal etiquetado -a pesar de los excelentes profesionales que hay en ese departamento-, aunque también me he agotado de decirlo. Responde a aquel infierno de “los otros” que se vivió en Berlín en 1989. A veces aún me llaman para encontrarlo. Hay que poner en el ordenador  la fecha exacta de emisión y el título: “De la vergüenza a la libertad”.  Escribiendo “caída del muro de berlín” o similares, salen imagenes de agencias y posteriores al momento de la apertura. Por cierto, Laureano y yo salimos el mismo día de TVE con el ERE, el mismo día.

Ha sido de nuevo Alonso Álvarez de Toledo el que ha removido el asunto -del que otros dan conferencias sin haber estado allí, pero, indudablemente, basados en sus muchos conocimientos-, con sus cartas y llamadas. Para él fue el hecho más importante de su vida profesional. Para mí también. Gracias a Arcadi Espada por recordarlo.

Anuncios
Entrada anterior

10 comentarios

  1. Maria Rosa Diez

     /  24 mayo 2009

    Por suerte el muro de berlin ya paso a la historia

  2. Pues gracias, muchísimas, a usted por recordarlo y re-contarlo ahora para nosotros. Un bellísimo, emocionante y emocionado artículo que hace honor a su magnífico blog.
    Un saludo muy afectuoso desde Canarias.

  3. De vez en cuando hay hechos que, a pesar de no ser perfectos ni ideales, te dan un poco de esperanza sobre la raza humana. La caida del Muro, Nelson Mandela presidente de Sudafrica, la paz en Irlanda del Norte…

  4. Víctor

     /  26 mayo 2009

    Gracias por recordar ese momento. Soy hermano de José Luis. El siempre estuvo muy orgulloso del trabajo que hicisteis esa noche. De la consciencia de la importancia del momento. Y siempre le dolió la falta de reconocimiento. El afán que existe en este país de ningunear aquello de lo que podíamos sentirnos orgullosos.

  5. Gerardo Espinosa

     /  26 mayo 2009

    Nunca había visto ese video, y le aseguro de corazón que me ha emocionado. Siento una sanísima envidia de usted y sus compañeros, porque tuvieron la oportunidad de vivir ese momento tan especial para tanta gente, de primera mano. Me ha encantado su post. Un saludo

  6. Luis Fernando Fernández

     /  7 junio 2009

    Estuve allí aquellos días como oficial de inteligencia de la Embajada y certifico vuestra estancia en Berlín junto con el embajador D. Alonso Alvárez de Toledo y Merry del Val (un tipo excelente con el que disfruté trabajando 2 años en Berlín).
    Es cierto que no se le ha dado especial relevancia al asunto, pero el 20 aniversario parece un buen evento para reunirnos y charlar sobre ello. Hay tiempo para prepararlo. Además creo guardar alguna cinta casera de vídeo con distintas escenas. Fueron unos días para la historia.

  7. De esta parte del mundo vivimos con emocion esta historia, que era, una pelicula constante de la irrealidad, pero dentro de la realidad absurda que tenia el mundo. Eran las fuerzas extrañas de la politica, eran los intereses absurdos de algo muerto. El deber y la primera opcion principal del hombre , encerradas en un muro, la libertad. Inconcebible, para este siglo. Pero ahi estaba. Como un souvenir de turismo. Que fecha y que momentos, quienes como UDs. que estuvieron ahi, cuando el calendario marcaba un dia y el reloj marcaba esos minutos, de esas horas en que todo acabaria. Y que al final, esos miles de pasos felices, cruzaron ese terreno infame, solo con una sonrisa y un canto. Y no con una visa. Memorable.

  8. Susana Garayoa

     /  9 septiembre 2009

    Hola Rosa María

    Anteayer tuve la oportunidad de escuchar a Alonso Alvárez de Toledo e un curso de verano de la Universidad de Navarra en Pamplona, y precisamente mencionó el hecho al que haces referencia. Una pena que no se os haya reconocido. Ver esas imágenes emociona.

    Un abrazo

  9. Unos escaldan la lana y otros…Voy a realizar una suscripción para solicitar una medalla para Maite. Un saludo: emilio

  1. Impuestos: que todo siga igual « El Periscopio
A %d blogueros les gusta esto: