Nuevos cargos en la UE, el dinosaurio gris

Herman Van Rampoy, Presidente de la UE

               Con total improvisación, sin responder ni a programas, ni a estudios, ni otro criterio que los equilibros de poder entre países, sin participación directa de los ciudadanos, la UE ha alumbrado por fin a los nuevos cargos que ponen en marcha el Tratado de Lisboa. Los dos de perfil muy bajo, que es lo que se lleva cuando se habla de Europa.

El presidente permanente –durante dos años y medio- será el primer ministro belga, el conservador Herman Van Rompuy, que lleva un año en el cargo en Bélgica, y al que sólo conocen allí. En sus ratos libres compone haiku, poemas japoneses muy cortos y medidos.

Catherine Ashton, ministra exteriores UE

La Alta Representante para Política Exterior y seguridad (ministra de exteriores) la británica Catherin Ashton, porque es mujer y laborista, además de Baronesa.  Apenas tiene experiencia en Europa.

La euroescéptica Gran Bretaña –que se propone plantear problemas cuando llegue, que llegarán, los conservadores al Gobierno de su país-, tenía que tener cargo por obligación. Apeado Tony Blair –destacado miembro del cuartero de las Azores-, se conforman con tener en la cumbre a una compatriota, Asthon.

Tras postularse unos y otros, tras obviar a una figura con peso como Felipe González, el Consejo –que es quien manda en la UE- y que está compuesto por los presidentes de cada país, ha dado muestras del mal que aqueja a las Instituciones europeas, casi un amianto. Bochornoso espectáculo de no tener programado nada, de jugar a intereses que sólo tienen cuenta la fuerza de algunos países. Quizás la Europa azul –que fue roja hasta la caída del muro de Berlín-, la entregada al capitalismo engendrador de crisis, no sea ajena a ello. De cualquier forma, durante más de 30 años, la Comisión –presidida ahora, también, por el conservador y miembro de las Azores, Durao Barroso, a quien califican como el peor presidente que ha tenido la UE-, el Parlamento, el Consejo, y todas las instituciones adyacentes, dicen intentar “acercar Europa a los ciudadanos”. Con un conglomerado burocrático que ahuyenta al más entusiasta. Llevando a la Eurocámara a los políticos de quienes quiere deshacerse cada país. Pero, eso sí, gestionando un presupuesto absolutamente descomunal. Nadie paga mejor a los suyos. Y, en el oscuro mundo de las subvenciones públicas, nadie las da más cuantiosas, en ocasiones para estudiar asuntos inútiles.

Lo que ellos deciden afecta a nuestras vidas, pero no nos dejan siquiera participar en las votaciones. Cada país elige a sus representantes locales según anda el viento político del interior. Y así mandamos a un Mayor Oreja que ve el franquisimo como una época apacible, que vota contra la reprobación de la dictadura española en Estrasburgo, o que se manifiesta contra leyes constitucionales como la que regula el aborto, solo porque pertenece al PP.

Casi desde que tengo uso de razón me he sentido europea y he visto Europa como salida a nuestro secular atraso. Me he hartado de escribirlo y de promover iniciativas. Pero, al menos la Europa oficial, se ha convertido en un dinosaurio… inmensamente gris.

Lecturas recomendas:

Daniel Basteiro, corresponsal de Público en Bruselas, en su blog: “Desconocidos hasta en casa”.

Via Daniel Basteiro también, la acogida de la prensa británica a los nombramientos: “Un payaso al mando de Europa”.

A %d blogueros les gusta esto: