Consumismo e involución hasta en las palabras

Nuestra amiga Àngels Martínez Castells anda soliviantada -y con razón- sobre un cambio de denominación en las categorías de un portal que clasifica la popularidad de los blogs -según creo entender-. Lo que resulta diáfano es que el involucionismo ha llegado hasta a las palabras porque así se vacían y manipulan sus significados. Conceptos con sentido como «género» ya no convienen y es mejor decir «masculino» y «femenino», peras y manzanas, niño y niña, azul y rosa, o azul y rojo. Además esta permuta tiene una sensible ventaja: «es más comercial», vende más. Así se lo han explicado a Àngels. Sí, «vende» sobre todo una ideología.

Esto escribe Àngels en su blog. Sacad vuestras conclusiones.

A %d blogueros les gusta esto: