La libertad de comer

La sonrisa de este niño ilumina el día. Es el mismo, que en la parte izquierda de la composición, agonizaba por desnutrición cuando llegó al campo de Refugiados de Dadaab (Kenia), procedente de su Somalia natal. Se llama Minhaj Gedi Farah y tiene 7 meses. Las ONG que le atendieron de las múltiples enfermedades que desencadena el hambre (hasta matar), han invertido 6 semanas y el equivalente a 50 euros en recuperarle. Minhaj ha tenido suerte, muchos otros niños y adultos no.

La foto muestra la diferencia entre comer y no comer, tarea en la que se afanan en mayor o menor necesidad dos tercios de la población de la mundial. La “libertad” de mercado –hoy más que nunca, la de lucrarse sin medida- priva de otras libertades elementales como la de nutrirse. Cierto que influyen desgobiernos tan a menudo propiciados por Occidente, o la Naturaleza que desencadena sequías e inundaciones, pero sobre todos los factores está la barra libre de la especulación. En 2010 los alimentos han registrado un 39% de aumento de media. En cereales, aceites y grasas, la subida ha superado el 71%. Ocho empresas controlan el 80% de los alimentos en el mundo. Y la vida (ajena a la de sus propietarios desde luego) juega, entre otros lugares, en la Bolsa de Comercio de Chicago (Chicago Board of Trade, CBT). Allí, los alimentos tampoco se libran de “productos financieros” de esos que compran y venden sin recibir mercancía alguna. Sólo títulos, anotaciones contables, que condenan al hambre a millones de personas.

Sus víctimas no son seres exóticos y alejados, las mermas han inundando ya a la sociedad del Primer Mundo. Y, mientras, escuchamos sin pudor decir a la UE “no necesitan elecciones, sino reformas”. Se refieren a Italia, pero ya está cundiendo la especie de que los “mercados” prefieren gobiernos “técnicos” –tecnócratas procedentes de las instituciones neoliberales como el BCE. FMI o Goldman Sachs-. En realidad, la última vuelta de tuerca se ha dado desde que Papandreu osó mencionar que iba a consultar al pueblo griego sobre las condiciones de la UE y sus secuaces. Lo echaron sin contemplaciones y el nuevo gobierno de unidad griego -presidido naturalmente por un miembro de la élite neoliberal-, ha incluido al menos a un miembro de la extrema derecha.  El futuro que diseñan “las alturas” no puede ser peor. Para nosotros, para los ciudadanos de a pie.

Repasemos otra vez la foto de Minhaj. Neoliberalismo es la parte izquierda. La derecha la suerte que – cercana a la caridad – le tocó con la obra de esforzadas ONGs. No secundemos ni un día más, ni con un voto más, la “libertad” del enriquecimiento extremo de una minoría que anula tantas libertades a los demás.

17 comentarios

  1. Querida Rosa Maria Artal:

    Después de leer este acertado articulo, no puedo dejar de escribir unas líneas esperanzadoras.

    Como bien dices, con poco dinero se pueden salvar las vidas de los que están sufriendo el hambre. Al final es dinero lo que hace falta y ni ha habido suficiente dinero, ni lo hay, ni lo habrá con este sistema.

    Después de cierto tiempo escribiendo en este blog, quiero pensar que conoce la propuesta sistémica que me embarga. Aquí dejo este link que la resume:

    http://capitalvida.blogspot.com/

    Nos podemos lamentar de la nefasta situación, pero si hacemos oídos sordos a las soluciones, por utópicas, nos convertimos en cierto sentido en culpable y cómplices del despropósito.

    Aporta tu granito de arena y diga conmigo: MI VIDA TIENE VALOR. Sirva este valor para acabar con el hambre en el mundo. Si fuimos capaces de conceder al oro valor de cambio (patrón oro), aceptando su equivalente imaginario, en el billete de papel, (dinero fiduciario-fiat: que tiene su valor prestado), también, estando todos de acuerdo en que la vida tiene valor, podemos conceder a la vida, valor de uso, aceptando el dinero electrónico básico como equivalente imaginario.

    Dejar de considerar esta posibilidad no hace culpable de la situación de la que nos quejamos.
    Sí, culpables por ser cortos de miras, culpables por ignorar voluntariamente, culpables por no reaccionar y dejar que sigan muriendo a causa del hambre 22.000 niños diarios, según la ONU. No se tiene excusa para seguir callando después de conocer mi propuesta desde hace más de dos años. Venza sus miedos.

    Espero que esta vez sí empiece a pensar en el valor de la vida del ser humano como el primer valor del nuevo paradigma social.

    Muchas gracias

  2. Javier orti (@Desobediencia2)

     /  12 noviembre 2011

    Rosa María, has dado en el centro de la diana, en el centro de la miseria humana, en la conciencia de esta vergüenza global, y sobre todo has apuntado muy certeramente el porque de estas endémicas hambrunas, siempre turnándose entre 10 o 12 países, pero siempre presentes. Desde que era yo pequeño que se pedía dinero por la calle para el Domunt (con huchas que eran cabezas de chinitos, negritos, indios) hasta ahora. Este sistema ( y sus intereses en el capital) no supera, no sabe o no quiere superar, bajo la miopía de su propia codicia, esta desigualdad histórica, inhumana, sangrante e injusta. Que triste el azar de nacer aquí o allá, no se trata de vivir mejor o peor ¡¡se trata de vivir¡¡. Enhorabuena Rosa María por sacar este tema vergonzante y revolver las conciencias dormidas, tenemos trabajo.

  3. alecrin68

     /  12 noviembre 2011

    Poco, muy poco más que añadir. Nunca como hoy una imagen vale más que mil palabras, siempre vacuas e insuficientes

  4. Maricarmen

     /  12 noviembre 2011

    Cómo me gustaría ponerle sobre la mesa esta foto a esa minoría de las alturas, que con tanta inmoralidad y sin escrúpulos están diseñando el futuro del 99% de la población mundial!!
    LLega un momento que, ante tanta ignominia, no queda más que felicitar a la gente comprometida por dedicar buena parte de energía a contener la ira y de manera pacífica, sin violencia estar al pie del cañón denunciando situaciones tan intolerables,

  5. Poco, muy poco más que añadir. Nunca como hoy una imagen vale más que mil palabras, siempre vacuas e insuficientes

  6. http://nelygarcia.wordpress.com. Esa foto debería de hacer reflexionar, a los poderes que gobiernan el mundo.

  7. WORDGALLARDETE

     /  12 noviembre 2011

    Retengo esta frase “La “libertad” de mercado –hoy más que nunca, la de lucrarse sin medida- priva de otras libertades elementales como la de nutrirse” , porque define (en mi opinión) LA BARBARIE de esa mal llamada “libertad” (de mercados).En realidad, patente de corso para debastar economías nacionales. Esa fué la alternativa a la colonización , que ya debastó lo suficiente, de las monstruosas compañías transnacionales, siempre con la complicidad de gobiernos colonizadoscolonizadores. Es irritante saber de los inconmensurables beneficios de los grandes laboratorios, y asistir a este exterminio (yo lo llamaré siempre así) incontrolado en Africa.
    La guerra pacífica que hemos iniciado contra Los Aniquiladores de la Humanidad no la podemos perder , porque ya sabemos que hay Energía Liberada.
    Un abrazo a todos

  8. Excelente artículo Rosa María. Espero y deseo que sirva para despertar conciencias.

    LA FAO precisa cada año sobre 15.000 millones de euros para que las miserias que desgrana como ejemplo la foto arriba reseñada, consiga paliar un poco la hambruna de cientos de millones de personas a las que denominamos Seres humanos. Me duele hasta teclear… Ser humano, tras observar las miserias que ostentan muchos que así se denominan. Te aseguro-ver datos anuales-, que les cuesta sangre, sudor y lágrimas llegar a esa cifra.

    Para mas “inri”, muchos alimentos que son enviados de buena fe, cuando llegan a sus destinos…son revendidos por los crápulas dictadores de turno.Un abrazo.

  9. Cuánto dice esa foto Rosa, cuánto. Y que hermosa.
    .
    De esos países abandonados porque no sirven como nuevos caladeros de los “mercados” (para cumplir eso hay que estar en vías de desarrollo)
    .
    Y de nosotros mismos en otros muchos aspectos. ¿Que fué España durante 40 años? Un punto geoestratégico de entrada al Mediterráneo. Y con lo que había ya les estaba bien, era estable… ¿Que más podían querer verdad?
    .
    Pero esa foto también transmite esperanza, como bien dice Wordgallardete. La Energía Liberada es tal y se está canalizando PACÍFICAMENTE en España (ojo a este dato, que es histórico)
    .
    El 20N “inquemos” el voto por nuestro derecho a tener cubiertas las necesidades más básicas y para seguir en esa carrera de fondo encauzando derechos, utopías, realidades, sueños. Sin miedo a cometer errores, ¿Es que se puede cometer peor error que permanecer impasible ante el ataque a los más básicos derechos sociales?
    .

    .

  10. Sofía

     /  13 noviembre 2011

    ¿Tuviste la oportunidad de participar en el cambio en este niño? ¿O cómo conseguiste la imagen?
    Definitivamente nos falta mostrar empatía y apoyo en este tipo de actos tan necesarios para nuestros semejantes.

  11. Pepa

     /  13 noviembre 2011

    “La “libertad” de mercado –hoy más que nunca, la de lucrarse sin medida- priva de otras libertades elementales como la de nutrirse.”
    Has dado en el clavo. Esa es la cuestión.
    Hoy en día a todo el mundo (especialmente a cierta derecha) se le llena la boca hablando de libertad. Pero libertad no es lo mismo que “hacer todo lo que a uno se le antoje”. La libertad de alguien para lucrarse nunca puede ser más importante que la libertad de alguien para comer. Igual que la libertad de una víctima de agresión prima sobre la libertad del agresor.
    Parece que, a menudo, esto se olvida…
    Los comunistas gritaban “pan para el pueblo”, las libertades eran una cosa burguesa. Si uno vive en una zona donde existe la malnutrición, esta forma de pensar cobra sentido.

  12. julio

     /  13 noviembre 2011

    A los ‘poderes que gobiernan el mundo’ estas cosas se la sudan. Ellos siguen a lo suyo, paraísos fiscales y demás chollos para no contribuir al ‘esfuerzo común’. Tal vez los indignados lleguen a conseguir, al menos, poner en evidencia a esta gentuza, cuya cerril codicia la hace totalmente inmune o cualquier llamamiento, no ya a la solidaridad, sino a la más elemental justicia.

  13. Trancos

     /  13 noviembre 2011

    “Pues amarga la verdad,
    quiero echarla de la boca;
    y si al alma su hiel toca,
    esconderla es necedad.
    Sépase, pues libertad
    ha engendrado en mi pereza
    La Pobreza”. (F. de Quevedo)

    Si hubiera clínicas de estética paca conciencias, esta foto sería un buen cartel publicitario que proclamara sus efectos (“antes y después”).

    “Cuando los campos maduren,
    cuando los trigos den pan, pan para todos,
    justamente repartido,
    habrá estallado la paz”.
    (Jarcha)

  14. Shy Girl

     /  13 noviembre 2011

    Creo que hay una confusión, de la que llevo muchos años cansada. Muchos identifican el compromiso con la izquierda, la solidaridad con los explotados, el afán de justicia y redistribución de las riquezas, con una especie de contraposición entre justicia y libertad, que terminaría tachada de “burguesa” y egoísta. (bueno, ahí entraríamos en el debate de por qué se identifica el individualismo con el egoísmo, y no con el respeto a la persona; pero es otro tema). Me extrañó que se utilizaran expresiones como “para qué sirve la libertad, si no tienes qué comer” hablando precisamente de Haití (un país con una historia terrible, pero bajo la cual tiembla uno de los gritos de libertad más estremecedores de la humanidad).

    Puestos así, llegaríamos a la conclusión de que la esclavitud sólo es condenable cuando el amo no da de comer al esclavo.

    El que utilizó el argumento del “libertad para morirse de hambre” no fue el jacobinismo, ni el socialismo, sino el fascismo. Echemos un vistazo a algunos escritos de Ledesma Ramos (perlitas tipo “entusiasmo bobalicón por la libertad del siglo XIX”), o incluso Primo de Rivera (aunque éste era más moderado; al final, todo lo supeditaba a la verdadera libertad, que era la cristiana, a su juicio). El socialismo, a lo mucho, dijo que lo que realmente liberaría a la humanidad no eran derechos escritos en un papel (lo que llamaban “libertades formales”), sino un cambio de estructura social y económica, en la que ningún hombre pudiera explotar ni dominar a otro. Y aún así, no se ponían de acuerdo (que se lo pregunten a Fernando de los Ríos, que se quedó de piedra cuando Lenin le soltó aquello de “libertad, ¿para qué?”).

    Las revoluciones se hicieron para que nadie tuviera que elegir entre el derecho a decidir y el derecho a comer. Por mucho que ahora quieran justificar la supresión de derechos adquiridos durante siglos con el argumento de que “primero está el derecho al trabajo; y la única manera de garantizarlo, es suspendiendo todos los demás”.

  15. julio

     /  14 noviembre 2011

    Shy Girl: muy bueno y muy lúcido tu comentario.

  16. Vivimos en un mundo global y globalizado, donde el capital se mueve libremente y los seres humanos sufren las fronteras. Que suerte hemos tenido al nacer a este lado del mundo y, poder disfrutar de la salud y la sonrisa de nuestros hijos.
    Si pudiéramos ver la tierra desde el espacio exterior, no veríamos fronteras si no un pequeño mundo azul. Extraordinario, frágil, y rebosante de vida.

    Saludos indignados!!!
    http://15mikel.blogspot.com/

  1. La libertad de comer
A %d blogueros les gusta esto: