La política del sonajero

Jesús Mota publica en El País digital un artículo de opinión que va a dar mucho que hablar. Analiza cuál va a ser la política del PP, cuál fue, y cuáles sus consecuencias. Comienza así:

“Los dirigentes del Partido Popular (PP), procedentes en gran número de sectas católicas de extrema derecha y de la burbuja del ladrillo, ya echan cuentas de las prebendas públicas a su alcance cuando gobierne Mariano Rajoy, ese intelecto aristocrático que se autodestruye cuando entra en contacto con la realidad. El retorno al Gobierno del PP es un acontecimiento que entusiasma a sus afiliados, pero no deja de provocar escalofríos a quien recuerde la gestión de la economía durante los dos mandatos de José María Aznar y eche un vistazo a las fatuas propuestas económicas de Mariano Rajoy. Aznar, soplado con vanidades de estadista, infló una burbuja inmobiliaria que fundamentó el crecimiento en la mano de obra barata hasta que estalló y se llevó por delante más de dos millones de empleos; desmanteló la estructura fiscal del Estado, reduciendo impuestos al buen tuntún solo por creer a pie juntillas en los prospectos de propaganda económica de la extrema derecha de Reagan y Thatcher; oscureció o mutiló estadísticas; privatizó de boquilla empresas públicas con el resultado de que la gestión privada ha degradado sus resultados y cotizaciones respecto de las empresas públicas originales; y dejó para las generaciones venideras otros cadáveres en descomposición, como Aves trazados sobre socavones o arenas movedizas, autopistas radiales en curso de quiebra por los cálculos chapuceros de sus impulsores y un mercado eléctrico en situación de déficit crónico.

Es de temer que el retorno del PP al Gobierno de la nación traiga nuevas raciones de economía vudú y misticismo de garrafón, tipo “el milagro económico soy yo”, frase inmortal de José María Aznar para describir una tendencia a la recuperación económica que se explicaba mejor por el descenso de los tipos de interés en España (que él no decidió) y por la relajada política monetaria primigenia en la zona euro. Hay signos ominosos que confirman la vuelta de este tipo de curanderismo económico que tanto gusta a la extrema derecha (en versión republicano estadounidense o en la modalidad thatcherista continental). El primero de estos estigmas es la creencia de que, con solo su presencia en el Gobierno, el santero Rajoy y sus ayudantes expulsarán los demonios del paro y las empresas volverán a crear cientos de miles de empleos. “Cuando gobierna el PSOE, sube el paro; cuando gobierna el PP sube el empleo, y eso volverá a pasar”, proclama Rajoy como el que enuncia de carrerilla el principio de Arquímedes. Igual que los súbditos del rey de Francia creían que el roce del manto del monarca curaba las escrófulas, Rajoy sostiene que su aura presidencial acabará con el crash financiero mundial. Los mistagogos populares canturrean por toda España el gorigori “lo hicimos (en 1996) y lo volveremos a hacer”.

  ¿Y cómo se tapa el fiasco? Con la política del sonajero como, con otras palabras, suelo decir. Seguid leyendo, seguid…

4 comentarios

  1. Lo siento, Rosa, tu y Jesús Mota os mereceis un comentario mejor, pero es que me sulfura tanta mentira, tanta estulticia, tanta prepotencia. Y cuanto nos equivocaremos todas las demás personas que no soportamos la mediocridad al poder envuelta en cuatro topicazos si no hacemos todo lo posible (actuando con inteligencia, generosidad y sin personalismos) para impedirlo. Pero mucho me temo que tampoco por ese otro lado de la realidad se da la talla necesaria. Un beso!

  2. Unoquepasaba

     /  23 agosto 2011

    Coincido plenamente con su analisis, tanto del pasado como del futuro… pero creo que esquiva la parte de gestion del gobierno socialista, o quizas deberiamos decir, la parte de dejarse llevar por la corriente del gobierno socialista. Realmente, que hicieron a nivel economico? Todo iba bien… Asi que para demostrar que somos socialistas, hagamos leyes de caracter socialista, que pensemos que son socialistas porque irritan a los curitas, aunque no sean un reclamo popular. Bueno, ojala se destruya este sistema economico financiero….

  3. Tinejo

     /  23 agosto 2011

    No hace falta que Mota nos lo recuerde. Muchos lo sabemos y lo tenemos meridianamente claro, pero hay millones de ciudadanos que se creen estas insolencias a pies juntillas, y llevarán en volandas al mediocre Rajoy y su terna de rapiñadores a La Moncloa, por desgracia.

    http://casaquerida.com/2011/08/22/la-luz-oscura-de-libia/

  4. L'Homme-Machine

     /  23 agosto 2011

    Hay un punto evidente, y es que los bancos tienen agujeros contables del tamaño de galaxias debido a créditos incobrables e hipotecas canceladas. Aunque los bancos quieran -y querrán- ayudar al Sr. Rajoy, todavía no tienen la suficiente libertad de movimientos para inyectar suficiente dinero cash a la economía como para que esta despegue.

    Mira que es duro decirlo pero, ni aún así muchos vamos votar al PSOE. El socialismo necesita una revolución interna, un cambio de caras y de programa. El hecho de que el PP sea el Monstruo de Frankenstein no quita para que ellos se hayan comportado como el Hombre Lobo.

A %d blogueros les gusta esto: