El integrismo religioso vuelve a frenar la investigación con células madre

Un juez federal de EE UU ha ordenado la paralización cautelar de la financiación pública para investigar con células madre embrionarias. Un grupo de adopción religioso ha logrado detener el proyecto presentando una demanda que ese juez admitió a trámite.

La investigación con células madre fue impulsada por Barack Obama, tras los 8 años de mandato de George Bush que supusieron la congelación de estos experimentos. Bush, llamado en su día “el carnicero de Texas”, firmó, durante sus casi 6 años como Gobernador de este Estado, la ejecución de 152 reos de pena de muerte, el 30% de las llevadas a cabo en todo el país.

Vinieron después los miles de muertos de Afganistán desde el 11S, daños colaterales en la búsqueda infructuosa de Bin Laden y en combate con los integristas talibanes, los mismos que el propio EEUU se había encargado de alimentar previamente. Y los de Irak, por miles también sin precisar, dado que a la piel oscura, extranjera y pobre asesinada se la cuenta muy mal. Pero las “células madre embrionarias” -células, como su propio nombre indica-, han de ser preservadas.

Una de las primeras medidas de Obama fue restablecer la financiación pública de esta investigación que se considera vital para el tratamiento de muchas anomalías y enfermedades. EEUU es motor de experimentación ciéntífica y lo que allí se haga, o no se haga, influye en el resto del mundo. Pero el juez federal ha prestado oídos a la demanda de paralización ¿De qué nos suena esto? Curioso además es la causa de oposición de Nightlight Christian Adoptions argumentando que el uso de ese tipo de células supone la destrucción de embriones y, consecuentemente, una reducción en la cantidad de niños que podrían ser entregados en adopción a parejas que los soliciten. Por millones se mueren de hambre seres vivos de todos los tamaños a lo largo y ancho del mundo, sin que les echen un ojo.

Veo estos días la serie “Los Tudor”, y en ella se contempla con crudeza lo que tanto hemos sabido: el poder omnímodo de la Iglesia en nombre de la religión, sentada en Parlamentos e imponiendo a la sociedad como norma de vida unos postulados que deberían ser estrictamente privados y opcionales. Pero no, han de ser obligados y exigidos a toda la ciudadanía y su ordenamiento como grupo. Así fue durante gran parte de la Historia de la Humanidad. Lo sigue siendo, al parecer.

Las células humanas, las embrionarias en particular, son uno de los tabúes de los que hablaba ayer. De encendida controversia. Caracterizadas por su indefinida autorrenovación, mediante múltiples divisiones con carga genética, llevan en sí la capacidad de formar todos los tipos celulares de un organismo adulto. Sirven los embriones de 4 días. Pura célula, poco más que el óvulo fecundado por un espermatozoide salvado de la millonaria carrera al suicidio de cualquier eyaculación. Creados, además, en este caso, en laboratorio. Un inconcebible absurdo rechazar su uso científico.

Anuncios
Entrada anterior

11 comentarios

  1. L'Homme Machine

     /  24 agosto 2010

    Para mí, como para aproximadamente un 10% de la población de manera directa, hay un argumento indiscutible acerca del tema de las células madre: Actualmente son la vía más prometedora de luchar contra, o curar, la Diabetes Mellitus.

    Más allá de los postulados éticos, con los que se puede o no estar de acuerdo, están los resultados pragmáticos potenciales.

    La Diabetes Mellitus afecta a un 10% de la población en su Tipo I (con pastillas, sin inyecciones) y a un 1-2% de la población en su Tipo II (insulinodependientes, los que nos pinchamos). Como resultado de los habítos de vida de la sociedad occidental estas cifras están aumentando y en México se considera que hay una epidemia.

    El coste de un diabético para la sociedad es alto medido en medicinas (insulina, tiras reactivas, analíticas, etc.), hospitalizaciones y bajas laborales. Un diabético suele consumir un “boli” de insulina cada semana que no baja de los 6€, aunque los pague la Seguridad Social. Además están las tiras reactivas de los analisis: un bote de tiras al mes son 30 ó 40€ pagados por la SS. Calculo que un diabético puede salir por unos 60 a 70€ mensuales a la Seguridad Social -con un desembolso mínimo por parte del paciente-.

    Los resultados con terapias “génicas” o basadas en celulas madre supondrían curar la enfermedad.

    El argumento económicista de los neoliberales se viene abajo. Invertir en investigación de la Diabetes podría ser una inversión rentabilísima. Sin embargo, amén de los argumentos éticos y religiosos, están los intereses de las compañías farmaceúticas que, literalmente, se forran con nuestra enfermedad.

    Mi conclusión es: No es solo la religión, hay mucha pasta de por medio en el tema de las células madre.

    Piensa una enfermedad crónica (Diabetes, Esclerosis, Alzheimer, etc.) y posiblemente las celulas madre aporten una solución.

  2. eliecer

     /  24 agosto 2010

    “….salvado de la millonaria carrera al suicidio de cualquier eyaculación”. jajajaja es justo como veo el mundo acutal, una millonaria carrera al suicidio. Carpe Diem.

  3. Al hilo de tu última frase: “Un inconcebible absurdo rechazar su uso científico”. La cosa es que el absurdo, lejos de representar un obstáculo o algo inconcebible intelectualmente, constituye el hogar natural de la derecha y de la Iglesia, siempre en casa cuando se trata de reacciones atávicas y viscerotónicas. Ese es el gran problema de nuestra especie, que rara vez actúa con racionalidad.

  4. Y además ¡catetos!.

    Espero que alguien les diga alguna vez que las mejores células para la investigación de células madre es la grasa corporal.

  5. Soto

     /  24 agosto 2010

    Rosa y amigos contertulios:
    Detrás de los fundamentalismos religiosos está “la pasta,la Diosa pasta”.Tienes mucha razón ,Rosa”les duelen los embriones de cuatro dias ,pura celula”,y, en cambio justifican la guerra de Irak,justifican las grandes hambrunas ..ectc .ectc. los daños colaterales de las guerras ,los negocios de armamento para las guerras o provocarlas.Todo esto no es asi por asi,es la pasta que mueve los mas bajos instintos.
    Me parece muy acertado el comentario de L Homme Machine..((Sin embargo, amén de los argumentos éticos y religiosos, están los intereses de las compañías farmaceúticas que, literalmente, se forran con nuestra enfermedad.))Clarisimo como el agua ,si se descubren las enfermedades no se venden medicinas y si no hay guerra no se vende armamentos,entonces tienen que existir las guerras y las enfermedades.
    Apertasa agraimosas

    Apertas agarimosas

  6. Creo que como siempre los puritanos ,se niegan al avance de la ciencia,pero en Estados Unidos ya se sabe que no importa matar a nadie ,pero se alarma por ver una teta.

    Yo creo que la ciencia se pondrá a la inconsciencia,pues si se ponen tan finos llegarán a anular los bancos de semen o de ovarios, por que son previdas y son preabortos.

  7. Desafecto

     /  26 agosto 2010

    Enemigos de las células madre se enriquecen con su prohibición:

    – Una de las demandantes ha patentado un sistema alternativo de investigación –

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/enemigos/celulas/embrionarias/trabajan/otras/vias/elpepisoc/20100826elpepisoc_7/Tes

  8. Rosie

     /  26 agosto 2010

    Un poco off topic pero…¿”los Tudor” como referencia historica???

  9. eliecer

     /  26 agosto 2010

    Qué es “off topic”?

  10. Rosie

     /  29 agosto 2010

    En roman paladino, que me voy por las ramas comentando un detalle (los Tudor) y no la argumentación principal.
    Puestos a comentar con criterios rabiosamente actuales series historicas altamente entretenidas pero que como fuente historica no son precisamente de fiar… pues diría que lo que mas me sorprende es ver como todo el munda babea por un maltratador y asesino de mujeres (su alteza Enrique VIII) y las feministas sin decir esta boca es mia.
    Al fin y al cabo no esta mal recordar que de sus siete esposas, mandó ejecutar a dos, Ana Bolena y Catalina Howard (es lo que tiene ser rey absoluto, no las tienes que apuñalarlas tu mismo), mató prácticamente a disgustos a otra (Catalina de Aragon), amenazo con lo mismo a la ultima por el terrible crimen de ser mas culta que él (Catalina Parr), y si no hizo nada a Ana de Cleves y Jane Seymour es porque la primera se avino a un divorcio express rapidamente y la segunda se murió de parto.

    En su epoca el maromo tenía tal fama que se cuenta que pidió en matrimonio a una belleza de la epoca, Cristina de Milan, y esta indicó que si tuviera dos cabezas, no le importaría poner una a la disposición del rey de Inglaterra. Dado que no era el caso, tuvo el buen sentido de negarse. De hecho hay una teoria bastante plausible que indica que Isabel I de Inglaterra no se casó nunca porque el ejemplo paterno la traumatizó pero que bien…

    Lo digo como digresión divertida, nada mas. La historia y la literatura deberían dejarse en paz y no intentar cambiarlas o criticarlas con criterios políticamente correctos.

  11. Rosie

     /  29 agosto 2010

    Uy, seis esposas, me pase de una ahora que las cuento…

A %d blogueros les gusta esto: