Basura

De trabajar para vivir a trabajar para consumir. “Pago a mis trabajadores para que compren mis coches” decía Henry Ford como impulsor del capitalismo “en serie” con la cadena de montaje. De ciudadanos a engullidores. En cada esquina una tienda. Sobreabundancia de oferta.

La cosa empieza así…

Pero siempre termina de esta forma…

El reciclaje –si se hace- a veces llega a convertir la basura en arte, como nos cuenta Francisco Gálvez. ¿Buscando impenitentemente la utilidad?

Casi cuatro mil millones de personas (dos tercios de la Humanidad) viven en las más graves carencias. Con un dólar, con medio. Yéndose a la cama con el estómago vacío durante horas. Muriendo de hambre. El resto, obsesionado por comprar hasta lo innecesario cuya implacable obtención le inyectan en el cerebro. Hipotecando su vida, a veces, en el intento, como no soñó en ciencia ficción ninguno de los precursores: Ni El mundo Feliz, ni 1984, ni Farenheit 451. Fin y germen del sistema. Nutrientes, objetos, ideas, palabras, voluntades, para gastar y tirar.

    Un día encontré esta imagen del muñeco roto del consumismo…

2 comentarios

  1. Víctor

     /  17 agosto 2010

    Bauman en su “Mundo líquido” señalaba la gran contradicción de la economía consumista. Se fabrican multitud de objetos para satisfacer supuestas necesidades. Para que el consumo continúe estas necesidades no pueden quedar satisfechas, pues se detendría el ciclo. Con lo cual lo realmente importante es que los objetos de consumo transiten rápidamente a la basura, para dejar espacio a las nuevas propuestas de satisfacción. Así en un ciclo absurdo y eternamente frustrados, sumergidos en una vida líquida en que nada permanece sólido.
    Otra reflexión es comprobar cómo a medida que nos vamos convirtiendo de ciudadanos en consumidores vamos perdiendo valor como trabajadores. Ya no se cumple la máxima de Ford. Asombra comprobar la devaluación del concepto trabajo. Ahora sometido a contratos basura, perdida de derechos, abaratamientos, flexibilidades de todo tipo, desprestigio de los sindicatos…. Aquello que ya suena muy antiguo, el principal valor de la clase obrera, ser fuerza de trabajo es sustituido por el concepto individual, irracional y empobrecedor de consumidor.

  2. Soto

     /  17 agosto 2010

    Rosa y amigos contertulios:
    Asi es ,estamos en lo de siempre,lo malo de lo malo,es que “este sistema” está tan consolidado,es tan anulador de personalidades autodependiente,que, o sucede una debacle y todo hace !plof! o todo seguirá igual,puro tedio,consumismo compulsivo e ignorancia a raudales…y ..ahhh..mucha pobreza ,mucha,mucha……..¿tenemos salida?.Si quisieramos ,no tendriamos ,mejor dicho ,no sabriamos a quien protestar…el poder es invisible…..lo hicieron asi.
    Apertas aagrimosas
    Ahhh..resulta que ahora en pleno recorte economico viene nuestra patronal a que le deen obras y que se compense con el pago de peaje de autovias,copago en Sanidad,privatizar aún más lo publico……..!Casi nada!.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: