Ante la «reforma» laboral

 Primero hablaremos de animales para el consumo. De los cerdos en concreto. Pertenecen a la especie de los mamíferos, y fueron domesticados hace 5.000 años. El ibérico goza de gran aceptación por su excelente sabor y sus grandes cualidades saludables (su sabrosa carne contiene colesterol «bueno», el que desatasca las arterias). Son muy sociables. A las tres semanas de nacidos comienzan a interactuar, jugando, con otros miembros de su comunidad.  Inquietos y muy curiosos, suelen estar buscando siempre nuevos estímulos, y cuando se les ofrecen dos objetos, uno conocido y otro nuevo, prefieren el nuevo. 

Manel Fontdevila nos habla de otras especies:

  De mi libro, España, ombligo del mundo, cuadro comparativo de sueldos en Europa en 2008. Fuente Eurostat.

 Ahora, en España, ha subido a 633, el mínimo, y en el medio se contabilizan los grandes sueldos de altos ejecutivos. En el resto de Europa también se habrán incrementado al menos en la misma proporción. Seis países, Bélgica, Luxemburgo, Irlanda, Francia, Holanda y Reino Unido, han erradicado el “mileurismo” de sus vidas, nadie cobra menos de 1.000 euros. Fuente Eurostat.

  En la década del milagro económico 1997/20o7 los españoles perdimos el 4% de nuestro poder adquisitivo. Datos OCDE. Actualmente estamos con el mismo de Eslovenia, 4 puntos por debajo de la media comunitaria. El estudio de la Comisión Europea, publicado con rigor en diversos medios, nos explica cómo en algunos países en los que sus trabajadores están muy bien pagados, como Gran Bretaña, la vida es más barata para ellos. Gozan de mucho mayor poder adquisitivo.

Mientras, los 584 consejeros ejecutivos y altos directivos de las empresas del Ibex 35 cobraron un millón de euros de media en el peor año de la recesión, el que ha llegado a contabilizar 4 millones y medio de parados. Las pensiones que percibirán algunos de ellos rondan los 80 millones de euros.

Pero en España la economía sumergida se estima en el 23% del PIB. La trampa indiviual e insolidaria para el «sálvese el que pueda».

 Sigo leyendo del ganado porcino ibérico. Tipos majos estos cerditos. Y pienso en la paradójica obra de Orwell, publicada en 1945.

33 comentarios

  1. brihecaton

     /  18 mayo 2010

    Ay, Rosa, entonces no leas lo que dijo Krugman ayer:

    http://krugman.blogs.nytimes.com/2010/05/17/et-tu-wolfgang/

    Para que volvamos a ser competitivos, sin poder echar mano de la devaluación de la moneda, nuestros sueldos deben descender más de un 20%!

    miedo, si esto viene de uno de los keynesianos más influyentes, qué diran los ultraliberales

  2. Ah, el viejo truco de poner ultra o neo. El 80 por ciento del pensamiento de izquierdas pasa por el uso de los (des)calificativos. Pero si quieres que pasemos al otro lado, Brihecaton, al de las razones, yo puedo intentar aclarar lo que dice Krugman.

    Una crisis económica no consiste en que todo el mundo está mejor, sino todo lo contrario, en que está peor. Puede parecer un pensamiento ultraneocavernoso, pero es fácilmente aprehensible. Y cierto.

    El hecho de que una crisis lleve al empobrecimiento general, preciso de antemano, no es una propuesta de política económica, sino una constatación. Una tautología, incluso.

    A partir de ahí, la política puede elegir cómo se reparte ese empobrecimiento de la sociedad. Nosotros, España, hemos elegido que ese 20 por ciento de empeoramiento se reparta en: ningún empeoramiento para quienes trabajan, 100% de empeoramiento para quienes se quedan desempleados.

    Krugman, acaso porque es un socialdemócrata, quizás porque es economista, puede que porque es un ultraneonosequé, prefiere que ese empeoramiento se distribuya entre todos, por la vía de la caída en las rentas en lugar de por el paro. Los economistas lo llaman ajuste vía precios en lugar de ajuste vía cantidades.

  3. rosa maría artal

     /  18 mayo 2010

    Ay, ´José Carlos si es que la gente de izquierdas estamos llenos de trucos. Yo casi estoy por aprender de la derecha que le va tan bien en la vida a todos los niveles. Y de tonta no tengo un pelo, podría aprender fácilmente. Otra cosa es esta maldita ética que me corroe.

  4. Lo ético es respetar al que piensa distinto, no cubrirle de epítetos. Y lo ético es escuchar sus razones y exponer otras. Eso es lo que he hecho con Brihecaton, que parecía sorprendido con las razones sin epítetos de Paul Krugman.

  5. Paula

     /  18 mayo 2010

    Me ha parecido estupendo que le hayas dado una vuelta para contarnos esta información. No inspira mucha confianza esta reforma hecha con prisas y visto como van las cosas, al margen de los sindicatos. De este post sí que hay que aprovecharlo todo. Gracias. Claro que son majetes los cerditos… http://www.youtube.com/watch?v=rRNe07-7Ym8

  6. narbona

     /  18 mayo 2010

    Ya sabes, Rosa María… tampoco hemos de calificar con adjetivos ni epítetos las corrientes de pensamiento «diferentes». No hay que distinguirlas. Ni definirlas. Usemos un lenguaje puramente aseptico. Inentendible. De esa manera cuela todo mejor. ¿Verdad, Jose Carlos Rodríguez?

  7. Cada uno con su mecanismo, Narbona. Hay epítetos bastante conocidos y con solera, como socialismo, nacionalismo o liberalismo. Pero vamos, que si lo que te interesa es que ciertas ideas «no cuelen» y optas por el ultraneolenguaje, allá cada cual.

    Yo tengo la concepción, acaso ingenua, de que las ideas merecen la pena y que lo que hay que hacer es contrastarlas. A mí no me parece mala cosa.

  8. narbona

     /  18 mayo 2010

    Me enorgullesco y me precio de ser ciudadano (término éste algo devaluado democraticamente en los últimos días, por cierto) con una lengua exquisitamente rica en palabras para definir ideas, cosas y conceptos.

    Así, cuando usamos términos como neocons, ultraliberales o simplemente caverna, todo el mundo sabe de qué y quienes hablamos. Y cuales son sus pretensiones en cuando a quienes hemos de soportar la carga de los desaguisados de un sistema al que se le ha quitado todas las bridas y controles que se pusieron tras la debacle del 29.

    ¿Qué es el «ultraneolenguaje»?

  9. Galgo de Casalarreina

     /  18 mayo 2010

    La productividad de una empresa, de un país, no tiene nada que ver con los salarios.
    Lo importante es que cada uno en el trabajo, en el que sea, trabaje a tope, pero sobre todo que ponga el cerebro a tope de revoluciones para mejorar, para evitar el desperdicio, para ser más eficientes que eficaces.
    Menos salario = más productividad es una falacia, un silogismo falso de raíz.
    Lo que no veo justo es:
    -Trabajo garantizado de por vida: funcionarios.
    -Trabajo seguro: contrato fijo.
    -Trabajo eventual: temporalidad de por vida.
    -Trabajo basura: temporalidad, sin asegurar, y sin seguridad.
    Es más lógico, más justo, un contrato fijo para todos, con una indeminización pactada de antemano y con unos supuestos concretos y claros.

  10. brihecaton

     /  18 mayo 2010

    por alusiones: no defino a Krugman como ultraliberal, él mismo se define como socioliberal. Hay economistas que defienden un liberalismo (casi anarcoliberalismo) más radical, que es a lo que yo me refiero con lo de ultraliberal. Y nunca lo en un sentido peyorativo. El uso de la partícula ultra- no tiene por qué ser descalificadora.

    Lo de Krugman me sorprende porque obvia datos muy reveladores: que los salarios en los paises que nombra ya son muy bajos en comparación a los de Alemania (que toma como referencia) Y que en términos netos han ido perdiendo poder adquisitivo desde hace más de 10 años. Que la política económica Alemana de hacer decrecer sus salarios en tiempos de crecimiento ha hecho mucho daño a las empresas de los países periféricos (los famosos PIGS) Y que ese diferencial de salarios se podría acortar más deprisa y de una forma menos traumática si se hiciese una política económica verdaderamente europeísta, y menos localista.

    Entiendo bastante bién lo que Krugman dice, que no es en absoluto lo que das a entender, y así en lo particular me jode el tonillo condescendiente que os dais algunos de derechas cuando hablais de economía. O de vírgenes ofendidas, que lo mismo me da. Si te ofende el término ultraliberal, háztelo mirar. Porque hay liberales, sí, pero como en botica, los hay de muchos sabores, y uno que triunfa en la derecha es decididamente ultra.

  11. Ni condescendencia ni ofensa. No me siento ofendido en absoluto. Es sólo que no quiero que esto se quede en un intercambio de epítetos. Mira como tú mismo estás ofreciendo lo que piensas, que es exactamente lo que me interesa.

    Y mira lo que dice Galgo de Casalrreina, cómo hay trabajadores con una protección enorme y otros sin ella. Atención, pregunta: proponer que no exista esa dualidad del mercado de trabajo, como hacen el FMI y el Banco de España, entre otros, ¿es socialismo o liberalismo? ¿O da igual lo que sea? ¿Es razonable, o no?

  12. brihecaton

     /  18 mayo 2010

    dejando fuera de la discusión a los funcionarios, que son harina de otro costal, es innegable que existen trabajadores hiperprotegidos y otros (entre los que estoy) que tienen protección cero. Estoy de acuerdo en acabar con esa desigualdad, no estoy de acuerdo con la solución que propone el FMI. Y no estoy de acuerdo con el diagnóstico que hacen el FMI y MAFO. El principal problema de nuestro mercado laboral NO es su falta de flexibilidad (si existiese, que es discutible), a mi entender. Pero…

    Se que queda mal, pero no me parece bien monopolizar este sitio con un debate que puede ser muy largo y farragoso. Sobre todo, teniendo en cuenta que es el sitio de Rosa y es ella quien tiene que escribir:)

  13. rosa maría artal

     /  18 mayo 2010

    José Carlos ¿en serio que a la vista de los datos que hoy mismo expongo te parece justo el sistema que defiendes? ¿el que además condena al hambre y a la muerte a dos tercios de la población mundial?
    Si no fuera porque me conozco al dedillo los argumentos hasta te pediría que me explicarás en nombre de qué, en España, los ejecutivos ganan un millón de euros anuales y el 60% de la población, como mucho 1.000 euros al mes. Me anticipo a pregunrar si la competitivad no depende en absoluto de los bien pagados jefes. ¿En nombre de qué? ¿Qué halo divino les ha tocado?
    Otra cuestión es porque en la Europa de nuestro nivel los trabajadores ganan mucho más dinero, y tienen mayor poder adquisitivo. Sin duda influye que no han tenido una derecha cavernícola como la española.
    Y la cosa no funciona con el «yo doy mi opinión, tú la tuya, estamos a la par y cada cual se sirve al gusto», no, hay hechos y manipulaciones, hay una búsqueda de justicia y un egoísmo feroz. Y no están al mismo nivel, los hechos invalidan ciertos «argumentos».

  14. rosa maría artal

     /  18 mayo 2010

    En cuanto a los funcionarios, no son harina de otro costal creo. Asimilamos la palabra a quienes atienden ventanillas públicas en las mal organizadas administraciones, pero funcionarios son los médicos, enfermeros, profesores, policías… y muchos ganan bien poco.

  15. brihecaton

     /  18 mayo 2010

    Dejaba a los funcionarios a un lado por eso mismo, porque hay ciertas tareas que sólo un empleado público debería cumplir, y que deben quedar fuera de las redes clientelares formadas alrededor de la política. Por eso creo necesario que sigan teniendo un empleo más estable y protegido. Aunque a algunos les joda eso del empleo «de por vida»

    Y sí, el perfil de burócrata de ventanilla es a lo que muchos quieren reducir a los funcionarios. Y no, yo no los confundo, porque da la casualidad de que estoy casado con una funcionaria… enfermera 😉

  16. rosa maría artal

     /  18 mayo 2010

    Lo sé, lo sé, aprovechaba la ocasión que me dabas para concretarlo porque se extendiendo ya el especimen de que está muy bien bajar el sueldo a los funcionarios 🙂

  17. Joan

     /  18 mayo 2010

    «Los mercados no deben regularse solos, el amor sí»

    http://www.publico.es/313459/mercados/deben/regularse/solos/amor

    Me parece un bonito título para el debate.

    El amor es infalible; no tiene errores, pues todos los errores son faltas de amor.

    William Law.

    Más amor y menos economistas, menos verdades absolutas, menos división por ideas.

    La verdad es simple, no se necesitan grandes hombres economistas para verla, simplemente una mirada con compasión, sin la carga de egoismo.

    Estamos enfermos terriblemente enfermos y no tenemos el valor y sobretodo la inteligencia para cuestionar radicalmente nuestras creaciones, nuestras ideas, nuestras obras, y así como el esclavo acaba agradeciéndole a su amo, su bondad y la suerte de tenerlo, así también nosotros debatimos cual es el remedio para gustarle al nuestro, y que nos deje unas migajas para seguir viviendo.

  18. Hombre Charli! Que te quejes tú de los «epítetos» viniendo de donde vienes es pa nota, macho….

  19. Juanjo

     /  18 mayo 2010

    Ojo con los cerdos; que hasta los de pata negra se comen to, toíto, to,…hasta se comen entre sí.

  20. Víctor

     /  18 mayo 2010

    Para Don José Carlos Rodríguez, de la simpática página “liberalismo.org”
    Contestemos por partes
    1 Para ser una persona amante de los razonamientos elaborados me gustaría saber cómo ha calculado la cifra del 80% de “pensamiento de izquierdas”. En que muestra se basa y cuál es la fórmula mágica para hallar su mensurabilidad. Si usted no aporta estos datos, algunos podríamos considerarlo una mera descalificación, de la que con prodigalidad achaca a los demás.
    2 Su utilización de las tautologías parece un tanto alegre. ¿Seguro que en una crisis TODO el mundo está peor? No sé por que me da que algunos están saliendo bastante beneficiados de esta situación. Si necesita que ahondemos en esta curiosa circunstancia indíquelo y le remitiré a los beneficios, dividendos, etc…de unos cuantos individuos y unas determinadas entidades financieras. Además basta observar que opciones político-económicas están obteniendo más poder a medida que la crisis se agrava.
    3 Por supuesto, al margen de crisis, los parados son los más vulnerables en la sociedad. Los que no somos rentistas solo podemos satisfacer nuestras necesidades por medio del salario que se obtiene por el trabajo, por la caridad, o por los recursos que asigne el Estado. Estado al que la página en que usted colabora no tiene en gran estima. Si no se trabaja ¿solo queda la caridad según su consideración? En ese caso da igual que haya crisis o no.
    Considerar que los asalariados estamos a salvo de la voracidad de las políticas liberales (¡ojo! No pongo el neo que tanto le disgusta) es mirar muy poco la realidad que tiene delante. Por si le queda alguna duda, espérese a la inminente reforma laboral.
    4 El dualismo en el mercado laboral es una gran desgracia. Pero la contratación temporal es algo que ha fomentado la su querida ideología, contraria a la indemnización por despido y manifiestamente enfrentada con cualquier tipo de convenio laboral. Aún no he tenido noticias en mi vida de un sindicato suscrito a su ideología. Si conoce alguno, comuníquemelo pues me liberaría de algunos prejuicios.
    5 Asegurar que las ideas merecen la pena, así a lo bruto, es una gran temeridad. Algunas ideas han sido una maldición para la humanidad. Por ejemplo, la idea (¿u ocurrencia?) de Bush, Blair y el siempre alegre Aznar, de buscar armas de destrucción masiva en Irak creo que no mereció la pena para más de 100.000 iraquíes que ya no pueden contarlo.

  21. Victor
    Aún no he tenido noticias en mi vida de un sindicato suscrito a su ideología

    Manos Limpias…

  22. Víctor

     /  18 mayo 2010

    ¿Vale pulpo como animal de compañía?
    ¿realizan alguna labor sindical aparte de denunciar a jueces?
    ¿por qué en los medios siempre anteponen a su nombre la palabra “sindicato”?
    Je, je je.

  23. Hola Piezas.

    Cada uno tiene su estilo y yo tengo el mío. Y no es que ahorre en epítetos, pero he visto muchas veces lo de «tu eres de estos», fin del argumento, y a otra cosa.

  24. Ya, José Carlos. El caso es que el epiteto es un desastre… siempre «que no sea el que he puesto yo».

    ¿Molesta el prefijo «neo» para diferenciar el liberalismo de enfoque exclusivamente economicista (de nueva hornada) del que tiene honda tradición histórica y política?

    Pues no se, yo creo que toca rascarse. Porque son radicalmente opuestos.

  25. A no ser, claro, que el «neo» sea un ventajista que pretende sacar provecho de la buena prensa del liberalismo tradicional.

    ¡Pero casi seguro que no, cómo se le pueden ocurrir a uno esa clase de ideas!

  26. Javier

     /  18 mayo 2010

    La clave está en el bipartidismo que no deja que se desarrolle la democracia

  27. Me voy a permitir una disgresión que mese viene rondando.

    Aceptemos que el neoliberalismo es el sistema más justo para la libertad de los individuos y más capaz en la gestión de sus asuntos sociales. Cuando se pone sobre el tapete el actual (y estrepitoso a todas luces) fracaso de un sistema de barra libre se suele aducir que es que las condiciones no son ideales, que aún existe un control estatal que distorsiona las fuerzas «naturales» de los mercados y que no es posible juzgar.

    Vale. Pulpo.

    De acuerdo. Seamos también bien pensados. Supongamos que todas esas teorías mágicas del mercado persiguen la igualdad absoluta de oportunidades. Pero en tal caso deberemos admitir que la puesta en marcha es impracticable. La acumulación de riqueza llama a más riqueza de forma exponencial, mientras que la pobreza sentencia casi sin remedio, luego partimos también de una situación distorsionada que sólo logrará ahondar más en la injusticia y en la falta real de libertad del individuo.

    Porque para que no haya nada que contamite esa situación tan mágica, espontánea y reguladora del Mercado, lo suyo sería partir de una situación de igualdad absoluta. Es decir, primero habría que repartir a partes iguales y sin distinción toda la riqueza y bienes del planeta entre todos los individuos que lo pueblan y desalojar poderes, representaciones y responsabilidades o repartirlas también de forma alícuota. Luego habría que eliminar al Estado que hubiera hecho tal cosa y finalmente librarnos a nuestra suerte.

  28. apajerabierte

     /  18 mayo 2010

    Creo que a nada que se busque y se ponga un poquito de imaginación, el gobierno y sus expertos pueden encontrar modos de incrementar la recaudación fiscal, vía control del fraude y aumentar los ingresos del estado, una de las razones por las que ha aumentado el deficit. No tengo a mano los presupuestos generlales del estado y si los tuviera no tendría ni ganas ni tiempo de estudiarme todas las partidas y ver de donde se puede rebajar.
    Una de ellas, que presumo interesante es el costo del Senado y la Cámara Baja. Sé de buena tinta que a nada que se intente y se pongan a la labor los padres de la patria ahorrarían un puñado de millones sin detrimento de su eficacia (que no puede ser menor). En su momento lo dije medio en broma, pero visto el divorcio que hay entre estos señores y los que los mantenemos, yo impondría un parlamento reperesentado por un solo miembr@ de cada partido y con una capacidad de votos proporcional a la que tendrían con el sistema actual. Dado el borreguismo partidista, tampoco se notaría nada, no sería necesarias largas sesiones de discursos, réplicas y contraréplicas que solo generan gastos ya que todo el mundo sabe lo que va a votar.
    Aumentaría la presión fiscal de las SICAV (con cuidadito, no vaya a ser que se me enfaden) y ya puestos reduciría al mínimo las misiones en el exterior de nuestro ejército que nos cuestan un pastón y encima hay bajas defendiendo no se sabe que.
    A los bancos le aplicaria una fiscalidad mayor, (aunque me parece, a pesar de sus pomposos beneficios que no está para muchas presiones). El dinero que se dio a los bancos lo utilizaría para crear un banca pública que se moje en las cuestiones que la banca privada no le interesan.
    En cuanto a los funcionarios yo les mantendría el puesto… pero en las mismas condiciones que un trabajador normal. Sujeto a sanciones y despido en casos graves (que los hay, me refiero a los señores y señoras que ha detrás de una ventanilla). Hay otros funcionarios como los médicos que es verdad que en muchos casos no tiene una retribución acorde con su dedicación. También es verdad que pueden abrir consulta por la tarde, cosa muy razonable. Pero alguien que haya ido «a pelo» a un médico ha intentado tener la desfachatez de pedirle una factura????? Y a un desntista???? pues ahí tenemos otra bolsica de fraude y lo saben hasta las liebres.
    Incentivaría, por ejemplo vía el impuesto de sociedades, a las empresas que mantengan puestos de trabajo.
    Hoy por hoy no creo que facilitar el despido cree más puestos de trabajo. Soy empresario y por facil que me pongan el despido no puedo contratar más gente, porque no hay demanda

  29. jose manuel

     /  18 mayo 2010

    Conclusiones:
    1ª El progreso económico no equivale a progreso social.
    2ª La paz social no es suficiente para el progreso social.
    3ª Ambas condiciones juntas tampoco son suficiente para que haya progreso social….

    ¿Qué nos falta? La lucha y la reivindicación. Algo que creo han olvidado los sindicatos y el resto de los ciudadanos.

  30. Galgo de Casalarreina

     /  19 mayo 2010

    Yo con lo ganan los directivos de las empresas privadas no me meto, es un problema de los accionistas, o sea de los que ponen la tela, que son los dueños de la empresa.
    Con los sueldos de los directivos de lo público sí, porque yo soy accionista de esa gran empresa que es lo público, por lo tanto tengo derecho y obligación de opinar, aunque con poca voz y poco voto, nunca siendo ni la voz ni el voto de acuerdo a lo que aporto al erario público.
    Y no hablo de funcionarios, hablo de gente que vive de lo público como cargo de confianza, muchos de ellos no habiendo trabajado en su vida en otra cosa que no sea en empleos nominados por el partido o el sindicato, o la patronal.
    Para acceder a cualquier puesto público, pagado con dinero público, está el mecanismo de la oposición, no el del carnet.
    En la empresa privada el mecanismo es la selección por parte del dueño de acuerdo a sus criterios, pues él es quien paga.
    Y si no diferenciamos el sector público del privado, error de concepto, salvo que queramos ir al comunismo, que en la práctica es la lucha de clases entre quien es del partido y quien no lo es, sólo que siempre gana el que tiene carnet, una diferencia sustancial con un sistema político de libertades. políticas y económicas.
    También reconozco que hay mucha gente que prefiere que otros piensen por él, a cambio la miseria compartida.
    Más fábrica y menos teoría. Más trabajo y menos negativismo.
    Yo pienso que esta salimos si cada uno se empeña en su trabajo, pero si esperamos que las cosas se resuelvan solas queda el cuadro Naif, que termina en tenebrismo.

  31. «El 80 por ciento del pensamiento de izquierdas pasa por el uso de los (des)calificativos.»

    «Una crisis económica no consiste en que todo el mundo está mejor, sino todo lo contrario, en que está peor. Puede parecer un pensamiento ultraneocavernoso, pero es fácilmente aprehensible. Y cierto.»

    JOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJ

    Mas desarmao Jose. Que ládino te has puesto de pérfil.
    Por cierto sabrías definir pobreza?

  1. Ante la “reforma” laboral | Directorio de blogs
  2. Ante la reforma laboral « El Periscopio, para buscar trabajo y empleo. Ante la reforma laboral « El Periscopio paro y desempleo.
A %d blogueros les gusta esto: