Todos los días son los de la Literatura

Jacques Prévert, Francia, (1900-1977), uno de mis escritores y uno de mis poemas favoritos durante toda mi vida.

ESTE AMOR

Este amor

Tan violento

Tan frágil

Tan tierno

Tan desesperado

Este amor

Bello como el día

Y malo como el tiempo

Cuando hace mal tiempo

Este amor tan verdadero

Este amor tan hermoso

Tan feliz

Tan alegre

Y tan irrisorio

Temblando de miedo como un niño en la oscuridad

Y tan seguro de sí mismo

Como un hombre tranquilo en medio de la noche

Este amor que daba miedo a los demás

Que les hacía hablar

Que los hacía palidecer

Este amor acechado

Porque nosotros lo acechábamos

Acosado herido pisoteado rematado negado olvidado

Porque nosotros lo acosamos

 herimos pisoteamos rematamos negamos olvidamos

Este amor íntegro

Tan vivo aún

Y pleno de sol

Es el tuyo

Es el mío

Ése que ha sido

Ese algo siempre nuevo

Y que no ha cambiado

Tan verdadero como una planta

Tan tembloroso como un pájaro

Tan cálido tan vivo como el verano

Juntos podemos los dos

Ir y venir

Podemos olvidar

Y después volvernos a dormir

Despertarnos envejecer sufrir

Soñar con la muerte

Despertarnos sonreír y reír

Y rejuvenecer

Nuestro amor sigue allí

Empecinado como un borrico

Vivo como el deseo

Cruel como la memoria

Ridículo como los arrepentimientos

Tierno como los recuerdos

Frío como el mármol

Hermoso como el día

Frágil como un niño

Nuestro amor nos mira sonriendo

Nos habla sin decir nada

Y yo lo escucho tembloroso

Y grito

Grito por ti

Grito por mí

Te suplico

Por ti por mí por todos los que se aman

Y los que se han amado

Sí le grito

Por ti por mí y por todos los demás

Que no conozco

Quédate

Allí donde estas

Quédate allí

Donde estabas antes

Quédate

No te muevas

No te vayas

Nosotros los que somos amados

Te hemos olvidado

Pero no nos olvides tí

Sólo te teníamos a ti sobre la tierra

No dejes que nos volvamos fríos

Aunque sea cada vez desde más lejos

Y desde donde sea

Danos señales de vida

Mucho más tarde desde el rincón de un bosque

En la selva de la memoria

Surge de repente

Tiéndenos la mano

Y sálvanos.

Entrada anterior

7 comentarios

  1. Desmayarse, atreverse, estar furioso,
    áspero, tierno, liberal, esquivo,
    alentado, mortal, difunto, vivo,
    leal, traidor, cobarde y animoso;

    No hallar fuera del bien centro y reposo,
    mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
    enojado, valiente, fugitivo,
    satisfecho, ofendido, receloso;

    Huir el rostro al claro desengaño,
    beber veneno por licor suave,
    olvidar el provecho, amar el daño;

    Creer que un cielo en un infierno cabe,
    dar la vida y el alma a un desengaño;
    esto es amor: quien lo probó lo sabe.

    Lope de Vega

  2. Víctor

     /  24 abril 2010

    DE VITA BEATA

    En un viejo país ineficiente,
    algo así como España entre dos guerras
    civiles, en un pueblo junto al mar,
    poseer una casa y poca hacienda
    y memoria ninguna. No leer,
    no sufrir, no escribir, no pagar cuentas,
    y vivir como un noble arruinado
    entre las ruinas de mi inteligencia.

    Jaime Gil de Biedma

  3. Joan

     /  24 abril 2010

    QUEJA DE MUCHACHA

    ESA inclinación, en los años
    en que todas éramos niñas,
    a estar mucho tiempo solas, era dulce;
    a otras se les iba el tiempo en lucha,
    y cada una tenía su banda,
    su cercanía, su lejanía,
    un camino, ,un animal, una imagen.

    Y yo pensaba aún que la vida
    nunca cesaría de hacer
    que reflexionáramos.
    ¿No estoy en mí en lo más grande?
    ¿No ha de consolarme ya lo mío
    y comprenderme como cuando era niña?

    De pronto estoy como repudiada,
    y en algo dermasiado grande
    se me convierte esta soledad
    cuando, sobre los cerros de mis pechos,
    erguido, mi sentir reclama a gritos
    tener alas o tener fin.

    Rainer Maria Rilke

  4. Joan

     /  24 abril 2010

    Me imagino la vida humana como una infinita diversidad de mundos paralelos, cada uno atrapado en su propio Maelstrom (Julio Verne), cada uno en su propio mundo de inquietud, sufrimiento y congojas. Cuanto más desheredado, más incomunicado, más perdido, más extraviado, más olvidado…….

    No son voces silenciadas, nunca la tuvieron.

    Algunos de estos mundos nos rozan, cuando vamos por la calle, nos miran con ojos de perro apaleado, de evidente derrota, de extravío, de quien ya quemo todas las naves y solo aspira a un suicidio lento, embrutecido, lejos ya de cualquier esperanza, aferrados al olvido de si mismos……….

    Alguno de estos mundos nos tocan…….se clavan como un puñal…….y entonces enmudecemos, no comprendemos, cualquier ismo es vacío, arquitectura humana de perenne derrota. Y las palabras de este sabio contemporáneo ( Krishnamurti, La libertad primera y última), siempre acorralando nuestro sueños, fustigando deseos, sistemas, vanas esperanzas. Poniéndonos contra la pared, fusilando el yo, el ego……instando a una verdadera revolución.

    Y os escribo estas palabras, con lágrimas en los ojos, lejos de metáforas. Como una terapia, como un vomito, como un vaciarme. No busco vuestra comprensión, vuestro consuelo. No quiero estremeceros, ni golpear vuestras conciencias……….solo lloro, mis lagrimas, mis palabras, mi sentir……

    Esta ciudad:
    monstruo herido
    con miles de ojos,
    habitaciones donde habita el sufrimiento,
    donde muere la esperanza,
    compartimentos cerrados,
    vidas rotas,
    policromía de desheredados,
    babel de plástico, que olvida a sus hijos,
    desechos de cifras macroeconómicas,
    condenados al desvelo constante,
    mendigos de calor y sentido,
    habitando el limite.

    Ahora ellos (de impecable traje),
    hijo de África.
    ahora ellos, que habitan casas soleadas,
    de buen barrio.
    ahora ellos, que siembran su esperma,
    en bocas de prostitutas de lujo,
    ahora ellos,
    hijo de África,
    te condenan,
    te reclaman como carne negra,
    para su cárcel.

    Maldigo su ley,
    su injusticia amañada,
    su falta de amor.

    Rabia, impotencia y lagrimas,
    en cada palabra.

  5. LA BOCA

    Boca que arrastra mi boca:
    boca que me has arrastrado:
    boca que vienes de lejos
    a iluminarme de rayos.

    Alba que das a mis noches
    un resplandor rojo y blanco.
    Boca poblada de bocas:
    pájaro lleno de pájaros.
    Canción que vuelve las alas
    hacia arriba y hacia abajo.
    Muerte reducida a besos,
    a sed de morir despacio,
    das a la grama sangrante
    dos fúlgidos aletazos.
    El labio de arriba el cielo
    y la tierra el otro labio.

    Beso que rueda en la sombra:
    beso que viene rodando
    desde el primer cementerio
    hasta los últimos astros.
    Astro que tiene tu boca
    enmudecido y cerrado
    hasta que un roce celeste
    hace que vibren sus párpados.

    Beso que va a un porvenir
    de muchachas y muchachos,
    que no dejarán desiertos
    ni las calles ni los campos.

    ¡Cuánta boca enterrada,
    sin boca, desenterramos!

    Beso en tu boca por ellos,
    brindo en tu boca por tantos
    que cayeron sobre el vino
    de los amorosos vasos.
    Hoy son recuerdos, recuerdos,
    besos distantes y amargos.

    Hundo en tu boca mi vida,
    oigo rumores de espacios,
    y el infinito parece
    que sobre mí se ha volcado.

    He de volverte a besar,
    he de volver, hundo, caigo,
    mientras descienden los siglos
    hacia los hondos barrancos
    como una febril nevada
    de besos y enamorados.

    Boca que desenterraste
    el amanecer más claro
    con tu lengua. Tres palabras,
    tres fuegos has heredado:
    vida, muerte, amor. Ahí quedan
    escritos sobre tus labios.

    Miguel Hernández

  6. Hace pocos días y por este mismo blog, comenté alguna información sobre la última novela de Lorenzo Silva, La estrategia del agua. Mencionaba como se descubría en esta ficción que una juez hacía de asesora -no de juez- de una de las partes de un caso que debía también juzgar y que este hecho -en la novela- era considerado punible porque no se puede ser juez y obrar con parcialidad favoreciendo a una parte. En la ficción. En la realidad, está por ver.

    Este otro libro del que voy a hablar ahora no lo he leído, pero escuché esta mañana en la radio cosas muy interesantes sobre el mismo y me lo he apuntado para encargarlo en la librería: Sin Cobertura, de Eduardo Martín de Pozuelo y Jordi Bordas. Cuenta una realidad (la entrada de España en la Guerra del Golfo) en la que, para que se puedan comprender algunas cosas -lo incomprensible no puede ser justo, dijo aquél- se recurre a la ficción.

    http://sincoberturacni.blogspot.com/2010/03/sin-cobertura.html

  7. Trancos

     /  24 abril 2010

    Ley de vida

    Ley de vida
    No pudrirse:
    imposible deseo de las frutas.

    No pararse:
    ambición y condena de las fuentes.

    Los pastos van cerrando
    el camino sin nombre del collado
    por el que tú volvías.

    Conozco bien las piedras
    desde donde tus ojos oteaban
    los tesoros del valle.

    Subo la cuesta
    y nadie va delante.
    Bajo y tu sombra
    no me sigue los pasos.

    Mi corazón se ha vuelto
    charco turbio de lluvia
    donde tiembla tu rostro.

    (Irene Sánchez Carrón)

A %d blogueros les gusta esto: