Niños: las raíces del problema

La alarma ha saltado porque jóvenes y adolescentes de elevado estrato social se enfrentaron a la policía en Pozuelo de Alarcón, Madrid, que no les dejaba beber. Destrozaron los vehículos de los agentes, hirieron a algunos incluso de gravedad e intentaron asaltar la comisaría. Porque no les dejaban beber en la calle, insisto, y, al parecer, fueron reprimidos con cierta dureza. Nunca se les ha visto ni a ellos ni a muchos otros defendiendo causas más elevadas.

Hace ya años que quien esto escribe se inquietó por algunos datos y apreciaciones que iban llegando:

  • Un sondeo llevado a cabo por una firma comercial -en torno al año 2000- aseguraba que el 78% de los niños españoles aspiran a ser de mayores “famosos”, sin vincularlo a ninguna actividad profesional. Ni bomberos, ni enfermeras, ni siquiera economistas o princesas, famosos que salen en la tele a contar intimidades y se forran.
  • 2007. Según un estudio del Instituto Aragonés de Estadística, más del 70% de los estudiantes de ESO (Enseñanza Secundaria Obligatoria), de 12 a 16 años, preferiría cobrar el paro a tener un empleo. El trabajo añade que esa cifra es similar a la media española.
  • Tampoco parece saludable -al contemplarlo cada Navidad- cómo los niños españoles reciben regalos hasta 3 veces, y no menos de 2, en quince días. Aunadas costumbres propias y foráneas, llega el 24 de Diciembre Papa Noel desbordante, las uvas del 31 dejan caer a veces obsequios también, pero los sagrados Reyes Magos españoles tampoco faltan con su carga de juguetes. Y en todos los casos de marca, los niños rechazan todo lo que no venga avalado por la publicidad. El bien escaso es más apreciado que la sobreabundancia que estraga.
  • Casi la mitad de los niños entre 6 y 11 años dispone de móvil, según la Encuesta de la Infancia en España 2008. ¿No es un poco excesivo?
  • Los niños españoles abusan de las grasas, pasta, y comida basura en su alimentación. Apenas comen pescado, verduras y frutas porque “no les gustan”. Y, como “no les gustan”, no los comen. Casi la mitad, degustan chucherías tres veces por semana.
  • Acuden al colegio en autobús o en el coche de papá por la mañana y en el de mamá por la tarde. No andan.
  • El ocio infantil se dirige fundamentalmente a las play stations, ordenador y televisión, actividades que se realizan sentados. Algunos juegos han incorporado movimiento para paliarlo. Ha descendido la práctica del deporte. El 20% de los niños son obesos.
  • Demasiadas vacaciones, 175 días de clase mal repartidos.

Consecuencias:

  • El 16% de las clases se invierte en poner orden.
  • Han aumentado las agresiones y falta de respeto a los profesores que no tienen por qué afrontar su profesión como de riesgo. En muchos casos apoyados por los padres. También se ha incrementado el maltrato de hijos hacia sus progenitores.
  • El Informe PISA no refleja diferencias abismales entre países, España sin embargo no obtiene notas destacadas. Pero aporta algunos datos alarmantes: los niños españoles son los que más han perdido capacidad para asimilar conceptos en la lectura, que no es ninguna minucia. Siempre tenemos una nota alarmantemente baja en matemáticas. Otro estudio -de la Comunidad de Madrid- nos muestra como sus alumnos suspenden de una forma masiva en esta materia. Así lo hacen 7 de cada 10 de tercero de ESO, con una nota media de poco más de un tres y medio.
  • Casi el 40% de los jóvenes españoles mayores de 20 años ostentan un nivel de formación inferior a la Educación Secundaria Superior (Bachillerato o FP). España sólo supera en las tasas de estos titulados a Portugal y Malta. Varios Estados del antiguo bloque del Este rondan o están por encima del 90%: República Checa, Eslovaquia, Eslovenia y Polonia. En Suecia, Irlanda y Finlandia se sitúan en torno al 85%.
  • El 30% de quienes acceden a la Universidad española no termine la carrera, el doble que en el resto de Europa
  • Ahora bien, en España hacer el esfuerzo de titularse no está premiado. Es el único país de la OCDE en el que los universitarios no tienen más probabilidades de encontrar trabajo. Y uno en los que más se reduce la brecha salarial entre los jóvenes titulados y los trabajadores que carecen de estudios. Casi el doble que los españoles cobran los universitarios en Irlanda y Francia, y, hasta un 140% más, en el Reino Unido. Es decir, la formación no está valorada en España.
  • Uno de cada tres jóvenes españoles apoya la pena de muerte y el 40% de ellos no leyó ni un solo libro el año pasado.
  • Las ideas machistas persisten entre adolescentes y jóvenes.

CAUSAS:

Aunque muchas de ellas son obvias a la vista de lo relatado, añado algunas más:

  • Uno de cada cuatro niños se siente solo al llegar a casa del colegio. Sus padres no están debido, en el mejor de los casos, a los horarios laborales españoles y, siempre, a sus prioridades en la escala de valores. La falta de atención directa se suple malcriándolos.
  • Similares porcentajes en lectura, machismo e ideas retrógradas se dan entre los adultos.
  • Muchos padres al llevar y traer a sus niños del colegio, aparcan en doble fila instruyendo a sus hijos en cómo no pensar en los demás.
  • Ocupamos el primer lugar de Europa en abandono de mascotas, es decir, en abandono de responsabilidades contraidas con un ser que se considera inferior.
  • Tenemos una bien ganada fama de incívicos y faltos en el uso de formas corteses.
  • La mitad de los adultos no ha finalizado los estudios obligatorios. La media europea de personas con estudios superiores a los primarios es del 70%. 
  • España invierte en Educación casi dos puntos menos que la media de la UE.

Conclusión:

¿Se arregla el problema tratando de Vd a los profesores y poniendo tarimas?  Evidentemente no.

A quienes hablan de principios como el de autoridad y no ser “amigo” de los hijos, les recuerdo que los niños y jóvenes cuentan sus problemas a sus amigos y no a sus padres.

Se educa con la razón, el diálogo, la compañía, el juego, despertando sus sensaciones y su imaginación, y, sobre todo, con el ejemplo. Nunca un niño leerá si no ve a sus padres hacerlo. Ni sabrá comer, ni elegir. ¿Cuánto difieren sus ídolos de aquellos que tienen los adultos? Los padres enseñan también la escala de valores. Y la sociedad, los políticos y todos los estamentos de poder. Y ¿qué les estamos enseñando? Es bastante evidente. Los niños españoles son hijos de los adultos españoles. Ahí se resume el preocupante problema. Y la mano dura y la falta de principios éticos, culturales y cívicos, no deben ser ajenas.

(Para votarla si te gusta: http://meneame.net/story/ninos-las-raices-del-problema )

15 comentarios

  1. De todas las estadísticas creo que no has mencionado esa que dice que el fracaso escolar está relacionado con el nivel educativo de los padres. Vamos, que viene a confirmar lo que comentas.

  2. « Según un estudio del Instituto Aragonés de Estadística, más del 70% de los estudiantes de ESO (Enseñanza Secundaria Obligatoria), de 12 a 16 años, preferiría cobrar el paro a tener un empleo. »

    Y es que, hoy en día, ¿qué hace el que no vale para otra cosa? Pues trabajar.

  3. Sólo puedo decir: OLE.

  4. Me gustaría darte algunos datos que relativizan tu análisis final. Me jode, porque me tengo que poner de ejemplo. Pero no tengo otro.

    Leo entre cuatro y seis libros al mes. Unas 1.000 páginas. Paso los sábados por la mañana enteros leyendo, y mi sobrino (no tengo hijos) ha sido testigo directo de ello cada sábado de los últimos cinco años años (hoy tiene 17). Hoy es el día que ha leído, sumando todas las lecturas de su vida y contando a Harry Potter, como mucho, 1.200 páginas.

    Corolario: el mismo argumento que vale para decir que los adolescentes no se confiesan con sus padres, vale para decir que el ejemplo paterno sirve de menos de lo que creemos si el ambiente es el que es.

    Mi sobrino no estudiaba en su colegio anterior. En el actual estudia. En el anterior, no paraba de decir que es que «los que estudian no tienen suficiente vida social» o que «son unos pringaos que son amigos entre ellos (situación caricaturizada en la serie Aida en el grupete de Fidel)». Me parece lógico que no le veas utilidad a las medidas últimamente anunciadas. Pero yo creo que en ellas, si se gestionasen bien y se continuasen, se podría contener el germen de lo que verdaderamente hace falta: una cultura de esfuerzo. En el cole donde yo estudié había examencitos muchos días. Cortos. Cuando terminabas, la cosa era que o te quedabas en el sitio como un pasmarote y en silencio, o podías salir fuera a jugar. Lo que te daba ese derecho era la nota. Así pues, si no estudiabas porque era bueno para tu futuro y para formarte y bla bla bla, estudiabas para salir de allí.

    La autoridad, lo veamos como lo veamos, es absolutamente fundamental. Una vez, hace muchos años, alguien me dijo que es mejor que se equivoque uno que que acierten ciento veinte. Los maestros se equivocan y son injustos. Que levante la mano el que pase de los 30 y se acuerde de una sola de sus injusticias. Las injusticias profesorales, salvo que causen un daño atroz, no perduran en la memoria mucho más que las coaliciones antinapoleónicas.

    Por último, me llama la atención la cantidad de veces que leo en la prensa, en los blogs, etc., el famoso dato de que los universitarios españoles son los que menos diferencial de perspectivas laborales tienen respecto de los no licenciados; pero jamás leo que nadie se plantee si no será que eso ocurre así porque la diferencia entre un licenciado y un no licenciado en España es de las más pequeñas que hay.

  5. Vaya por delante que no tengo hijos y que mi conocimiento personal se basa en lo que veo en los hijos de los adultos que me son cercanos.

    En primer lugar creo que el objetivo de los padres no es ser amigos de los hijos. Los padres tienen que educar y, para hacerlo, con frecuencia han de decir que no pues los hijos tienen que abandonar el trono de la placidez de la cuna y aprender a hacerse cargo de sí mismos, es más: creo que la mejor de las educaciones es la que consigue que un hombre o una mujer jóvenes sean capaces de desenvolverse con cierta soltura en su vida y con sus medios. Todas las crías de todos los animales abandonan el nido, tienen que abandonarlo, es ley de vida.

    Veo cerca de mí niños y adolescentes que no tienen obligaciones domésticas de ningún tipo; en algún caso, incluso, sin interés alguno por el estudio (y con desinterés real de los padres por el desinterés del hijo), megaconsentidos y malcriados (¿3 regalos en Navidad?, ¡qué pocos! conozco casos en los que los niños han de recibir como 30 en esas fechas).

    También conozco casos de jóvenes de los llamados “Nini” (los que no quieren trabajar ni estudiar y se levantan un día tras otro a la hora de comer). Pienso concretamente en dos hermanos de 25 y 20 años sin estudios ni oficio cuya madre y padre han vivido fundamentalmente y durante la mayor parte de su matrimonio gracias a la más que espléndida pensión y recursos de la abuela (que es mi tía).

    Querer, cuidar y educar a los hijos es distinto a consentir, sobreproteger y malcriar. Los hijos han de aprender y asumir obligaciones (con todo el cariño del mundo, pero con determinación)y, también, que son esas obligaciones las que dan derechos.

    Es imposible que padres incapaces de ponerse límites a sí mismos puedan enseñar a poner límites a otros; aunque los otros sean sus hijos. Imposible.

  6. Por mucho acuerdo que lleguen el PSOE y PP para cambiar la ley educativa; por mucho que se eleve la calidad y el nivel educativo en los colegios; por mucho ordenador en la escuela para cada alumno…Si en casa, es decir, los padres no dan educación a sus hijos, todo será inútil. No se trata de volver al pasado, a los abusos de autoridad de los maestros o curas que enseñaban en el franquismo; pero lo que hay hoy, tampoco. Ya he insistido en ésto en otros foros: la mayor responsabilidad de lo que pasa hoy es de los padres.

    Cita de Rosa: El ocio infantil se dirige fundamentalmente a las play stations, ordenador y televisión” ¿Sólo el ocio infantil? Un jefe de sección de la empresa donde trabajo tiene los treinta y tantos largos; casado por segunda vez; con tres críos. ¿Sabes a qué dedica el tiempo libre? A la play y el futbol ya sea en la televisión o en el estadio.¿Lectura? El Marca. ¿Nivel cultural y saber estar? Nulo. ¿Ideología? Odia a Zapatero y a los socialistas en general, hace comentarios xenófobos, se declara “patriota” en algunas ocasiones en plan de broma canta el cara al sol.
    ¿Qué crianza, qué educaciónl, qué conocimiento y sabiduría ,y qué madurez va a alcanzar un crío cuando tiene esa cosa en casa??

  7. No encuentro manera de rebatir tu entrada Rosa María.
    Sobre todo con la ley que piensan ahora del Usted hacia profesores; porque el niño sólo puede respetar si se le enseña a hacerlo. Y sólo respetará a un profesor si éste tiene un mínimo de tacto con el chico (si le insulta, denigra y no le ayuda como ejemplo, está claro que el niño no le dirá al profesor de usted, ni pensará en él como alguien a considerar).

    Los padres, aunque deben ser cooperativos, tener diálogos con los hijos, etc. Deben saber poner normas al niño. Y si el niño no hace la cama porque papá y mamá le tienen acostumbrado a que lo harán ellos, él no moverá un dedo. Si papá y mamá no le hacen mover un dedo, él ni lo soñará. Si el niño hace lo que quiere y sólo se le regaña muy de vez en cuando; acabará hecho un desastre de persona. Tiene que aprender también normas de conducta, además de respeto, convivencia, tolerancia, etc.

  8. apajerabierta

     /  21 septiembre 2009

    El problema no se soluciona con llamar de Ud al profesor. El problema es mucho más profundo, pero no viene mal que los chavales tengan respeto a los profesoseres que con más pena que gloria tiene la función de formarlos para ser más personas.
    Los padres pueden ser amigos de sus hijos, pero no coleguillas. Esa función la tiene ya los colegas de su clase o pandilla.
    Creo que para que la educación sea efectiva, esta además de la palabra, debe estar basada sobre todo en el ejemplo. Los padres de hoy día no siempre estamos a la altura en dar ejemplo, yendo siempre a nuestra bola y predicando un egoismo total. Posiblemente no les podamos dedicar el tiempo que neccesitan, pero es que si nos queremos “sentir realizados” y comprar todas las cosas que la caja tonta nos repite machaconamente que tenemos que tener para ser felices, hay que curra mucho y no queda mucho tiempo ni ganas para dedicarle a unos hijos que hemos dejado que se asilvestren el tiempo necesario.
    Por otra parte, la educación que los padres podamos dar, la que puedan adquirir en los colegios, es totalmente desbordada por la que reciben a través de la televisión, con el lavado de cerebro de la publicidad, de la que por cierto no hay muchas quejas. ¿que díríamos si una confesión religiosa emplease el tiempo y medios que emplea la sociedad de consumo en lavar nuestras conciencias?. Pero no es sólo la publicidad, las series y los programas de famoseo se basan en la violencia y en el encubramiento de cantamañanas impresentables que no para de chillarse y ofenderse. Claro que esto da “share” y por tanto atrae la publicidad y por tanto se mejora la cuenta de resultados, que al final, es lo único que importa, así que no nos asustemos de como es nuestra juventud ni como somos los adultos después de todo esto

  9. No sé mucho de esto, no tengo hijos ni creo que tendré. Pero si algún día tengo, sé cómo no quiero que sea.

  10. Soto

     /  21 septiembre 2009

    Hola Rosa Maria y amigos Bloqueros:
    ((” Y ¿qué les estamos enseñando? Es bastante evidente. Los niños españoles son hijos de los adultos españoles. Ahí se resume el preocupante problema. Y la mano dura y la falta de principios éticos, culturales y cívicos, no deben ser ajenas.”)).A este parrafo tuyo,Rosa,yo le añadiria que los adultos españoles somos producto de una sociedad mercantilista al maximo ,todo lo contrario de lo que tiene que ser una sociedad de tinte igualitario ,de valores humanos……..¿entonces que vamos a esperar de nustros hijos ?.me parece igual que el Post todos los comentarios son muy objetivos,solo remarcaria a titulo personal que el modelo de sociedad en que vivimos fomenta a tope todos los vicios que estamos criticando…todo ,todo,televisión ,con su publicidad, medios de comunicación ,todo forma parte de un complejo mercantil avaricioso al maximo….no esperemos que esto cambie mientras no haya un cambio de modelo de sociedad,basado en que su publicidad y propganda vayan encaminadas en el proposito de una sociedad igualitaria,derechos humanos,de auntentica formación educativa, de busca de una autonomia de una persona con formación profesional,humana,intelectual.Se que puede ser utopico ,pero a mi no hay quie me apee de esta idea…
    apertas agarimosas

  11. Joven Periodista En Apuros

     /  22 septiembre 2009

    Hola! Me apetece contarles brevemente mi historia personal dado que soy una chica de 23 años licenciada recientemente en Priodismo y el tema me toca de lleno.
    Veamos, hace menos de un año que terminé la carrera y ya he trabajado en tres sitios diferentes. En dos de ellos, haciendo prácticas, en una radio y un periódico local. Cuando llegué al periódico me presentaron a la redactora a cual sustituiría, sí “sustituir era mi cometido”, a partir del día siguiente. Trabajé durante tres meses desempeñando las labores de un redactor corriente, utilizando mi coche y realizando jornadas que muchas veces superaban las 8 horas. Normalmente salía a las 11 de la noche, más o menos. Además trabajé sábados y festivos. Y todo por la “friolera” de 350 euros mensuales. Reconozco que al acabar las prácticas me sentí muy satisfecha porque había aprendido un montón, más me valía!, básicamente lo mismo que pensaban algunos de mis compañeros quienes habían caído en gracia en sus respectivas redacciones y que, a pesar de estar explotadísmos, por lo menos, habían hecho amigos. Qué pena que nuestros antiguos jefes no hayan sabido valorar nuestra experiencia y sacrificio al año siguiente cuándocomo no, volviero na llenar las redacciones de becarios que les salían mucho más baratitos. Alegría!
    La gente dice que yo fui afortunada, porque a los 15 días de licenciarme encontré trabajo en un periódico en el que las condiones laborales eran más que dudosamente aceptables -con compañeros sin contrato cobrando 600 euros al mes y en donde no me pagaron ni un sólo euro por todos los kilómetros que hice, que fueron muchísmos-. Por cierto, mi sueldo andaba sobre los 750 euros y en mi contrato ponía literalmente que yo había realizado un ciclo formativo de grado medio y que trabajaba seis horas al día..
    Evidentemente, al cabo de unos meses decidí dejarlo y me he matriculado en un máster de una compañía privada que mis padres tendránue pagar para “asegurarme?” qun trabajo digno, ya que en este país estar licenciado por una prestigiosa universidad pública con una nota de corte de más de 8, no llega ni para ser mileurista, ni de lejos.
    Además, la situación es tan lamentable que las redacciones están llenas de gente que no son periodistas o que ni siquiera tienen estudis superiores. Por ni hablar de los jefes, y enchufes varios.
    Para terminar, y más relacionado con el artículo les diré que mis padres no acabaron la enseñanza obligatoria y que jamás los he visto leyendo un libro –tuvieron que ponerse a trabajar desde muy jóvenes-. Mis hermanos no llegaron a presentarse a selectividad. Y en medio, yo aprovechaba para leer en el centro comercial mientras mis padres hacían la compra y le suplicaba a mi madre que me llevase al colegio cuándo estaba enferma. Que alguien me lo explique.

    Por último, felicitar a Rosa María por este maravilloso foro al que estoy enganchada desde que lo descubrí hace unas semanas.
    Saúdos dende Galiza!

  12. No estoy de acuerdo. ¿Propones acaso reeducar a adultos instalados férreamente en el pasotismo y que luego estos regulgiten esos mismos valores a sus retoños?
    Opino que hay que dar más poder a los profesores. Que vuelvan a tener la misma autoridad que en tiempos, y el que los desafíe que lo haga por tonto o por valiente, pero no por seguir la moda como ocurre ahora.
    No se trata de pegar a nadie, pero si de castigos y expulsiones. De que los jóvenes sientan la indisciplina como un problema, y no como un cachondeo.
    Saludos

  13. Hola, Rosa María, me ha parecido un artículo muy lúcido y bien documentado. Me gustaría poner un enlace a tu post en la Comunidad Iberestudios, si te parece bien.

  14. rosa maría artal

     /  23 septiembre 2009

    Por supuesto, Ana, ningún problema.

  1. Opinión: la crisis de la educación en España | Noticias Iberestudios
A %d blogueros les gusta esto: