El bebé de Dalila ha muerto por una negligencia médica

El hijo de Dalila, la primera víctima mortal por gripe A en España, ha fallecido por una negligencia médica. Lo ha reconocido el gerente del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, en cuya Unidad de Cuidados Intensivos estaba ingresado el pequeño, al haber nacido prematuramente por cesárea. Anoche, se le suministró por error al pequeño alimento por vía venosa, en lugar de por la sonda nasogástrica.

La sobrecogedora noticia, no tiene excusa ni justificación posible. Ninguna. No pueden existir “terribles errores humanos” de ese calibre. O hay mala organización, o escasez de personal, o mala preparación de unos y otros, o todo unido. O el mal está mucho más arriba, en el diseño que se ha hecho de la sanidad de Madrid. Porque, además, si a este pobre niño, Rayan, que suscitaba una gran atención social y mediática, le han atendido con tal negligencia ¿cómo actúa con los demás la sanidad madrileña? Ya lo vimos. Así le fue a Dalila. Lo escribí hace unos días y hubo discrepancias. Algo falló con Dalila. Y con su hijo. Y esto es lo que vemos. Es imprescindible la dimisión, como mínimo, del consejero Juan José Güemes. Pero sobre todo que la sociedad madrileña reaccione al contemplar lo que están haciendo con algo tan esencial como su salud.

El mito de que España posee el séptimo mejor sanitario del mundo se debe únicamente, insisto, a que es gratuíto y abarca a toda la población. La realidad es que estamos a la cola del gasto sanitario de la UE15 (no contando a los nuevos, a los países del Este). España se sitúa, con 1. 329 euros, en el puesto número 13, sólo por delante de Grecia y Portugal. Luxemburgo invierte con 2.989 por ciudadano (más del doble); Países Bajos, 2.284, y Francia, 2.188.

  Sólo encuentro datos comparativos de la atención primaria por comunidades, dentro de España. La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid denunció que el gasto sanitario per cápita de la Comunidad de Madrid, cifrado en 102 euros, es 36,23 euros menor que la media de las comunidades autónomas, que alcanza los 138,23 euros.

Actualización.

El País amplia datos

“La enfermera que cometió el error procedía de otro departamento y era el primer día que trabajaba en la UCI, según han revelado fuentes hospitalarias a EL PAÍS. La destinaron a la unidad para que fuera aprendiendo. Un auxiliar la supervisaba, pero se ausentó y en esos momentos fue cuando la enfermera habría confundido la vía de administración de la alimentación. “Es una gravísima negligencia que no tiene excusa”, porque en el envase viene “perfectamente especificado”, pero “por un error que desconocemos, el profesional se equivocó” al administrarle el producto.

(…) El secretario general de la sección sindical de Comisiones Obreras (CC OO) en el centro ha denunciado “el caos sanitario que vive Madrid”. En su opinión, “el problema es que hay una grave carencia de personal en el Gregorio Marañón. En la UCI, de las 16 personas que hay, ocho son eventuales. No pasan más cosas no sé muy bien por qué. Los trabajadores estamos al 150% de nuestra capacidad. La situación es caótica. Han desmantelado este hospital para llevarse el personal a los nuevos, pero si hay algún problema tienen que volver aquí porque no están dotados”. Fuentes del hospital han criticado que personal sin experiencia haga prácticas en un área tan crucial como la UCI.”

Entrada anterior

8 comentarios

  1. Jose

     /  13 julio 2009

    oportunismo.

    (De oportuno).

    1. m. Actitud o conducta sociopolítica, económica, etc., que prescinde en cierta medida de los principios fundamentales, tomando en cuenta las circunstancias de tiempo y lugar. U. t. en sent. peyor.

    2. m. Actitud que consiste en aprovechar al máximo las circunstancias para obtener el mayor beneficio posible, sin tener en cuenta principios ni convicciones.

  2. apajerabierta

     /  13 julio 2009

    Me he quedado sin palabras. Si esto pasa con un bebé “mediático” que pasará con los anónimos?? No me gusta aprovechar una desgracia de esta magnitud para criticar un sistema de salud, cuya filosofía no comparto. Hay que conocer a fonde los detalles.Al final lo barato acaba saliendo caro, caro en vidas humanas.
    Yo he entrado pro urgencias en un centro público debido a que dos úlceras gástricas me estaban desangrando y estuve esperando, en esa situación más de hora y media. Cuando al fin me atendieron se “aplicó el protocolo” que es un sistema que permite decir si las cosas no salen bien, que “se aplicó el protocolo” y si se murió era porque le tocaba. La situación fue tan absurda que cuando estaba a punto de perder el conocimiento por falta de riego sanguíneo, la enfermera me quería hacer un electro. ¡Después despues!! grité yo haciendo acopio de mis ultimas fuerzas. ´-Ahora me estoy murierndo!! Afortunadamente la enfermera me creoyço y me inyectaron un derivado plasmático que me mantuvo hasta que dos horas después me esclerosaron las úlceras.
    Cuento esto porque lo he vivido y por tanto no me extraña que estas cosas pasen. Por cierto el hospital no era de Madrid-
    Aparte de si sanidad pública sí sanidad privada no hay otra razón que me parece está detrás de esta desgracia.: La pésima preparación con la que la universidad vomita licenciados al mundo laboral.Conozco un caso concreto de un estudiante de arquitectura que ha aprobado estructuras y puedo certificar que sus conocimientos de esta materia llega al nombre del catedrático y poco más. Pero no pasa nada, me dice su madre, las estructuras las calculan luego unos técnicos especializados (que supongo sabrán algo de esto). Así en cualquier carrera que toques. Lo que pasa es que como dice el dicho popular “Lo que el médico hierra lo tapa la tierra”

  3. rosa maría artal

     /  13 julio 2009

    Evidencia:
    Prueba determinante en un proceso.

    Proceso
    Conjunto de las fases sucesivas de un fenómeno natural o de una operación artificial.

    Consecuencia.
    Hecho o acontecimiento que se sigue o resulta de otro.

  4. Alfonso

     /  13 julio 2009

    Oportunismo puro y duro…

    P.D. mezclando peras y limones como siempre…

  5. una enfermera

     /  14 julio 2009

    En primer lugar, el pésame a la familia.

    Me parece importante dar información real: la alimentación a los niños prematuros NO se realiza por vía nasal, sino a través de una sonda (que sí va introducida a través de la nariz) hasta el estómago del bebé. Cualquiera que lo lea como “vía nasal” puede asustarse, con razón.

    La medicación de todos los pacientes está supervisada directamente por el servicio de Farmacia, y la alimentación intraparenteral (que en este caso no debía administrarse al bebé) viene preparada de otro servicio, no la prepara la enfermera.

    Por tanto:

    -si desde el otro servicio se preparó inadecuadamente la alimentación, han de aclararse responsabilidades

    -pero si la enfermera administró por vía parenteral la alimentación que debía ir por la sonda colocada al pequeñín, esa enfermera debería ser inhabilitada de inmediato. Se trata de un error sin calificativo, de una falta de formación y de lógica. Esa persona, en ese caso, NO debe llamarse enfermera, por mucho que tenga un título

  6. No hablemos de política, ni de oportunismo ni de demagogias baratas. Lo único que importa es que un niño ha muerto por un error de funestas consecuencias. Me importa un bledo que la sanidad esté masificada, me da igual que el modelo sanitario de la comunidad de Madrid sea la hostia o sea una mierda, me vale madres cualquier excusa que nos quieran poner.

    Cuando yo estudiaba para auxiliar de enfermería (ni siquiera para enfermera), siempre nos insistían en que a la hora de administrar un tratamiento, había que comprobarlo tres veces: una, antes de administrarlo; la segunda, mientras se está administrando; la tercera, una vez administrado.

    Por mucho trabajo que se tenga, hay prioridades que no deben postergarse y la el control en la administración de un tratamiento es una de ellas.

    En estos tiempos en que parece ser obligada la indulgencia hacia cualquier error por graves que sean sus consecuencias, voy a ser políticamente incorrecta: la responsabilidad, en este caso, es de la enfermera que ha administrado la alimentación por la vía equivocada y si yo fuese la persona encargada de juzgar el caso, esta enfermera no volvía a pisar un hospital ni como señora de la limpieza.

  7. Hoy he estado en el hospital para unas pruebas de carácter nímio. De los tres enfermeros/as que me han atendido ninguno estaba asignado especificamente a dicho departamento médico, a parte que era el primer día de los tres.. , con la particularidad y según sus comentarios, además.., volverían a rotar en breve.

    Esto ha llevado a las siguientes consecuencias y percepciones:
    1. En una de las pruebas, por no ser la primera vez que las realizo.., he tenido que advertirles que estaba incompleta.(reunión..)
    2. Los resultados previos no concordaban con la trayectoria de la enfermedad. (Por esa regla nunca debería haber tenido problemas médicos..)
    3. Independientemente de las rotaciones, daba la sensación de una escasa ó deficiente preparación previa en la labor a realizar, aún siendo éstas básicas en el citado departamento médico.

    Espero que estas circunstancias tengan alguna explicación..(vacaciones, puesta en funcionamiento, lo que sea..) porque si hubiera que extrapolar, aunque sea mínimamente, lo que me ha acontecido a otros departamentos más críticos, no me extraña que pasen determinadas cosas.

  8. En primer lugar mi mas sentido pesame a la familia.
    En ningún momento quiero justificar lo ocurrido,pero si responder a alguno de los comentarios.
    Yo trabajo en el servicio de urgencias de uno de los hospitales más grandes del país y cada día salgo con la sensaci,on de trabajo bien echo tanto por mi parte como por la de mis compañeros.
    Algo que parece tan simple de entender como que en un servicio de urgencias se trabaja con la prioridad de la urgencia y no con el orden de llegada hay que perder el tiempo explicándoselo a los pacientes porque se sigue creyendo que por gritar vamos a ser atendidos antes.
    Los profesionales son los que valoran y quizás si fuera un familiar suyo el que está en un vital podrías esperar,es más saliste del hospital con un diagnóstico y un tratamiento si hubiera sido un vital esperando hora y media no hubieras salido del hospital.Con esto recordar que no hay un médico para cada paciente por eso se prioriza.
    También contestar al brutal comentario de “si esto pasa con un niño del que toda España está pendiente que pasará con los demás “no se que clase de entendido ni en que hace este comentario pero con todos mis respetos aunque no creo que los merezcas ya que tu no estas respetando nuestro trabajo cada uno que hable de lo que sabe porque yo ya no llevo la cuenta de los vitales tanto de bebes como de mayores que llevamos sacados adelante esta semana por no hablarte del mes.
    Pocos enfermeros están preparados para trabajar en un servicio así pero eso la dirección lo sabe.Te dicen que tienes que ir y vas.
    Por otra parte nose que tipo de supervisión podía hacerle una auxiliar a una enfermera y tampoco entiendo si era su responsabilidad no se que supervisión porque se ausenta del servicio.Desde luego como todo no serán más que habladurías porque en estos casos todos sabemos de todo.La ignorancia es muy atrevida.
    Y por último lo de revisa la medicación 3veces nose si habrás trabajado alguna vez en un servicio de urgencias pero no me cabe ninguna duda de que no,las medicaciones se revisan y comprueban por supuesto pero si fueras enfermero mientras que te paseas con tus ideales sabes cuanta gente se te puede estar muriendo,no,

A %d blogueros les gusta esto: