Padres y madres de las patrias hijas

Pregunté una vez en el colegio, en una clase de historia, por qué había sido tan diferente la trayectoria de los pueblos que componen el continente americano, según hubieran sido sus conquistadores –norte sajón, centro y sur español-. No corrían tiempos en los que un profesor pudiera dar respuestas críticas, me quedé con la duda. Ciertamente, los conquistadores de habla inglesa, llegados a lo que hoy es EEUU, liquidaron expeditivamente a toda la población autóctona, nosotros –además de una buena sangría, aunque no total, en vidas y haciendas- les engendramos hijos, los convertimos al catolicismo y les exportamos nuestra cultura y valores.

Nacho Escolar cita hoy “el ejemplo inglés”, la airada reacción -con seria exigencia de responsabilidades- por los gastos personales de diputados británicos -de todos los partidos-, cargados al fisco. Su ley se lo permite –primera diferencia-. Segunda y más aleccionadora: política y ciudadanía no lo toleran. Es la mayor crisis institucional en décadas. Y consecuencias: dimite el presidente de la Cámara de los Comunes por primera vez en 300 años, los líderes de los principales partidos piden disculpas a la población y exigen que los implicados devuelvan el dinero, dos tercios del partido laborista piden tambén el cese inmediato de Gordon Brown y estudian sanciones a sus miembros implicados. ¿Se imagina alguien esa actitud en España? La opinión pública británica no tolera las actitudes poco éticas, tercera y decisiva diferencia.

Álvaro Colom, presidente de Guatemala, –como decíamos ayer– arguye algo así como la posibilidad de sacrificios humanos por parte de la oposición para derrocarle -así podría traducirse-. La muerte del abogado Rosenberg sería “un montaje” de sus detractores. El caballero está muerto y bien muerto ¿se ofreció en inmolación para desprestigiar al presidente? ¿Se reunieron los partidos contrarios a Colom para elegir a quién sacrificaban y luego le pegaron un tiro? Pues bien, una parte de los guatemaltecos parece creer una versión aproximada, porque han salido a la calle para apoyar al político acusado.

La misma sensación -salvando las distancias- sentí al ver al presidente valenciano, Francisco Camps, arropado por alcaldes y gitanos, por la plana mayor de su partido, y por los dirigentes nacionales. Cuando declare ante el Juez se aclararán “las insidias”, dicen. ¿Cómo que “insidias”? Todo nace de una investigación judicial, hay datos, pruebas, documentos, ha sido llamado a declarar por un Juez como imputado. Otra cosa son los resquicios legales de nuestro ordenamiento jurídico, pero las “insidias” son “engaños o artificios para hacer daño a alguien”, y parece que en la “conspiración” se han juntado varios jueces, papeles, y numerosos testigos.

Padres y madres de una cultura que se nubla en creencias y actos de fe, las evidencias sajan gran parte de nuestro territorio nacional. Madrid huele a podrido, más aún con nuevos datos fundamentados en documentos. La larga lista de la impunidad apenas ha cambiado desde esta entrada de Febrero, si no ha sido para añadir nuevos escándalos. Pero la sociedad no se inmuta.

¿Qué más tiene que pasar para que la sociedad española reaccione? Muchos guatemaltecos, hartos, lo están haciendo en su país. El cáncer está en nuestra cultura de picaresca, chapuza, amiguismo, clientelismo, trampa y robo, de pensar en el provecho propio y no en el bien común como hacen las personas bien educadas. Mientras, los asuntos sustanciales quedan aparcados. El gobierno suizo –me contaba ayer el periodista Antonio Delgado- paga subsidio de pobre a quien gana menos de 1.500 euros. En casi toda Europa el Estado costea las gafas o permisos de maternidad ¡y paternidad! hasta de un año. Seguimos siendo uno de los países con menores ayudas sociales, pese al incremento estipulado por Zapatero, y a cómo el liberalismo las quiere cercenar. Nuestro sistema educativo –del gobierno y las comunidades autónomas- produce bochorno.

Y la pescadilla se muerde la cola. Sólo una ciudadanía educada e informada, con una ética que no dirime sus pecados y delitos en un confesionario sino en la razón y ante la justicia, está preparada para prosperar. Y puede tener algo edificante que exportar.

Entrada siguiente

10 comentarios

  1. Bueno: el mismo sedimento religioso, este catolicismo a ultranza incompatible con la duda, basado en creencias incuestionables capaces de negar la evidencia, es común a otros países con fenómenos terribles. Italia, la mafia… Después de mí, el Diluvio

  2. V

     /  19 mayo 2009

    Leyéndote se me ocurre lo siguiente:
    No has pensado en dedicarte a la politica?
    Son personas con tu pensamiento, que necesitamos para poder dar un verdadero giro ….no crees?

    V.
    ( ya sé que me contestarás q tú eres periodista, soy consciente). Y tienes razón. Es una idea q me ha venido…

  3. A ver, la diferencia entre norteamérica y centro y sudamérica no es un tema cultural sino de objetivos.

    Los españoles y brasileños eran conquistadores que querían incorporar esas tierras y gentes a sus imperios. En ese caso no te conviene exterminar a la población nativa porque son otro recurso a conquistar (como ciudadanos, como esclavos o como cualquier posibilidad intermedia).

    Los anglosajones eran colonos que habían emigrado a esas tierras para vivir en ellas, aunque ya estuvieran ocupadas. En ese caso los nativos son un estorbo y o los mandas a una reserva montada en medio del desierto o los exterminas.

  4. La picaresca de siempre y desde los dos partidos mayoritarios se admite. Los jueces dicen que no se meten en temas políticos cuando se presenta una querella por prevaricación, etc, etc, etc… Y los medios cada día menos independientes. Que pena de país. A veces me dan ganas de coger a mis niñas y salir corriendo a un país civilizado.

  5. Se diga lo que se quiera sobre los anglosajones, pero la reacción de escándalo público y la reacción de los políticos de estos día, en referencia a las corruptelas de algunos parlamentarios ingleses, en comparación con los de países como España o Italia dice mucho de la diferente cultural de los ciudadanos mismos.
    Véase el apoyo en las urnas de políticos corruptos como Gil y Gil, Camps o Berlusconi.

  6. “una clase de historia, porqué había sido”… Creo que es “por qué”. El uso de “sajar” tampoco me acaba de convencer.

    Yo creo que más que amiguismo o clientelismo, que también, lo mayoritario es simple “futbolerismo” o “tribalismo”: una vez que he elegido equipo, esos lo hacen todo bien, y los otros todo mal. Independientemente de qué sea lo que hacen. Basta sustituir el sentido crítico por fe, adhesión incondicional, esas cosas.

  7. Waldeska

     /  20 mayo 2009

    Y cuando la justicia sentencia que efectivamente no había causa ¿què pasa en este país? También en esos casos nuestros políticos esconden la cabeza debajo del ala y… a otra cosa, mariposa. Me refiero a las acusaciones contra el Dr. Montes y el equipo médico del Hospital de Leganés. Dirigentes que quieren imponer su moral particular a la ciudadania y no dudan en apoyarse en “acusaciones anónimas” y, a pesar de sentencias judiciales que las desestiman, en mantenella y no enmendalla. Espero que la demanda interpuesta en la actualidad contra quienes así actuaron (y actuan) prospere. Y que las sentencias se acaten y se asuman las consecuencias porque eso es lo que debe ser. ¿Què significa que una decisión judicial se respeta pero no se comparte como se puede leer hoy en la prensa ? Y lo dice una persona que ha ocupado el cargo equivalente al dimisionario inglés. Que me lo expliquen.

  8. rosa maría artal

     /  20 mayo 2009

    Gracias por la corrección, Guti.

  9. Ayer fué la sentencia condenatoria con el tema Yak42, hoy la comparecencia de Camps como imputado en un caso de corrupción. En Italia, la condena de los jueces a Berlusconi por soborno para salir impune ante la Justicia por sus delitos.

    Con una sentencia en contra, ahí está el cínico Trillo, sacando pecho y chuleandonos a todos delante de nuestras narices.

    Hoy un grupo de fascistas vitorean a su presunto presidente corrupto a la puerta de los juzgados, como aquí hemos visto hoy con Camps, como anteriormente lo hemos visto con el Cachuli o con el Alcalde del PP de Alhaurín o tantos otros.

    Y no sólo eso, sino que hemos visto por la tele a uno de estos esperpenticos señores, que tan libremente se ha manifestados estos años en contra de Zapatero pidiendo “agua para todos”…para los especuladores urbanísticos que que tanto polulan por el levante, o con pancartas como “zETAp”, o “Zapatero al Paredón”; le ha ha arrancado una pancarta a un manifestante que se opone a la corrupción amparada por Camps.

    En declaraciones de Rajoy hoy dice que “la mayoría de los valencianos, que no aciertan a ver lo que está ocurriendo”. Es la primera VERDAD que oigo de este mediocre dirigente político. Porque deben de estar ciegos y anestesiados para apoyar y seguir votando a los mismos que saquean las arcas públicas y se enriquecen con los favores de los especuladores urbanisticos.

    Todo este espectáculo esperpéntico de la españa cañí, de gentes jaleando a estos políticos hipócritas y cínicos, a estos delincuentes y chorizos, etc. me recuerda mucho a aquello de “biban las caenas”

    Lo mas coherente que deberían poner en sus pancartas y gritos sería “trajes y jaguar para todos”

  1. De Guatemala para el mundo, al menos eso parece « Diego…. Mis ocurrencias…
A %d blogueros les gusta esto: