Nubes en el horizonte

DSC02640

Uno no siente  lo esencial que es el sol hasta que se oculta. Sabes que está ahí, imperturbable por el tiempo que de alguna manera tiene fijado y que no alcanzará a sucumbir durante nuestra corta vida, pero las nubes lo tapan. Deidad real que alimenta a los seres que respiran, luz, calor, energía. Muchos pueblos indígenas creían, durante los para ellos incomprensibles eclipses, que el sol moría y ya no había destino ni futuro.

A mí me gustan las nubes. Sus inspiradoras formas. Cómo logran apaciguar la ira de un calor que cada vez soporto menos. Y adoro cuando se desparraman en lluvia que amansa. Pero la naturaleza es una metáfora fractal que se reproduce, de alguna manera, desde el Quark al universo que elabora nuestro cerebro. Nube como obstáculo, como incertidumbre –el peor de los miedos-, como ruptura y alejamiento de un foco energético que nos sustentaba.

La nube voluble emigra o se desintegra. Los soles permanecen, aunque no los veamos. Una Ciaccona regalada con cariño abre luces en la tiniebla.

1 comentario

  1. Viator

     /  12 mayo 2009

    “Post nebula foebus”, decían los latinos: después de las nubes sale el sol.
    Deliciosa, la chacona. Y, para ese estado de ánimo, te recomiendo escuchar la Elegía Op. 24, para piano y chelo, de Gabriel Fauré.

A %d blogueros les gusta esto: