Nuevo conflicto: símbolos religiosos

“A José Luis Rodríguez Zapatero le gusta ir abriendo frentes de convulsión social para quizás ir anotándose lo que él considera méritos «progresistas»”. Así comienza su información –sin duda editorial- ABC, sobre el proyecto de libertad religiosa que prepara el Gobierno. Cuando he escuchado la noticia en la radio, he pensado, también, que ya teníamos armado un nuevo conflicto.

La ley que estudia el Gobierno es extraordinariamente moderada: suprimir los símbolos religiosos de los colegios públicos. Sólo en los públicos, no en los concertados, y salvando en los primeros las imágenes con valor artístico o histórico. En Francia, una normativa mucho más radical la promovió… la derecha. Sarkozy estudia incluso prohibir el velo islámico en todo el país, no sólo en los colegios donde rige desde hace años. Nuestros vecinos del norte no admiten ostentaciones religiosas de ninguna confesión, tampoco de la católica. “No creo en la religión católica que es la única verdadera, y voy a creer en otras”, decía un viejo liberal español. Los conservadores españoles aplauden, con seguridad, que se frenen otras religiones, reducir al ámbito privado la “nuestra”, es, en cambio, una herejía. ”El Ejecutivo prepara una reforma de la Ley de Libertad Religiosa que acabe con belenes y crucifijos en la escuela”, precisa ABC.

He mantenido contra viento y marea la defensa de José Luís Rodríguez Zapatero en su incomprendido empeño de “meternos” en Europa, aquella a la que sólo acude la derecha para dejarnos en ridículo, para poner en solfa al Gobierno español, como “acusicas” en los colegios -pecado, confesión inscritos en los genes-. Y sin embargo esta medida me parece incompleta, habría de estar acompañada de una separación real entre la Iglesia y el Estado, dejando de dilapidar recursos públicos en una institución que ha frenado todos los avances en España, culpable en buena medida de nuestra secular mala educación.

Asistimos a una seria involución en España. La revista Alba –lo leo en escolar- regala con cada ejemplar un supuesto feto de plástico, en lugar de la cubertería de acero inoxidable. Tras un cuarto de siglo de la ley del aborto en vigor.

Educación la ciudadanía a todos lo niños, y a los padres de los niños objetores, educación para todos los españoles niños y adultos. Es la única forma de que prendan las reformas, los avances, de que seamos Europa con iguales derechos y obligaciones. La “convulsión social” debería producirse por la multidud de atropellos que sufrimos a diario, por nuestro atraso.

A %d blogueros les gusta esto: