La mujer es un problema para el machismo

La semana acaba revuelta con la información que atribuía al presidente de la CEOE, Juan Rosell, unas declaraciones controvertidas. La mujer es “un problema” para que haya trabajo para todos, dijo según el diario Levante que, ante la rectificación de la patronal empresarial, ha borrado completa la información. Parecía una noticia de otro siglo. Lo peor es que se corresponde con el machismo en alza que encuentra abono en cualquier manifestación de este sesgo.

En realidad sería sencillo para mentes poco evolucionadas. La mujer se queda en casa –no hace falta siquiera que con la pata atada a la silla y ni mucho menos quebrada para no hacer gasto a la Sanidad Pública– y ya se ocupará el varón de traer al hogar el sustento para la familia. Cada uno a lo suyo. A llorar por ejemplo. La mujer, naturalmente, y Pedro Sánchez. El Correo de Sevilla nos sorprendía estos días editorializando con la idea de que Sánchez no supo defender su cargo en el PSOE como haría un hombre. Aunque también ha suavizado el titular en el archivo, sí lo publicó. Entendámonos, a las mujeres cuando nos arrebatan algo, lloramos, como le afeó la madre del Rey Boabdil a su hijo en el siglo XV, al perder Granada. Los hombres en cambio, defienden sus posesiones sin derramar una lágrima. Y así se escribe la historia.

No llores como una mujer...
No llores como una mujer…

Parecía que la consideración de la mujer estaba cambiando algo pero el machismo, como virus resistente, demuestra que nunca se fue y ahora, en tiempos de involución general, reverdece con furia. Sin el menor pudor en manifestarse desde organizaciones decisivas y desde medios de comunicación. Arranca ya en la adolescencia, con esos críos empeñados en controlar el móvil de sus novias y marcarles cómo han de vestirse, muertos de celos, inseguridad e ignorancia. Y con esas chicas que lo aceptan como “prueba de amor”, sin relacionar que es síntoma de maltrato y adónde conduce esa renuncia.

Sin contar lo volubles que los hombres o el mercado son con el modelo estético. A las mujeres de los años 50′ no las miraban siquiera si estaban delgadas. Los anuncios aconsejaban engordar para gustarles.

Anuncio de los años 50´. Tocaba engordar para gustar a los hombres
Anuncio de los años 50′. Tocaba engordar para gustar a los hombres.

Los pasos atrás son tan difíciles de revertir como los que se dieron para avanzar. Si no más porque el machista nato ya conoce la estrategia. Cada cesión implica retrocesos generales que afectan a la consideración social de la mujer, a su trabajo, a su salud incluso, a su vida familiar de pareja o no, a su proyección, a su futuro.

En los años 70, los de encauzar las vías posibles de exigir derechos, se produjo en España la mayor revolución del siglo XX: la de la mujer. Fue tarea dura donde las haya. Los Parlamentos de la democracia poblados de hombres, apenas contaban con media docena de mujeres de muestra. Ellos hacían las leyes. Y se avanzó a pesar de todo.

Un libro que decía inscribirse en el feminismo. Año 1976
Tus reparaciones caseras, de 1976, dentro de la colección ‘La mujer y su vida’ del Círculo de lectores.

Y es curioso cómo surgieron publicaciones de consumo orientadas a captar ese mercado emergente. Aunque fuera para cobrar menos por el mismo trabajo. A desarrollar, sin embargo, en el ámbito de “la familia” por lo general. Conservo varias joyas al respecto. Tus reparaciones caseras, de 1976, dentro de la colección ‘La mujer y su vida’ del Círculo de lectores, daba instrucciones hasta de cómo optimizar el uso de electrodomésticos para quitar trabajo o prescindir “de la criada”. Algo liberador, venía a ser.

El objetivo del libro, muy laudable, era enseñar a las mujeres las pequeñas reparaciones caseras. Y no tenía reparo en resaltar, por ejemplo: “Todo funciona de una manera lógica: por tanto, estudia y analiza el trabajo antes de emprenderlo”. Seguramente las mujeres que llevaban y sustentaban desde sus hogares a cualquier otra actividad lo hacían por pura “intuición femenina” y con el duro esfuerzo propio de quien no tiene conocimientos: el ensayo y error.

Con espíritu constructivo, sin duda, no podía sustraerse del machismo vigente, aconsejando para arreglar una cisterna: “Destaparla, examinar las piezas y observar qué sucede”. Por lo visto había gente, mujeres desde luego, que pretendían solucionar el problema usando sus ojos como los Rayos X de Superman.

Una gran ayuda, por tanto, para aquellas mujeres decididas a no tener que casarse solo para disponer de un hombre que arregle las averías. A veces, esta solución resulta muy gravosa, sin contar con que tampoco todos los hombres nacen con habilidades en fontanería, electricidad, pintura o albañilería. Y, menos, al mismo tiempo. Y de cualquier forma, es mil veces preferible amar olvidando que se ha fundido una bombilla.

Los ejemplos de esta larga y tortuosa travesía son múltiples. Con dolos mucho mayores que cuelan precisamente porque primero entran sin dificultad las pequeñas cosas, como estas de la cisterna, allanando el camino. En realidad, van de avanzadilla para formar un arquetipo de mujer.

Resulta descorazonador ese andar y desandar el mismo camino que las mujeres hicimos entonces, cuando se levantaron, o levantamos, tantos yugos que habían atenazado a nuestras madres y abuelas. La batalla por la igualdad, por la dignidad, por la libertad sobre todo. Escalones que parecían ya conquistados vuelven a resquebrajarse forzando a echar el pie atrás. Las victorias de la mujer resultan decisivas para el conjunto de la sociedad, la desigualdad se erige como una de las peores lacras por cómo favorece el camino de unos y lastra el de otras. Las sociedades civilizadas aprovechan las capacidades de todos.

El problema para que haya trabajo, para defender los derechos o llorar por lo que sea, no somos las mujeres. El problema que impide a un país avanzar en cualquier terreno son las cabezas atrofiadas por atasco de prejuicios e inteligencia real.

*Publicado en eldiarioes

Un gobierno con desgana

 
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en la tribuna de oradores del Congreso. /EFE

 

Es como si Rajoy pretendiera dar a su Gobierno un carácter transitorio, como si lo hubiera abordado con la misma indolencia que imprime a todo lo que no sea el fútbol y algunos otros intereses. No ha presentado grandes novedades, ni propone un ápice de renovación. Equilibrios de poderes en el PP. Salen Jorge Fernández Díaz y García-Margallo, como aconsejaban a Rajoy algunos de sus diarios de apoyo a los que tanto debe. Deja en Hacienda a Montoro, sin atender a las mismas recomendaciones, y no hay cambios notables.

Entre las caras nuevas, el ministro de Exteriores, Alfonso María Dastis. 61 años. Diplomático de carrera, funcionario con gran experiencia, era hasta ahora el Embajador de España ante la UE. Uno de los más jovenes es Íñigo de la Serna, 45 años, actual alcalde de Santander. Tras diez años en el cargo, gobernaba ahora en minoría gracias a la postura de los concejales de Ciudadanos. El Supremo acaba de tumbar su plan urbanístico, considerado irreal en sus proporciones y con fuerte recalificación de suelo no urbanizable. Lo más apropiado para hacerse cargo de Fomento con todas sus obras.

Soraya Sáenz de Santamaría sigue siendo la mano derecha de Rajoy. Y en justo pago, mantiene la Vicepresidencia y añade Administraciones Territoriales. Puesto clave para controlar lo que llaman “la deriva catalanista” y la financiación autónomica. Hasta el último momento ha estado en pugna con María Dolores de Cospedal, nueva ministra de Defensa, estirando de la cuerda cada una de las dos rivales de poder, por el control del CNI. El Centro Nacional de Inteligencia parece haberse convertido en una codiciado instrumento. Lo mantiene la vicepresidenta; del mal, el menor.

Cospedal viene avalada por ser la más activa con la tijera en su etapa como presidenta de Castilla-La Mancha y ahora le toca gestionar el legado de Morenés con sus grandes compras de armamento. Por fin cumple su gran sueño de ser ministra y seguro que, dado su carácter de dureza inapelable, se sentirá cómoda en la función.

Interior le ha correspondido a su amigo Juan Ignacio Zoido, juez de profesión y sin ninguna experiencia en las labores que ahora se le encomiendan. Exalcalde de Sevilla, fue delegado del Gobierno en la comunidad manchega. Los indicios apuntan a que será un Fernández Díaz con acento andaluz; comparte con su predecesor el fervor religioso y una ideología fuertemente conservadora. Amigo también de la jueza Alaya entró por ello en algunas controversias, precisamente con el PSOE andaluz, el gran artífice de que Rajoy siga en el gobierno. Activo en Twitter y hasta discutidor, en este punto representa una cierta novedad respecto a sus colegas. Rafael Catalá se queda con Justicia donde ha prestado grandes servicios a la causa del PP.

La voz amable  de Íñigo Méndez de Vigo será la encargada de la Portavocía del Gobierno. Cargo que va a compatibilzar con Educación, Cultura y Deporte. Asuntos baladíes para el PP, se conoce, que no merecen ministerio individualizado. Méndez de Vigo fue, casualmente, el anterior Embajador ante la UE. Barón de Claret, de los de verdad, de la nobleza.

Mujeres pocas, las fieles escuderas de Rajoy como García Tejerina que repite en otro multiministerio: Agricultura, Pesca y Alimentación y Medio Ambiente. En cambio Fátima Báñez se queda solo con su Empleo y… Seguridad Social en lugar de Servicios Sociales. Su trágica Reforma Laboral es la prueba de cómo Rajoy siempre puede contar con ella.

Servicios Sociales e Igualdad han recaído en Dolors Montserrat, una abogada y diputada catalana perteneciente a una sólida saga del PP en la Comunidad. Y que, por cierto, debe un par de millones largos de euros a Hacienda. En esta lotería de intereses, le ha correspondido también Sanidad, nada menos. El modelo catalán de salud es a menudo más duro que el del resto del Estado, no es la mejor inspiración. Sanidad tampoco merece un Ministerio propio pese a su vital importancia. Transferida la gestión a las Comunidades Autónomas, precisa de directrices generales.

Luis de Guindos, que soñó con ser presidente del Eurogrupo, se queda en el gobierno. Bien servido, eso sí. Mantiene el Ministerio de Economía, sin Vicepresidencia. Y añade Industria que es un buen bocado. Álvaro Nadal, del clan de los “sorayos”, gran apoyo de Rajoy y hasta ahora jefe de la Oficina Económica del Gobierno, se ocupará de Energía, Turismo y Agenda Digital. Como se puede apreciar, tres sectores íntimamente relacionados de igual modo.

La desgana puede ser contagiosa, fundamentada. La ardua noticia fue ya que Rajoy volviera a formar gobierno en sí y  ésa ya la tragamos, aunque permanezca sin digerir. Parecía inconcebible que un partido encausado por corrupción y con sus tesoreros y múltiples miembros sentados también en el banquillo, continuara gobernando. Pero ocurren cosas en esta España nuestra como que el partido nominalmente socialista, PSOE, haya llegado a niveles de ruptura y escarnio por darle de nuevo el gobierno. De los regeneradores de Ciudadanos –que hasta han impedido una comisión para investigar al PP de Aznar en la Guerra de Irak– poco más se puede decir. El bloque ha levantado un muro de apoyo, defensa y exclusión de los enemigos. La apariencia de transitoriedad no implica que no vaya a durar 4 años más. O 5.

Insistir quizás en que no es cierta la consigna que repiten en los medios: Rajoy no tenía mayoría. No le votaron 16 millones de personas, algunos de esos millones (los de PSOE y Ciudadanos) votaron precisamente para que no gobernara.

No hay novedades. Las que siguen la línea del PP. Más recortes y subidas de impuestos. De algún lado han de salir los 5.500 millones que, nos dicen, “Bruselas exige”, como consecuencia de la gestión de Rajoy incumpliendo el déficit. La Deuda Pública sigue impagada y casi impagable tras el extraordinario aumento registrado en estos años. Las pensiones en el punto de mira. Los trabajos precarios no dan confianza alguna en su mantenimiento por esta vía. Y veremos qué pasa con la Ley Mordaza con un PSOE que multa y cesa con saña a sus miembros coherentes por negarse a hacer presidente a Rajoy.  Siquiera de forma testimonial.

Nada cambiará a mejor para los ciudadanos, para los jóvenes emigrantes que seguirán sin poder volver, o hacer planes de futuro en España. Para los trabajadores entrados en la pobreza, “pese” a la recuperación, como suelen decir. El 28% están en riesgo de exclusión social por la bajada de salarios, según Intermon Oxfam. Para el conjunto  de la sociedad en sí. Esto va de otro palo.

*Publicado en eldiarioes

El gobierno de Rajoy y quienes nos escriben la historia

sanchez-rajoy

Sánchez, defenestrado, denuncia presiones. Rajoy es presidente del gobierno gracias al PSOE.

El 20 de septiembre prácticamente todos los informativos españoles se volcaron en contar un intercambio de tweets entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, los principales dirigentes de Podemos. La mayoría, como la televisión pública estatal, TVE, abrieron con ellos su telediario o lo llevaron a sus portadas. Consideraron de trascendental importancia que dos líderes políticos mantuvieran públicamente una divergencia de estrategias en una red social en apenas media docena de frases.

El tratamiento mediático contrasta con el dispensado a la entrevista que, el domingo Jordi Évole realizó en su programa Salvados (La Sexta) a Pedro Sánchez, el exsecretario general del PSOE defenestrado por una mayoría del Comité Federal. La primera, tras entregar su acta de diputado. Sus declaraciones fueron de gran envergadura: acusó a los poderes financieros y al Grupo Prisa de haberle presionado para evitar un gobierno alternativo y para mantener a Rajoy. Los medios convencionales han optado por el ninguneo o por realzar la crítica del nuevo PSOE que se muestra indignadísimo con Sánchez Castejón. El País ha esperado hasta la noche del martes para lanzar su esperado editorial contra Sánchez.  Aquel “insensato sin escrúpulos” -que llegó a soliviantar a numerosos suscriptores- ha pasado a ser alguien con “ completa ausencia de cultura democrática”, a quien acusan de “querer torcer o manipular sus posiciones editoriales”, como se hace “en los regímenes autoritarios”.  Así se escribe la historia que se ha desarrollado ante nuestros ojos. 

La noticia que brindó Sánchez en la entrevista es de apertura, que a nadie le quepa duda. La presión de poderes que no se presentan a las elecciones para alterar su resultado, que Sánchez atribuye a nombres concretos, es de parar las rotativas y de activar la maquinaria de la Justicia. Aunque los sobradamente informados digan displicentes que es un secreto a voces, nada tiene de anécdota. Por primera vez un dirigente del PSOE –exdirigente cuando habla– denuncia injerencias de los poderes económicos y mediáticos.  Lo cierto es que el PSOE actual ha hecho exactamente lo que denuncia Sánchez que le pidieron a él: evitar un gobierno progresista y sentar de nuevo a Rajoy en la Moncloa. Y que Rajoy es el presidente de nuevo gracias a la abstención del PSOE resulta incuestionable. Está ahí. Por 4 años si se cumplen los plazos. Quienes mandan actualmente en el PSOE deberían preguntarse por qué sólo se comprenden entre ellos, y la derecha y los medios afines.

Ahora toca desactivar la grave denuncia del exsecretario general del PSOE y se multiplican los medios. Los errores de Sánchez no justificarían el hecho, por mucho que se empeñen. No son admisibles las presiones, sea quien sea el afectado. Ni se puede asumir como normal y sabido. Si fuera tan fácil denunciar coacciones ¿por qué han callado tantos? ¿Qué nos dicen los resultados? Que Rajoy es presidente del Gobierno, tras una estentórea cabriola en el PSOE. ¿Y los métodos? Quedan para la memoria declaraciones varias y editoriales como puñales desde que Sánchez empezó a desmandarse del mandato del Comité Federal en diciembre tras las primeras elecciones: Podemos y nacionalistas no. Al punto de ver al director de El País Antonio Caño enviando cartas a los subscriptores dados de baja por disconformidad con la línea editorial y que él atribuyó a su propia vehemencia. En el último editorial, han pasado a una fogosa virulencia.

Cuando este lunes Mariano Rajoy juró su cargo algún medio resaltó el alivio experimentado entre los presentes por haber concluido la larga interinidad. Todo eran parabienes. Se pasaba de dar la noticia de cualquiera de los múltiples latrocinios de miembros del PP en su paso por los tribunales a especular con las listas de ministrables. A otra cosa mariposa y aquí no ha pasado nada. Cuando ha pasado y mucho. Y lo que ha de llegar.

Rajoy ha vuelto a subir a los altares por sus supuestas habilidades personales.  Los medios ensalzan al gallego resistente que, sin hacer nada, sigue en el Gobierno mientras decaen sus oponentes. A veces bastan movimientos mínimos para que otros sacudan el dedo y el puño. A estas alturas no es ya que se aferre a la roca y “resista”, es cómo ha establecido las redes para que el engranaje funcione por sí solo. Esto también forma parte de la estrategia del percebe, que resultó premonitoria. Y de partidos y organizaciones volcadas en sus propios intereses sin reparar en métodos.

No es legendaria la resistencia de Rajoy. Lo realmente legendario, por comparación, son las ayudas de las que ha dispuesto. De pasar a la historia. A la real, no a la que cuentan sus hagiógrafos. Quién nos iba a decir que, pese a tantas alabanzas a su gestión, a la benevolencia con la que han sido tratados sus desmanes, Rajoy se quedaría sin mayoría para gobernar y surgiría al final la oportuna abstención del PSOE por el  chapucero método que se ha producido. Qué gran casualidad, ni al percebe le llegaba con más atino la comida a la boca.

¿Quién puede enfrentarse a esa poderosa maquinaria?

¿Qué está pasando en España para que el sinuoso Luis María Ansón publique una columna en El Mundo insinuando que el CNI tiene informes inculpatorios sobre Pablo Iglesias y que no se harán públicos si el líder de Podemos “se integra en el sistema”? ¿Son inculpatorios o es una coacción? ¿Es cierto o cosecha de Ansón a la que El Mundo da cancha?

La entrevista de Jordi Évole a Pedro Sánchez fue récord de audiencia superando incluso a banalidades de gran tirón con las que competía: tres millones y medio de personas lo vieron. Un 20% del share. Pero cada uno de esos telediarios que versionan a placer los hechos, cuenta con una media de dos millones y actúan a diario. El 70% de los ciudadanos dice informarse por televisión y es ahí donde reside el filón más amplio y sutil de influencia.

Durante muchos años la manipulación radicaba en contar solo una versión de los hechos, la que convenía al poder. Luego se pasó a dos para confrontar  puntos de vista, aparentemente. Le llamaban objetividad. El PP inventó el “Modelo Arenas”, que consistía en poner detrás de Zapatero al dirigente andaluz a rebatir cualquier cosa que el socialista dijera y quedar con la última palabra. La técnica de la manipulación se ha perfeccionado ahora con las tertulias. Aún con diferentes matices y nivel de daños, llenan la programación de la mañana a la noche.

Esas pantallas partidas en las que ves a un periodista a un lado y a un agitador vendiendo lo que siempre vende, o disparando contra lo que siempre dispara.  Para ver si consigue cambios de opinión ante noticias que afectan gravemente a la audiencia. Así se desactiva en lo posible, en lo que cada uno se deja, la conciencia crítica. La realidad interpretada por televisión, prensa y radio. Guionizada y dramatizada.

No ocurre únicamente en España, por supuesto, aunque aquí se añada la proverbial tolerancia de una parte de la sociedad a la corrupción. La periodista Soledad Gallego-Díaz escribía hace semanas de la política posverdad, sobre las mentiras impunes de los políticos. Concepto de moda, nacido en EEUU y que ha sido tomado desde distintos ángulos. Algo llamaba poderosamente la atención y no se ha destacado: “ The New York Times ha renunciado al famoso principio periodístico de dar dos versiones enfrentadas y equivalentes. Por primera vez, el diario tituló el otro día en primera página que Trump era un mentiroso”. El periodismo auténtico ha de empezar a contar quién miente, basándose en hechos y evidencias.

Quienes nos escriben la historia hablando de responsabilidad, seriedad, estabilidad, éxito, sistema… quienes eximen y cargan culpas y desdibujan la verdad, quienes señalan lo accesorio para provocar ofensa y reacción y atenúan lo verdaderamente importante verán el día el que a muchos millones más de los ya lo hacen, les dará por cotejar sus relatos con la verdad que viven. Aviados vamos en caso contrario.

*Publicado en eldiario.es

*Actualización.

Hoy le ha tocado a Ramón Espinar, portavoz de Podemos en el Senado. La desproporción se ha convertido en arma. Al punto de la portada de ABC. Todo forma parte del mismo paquete. La causa ya es accesoria y quien compra esto compra el pack completo. Aviados vamos si los ciudadanos no empiezan de una vez a usar brújula.

abc-espinar

El acto del 29 de Octubre

Por supuesto que nadie ha entrado en el Congreso de los Diputados como cuenta el imaginario popular que hizo el General Pavía el 3 de enero 1874 para acabar, de facto, con la I República española sin cumplirse ni un año desde su promulgación. En realidad Pavía exigió el desalojo de la Cámara por medio de una nota y, ante la negativa de los diputados, fueron soldados y guardias civiles a sus órdenes quienes disolvieron el Congreso. Pavía alteró el orden constitucional pero ni siquiera admitió haber dado un golpe de Estado, propuso que aquello pasara a la historia como “el acto del 3 de enero”.

Por supuesto que no se puede llamar golpe de Estado, como hacen algunos, a la serie de hechos que han desembocado en que este 29 de octubre Mariano Rajoy, el líder del partido más corrupto de la democracia, haya revalidado su cargo como presidente del gobierno español. Los diputados han sido elegidos mediante sufragio universal y votan o se abstienen de lo que creen conveniente para el fin que se proponen. En este caso dar al candidato del PP la mayoría simple para gobernar. Para no repetir por tercera vez las elecciones, añaden quienes lo han hecho posible.

El problema son los hechos que jalonan el proceso. Muy preocupantes. Crucial ha sido el golpe de mano producido dentro del PSOE, una jugada clave en fondo y forma para el desarrollo de los acontecimientos. Parte de la intención de descabalgar al secretario general Pedro Sánchez, partidario del No a Rajoy y constituir un nuevo poder. Y cuenta con la serie de reuniones bajo mano inscritas en los manuales de la conspiración. O la inenarrable sesión para tomar el mando, a costa de perder fuerza en el partido. Así, cinco millones y medio de personas que dieron su voto a la formación para que NO gobernara Mariano Rajoy han hecho posible que siga en La Moncloa.

“No podemos abstenernos porque sería un fraude y una traición a nuestros 5 millones y votantes, que han depositado su confianza en nosotros, no lo vamos a hacer por lealtad a la palabra dada, no es no”, repetía sin descanso Antonio Hernando, portavoz del PSOE. La persona que escenifica el giro del partido, quien llena las hemerotecas con declaraciones grabadas defendiendo todo lo contrario de lo que ahora dice. Su exposición en la tribuna del Congreso fue un estriptis  descarnado como pocas veces se han visto.

El otro Hernando, Rafael, portavoz del PP, compareció para dejar clara la situación: la batalla es frontal y con armas ocultas en el calcetín si es preciso. Con su habitual actitud tabernaria llegó a usar un informe falso que ningún juez ha admitido para acusar a su rival político, Pablo Iglesias, de venderse a dictadores. Como en una tertulia, como ésas en las que personajes de su calado expanden dossiers de clara intencionalidad difamatoria. Olvidando, por otro lado, todo cuanto de hipocresías se esconde por amadas dictaduras del mundo.

La presidenta que Rajoy ha colocado en el Congreso como tercera autoridad del Estado se está revelando como una profunda disfunción. Su incapacidad para el cargo, para el solo hecho de dirigir sesiones, es manifiesta. Y, sobre todo, parece actuar al servicio de los intereses de su partido. Negarle la palabra a Pablo Iglesias, calumniado por Hernando, fue uno de los hechos más graves que se ha producido en mucho tiempo.  Y marca la legislatura. No va a ser limpia.

Hay un fuerte choque ideológico, de personalidad incluso, entre los dos bloques fundamentales que van a formar este Parlamento. De un lado los que se llaman a sí mismos constitucionalistas –aunque un par de ellos no tuvieron empacho en modificar el decisivo artículo 135 de la Carta Magna – y del otro la izquierda de Unidos Podemos.

El bipartidismo –y su añadido con la formación de Albert Rivera– no entiende las formas de los recién llegados. Cada palabra, cada tono, cada gesto, les indigna. Es otro lenguaje, más de la calle, de la vida real. Sin contar, desde luego, que el contenido de las denuncias de Unidos Podemos –con drásticas verdades– puede resultarles muy irritante. Hablar de “potenciales delincuentes” cuando en ese mismo hemiciclo estuvo sentado hasta hace nada Gómez de la Serna, por citar solo alguno, no es ningún disparate. Pero, sobre todo, se nota la incompatibilidad absoluta de lo que cada bloque representa. Y, por los indicios, el que presta apoyo a Rajoy estaría mucho más cómodo sin los que parece considerar advenedizos. Estaban muy tranquilos antes de que la sociedad se indignara con sus políticas.

Rajoy afirma ya que no permitirá la derogación de sus leyes estrella. No tiene ninguna necesidad de hacerlo, vista la debilidad en la que el PSOE se ha situado y la escasa fuerza de Ciudadanos. Y hay leyes muy lesivas para los intereses de la ciudadanía. Mientras se desarrollaba el debate de resultados ciertos, se conoció la fecha del juicio contra el profesor Jorge Vestringe (68 años), para el que la Fiscalía pide una durísima pena por participar en una manifestación republicana y presuntamente agredir a un policía. Tres años y medio de cárcel. Son las consecuencias de las leyes y códigos Mordaza con los que se pertrechó el PP.

La mezcla de política sucia y autoritarismo es letal. Viene una legislatura bronca, en la que las fuerzas de gobierno apuestan por defender su posición sin reparar en métodos, por lo que ya se ve.

Y hay un factor concluyente a añadir: la prensa generalista, los medios generalistas. De nuevo portadas fuera del eje de la información, fotos editoriales y artículos sesgados. Varios medios destacan en titulares las falsas acusaciones de Rafael Hernando contra Podemos sin añadir precisión alguna. Se lleva a la consideración de noticia las declaraciones de políticos en sus ataques a adversarios, es decir, se da cancha a la propaganda. No es fácil encontrar la queja por la actuación de Ana Pastor al frente del Congreso, que sí trae eldiario.es. Rajoy cuenta con grandes soportes. Y así va a ser cada día hasta… no sé sabe hasta cuándo y cómo.

La demonización de las protestas es otra de las piezas fundamentales de este nuevo orden. La atribución de culpas también. Concepción Dancausa, la que fuera presidenta de la Asamblea del “Tamayazo”, dice que los organizadores de la manifestación Rodea el Congreso, prevista para la sesión final de la investidura de Rajoy “trabajan para Podemos”. Sin pruebas. Sale gratis. Rentable, en realidad.

El 10 de marzo de 2007, Rajoy salía a la calle para protestar contra la política antiterrorista del Gobierno del PSOE.  Era la decimotercera vez que el PP se manifestaba para rechazar leyes o actuaciones del Ejecutivo nacido en 2004. Varias de ellas, junto a la Conferencia Episcopal. Todas en contra del PSOE que hoy facilita su Gobierno. En su discurso final, Rajoy dijo: “Volved a vuestras casas y contad a todo el mundo lo que ha pasado aquí, lo que habéis hecho, lo que habéis sentido. Que os vean en pie, con la cabeza alta y fuertes como yunques. Orgullosos de ser españoles que no se resignan”. Y tras el mensaje mesiánico, la democracia siguió su curso tal como estaba.

Es el mismo Rajoy, otro PSOE, nuevas fuerzas que les han hecho atrincherarse, en lugar de abrirse a la realidad de una sociedad que ha cambiado lo quieran ver o no. Pero la travesía augura fuertes tempestades. Y una guerra desigual. Y víctimas.

La idea de Pavía de poner una etiqueta con la fecha sin más a aquello que hizo, no es mala en tiempos difíciles. Prudente y aséptica. Podemos pues concluir que “el acto del 29 de Octubre” marca un tiempo plagado de peligrosas turbulencias.

*Publicado en eldiarioes

El PSOE no parece calibrar a qué condena a la sociedad española

fernandez-gestora

Javier Fernández, presidente de la Gestora del PSOE

Puede que, sin el golpe que derribó a Pedro Sánchez,  no habríamos captado en toda su dimensión lo que escondía el PSOE. Pero se han abierto en canal para mostrar una realidad preocupante en el partido que pasaba por ser el lado progresista del bipartidismo. No es que no diera señales de deterioro desde hace tiempo -de ahí la pérdida de votos-, sin embargo, muchos nos negábamos a considerar la existencia del PPSOE, que PP y PSOE fueran exactamente lo mismo.

Y no hace ni un mes descerrajaron con dinamita la caja de los truenos y nos sorprendieron dejando al desnudo un grave quebranto. Con una degradación de tal calibre que admite pocas reparaciones, al menos con sus actuales protagonistas. Todo el proceso aboca a la misma conclusión. En el PSOE se ha impuesto el virus de la  mediocridad, el que extrae las “posibilidades más ruines”, como escribía Francisco Ayala acerca de la repercusión de las tiranías.

El expresidente Felipe González, metido en negocios de alto capitalismo y baja exigencia social, que coge las riendas y el silbato para desencadenar el derrocamiento del secretario general, Pedro Sánchez. De la mano de su amigo, Cebrián, factótum de emporios mediáticos venidos a menos y afectado de la misma soberbia que el colega. Se trata de llevar al poder a Susana Díaz, la presidenta andaluza y a su corte de fieles, más proclives a sus intereses.

Y el golpe triunfa, pero no en forma de paseo triunfal como esperaban: todo lo contrario. En los restos de la carnicería se lee bastante más que en los posos del café. Son análisis clínicos, casi una autopsia. Todas las miserias que se achacaban a la política esclerótica sobre la camilla, demostrando la razón que pide su relevo. Porque su daño, nos afecta a todos. Se descabalga un partido que concurrió a las elecciones como centro izquierda y su ruina sirve para cimentar al PP.

Ahí andan los barones más responsables pidiendo abstenerse un poco solo en lugar de un mucho para quedar dignamente. Olvidando que el nuevo mando ex

ige el pringue de todos.  Y que al final la abstención es como el embarazo, o sí o no. Rajoy será presidente gracias al PSOE. Ése es el hecho.

Primera ofuscación de una serie en la que vemos a prominentes líderes del PSOE mirar de tal forma por sus intereses, con tal impudicia, que se diría que no son conscientes de cuanto está viendo toda España.  Añaden al “abstenerse no es apoyar”, el evidenciar su rechazo frontal a las políticas de Rajoy  votando no en la primera ronda para luego darle el Gobierno con su abstención, o el júbilo por la situación en la que quedan: “Ahora sí van a poder hacer oposición”, ahora sí que Rajoy se va a enterar, “lo van a crujir vivo”.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, –que gobierna con apoyos– no se corta al evidenciar la máxima aspiración para el PSOE en estos momentos. “ El PSOE liderará la oposición y que ninguna otra fuerza piense que lo va a poder hacer“. Lo mismo que Fernández, el presidente de la Gestora. Difícil entender ese conformismo y que encima presuman de él.

Porque hay quienes sí se creen una parte de su historia. No toda, evidentemente. Están regresando casi con furia a las antiguas tácticas que han destruido la confianza de los ciudadanos en la política. Un cinismo similar al que despliega el PP de continuo. Echando culpas a otros –a Podemos– empecinados en ocultar todas las evidencias, mirando para otro lado, a su ombligo, a su silla.

Los dinosaurios en pleno apogeo mediático para mayor gloria de las audiencias. Corcuera insultando a la diputada por su partido Margarita Robles con el tópico machista de la peluquería. El ministro de la patada en la puerta a una jueza. Como él, Rodríguez Ibarra persiguiendo catalanes y rojos. Desde el PSOE andaluz, uno de sus portavoces da mensaje cuartelario: Yo obedecería las órdenes del partido.  De hecho crece la idea de echar al Grupo Mixto a quienes voten que no. José Blanco, ascendido de nuevo a los altares, les dice que ahí tienen la puerta. Llevaban intención de no abstenerse entre 18 y 22 de los 85 diputados. Más debilidad para el PSOE de Susana Díaz, que va a concentrar las esencias de una inequívoca derecha nacionalista española y  de la política al servicio del aparato.

Soraya Rodríguez, exportavoz del PSOE en el Congreso, aportó, sin quererlo, las claves que les ocupan y preocupan. Ha pedido a quien está en contra de abstenerse que no falten al respeto para explicar sus razones. Está hablando a los suyos, sin pensar en los millones de personas a los que faltan al respeto al posibilitar un Gobierno de Rajoy. En particular, a quienes votaron sus promesas de cambio. Ésas de las que hoy se desdicen sin la más leve preocupación.

Un partido juzgado por corrupción al que solo apoyaban sus fieles poco escrupulosos con este asunto, emprende nueva legislatura. Con sus recortes, su autoritarismo, la manipulación de los medios públicos, con todo lo que ha convertido a España en uno de los exponentes de la mayor desigualdad y una pocilga ética en estamentos fundamentales. Dar el Gobierno a Rajoy –que no tiene mayoría por si se olvida– es un escándalo. Rajoy no es el mal menor, como tampoco lo es este PSOE. Son males superlativos.

Da la impresión de que el PSOE no es consciente del daño que se ha hecho a sí mismo y a la ciudadanía. Hoy más que nunca, el bipartidismo evidencia la carcoma que le corroe. El PSOE se lleva la peor parte al quedar subsumido al PP por la caótica ascensión del Susanato. ¿De verdad no se han enterado que van a comerse sus promesas y que están al albur del PP por su torpe maniobra?

La decadencia, cuando apura sus fases, acaba en descomposición y colapso. Ojalá estén a la altura quienes priman ocuparse de las personas, convidadas de piedra en esta guerra de intereses personales y mala política. La travesía va a ser dura.

*Publicado en eldiarioes

El golpe en el PSOE retumba en toda España

Lo publiqué hace unos días en eldiarioes, estaba claro. Este domingo se ha dado un paso más y en una semana tenemos a Rajoy de presidente del gobierno de nuevo.

susana-12-10-golpe

La operación está a punto de concluir. Con esa quemazón de los lazos que nos atan y atan fuerte en España. La investidura de Rajoy como presidente del gobierno, gracias al PSOE salido del alucinante motín del 1 de octubre, tiene mucha más envergadura aún de la que parece. El cambio de rumbo supone avalar a un partido anegado por la corrupción y condenar a la sociedad a unas políticas que el PSOE rechazaba. Así lo hicieron creer a sus votantes y no votantes.

Volverá a gobernar Rajoy. A ese fin se montó la defenestración de Pedro Sánchez. No hay alternativa, dicen, se trata de ir a terceras elecciones o abstenerse en favor del PP. No hay alternativa, desde luego, para una posición férreamente conservadora y aposentada que es la que se ha hecho con los mandos del PSOE. Y no por el método más airoso.

Nunca existió la posibilidad de un gobierno progresista. Por más que se llenen la boca de exculpaciones e inculpaciones numerosos miembros del PSOE. No lo hubieran consentido, como se ha visto ahora. Probablemente Pedro Sánchez intentó al suscribir el acuerdo con Albert Rivera distraer y apaciguar a quienes preferían pactar con el PP o con el diablo antes que con Podemos. Pensó, quizás, que Pablo Iglesias se sumaría con una abstención con tal de echar a Rajoy, no a lo que representa. Sánchez, además, parecía sintonizar con Rivera. Pero Ciudadanos tenía una labor que anunció reiteradamente: el pacto había de ser con el PP, jamás con Podemos, ni luego con Unidos Podemos.

img_20160204_153331

Felipe González también avisó. El expresidente tomó de alguna manera las riendas pocos días después de las primeras elecciones del 20D. Como ahora son múltiples las portavocías mediáticas de “la gran coalición”; en enero lo contó La Razón. Había que buscar a las viejas glorias para que frenarán a Sánchez no fuera a ser que se desmandara. Y parece ser que Sánchez sí pensó en serio al final en un gobierno progresista porque era su única salida. Susana Díaz lo quería fuera, en cualquier circunstancia.

El País se convirtió en este periodo en un órgano de presión y tutelaje del candidato y del propio PSOE. Ya se dice, con acierto, que deberá estudiarse lo que un periódico ha llegado a hacer con un partido político. Se marcaron las pautas, se alabó y se censuró. Se llegó a insultar a Pedro Sánchez y reiteradamente. En el cúmulo de improperios se le acusó de tener “un partido secuestrado”, o aquel terrible “insensato sin escrúpulos” que señaló su derrocamiento. Ningún saqueador de las arcas públicas ha recibido ese trato. Hubo también un sobrecogedor final de editorial del 4 de septiembre: “ Hay que evitar la repetición de elecciones a cualquier precio“.

felipegonzalez-ser

Y el miércoles 28 de septiembre Felipe González acude a la Cadena SER y se duele de haber sido engañado por Pedro Sánchez. Le dijo que se iba a abstener y no lo hizo. Y hay que abstenerse, no lo puede dejar más claro. Por la tarde le presentan a Pedro Sánchez 17 dimisiones en la Ejecutiva. El sábado, solo 4 días después, en una bochornosa sesión, Sánchez pierde ante los amotinados. La triunfadora es Susana Díaz, quien ha decidido por fin dar el salto a Madrid. El presidente asturiano Javier Fernández es colocado al frente de una Gestora con sobradas atribuciones.

susana-javier

La maniobra se ha desarrollado ante nuestros ojos. Con menor pudor cuanto más colaba la osadía. Puede ser lícito que, de existir una mayoría en los órganos de decisión, se cambie a la persona que ocupe la Secretaría General sin cumplir los plazos y procedimientos. Pero no es eso lo que ha ocurrido, o no en la forma. Sánchez fue nombrado en primarias y le echa el Comité Federal, tras la declaración de guerra de la Ejecutiva. Lo hemos visto todos. El método para desbancar a Sánchez fue impresentable. El golpe de un sargento chusquero como lo calificó el socialista Josep Borrell. Ahora, el golpe en sí ha quedado en un segundo plano informativo. Y es clave en la historia.

La Fiesta del 12 de Octubre brindó múltiples pistas. La jefa -sin coronar aún- fue la estrella. Y hubo movimientos a amplias bandas. Sonrisas, parabienes, celos, algún crujido de sapos saltando en el estómago. Un cierto tufo a conchabeo en las cumbres. Susana Díaz deja el trabajo duro a otros –dicen que es su especialidad– y, ante el requerimiento de declaraciones, afirma: “Ya os cansaréis de oírme”. Da por hecha su ascensión. ¿Adónde? ¿A la Presidencia del gobierno? Mucho tiene que llover para eso. O no, visto lo visto. O sí, visto lo visto.

Varias voces en el PSOE, escasas, son conscientes de lo ocurrido. De su gravedad también. Pero el conocido como Susanato, o Sultanato, agrupa –con la presidenta andaluza y su círculo de apoyo–, a barones territoriales de su mismo corte: se asemejan mucho a la figura del cacique español que conoce bien el sustento de redes clientelares.

Los estamos viendo pronunciarse y defender la inevitabilidad de un gobierno de Rajoy. Las declaraciones tras la reunión de este martes, con sus acatamientos y excusas, producen sonrojo y casi dolor ajenos. El presidente de la Gestora insiste en que “abstenerse no es apoyar” y que “la democracia directa no está en la cultura del PSOE”. Varios barones se pronuncian en el mismo sentido. El portavoz de la Gestora, Mario Jiménez, declaró que “ investir a Rajoy servirá para ‘sanar el daño’ que hizo el PP”.  Y hay quien ya se consuela con la oposición tan constructiva que va a hacer el PSOE que igual consigue comisiones de investigación.

La división en el PSOE apunta indicios de ser traumática, y ocasionar la ruptura y separación de algunas federaciones como el PSC y la pérdida de figuras fundamentales. O puede que incluso también se diluya. Los objetivos de los amotinados son inapelables. En realidad solo necesitan brindarle a Rajoy, a lo que representa en el Sistema, 11 abstenciones, un “Tamayazo” amplio.

Esta crisis fue largamente preparada y, sin embargo, se ejecutó con torpeza extrema. Como en un ataque de urgencia o de soberbia que se precipitara eludiendo los cauces previstos. El “nuevo” PSOE ha quedado en tal situación de debilidad que no puede ni exigir contrapartidas a su apoyo. Corre el riesgo de que Rajoy les convoque elecciones y les mande al pozo del que no les salvarán las complacientes encuestas. La faena trae a la memoria la Ley de Clark, formulada, en su despido, por un científico de la NASA: “La incompetencia suficientemente avanzada es indistinguible de la mala voluntad”.

Todo está pasando ante nuestros ojos para quienes quieran verlo. Gracias a los procesos por corrupción que se están desarrollando, hasta los menos informados pueden ver el montaje de hilos entrelazados y se van afinando algunas de las figuras que los mueven. Podemos intuir más. Es la punta del iceberg. Algunas nunca las conoceremos. Ni tampoco los papeles de quienes gestionan la difusa urdimbre que mueve más de lo que muchos creen nuestras vidas. Los países menos o nada corruptos se libran de esta lacra.

Facilitar el gobierno a este PP es escandaloso, sin atenuantes. No solo por la corrupción, con ser letal e intolerable; son las políticas para la desigualdad, el aumento de la pobreza de todos los días, la demagogia impenitente, las trampas sonrojantes, o el peligroso autoritarismo que ha caracterizado el gobierno del PP con sus Leyes y Códigos Mordaza en vigor. Apoyarlo es sustentar todo esto. Y su continuidad. Rajoy no ha brindado ni una concesión a sus socios. Teatrillos habrá con el juego de minorías pero lo fundamental está atado.

img_20161007_204452

Dicen que durará poco la legislatura pero, mientras no haya una conciencia ciudadana responsable, el entramado opera a sus anchas. Y si han sido capaces de hundir al PSOE para que nada cambie, ¿qué más cabe esperar de este tiempo que se avecina?

*Publicado en eldiarioes

González, Cebrián y la monarquía tailandesa

cebrian-gonzalez-garcia-margallo-casa-de-america-foro-venezuela

Cebrián, González y García-Margallo a su llegada al foro ‘Venezuela: una reflexión sobre el presente’, en junio de este año. FLICKR CASA DE AMÉRICA

Acaba de morir el Rey de Tailandia, Bhumibol Adulyadej, tras 70 años en el trono. Tenía 88. Se han decretado 12 meses de luto y a quien no llora adecuadamente por él  le obligan incluso a golpes y arrastrado en público escarnio ante la multitud. Desde mayo de 2014 la figura fuerte en el gobierno del país es el general Prayuth Chan-ocha, autor de un golpe de Estado contra la entonces primera ministra Yingluck Shinawatra. A partir de entonces gobierna una junta militar. El objetivo, se dijo, era incrementar el poder de la monarquía.

Al cumplirse un año del golpe, Chan-ocha reunió a la prensa local y a los corresponsales extranjeros, unos 200 periodistas, para darles un cursillo sobre cómo hacer preguntas que no le ofendieran. No nos facilitaron detalles del temario. La población también recibió directrices. Fue creado el Consejo Nacional para la Paz y el Orden destinado a lograr la felicidad de los tailandeses. Por las buenas o por las malas. El propio Chan-ocha compuso una balada titulada  “Devolviendo la felicidad a Tailandia”. Más les valía cantar y dar saltos de alegría, el descontento sería castigado con los llamados “ajustes de actitud”. Numerosos críticos, académicos y prensa entre ellos habían sufrido sus rigores: arrestos y represión por esas desviaciones que no gustaban a la Junta.

Los tailandeses, por tanto, están obligados a ser felices por decreto y también a sentir enorme dolor por la muerte de su monarca. Un sinvivir.

tailandia-chan-ocha-se-postra-ante-el-rey-efe

Chan.ocha se postra ante el Rey ahora fallecido

Indudablemente, los guardianes de las esencias de un país, una sociedad, cuanto viven y quieren, su felicidad, su tristeza, creen estar en posesión de la verdad. No hay nada como sentirse un ser excepcional para indicar, imponer si se da el caso, las conductas correctas.  La realidad a veces les contradice. De forma flagrante incluso.

Se levanta España sobrecogida a golpe de periódico, prensa y radio, porque este miércoles un grupo de 200 estudiantes, alborotadores, o lo que fuera, protestaron en la Universidad Autónoma de Madrid ante el expresidente del gobierno y del PSOE, Felipe González, y el presidente del grupo PRISA, Juan Luis Cebrián. Iban a dar una conferencia y los manifestantes se lo impidieron.

Ya estamos de nuevo con portadas, editoriales, escritos desde la “efervescencia” –ahora les cuento esto-, en donde se compara la protesta de la Universidad con el 23F y, sobre todo, se culpa de la revuelta… a Podemos. Decían lo mismo que Pablo Iglesias en el Parlamento, argumentan. Hablaban de cal viva y eso no se toca, ni se desentierra. La cal viva existió y algún día este país deberá enfrentarse a ello, hay asuntos que por su desmesura se empeñan en sacar la mano de la tierra que los sepulta. De hecho, hasta José María Aznar se lo refregó a González en 2004, con lo que él tiene que callar.

Por supuesto que no es la mejor actitud obligar a suspender una conferencia. Tampoco situar en la precariedad y falta de futuro a los jóvenes –y no tan jóvenes- por las políticas que estas dos personas se empeñan en avalar en la práctica. La violencia tiene muchos caminos y matices, pero, categóricamente, no es lo mismo una protesta en una Facultad universitaria que estas portadas y artículos señalando dianas.

portadas-cebrian-glz

Dicen que hay que atar corto a las redes sociales, ¿A la sociedad? ¿A los desacuerdos? ¿A las justas reivindicaciones de esta ominosa época? Desde los púlpitos mediáticos, nos dan clases como en Tailandia. Algunos las llevan bien aprendidas de casa.  Chirría escuchar a periodistas censurando la crítica que es consustancial a nuestra profesión. Y escandaliza este salto a la primera fila del  lavado de ofensas cuando tanto se ha callado y acallado.

El papel de Felipe González y de Cebrián en el motín dentro del PSOE es visible. Les hemos oído y leído. Son ya numerosas las voces que no dan crédito a lo que, especialmente, El País, un diario de referencia, está haciendo. Y el giro en el PSOE Supone un cambio drástico en las expectativas para un cambio de políticas. Tampoco ha sido nada airosa la forma. La maldita casualidad hizo que el mismo día de la protesta en la Autónoma, Infolibre publicara la carta que el director de El País, Antonio Caño, ha enviado a los suscriptores que se han dado de baja, disconformes con la línea editorial del periódico. Caño atribuye los editoriales incendiarios y cargados de insultos a la “efervescencia” que se produce en algunos momentos en este tiempo en que “los ánimos están exaltados”. La dirección de un medio puede perder los papeles, soltar exabruptos, pero no unos jóvenes muy enfadados y con razón.

Este jueves la prensa y en particular El País vienen sobrados de burbujas. Con espadachines varios, siempre dispuestos a salir valedores del sol que más calienta. Mientras no languidezca, que deben venir bien duras cuando Caño manda cartas para ver de salvar los muebles anegados.

En los palacios de oro no dan crédito a la osadía de los estudiantes. ¿Ha podido ocurrir algo en España más grave que una protesta contra dos personalidades tan relevantes que, además, han acreditado de tal forma su prestigio con el tiempo? ¿Gurtel y todas las corrupciones? ¿El ascenso a la troposfera de la Deuda Pública?  ¿El vaciado de la Hucha de las pensiones? ¿El incremento del número de pobres? No, desde el 23F, no ha habido nada similar a la protesta en la Autonóma contra González y Cebrián. Desde la Batalla de las Termópilas probablemente. Y hay que pronunciarse. Pasan lista de fidelidades y de “desajustes de actitud”. Se estudian castigos. De entrada, el señalamiento público arbitrario.

Jóvenes descarriados –no solo un poco, mucho- beben en las fuentes que les mandan desde Podemos. Igual que una parte del PSOE díscolo, antes oficial.  Huecas sus cabezas, se dejan dirigir por cantos de sirena con coletas. Eso dicen. En primera fila, el portavoz de la Junta, perdón, de la Gestora, que un día se ve redimiendo al PP de sus culpas y otro acusa sin pruebas.  Son las caras del Susanato, del tiempo que viene. La teoría -que la prensa conservadora y periodistas aposentados comparten- da idea de su concepto de la información y de la propaganda. Igual llega el día en el que los periodistas no complacientes con el poder nos veamos obligados a recibir clases de trato a los que mandan.

Son momentos difíciles que pagarán los de siempre, porque los de siempre así lo han organizado. Hoy no es día de ser felices por decreto. Hoy es día de llorar y rendir pleitesía a los próceres agraviados y de mandar a galeras a esos poderosos, sibilinos e inmundos seres que se introducen en mentes endebles, no cómo otros que no lo logran del todo aunque lo intenten profusamente. La felicidad ya llegará con el futuro gobierno que aglutina voluntades en pensamiento único de trono tan longevo. Ése que va a proporcionar tanto alivio a los que saben lo que nos conviene a todos.

*Publicado en ctxt.es

¿Cómo resistir a esta obscena manta de miserias?

 

“¿Cómo transmitir a tus hijos que existe la Justicia, que el esfuerzo recompensa, que el mal se castiga… cuando vives lo contrario?” Las preguntas en Twitter de Lore Beltz, una joven madre aparentemente, son las que se hace cualquier persona dotada de conciencia. Y es cierto que la obscena manta de miserias que nos está cayendo no permite apenas ni recuperarse tras cada andanada. Allí tenemos vomitando corrupciones a los imputados de la trama Gürtel y otras tramas, en las que siempre está el Partido Popular. Y ves a sus portavoces eximiéndose de responsabilidades con un cinismo que excede todos los límites imaginables. Las mismas personas que se disponen a gestionar otra vez los asuntos de todos, apoyados por un poderosos y turbio sector del colega PSOE.

Oír a Francisco Correa, la cabeza visible de la Gürtel, es entender en qué terminó convertido el bipartidismo español. Y hiere tanto el saqueo, como la desvergüenza con la que se cuenta. Y la conspiración política a la altura de cómo se argumenta. ¿Se puede declarar sin sonrojo como ha hecho el portavoz de la Gestora del PSOE que “investir a Rajoy servirá para “sanar el daño” que hizo el PP”?  Modistos y curanderos por el mismo precio.

Produce indefensión comprobar que, cuando más ansias de cambio se pedían y se precisaban, vuelve a triunfar esa concepción de la política que consiste en sacar provecho de la sociedad que te ha dado las llaves del poder, sin el menor escrúpulo en saquearla. Y pensar que a unos cuantos millones de personas les da absolutamente igual que nos roben a todos.  Y que emigrar empieza a no ser una opción porque puedes toparte con la Raza Brexit que no te deje ni entrar en su paradisiaco país o que también te lo impidan en el resto de países que abrazan con igual ceguera la ultraderecha o, con más precisión, reeditan los fascismos.

Habrá tiempo de analizar el Golpe de Octubre en España que está a punto de mandarnos otra vez a la historia de la infamia, lo importante ahora es salir de la ira y el estupor para volver a preguntarse si ser decente vale la pena. Si buscar el bien común tiene algún futuro.  Si mantenerse en pie es preferible a la técnica para avanzar en el poder que definía Heinrich Mann en “El súbdito!: “Para arriba encorvarse, para abajo pisotear”. Estos días, el festejo del día 12 en particular, nos dejó pruebas hasta gráficas de ello.

“La resistencia es, seguramente, ese descubrimiento. Así que todas las apelaciones al desastre total, corrupción endémica y demás no suelen contribuir a la resistencia, sino que consolidan la reacción y niegan la posibilidad de oponer fuerza a la violencia del otro. Pero la resistencia no debe formar parte de la duda. Incluso si se cree que las cosas no tienen remedio, existe la obligación de estar decidido a cambiarlas”, escribía aquí la periodista Soledad Gallego Díaz en un estimulante artículo apelando a los “veranos invencibles”. (Puedes leerlo aquí).

No es solo cuestión de dignidad –que también-, pero no son solo valores éticos los que han de ser invocados. Las sociedades desiguales e injustas funcionan peor que las igualitarias y libres. En las primeras aumentan las tensiones sociales,  las enfermedades, los problemas mentales. Se reduce la esperanza de vida. Crece la violencia.  Las sociedades con mayor respeto a los derechos sociales, a los derechos en general, responden mejor a las crisis. Son incluso más competitivas.

Desde ese punto de vista pragmático, una sociedad más abierta permite desarrollar el potencial  de distintos modelos de creatividad, es más plural y rica. Las monolíticas -y más si  el grupo dirigente es como el que se dibuja ahora en España, ultraconservador y muy cerrado en ideas- se vuelva en crear zotes. Ese pavoroso prototipo de la mediocridad que rechaza la diferencia con la represión y la trampa.  No renta apostar por la injusticia. Basta ver las consecuencias de estar gobernados por personas con alma de general o sargento chusqueros.

¿Dónde estaríamos sin aquellos cuyo esfuerzo hizo avanzar a la Humanidad? Desde Copérnico a Darwin, a Newton, a Fleming si se quiere, a quienes siguen avanzando en el conocimiento científico. Algunos de ellos se dejaron más que la piel en su batalla contra la intolerancia. Que se lo digan a Hypatia de Alejandría. ¿Y dónde sin todos aquellos que prefirieron la firmeza de sus convicciones, el valor, a bajar la cerviz y tragar? Rosa Parks cuando se negó a bajarse de aquel autobús para blancos en Montgomery. Sin quienes cada día hoy siguen dando ejemplos de dignidad y de coraje en los mares de la vergüenza europea y todos los campos de la codicia.

¿El mal gana siempre? Muchas veces, demasiadas. Aunque no todo el que se arrastra consigue levantar al final la cabeza del barro. La maldad, la bajeza, la trampa, no vacuna contra la caída. A veces todo lo contrario, siempre habrá alguien más rastrero dispuesto a auparse sobre quien sea sin escrúpulos.

Nos acaban de hacer Nobel de Literatura a Bob Dylan. Nos lo han hecho en particular a aquellos que crecimos en varias primaveras de sueños de libertad, resistentes y fructiferos como los veranos invencibles. Sembrando bajo los adoquines las raíces de la posibilidad. Porque una cosa es retroceder, como está haciendo está sociedad, y otra regresar a las ideas que nos sustentaron en tiempos de avances. Ya son de todos. De los que tengan vista y coraje. Para volver a convencerse de que los tiempos están cambiando y  sumergirán como una piedra a los que se niegan a nadar con todos.

La respuesta existe. Vuela libre en el viento. Y pensar que no solo hay héroes y tiranos, la mayoría son simplemente arrastrados por la corriente.

*Publicado en ctxt.es

Despejando algunas X

correa-juicio

Francisco Correa ha testificado en el juicio que se sigue contra él que la gran obra pública del gobierno de Aznar escondía comisiones del 3% para el PP. Se refiere en particular a “carreteras, autopistas y obras del AVE”, el símbolo del progreso de aquellos tiempos en los que se nos decía: “España va bien”. Correa no podía adjudicar obras por sí mismo. Como escribe Ignacio Escolar, “en la cadena de la gran corrupción, los principales eslabones son dos: el constructor que paga y el político corrupto que adjudica. Y ni Correa ni Bárcenas fueron ninguno de esos dos”.

La abundante documentación disponible permite saber que, además, buena parte de esas infraestructuras –las radiales de Madrid en cabeza– sobredimensionaron sus estudios de viabilidad y que los contratos se firmaron con cláusulas que favorecían a las empresas. De ahí que haya que rescatar también las autopistas que sufrieron un importante agujero en pérdidas.

De confirmarse el testimonio del conseguidor de la Gürtel, Francisco Correa, se habría cobrado “mordidas” por la adjudicación de algunas autopistas. Y está probado que se erró en los cálculos y se estipuló que, en la práctica, las pérdidas acabaran siendo pagadas con dinero público.

Un poco de historia:

Corría el año 2001 cuando al PP le entró la fiebre constructora con Francisco Álvarez Cascos recién llegado a Fomento desde la vicepresidencia del primer Gobierno de Aznar. Correa lo ha exculpado, sin embargo, explícitamente, y sin que la Fiscalía le preguntara por ello. En aquellos días tan activos, el gobierno popular ya había aprobado la liberalización absoluta del suelo –fruto de los desvelos de Rodrigo Rato y el propio Aznar–, ya se inflaba con gozo la burbuja del ladrillazo y además parecía haber algunos compromisos que solventar. Mariano Rajoy formaba parte de ese gobierno: era ministro de Interior.

La R2 por ejemplo que une Madrid con Guadalajara, pasando por Yebes, con una estación de AVE  –que igualmente promovió el PP– a 8 kilómetros de la ciudad, sin conexión con Cercanías, y cuyo taxi sale más caro que pagarlo desde Madrid. Yebes iba a ser un pulmón para la capital, con una urbanización modelo edificada en terrenos vendidos por familiares de Esperanza Aguirre. No lo ha sido.

Autopistas y AVE, la fórmula mágica que denuncia Correa para el pago de comisiones dado el costo de las obras. España es el segundo país del mundo con más kilómetros de AVE por habitante y el de menor número de viajeros. Son infraestructuras caras. Para hacernos una idea cada kilómetro del AVE entre Madrid y Barcelona costó 14,4 millones de euros. Lo peor es que la factura final supuso un 31,4% más del precio por el que se adjudicaron los trabajos, según el Tribunal de Cuentas. La línea cuenta con 804 kilómetros.

Construidas en tiempo récord y con los habituales sobrecostes que se dan en España, las autovías y radiales de la era Aznar/Cascos fueron inauguradas con todo boato a partir de 2004. De pago y con otras ofertas disponibles, los viajeros no acudieron.

El fiasco se veía venir. “Desde el Gobierno temen que, en caso de bancarrota, la Administración acabe en el juzgado y tenga que hacerse cargo en cualquier caso de la deuda. Hay argumentos legales para ello: las concesiones se hicieron sobre cálculos de tráficos que jamás se cumplieron, la ley del suelo de Aznar disparó los costes de expropiación de los terrenos y las cuentas, por tanto, jamás salieron”,escribe Ignacio Escolar en 2012 .

En efecto, los estudios de viabilidad de Fomento fallaron tan estrepitosamente que registraron  un 85% menos de tráfico del previsto. De forma que incluso se incrementó la cifra de pérdidas calculada inicialmente. Hablamos ahora de 4.600 millones de euros. El Estado está obligado a pagar en caso de liquidación.

Las empresas constructoras y concesionarias del conjunto de las autopistas quebradas son Acciona, ACS, Abertis, Cintra, Sacyr, FCC, Ferrovial, OHL o Globalvía. Y además participaron en su día varias cajas de ahorros: Caja Madrid, Unicaja, Cajamurcia o Cajamar.

En su declaración de este viernes Correa, por la razón que sea, ha decidido poner nombres a algunas X. Correa acusa a OHL, ACS y Dragados (esta última entró a formar parte de ACS en 2002). Es decir, habla de los grupos controlados por Florentino Pérez (con la familia la March y los conocidos como los “Albertos”, Cortina y Alcocer) y el Marqués de Villar Mir. Ambos han anunciado querellas contra el procesado.

También cita Correa a los que, en sus palabras, habrían cobrado las “mordidas”  entregadas por las empresas.  De “varios ministerios” dice, mencionado a Fomento (Alvárez Cascos, aunque Correa dice que no se refería a él con las siglas PAC) y Medio Ambiente, en donde vuelve a aparecer referido en trama de corrupción Jaume Matas hasta 2003. Le sustituyó a partir de entonces Elvira Rodríguez, que pasaría ser en el gobierno de Rajoy presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, CNMV.

En estas revelaciones surtidas a gusto del encausado, Correa obra en favor de sus objetivos particulares y su defensa. Da algunas X; de ser ciertas, aún siguen faltando. Los datos de la regla de tres están en la pizarra.

X de un tiempo con muchas obras, en muchos ámbitos y con muchos Correa, como él mismo afirmó. Un tiempo enquistado en la vida pública española, al que le salen valedores hasta debajo de las piedras para cimentarlo. La gran X que entrega la principal condena a los ciudadanos.

*Publicado en eldiario.es

La Ley de la Selva

Doce adolescentes, de entre 12 y 14 años, propinan una descomunal paliza a una niña de 8, compañera de colegio, según el relato de la agredida y de testigos. Doce adolescentes se habrían dirigido así –probablemente a la voz de uno, dos o tres líderes– a secundar una agresión de extrema crueldad sobre una criatura a la que ya han derribado al suelo. Y la patean y crujen a golpes. Sin que nadie mueva un dedo por ella. Hay que ponerse en la mente de todas y cada una de estas alimañas para hacerse idea de la escena.

La pequeña vuelve a clase. Pasará más de una hora allí sentada. También es necesario situarse en su lugar, su dolor y sentimientos. Cuando la madre la recoge han de ir al hospital. El parte médico refleja múltiples daños: el más grave, desplazamiento del hígado. Parece ser que no es un riñón como se dijo en principio, sino el hígado, órgano esencial para la vida. No añade ni quita grados a la salvajada.

Los datos afirman que se ha producido un sensible incremento de los casos debullying en los colegios, y que muchas víctimas no lo cuentan en casa. Temen, probablemente, mayores represalias. Los agredidos son preferentemente niños que por cualquier circunstancia –peso, procedencia– son diferentes al conjunto. La tribu, insegura, ordena la homogeneidad.

Y ahora, en la ceremonia habitual, toca aumentar o restar importancia al caso, eludir o incrementar responsabilidades, responder al puño de hierro con más mano dura, llenar horas de palabrería de consumo, si es el caso.  Son muchos los casos de hecho.

Los adolescentes son espectadores de violencia en las pantallas, argumentan en descargo. Como siempre. Y a los 12, 13 y 14 años, incluso a los 5 si se apura, se sabe que patear entre doce a un ser humano notablemente menor que cada uno de ellos produce efectos desastrosos. Para eso lo hacen. Sin apenas motivo. Para desahogar el odio y el miedo. Lo que no es atenuante alguno.

Estos 12 bárbaros opositan a maltratar en grupo de mayores y subir sus fechorías a la Red. Javier Gállego, Crudo, se refería a estos asaltos en manada, de los que todos somos responsables. Unos más que otros, sin duda.

No es la violencia que se contempla en las pantallas, ficticia o real, el mayor problema. Es la violencia como sistema, la violencia estructural que se está imponiendo en nuestras vidas. El ver triunfar el matonismo con todas sus trampas y zancadillas. Apoyado. La justicia cuando actúa de parte. El desprecio y perversidad con los débiles, como en los grupos menos evolucionados. Termina dejando una raza de cafres.

Cuántas heridas han causado ya las políticas para la desigualdad y las consecuencias que acarrean. España lidera esa brecha en Europa. Reiteradamente. En particular desde que gobierna el PP. Con alarmantes cifras de pobreza infantil o desprotección social. Cuántas secuelas deja y dejará la pobreza inducida. Cuántos niños, jóvenes, adultos y ancianos apaleados contabilizamos desde todos los flancos de la injusticia. Menos mal que ya se puede pedir un Jet privado como quien llama a un taxi con una APP estupenda.

La ley de la selva empieza a definir nuestro mundo de nuevo, reeditando la historia de la barbarie. El Reino Unido, que aprobó un Brexit entre la ira y el desconocimiento, empieza a pensar –ahora– cómo ponerlo en práctica con temibles sesgos de xenofobia. La raza Brexit se afirma por boca de su presidenta Theresa May cuando muestra cierta comprensión a las agresiones a inmigrantesporque quitan el trabajo a los locales, en pura demagogia de la peor especie. Pensando en elaborar listas hasta de escolares extranjeros, los inmigrantes se convierten en moneda de cambio para la negociación de una salida ventajosa de la UE.

May declara que solo admitirán en el país “a los mejores”. Hitler no lo hubiera dicho mejor. Y es la avanzadilla insolente de lo que está ocurriendo en Europa. La vida de miles de refugiados es ya para muchos, para los dirigentes en la práctica, calderilla.

¿Violencia en las pantallas o en la vida? A poco que descuidemos su protección emocional, nos encontramos con el hígado destrozado por la bilis de ver al partido más corrupto de la reciente historia de España a punto de volver a formar gobierno. Podría estar listo antes de que acabe el mes. Apoyado por un obsceno golpe en las filas del PSOE cuyos extremos dejan con la boca abierta y sapos en el estómago. Y por ese devenir de periodistas y medios cómplices. No llegan a ocultar noticias de intolerables atropellos desde el buen periodismo, sin embargo. La Cátedra de Corrupción que tenía instalada el PP, según El Mundo, se suma con sus cutres “powepoint” a este continuo sinsentido.

No es para espíritus sensibles ver los panegíricos que montan al “hombre tranquilo” designado por Susana Díaz –otra incomprendida, leo– como gestor con mando en plaza. Y produce un absoluto empacho de inmundicia oír a Javier Fernández, tan respetuoso con la corrupción del PP,  nuevas alusiones a la cal viva –ahora arrojada sobre Podemos–, que este PSOE haría mejor en guardar si realmente fuera prudente.

La ley de la selva pero más puerca y rastrera. No se sale inmune de su ponzoñoso follaje.

La pobre niña brutalmente apaleada en un colegio de Mallorca ha de apechugar con sus dolores, sus secuelas, y las que en el carácter deja la atroz injusticia. Ojalá encuentre caminos de salida y crecimiento. Los energúmenos que se ensañaron, presuntamente, con ella enfrentarán su papel en la paliza, liderazgo para el mal, servilismo cómplice y dañino. Guardan dentro serias lesiones en el ser de humanidad. No es una chiquillada.

Faltan los que miran. Los que miran y callan. Los que miran y golpean, con manos y pies o con su silencio.

*Publicado en eldiarioes

A %d blogueros les gusta esto: