Sé feliz

Las sospechas se confirman, nos han decretado ser felices. Una vez comprobado que consumir compulsivamente aporta un bienestar pasajero y siempre ávido de más, toca buscar nuevos caminos. El hecho cierto es un malestar patente, irritación, agresividad, angustia, entre buena parte de los ciudadanos. Apatía en algunos casos. Sensaciones extendidas entre cuantos experimentan el temor por la deriva tenebrosa de los acontecimientos. Incluso por quienes permiten ser convertidos en meros juguetes de esos vaivenes.

Todo el día oyendo una letanía de palabras clave –reclamos– insertadas de mentiras e insultos. La retahíla de algunos candidatos a la presidencia del gobierno y de sus voceros se hace chirrido insoportable. Y llega hasta el vértigo al ver qué puede ser de nosotros si en el barco no hay capitán que pilote con la mínima responsabilidad. Qué podría ser de los españoles si cayéramos en estas manos.  Si quienes comen y distribuyen bulos llegan a decidirlo.

Cambiemos una vez más el foco. Hablar de las personas es hablar de política. La desazón y el desconcierto llevan a buscar atajos de soluciones mágicas, a creer que es posible lo que no cuenta con la certeza de serlo, ni siquiera una base posible. Creer, no saber.  En la reflexión encontraremos el camino para ver en la oscuridad y oír en el ruido.

Una de las noticias más vistas estos días, en eldiario.es también, fue la que daba cuenta de un youtuber, neoyorquino al parecer, que lleva desde 2013 sentándose delante de la cámara y limitándose a sonreír en silencio durante horas. Ha completado 1.200 horas de grabación en 300 vídeos. Su éxito es arrollador. No solo sonríe el muchacho, tan positivo él, sino que crea misterio y morbo, elementos esenciales para la diversión.

Invitar a sonreír y ser feliz parece un acto positivo. Saludar con expresión acogedora es bien recibido, contagia. El problema es que no siempre es posible si una realidad dura pesa más. Es preferible buscar motivos de felicidad que sonreír sin causa. Pasa al vuelo una noticia sobre un manual de Recursos Humanos: “Contrata empleados que sonrían y no tendrás que enseñarles a sonreír”.  Te fastidian durante 8 horas y te añaden dos más por ejemplo. Sé feliz que tienes trabajo. Sé feliz que no son 12 las horas.

Un artículo de The Guardian ha reparado también en la tendencia. Llega fuerte. Coinciden en el Reino Unido libros y programas que decretan la alegría. En uno de ellos se recomienda rechazar cualquier posesión que no “genere alegría”. Compre, siga comprando, pero solo lo que le genere alegría. Si no le gusta la verdura aunque la necesite, prescinda de ella. Compre, la clave que no cesa, fuente de permanente insatisfacción porque nunca dejará de reclamar más.

Ordene su casa y su vida. Es otro de los lemas de esta campaña. Y la última moda, todo el mundo a ordenar. Viene quemado por problemas a los que  no encuentra solución, distráigase colocando el cajón de la ropa interior que viene a ser más fácil que los compartimentos defectuosos de la vida. Cuando acabe con los calcetines, las causas de sus angustias y miedos seguirán intactas.  La autoayuda elevada a teoría filosófica. Muy propio de esta sociedad que así no encontrará su norte.

La felicidad por decreto ya la inventó el escritor británico Aldous Huxley en Un mundo feliz, publicada en 1932. La primera de las grandes novelas distópicas y premonitorias del tiempo que vivimos, como conviene recordar frecuentemente. Lo primero es la felicidad artificial, en buenos bocados de “soma”, un compuesto de drogas, para ir después a las granjas de cerdos, las cortapisas o la neolengua de Orwell. El camino para llegar al Cuento de la Criada son sin duda las mujeres neumáticas del Mundo feliz. Y nada igual para retornar al fascismo que crear en el laboratorio epsilones, la casta ínfima del mundo de Huxley, escasos de entendimiento y destinados a los trabajos más arduos. Quemar libros, cultura y memoria vino añadido por Ray Bradbury con su Fahrenheit 451. Poco o nada falta para llegar a todo ello. Y hay que advertirlo una y otra vez.

Cuando el profesor del futuro explique a los nuevos alumnos cómo era el Mundo no Feliz que erradicaron, los niños repetirán al igual que en el libro de Huxley: “Había algo que llamaban derechos”. Y otro paso más allá dirán a coro: “Había libertades”. Ya se encargará el instructor de aclarar que se han convertido en potestad de las castas superiores. “Hubieron de ser suprimidas para todos, como el amor a la Naturaleza, porque masivamente creaba muchos problemas”, argumentará probablemente.

Se crean hoteles en Suecia que pueden salirle gratis si no se entra en las redes sociales, si no usa el móvil. Una bombilla espía si se sucumbe a las tentaciones y sube la factura. Porque lo importante es estar relajado, no sufrir ni incomodarse.  Y competir. Se ha ganado un precio barato.  No sería igual hacerlo por decisión propia y en silencio.

En la misma línea, el artículo de The Guardian nos recuerda: “Todos los problemas de la humanidad provienen de la incapacidad del hombre para sentarse en silencio en una habitación sola”. Lo dijo el filósofo francés del siglo XVII Blaise Pascal. Imaginen si entonces ya andaban tan agobiados por las distracciones exteriores, cómo es ahora.

Las setas solo precisan agua, tierra y que no las pisen para desarrollarse a gusto. Igual ser un hongo no es la aspiración de todos los humanos y, si acaso, se puede alcanzar un nivel ligeramente superior. Los nuevos gurúes de la felicidad distribuyen los sentimientos de culpa, tanto para eludirlos como para despojarse de ellos endosándolos a otros. La gestión del rechazo, el afán de la aceptación. Lo clásico y… permanente.

Han descubierto otra vez la importancia de saber decir NO. Un dilema eterno. Es muy difícil decir no, y un trabajo arduo aprenderlo. Una valenciana espléndida, Fani Grande, lo definió como nadie en su libro El Fémur de Eva (ALGAR, 2014) al explicar que decir no a tiempo esculpe más la personalidad que cualquier otra palabra en el mundo. “El No tiene un potencial brutal de transformación en tu entorno más inmediato a corto y a largo plazo, sobre todo cuando lo que se espera de ti es que articules un sí complaciente como respuesta, un sí dócil, un sí-bwana”, escribió.

Saber decir sí también es esencial, por cierto. La búsqueda de la felicidad pasa, como todo, por la realidad que la provoca.  Cuando se sustenta en un globo suele pincharse. Hay personas que no dudarían en implicarse en un proyecto aun sabiendo de antemano su inevitable final. Piensan que es preferible vivirlo. Que el miedo a morir no es nada comparado con el miedo a no vivir. Varias películas, con mensaje también aunque más elevado, vienen formulándolo. Inadmisibles son los dolores innecesarios, gratuitos. Dañar por dañar.

En eso estamos, en la locura que ha poseído a esta sociedad. En los barcos a la deriva. En las setas cultivadas. En la felicidad de todos los “soma” que tampoco llenan. En los gurúes de un tiempo de destrucción. En los bulos como guías. Bastaría apreciar el privilegio de vivir con cuanto conlleva. Pensar como una luz que atraviesa el ruido y las tinieblas. Desnudar a los fantasmas.

Y, sin duda,  vivir en un Estado social, que priorice el bienestar de las personas y la defensa de la justicia y  todos los valores elevados, da más fundamentos a la felicidad personal que basarse en el odio, el clasismo, la mentira y una identidad basada en el folclore.

Las inquietantes lagunas del 23F

Este fin de semana se va a hablar mucho del 23F. De la intentona golpista que se plasmó en la toma del Congreso por el Teniente Coronel Tejero al mando de un comando de doscientos miembros de la Guardia Civil, subfusil en mano. 38 años después, permanecen bajo secreto de Estado números aspectos de la operación. Para la historia han quedado aquél “¡Quieto todo el mundo!” repetido hasta la saciedad, los diputados que permanecieron erguidos y los que se tiraron al suelo conminados por Tejero, las largas horas de incertidumbre, la noche de los transistores, el discurso tardío del Rey Juan Carlos apoyando “el orden constitucional dentro de la legalidad vigente”, la consolidación de la Corona.

Sabemos el clima que se vivía y el que vino después. El fin de la Transición se acercaba con la llegada del PSOE de Felipe González al gobierno año y medio después, algo impensable en décadas. Cambios sutiles y de calado. En una dirección clara, modernización y no ruptura. Pero, por muchos que sean los estudios, faltan datos, falta sacarlos a la luz porque ese 23 de febrero de 1981 cambió todo, para cambiar poco. Y está en el origen del tiempo que nos ha traído hasta este hoy. El centro derecha virado a posiciones extremas, impregnadas de franquismo. La corrupción endémica. Aquel Felipe González, este Felipe González. Aquel Alfonso Guerra, este Alfonso Guerra. Y  todo y todos los demás. Siquiera como metáfora.

El sucesor de Juan Carlos I, su hijo Felipe VI, irrumpe de nuevo en la actualidad política para decir: “No es admisible apelar a una supuesta democracia por encima del derecho”. La legalidad vigente. Supuesta democracia. Grandes conceptos. Legalidad y democracia no pueden contraponerse. No hay democracia sin legalidad, en efecto; ni legalidad sin democracia. Son conceptos dinámicos, la legalidad ha de adaptarse a la democracia en cada tiempo y lugar.

El jefe del Estado insiste en el mismo terreno que aquel 3 de octubre que siguió al 1 en Catalunya. Un airado discurso, entonces, que también marcó el signo de una reacción. Ahora,  mientras se juzga en el Tribunal Supremo a políticos independentistas catalanes por delitos de enorme gravedad que no son considerados como tales en Europa. Así lo demuestra que se negó la extradición de los imputados que prefirieron marcharse.

Se unen estas imágenes, tan separadas en el tiempo, en la memoria de aquel 23F de 1981. Todos quienes lo vivimos recordamos qué hacíamos a las 6,23 de la tarde.  En la radio, en la Cadena SER, suena la retahíla de nombres llamados a la votación de Leopoldo Calvo-Sotelo como presidente del Gobierno, en sustitución del dimitido –casi por acoso y derribo-  Adolfo Suárez.  Recuerdo una sonrisa en el aire que se hiela al escuchar: “Quieto todo el mundo”,  entre tiros.  No saber. Nada pasa en Madrid, nada –aún- en Prado del Rey sede entonces de TVE.

Mi hijo está en la guardería. Corro a buscarlo. Lo dejo, seguro, con mis padres. Empieza la carrera de conocer y explicar. Lo cuento por primera vez porque de repente aparece grabado en lo más profundo del alma. Todavía. Porque duele el temor a aquel fantasma que revive una y otra vez, cambiando sus sábanas hasta por blancas papeletas electorales desinformadas y manipuladas, en esta España que cambió los rumbos en direcciones precisas.

En Prado del Rey no dicen. Que hay que trabajar. Y recorrer las ciudades toda la noche. En la mía, en Zaragoza, la emisora más escuchada, Radio Zaragoza, da el bando del Teniente General Milans del Bosch sin decir qué está ocurriendo en Valencia. Los tanques están en la calle. Las recorremos cámara en mano y no los vemos. Las cámaras muertas en el Congreso entretanto han seguido vivas para mostrar lo que ocurre. La dignidad de Gutiérrez Mellado, el vicepresidente del gobierno legítimo enfrentado a los golpistas al que intentan doblar físicamente. Ha pasado por la cabeza marcharse. “Solo tienes cuatro años y las tinieblas amenazan tu breve primavera”, escribo en un poema en las pausas de la información. Y nos quedamos. ¿Entienden?

“Tú me dices, Pedro” (Erquicia). El Rey Juan Carlos I, la legalidad vigente. Los indultos. Los tratos de favor en las breves estancias en la cárcel. Las sospechas. Los rumores. El cerrojo de Estado. La impunidad de una derecha reincidente una y mil veces. Los lazos atados.

El programa Salvados de Jordi Évole hizo hace 5 años un a manera de reportaje sobre el 23F. Una supuesta trama en la que la intentona golpista era solo una ficción urdida para reforzar al rey Juan Carlos y consolidar la democracia. Esa democracia. He estado con ellos recordando, junto a otras varias personas. Este fin de semana se va a hablar mucho del 23F. Rechazo la idea de mezclar ficción con información por bueno que sea el propósito. Repensar las lagunas cerradas bajo secreto de aquel día no, en formato netamente informativo. Aún no lo permite la legalidad vigente. 38 años.

Viendo cuanto ocurrió después, dónde estamos ahora, con políticos de triple ultraderecha anunciando recortes de derechos y libertades, pidiendo ya cacerías desde las instituciones andaluzas, sin rechazo masivo de la sociedad, me pregunto: ¿Qué pasó el 23F?  ¿Fue todo real y como se dijo?  Dolor, miedo y preocupación, sin duda. Y los rumbos consolidados en todo seísmo. Vamos cumpliendo años y las nubes de tinieblas no dejan de amenazar tapando el sol de todas las estaciones.

 

*Publicado en eldiarioes el 23F de 2019

28 de Abril: evitar la “bolsonarización” de España

Ir a elecciones otra vez y en el turbio momento que vivimos es una temeridad. Aunque tampoco cabían alternativas cuando se puede hacer pero no se quiere hacer porque influyen pesados condicionantes. Una idea básica a no olvidar es que tenemos en España una democracia lamentable; llegados a este punto, el único objetivo sensato es ya minimizar los daños. Toca apechugar porque  no hay otra. No sirve de nada lamentarse. Y, abandonar, obra a la contra. Habrá que seguir buscando vías para evitar la bolsonarización del país. La suprema locura de la involución capitaneada por idiotas en el más estricto sentido de la palabra: los que no se ocupan ni de lo suyo, los que se dejan embaucar.

No está escrito el resultado de las elecciones. Las encuestas son desde hace tiempo inductoras de opinión, aunque les ampare en algunos casos la buena fe. Los Ciudadanos naranjas de Albert Rivera gozaron del mismo favor que hoy la ultraderecha nata. Ciudadanos se quedaba, a la hora de la verdad, a un tercio escaso de lo pronosticado. Tanta demoscopia enamorada y no sacaron más que 32 diputados en la legislatura que termina. No está garantizado, pues, el ascenso  del partido de la innombrable desvergüenza que nos colaron 400.000 andaluces, exquisitos abstencionistas y medios de comunicación con la caja registradora a pleno funcionamiento.

El Jueves, revista de humor satirico
El Jueves, revista de humor satirico

La promoción va a ser intensa, sus mensajes capciosos también. El principal, ya en funcionamiento, es: yo votaré a X porque prefiero el original.  Se trata de trabajar en los Guasaps y las redes como ellos. Distribuyendo mensajes sencillos, fáciles de captar, como esta maravilla de portada de El Jueves.  Cada vez que les manden un bulo, cada vez que suelten un “pues para esto–lo que sea- yo votaré a X”. O  lo del original y las copias. Ya se diferencian bien poco: son todos el original.

No le faltaba al PP más que un Pablo Casado. Hoy añadimos datos al conocimiento de su personalidad. Gracias a la exclusiva de lamarea.com, vemos que fue criado en el universo de la religión más integrista para despreciar a las mujeres y tratarlas como cosas. Y a todo ser que salga de la supremacía de clase. De esa misma casta endogámica que se casa con sus iguales sin dejar que entre savia nueva. Curtidos en la mentira y en la trampa, como el propio Casado de los máster de favor y las carreras exprés por ser quién es. Capaces de todo, sin el mejor escrúpulo. Envíen este texto a sus amistades más tibias y se explicarán el triunfo de “las manadas”, las formas de estos señoritos.

Casado podría beneficiarse del pacto de las tres derechas -de dar la suma- como en Andalucía y ser presidente del gobierno bajo la ideología común.  U ocupar la plaza Rivera. Un notable sembrador de odio, giro de cabeza, izquierda, derecha, e inamovible discurso con grandes espacios para la manipulación. El mimado por el establishment.  Los sueños húmedos gustarían de un gobierno de Rivera y Sánchez más domesticado. Atentos.

Catalunya y el autoritarismo, claves

La triple derecha se propone acabar con la autonomía catalana e implantar el Estado de Excepción permanente. Allí y donde surja. En España entera. Como Bolsonaro, creen que hay que  educar en los valores de la regresión.  Uno de sus principales ideólogos se ha pronunciado claramente sobre los planes que desean. Alejo Vidal Quadras fue candidato de Vox al parlamento europeo, tras dejar -por moderado- al PP anterior a Casado. Vean su propio texto.

Alejo Vidal-Quadras@VidalQuadras

La solución al problema separatista: 1) cirugía (155 amplio por tiempo indefinido) 2) rehabilitación (cambio en la opinión pública mediante la educación, las redes y los medios de comunicación). Duración del tratamiento: el necesario (mínimo una generación).

5.128 personas están hablando de esto

Luego se quejó de las críticas a su “comentario razonado y respetuoso”. Otro colega ha señalado los límites a la libertad de expresión que se proponen aplicar. Bien pensado quieren dejar a Bolsonaro en mantillas de bautizo.

Este pensamiento lo comparten el ya conocido como “trifachito” y la derecha del PSOE. Las viejas glorias y  aquellos de quienes son en la práctica caciques territoriales y sin duda periodistas de su ámbito. A ellos debemos el adelanto electoral. Porque todos ellos comparten su oposición al diálogo para solucionar el contencioso en Catalunya. Y no se puede gobernar con ellos en casa poniendo zancadillas.

El anticatalanismo de toda esta gente es tan feroz que el PP valenciano acusa a Ciudadanos de no ser “suficientemente anticatalanista“. El mismo día que se conocen nuevas corrupciones de los Cotino y de un Zaplana que, gravemente enfermo en un hospital, buscaba cauces a cómo seguir trincando millones.

Cierto que los independentistas han  jugado sus cartas perdiendo mejoras para los propios catalanes y para los españoles en su conjunto. No consiguieron el menor avance en las negociaciones. “El PSOE no se ha dejado chantajear por los independentistas”, dicen desde una seria ceguera. Ninguno de los dos nacionalismos –catalán y español- comprenden las prioridades del otro. La pifia lleva la firma de muchos autores.

La peor derecha desde la dictadura

Hay personas en este país que prefieren todo atraso, todo abuso, a la unidad de una bandera. A los que usan esa bandera, mintiendo sin empacho, para despojarles y con ellos a toda la sociedad. El catálogo de la inmundicia lo resumía este mismo viernes Carlos Hernández aquí: “Dejemos que nos roben en paz”. Dos dedos de frente bastarían para verlo, pero o no los tienen o no los usan.

El anticipo de las elecciones generales deja a estos votantes sin aprender de las hazañas del nuevo gobierno andaluz. Ha entregado la cultura, la igualdad, la memoria histórica a la ultraderecha. Su concepto de la familia es exacto al de Bolsonaro en Brasil, parecen de la secta Amish, aunque aquellos no mienten. Pero lo más reciente es esto: prometieron 600.000 puestos de trabajo y bajada de impuestos, ahora dicen que es una forma de expresarse en la campaña electoral y que no van a poder por “la herencia recibida”. Pablo Casado ha hecho lo mismo: “Lo primero que vamos a hacer es bajar todos los impuestos”. Marca de la Casa. No se cansan de insultar la inteligencia de los electores.

Votar, priorizando objetivos

Sin duda las soluciones que requiere España pasan por acometer sus graves problemas estructurales. Y eso no va a suceder sino por un milagro. Hubiera requerido tiempo de estudio y reparación. Demasiados daños y demasiados cómplices. El Régimen del 78 los resume. Cuesta tener un jefe de Estado que se apuntó a la crispación con Catalunya en aquel nefasto discurso del 3 de octubre.  Hemos quedado muy a la intemperie internacionalmente. “No es solo un juicio a los separatistas, la democracia también está en juicio en España”, escribe el Washington Post.  No se pueden seguir aferrando a la excepción española. O negándola. Como hace toda la derecha española, cada vez más falta de talento y escrúpulos.

Pedro Sánchez no cumplió todo como suele hacer el PSOE, nadando y guardando la ropa, especialmente en las costas de la vieja guardia. Cuando hay socialistas de verdad en sus equipos. El gobierno de Sánchez ha sido, pese a todo, un soplo de oxígeno por ver la corrupción del PP fuera de la Moncloa y el programa de lo que se podía hacer.

Las cargas contra Unidos Podemos funcionaron también. Y las niñerías en las cúpulas que su electorado no perdona, tan purista como para entregar el país a la ultraderecha. Torpe idea desgajarse cuando se veía con toda claridad lo que llegaba. Es importante,  aun así,  no perder el norte y saber que la izquierda es necesaria, y que las figuras que no están a la altura son una mínima parte de los colectivos que luchan por el progreso y la agenda social. En Unidos Podemos y en el PSOE y otros partidos progresistas.

Sabemos cómo es España, dónde nos duele, hasta tumbarnos a veces. Cuanto peor, mejor es una falacia. Cuanto peor, peor y peor y mil veces peor como vemos. Más injusticia, más desigualdad, más corrupción, más mentiras. Habrá que priorizar poner freno a la ultraderecha, como han hecho tantas veces los franceses, y otros pueblos que saben que ningún demócrata pacta con el fascismo en sus diferentes caras. Para las mujeres, es una cuestión de supervivencia. Sin paliativos.

Volvamos a las urnas, con pinza en la nariz si es preciso, para sentar las bases de un futuro en el que hay que sanar de verdad a esta sociedad enferma y cautiva que tendría tanto que hacer y decir.

Antonio Machado en el cuaderno de viaje

DSC07523

Hace justo 10 años que hice ese viaje.  Y hoy que se cumplen 80 años de la muerte de Antonio Machado es buen momento para recordarlo.

Nunca le faltan flores frescas, ni recuerdos españoles de sus visitantes, aseguran. Y pude comprobarlo. Hace 80 años que fue enterrado en esta humilde tumba del cementerio de Collioure, Sur de Francia. Aquel día, Antonio Machado, recibía a un instituto de Barcelona y reconforta ver que no le hemos olvidado. Una veintena de jóvenes leían sus poemas con cierto nerviosismo por ser escuchados. Retomo los pasos del caminante que sabe que sólo así se hace camino, del que se fue ahíto de equipaje sin ambicionar la gloria, del intelectual que dejó España porque aquí nos estábamos matando y él mismo no era visto con buenos ojos. Lo prudente era marcharse, Lorca acabó en una fosa común. Así lo contó Machado:

 

“Se le vio, caminando entre fusiles,
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas de la madrugada.
Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.
El pelotón de verdugos
no osó mirarle la cara.
Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!
Muerto cayó Federico
sangre en la frente y plomo en las entrañas
… Que fue en Granada el crimen
sabed ¡pobre Granada!, en su Granada”.

Aunque fue llegar a Francia y morir, y no regresar ni en cenizas. Esas tumbas de ignominia que molestan a la infecta derecha española.

“Esa España inferior que ora y bosteza,
vieja y tahúr, zaragatera y triste;
esa España inferior que ora y embiste,
cuando se digna usar la cabeza,
aún tendrá luengo parto de varones
amantes de sagradas tradiciones
y de sagradas formas y maneras;
florecerán las barbas apostólicas,
y otras calvas en otras calaveras
brillarán, venerables y católicas.
El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero,
la sombra de un lechuzo tarambana,
de un sayón con hechuras de bolero;
el vacuo ayer dará un mañana huero.
Como la náusea de un borracho ahíto
de vino malo, un rojo sol corona
de heces turbias las cumbres de granito;
hay un mañana estomagante escrito
en la tarde pragmática y dulzona”.

El problema. Y la esperanza…

“Mas otra España nace,

la España del cincel y de la maza,

con esa eterna juventud que se hace

del pasado macizo de la raza.

Una España implacable y redentora,

España que alborea

con un hacha en la mano vengadora,

España de la rabia y de la idea”.

Nace y se hunde, una y otra vez hasta que no lo haga.

En el viaje hasta Coilluore, los pirineos catalanes hablan de Historia. Ancestral. Por aquí pasó el cartaginés Aníbal con sus 37 elefantes –200 años antes de la era cristiana-, vigilando la flota, perfectamente visible desde lo alto para conquistarnos tal como suena. De los exiliados españoles a Francia en el “apacible” franquismo, de los que vinieron huyendo de los nazis -aunque camino de Portugal-, que incluso tienen un monumento en la pista entre forestal y asfaltada que separa Francia de España en ese punto. Ya no hay aduanas en parte alguna, mucho menos donde nunca las hubo. Quizás entre un país que huele a terminado, pintado, ordenado, y otro al que le falta mucho por llegar a ese estado.

“Y cuando llegue el día del último viaje
y esté a partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar”.

Maravilloso mar, agua azul, verdosa, y transparente, lejos de la tierra y con ella en el corazón..

Trazas de veracidad en el esperpento español

“Ya no hablo con periodistas”, dijo la voz tensa que se oía al otro lado del hilo telefónico. Y luego una diminuta ventana de esperanza: “¿Qué quiere?”. La periodista de investigación canadiense Naomi Klein estaba escribiendo un libro sobre el shock, sobre personas y países que lo han padecido. Fue publicado en 2007. Gail Kastner  era una mujer víctima de ellos a manos de la CIA en sus “técnicas especiales de interrogatorio”. Klein estudió también al psiquiatra Ugo Cerletti y sus trabajos en terapias de electroshock. El médico se había inspirado en  la “matanza eléctrica” de cerdos a través de  grandes tenazas metálicas que fijaban en sus sienes. Acudió personalmente a estudiarlo en un matadero. Todo depende de las dosis y del objetivo perseguido.

He recordado la brillante génesis de aquel libro esencial de Naomi Klein –que se anticipó para explicarla a la gran crisis del capitalismo del 2008– al ver profundizarse el esperpento español estos días. Ese circo de los horrores que se presentó en la Plaza de Colón de Madrid el domingo 10 de febrero nos mostró en gestos y encuestas lo que hace la propaganda malsana en los cerebros yermos. Uno de sus principales impulsores como presidente del PP, Pablo Casado, se atrevió a decir sobre el manifiesto cargado de mentiras que leyeron tres supuestos periodistas: “tenía grandes dosis de veracidad”. Y no pasó nada. Esa serie de enloquecidos ejemplares no quieren saber y quienes los usan no tienen piedad de ellos.

Si el esperpento español  podía ir a más, lo ha hecho. En el escenario, los líderes de la derecha y ultraderecha española. Abascal y Casado, pechos henchidos a reventar de orgullo. Rivera intentando que las banderas del arcoíris LGTB le ayudaran a ser camaleónico, a ver si algún despistado compra su teoría de que no está con la ultraderecha. Como en la Andalucía que, gracias a su partido también, entrega la igualdad y la violencia de género a los misóginos y la memoria histórica, vean, a una defensora de todo golpismos fascista. Un homosexual del PP, Javier Maroto, posando junto al homófobo Abascal. La mayor dosis de veracidad de la proclama de Colón fue su mentira, que mienten a plomo y sin pudor, ésa es la verdad. Sus tres altavoces siguen en activo, aun habiendo quedado absolutamente inhabilitados como profesionales del periodismo. Ahí lo tienen todo.

Portadas de prensa sobre la manifestación de la derecha en Colón
Portadas de prensa sobre la manifestación de la derecha en Colón

Y más, las portadas proclamando un éxito de convocatoria en Colón  que no existió. Con excepciones, como La Vanguardia. Porque, dando la vuelta a la tortilla sin pudor, alguno editado en Madrid hasta habló de un “pinchazo de Sánchez”.  Las informaciones resaltando las “decenas de miles” de manifestantes, que contados por la policía, la misma de otras convocatorias, cifró en cuatro decenas y media. Incluida RTVE. Previamente, si lo pensamos bien, la convocatoria de la manifestación de Colón se la hicieron los medios. Ahí tienen algo más.

Faltaba la musa naranja Inés Arrimadas para evidenciar la magnitud de la impostura que la sustenta. Riendo, encantadora y encantada, ante la patraña que convierte en líderes políticos a quien mejor diga la vaciedad que encandile a los incautos. En los preámbulos del programa Salvados fue gradaba una conversación con su asesor en la que acepta que lo importante es la actitud,  para que la gente diga: “mira que bien lo explica aunque no me esté enterando de nada”. Otra política más que quedaría desechada como tal en una sociedad madura.

El inmenso fraude del esperpento español infecta como ponzoñosas bacterias a esos seres que luchan a favor de sus verdugos. Electroshock que perpetran políticos sin escrúpulos y amplifican los medios cuando los toman periodistas sin ética.  Luego llegan las consecuencias.

Cuando solo se tiene una bandera para llenar los vacíos y mucho odio que acoger ocurren catástrofes. Decenas de miles, pues, de seres airados y resentidos dispuestos a aplacar el ardor de iras en la venganza hacia los ciudadanos progresistas. Profanar las tumbas de Dolores Ibarruri, la histórica diputada comunista, y Pablo Iglesias, fundador del PSOE, es un signo de los tiempos. Al que acuden instigados por ultras que operan, sin problemas, en medios de comunicación. El colmo ha sido atacar además el monumento homenaje a las “13 rosas”, las 13 jóvenes ejecutadas por un  pelotón de fusilamiento franquista, ya terminada la guerra civil iniciada por el alzamiento de Franco. El clima de crispación empieza a ser irrespirable. Las soflamas de algunos agitadores violentos y su impunidad no dejan de crecer

La Transición como raíz una vez más

La mayoría de los países que sufrieron dictaduras como la nuestra y leyes de impunidad como las nuestras, las revocaron. Hasta Argentina echó atrás las de Punto Final. España paga ese inmenso error, fruto de una Transición en precario. Y de dirigentes que, pudiendo resolver estos problemas de fondo, no lo hicieron. Es especialmente penoso, ver a Felipe González, Alfonso Guerra, Corcuera, y algunos caciques que operan bajo las siglas del PSOE , apoyar la revuelta contra el presidente de un gobierno de su partido.

Pedro Sánchez, entretanto, osado superviviente sin temor a desdecirse, y proclive a ceder a presiones para no verse comprometido,  pone en juego un posible anuncio de elecciones. Con la casa revuelta. Con Vox aupado a los altares por la impericia y fanatismo de sus colegas ideológicos Casado y Rivera. Vox fue el ganador de la convocatoria de Colón, sus órganos de propaganda aplauden la oportunidad que el juicio al procés le da para promocionarse.  Nos van a dejar elegir entre Vox  y demasiadas inconcreciones en el centro-izquierda

El procés

El procés. El juicio al procés. Para la justicia europea, no hubo delitos  de sedición, rebelión o malversación, como prueba que no entregaran ni al president Puigdemont, ni a otros políticos perseguidos. Juristas de prestigio como José María Mena, exfiscal superior de Catalunya,  o el ex magistado Martin Pallín tampoco lo ven así.   Entretanto los políticos independentista encausados que se quedaron en España llevan más de un año en prisión. El proceso se va a seguir con gran interés mediático internacional. Los “a por ellos” ya les han condenado. Los partidos que les representan se disponen a sacar tajada. Y los medios a su servicio también.

Hay una fórmula “mágica” para desactivar la estrategia ultra y sus elevadas dosis de falsedad. Desconectarse. Desenmascarar a sus activistas y desconectar de allí donde operan. Las vendettas políticas no caben en la democracia. Los problemas psicológicos y las carencias humanas no deberían dictar acciones políticas y judiciales. Una sociedad cabal  y honesta  procura aislar perversiones y  mezquindades malsanas.

Naomi Klein contaba en su libro que Gail Kastner resistió. Tenía 19 años cuando se experimentó con ella.  A los 70, contó que todavía la despertaban pesadillas. Sobrevivió cuerda (aunque con secuelas) a un centenar de electroshocks. Los cerdos del matadero, no.  Y es bastante revelador y aun alentador conocer estos dos datos.

La España ultra vuelve a estallar en Colón

 Los cimientos  podridos de España vuelven a crujir. Los que nunca se resolvieron porque siempre se tapan.  La derecha española pretende estallar este domingo en la Plaza de Colón de Madrid. Haciendo lo que mejor sabe hacer: bombardear cualquier camino que no pase por su uso y abuso del poder.  Es una de las patas de este conflicto eterno de la España infecta. El principal pero no el único. No es nuevo, siglos llevan clamando los progresistas españoles por una regeneración que no llega y que, por enquistada, cada vez nos hunde más.

La excusa esta vez es Catalunya. La figura de un “relator”, mediador, para ver de solucionar el conflicto. A lo largo de los tiempos ha habido muchas otras polémicas:  ETA, la educación, los derechos de la mujer, el aborto, el matrimonio gay, hasta al divorcio se opusieron. Algunas las rescata el alocado presidente que se ha buscado el PP. Hace falta ser miserable para vincular aborto y pensiones, como han hecho Casado y su ejecutiva diabólica. El quid es otro.

 La derecha española no sabe hablar. La derecha española no quiere hablar. La derecha española no quiere resolver conflictos, quiere el poder. A cualquier precio. Y Pablo Casado lo está demostrando.  Ahora, con la ayuda de las otras dos alas similares que se fueron desgajando: Ciudadanos y Vox. Los tres indistinguibles en la ultraderecha. Y con un potente ejercito mediático que redobló su fuerza –no sin subvenciones de dinero público en eufemísticas entregas- durante el mandato de Rajoy.

   Todas las corrupciones que han sangrado a la sociedad española palidecen ante esa bandera grande y una, roja y gualda, que lo tapa todo. Vuelan los sobres, las facturas falsas, el saqueo de lo publico en especie y contante y sonante, pero lo importante es el “a por ellos” “a por los catalanes”. Hasta su añorado Rajoy se dopó con facturas falsas y todo tipo de trampas en falso para salir elegido en 2011, según la UCO. El nuevo  gobierno andaluz sitúa entre sus primeras medidas dar un buen tajo a la sanidad pública. La cultura la ha entregado a VOX como en un mal chiste provocador. Pero todo estará bien empleado si España no se rompe, su concepto de España, y así enardecen a sus descamisados de dignidad. Pero parece que solo una bandera –bien usada en manipulación- les arrastra.

   El complejo tema, del que tanto se ha hablado, podría resumirse en dos errores de base.  Las fuerzas políticas españolas todavía no han entendido que el principal  objetivo de las catalanas es Cataluña. Por mucho que parezca hasta una redundancia, no lo entienden. Lo mismo que los independentistas catalanes no calibraron con qué España se batían, lo cual es el origen de los descalabros sufridos pasados y presentes. Y ahí siguen. Se ha roto el diálogo, dicen, con su relator y todo. La derecha, ya salivando, mantiene por supuesto la manifestación del domingo.

  Por lo demás, todos los gobiernos han negociado en temas de calado. Todos han tenido mediadores y relatores o como les quieran llamar. Lo que no han tenido, tanto al menos, es un ataque tan feroz, antidemocrático y… desmemoriado. Así que los periodistas que patinan en la pista helada de la equidistancia deberían contemplar el paisaje completo.

   El añorado Mariano Rajoy y su PP entero pusieron la proa a  Rodriguez Zapatero desde el mismo 14 de Marzo de 2004 cuando ganó las elecciones. Consideraron su gobierno ilegítimo. Igual que los muchachos y muchachas de Casado y Rivera al de Pedro Sánchez.

Rajoy llamó a Zapatero acomplejado, agitador, ambiguo, antojadizo, aprendiz de brujo, bobo solemne, chisgarabís, cobarde, débil, frívolo, grotesco, hooligan, impreciso, imprudente, incapaz, inconsecuente, indigno, inestable, inexperto, insensato, insolvente, irresponsable, maniobrero, manipulador, mentiroso, oscuro, perdedor complacido, radical, rastrero, sectario, taimado, traidor, turbio, veleidoso y zafio. Casado ha incorporado al acerbo “felón” que suena a vasallaje si es que tamaño inculto sabe su significado.

   Rajoy, los obispos y la ultraderecha, entonces menos visible, le montaron al gobierno Zapatero una docena de manifestaciones, le frieron a preguntas en el Congreso sobre la política antiterrorista, para dificultar su trabajo.  215 de una tacada, un 19 de abril ya del mismo 2004, basadas en la Teoría de la Conspiración inventada por El Mundo. Llenaron la Plaza de Colón de Madrid varias veces, con banderas y autobuses pagados -¿con el dinero de todos?-. Casado también invita, costeando el viaje a quien quiera venir a Madrid. Dinero no les falta.

  La lucha antiterrorista del PSOE dio frutos, pese a las algaradas del PP para evitarla. ETA está acabada. Pero en marzo de 2007, cuando los atentados son ya una excepción, el PP llega al paroxismo con su acoso y derribo a Zapatero.  La víspera de los atentados del 11M,  y sin que el hecho sea siquiera mencionado, el PP reúne en Madrid  a más de 2.500.000 personas, según ellos. Ha fletado 760 autobuses.  Entre vivas a España y el uso del himno de todos, Rajoy se clava un exaltado e inquietante discurso:  “En ese espíritu, convoco solemnemente a todos los españoles, a los que les importe España, a poner fin a esta situación”. Oigan aquí el tono.Las víctimas de las que hablan son de ETA, nada del 11M y añade el rosario de falacias habitual, el que esgrime el PP hoy.  Casado no es sino un alumno, altamente iletrado, de sus predecesores. Al que se le hunde el PP en expectativas de voto.

No se rían, en aquella manifestación cantaron a coro “la Estaca” de Lluis Llach.

  También se mencionó aquellos días el término  “Alta traición” en los medios adictos. El escritor Juan Manuel de Prada en ABC tituló así su columna para concluir: “llamemos a las cosas por su nombre: esto es alta traición. Cabría preguntarse si un gobierno que humilla el honor de un Estado no merece algún tipo de castigo. En épocas menos confusas esta pregunta habría obtenido una respuesta inmediata y severísima”. ¿Hay quien dé más? Sí Casado, Rivera y VOX. Y  sus medios.

  Lo lamentable es la presión del ala derecha del PSOE indistinguible de esta ultraderecha activa. Los reinos de taifas de las comunidades que no aprenden y que llevan el anticatalanismo pegado en las vísceras. Y los prebostes de un pasado que ha radiografiado sus miserias. Alfonso Guerra, ídolo de la derecha y ultraderecha. Y Felipe González, el que habló alarmado del  clima prebélico instalado en la España en 2007 desde la soleada Acacapulco.   Es un invento de los políticos para hacer una política desapegada de la ciudadanía, y empieza a calar en la sociedad, decía. Hoy enciende cerillas también contra Sánchez. Doce años dan para mucho.

   Los medios españoles parecen haber olvidado todo esto, y presentan la manifestación de este sábado en Colón como la hecatombe. En cierto modo lo es pero por el montaje que engloba a quienes buscan echar al gobierno a la fuerza, lo que tiene un nombre bien claro. Toda la ultraderecha, incluidos fascistas y neonazis organizados que también se apuntan.  PP y Ciudadanos rechazan, en un comunicado, la presencia de grupos que no defiendan “los valores democráticos y de convivencia” en su manifestación precisamente en contra del diálogo con Catalunya. A cuya autonomía, además, ellos quieren aplastar.

 Cuando algunos periodistas hablan del malestar creado por Sánchez y sus gestiones, como justificándolo,  aumenta la dimensión del problema programado para estallar el domingo. ABC  volcados en campaña para derribar al gobierno.  Y la COPE. Les oí casualmente el jueves. Llamando a acudir a la manifestación ultra del domingo en el programa de Carlos Herrera. Esperaban, dijeron, que acudan a Colón PP Ciudadanos y Vox “y toda la gente razonable”. Subvencionamos a la Iglesia Católica para que aliente el golpismo. Muy generosamente.

  Si la ruptura del diálogo con la Generalitat es una cesión a la derecha del gobierno central, supone un error. La bestia ultra se crecerá. La única salida frente a su ofensiva es justo la contraria. Pedro Sánchez y el PSOE que le queda, Unidos Podemos y toda la izquierda, deberían solucionar los problemas estructurales de España. Si a la mínima le montan este tinglado, será mejor ir a por todas. Y no hay quien construya nada en ese estercolero fangoso.

Moncloa anuncia que Pedro Sánchez visitará en breve la tumba de Antonio Machado en Coilluore, Francia, adonde le llevó el exilio de la España franquista. El mejor tributo sería luchar por aquellos españoles que él veía, los eternamente olvidados.  A veces imagino a Machado, volviendo a decir : “Ya hay un español que quiere vivir y a vivir empieza, entre una España que muere y otra España que bosteza”. Lo escribió hace más de un siglo. Y no hay uno, sino muchos españoles así.  Ocultos tras ese manto de caspa fétida que parece impregnarlo todo. E inmensamente hartos.

 
 

 

Me quedo contigo

Hay un fuerte contraste entre la bronca permanente, la siembra de odio, y la liberación de los sentimientos con toda naturalidad que estamos viendo estos días.  Se mostró rotunda en los Goya 2019. Cuando Jesús Vidal agradeció el premio al actor revelación que le entregaban por su papel en Campeones. Y cuando Rosalía cantó Me quedó contigo la mítica canción de los Chunguitos. Merece la pena detallarlo y buscar los porqués a esa reacción de entusiasmo que han despertado. La verdad de los sentimientos desarma. Antes habrá que hablar del contexto en el que se ha producido.

Vivimos un momento en el que las opiniones críticas y –lo que es peor- los hechos que las sustentan caen sobre los espacios públicos como un bocado de carne en una piscina de pirañas.  Los frustrados, los fracasados, los haters con causa y sin ella, los que odian a sueldo, se lanzan a dentelladas. Enturbian cualquier conversación. Están acabando con las Redes, con los debates serenos, con la luz. Lo han aprendido en la tele. Y la sinrazón política les ha dado la fuerza de la inconsciente ignorancia.

Porque en esta etapa oscura proliferan los surtidores de inquina. Con el tiempo, he llegado entender que hay personas incapaces de sentir empatía, compasión, generosidad, amor. Desde la frialdad, muchos se sirven de otros a quienes despiertan pasiones, básicamente de odio. El odio sí es un poderoso motor. Un eminente neurofisiólogo de la Universidad de Nueva York, Rodolfo Llinas, me confirmó hace años que, en efecto, existen distintos grados de experimentar emociones. Una amplia gama. Los que carecen de todas –y de conciencia- tienen un nombre: psicópatas. Y los hay en grandes puestos de decisión. Lo que ellos tienen es gusto por placeres varios.

Cayeron sobre una población que ansiaba gritar “a por ellos” y demostrarlo. Sobre el inmenso tedio y melancolía de los jubilados… de la vida. Los que siguen chillando en los parques y las mesas de cartas y las barras de los bares el repertorio completo: España, la unidad, Maduro, Venezuela, Podemos, Pedro.  Pedro también.

La Razón. Traslado VIP.
La Razón. Traslado VIP, titula abriendo portada

El traslado de los presos independentistas a Madrid para el juicio del procés registró otro episodio de infamia. Llevados en un furgón de celdas del tamaño escaso de un lavabo de avión, con un orificio alto por ventana, incomunicados y grabados permanentemente, mereció una portada de La Razón inhumana en su desprecio. A sus seguidores, aún les pareció excesivo el lujo.

Los dispensadores de inquina han reforzado la misoginia de larga tradición.  La violencia machista agrede o mata cada día. Viola, corta cuellos, hiende hachas, como un sarpullido de dolor e ignominia que se evapora de las noticias en horas. El machismo también odia, el feminismo ya no si alguna vez lo hizo. Y no masivamente.  Pueden ahorrarse sus improperios los cazadores de supuestas feminazis, pasamos.

Hoy tocaría hablar de todo esto. De los problemas enquistados y los que surgen a consecuencia de ellos. Más aún que siempre, más cada vez.  Abrumadores hasta el sonrojo ajeno. Ante esta ruina de cesiones, presiones, intereses, desfachatez mayúscula, mentiras, insultos, elogio de la psicopatía social…  se ve una cierta esperanza, una espita de alivio en quienes salen a hablar de sentimientos, cuando, por casualidad y no sin esfuerzo, han logrado un hueco con acceso a micrófono.

Jesús Vidal, León, 43 años, filólogo, actor, dramaturgo, máster en periodismo, con un 90% de discapacidad visual, emocionó a media España al recoger su premio.  Inclusión, diversidad, visibilidad, fueron directos a la audiencia hecha seres humanos.  Iba creciendo la emoción en sus agradecimientos. “Gracias porque me enseñaste a ver la vida con los ojos de la inteligencia del corazón”, le dijo a su madre, desbordada en lágrimas. Y, a su padre, recientemente fallecido, un “gracias por haber vivido, por luchar tanto por mí, y porque solo con una sonrisa cambiabas el mundo”.  Esa inteligencia, de la que tantos carecen, esa manera de cambiar el mundo, logra personas como Jesús y tantos otros. Me quedo con ellos, sin dudar.

Conozco de primera mano la frescura, espontaneidad y talento de los 10 actores discapacitados que hicieron posible Campeones, en palabras de Jesús. Así es mi sobrino Carlos, Carlos Artal. Montó el periódico de su asociación de Síndrome de Down, escribe y nunca fingirá una actitud. Sabe lo que quiere y lo busca. Y es tan claro como luminoso. Son una lección constante. Como todos quienes se sobreponen a las limitaciones mecánicas para impulsar sus sueños con una tenacidad que sonroja las propias debilidades. Algún político, odiado por sus ideas en las cloacas de pobres diablos, me viene a la memoria.

Y luego Rosalía. El éxito de esa canción que tiene mil años y que sirve como pocas para expresar algo muy sencillo: “Si me das a elegir, me quedo contigo. Entre tú y la gloria, entre tú y la riqueza, entre tú y ese cielo de vuelo libre, me quedo contigo”.  Mis prejuicios ante la abusiva campaña de promoción de la cantante, cayeron.  Rosalía cantaba la emoción de esa letra rotunda.

“Esa canción necesita desesperación para ser cantada”, me opuso un tuit. ¿Desesperación por haberse enamorado, estar a su lado y ser muy feliz? Ni una canción de amor se libró de la piscina de carpas voraces, no llegó en este caso a pirañas. Las preferencias en las versiones se expresan sin apelación. Yo me pongo la de Manu Chao por las mañanas para expandir la gloria, preferentemente. A toda hora si surgiera, los Chunguitos, el trío elegante y sabio de los años en los que, efectivamente, se creyó que el amor vencería a la guerra. Al menos, fue ilusionante y placentero. Y se puede pensar en  Rosalía para las noches cálidas antesala de días con parques para oxigenarse sin vomitar resentimiento. O alterar completamente el orden y añadir más voces. Lo que importa es esa válvula que se ha abierto para recordarnos que existen personas distintas a las que muerden y sueltan bilis remuneradas desde las pantallas. Y que, probablemente, son las que, sin hacer ruido,  consiguen que el mundo no se desmorone.

A menudo pienso si no será inútil la denuncia que no logra parar la cadena de destrucción constante. Se podría probar, otra vez, la ingenua tarea de impulsar los cambios por la vía de los sentimientos positivos. A la racionalidad le cuesta más calar.  Situemos lejos de la mirada,  aislados en sus jaulas ajenas de humanidad, a quienes no sirven sino a sus propios intereses, arrasen a quienes arrasen.

Démonos permiso para parar el mundo que gira a nuestro alrededor y sintamos como una respiración profunda. Seguro que así sabemos mucho mejor a quién, a quiénes, decir: Me quedo contigo.

De “la clase obrera” a “la gente”

Pablo Casado inicia gira por 50 plazas para tratar de recuperar el electorado perdido que se le ha escapado hacia Vox. Cincuenta actuaciones del Club del Esperpento en el que ha convertido sus comparecencias y que la actual concepción del periodismo de declaraciones recogerá tal como entren, una por una. Sobrepasa toda medida lo que el presidente del PP es capaz de decir sin atemperar su sonrisa y lo que son capaces de escuchar y aún aplaudir sus seguidores. Es como un ciclón de exabruptos sin base o con base remota que es la esencia de las medias verdades, mentiras completas. Lo peor es que este es el lenguaje de la nueva comunicación política, del gancho electoral en una sociedad que ha alterado radicalmente su escala de valores.

Seamos todo lo crudos que se precisa hoy para hablar claro. La “lucha de la clase obrera” ya solo conmueve a algunos nostálgicos. La mayoría, incluso afectados por la desigualdad, piensan en sí mismos como clase media. La clase media es la gran conquista de la propaganda. Taxistas y autónomos se ven más como empresarios que como trabajadores por grande que sea su precariedad. Y, en lo alto de la escala, los ricos de solemnidad se sienten satisfechos con las políticas que tanto les han favorecido y no miran atrás. Ahí tienen a los millonarios andaluces, ojo derecho del nuevo gobierno trifascito, votado en las urnas por personas de toda condición.

De hecho “la clase obrera” ha pasado a ser “la gente”, eufemismo polisémico de amplio espectro en el que sin duda se siente especialmente cómoda la clase media, precisamente. Real o asimilada. Está en las más variadas bocas.  La clase media de Ciudadanos, por ejemplo, es la que cobra 130.000 euros al año, pero seguro que son escuchados entre quienes cobran cinco o seis veces menos: e l salario medio fue de 23.000 euro anuales en 2018.  Brutos. Las mujeres 5.800 euros menos. Eso sí, “la gente” está de moda y la política en horas bajas. La modernez huye de ella como de la peste. Salir en televisión prima. Ejercer una profesión de relumbre y aparecer con frecuencia en “la tele”, constituyen pluses para ser candidato. Los conoce la gente.  Finalmente, hay que distinguir entre “la gente” y “esta gente”,  ya ha ido por delante que gente es una palabra polisémica.

Por encima de todo, especialmente en la derecha, lo que de verdad vende es el espectáculo. Las declaraciones histriónicas, mentir con soltura o sin ella. Mentir, insultar, herir. Tirarse al cuadrilátero, dar golpes bajos, pisar el cuello del oponente, como ha enseñado la televisión de los Inda y los panfletos de los Rojo, Marhuenda y Bieito. Es la escuela de Trump, capaz de mentir sin pestañear tantas veces le parezca. Detectar sus mentiras es un trabajo a tiempo completo, desde que asumió la presencia se le han registrado 7.645 “afirmaciones falsas o engañosas”.

A Pablo Casado se le ve como un político presa de la desesperación. Rivera y todos los portavoces de esa derecha de tres patas que nos está poseyendo andan en similar tesitura, pero Casado parece poseído. Como si su cabeza fuera un sonajero. Nuestro compañero  Isaac Rosa llegaba a sorprenderse con él. “ Dice Casado que Sánchez pronunció “tirano” “muy rápido”, para que no se le entendiese, y “sin convicción”. Hablaba de Pedro Sánchez, Maduro y Venezuela. El renacido mantra para ver si dan el golpe de gracia a la que se quiere autovoladura de Podemos. No hablaba de la inmensa hipocresía de la comunidad internacional, ciega para todo atropello que no contenga petróleo del que aprovecharse.

Por supuesto que hay personas responsables, con espíritu crítico y que prioriza los valores que fundamentan la convivencia y el progreso. Pero se corre el riesgo de verlos subsumidos por las nuevas corrientes.

La técnica para que cuelen las mentiras no es difícil de detectar. Lo esencial es aprender a contrarrestarlas. Las realidades paralelas, así llamadas por Trump para mentir desde el principio, precisan de una derecha política y una derecha mediática a su servicios, ambas sin escrúpulos. Y de uno tipo de ciudadano que ha dejado de serlo para convertirse en espectador hasta de su vida. En EEUU  estudiaron el ejemplo de los  jóvenes católicos que se burlaron de un venerable nativo de la tierra americana.  De gamberros desconsiderados han pasado a ser héroes de los sectores más conservadores.  Durante varios días no dejaron de aparecer en programas de televisión.

Aquí como allí,  ese mismo tipo de espectador se cree, porque quiere hacerlo, estadísticas falsas y aseveraciones que nada tienen que ver con la realidad. Y tiene consecuencias. Muy graves. Y por muchos años.  Nos dicen que  la ciencia está perdiendo la batalla contra los intereses políticos y ecomómicos de la Administración Trump.  Males evitables ya no lo serán o sufrirán retrocesos. En España han entregado la sanidad pública a gestores privados. Y mientras decae el sistema público por los recortes, se dispara la facturación de las cinco multinacionales que acaparan el negocio de la salud en España. Es el relleno de los caramelos que se reparten durante el espectáculo. La corrupción española ha podrido el esqueleto del Estado y ahí sigue esa derecha hasta con perspectivas de ganar como ha hecho en Andalucía ya.

Dicen que la izquierda necesita pedagogía. Y una se imagina a esos ciudadanos a los que aluden como niños indefensos a los que hay que advertir: No metas los dedos en el enchufe porque te puedes electrocutar. Lo cual es cierto, no hablar por hablar. La izquierda precisa hacer pedagogía, a la derecha le basta con mentir.

La mentira es un magma incontrolable, un pantano de arenas movedizas. Sobre esa base construyen muchos ahora sus vidas. Cuando las necesidades diarias son reales. Al paso que vamos un día nos venderán oxígeno en botella, olvido en pastillas. Ahora mismo, bastaría abrir los ojos y ver. La racionalidad todavía es un producto de libre acceso.

 

Publicado en eldiario.es 1/02/2019 – 

Orgullosos de ser machistas

El machismo asiste a un patente rearme. Las corrientes ultraderechistas en boga han venido a darles el soporte que les refuerza. Algunos lo sienten como una liberación. “Por fin no tienen que pedir perdón por ser hombres”, proclaman satisfechos. Se sienten hermanados con los machistas de la Tierra, potentes para emprender la reconquista de un terreno que nunca debió dejar de pertenecerles (de hecho les sigue perteneciendo). Por eso, votarán, dicen, a quienes defienden sus derechos frente a lo que llaman “ideología de género”.

El problema, evidentemente, no es ser hombre, sino cómo se es hombre y cómo se organiza la sociedad jerárquicamente con su supremacía. Supremacía innegable, corroborada en datos abrumadores. Y en la que basta mirar los órganos de decisión para constatar la falta de paridad. Vean quienes se ocupan de la energía solar fotovoltaica en Euskadi, en un acto de ayer mismo.

Lorena Fernández

@loretahur

Presentación ayer del modelo de transición energética en Euskadi. Se les ha colado una mujer. Que alguien la quite, por favor, que estropea la foto.

Deben estar transicionando al Paleolítico Superior…

137 personas están hablando de esto

Hagamos la salvedad de que ni el machismo ni la ultraderecha que lo alberga han nacido ahora. Estaban ya y han salido a la luz “sin complejos”. Repartiéndose por siglas. Quisimos creer, diré quise, que algo se había logrado al ver algunos avances, algunas mujeres en puestos decisivos, pero el machismo se resiste a los cambios y se fortalece como está ocurriendo ahora.

La gran revolución de las mujeres que saltó consolidada este 2018, masiva, heterogénea en su forma y homogénea en sus objetivos, ha despertado temores en los machistas y la decidida voluntad de atacar al feminismo. Los factores que influyen son múltiples, sin duda cuentan los socioeconómicos como parte fundamental, pero deberíamos fijarnos también en los psicológicos y educacionales porque en todos estos elementos está la raíz.

La violencia contra la mujer es un hecho. Los hombres asesinan mujeres, por ser mujeres y por considerarlas “suyas”. Ninguna sociedad sana lo toleraría y ocurre sin mayor problema. El machismo mata, pero, como dice la escritora y abogada feminista Violeta Assiego, “antes de asesinar menosprecia, insulta, empuja, golpea y agrede física, psicológica y sexualmente. Negar esto y hacer con ello un programa político también es violencia machista”. Lo es.

Ocurre en todas partes y cada día. Chicas a las que el novio castiga confinándolas en un zulo, médicos que diagnostican por escrito que la paciente “está mal follada”. Y más allá, niñas a las que  planchan el pecho con una piedra caliente para evitar que despierten el deseo en los hombres. La práctica ha llegado ya al Reino Unido. Cuánto miedo debe haber para llegar a esos traumatismos. Cuánta aberración para planchar y cortar atributos femeninos, para tapar y abrir el objeto de uso en función de los deseos masculinos. Cuanto ensañamiento como humillación.

“La masculinidad no es una característica que se posea de forma estable, sino que es algo que se pone en duda continuamente y que por tanto tiene que ser demostrada y reafirmada de forma constante”. Esta idea clave la expone Mónica Alario Gavilán, filóloga y experta en estudios de género. En un artículo de Público que trae otro alarmante dato: desde 2016, cuando atacó en Pamplona ‘la manada’, se han producido 89 violaciones en grupo,  según recoge Feminicidio.net.  Que se sepa. Es una forma extrema de reafirmar su concepto de la masculinidad. De ahí, que graben las agresiones y las publiquen.

Muchos hombres han comprendido ya el problema. Incluso se han sorprendido de lo que tanto nos quejamos y no prestaron atención. Porque no escuchaban, era como oír llover. Se duelen de no haber estado atentos a los grandes y pequeños agravios del machismo de todos los días. No está siendo inútil hablarlo. Pero el machismo de raza no da tregua y se rearma al menor descuido.

La masculinidad. Hay que demostrarla de forma constante. Como si fuera la presunción de una carencia. Esa absurda magnificación del pene, el combate por su longitud en la más variopinta discusión. Aunque se esté debatiendo sobre una partida de parchís hay quien menciona el triunfo de “quién la tiene más larga”. Los remilgos vienen definidos por el uso del papel de fumar para manipular el órgano masculino. Son tópicos, pero reveladores.

Es cierto que al hombre se le vino educando de manera diferente a las mujeres. Pero los seres maduros reelaboran lo aprendido y rechazan predominios injustificados y más cuando se basan en el daño de otra persona. El modelo exigía fortaleza como condición indispensable. Condenaba casi la sensibilidad, desde luego el llanto -tan espontánea y humana reacción- como debilidad que el macho no se podía permitir. Expresar la tristeza ha sido entendido como un fracaso que merma la autoestima. Algo ha cambiado aunque no lo suficiente. Una tarea urgente es dejar de enseñar estos estereotipos a los niños.

Probablemente, este rebrote del machismo nace de la inseguridad. La de ver cuestionados valores que consideraban inamovibles. Y la propia incertidumbre de quien ha de ser fuerte y superior por obligación, en la titánica tarea de lo imposible. Y además demostrarlo permanentemente, frente a la mujer primero, y también a sus competidores varones.

En 1991 se publicó un libro, Ser hombre, en la Editorial Kairós, que abordaba el tema de la masculinidad con realismo y apertura de miras. Los hombres debían adaptarse a un tiempo que empezaba a querer ser entre iguales, con las mujeres. Autores de la talla de Carl G. Jung, Henry Miller, Norman Mailer, Hermann Hesse, Franz Kafka, César Vallejo y otros, todo hombres, algunos enormemente machistas, trataban el tema. Los temas. La competitividad, el miedo, la cólera, la pena, el éxito, el trabajo, temor al envejecimiento,  la mujer. Hablaban de la mujer, del miedo a la mujer. El escritor Henry Miller decía: “Empiezo colocando a las mujeres sobre un pedestal, idealizándolas, y luego las aniquilo”Cuánta lejanía e inmadurez implica, además de la evidente violencia.

A través de un compendio variado, signos de notable desconocimiento e incomunicación que hay que resolver con sus antídotos: hablar y saber. En aquel  libro, y en cualquier lógica, se concluye que no hay un mito de la masculinidad profunda, sino múltiples caminos para ser hombre. Y eso es lo que deberíamos entender. Para abordar todas las reflexiones pendientes.

Y las soluciones. Porque las mujeres somos la mitad de la población y con los mismos derechos que la otra media. Y no cabe ni una agresión más, ni un menosprecio, ni una duda al respecto. Algo que es capaz de entender cualquier mente, salvo aquellas que sufren la dificultad insuperable de abrirse y aprender cualquier idea. Las manadas del machismo envanecido, arrogante, soberbio, ufano, caminan seguras. Las encontramos a espuertas en cualquier programa de cualquier tipo.

Ese molesto trámite llamado democracia

Lo sabían EEUU y la Unión Europea. Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, 33 años, se iba a plantar en la calle y autoproclamarse presidente de Venezuela. La Administración Trump le mostró su apoyo en pocos minutos. Lo sabía de primera manera. Se confirma el rumor de que Guaidó viajó hace un mes a EEUU, Colombia y Brasil para, en secreto,  informar o acordar la operación.  La eufemísticamente llamada Comunidad Internacional reparte juego.Nicolás Maduro, te tocó, esta vez sí, parecen decir.  Tras algunos ajustes,España dice que plantea a la UE reconocer a Guaidó como presidente venezolano si Maduro no convoca elecciones inmediatas. La prensa toma partido. Se llega a escribir que “ Maduro se atrinchera en el poder con el apoyo de la cúpula militar“. Muchos parecen no recordar que -mal o bien- Maduro es el presidente electo de Venezuela y que lo normal en estos casos es que la “cúpula” militar, como todo ejército, esté bajo las órdenes del poder político. De momento se mantiene. Total, los golpistas -autoproclamados, si lo prefieren- “solo” se están saltando los trámites democráticos.

La derecha española se desnuda al límite y se echa a la calle a exigir el apoyo a Guaidó bajo las más desaforadas amenazas. La derecha del PP de Pablo Casado –con su corte de hooligans– y los Ciudadanos de Albert Rivera. Vox también. Y Aznar y Felipe González como si les fuera la vida en ello. Y con el apoyo mediático de costumbre todos ellos. Lo más terrible, sobrecogedor, de la máxima preocupación, es que los líderes de la derecha parecen considerar la democracia como un trámite, incómodo y prescindible. Y hace temer que de llegar al poder se quitarán de un plumazo las opciones políticas que no coincidan con la suya. Concretamente, Casado y Rivera ilegalizarían partidos independentistas. Lo han dicho. Corruptos, no, por supuesto. El gravísimo problema ahora es ese.

Imaginemos que Casado o Rivera se autoproclaman presidentes del Gobierno español. No es imposible: ambos consideran a Pedro Sánchez un okupa, dado que solo saben sumar escaños por la derecha. Saltándose trámites democráticos puede ocurrir.

Sin duda, la Venezuela de Maduro es un caos, pero denostar su Gobierno no implica aplaudir un golpe de Estado o un despoje a la brava, elijan si las definiciones precisas asustan. Por más que se haya impuesto el maniqueísmo primario, no es así. Por si las dudas, ni he simpatizado nunca con Maduro, ni lo hice con Hugo Chávez y así lo he manifestado en diversas ocasiones. Ahora bien, con la democracia, sí. De hecho, la defiendo con total decisión.

Venezuela es el ejemplo máximo de una gran hipocresía. Los intereses de quienes se manifiestan sobre esta cuestión son tan ostensibles que se ven las gruesas cuerdas que mueven los gestos. Se puede afirmar que sin petróleo un país está a salvo de ser perseguido por los desmanes de sus dirigentes. Y con petróleo -ubicado en manos generosas y precisos objetivos también, como en el caso de Arabia Saudí. La petromonarquía es uno de los países donde más se vulneran los derechos humanos, al punto de llegar a descuartizar a un periodista crítico. Y si es por la persecución de opositores, allí los ejecutan sin más miramientos.  Pero en ese tema se mira para otro lado.

A quien toca perseguir es a Nicolás Maduro. Cuántas oportunidades de negocio ha tronchado. No todas, pero más de las soportables para algunos. La Venezuela actual es hija de décadas de despropósitos y abusos. Como cualquier persona informada, conozco los detalles de la larga trayectoria que, ante nuestros ojos, llevó a Venezuela a esta situación.

Felipe González sabe mucho de amistades presidenciales venezolanas y de su dureza con las protestas. Tal como él mismo escribió, viajó a Españaen el avión presidencial de Carlos Andrés Pérez, el del “caracazo” que ocasionó decenas de muertos en su represión. Caracazo y algo más: fue expulsado de la presidencia, juzgado y condenado por malversación de fondos y se exilió a Estados Unidos. La historia de Venezuela es trágica y no lleva trazas de cambiar. Abrir la puerta hasta la cocina a EEUU, con todo su historial de injerencia en los países latinoamericanos, y además con Trump, debería avergonzar a quienes aplauden la hazaña de Guaidó. Sobrecoge ver a dirigentes españoles obviando semejante detalle, pero es que la democracia, insisto, se ha convertido en un trámite molesto.

Toda persona honesta debería preguntarse por qué Venezuela atrae tanta atención y no otros países en similares circunstancias. Este mismo viernes, la ONU publicó un informe sobre la crisis humanitaria de América Latina. “En los países centroamericanos ya hay más de 80 millones de personas que viven en pobreza extrema y donde la violencia es una constante. El Salvador y Guatemala exhiben las tasas de homicidios más altas del mundo”. A esto se suma el uso “desproporcionado e innecesario” de las fuerzas de seguridad para silenciar la disidencia de manifestantes, críticos o periodistas, según la ONU.

En otro informe de hace un mes, la ONU aseguraba que América Latina y El Caribe sigue siendo “la región más violenta del mundo para las mujeres, con la tasa más alta de violencia no conyugal y la segunda tasa más alta de violencia conyugal”.  Y que la situación de los Derechos Humanos en la zona es crítica.

El caso de Honduras

Si hay miles de venezolanos huyendo de su país, también hay miles de hondureños huyendo del suyo. Un caso interesante. En 2009 el Gobierno hondureño también fue depuesto por el presidente del Congreso. Ahora EEUU mantiene una base militar allí y lo considera un “socio preferente”. Lo que no quita para que Trump haya dicho textualmente: “Enviamos a Honduras cientos de millones de dólares y nos envían caravanas”. Con Honduras, Guatemala y El Salvador también se llevan lo suyo del presidente estadounidense. Es el trato humillante que espera a los protectorados de facto, salvo a sus élites.

Grandes negocios, menos democracia

No es solo Venezuela, Venezuela es la que tiene petróleo. Y muchos negocios con españoles, no con España. Y unos líderes hoy opositores que también hacen suculentas operaciones en nuestro país. La familia de Henrique Capriles opera en el Complejo Canalejas -un empeño personal de Ana Botella como alcadesa-,  el edificio del ático vendido por 10 millones de euros. También está detrás de varios complejos de viviendas de lujo de Madrid, copio y pego.

Los Casado, Rivera, González o Aznar -y sus predicadores en general- solo hablan de Venezuela y con un agresividad que augura días muy negros en nuestro propio país. Todo vale. A los jóvenes pupilos ya los vemos. Los expresidentes se manifiestan con claridad:  Felipe Gonzáles puso de ejemplo al Pinochet de las carnicerías humanas frente a Venezuela. ¿Cómo puede ser considerada objetiva su opinión? Aznar nunca ha creído en la democracia.  En un artículo -que publicó precisamente su entonces oponente Felipe González-  llegó a culpar a los chilenos de “las desventuras” que se hubieran evitado de “haber cumplido con su deber” de no votar a la izquierda de Allende. Pablo Casado lo ha rescatado como ideólogo del actual PP.

En esas están ahora. Con EEUU al que le vuelven a encargar ser “gendarme del mundo”. Con Bolsonaro en Brasil, que está usando ya la democracia que le llevo al poder para destruirla. El hijo de Bolsonaro contrató a la madre y a la mujer del sospechoso del asesinato de la concejala Marielle Franco. De su mismo partido, Jean Wyllys, el primer congresista abiertamente homosexual de Brasil dimite y abandona el país por amenazas de muerte. Y ante esto y mucho más los hipócritas de la derecha española no gritan fuera de sí en la calle, callan. La mayoría calla, bien es verdad.

Porque lo que nos jugamos es la democracia. Pensábamos que era un valor incuestionable, pero no lo es. Suprimirla en los trámites como un engorro implica otro orden político. Cuesta entender que no se den cuenta. Hay ya millones de seres en nuestro propio país que prefieren la razón de la violencia del más fuerte, olvidando a los vulnerable, olvidando la razón de la solidaridad, olvidando la razón.

A %d blogueros les gusta esto: