Friendo sombreros

 

Russell Edson es un escritor e ilustrador norteamericano a quién encontré señalado (y con gran razón) como ejemplo de la osadía en la búsqueda de la creatividad en la literatura. Quizás hay en este poema -que me fascina- un atisbo machista, pero en asuntos tan íntimos como freír sombreros, es difícil desprenderse de atavismos y cada uno lo hace como puede…

Un hombre estaba friendo su propio sombrero, y mientras tanto pensaba en cómo su madre había frito el sombrero de su padre, y en cómo su abuela había frito el sombrero de su abuelo.

Un poco de ajo, un poco de vino, el sombrero ya no sabe absolutamente a sombrero, sabe a calzoncillos…

Y friendo el sombrero pensaba en como su madre hubiese frito el sombrero de su padre, y en como su abuela hubiese frito el sombrero de su abuelo, y pensó que le hubiese gustado de alguna manera encontrar una mujer, para tener a alguien que le friese el sombrero; friendo los sombreros, se siente uno tan solo…”

Entrada siguiente

10 comentarios

  1. Se me ocurren dos comentarios: el primero, lástima que no sea de familia numerosa, dírian desde el gremio de sombrereros!
    Y el segndo, tomado de André Breton, que no hay que cargar nuestros pensamientos con el peso de nuestros zapatos (ni, añado yo, de nuestro sombrero).
    Con mi complicidad y mis buenos días.

  2. Una visión inquietante me perseguía de pequeño: la imagen reflejada en un gran espejo con otro espejo detrás,reproduciéndose,repitiéndose una y otra vez.Como nuestros,errores,alegrías,tristezas,aciertos,temores.Muy evocadora,al menos para mí, la que con este post surrealista me has despertado,recuerdos dormidos…
    Llevamos la marca genética y cultural de las cosas,vivencias,recuerdos,situaciones,acciones que ya han vivido los que nos precedieron.Por experiencia propia sé que no solemos aprender demasiado de los errores pasados.Que nos movemos con la ilusión inexperta de un niño o la decepción de un anciano que se cree fracasado y, nos alejamos muchas veces de la objetividad.Somos presa fácil de nuestras pasiones y caemos en manos de trileros a los que, a su vez, otros más tarde engañarán, a la vez que nosotros con más o menos maldad hacemos lo propio con otros. Un saludo.

  3. Víctor

     /  7 agosto 2010

    Este poema en prosa es muy sugerente. Esos pequeños ritos, esas costumbres que adquieren un significado personal, familiar, grupal y que nos hace ser lo que somos. Nuestras referencias, extrañas para los de fuera, cotidianas en nuestra intimidad. Y que soledad sentimos cuando no podemos darlas nuestro peculiar sentido.

  4. Ani Lopez

     /  7 agosto 2010

    cualquiera sabe que los sombreros hay que albardarlos antes de freír, cosa a la que no hace referencia y ya me extraña por ser algo fundamental en este tipo de platos. fatal el tipo este.

  5. eliecer

     /  8 agosto 2010

    Hoy en día casi nadie usa sombrero, hay gorras, la industria sombrerera esta en quiebra.

  6. rosa maría artal

     /  8 agosto 2010

    ¡Qué prosáico!, pero la fritura no ha pasado de moda en absoluto 🙂
    Ani sí que sabe de freir sombreros.

  7. eliecer

     /  8 agosto 2010

    Yo sólo digo que ha llegado el momento de asar gorras, es producto de temporada 🙂

  8. eliecer

     /  8 agosto 2010

    ah y birretines de guarnición

  9. nones

     /  9 agosto 2010

    El texto no es malo; pero, ¿de verdad os parece original y osado?

  1. Tweets that mention Friendo sombreros « El Periscopio -- Topsy.com
A %d blogueros les gusta esto: