Los jueces y las víctimas (Vicenç Navarro)

 Historia detallada y documentada de la represión durante la dictadura. Del papel de la justicia española en el proceso. Artículo imprescindible.

“Las instituciones que llevaron a cabo la enorme represión durante la dictadura, que el golpe militar de 1936 impuso a las distintas naciones y pueblos de España, fueron el Ejército, la Falange (el partido fascista), la Policía Nacional, la Iglesia y muchos sectores de la judicatura y, muy en especial, el Tribunal del Orden Público (TOP)”.

(…)

“El TOP se transformó en la Audiencia Nacional el 5 de enero de 1977, coincidiendo con la publicación de la Ley de Reforma Política. La Audiencia Nacional, continuadora del TOP, pasaba a ser el tribunal para la defensa del Estado, una función que en la mayoría de sistemas democráticos carece de homologación. La Audiencia Nacional nunca criticó la labor nefasta del TOP, y nunca se ha distinguido por asistir a las víctimas de la represión de aquel régimen dictatorial”.

Artículo completo en Público.

3 comentarios

  1. Joan

     /  22 abril 2010

    Comentario por fcrespo al artículo de V. Navarro en Publico (sobran las palabras):

    Durante muchos años mi familia vivió casi sin referencias de mi abuelo Jesús, fusilado el 6 de mayo de 1941 en Madrid, nunca salió de mi pueblo sino para morir, y para ser olvidado. Poco después moriría mi abuela, la familia de siete huérfanos, fue abandonando la casa familiar y con ello la memoria de sus padres. Empezaron en otros lugares partiendo de cero, adaptándose a las circunstancias, para pasar desapercibidos, como imponía la época, y fueron olvidándose de si mismos. Sólo ahora, transcurridos tantos años y cuando ya ha muerto la hermana mayor, empezamos a hablar sobre los hechos acontecidos entonces; reivindicando ante nosotros mismos, en la intimidad de la familia, el valor de unas vidas jóvenes que se perdieron tan brutalmente. No lamentamos las consecuencias que tuvo la guerra civil sobre nosotros, la sociedad española ha sabido ser generosa, pero nos parece de absoluta justicia que se reconozca públicamente la ilegalidad del régimen político y de la sentencia militar que condenaron a mi abuelo a muerte, simplemente porque fue “campesino, organizador del sindicato socialista”.

  2. Es terrible lo que está pasando. Terrible. Vergonzante. No hay palabras que definan el estupor y el horror que me causa esta historia irredenta nuestra.

A %d blogueros les gusta esto: