Bermejo dimite como ministro de justicia

Mariano Fernández Bermejo ha presentado por fin su dimisión como Ministro de Justicia. Fue a cazar con 60 personas entre las que se encontraba el Juez Garzón, instructor de casos de presunta corrupción, vinculados al PP. Es difícilmente creíble que allí planearan contubernios, ni siquiera que hablaran de trabajo, tenían mil lugares para hacerlo. Como de hecho practican a menudo, numerosos líderes políticos con periodistas, con jueces y con quienes les parece. El propio Pedro J. Ramírez se citó a comer con Rajoy en torno a la publicación de las fotos de la famosa cacería.

 Hay una profunda confusión en nuestro país entre los poderes del Estado que fundamentan la democracia -ejecutivo, legislativo y judicial-. El Vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial, Fernando de Rosa Torner,  ataca al Juez Garzón y elogia a su antiguo empleador, el Presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, citado por algunos de los implicados en el sumario. Le califica de “gran presidente” y “hombre absolutamente honorable”, con fe religiosa que no precisa pruebas. Y no dimite, pese a que se lo piden dos asociaciones de Jueces y fiscales progresistas.

Bermejo sí. La chapuza de la cacería le ha salido cara. El PP lo ha utilizado como bandera electoral. Y ha tumbado a un ministro, sin ninguna intención de averiguar el fondo de la cuestión: las sombrías acusaciones que les circundan. Su comisión de la trama de espionaje de Madrid duerme también en un cajón, tampoco parece interesarles averiguar la verdad. Federico Trillo se había convertido en ariete de la lucha por derribar a Bermejo. Precisamente él. Quien nunca dimitió por invadir el islote de Perejil, ni por la cadena de errores -nada inocentes, según atestiguaron familiares de las víctimas- que acabó con la muerte de 62 militares en el Yak 42. Ahora también carga contra Garzón, dándole un ultimátum para que se aparte del caso.

Este “Watergate” de vía estrecha apesta. La desproporción del hecho y el castigo en el caso de Bermejo no tiene parangón con los casos que jalonan al PP y que no parecen suscitar indignación alguna. La campaña mediática es igualmente sesgada. ¿Dónde están los editoriales que pidan dimisiones y ceses para toda la basura que estamos contemplando?

 Al lado de la cacería, estaba la reforma de la Justicia. Parecería que la administración de este poder fundamental del Estado estuviera absolutamente informatizada y ágil, hasta que llegó el PSOE al Gobierno. Hace falta un cinismo mayúsculo para obviar la inacción secular anterior. Y la huelga de los Jueces que parte de que uno de ellos no  tramitará una orden de detención que -“presuntamente”, otro día hablamos de los “presuntos”- acabaría con el asesinato de una niña.

   Que una montería -repugnante para cualquier progresista por sì misma- desplace trampas, “presuntas” malversaciones, uso indebido de la política, es una auténtica vergüenza.  Lo dije en otra entrada, España es el reino de la impunidad. ¿Quién ha pagado por la conspiranoia del 11 M, por ejemplo? Por tantas y tantas otras cosas.

 El mapa que se cuaja en España con todos estos hechos es muy preocupante. Si a nadie le importa que concomiten la justicia y la política, la política y la prensa. Si sacar pecho y atacar se convierte en arma de presión eficaz. Si las más que sombras de sospecha de gravísimos hechos de corrupción y espionaje permanecen impunes ¿adónde vamos? A la emigración, sería lo más sensato. La calidad de nuestra democracia es lamentable y a pocos parece importarles. Esto es lo realmente OBSCENO, como gusta calificar las cosas Rajoy.

Entrada anterior
Entrada siguiente

8 comentarios

  1. Clementina

     /  23 febrero 2009

    Federico Trillo invadió el islote de Perejil???? eso lo ha escrito en serio o es de coña????

  2. rosa maría artal

     /  23 febrero 2009

    No es coña. Ya he puesto el enlace. Creó un serio conflicto diplomático con Marruecos.

  3. MACGO

     /  23 febrero 2009

    Lo que espero es que cuando Garzón derive la instrucción de las diligencias a los Tribunales Superiores de Madrid, Valencia y al Supremo, empezando por Rajoy y continuando por Aguirre, Camps y compañía sigan el mismo camino.

  4. david

     /  23 febrero 2009

    no comparto tu opinion.

    el motivo es simple, esa persona proclamo, el no dimitia, por que tiene un cometido con un proyecto, y antepuso su proyecto al proyecto al que se le asigno. eso es muy grave. pues ahi, es donde dijo, que todo puede ser cierto, como nixon diciendo que lo que hace un presidente per se es legal.

    estube trabajando en candeleda este verano, y curiosamente, me relacione bastance cercano, a esa gente, y sin detalles, el oro, yo creo que salio de españa, ya hace mucho, sea en trenes o como sea, pero en españa quedo otra cosa.

    Bermejo es de arenas de San pedro.

    Curiosamente, yo creo, y me da igual, la politica, pues, es sin considerarme ilustre, en nada, la ciencia, de convencer al menos preparado, por decir de algun modo.

    pero evidentemente al margen de ella, alguien a quien curiosamente, la invitan a miles de euros, cada fin de semana, debe ser fulminada, sin mas motivo.

    lo demas, se lo dejo a los politicos. es mas, la estafa patrimonial, en retribucion en especie, merece para esa persona incluso carcel. pues no actua como ministro en una caceria, como el mismo dice, y el puede, cenar y acostarse, con todos los poderes al mismo tiempo.

    lo de trillo, y peregil, simplemente, depende como lo veas, pues, simplemente, existe, la misma probabilidad de ridiculo, que el rey visitase ceuta y melilla, si no consideramos, la defensa legitima, y mas, cuando, con un 90% de probabilidad, fue, un encubrimiento, de usa, para medir, la fortaleza de españa.

    en fin son temas chungos, asi que un analisis de realidad esta bien, simplemente, me hubiese gustado bermejo, se comprometiese a no ir a cazar gratis, o se comprometiese, que iba a permitir a todo el mundo, cazar en la desa esa de toledo, o algo asi.

    pues, simplemente, pese al inmenso, estatus, que se autoregalan los politicos, hay en cosas, en que son exactamente, sus derechos iguales a los mios.

    como en cazar fuera de veda, que esta penado con carcel.
    en caza mayor.

    o como simplemente, aceptar regalos cautivos. como si a una persona le regala la gasolina el empleado de la gasolinera, es decir, no el dueño, es decir, de quien es esa finca, de españa, o de el mismo.

    de todos modos, si lo que hace bermejo es tan normal, por que molestarse, en estafar, o mover dinero en corrupcion, con lo facil, qeu es, que los constructores, regalen pisos, a bermejo, o en el pepe, o a cualquier concejal, si los regalos, son tan legitimos, estupendo,

    por que no se les ocurriria a los constructores, el regalar, uno a cada, alcalde.

    pero delitos de estos, hay millones, por ejemplo, ma… dor, El ger tiene contratados, a casi todos los hijos de alcaldes de la zona, etc, etc, asi es la vida., y eso es del pepe.-

    yo trabaje, alli, en internacional, y lo se.

  5. Víctor

     /  23 febrero 2009

    David, no entiendo lo que dices. Tu sintaxis se me escapa.

    Por otra parte, que las monterías sean repugnantes para todos los progresistas me parece mucho asegurar. En cuanto al resto, estoy completamente de acuedo con el artículo. En fin, la dimisión de Bermejo le quita argumentos a los que dicen que PP y PSOE son iguales.

  6. Sí, bueno, “parece” que la dimisión le da una pátina de credibilidad al gobierno socialista, porque “parece” que un ministro que ha cometido un “desliz” (muy, muy relativo) asume su responsabilidad.

    El jaleo con la Justicia (que es un cachondeo, que diría Pacheco 😀 ) viene, evidentemente, de muy, muy lejos. No ha sido Bermejo quien ha erosionado solo todo un poder.

    Sin embargo, sigue estando Álvarez en el Ministerio de Fomento, y para los que usamos los Cercanías de Barcelona nos lo tomamos como si se nos pitorrease de nosotros. Tenemos unos ministros que han calculado mal el impacto de la crisis, un Ministerio de Vivienda que no veo que haya sido eficaz para amortiguar la caída del ladrillo, unas promesas electorales respecto a energía, transportes, etc., que no se cumplen. Que Bermejo dimita por una montería (o por el cacao de la Justicia) y no haya una reestructuración a fondo del Gobierno que se deje de estúpidas confrontaciones con los dóbermans de la oposición y se ponga a trabajar, pues la verdad, desanima. Es como para emigar, como dice Rosa.

  7. BERMEJO DIMITE O LE DIMITEN.

    Rafael del Barco Carreras

    ¿Y su compi-colegui de furtivismo el Garzón?… con un “ataque de ansiedad”… ¿ya paga?. Recuerdo a mis amigos de La Modelo, se habrán reído con lo de la ansiedad… ellos siempre atribuían ese tipo de “enfermedades” a como mínimo un esnifado de picado coctel con ansiolíticos o antidepresivos, “drogas legales”… auto recetadas…!mal pensados!, el ladrón siempre cree que todos son de su condición…

  1. Enrique Meneses » Mariano perdió la brújula…
A %d blogueros les gusta esto: