Alerta: machismo encubierto

Arrimadas con lazo violeta en 2018
Arrimadas con lazo violeta en 2018

Quizás la mejor metáfora del feminismo oportunista, machismo apenas camuflado, la dibujó Inés Arrimadas con el lazo violeta más grande de la red a las 15.11 del 8M de 2018. Tanto ella como el presidente de su partido, Ciudadanos, Albert Rivera, se habían declarado en contra de la huelga de las mujeres por considerar que atacaba los fundamentos del capitalismo, pero al constatar su éxito arrollador se apuntaron sin el menor reparo. Muchos otros lo hicieron a lo largo de aquel histórico día.

Hace un año, España culminó en alta cumbre la reivindicación de las mujeres por nuestros derechos que se venía gestando desde muchos otros movimientos. Los de siempre y como siempre, no lo vieron venir. Habían escrito, incluso, que las mujeres se morirían de vergüenza al conocer el manifiesto, “monjil y putrefacto”. Solo entre periodistas y comunicadoras en general, lo habíamos firmado 8.000 mujeres, organizadas en una cuenta de Telegram que fue una gloria, aún lo es. No hay nada como conocer los datos para “prever” el futuro.

Fue de esas veces en la vida que los hechos te dan la razón y en horas para ser más contundente el efecto. Y vas viendo cambiar la chaqueta al hilo de la codicia malsana de votos o audiencias. Cuando la hipocresía muta esa aspiración lógica en una vergonzante maniobra. En la Plaza de Callao de Madrid apareció alguna reina de la mañana mediática, muy propia sin maquillar, convertida en feminista urgente. Algunas periodistas de base pugnaban por hacerse selfies con ella en esas escenas que se vuelven paradojas de la vida.

Albert Rivera se atribuyó, naturalmente, el éxito de la huelga feminista. En serio, vean. Y se permitió dar la bienvenida a Mariano Rajoy al nuevo mundo. Porque, sí, hasta el entonces presidente del gobierno apareció con lacito morado. Incluso Pablo Casado que iba a ser llamado a altos destinos en el PP se descolgó a las 19.05 con una declaración feminista de esas de “mis mujeres” son lo más. Su madre, su mujer y su hija.

Rajoy con lazo feminista el 8M de 2018
Rajoy con lazo feminista el 8M de 2018

Mucha atención, porque en un año se han producido cambios sustanciales. Ahora Casado manda a su hija a ese reducto en el que la mujer es un potencial peligro para el hombre. Ahora toca reivindicar los derechos del hijo varón amenazado. Vean. Ahora toca competir en territorio cómodo ideológicamente. ¿Leyeron ayer al director de eldiario.es Ignacio Escolar?: “A Casado le ‘parecería cínico hacer un discurso de mi hija contra mi hijo”. Abascal quiere “una ley que proteja a mis hijos de la denuncia falsa de cualquier desaprensiva”.

La derecha se ha trufado de ultraderecha si alguna vez dejó de estarlo. Y demuestra una vez más su portentosa capacidad para replegarse y retornar a las posiciones que le convienen como si de una goma se tratase. Las mujeres del PP se están batiendo por demostrar al líder que defenderán el antifeminismo con ardor. A Díaz-Ayuso, candidata a la Comunidad de Madrid, antifeminista de vox feroz, le ha salido una rival que no quiere perder comba. Y busca su momento de notoriedad para medrar. Se dedica a la “comunicación y telegenia” del PP. Y posa, brazo en pared, mirada seductora al suelo, reivindicando a la mujer- mujer pera-pera de los Aznar-Botella. No tendría precio una foto así de Pablo Casado, hombre-hombre níspero-níspero, en aras de la telegenia igualitaria.

Nadie como ella, sin embargo. Ella, Inés Arrimadas, entra en la política nacional presentando el “feminismo liberal” de Ciudadanos. Nunca encontró el marketing mejor comercial de cualquier producto. Ejemplo para los asesores de imagen, como pudimos comprobar. Arrimadas sería capaz de vender, con énfasis precisos, la Guía telefónica como si fuera la “Kritik der reinen Vernunft” de Kant, filósofo y obra de cabecera de Ciudadanos. Y el “Cuento de la Criada” de Margaret Artwood como “El segundo sexo” de Simone de Beauvoir o como Blancanieves y los siete enanitos. El lazo morado ya viene con tintes azules y sepias, al presentar como logros de “la libertad de la mujer”, los vientres de alquiler y el derecho a prostituirse. Para la historia quedará este diálogo con la periodista de la Cadena SER, Pepa Bueno, que feminista de verdad es un rato.

Video insertado

Javierito Stone 🔻@javieritostone1

Arrimadas: Hay quien dice que todos los hombres son unos maltratadores.
Pepa Bueno: ¿Quién dice eso?
Arrimadas: Lo dicen.
Pepa Bueno: ¿Quién?
Arrimadas: No lo sé.
Pepa Bueno: Lo dice solo Vox.
Arrimadas: ¿Ah, lo dice Vox?…

Las mujeres españolas han parado el mundo, titulaba en 2018 la prensa internacional. Lo reactivamos, en realidad. Alababan una España prodigio de madurez, creatividad y afán constructivo. Ahora la regresión la quiere sepultar, vestida de eufemismos que no tapan sus costuras. Y se emplea en ello con todos los medios.

Estos doce meses trajeron un cambio de gobierno que ha impulsado leyes progresistas, con el PSOE en la Moncloa y el apoyo indispensable de Unidos Podemos y los nacionalistas que tanto molestan a la derecha crisol de la españolidad. Menos de las necesarias, quizás por la regla del “poco tiempo, mucho miedo” en la cúspide. Por el freno que supone la guerra sucia continua de una oposición política y mediática que juega más a la imposición de intereses que a la confrontación de programas.

La mujer es mucho más visible que hace un año. Las librerías se han llenado de libros sobre mujeres y feministas tratando de suplir en aluvión el enorme atasco de desconocimiento. Se impone seleccionar. Ir a historias que nos expliquen a todos, fuera de fuegos vacuos. Y permanecer alertas, con todos los sentidos, a la involución que nos amenaza realmente. Al rearme machista vestido incluso de estudiadas sonrisas de mujer. Empeñados en que machismo es lo opuesto al feminismo, y que la igualdad quita injustamente derechos a quienes los poseen por encima de la otra mitad del mundo.

Queda mucho por avanzar, quedan muchas reivindicaciones concretas que conseguir, queda apartar morralla del camino y centrarse en los objetivos. Este año los enemigos de los derechos de la mujer se han preparado. Y hay que trabajar cada día, con firmeza, alertas. Tras la explosión del hartazgo y el júbilo por el encuentro, la madurez. Quizás sea útil aquello que dijo la escritora Virginia Woolf: “Estoy enraizada, pero fluyo”

 

*Publicado en eldiarioes. 5/03/2019 –

La ofensiva machista se intensifica

A la niña, de 8 años, le escuece cuando tiene que “hacer pipí”. Y no es por una infección de orina. En el centro de salud cuenta que papa le mete los dedos en la vagina cuando la baña con jabón.  Ocurrió en julio, tras pasar 15 días de vacaciones con su padre. Aquí, el testimonio horrorizado de la madre en Radio Zaragoza. La niña no quiere volver a estar con él.  Pero los tribunales de justicia mantienen el régimen de visitas. Varios informes confirman las agresiones del padre, condenado por malos tratos a la madre. El tema ha pasado prácticamente desapercibido. Debe parecer normal, quizás por habitual, que un hombre abuse sexualmente de su hija pequeña, tras haber maltratado a su madre, según condena judicial.

Casi mil mujeres han sido asesinadas por la violencia machista desde que hay estadísticas ( 2003 ). Por ser mujeres. Por ser consideradas por  los hombres que les quitaron la vida “sus mujeres”. Y 27 menores, en algunos casos hijos de ellos, para castigar así a “sus mujeres”.  Han muerto a palos, a cuchilladas, a hachazos, degolladas, arrojadas por la ventana. Es el final de una cadena que se inicia con controles e imposiciones, y sigue con todo tipo de agresiones y abusos, con violaciones, de uno en uno y en grupo. Pero al machismo feroz no le inquieta, niega los hechos, les da vuelta, altera estadistas.  Le sobra la verdad.

No se puede razonar con quien no quiere ver. Sus fieras mentes están ocupadas por el rencor de haber sido cuestionado su papel supremacista. Incluyamos aquí a mujeres que dan la razón a este machismo. Es el caso, sin ir más lejos, de Isabel Díaz-Ayuso, la candidata por el PP a la Comunidad de Madrid. Y otras varias de su partido y del resto de la triple derecha. Todos, ellos y ellas, utilizan un léxico fuerte, como grito de sinrazón: dictadura, feminismo radical. Desde su radical machismo que quieren imponer a la fuerza. Sí funciona mejor romper la equidistancia  que la misoginia actual utiliza cuando sitúa al mismo nivel, como extremos, feminismo y machismo. Es el mismo sistema que emplean para lavar el fascismo que muchos de ellos practican, equiparándolo a ideologías progresistas. Hacen falta apenas dos dedos de frente para verlo, pero algunos no los tienen o no los usan.

El machismo se agiganta como reacción a los millones de mujeres que en todo el mundo se han cansado de aguantar. Desde la América mínima de Trump a los países árabes que sojuzgan a las mujeres al límite, pasando por la España que no erradicó el franquismo. La ultraderecha en expansión tiene mucho que ver con eso. Con el roto económico que hace al capitalismo en sí –recuerden a Arrimadas rechazando la huelga feminista del 8M de 2018 a la que se apuntaría una vez conocido su éxito-. Y con los propios sentimientos atávicos de superioridad de los machos que no han dado el paso de ser hombres integrales.

Créanme que para mí es agotador el continuo resurgimiento de estos mastuerzos. Duele desde el fondo de la infancia de esa España franquista que de tal forma se ensañó con las mujeres, al día de hoy que otra vez pretende campar por sus fueros. A estas alturas ya se sabe que nunca se puede bajar la guardia.  Desde la racionalidad no es fácil entender que se cuestione lo evidente.  Que los hombres no son superiores, ni lo son las mujeres. Nadie debe dominar a nadie.  Nadie realmente valioso se impone a otro.

Solo desde la estupidez suprema, trufada de sucias intenciones, se pueden lanzar los consejos que Pablo Casado, PP en vena, dedica a las mujeres.  La causa se encuentra, sin duda, en ese sector de la sociedad española tan dramáticamente maleducado, aunque escriba best-sellers. Embrutecido de franquismo y, por tanto, de autoritarismo y sumisión. Complementándose, o en fatídico sadomasoquismo.

“Machismo con faldas” se ha atrevido a proferir el Pontífice de la Iglesia Católica que pasaba por progresista, mientras los Obispos españoles, en permanente ostentación de su ideología retrógrada, anuncian que no investigarán los casos de abusos sexuales, al menos por propia iniciativa. Todo machismo tiene un trágico componente de desviación sexual acomplejada, voluntaria, consciente y responsable.

El machismo ha sido un factor fundamental del voto a la ultraderecha en Andalucía. Vox convoca  una manifestación dos días después del 8M –en alguna parte del territorio que no seré yo quien lo publicite- contra el “feminismo maquinador y supremacista”. Y sigue insistiendo en acciones parlamentarias de lucha contra las políticas de igualdad.

Inflados de fervor machista -y de los ingresos y exenciones fiscales facilitadas por el gobierno de Rajoy que el PSOE anuló este pasado febrero-, una agrupación ultraderechista y ultracatólica saca a las calles un autobús contra las que llama Feminazis apoyado con la imagen de Hitler. En Alemania hubieran dormido en los calabozos. Apela, por escrito, a sus políticos de referencia: Casado, Rivera, Abascal.  Para que se deroguen las leyes de violencia de género. En ello están para “reformarlas” al gusto.

El machismo se combate con educación y apertura de miras. El fascismo se quita leyendo y enterándose de lo que se lee.  Las medidas de gobierno progresistas ayudan a construir y visibilizar  igualdad.  –y este viernes hemos visto algunas, sacadas adelante por PSOE y Unidos Podemos. como pueden ver en los enlaces-.

Apenas en una semana #8M, huelga feminista. Reivindicación de la igualdad, de los derechos. De la sensatez, del coraje. El machismo aún no sabe qué es tener a las mujeres del siglo XXI enfrente. Las urnas esperan para aventarlo de la vida pública. En caso contrario, lo siguiente sería un remedo de El cuento de la criada.

España, el rompecabezas que no encaja

España se ha convertido en uno de esos problemas enquistados cuyas variables no logramos enjaretar. Las evaluamos una por una, sumamos, restamos y no cuadran. Cuesta doblemente con  productos cada vez más grotescos. Parece haberse adueñado del espacio político la estupidez. Recalcitrante, competitiva en el logro del trofeo en la categoría. No es normal afrontar unas elecciones con el plantel de políticos que tenemos. Con buena parte de los medios haciendo campaña de intereses. Y con un sector de la sociedad entregado a la pasión irreflexiva. Los les gusta y no les gusta se han convertido en valores supremos en la toma de decisiones de entidad.

Si Rajoy, muy españoles, mucho españoles, había dejado el listón a niveles difícilmente superables, llegó Pablo Casado a demostrar que siempre se puede ir a más. El actual presidente del PP es un ser que nos deja atónitos en su descabellada verborrea. Resulta incomprensible que alguien le haya elegido para puesto tan destacado, siquiera que le escuchen sin sentir auténtico bochorno. Su lección magistral a las mujeres sobre nuestra obligación de saber qué llevamos dentro al estar embarazadas nos dejó boquiabiertas… e indignadas. Pero el hombre fue a más en la presunta entrevista en RTVE al asegurar que se habían transcrito mal sus palabras. “Hay que leerse las entrevistas enteras”, dijo. Cuando está grabado y en su propia voz  su fatídico: “Creo que es bueno que las mujeres sepan lo que llevan dentro”, mientras parecía espantar moscas con las manos. TVE se limitó a decir que lo había negado. Y le dejó soltar mentira tras mentira. Sobre el paro, sobre todas sus fake news en las que insiste con total desparpajo: las mentiras sobre el programa de Unidos Podemos, las 21 de Torra en la que el que la triple derecha fundamentó su soflama de Colón. Es una máquina de mentir. Obvia.

La oferta estelar del PP se completa con otro circo de los horrores en los que hay lanzadores de huesos de aceituna con la boca, mujeres que enarbolan la bandera del machismo, racistas sin complejos, compitiendo también entre ellos mismos para ver quién suelta la peor idea.

De su cantera precisamente salen fichajes estrellas de Ciudadanos, la otra pata destacada de este tremendo panorama. Silvia Clemente, factótum en Castilla-León, acredita una gestión plagada de sombras que incluyen pasar como gastos “de representación” joyería, ropa y pastas de té, y haber concedido subvenciones a las empresas de su marido. Este ejemplar político ha merecido que el partido naranja pugnara para hacerse con su candidatura.

Igual que Casado, Albert Rivera sigue, inasequible al desaliento, con los 21 de Torra, aunque la verdad lo haya desmentido. Inés Arrimadas deja la Catalunya de sus amores a la que no pensaba abandonar por venirse a Madrid. Y se estrena con un patético viaje a Waterloo. Ruth Toledano le dio aquí su dimensión más exacta: “Lo que pudo ser grandeza fue patetismo, lo que pudo ser elegancia fue zafiedad, lo que pudo ser construcción fue nada. Porque Arrimadas no fue a Waterloo a hacer gran política sino ínfima campaña electoral. Y la hizo mal”.

Políticos como Toni Cantó o Girauta figuran como nombres naranjas de postín. Girauta, quien dice que Catalunya le echa cuando le mandan presentarse por Toledo. En Madrid tenemos a Begoña Villacís y sus trampas en su sociedad mercantil.  Un documento notarial prueba que falseó su cese en esa sociedad.  ABC avanza que negoció con VOX para entrar en sus filas, en alguna de las guerras familiares que se lleva esta derecha.  Es cierto que personajes así se han dado en la política española, pero no tantos, llenando sus cúpulas.

Abundantes medios y periodistas trabajan entre los jardineros de este tinglado. Lo de Villacís está pasando por encima de los informativos como suele ser habitual en el caso del partido naranja que goza de una especie de bula. Todo lo contrario que Unidos Podemos. Muchos medios y periodistas son parte activa de la política en sus decisiones. Ante la inminente campaña han resucitado a sus clásicos, para captar al electorado menos exigente con sus propios razonamientos. Son campañas masivas, y es solo el principio.

Antena 3 decide hacer un debate a 5, inspirado en las encuestas, dado que Vox no tiene representación en el Congreso, solo un senador en el Senado por el parlamento andaluz. El problema principal es que se trata de un partido de ultraderecha y rechaza numerosos principios democráticos, no es uno más. La idea de que puede disuadir a sus votantes es no conocer a sus votantes. En estos momentos, los políticos de este cariz aspiran primordialmente a ser conocidos. Forzar su presencia en estas condiciones favorece su difusión. Y es desproporcionada a su presencia real.

TVE, embarcada en las duras y a menudo injustas críticas y presiones de la derecha, parece haber caído víctima de ellas. La entrevista a Pablo Casado fue un paseo triunfal del candidato del PP, cuando la de Pedro Sánchez había sido incisiva y rigurosa. En el tema Venezuela TVE está inequívocamente a favor de Guaidó,  lo que implica apoyo a la injerencia de la América grande de Trump. Una toma de partido en un medio público.

Igual era esto lo buscado. Porque ¿dónde inscribimos la carta de la presidenta del PSOE  a Albert Rivera, con la mano tendida pese al cordón sanitario que dice haber puesto Ciudadanos? Los deseos de las buenas gentes que ostentan el poder sin pasar por las urnas salen una y otra vez en el fondo de todo movimiento: un gobierno PSOE-Ciudadanos, tan centrista como es el socio de Vox en Andalucía y en el futuro español como ha anunciado.  Pero el asunto está crudo al menos hasta el próximo giro de la veleta naranja. Ciudadanos responde a Narbona a nivel menor de escalafón y con esta coz: “Después de nueve meses de desgobierno de la mano de Podemos, ERC, EH Bildu y la antigua Convergencia, el PSOE sigue dedicándose a ofender al consitucionalismo

Las radios de la mañana que apoyan a la derecha andan en el agip prop a saco. Este martes, el programa de Alsina en Onda Cero criticaba con dureza el gasto en pensiones, el gasto, lo que se invierte en las personas, es un gasto para la derecha. El gobierno en uso de sus atribuciones quiere decretar que las subidas anuales sean de acuerdo con el IPC, y eso no lo toleran. Era así hasta que, en 2014, el gobierno del PP sustituyó el referente del IPC por el llamado Índice de Revalorización (IR) que suponía una merma de lo percibido, a pesar de que trataron de disimularlo.  Me produce una especial rechazo que los colegas “olviden” puntos esenciales como éste.

Es factor esencial, porque después dos ministras han comparecido “sugiriendo” que el gobierno iba a renunciar a esa medida estrella, según algunos medios. Algo que ha llevado a un titular sin sugerencias: categórico. “El Gobierno renuncia“… En este país estamos. Y la pugna es que ni la Guerra del Peloponeso entre Esparta y Atenas.

Las elecciones no están decididas

Las elecciones no están decididas. De hecho, lo más probable es que todo quede como está. Solo unas décimas pueden determinar el gobierno. En minoría de nuevo. El signo puede ser radicalmente distinto. Y hay que encajar las variables imposibles. Hay políticos dignos y políticos indignos. Los hay que reciben un máster regalado, lo sabemos gracias al periodismo, y unos pagan y otros van a la presidencia de un partido.  Los pensionistas que gritan en los parques que lo único importante es la unidad de España parecen no oír ni cuando se les habla tan claro sobre las pensiones como lo ha hecho el colaborador de Alsina. Algunas mujeres obviarán el machismo violento que encarna la triple alianza de derecha extrema. Algunos hombres, también. Muchos intentarán aliviar sus complejos odiando a los catalanes independentistas. Todavía quedará quien prefiera tapar con la bandera rojigualda las enfermedades que no le atenderá la sanidad ultra, y el resto de los derechos y libertades amenazadas. Hay quien responde que el Rey hace muy bien en no detenerse en el pabellón de Catalunya en Mobile Word de Barcelona porque eso es defender la Constitución.

Y luego están los españoles de todos los puntos del país que quieren vivir con tranquilidad, en un ambiente sano que propicie el crecimiento. Los que miran y reflexionan con datos fundados.  Y ahí andamos unos y otros sumando, restando, encajando. Este partido, el otro, las carencias, los deseos, las trampas, la honestidad. Cuesta encajar las variables, pero lo que cae al suelo en desecho nos está pudriendo la tierra que pisamos.

Sé feliz

Las sospechas se confirman, nos han decretado ser felices. Una vez comprobado que consumir compulsivamente aporta un bienestar pasajero y siempre ávido de más, toca buscar nuevos caminos. El hecho cierto es un malestar patente, irritación, agresividad, angustia, entre buena parte de los ciudadanos. Apatía en algunos casos. Sensaciones extendidas entre cuantos experimentan el temor por la deriva tenebrosa de los acontecimientos. Incluso por quienes permiten ser convertidos en meros juguetes de esos vaivenes.

Todo el día oyendo una letanía de palabras clave –reclamos– insertadas de mentiras e insultos. La retahíla de algunos candidatos a la presidencia del gobierno y de sus voceros se hace chirrido insoportable. Y llega hasta el vértigo al ver qué puede ser de nosotros si en el barco no hay capitán que pilote con la mínima responsabilidad. Qué podría ser de los españoles si cayéramos en estas manos.  Si quienes comen y distribuyen bulos llegan a decidirlo.

Cambiemos una vez más el foco. Hablar de las personas es hablar de política. La desazón y el desconcierto llevan a buscar atajos de soluciones mágicas, a creer que es posible lo que no cuenta con la certeza de serlo, ni siquiera una base posible. Creer, no saber.  En la reflexión encontraremos el camino para ver en la oscuridad y oír en el ruido.

Una de las noticias más vistas estos días, en eldiario.es también, fue la que daba cuenta de un youtuber, neoyorquino al parecer, que lleva desde 2013 sentándose delante de la cámara y limitándose a sonreír en silencio durante horas. Ha completado 1.200 horas de grabación en 300 vídeos. Su éxito es arrollador. No solo sonríe el muchacho, tan positivo él, sino que crea misterio y morbo, elementos esenciales para la diversión.

Invitar a sonreír y ser feliz parece un acto positivo. Saludar con expresión acogedora es bien recibido, contagia. El problema es que no siempre es posible si una realidad dura pesa más. Es preferible buscar motivos de felicidad que sonreír sin causa. Pasa al vuelo una noticia sobre un manual de Recursos Humanos: “Contrata empleados que sonrían y no tendrás que enseñarles a sonreír”.  Te fastidian durante 8 horas y te añaden dos más por ejemplo. Sé feliz que tienes trabajo. Sé feliz que no son 12 las horas.

Un artículo de The Guardian ha reparado también en la tendencia. Llega fuerte. Coinciden en el Reino Unido libros y programas que decretan la alegría. En uno de ellos se recomienda rechazar cualquier posesión que no “genere alegría”. Compre, siga comprando, pero solo lo que le genere alegría. Si no le gusta la verdura aunque la necesite, prescinda de ella. Compre, la clave que no cesa, fuente de permanente insatisfacción porque nunca dejará de reclamar más.

Ordene su casa y su vida. Es otro de los lemas de esta campaña. Y la última moda, todo el mundo a ordenar. Viene quemado por problemas a los que  no encuentra solución, distráigase colocando el cajón de la ropa interior que viene a ser más fácil que los compartimentos defectuosos de la vida. Cuando acabe con los calcetines, las causas de sus angustias y miedos seguirán intactas.  La autoayuda elevada a teoría filosófica. Muy propio de esta sociedad que así no encontrará su norte.

La felicidad por decreto ya la inventó el escritor británico Aldous Huxley en Un mundo feliz, publicada en 1932. La primera de las grandes novelas distópicas y premonitorias del tiempo que vivimos, como conviene recordar frecuentemente. Lo primero es la felicidad artificial, en buenos bocados de “soma”, un compuesto de drogas, para ir después a las granjas de cerdos, las cortapisas o la neolengua de Orwell. El camino para llegar al Cuento de la Criada son sin duda las mujeres neumáticas del Mundo feliz. Y nada igual para retornar al fascismo que crear en el laboratorio epsilones, la casta ínfima del mundo de Huxley, escasos de entendimiento y destinados a los trabajos más arduos. Quemar libros, cultura y memoria vino añadido por Ray Bradbury con su Fahrenheit 451. Poco o nada falta para llegar a todo ello. Y hay que advertirlo una y otra vez.

Cuando el profesor del futuro explique a los nuevos alumnos cómo era el Mundo no Feliz que erradicaron, los niños repetirán al igual que en el libro de Huxley: “Había algo que llamaban derechos”. Y otro paso más allá dirán a coro: “Había libertades”. Ya se encargará el instructor de aclarar que se han convertido en potestad de las castas superiores. “Hubieron de ser suprimidas para todos, como el amor a la Naturaleza, porque masivamente creaba muchos problemas”, argumentará probablemente.

Se crean hoteles en Suecia que pueden salirle gratis si no se entra en las redes sociales, si no usa el móvil. Una bombilla espía si se sucumbe a las tentaciones y sube la factura. Porque lo importante es estar relajado, no sufrir ni incomodarse.  Y competir. Se ha ganado un precio barato.  No sería igual hacerlo por decisión propia y en silencio.

En la misma línea, el artículo de The Guardian nos recuerda: “Todos los problemas de la humanidad provienen de la incapacidad del hombre para sentarse en silencio en una habitación sola”. Lo dijo el filósofo francés del siglo XVII Blaise Pascal. Imaginen si entonces ya andaban tan agobiados por las distracciones exteriores, cómo es ahora.

Las setas solo precisan agua, tierra y que no las pisen para desarrollarse a gusto. Igual ser un hongo no es la aspiración de todos los humanos y, si acaso, se puede alcanzar un nivel ligeramente superior. Los nuevos gurúes de la felicidad distribuyen los sentimientos de culpa, tanto para eludirlos como para despojarse de ellos endosándolos a otros. La gestión del rechazo, el afán de la aceptación. Lo clásico y… permanente.

Han descubierto otra vez la importancia de saber decir NO. Un dilema eterno. Es muy difícil decir no, y un trabajo arduo aprenderlo. Una valenciana espléndida, Fani Grande, lo definió como nadie en su libro El Fémur de Eva (ALGAR, 2014) al explicar que decir no a tiempo esculpe más la personalidad que cualquier otra palabra en el mundo. “El No tiene un potencial brutal de transformación en tu entorno más inmediato a corto y a largo plazo, sobre todo cuando lo que se espera de ti es que articules un sí complaciente como respuesta, un sí dócil, un sí-bwana”, escribió.

Saber decir sí también es esencial, por cierto. La búsqueda de la felicidad pasa, como todo, por la realidad que la provoca.  Cuando se sustenta en un globo suele pincharse. Hay personas que no dudarían en implicarse en un proyecto aun sabiendo de antemano su inevitable final. Piensan que es preferible vivirlo. Que el miedo a morir no es nada comparado con el miedo a no vivir. Varias películas, con mensaje también aunque más elevado, vienen formulándolo. Inadmisibles son los dolores innecesarios, gratuitos. Dañar por dañar.

En eso estamos, en la locura que ha poseído a esta sociedad. En los barcos a la deriva. En las setas cultivadas. En la felicidad de todos los “soma” que tampoco llenan. En los gurúes de un tiempo de destrucción. En los bulos como guías. Bastaría apreciar el privilegio de vivir con cuanto conlleva. Pensar como una luz que atraviesa el ruido y las tinieblas. Desnudar a los fantasmas.

Y, sin duda,  vivir en un Estado social, que priorice el bienestar de las personas y la defensa de la justicia y  todos los valores elevados, da más fundamentos a la felicidad personal que basarse en el odio, el clasismo, la mentira y una identidad basada en el folclore.

Las inquietantes lagunas del 23F

Este fin de semana se va a hablar mucho del 23F. De la intentona golpista que se plasmó en la toma del Congreso por el Teniente Coronel Tejero al mando de un comando de doscientos miembros de la Guardia Civil, subfusil en mano. 38 años después, permanecen bajo secreto de Estado números aspectos de la operación. Para la historia han quedado aquél “¡Quieto todo el mundo!” repetido hasta la saciedad, los diputados que permanecieron erguidos y los que se tiraron al suelo conminados por Tejero, las largas horas de incertidumbre, la noche de los transistores, el discurso tardío del Rey Juan Carlos apoyando “el orden constitucional dentro de la legalidad vigente”, la consolidación de la Corona.

Sabemos el clima que se vivía y el que vino después. El fin de la Transición se acercaba con la llegada del PSOE de Felipe González al gobierno año y medio después, algo impensable en décadas. Cambios sutiles y de calado. En una dirección clara, modernización y no ruptura. Pero, por muchos que sean los estudios, faltan datos, falta sacarlos a la luz porque ese 23 de febrero de 1981 cambió todo, para cambiar poco. Y está en el origen del tiempo que nos ha traído hasta este hoy. El centro derecha virado a posiciones extremas, impregnadas de franquismo. La corrupción endémica. Aquel Felipe González, este Felipe González. Aquel Alfonso Guerra, este Alfonso Guerra. Y  todo y todos los demás. Siquiera como metáfora.

El sucesor de Juan Carlos I, su hijo Felipe VI, irrumpe de nuevo en la actualidad política para decir: “No es admisible apelar a una supuesta democracia por encima del derecho”. La legalidad vigente. Supuesta democracia. Grandes conceptos. Legalidad y democracia no pueden contraponerse. No hay democracia sin legalidad, en efecto; ni legalidad sin democracia. Son conceptos dinámicos, la legalidad ha de adaptarse a la democracia en cada tiempo y lugar.

El jefe del Estado insiste en el mismo terreno que aquel 3 de octubre que siguió al 1 en Catalunya. Un airado discurso, entonces, que también marcó el signo de una reacción. Ahora,  mientras se juzga en el Tribunal Supremo a políticos independentistas catalanes por delitos de enorme gravedad que no son considerados como tales en Europa. Así lo demuestra que se negó la extradición de los imputados que prefirieron marcharse.

Se unen estas imágenes, tan separadas en el tiempo, en la memoria de aquel 23F de 1981. Todos quienes lo vivimos recordamos qué hacíamos a las 6,23 de la tarde.  En la radio, en la Cadena SER, suena la retahíla de nombres llamados a la votación de Leopoldo Calvo-Sotelo como presidente del Gobierno, en sustitución del dimitido –casi por acoso y derribo-  Adolfo Suárez.  Recuerdo una sonrisa en el aire que se hiela al escuchar: “Quieto todo el mundo”,  entre tiros.  No saber. Nada pasa en Madrid, nada –aún- en Prado del Rey sede entonces de TVE.

Mi hijo está en la guardería. Corro a buscarlo. Lo dejo, seguro, con mis padres. Empieza la carrera de conocer y explicar. Lo cuento por primera vez porque de repente aparece grabado en lo más profundo del alma. Todavía. Porque duele el temor a aquel fantasma que revive una y otra vez, cambiando sus sábanas hasta por blancas papeletas electorales desinformadas y manipuladas, en esta España que cambió los rumbos en direcciones precisas.

En Prado del Rey no dicen. Que hay que trabajar. Y recorrer las ciudades toda la noche. En la mía, en Zaragoza, la emisora más escuchada, Radio Zaragoza, da el bando del Teniente General Milans del Bosch sin decir qué está ocurriendo en Valencia. Los tanques están en la calle. Las recorremos cámara en mano y no los vemos. Las cámaras muertas en el Congreso entretanto han seguido vivas para mostrar lo que ocurre. La dignidad de Gutiérrez Mellado, el vicepresidente del gobierno legítimo enfrentado a los golpistas al que intentan doblar físicamente. Ha pasado por la cabeza marcharse. “Solo tienes cuatro años y las tinieblas amenazan tu breve primavera”, escribo en un poema en las pausas de la información. Y nos quedamos. ¿Entienden?

“Tú me dices, Pedro” (Erquicia). El Rey Juan Carlos I, la legalidad vigente. Los indultos. Los tratos de favor en las breves estancias en la cárcel. Las sospechas. Los rumores. El cerrojo de Estado. La impunidad de una derecha reincidente una y mil veces. Los lazos atados.

El programa Salvados de Jordi Évole hizo hace 5 años un a manera de reportaje sobre el 23F. Una supuesta trama en la que la intentona golpista era solo una ficción urdida para reforzar al rey Juan Carlos y consolidar la democracia. Esa democracia. He estado con ellos recordando, junto a otras varias personas. Este fin de semana se va a hablar mucho del 23F. Rechazo la idea de mezclar ficción con información por bueno que sea el propósito. Repensar las lagunas cerradas bajo secreto de aquel día no, en formato netamente informativo. Aún no lo permite la legalidad vigente. 38 años.

Viendo cuanto ocurrió después, dónde estamos ahora, con políticos de triple ultraderecha anunciando recortes de derechos y libertades, pidiendo ya cacerías desde las instituciones andaluzas, sin rechazo masivo de la sociedad, me pregunto: ¿Qué pasó el 23F?  ¿Fue todo real y como se dijo?  Dolor, miedo y preocupación, sin duda. Y los rumbos consolidados en todo seísmo. Vamos cumpliendo años y las nubes de tinieblas no dejan de amenazar tapando el sol de todas las estaciones.

 

*Publicado en eldiarioes el 23F de 2019

28 de Abril: evitar la “bolsonarización” de España

Ir a elecciones otra vez y en el turbio momento que vivimos es una temeridad. Aunque tampoco cabían alternativas cuando se puede hacer pero no se quiere hacer porque influyen pesados condicionantes. Una idea básica a no olvidar es que tenemos en España una democracia lamentable; llegados a este punto, el único objetivo sensato es ya minimizar los daños. Toca apechugar porque  no hay otra. No sirve de nada lamentarse. Y, abandonar, obra a la contra. Habrá que seguir buscando vías para evitar la bolsonarización del país. La suprema locura de la involución capitaneada por idiotas en el más estricto sentido de la palabra: los que no se ocupan ni de lo suyo, los que se dejan embaucar.

No está escrito el resultado de las elecciones. Las encuestas son desde hace tiempo inductoras de opinión, aunque les ampare en algunos casos la buena fe. Los Ciudadanos naranjas de Albert Rivera gozaron del mismo favor que hoy la ultraderecha nata. Ciudadanos se quedaba, a la hora de la verdad, a un tercio escaso de lo pronosticado. Tanta demoscopia enamorada y no sacaron más que 32 diputados en la legislatura que termina. No está garantizado, pues, el ascenso  del partido de la innombrable desvergüenza que nos colaron 400.000 andaluces, exquisitos abstencionistas y medios de comunicación con la caja registradora a pleno funcionamiento.

El Jueves, revista de humor satirico
El Jueves, revista de humor satirico

La promoción va a ser intensa, sus mensajes capciosos también. El principal, ya en funcionamiento, es: yo votaré a X porque prefiero el original.  Se trata de trabajar en los Guasaps y las redes como ellos. Distribuyendo mensajes sencillos, fáciles de captar, como esta maravilla de portada de El Jueves.  Cada vez que les manden un bulo, cada vez que suelten un “pues para esto–lo que sea- yo votaré a X”. O  lo del original y las copias. Ya se diferencian bien poco: son todos el original.

No le faltaba al PP más que un Pablo Casado. Hoy añadimos datos al conocimiento de su personalidad. Gracias a la exclusiva de lamarea.com, vemos que fue criado en el universo de la religión más integrista para despreciar a las mujeres y tratarlas como cosas. Y a todo ser que salga de la supremacía de clase. De esa misma casta endogámica que se casa con sus iguales sin dejar que entre savia nueva. Curtidos en la mentira y en la trampa, como el propio Casado de los máster de favor y las carreras exprés por ser quién es. Capaces de todo, sin el mejor escrúpulo. Envíen este texto a sus amistades más tibias y se explicarán el triunfo de “las manadas”, las formas de estos señoritos.

Casado podría beneficiarse del pacto de las tres derechas -de dar la suma- como en Andalucía y ser presidente del gobierno bajo la ideología común.  U ocupar la plaza Rivera. Un notable sembrador de odio, giro de cabeza, izquierda, derecha, e inamovible discurso con grandes espacios para la manipulación. El mimado por el establishment.  Los sueños húmedos gustarían de un gobierno de Rivera y Sánchez más domesticado. Atentos.

Catalunya y el autoritarismo, claves

La triple derecha se propone acabar con la autonomía catalana e implantar el Estado de Excepción permanente. Allí y donde surja. En España entera. Como Bolsonaro, creen que hay que  educar en los valores de la regresión.  Uno de sus principales ideólogos se ha pronunciado claramente sobre los planes que desean. Alejo Vidal Quadras fue candidato de Vox al parlamento europeo, tras dejar -por moderado- al PP anterior a Casado. Vean su propio texto.

Alejo Vidal-Quadras@VidalQuadras

La solución al problema separatista: 1) cirugía (155 amplio por tiempo indefinido) 2) rehabilitación (cambio en la opinión pública mediante la educación, las redes y los medios de comunicación). Duración del tratamiento: el necesario (mínimo una generación).

5.128 personas están hablando de esto

Luego se quejó de las críticas a su “comentario razonado y respetuoso”. Otro colega ha señalado los límites a la libertad de expresión que se proponen aplicar. Bien pensado quieren dejar a Bolsonaro en mantillas de bautizo.

Este pensamiento lo comparten el ya conocido como “trifachito” y la derecha del PSOE. Las viejas glorias y  aquellos de quienes son en la práctica caciques territoriales y sin duda periodistas de su ámbito. A ellos debemos el adelanto electoral. Porque todos ellos comparten su oposición al diálogo para solucionar el contencioso en Catalunya. Y no se puede gobernar con ellos en casa poniendo zancadillas.

El anticatalanismo de toda esta gente es tan feroz que el PP valenciano acusa a Ciudadanos de no ser “suficientemente anticatalanista“. El mismo día que se conocen nuevas corrupciones de los Cotino y de un Zaplana que, gravemente enfermo en un hospital, buscaba cauces a cómo seguir trincando millones.

Cierto que los independentistas han  jugado sus cartas perdiendo mejoras para los propios catalanes y para los españoles en su conjunto. No consiguieron el menor avance en las negociaciones. “El PSOE no se ha dejado chantajear por los independentistas”, dicen desde una seria ceguera. Ninguno de los dos nacionalismos –catalán y español- comprenden las prioridades del otro. La pifia lleva la firma de muchos autores.

La peor derecha desde la dictadura

Hay personas en este país que prefieren todo atraso, todo abuso, a la unidad de una bandera. A los que usan esa bandera, mintiendo sin empacho, para despojarles y con ellos a toda la sociedad. El catálogo de la inmundicia lo resumía este mismo viernes Carlos Hernández aquí: “Dejemos que nos roben en paz”. Dos dedos de frente bastarían para verlo, pero o no los tienen o no los usan.

El anticipo de las elecciones generales deja a estos votantes sin aprender de las hazañas del nuevo gobierno andaluz. Ha entregado la cultura, la igualdad, la memoria histórica a la ultraderecha. Su concepto de la familia es exacto al de Bolsonaro en Brasil, parecen de la secta Amish, aunque aquellos no mienten. Pero lo más reciente es esto: prometieron 600.000 puestos de trabajo y bajada de impuestos, ahora dicen que es una forma de expresarse en la campaña electoral y que no van a poder por “la herencia recibida”. Pablo Casado ha hecho lo mismo: “Lo primero que vamos a hacer es bajar todos los impuestos”. Marca de la Casa. No se cansan de insultar la inteligencia de los electores.

Votar, priorizando objetivos

Sin duda las soluciones que requiere España pasan por acometer sus graves problemas estructurales. Y eso no va a suceder sino por un milagro. Hubiera requerido tiempo de estudio y reparación. Demasiados daños y demasiados cómplices. El Régimen del 78 los resume. Cuesta tener un jefe de Estado que se apuntó a la crispación con Catalunya en aquel nefasto discurso del 3 de octubre.  Hemos quedado muy a la intemperie internacionalmente. “No es solo un juicio a los separatistas, la democracia también está en juicio en España”, escribe el Washington Post.  No se pueden seguir aferrando a la excepción española. O negándola. Como hace toda la derecha española, cada vez más falta de talento y escrúpulos.

Pedro Sánchez no cumplió todo como suele hacer el PSOE, nadando y guardando la ropa, especialmente en las costas de la vieja guardia. Cuando hay socialistas de verdad en sus equipos. El gobierno de Sánchez ha sido, pese a todo, un soplo de oxígeno por ver la corrupción del PP fuera de la Moncloa y el programa de lo que se podía hacer.

Las cargas contra Unidos Podemos funcionaron también. Y las niñerías en las cúpulas que su electorado no perdona, tan purista como para entregar el país a la ultraderecha. Torpe idea desgajarse cuando se veía con toda claridad lo que llegaba. Es importante,  aun así,  no perder el norte y saber que la izquierda es necesaria, y que las figuras que no están a la altura son una mínima parte de los colectivos que luchan por el progreso y la agenda social. En Unidos Podemos y en el PSOE y otros partidos progresistas.

Sabemos cómo es España, dónde nos duele, hasta tumbarnos a veces. Cuanto peor, mejor es una falacia. Cuanto peor, peor y peor y mil veces peor como vemos. Más injusticia, más desigualdad, más corrupción, más mentiras. Habrá que priorizar poner freno a la ultraderecha, como han hecho tantas veces los franceses, y otros pueblos que saben que ningún demócrata pacta con el fascismo en sus diferentes caras. Para las mujeres, es una cuestión de supervivencia. Sin paliativos.

Volvamos a las urnas, con pinza en la nariz si es preciso, para sentar las bases de un futuro en el que hay que sanar de verdad a esta sociedad enferma y cautiva que tendría tanto que hacer y decir.

Antonio Machado en el cuaderno de viaje

DSC07523

Hace justo 10 años que hice ese viaje.  Y hoy que se cumplen 80 años de la muerte de Antonio Machado es buen momento para recordarlo.

Nunca le faltan flores frescas, ni recuerdos españoles de sus visitantes, aseguran. Y pude comprobarlo. Hace 80 años que fue enterrado en esta humilde tumba del cementerio de Collioure, Sur de Francia. Aquel día, Antonio Machado, recibía a un instituto de Barcelona y reconforta ver que no le hemos olvidado. Una veintena de jóvenes leían sus poemas con cierto nerviosismo por ser escuchados. Retomo los pasos del caminante que sabe que sólo así se hace camino, del que se fue ahíto de equipaje sin ambicionar la gloria, del intelectual que dejó España porque aquí nos estábamos matando y él mismo no era visto con buenos ojos. Lo prudente era marcharse, Lorca acabó en una fosa común. Así lo contó Machado:

 

“Se le vio, caminando entre fusiles,
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas de la madrugada.
Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.
El pelotón de verdugos
no osó mirarle la cara.
Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!
Muerto cayó Federico
sangre en la frente y plomo en las entrañas
… Que fue en Granada el crimen
sabed ¡pobre Granada!, en su Granada”.

Aunque fue llegar a Francia y morir, y no regresar ni en cenizas. Esas tumbas de ignominia que molestan a la infecta derecha española.

“Esa España inferior que ora y bosteza,
vieja y tahúr, zaragatera y triste;
esa España inferior que ora y embiste,
cuando se digna usar la cabeza,
aún tendrá luengo parto de varones
amantes de sagradas tradiciones
y de sagradas formas y maneras;
florecerán las barbas apostólicas,
y otras calvas en otras calaveras
brillarán, venerables y católicas.
El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero,
la sombra de un lechuzo tarambana,
de un sayón con hechuras de bolero;
el vacuo ayer dará un mañana huero.
Como la náusea de un borracho ahíto
de vino malo, un rojo sol corona
de heces turbias las cumbres de granito;
hay un mañana estomagante escrito
en la tarde pragmática y dulzona”.

El problema. Y la esperanza…

“Mas otra España nace,

la España del cincel y de la maza,

con esa eterna juventud que se hace

del pasado macizo de la raza.

Una España implacable y redentora,

España que alborea

con un hacha en la mano vengadora,

España de la rabia y de la idea”.

Nace y se hunde, una y otra vez hasta que no lo haga.

En el viaje hasta Coilluore, los pirineos catalanes hablan de Historia. Ancestral. Por aquí pasó el cartaginés Aníbal con sus 37 elefantes –200 años antes de la era cristiana-, vigilando la flota, perfectamente visible desde lo alto para conquistarnos tal como suena. De los exiliados españoles a Francia en el “apacible” franquismo, de los que vinieron huyendo de los nazis -aunque camino de Portugal-, que incluso tienen un monumento en la pista entre forestal y asfaltada que separa Francia de España en ese punto. Ya no hay aduanas en parte alguna, mucho menos donde nunca las hubo. Quizás entre un país que huele a terminado, pintado, ordenado, y otro al que le falta mucho por llegar a ese estado.

“Y cuando llegue el día del último viaje
y esté a partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar”.

Maravilloso mar, agua azul, verdosa, y transparente, lejos de la tierra y con ella en el corazón..

Trazas de veracidad en el esperpento español

“Ya no hablo con periodistas”, dijo la voz tensa que se oía al otro lado del hilo telefónico. Y luego una diminuta ventana de esperanza: “¿Qué quiere?”. La periodista de investigación canadiense Naomi Klein estaba escribiendo un libro sobre el shock, sobre personas y países que lo han padecido. Fue publicado en 2007. Gail Kastner  era una mujer víctima de ellos a manos de la CIA en sus “técnicas especiales de interrogatorio”. Klein estudió también al psiquiatra Ugo Cerletti y sus trabajos en terapias de electroshock. El médico se había inspirado en  la “matanza eléctrica” de cerdos a través de  grandes tenazas metálicas que fijaban en sus sienes. Acudió personalmente a estudiarlo en un matadero. Todo depende de las dosis y del objetivo perseguido.

He recordado la brillante génesis de aquel libro esencial de Naomi Klein –que se anticipó para explicarla a la gran crisis del capitalismo del 2008– al ver profundizarse el esperpento español estos días. Ese circo de los horrores que se presentó en la Plaza de Colón de Madrid el domingo 10 de febrero nos mostró en gestos y encuestas lo que hace la propaganda malsana en los cerebros yermos. Uno de sus principales impulsores como presidente del PP, Pablo Casado, se atrevió a decir sobre el manifiesto cargado de mentiras que leyeron tres supuestos periodistas: “tenía grandes dosis de veracidad”. Y no pasó nada. Esa serie de enloquecidos ejemplares no quieren saber y quienes los usan no tienen piedad de ellos.

Si el esperpento español  podía ir a más, lo ha hecho. En el escenario, los líderes de la derecha y ultraderecha española. Abascal y Casado, pechos henchidos a reventar de orgullo. Rivera intentando que las banderas del arcoíris LGTB le ayudaran a ser camaleónico, a ver si algún despistado compra su teoría de que no está con la ultraderecha. Como en la Andalucía que, gracias a su partido también, entrega la igualdad y la violencia de género a los misóginos y la memoria histórica, vean, a una defensora de todo golpismos fascista. Un homosexual del PP, Javier Maroto, posando junto al homófobo Abascal. La mayor dosis de veracidad de la proclama de Colón fue su mentira, que mienten a plomo y sin pudor, ésa es la verdad. Sus tres altavoces siguen en activo, aun habiendo quedado absolutamente inhabilitados como profesionales del periodismo. Ahí lo tienen todo.

Portadas de prensa sobre la manifestación de la derecha en Colón
Portadas de prensa sobre la manifestación de la derecha en Colón

Y más, las portadas proclamando un éxito de convocatoria en Colón  que no existió. Con excepciones, como La Vanguardia. Porque, dando la vuelta a la tortilla sin pudor, alguno editado en Madrid hasta habló de un “pinchazo de Sánchez”.  Las informaciones resaltando las “decenas de miles” de manifestantes, que contados por la policía, la misma de otras convocatorias, cifró en cuatro decenas y media. Incluida RTVE. Previamente, si lo pensamos bien, la convocatoria de la manifestación de Colón se la hicieron los medios. Ahí tienen algo más.

Faltaba la musa naranja Inés Arrimadas para evidenciar la magnitud de la impostura que la sustenta. Riendo, encantadora y encantada, ante la patraña que convierte en líderes políticos a quien mejor diga la vaciedad que encandile a los incautos. En los preámbulos del programa Salvados fue gradaba una conversación con su asesor en la que acepta que lo importante es la actitud,  para que la gente diga: “mira que bien lo explica aunque no me esté enterando de nada”. Otra política más que quedaría desechada como tal en una sociedad madura.

El inmenso fraude del esperpento español infecta como ponzoñosas bacterias a esos seres que luchan a favor de sus verdugos. Electroshock que perpetran políticos sin escrúpulos y amplifican los medios cuando los toman periodistas sin ética.  Luego llegan las consecuencias.

Cuando solo se tiene una bandera para llenar los vacíos y mucho odio que acoger ocurren catástrofes. Decenas de miles, pues, de seres airados y resentidos dispuestos a aplacar el ardor de iras en la venganza hacia los ciudadanos progresistas. Profanar las tumbas de Dolores Ibarruri, la histórica diputada comunista, y Pablo Iglesias, fundador del PSOE, es un signo de los tiempos. Al que acuden instigados por ultras que operan, sin problemas, en medios de comunicación. El colmo ha sido atacar además el monumento homenaje a las “13 rosas”, las 13 jóvenes ejecutadas por un  pelotón de fusilamiento franquista, ya terminada la guerra civil iniciada por el alzamiento de Franco. El clima de crispación empieza a ser irrespirable. Las soflamas de algunos agitadores violentos y su impunidad no dejan de crecer

La Transición como raíz una vez más

La mayoría de los países que sufrieron dictaduras como la nuestra y leyes de impunidad como las nuestras, las revocaron. Hasta Argentina echó atrás las de Punto Final. España paga ese inmenso error, fruto de una Transición en precario. Y de dirigentes que, pudiendo resolver estos problemas de fondo, no lo hicieron. Es especialmente penoso, ver a Felipe González, Alfonso Guerra, Corcuera, y algunos caciques que operan bajo las siglas del PSOE , apoyar la revuelta contra el presidente de un gobierno de su partido.

Pedro Sánchez, entretanto, osado superviviente sin temor a desdecirse, y proclive a ceder a presiones para no verse comprometido,  pone en juego un posible anuncio de elecciones. Con la casa revuelta. Con Vox aupado a los altares por la impericia y fanatismo de sus colegas ideológicos Casado y Rivera. Vox fue el ganador de la convocatoria de Colón, sus órganos de propaganda aplauden la oportunidad que el juicio al procés le da para promocionarse.  Nos van a dejar elegir entre Vox  y demasiadas inconcreciones en el centro-izquierda

El procés

El procés. El juicio al procés. Para la justicia europea, no hubo delitos  de sedición, rebelión o malversación, como prueba que no entregaran ni al president Puigdemont, ni a otros políticos perseguidos. Juristas de prestigio como José María Mena, exfiscal superior de Catalunya,  o el ex magistado Martin Pallín tampoco lo ven así.   Entretanto los políticos independentista encausados que se quedaron en España llevan más de un año en prisión. El proceso se va a seguir con gran interés mediático internacional. Los “a por ellos” ya les han condenado. Los partidos que les representan se disponen a sacar tajada. Y los medios a su servicio también.

Hay una fórmula “mágica” para desactivar la estrategia ultra y sus elevadas dosis de falsedad. Desconectarse. Desenmascarar a sus activistas y desconectar de allí donde operan. Las vendettas políticas no caben en la democracia. Los problemas psicológicos y las carencias humanas no deberían dictar acciones políticas y judiciales. Una sociedad cabal  y honesta  procura aislar perversiones y  mezquindades malsanas.

Naomi Klein contaba en su libro que Gail Kastner resistió. Tenía 19 años cuando se experimentó con ella.  A los 70, contó que todavía la despertaban pesadillas. Sobrevivió cuerda (aunque con secuelas) a un centenar de electroshocks. Los cerdos del matadero, no.  Y es bastante revelador y aun alentador conocer estos dos datos.

La España ultra vuelve a estallar en Colón

 Los cimientos  podridos de España vuelven a crujir. Los que nunca se resolvieron porque siempre se tapan.  La derecha española pretende estallar este domingo en la Plaza de Colón de Madrid. Haciendo lo que mejor sabe hacer: bombardear cualquier camino que no pase por su uso y abuso del poder.  Es una de las patas de este conflicto eterno de la España infecta. El principal pero no el único. No es nuevo, siglos llevan clamando los progresistas españoles por una regeneración que no llega y que, por enquistada, cada vez nos hunde más.

La excusa esta vez es Catalunya. La figura de un “relator”, mediador, para ver de solucionar el conflicto. A lo largo de los tiempos ha habido muchas otras polémicas:  ETA, la educación, los derechos de la mujer, el aborto, el matrimonio gay, hasta al divorcio se opusieron. Algunas las rescata el alocado presidente que se ha buscado el PP. Hace falta ser miserable para vincular aborto y pensiones, como han hecho Casado y su ejecutiva diabólica. El quid es otro.

 La derecha española no sabe hablar. La derecha española no quiere hablar. La derecha española no quiere resolver conflictos, quiere el poder. A cualquier precio. Y Pablo Casado lo está demostrando.  Ahora, con la ayuda de las otras dos alas similares que se fueron desgajando: Ciudadanos y Vox. Los tres indistinguibles en la ultraderecha. Y con un potente ejercito mediático que redobló su fuerza –no sin subvenciones de dinero público en eufemísticas entregas- durante el mandato de Rajoy.

   Todas las corrupciones que han sangrado a la sociedad española palidecen ante esa bandera grande y una, roja y gualda, que lo tapa todo. Vuelan los sobres, las facturas falsas, el saqueo de lo publico en especie y contante y sonante, pero lo importante es el “a por ellos” “a por los catalanes”. Hasta su añorado Rajoy se dopó con facturas falsas y todo tipo de trampas en falso para salir elegido en 2011, según la UCO. El nuevo  gobierno andaluz sitúa entre sus primeras medidas dar un buen tajo a la sanidad pública. La cultura la ha entregado a VOX como en un mal chiste provocador. Pero todo estará bien empleado si España no se rompe, su concepto de España, y así enardecen a sus descamisados de dignidad. Pero parece que solo una bandera –bien usada en manipulación- les arrastra.

   El complejo tema, del que tanto se ha hablado, podría resumirse en dos errores de base.  Las fuerzas políticas españolas todavía no han entendido que el principal  objetivo de las catalanas es Cataluña. Por mucho que parezca hasta una redundancia, no lo entienden. Lo mismo que los independentistas catalanes no calibraron con qué España se batían, lo cual es el origen de los descalabros sufridos pasados y presentes. Y ahí siguen. Se ha roto el diálogo, dicen, con su relator y todo. La derecha, ya salivando, mantiene por supuesto la manifestación del domingo.

  Por lo demás, todos los gobiernos han negociado en temas de calado. Todos han tenido mediadores y relatores o como les quieran llamar. Lo que no han tenido, tanto al menos, es un ataque tan feroz, antidemocrático y… desmemoriado. Así que los periodistas que patinan en la pista helada de la equidistancia deberían contemplar el paisaje completo.

   El añorado Mariano Rajoy y su PP entero pusieron la proa a  Rodriguez Zapatero desde el mismo 14 de Marzo de 2004 cuando ganó las elecciones. Consideraron su gobierno ilegítimo. Igual que los muchachos y muchachas de Casado y Rivera al de Pedro Sánchez.

Rajoy llamó a Zapatero acomplejado, agitador, ambiguo, antojadizo, aprendiz de brujo, bobo solemne, chisgarabís, cobarde, débil, frívolo, grotesco, hooligan, impreciso, imprudente, incapaz, inconsecuente, indigno, inestable, inexperto, insensato, insolvente, irresponsable, maniobrero, manipulador, mentiroso, oscuro, perdedor complacido, radical, rastrero, sectario, taimado, traidor, turbio, veleidoso y zafio. Casado ha incorporado al acerbo “felón” que suena a vasallaje si es que tamaño inculto sabe su significado.

   Rajoy, los obispos y la ultraderecha, entonces menos visible, le montaron al gobierno Zapatero una docena de manifestaciones, le frieron a preguntas en el Congreso sobre la política antiterrorista, para dificultar su trabajo.  215 de una tacada, un 19 de abril ya del mismo 2004, basadas en la Teoría de la Conspiración inventada por El Mundo. Llenaron la Plaza de Colón de Madrid varias veces, con banderas y autobuses pagados -¿con el dinero de todos?-. Casado también invita, costeando el viaje a quien quiera venir a Madrid. Dinero no les falta.

  La lucha antiterrorista del PSOE dio frutos, pese a las algaradas del PP para evitarla. ETA está acabada. Pero en marzo de 2007, cuando los atentados son ya una excepción, el PP llega al paroxismo con su acoso y derribo a Zapatero.  La víspera de los atentados del 11M,  y sin que el hecho sea siquiera mencionado, el PP reúne en Madrid  a más de 2.500.000 personas, según ellos. Ha fletado 760 autobuses.  Entre vivas a España y el uso del himno de todos, Rajoy se clava un exaltado e inquietante discurso:  “En ese espíritu, convoco solemnemente a todos los españoles, a los que les importe España, a poner fin a esta situación”. Oigan aquí el tono.Las víctimas de las que hablan son de ETA, nada del 11M y añade el rosario de falacias habitual, el que esgrime el PP hoy.  Casado no es sino un alumno, altamente iletrado, de sus predecesores. Al que se le hunde el PP en expectativas de voto.

No se rían, en aquella manifestación cantaron a coro “la Estaca” de Lluis Llach.

  También se mencionó aquellos días el término  “Alta traición” en los medios adictos. El escritor Juan Manuel de Prada en ABC tituló así su columna para concluir: “llamemos a las cosas por su nombre: esto es alta traición. Cabría preguntarse si un gobierno que humilla el honor de un Estado no merece algún tipo de castigo. En épocas menos confusas esta pregunta habría obtenido una respuesta inmediata y severísima”. ¿Hay quien dé más? Sí Casado, Rivera y VOX. Y  sus medios.

  Lo lamentable es la presión del ala derecha del PSOE indistinguible de esta ultraderecha activa. Los reinos de taifas de las comunidades que no aprenden y que llevan el anticatalanismo pegado en las vísceras. Y los prebostes de un pasado que ha radiografiado sus miserias. Alfonso Guerra, ídolo de la derecha y ultraderecha. Y Felipe González, el que habló alarmado del  clima prebélico instalado en la España en 2007 desde la soleada Acacapulco.   Es un invento de los políticos para hacer una política desapegada de la ciudadanía, y empieza a calar en la sociedad, decía. Hoy enciende cerillas también contra Sánchez. Doce años dan para mucho.

   Los medios españoles parecen haber olvidado todo esto, y presentan la manifestación de este sábado en Colón como la hecatombe. En cierto modo lo es pero por el montaje que engloba a quienes buscan echar al gobierno a la fuerza, lo que tiene un nombre bien claro. Toda la ultraderecha, incluidos fascistas y neonazis organizados que también se apuntan.  PP y Ciudadanos rechazan, en un comunicado, la presencia de grupos que no defiendan “los valores democráticos y de convivencia” en su manifestación precisamente en contra del diálogo con Catalunya. A cuya autonomía, además, ellos quieren aplastar.

 Cuando algunos periodistas hablan del malestar creado por Sánchez y sus gestiones, como justificándolo,  aumenta la dimensión del problema programado para estallar el domingo. ABC  volcados en campaña para derribar al gobierno.  Y la COPE. Les oí casualmente el jueves. Llamando a acudir a la manifestación ultra del domingo en el programa de Carlos Herrera. Esperaban, dijeron, que acudan a Colón PP Ciudadanos y Vox “y toda la gente razonable”. Subvencionamos a la Iglesia Católica para que aliente el golpismo. Muy generosamente.

  Si la ruptura del diálogo con la Generalitat es una cesión a la derecha del gobierno central, supone un error. La bestia ultra se crecerá. La única salida frente a su ofensiva es justo la contraria. Pedro Sánchez y el PSOE que le queda, Unidos Podemos y toda la izquierda, deberían solucionar los problemas estructurales de España. Si a la mínima le montan este tinglado, será mejor ir a por todas. Y no hay quien construya nada en ese estercolero fangoso.

Moncloa anuncia que Pedro Sánchez visitará en breve la tumba de Antonio Machado en Coilluore, Francia, adonde le llevó el exilio de la España franquista. El mejor tributo sería luchar por aquellos españoles que él veía, los eternamente olvidados.  A veces imagino a Machado, volviendo a decir : “Ya hay un español que quiere vivir y a vivir empieza, entre una España que muere y otra España que bosteza”. Lo escribió hace más de un siglo. Y no hay uno, sino muchos españoles así.  Ocultos tras ese manto de caspa fétida que parece impregnarlo todo. E inmensamente hartos.

 
 

 

Me quedo contigo

Hay un fuerte contraste entre la bronca permanente, la siembra de odio, y la liberación de los sentimientos con toda naturalidad que estamos viendo estos días.  Se mostró rotunda en los Goya 2019. Cuando Jesús Vidal agradeció el premio al actor revelación que le entregaban por su papel en Campeones. Y cuando Rosalía cantó Me quedó contigo la mítica canción de los Chunguitos. Merece la pena detallarlo y buscar los porqués a esa reacción de entusiasmo que han despertado. La verdad de los sentimientos desarma. Antes habrá que hablar del contexto en el que se ha producido.

Vivimos un momento en el que las opiniones críticas y –lo que es peor- los hechos que las sustentan caen sobre los espacios públicos como un bocado de carne en una piscina de pirañas.  Los frustrados, los fracasados, los haters con causa y sin ella, los que odian a sueldo, se lanzan a dentelladas. Enturbian cualquier conversación. Están acabando con las Redes, con los debates serenos, con la luz. Lo han aprendido en la tele. Y la sinrazón política les ha dado la fuerza de la inconsciente ignorancia.

Porque en esta etapa oscura proliferan los surtidores de inquina. Con el tiempo, he llegado entender que hay personas incapaces de sentir empatía, compasión, generosidad, amor. Desde la frialdad, muchos se sirven de otros a quienes despiertan pasiones, básicamente de odio. El odio sí es un poderoso motor. Un eminente neurofisiólogo de la Universidad de Nueva York, Rodolfo Llinas, me confirmó hace años que, en efecto, existen distintos grados de experimentar emociones. Una amplia gama. Los que carecen de todas –y de conciencia- tienen un nombre: psicópatas. Y los hay en grandes puestos de decisión. Lo que ellos tienen es gusto por placeres varios.

Cayeron sobre una población que ansiaba gritar “a por ellos” y demostrarlo. Sobre el inmenso tedio y melancolía de los jubilados… de la vida. Los que siguen chillando en los parques y las mesas de cartas y las barras de los bares el repertorio completo: España, la unidad, Maduro, Venezuela, Podemos, Pedro.  Pedro también.

La Razón. Traslado VIP.
La Razón. Traslado VIP, titula abriendo portada

El traslado de los presos independentistas a Madrid para el juicio del procés registró otro episodio de infamia. Llevados en un furgón de celdas del tamaño escaso de un lavabo de avión, con un orificio alto por ventana, incomunicados y grabados permanentemente, mereció una portada de La Razón inhumana en su desprecio. A sus seguidores, aún les pareció excesivo el lujo.

Los dispensadores de inquina han reforzado la misoginia de larga tradición.  La violencia machista agrede o mata cada día. Viola, corta cuellos, hiende hachas, como un sarpullido de dolor e ignominia que se evapora de las noticias en horas. El machismo también odia, el feminismo ya no si alguna vez lo hizo. Y no masivamente.  Pueden ahorrarse sus improperios los cazadores de supuestas feminazis, pasamos.

Hoy tocaría hablar de todo esto. De los problemas enquistados y los que surgen a consecuencia de ellos. Más aún que siempre, más cada vez.  Abrumadores hasta el sonrojo ajeno. Ante esta ruina de cesiones, presiones, intereses, desfachatez mayúscula, mentiras, insultos, elogio de la psicopatía social…  se ve una cierta esperanza, una espita de alivio en quienes salen a hablar de sentimientos, cuando, por casualidad y no sin esfuerzo, han logrado un hueco con acceso a micrófono.

Jesús Vidal, León, 43 años, filólogo, actor, dramaturgo, máster en periodismo, con un 90% de discapacidad visual, emocionó a media España al recoger su premio.  Inclusión, diversidad, visibilidad, fueron directos a la audiencia hecha seres humanos.  Iba creciendo la emoción en sus agradecimientos. “Gracias porque me enseñaste a ver la vida con los ojos de la inteligencia del corazón”, le dijo a su madre, desbordada en lágrimas. Y, a su padre, recientemente fallecido, un “gracias por haber vivido, por luchar tanto por mí, y porque solo con una sonrisa cambiabas el mundo”.  Esa inteligencia, de la que tantos carecen, esa manera de cambiar el mundo, logra personas como Jesús y tantos otros. Me quedo con ellos, sin dudar.

Conozco de primera mano la frescura, espontaneidad y talento de los 10 actores discapacitados que hicieron posible Campeones, en palabras de Jesús. Así es mi sobrino Carlos, Carlos Artal. Montó el periódico de su asociación de Síndrome de Down, escribe y nunca fingirá una actitud. Sabe lo que quiere y lo busca. Y es tan claro como luminoso. Son una lección constante. Como todos quienes se sobreponen a las limitaciones mecánicas para impulsar sus sueños con una tenacidad que sonroja las propias debilidades. Algún político, odiado por sus ideas en las cloacas de pobres diablos, me viene a la memoria.

Y luego Rosalía. El éxito de esa canción que tiene mil años y que sirve como pocas para expresar algo muy sencillo: “Si me das a elegir, me quedo contigo. Entre tú y la gloria, entre tú y la riqueza, entre tú y ese cielo de vuelo libre, me quedo contigo”.  Mis prejuicios ante la abusiva campaña de promoción de la cantante, cayeron.  Rosalía cantaba la emoción de esa letra rotunda.

“Esa canción necesita desesperación para ser cantada”, me opuso un tuit. ¿Desesperación por haberse enamorado, estar a su lado y ser muy feliz? Ni una canción de amor se libró de la piscina de carpas voraces, no llegó en este caso a pirañas. Las preferencias en las versiones se expresan sin apelación. Yo me pongo la de Manu Chao por las mañanas para expandir la gloria, preferentemente. A toda hora si surgiera, los Chunguitos, el trío elegante y sabio de los años en los que, efectivamente, se creyó que el amor vencería a la guerra. Al menos, fue ilusionante y placentero. Y se puede pensar en  Rosalía para las noches cálidas antesala de días con parques para oxigenarse sin vomitar resentimiento. O alterar completamente el orden y añadir más voces. Lo que importa es esa válvula que se ha abierto para recordarnos que existen personas distintas a las que muerden y sueltan bilis remuneradas desde las pantallas. Y que, probablemente, son las que, sin hacer ruido,  consiguen que el mundo no se desmorone.

A menudo pienso si no será inútil la denuncia que no logra parar la cadena de destrucción constante. Se podría probar, otra vez, la ingenua tarea de impulsar los cambios por la vía de los sentimientos positivos. A la racionalidad le cuesta más calar.  Situemos lejos de la mirada,  aislados en sus jaulas ajenas de humanidad, a quienes no sirven sino a sus propios intereses, arrasen a quienes arrasen.

Démonos permiso para parar el mundo que gira a nuestro alrededor y sintamos como una respiración profunda. Seguro que así sabemos mucho mejor a quién, a quiénes, decir: Me quedo contigo.

A %d blogueros les gusta esto: